Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Lesbianas consumadas

Relatos porno 08/04/2018

Lesbianas calientes

Lesbianas calientes y tetonas

Este relato es un inicio de algo que pasó entre ella y yo. Mi atracción por las chicas no se desarrolló hasta los 18 años. Fuimos lesbianas consumadas y calientes.
Por aquel entonces yo trabajaba en la tienda de mis padres vendiendo pasteles, pan y dulces. Ella iba a mi tienda casi a diario. Allí la conocí, y allí la vi por primera vez. Era una joven hermosa, bella y más lanzada que yo. Digo lanzada por su manera de hablarme cuando iba a comprar. Lo cierto es que era tremendamente sensual, con grandes atributos femeninos, que es por eso, por lo que me atrajo mucho. Diría otra cosa o mentiría, si afirmase que más me sedujo de ella, era su voz bonita y sus sensuales palabras. La verdad que no. Lo más resaltable eran sus grandes pechos que me dejaban sin habla. Porque yo soy una chica con muy poco pecho, eso me enloquecía de ella. Solo mirarla.

Relatos lesbianas

Lesbianas morbosas XXX

La historia es más larga pero como no sé si tendré lectores, de momento no me extendré más. Si quieren saber algo más, comenten y relataré mi historia con mi amiga.

216 visitas en total, hoy 1

Vestidas y desnudas

Ellas vestidas vs desnudas, Tetonas 11/01/2018

Nada que ver mujeres vestidas y desnudas, eso es lo que pensaba yo antes, y eso es lo que pienso ahora.
Una mujer con ropa siempre me pareció sexy, pero sin ella nada tiene que ver. Es como ver una foto de un pueblo, o bien, ir al pueblo directamente y tomarte algo en una cafetería.
Los aromas, las imágenes, nada es diferente. Por eso os invito a decirme si es lo mismo las fotos de la izquierda o derecha. Parece como si se tratara de una mujer mucho más hembra, por muy evidente que parezca que es la misma, pero algo cambia.

35 visitas en total, hoy 0

Toda una yegua

Cornudos 24/10/2017

Toda una yegua para mí, una tetona insaciable que hacía lo que quería en la pista de baile, que se arrimaba a cualquier tío que se le acercara, así era ella.

Me excita su contoneo al andar delante de mí. Cuando se mira al espejo antes de salir por la noche, y comprueba las gordas tetas de las que está dotada. Es muy puta y perra, lo sabe y le gusta. Sus nalgas llevan un ritmo perverso, insinuante. Los tacones altos de las sandalias repican en el suelo de mármol. Las piernas enfundadas en las medias negras con dibujos que hacen más atractivas las corvas que se afinan en los tobillos.

Me ha estado poniendo caliente la muy puta toda lo noche, bailando con unos y con otros, aprovechando para restregarse con los más jóvenes. Sólo lo ha hecho una vez conmigo, un suelto en el que ha jugado a excitarme como una perra ansiosa , moviendo sus tetas ante mis ojos, que saltaban en el corsé, y que apenas cubría la blusa de seda blanca, en que los botones abiertos dejaban ver su canalillo. Y paraba de vez en cuando para tomar una copa de champagne, al hacerlo los hombres la miraban hambrientos.

Sé que se excitaba, que su concha estaba empapada, lo mostraban sus pezones, que duros tensaban la tela. Y así he estado cinco horas, poniéndome como un lobo en celo, deseando follarla, romperla el coño, hacer que suplique, se lo está buscando por golfa.

Abre la puerta, entro y la cierro tras de mí. Ella sabe lo que la espera.

-“No seas bruto”- me suplica.

-“ Calla, puta, que te voy a follar bien follada”-

La agarro de las tetas y tiro de ella hacia mí. Su cola se pega a mi polla dura, Le chupo el cuello, me molesta el collar, pero dejo un surco de saliva en su carne blanca. Huele a otros tíos la muy cerda. Tiene los pezones duros, los aprieto con saña.

-“ Aaayyy….por favor….no me hagas daño”-

Le tapo la boca mientras su lengua recorre el camino hacia su lóbulo, mordisqueo pese a los aros. Se ha adornado como una zorra de lujo. Voy soltando los botones de la blusa, la abro. Su carne es cálida, suave. Saco sus pechos de la prisión del corsé, tiene los pezones, duros, tiesos, pellizco sus puntas, los agarró, los sobo.

Cuando quito la mano de su boca, musita con voz apenas le sale del cuerpo.

-“Eres muy bruto…me haces daño”-

Muerdo su hombro desnudo, quiero dejar la marca de mis dientes en su piel lechosa. Se ha soltado la pollera que cae al suelo. Dios mí, está inmensa, con los tirantes del corsé´que sujetan las medias y que al apretar la cintura resaltan más los globos de su culo, separados por el hilo de la tanga. La empujo hacia la cama. Cae en ella boca abajo.

-“Perra , ponte para que te cubra, cerda yegua…”-

Me obedece, se pone en cuatro sobre el lecho, yo me desabrocho el cinturón y me bajo los pantalones y los calzoncillos. Tengo la polla dura, en alto, dispuesta para la batalla. Separo la bombachita, su concha está mojada, sin miramientos coloco mi glande en la entrada que se abre para tragarlo. Está tan caliente que mi verga se desliza hasta el fondo de un golpe. Me gusta tenerla clavada , sometida a mi lujuria.

– “ Por favor…por favor….ayyy que lindo”-

– “Movete…YEGUA..”- le doy dos azotes en las nalgas y empieza a moverse. Con una mano la agarro de la cintura y con la otra la nalgueo marcando el ritmo de su adelante y atrás.

– “ Aaahhhh…..ay…ay…”- gime como una perra en celo mientras la follo, noto el temblor cuando se corre, yo acelero hasta que me sale toda la leche, me dejo caer sobre ella, satisfecho. La saco, sigue bastante dura consecuencias de la pastilla azul que me he tomado al principio de la noche. Es tan puta que hasta le gusta mi violencia y agresividad.

– “Desnúdate.”-ordeno mientras me quito el saco, la corbata, la camisa , los calcetines y los zapatos. La he montado sin quitarme la ropa.

Ella se para ante mí para desnudarse, lo hace despacio, como una puta que da el espectáculo. Cuando se quita el collar y levanta los brazos , sus dos melones se yerguen pidiendo guerra. El desabrocharse el corsé es como ver una serpiente jugando con su presa. Se pone de espaldas para quitarse la tanga y darme una visión de su conejo depilado y prieto, donde los labios más oscuros enmarcan la raja de su sucio coño.

– “¿Me dejo las medias?”- me pregunta entregada, sin dejar de mirar mi polla gorda y bastante dura

– “ ¿ Quieres que te la limpie”- Me vuelve a preguntar

– “Si, limpiála con la lengua , putita”-

Viene hasta la cama contoneando el cuerpo, los ojos negros repintados chispean de ganas de sexo, los labios rojos dejan ver sus dientes blancos de felina en celo.

Se tumba apoyando las tetas en mi pierna, me lame los huevos, después la polla. Deja caer saliva sobre la verga y la agarra tirando de la piel hacia abajo para que quede el cipote descubierto. Lo recorre con la punta de la lengua mientras me la menea. Se pone cada vez más dura, sus ojos fijos en los míos rezuman vicio. Me doy cuenta que la mano libre la está usando para hacerse una paja.

– “¿ Puedo montarte?, por favor, te lo suplico”-

– “ Montá, gata”-

No hay que repetir lo dos veces, se empala en mi tranca hasta lo mas profundo. Tengo toda la polla dentro, sus labios pegados a la base de la picha. Se queda quieta, cierra los ojos, concentrándose en la piedra que la penetra. Cuando los abre empieza a moverse despacio adelante y atrás. La tengo hasta la empuñadura, bien apretada en su vagina chorreante. Las tetas, dos melones en los que los pezones grandes, en punta, indican el grado de su excitación, se mueven elásticos. Me gusta verlos oscilar. Los acaricia con una mano, con la otra busca su clítoris que queda al descubierto al echarse hacia atrás. Ronronea mientras se toca y la cojo. Empujo rápido clavándome más y más.

– “¡ Qué gusto!. Tenerla dentro….que me rompa”-

Cada vez se toca más rápido, se aprieta lo pezones desesperada, ansiosa. Y empieza a levantarse y bajar como una posesa. Su vagina recorre arriba y abajo mi polla dura llevándola al sumun del placer. Sé que voy a estallar , le agarro de las caderas y la dejó quieta mientras culeo en los últimos movimientos antes de descargar mi semen.

– “ Asiiiiii…..quiero tu lecheeeeee”- barbotea mientras llega su orgasmo salvaje unido al culmen de mi explosión.

– “¡YEGUA !”- grito mientras la doy un azotazo en el culo.

Se baja agotada, se tumba a mi lado, me besa, me come la boca y mimosa, como una gatita, me susurra: – “Mañana, antes de dejar el hotel, me la pondrás detrás”-

-”¡ Qué puta eres !, Sandra te has pasado calentando a todos toda la noche y siempre quieres más!” –

-“Calla mi semental, que tú también has estado mirando a mi madre, ¿harías algo con ella?”

 

19 visitas en total, hoy 0

Madura española con jovencito

Gordas, Maduras 09/10/2017

En este caso un nuevo vídeo porno de esta madura española de tetas grandes, toda una tetona experta en follar. Vemos como está con el jovencito cachondo que se la folla sin parar. Ella disfruta como una auténtica MILF, toda una madre que se follaría cualquiera.

Tetona española con muchas ganas de follar

Tetas grandes, caídas, gordas, toda una señora XXX digna de una buena jodienda. Una polla gorda para mamá insatisfecha que solo quiere que le metan la polla. En cualquier posición: boca arriba, de espaldas, a cuatro patas. Tiene un coño negro y mojado, y desde su casa y todo amateur y real, la podréis ver follar. Una de las madres calientes muy zorras con las que puedes morbosear sin parar.

 

MADURA PASANDO LA PRUEBA ANAL

25 visitas en total, hoy 0

Madura tetona bienfollada

Hetero: General 08/10/2017

Aquí tenemos a lo que conocemos como una buena madura española o una MILF para los que ven las pelis americanas, una Mother I Like to Fuck, es decir, una madre a la que me gustaría follármela.

Madre follable y tetona en vídeo

Pues bien, no podéis dejar de ver estos minutos de pleno éxtasis y descontrol, de una mujer, que abocada a la rutina y pesadumbre del día a día insoportable, decide comer polla. Sí, a secas y como tiene que ser, busca nabo y lo encuentra, la dejan satisfecha y en lo que se convierte es en lo que quiere ser: una de las más muy zorras del barrio. Y lo consigue.

TETONA AMATEUR HACIENDO PAJA EN EL COCHE

MADURA AMATEUR TETONA TOCÁNDOSE LOS TETONES

16 visitas en total, hoy 0

Harta de que me dijeran gorda

Gordas, Relatos porno 05/10/2017

Estaba más que harta de que me dijeran gorda y rellenita en el instituto. Más que cansada de ver a mis amigas delgadas y saliendo con los mejores tíos del insti y yo encima de ser insultada a veces, por mi físico, no había tocado una polla en mi vida. Con ya 19 años decidí que todo esto, al menos lo de los tíos iba a cambiar.
Las compañeras de clase continuaban dejándome a un lado, en los vestuarios se pavoneaban, pasaban por delante de mí, desnudas y me miraban con desprecio. Ellas esculturales, y yo gorda, como las gordasxxx, como los videosdegordas, mmmm una gorda como yo, como así decían ellas, apetecible y risueña, amargada y caliente reprimida, ahí junto a ellas, la realidad era palpable y la verdad que era así. A veces cuando se juntaban unas cuantas en las duchas y las oía hablar de los tíos del instituto, de si a Fernando me lo follé, la otra decía la gran polla que tenía Andrés, todo eso, me calentaba. Allí junto a esas zorras que me apartaban y escuchando cómo hablaban de las pollas de clase, me calentaba.

Llegaba a casa con el coño mojado, de verlas desnudas

Luego cuando terminaba de vestirme, iba a clase mojada, mojada de coño por todas las escenas y comentarios del vestuario, que en otros relatos quizá lo cuente, si éste les gusta.
Decidí follarme algún tío, aunque gorda o rellena como estaba a algún tío debía de gustarle.
El primero que pillé, sin más, y ni se lo esperó. El caso, es que más que follar fue el morbo de tener una polla por primera vez en mis manos, y en mi boca. Tan sencillo como ir a una parada de autobús, encontré a un hombre de mediana de edad, ya no me interesaban ni los niñatos pajilleros, quería un hombre. Me acerqué, me senté junto a él, me insinué, llevaba un escote para dejar entre ver mis dos tetas gordas. Tengo un par de tetas bien puestas. El tío enseguida accedió, resulta increíble cómo los hombres cuando les ponen dos buenas tetas delante, se vuelven locos. Le hice una señal de seguirme. Lo llevé a una biblioteca que voy siempre. Él me seguía y lo metí conmigo en los lavabos que conozco y que sé que no están muy concurridos. Le metí en el lavabo individual donde se mea, y le dije: te gustan?. Le saqué las dos tetazas desnudas, el tío, con gafas y con cara de no pillar ni una tía en su vida, asintió y lo único que me dijo fue: Puedo…? Con un gesto como para querer tocar y chupar o lo que sea. Le hice una señal de aprobación, enseguida lo tuve mamando mis tetones gordos. Me daba calor en mis pezones, olía a colonia barata, y nunca había yo sentido algo así, su lengua toda grande y mojada no daba a basto para tanta teta. Enseguida yo bajé la mano, decidida a hacerlo, ya que ese tío no lo veía como para atreverse y dar los primeros pasos.

Le saqué la polla del calzoncillo a ese hombre mayor

Fui para abajo, le bajé la cremallera de un pantalón de esos de trabajar en oficinas, de tergal, le metí la mano ansiosa buscando su polla, y rápidamente la localicé. El tío ya estaba a medio empalmado, su polla era como un mango gordo, la pude agarrar bien con la mano derecha, la toqué para notarla entera. Nunca había sentido la forma de un capullo, lo debería tener descapullado ya, porque noté la forma del capullo de la polla lo cual me calentó muy mucho…uf. Tampoco nunca noté la forma de una polla, sí verla en fotos y vídeos, pero no tocarla. Era increíble. Toda muy caliente y palpitante y se hacía más grande por momentos, a medida que yo me calentaba y la apretaba más, ese tío engordaba su polla ansiosa. Noté en ese momento que me lo podía follar, y ser jodida por primera vez. Estaba calentísima.

GORDA CALIENTE MASTURBÁNDOSE EN WEBCAM 1

GORDA CALIENTE MASTURBÁNDOSE EN WEBCAM 2

18 visitas en total, hoy 0

Favor Con Favor se paga

Confesiones, Follamigos, Tetonas 01/10/2017

Uno nunca sabe cuándo el pasado reaparece para cobrar las facturas pendientes. Esto fue lo que me paso a mi cuando una antigua amistad reapareció en mi vida. En muchos de mis relatos he descrito situaciones muy candentes que he vivido de la mano de mi marido, fantasías que he cumplido. En lo personal siempre he sido muy morbosa. Para los que siguen mis historias ya me deben de imaginar y tal vez hasta han fantaseado conmigo, soy una mujer normal con una vida normal, soy esposa, mamá y amiga, esto último en este caso me resulto algo complicado, ya que la amistad para mi es algo muy importante y mucho más las promesas que se hacen en nombre de ella. Para que entiendan mi historia tendré que regresar a mi época de estudiante más específicamente a mis tiempo de preparatoria, en esa época éramos un grupo de 4 amigas inseparables que nos apoyábamos y sobre todo nos cuidábamos entre nosotras, sus nombres Rebeca, Julia, Celia y yo Patricia, debo decir que de las cuatro amigas yo era la más tranquila y con esto no quiero decir que era una santa que se persignaba ante las diabluras de mis amigas, más bien era más sutil en lo que al sexo se refiere, en mi caso contaba con dos grandes razones con los cuales entretenía a mis enamorados, como podrán imaginar a esa edad ya tenía unas tetas bastantes sobresalientes y eso siempre me ganaba el título de la tetona del grupo, por ese detalle no faltaban los libidinosos que buscaban la manera de sobarlos pero fueron pocos quienes corrieron con esa suerte. Bueno como decía nosotras teníamos una ley de apoyarnos mutuamente y fue justo a finales de un semestre cuando hicimos valido este acuerdo; Rebeca era una belleza una mujer delgada con un rostro muy hermoso, unos ojos azules acompañado de un cabello rubio que a mi parecer embrujaban a cualquiera, no obstante tenía un complejo ella quería un poco más de pechos por nuestra parte como amigas siempre la alentábamos y le decíamos que no le hacía falta. En su personalidad Rebeca era la más coqueta no solo con nuestros compañeros sino también con los profesores, eso en ocasiones nos acarreaba problemas pero también en contadas ocasiones ventajas muy oportunas y una de esas contadas veces la suerte me ayudo a mí. Resulta que uno de esos profesores descarados era Mauricio el maestro de Física recuerdo que por problemas que en ese tiempo tuve en mi familia me atrase en muchos trabajos lo cual me costó el no aprobar la materia, la verdad ya nosotras sabíamos que Mauricio tenía un cierto interés en Rebeca y fue ella quien sugirió que podría conseguir que yo aprobara, sinceramente por la amistad que había entre nosotras jamás le hubiera pedido que se sacrificara por mí y mucho menos por un descuido mío, en aquel tiempo ella me dijo yo sé que tu harías lo mismo por mí, hoy por ti mañana por mí, lo cierto es que lo aprobé y siempre quede muy agradecida con mi amiga Rebeca. La preparatoria termino y cada un tomamos caminos diferentes y todo aquel pacto de amigas para mi había quedado en el pasado. Hace unas semanas recibí una invitación en Facebook era de rebeca desde ese momento hablamos de todo recordando viejos tiempos y poniéndonos al tanto de todo lo que ha pasado en nuestras vidas desde que nos dejamos de ver, me comento que estaba viviendo en estados unidos y que en las próximas semanas viajaría a México por motivos de negocios pero que quería aprovechar para vernos en persona, intercambiamos números celulares y quedamos a la espera. por lo que sabía hasta ese momento rebeca había estudiado administración de empresas y luego se fue a EU a hacer su maestría y fue ahí donde una empresa la recluto y se quedó a vivir por halla. Los días pasaron y fue un miércoles por la mañana cuando mi teléfono sonó, era Rebeca.
Me dijo que hacia 2 días había llegado a la ciudad y que estaba hospedada en un hotel del centro, me pidió que nos viéramos en un café de hay cerca donde de estudiantes solíamos ir a pasar el rato, la cita era a las 4 PM de ese mismo día. Termine de hacer mis quehaceres y me arregle para ir al encuentro. Llegue 10 para las 4 tome una mesa y me dispuse a esperar, pasaron casi 15 minutos hasta que rebeca apareció fue una sorpresa para mi volver a tener a mi amiga frente a frente después de tantos años de no verla, a leguas se notaba que se había convertido en una mujer muy elegante y sobre todo exitosa, nos abrazamos durante un buen rato fu muy emocionante para mi incluso lloramos de la emoción.
– Wooow rebeca mira como esta eres toda una mujer de mundo que gusto me da verte.
– Pero Paty tú no te quedas atrás mujer mírate estas hecha un bombón
– Jejeje como siempre tan exagerada no es para tanto, lo que vez es solo ejercicio con el paso de los años hay que tomar ciertos cuidados y creo que tú sabes más de eso que yo.
– ¡Madre mía Paty! Pero tal parece que con la edad y el ejercicio las tetas no las has podido ocultar jeje incluso las tienes más grandes ¿Qué talla eres?
– Jejeje así parece las tetas no me han querido dejar uso una 42DD
– Dios sí que te han de pesar, no te lo niego yo me he dado mis retoques en el extranjero hay buenos cirujanos como desaprovechar eso solo me las aumente dos tallas mas pero aun así jamás podre competir contigo jejeje.
– Jeje no es competencia pero dime nos rencontramos solo para hablar de tetas?
– Bueno Paty en teoría si… sé que esto sonara feo ya que llevamos años sin vernos y ahora que nos vemos nuevamente es de esta manera.
– Pero de que hablas Rebeca a que te refieres ¿que pasa?
– ¿Te acuerdas de aquel sacrificio que hice por ti en la preparatoria?
– Como olvidarlo es por aquel favor que a ti te estimo más, pero dime que necesitas de mí?
– Como te platique por chat trabajo para una empresa automotriz internacional yo soy quien se encarga de cerrar los tratos en los países donde pensamos abrir nuevas agencias, aquí en México ya tenemos varias y ahora nos disponemos a abrir una más aquí en México tengo un contacto quien es quien organiza todo mientras yo viajo.
Interrumpí su explicación
– Ve al grano Rebeca que tengo que ver yo con tus negocios?

– A eso voy déjame terminar. En cada trato que cierro por cuenta propia organizo fiesta privadas para los ejecutivos con los cuales cierro los tratos, ya sabes alcohol comida y lo más importante prostitutas dispuestas a hacer de todo incluso yo he tenido que prestarme para eso nunca falta algún tipo a quien le gustas y pues se insinúa, no pienses mal de mí Paty todo lo que hago es parte del mundo en el que me desenvuelvo gracias a eso he podido conectarme con gente muy influyente y poderosa de las cuales en el futuro se pueda necesitar algún favor. Ayer verifique los terrenos acordamos el precio del traspaso el problema es que el que me está vendiendo es el mismo que nos vendió la última vez es un tipo rico y millonario que hace unos años heredo la fortuna de su padre y es por eso que no tiene problema en vender esta vez su petición fue clara lleva a una madurita con tetas grandes pero asegúrate que sean naturales, odio la silicona. Desde que llegue he buscado en agencias y no encuentro nada natural y sobre todo de nuestra edad. Necesito que tú me ayudes con eso.
– Estas bromeando verdad? Yo no soy ninguna puta, soy una mujer casada que tiene familia como crees que voy a serle infiel a mi marido de esa manera.
– Paty recuerda que favor con favor se paga y con esto quedara saldada nuestra deuda de honor, yo en aquel momento pude dejarte sola pero no lo hice porque teníamos un pacto, creo que es justo que ahora saldes tu deuda, créeme que si no estuviera metida en este apuro jamás te echaría en cara eso.

La preocupación se apodero de mi todo lo que ella decía era cierto y eso me colocaba en una posición muy incómoda, sabía que en algún momento me tocaría a mi responder de la misma manera, el hecho es que no sabía cuándo.

– Pero porque me pides eso a mí, ósea ya no soy una chica de 20 años, además te apuesto que cualquier prostituta estará mejor que yo eso te lo aseguro.

– Paty no te desacredites así tienes un cuerpo bien torneado el ejercicio te mantiene muy atractiva y ese par de tetazas que te cargas sí que llaman la atención por eso es que pensé en ti.

– Rebeca esto que me pides es algo que va más allá de todo y creo que ninguna mujer que se respete aceptaría, me dejas sin elección así que aceptare.

Rebeca tomo mi mano como queriéndome consolar de alguna manera.

– Muchas gracias amiga como en aquel momento ahora eres tu quien me salvara la vida. La reunión se llevara a cabo a las afueras de la cuidad en una finca propiedad del vendedor así que siendo así no tendrás que preocuparte de que alguien te vea haciendo algo indebido. Espera mi llamada para que te de más detalles de cómo nos transportaremos.

– Bueno mientras tanto pensare que decirle a mi marido, será difícil desaparecer por todo un fin de semana.

La cita entre mi amiga y yo termino hay mismo la despedida ya no fue tan emotiva como en el principio, yo me encontraba muy preocupada por lo que tendría que hacer toda esta situación contenía chantaje, mentiras y lo más difícil tendría infidelidad. Jamás le había sido infiel a mi marido ciertamente he permitido que otros me metan mano pero todo eso había sido con pleno consentimiento de él, ahora todo esto ocurriría a sus espaldas. Ese día llegue a casa muy consternada se me notaba la preocupación. Esa noche no pegue el ojo pensando en el pretexto que utilizaría para desaparecerme por un fin de semana hasta que se me ocurrió voltear las cosas a mi favor y usar a mi amiga como motivo. Al día siguiente hable con mi marido, le platique sobre el rencuentro que tuve con mi amiga Rebeca le comente que me había invitado a pasar el fin de semana con ella y nuestras demás amigas a un fin de semana solo de chicas en parte no era del todo mentira a excepción que también habría chicos, mi marido no sospecho nada me comento que el aprovecharía para descansar en casa y se haría cargo de los niños. El primer paso ya estaba dado ahora esperaría las indicaciones de Rebeca.

Era viernes y rebeca me llamo muy temprano.
– Hola Paty, te llamo para decirte que el asunto ha quedado así. Mañana tendrás que llegar a las 8 AM al hotel donde me hospedo hay pasaran por ustedes para llevarlas, yo llegare por mi cuenta con mi equipo de trabajo un poquito más tarde.
– ¡Pero que has dicho! Pero dijiste que lo haríamos juntas como que tú llegaras luego.
– Tranquila amiga tú no tienes que hacer nada solo dejarte llevar en nada afecta que yo llegue después para cuando yo llegue ya tu estarás mas en confianza, además las chicas se irán contigo. Toma en cuenta también que es un viaje de tres horas así que deben aprovechar el tiempo.
– ¿Qué otras chicas?
– Pues las que he contratado para entretenerlos.
– Encima de eso me obligas a irme con las prostitutas para hacerme sentir más mal de lo que ya me siento. Eres una sínica, pero en fin ya que más da hay estaré puntual.
Me dispuse a preparar mi equipaje metí cuatro mudas de ropa algo casuales, como sabía que era una finca tome en cuenta eso. También metí un traje de baño, Deje preparado todo. Ala mañana siguiente mi marido insistió en irme a dejar al hotel le mande un SMS a Rebeca para decirle que me recibiera y que me siguiera la corriente para no levantar sospechas ante mi marido al llegar al hotel. El me acompaño hasta el vestíbulo al tiempo que rebeca bajaba del ascensor con un poco de artimañas por parte de los dos logramos que se fuera.
– Bueno Rebeca y ahora qué? Esa gente aún no llega y las otras chicas?
– Las mujeres están cerca de hecho me acaban de avisar y la gente que pasara por ustedes no ha de tardar. Pero Paty veo que has venido muy tapadita.
Me había puesto un vestido largo de una sola pieza algo sencillo para ir al campo.
– Y que querías que viniera con las tetas de fuera se te olvida que mi marido fue quien me trajo, creo que a ti se te olvida ese detalle.
– No te alteres Paty solo bromeaba relájate eso te facilitara todo.
Mientras hablábamos o más bien discutíamos un tipo alto mal encarado se acercó a Rebeca y le toco el hombro para luego indicarle que lo siguiera, solo se alejaron unos metros y comenzaron a hablar, yo solo observaba sin poder escuchar nada de la plática, aquel cruce de palabras no duro más de 5 minutos luego Rebeca regreso conmigo junto con aquel hombre.
– Paty estas son las personas que les llevaran como te dije yo llegare más tarde, las muchachas ya están en el estacionamiento acompaña al caballero nos vemos más tarde.
Aquel hombre tomo mi equipaje y me dispuse a seguirlo ese tipo no dijo nada. Comenzaba a sentirme ansiosa no sabía que me esperaba aunque si sabía que a partir de ahora mi papel de puta cobraba fuerza. Llegamos al estacionamiento hay había cinco chicas d aproximadamente veinte años todas las chicas eran parecidas físicamente las típicas modelos altas, muy delgadas y sin duda muy siliconadas. En ese instante pensaba que rayos hacia yo hay, ósea yo me salía totalmente de esas características con casi el doble de la edad, baja de estatura y sobretodo con un busto que excedía el de esas chicas, en palabras simples ellas unas princesas y yo una mujer normal con muchas curvas.
El tipo que me llevaba fue por fin hablo dirigiéndose a sus dos compañeros que aguardaban en el vehiculó, era una camioneta familiar.
– Esta era la chica que nos faltaba ahora ya estamos listos para irnos.
– Vaya chica esta ya es toda una milf y vaya par de tetas se carga, pero has visto el trasero que trae es bajita pero bien proporcionada.
Aquellos tipos centraron su plática en mis tributos mientras uno de ellos acomodaba el equipaje en el vehiculó las demás chicas observaban y murmuraban entre ellas. El tipo que me acompañaba abrió la puerta y le pidió a tres de las mujeres que se pasaran a la última fila luego las otras tres y por ultimo subí yo junto con el tipo que me acompañaba, los otros tipos iban delante de chofer y copiloto. Llevamos media hora de carretera cuando el teléfono de unos de los tipos sonó.
.- jefe ya vamos en camino llevamos a las chicas, por cierto aquí a mi lado va su encargo la tetona que pidió esta buenísima.
Mientras el tipo decía eso al teléfono con una mano palpaba mis tetas encima de la ropa, no tenía idea que le decía su jefe al otro lado del teléfono pero supongo que pronto lo sabría. El viaje trascurrió sin problemas ni paradas, la verdad es que me concentre en ver el paisaje. Llegamos al lugar rondando el medio día era una finca muy bonita y sobre todo muy cuidada el vehículo se estaciono justo en la entrada principal bajamos de inmediato y nos condujeron hasta la casa. La puerta se abrió y salió un hombre rondaría los 40 años muy conservado en su apariencia, se notaba su buena vida no me quedaba duda que él era el jefe y el vendedor con quien trataba rebeca.
– Jefe hemos llegado con su encargo que le parece?
– Vaya Ernesto pero que lindas chicas me has traído. Señoritas están en su casa! Desde ahora son mis invitadas de honor. Por cierto mi nombre es Damián
El tipo puso su atención en mi
-vaya vaya me supongo que tú eres Paty? Rebeca me hablo de ti y veo que no exagero eres divina.
Me sentía rara Rebeca le hablo de mí, que pasaba aquí era yo una mercancía o que pasaba esto parecía otro tipo de trato. Conteste un poco nerviosa y desconcertada.
– Mucho gusto don Damián así es mi nombre es Patricia soy amiga de Rebeca muchas gracias por la hospitalidad.
– No agradezcas ahora hablaremos con calma, deja le doy indicaciones a mis muchachos y pasemos al despacho a hablar.
Le indico a Ernesto quien fue que nos trajo que baja el equipaje y que a partir de ahora podían disponer de las chicas mientras el atendería un asunto conmigo.
– Acompáñame Paty aquí está mi despacho
Sobra decir que era una casa enorme si así era la casa imagine que la finca seria enorme, entramos al despacho había cuadros de caballos y muchos trofeos se notaba que era fanático de eso.
– Siéntate Paty quieres algo de tomar?
– No, estoy bien gracias.

Él se sentó en su escritorio abrió uno de los cajones y saco un sobre lleno de billetes y lo tiro n el escritorio.

– Aquí están tus honorario es más de lo que acorde con Rebeca, espero que sepas corresponder. Mi hijo está ansioso por conocerte y le he prometido que no te tocaría y de alguna forma cumpliré pero como buen negociante debo verificar la mercancía.
Al escuchar esas palabras una gran confusión inundo mi cabeza este tipo me estaba pagando por mis servicios. Rebeca me había engañado acaso? Y este tipo me dice que era una especie de regalo para su hijo? No entendía nada.
– Podría darme un minuto para hacer una llamada?
– Paty no tardaremos mucho aquí luego que terminemos haces las llamadas que quieras te parece?
– – está bien
– Muy bien vamos se buenita y tócate para mí no seas mala.
– ¿tocarme? ¿Aquí? ¿Frente a usted?
– Si no seas tímida seguro que tu estas a acostumbrada a ese tipo de peticiones.

Dentro de mi sentía coraje hacia rebeca tenía que aclarar muchas cosas con ella, lo único cierto hasta ahora es que tenía que jugar a ser una puta y pues era hora de empezar.

Abrí las piernas y metí mis manos bajo el vestido, con la mano izquierda lo hice hacia un lado mi ropa anterior y con la derecha comencé a pasar mis dedos por mi coño que aún no se humedecía, mientras hacía eso miraba al tipo que solo observaba con mirada lujuriosa.
– Hay Paty veo que lo tienes bien depiladito como buena puta. Quiero que te mojes para mí.

El tipo comenzaba a sobarse el miembro por encima de su pantalón que por cierto se le puso bien dura casi inmediatamente. Por mi parte comencé a tomarme el papel muy enserio así que acelere mis movimientos y empecé a gemir levemente, gracias a estas acciones me moje rápidamente, por instantes me detenía y le mostraba mis dedos llenos de humedad para luego llevarlos a mi boca y chuparlos.

– Mmm que rico se siete esto ¿vas a follarme?
– No puedo eso se lo dejare a mi hijo aunque ganas no me faltan que bien lo haces sí que sabes provocar. Quítate esa tanga humeda y dámela.
Obedecí y me la quite y se la di. Cuando la tuvo en sus manos comenzó a olerla mientras se masturbaba con más rapidez. El tipo era un completo depravado y ahora yo era parte de sus fantasías perversas.

– ¡Muéstrame las tetas!
Me baje el vertido para descubrir por completo mi voluminoso pecho. Comencé a tocármelas alternando movimientos con mi masturbación.

– Que tetazas! Son enormes mi hijo sí que acabara de crecer contigo.
Casi al momento de decir eso chorros de semen salían de él no le importó manchar algunos papeles que tenía en el escritorio, el solo estaba complacido por haber logrado su objetivo. Dio un gran suspiro y me pidió que terminara, bajo esas indicaciones adelante mi orgasmo mi grito fue tanto que casi estoy segura que lo debieron oír en toda la casa. Inevitablemente me sentía relajada y tranquila.
– Paty no tengo quejas te dejo para que hagas tus llamadas.
Al tiempo que Damián salió del despacho tome el teléfono y le marque a Rebeca.
– ¿Paty?
– Eres una maldita Rebeca ¿que rayos pasa aquí? que trato hiciste con Damián del cual yo no estaba enterada? Encima de que accedo a ayudarte me pagas con esto.
– Trata de calmarte acaso no has recibido un buen pago por tus servicios especiales? Eso es más de lo que podrías ganar en un mes de trabajo, en lugar de reclamarme deberías agradecerme.
– Eres una mentirosa manipuladora, al menos podrías explicarme que es lo que exactamente tengo que hacer aquí? para empezar acabo de acceder a las cochinadas de Damián pero él me ha comentado algo sobre su hijo el que tiene que ver en esto?
– Veras lo que te dije es cierto Damián aparte de hacer negocios conmigo es un gran amigo, su hijo tiene 19 años y hace unos meses tuvo un accidente donde su mejor amigo falleció desde entonces ha estado pasando por una gran depresión, Damián ha hecho de todo para complacerlo pero nada ha funcionado, según se el muchacho es algo tímido y será tu trabajo animarlo un poco, según se con la idea de tu llegada Damián ha logrado animarlo. Su hijo no quiere a una prostituta quiere a una mujer mayor de grandes tetas naturales como tú, este chico tiene una fijación por las tetas que ni te imaginas. El trato es que pases un fin de semana con su hijo, no tendrás que acostarte con nadie más.
– Y porque no me diste eso desde antes? Para que mentir?
– De por si te fue difícil que aceptar mi propuesta sabiendo que intimarías con mis socios, te imaginas si te hubiera dicho que solo tendrías que acostarte con un jovencito por dinero. Accede a sus caprichos y mañana por la noche estarás con tu familia y esto solo quedara como una experiencia de a que solo tú y yo sabremos.
La confesión de rebeca me dejo muda… solo cambian un poco las cosas pero ya estaba en esto tenia terminar el asunto y olvidarme de eso. Luego de eso la tarde transcurrió sin anomalías, comimos, y luego de eso nos mostraron nuestras habitaciones me duche y estaba recostada descansando cuando tocaron a la puerta, era el tipo que me trajo.

– Solo paso para decirte que el joven Alonso esta abajo en la piscina. Tendrán total privacidad así que no te preocupes en usar tus encantos.
– Alonso es el hijo De Damián?
– Así es llego hace un rato hay te esperara.

Tome mi traje de baño hacía calor y creo que era más que pretexto para ponérmelo, tome mi pareo y me cubrí para bajar. Al llegar abajo había un joven sentado en el borde de la alberca jugando con el agua tenia puesto un short rojo y una playera blanca el chico era delgado muy poco atlético.

– Hola mi nombre es Paty creo que ya tu papa te hablo sobre mí.

El joven voltio y me escaneo de cuerpo entero de una manera verdaderamente morbosa, sus ojos se fueron a mis tetas.

– Paty hola mi nombre es Alonso

Se le notaba muy nervioso ni le salía el habla creo que su erección hablo por el

– Creo tu amiguito reacciono más rápido que tu, relájate no tienes por qué ponerte nervioso ven aquí. Sin pensarlo el joven se levantó y me siguió hasta los vestidores, estaba más que decidida mi trabajo era complacer al muchacho o al menos intentar animarlo a participar. Todo lo que estaba viviendo causaba morbo en mí y como no hacerlo si es algo tan poco común, aún no había pasado un día en esa finca y ya me había masturbado frente a un sujeto que apenas acababa de conocer.

– Los vestidores eran enormes había una pequeña sala donde había una banca y varios casilleros con varios cuartos más pequeños en donde cambiarse, toallas, trajes de baños y una gran variedad de productos como cremas y bronceadores para el sol.
– Sí que es un vestidor muy grande aquí hay de todo, tu papa sí que tiene buen gusto.
– Si Paty siéntase con libertad de tomar lo que guste
– Jeje para empezar no me hables de usted, simplemente dime Paty. Fíjate que hay muchos trajes de baños que me resultan bonitos pero no creo que ninguno sea de mi talla, o tú crees que si?
Mientras decía esto tome la parte de arriba de un traje de baño y lo revisaba.
– Bueno Paty creo que mi papa jamás creyó que una tetona podría visitarnos jeje.
– Así te parezco una tetona? Veamos si eso es del todo cierto.
De inmediato mi quite el pareo y también libere mis pechos presionados en aquel traje de baño. Se le fueron los ojos al chico
– Dios mío que grandes que son
– Ven y tócalas dime que te parecen

El comenzó a sobarlas con ambas manos era algo nuevo para el chico como que no se creía lo que estaba viviendo y para mí tampoco era tan normal estar ahí con un joven manoseándome la delantera. De un momento a otro el chico reacciono y se colocó detrás de mí pegando su paquete a mis nalgas, poso sus dos manos en mis tetas y se dispuso a amasarlas, mientras lo hacía también restregaba su abultado paquete a mi trasero.

– Que buena estas Paty! Estas tetas son enormes son perfectas para mí.
– Así? Qué bueno que te gusten son todas tuyas aprovéchalas,
Sentí como se aceleraba su respiración y Gemio al tiempo que sentía como me mojaba todo el trasero, se había corrido con tan solo sobarme vaya que estaba excitado.

– Discúlpame creo que me emocione mas de la cuenta
– Tranquilo no pasa nada ahora te recuperas no te cortes.
Me termine de quitar el resto del traje de baño que ahora estaba húmedo por su semen y jale una toalla de las que estaban hay para colocarla en el piso, me puse de rodillas y le baje aquel short que tapaba su gran verga que por su reciente corrida estaba algo flácida pero en cuanto la tome entre mis manos no tardo nada en retomar fuerza, comencé a masturbarlo con mi mano mientras lo veía fijamente, una vez dura se fue directa a mi boca debo aceptar que chupar una buena verga es una de mis debilidades y que mejor que una tan joven como esta. El chico hacia todo tipo de ruidos, gemía, suspiraba, él estaba en la gloria, le estaba dando la chupada de su vida no puede evitar excitarme así que con una mano comencé a tocarme mientras aplicaba aquella mamada, con mi lengua recorría desde sus huevos hasta su punta cada que hacia esto el cerraba los ojos fue entonces cuando me pidió que parara.
– Paty sí que la chupas rico pero si sigo así terminare de nuevo y la verdad también quiero follarte.
– ¿No quieres ponerla entre mis tetas? Te encantara eso te lo aseguro.
– Claro que quiero con esas tetazas tuyas que hombre no querría eso pero dejare eso para el final.

Estaba en el momento culminante de mi encargo tendría que ser follada por un joven de 19 años. Me puse de pie y tire todo lo que estaba en la banca y me recosté ahí abriendo las piernas dejándole la entrada libre para penetrarme y el sin dudarlo se preparó para hacerlo, hacía años que no era penetrada por alguien que no fuera mi marido, a partir de este momento lo estaba traicionando había pasado el límite de todo. Mi joven amante me tomo por ambas piernas y fue ahí cuando me penetro, su tamaño era considerable pude sentir un gran placer al sentirlo dentro.

– Me encanta tu coño Paty esto es lo máximo que sensación tan rica.

Las envestidas eran intensas el chico gozaba el estar dentro de mí, sus movimientos era coordinados no descuidaba el movimiento de sus penetraciones y sus manos jugueteaban con mis tetas para era un placer que jamás había experimentado, por mi parte yo gemía, y como no hacerlo aunque me cueste aceptarlo yo disfrutaba de aquel cuerpo joven y vigoroso, para mí también era una nueva experiencia.
– Es hora Paty ya no puedo más quiero terminar entre ese par de tetazas que tienes.
– Ven ponla aquí.
No dude en escupir en mi profundo canalillo el chico se posiciono encima de mi dejando de lado sus piernas para colocar su miembro entre mis pechos, con mis manos me dispuse a apretarlas y para ahorrarle el trabajo comencé a moverlas de arriba abajo no duro ni un minuto y sentí como mi canalillo se inundaba de semen, detuve las envestidas pero el en lugar de detenerse comenzó a moverse por cuenta propia por unos instantes hasta que finalmente se detuvo y con su mano paso su verga por mis pezones;

Sin lugar a dudas disfrutaba de aquella visión que posiblemente grabaría en su mente para siempre. Para mí la misión estaba cumplida y mi deuda saldada en parte me sentía más aliviada, tome mis prendas y Salí de aquel vestidor y fui directo a la alberca donde me quede por un buen rato. Ese día no paso nada más simplemente subí a mi habitación donde no volví a salir hasta la mañana siguiente, como habíamos quedado muy puntuales en la mañana tal y como llegue me fui, fue raro pero después de lo sucedido no volví a ver a Damián ni a su hijo me supongo que era lógico pues ya habían conseguido su objetivo. El tipo llamado Ernesto fue quien fue quien se encargó de todo, como podrán imaginar Rebeca nunca apareció y en lo que a mí respecta ya me daba igual yo único que quería era llegar a la ciudad con mi familia y tratar de olvidar esta experiencia que aunque fue muy placentera no me hacía sentir nada orgullosa, la culpa me consumía.
No puedo decirles que esta historia concluye aquí este es solo el principio de esta historia pero a lo largo de esta serie les iré contando todo lo que este imprevisto provoco en mi vida.

20 visitas en total, hoy 0

Una madre muy pervertida

Incesto, Maduras, Relatos porno, Tetonas 22/08/2017

Buenas, me llamo Fernando, esta historia es la de una madre, la mía, entre todas, es la más caliente de las madres calientes, que no sé ni ahora mismo, cómo la he podido ver tan pervertida. La historia que aquí relato contiene desde follada humana, hasta animal. Sí, algo de relatos zoofilia, aunque suene raro. Los perros atraen a algunas hembras y al revés. Algo increíble, mi madre la que tantas veces me dio de mamar con sus grandes tetas de pequeño, ahora me la follo y no solo yo, nuestro perro Palo, también la monta. Pero esto no surge por las buenas, tiene su causa. Se me endurece solo de saber lo puta que es, en sus tetas gordas y colgantes, grandes, tetona, en lo madura que es ya, y por qué no decirlo, en como la follé y encima ni la dejé satisfecha. Hasta me pone cachondo cuando pedía más y yo no pude del todo complacerla. Menos mal que ahí estaba el mejor amigo del hombre.

Soy un chico de familia adinerada y acaudalada. Mi padre es un alto ejecutivo que ha pasado ya por varias empresas y que está en el consejo de administración de otras tantas. Mi madre, la mujer de mi vida, es simple y sencilla, no es mala persona, ni tonta, ni pija, sólo simple. Mis padres me han dado todo lo que necesitaba y más, sin embargo han sabido hacerme apreciar el valor de las cosas. Conocemos el nombre de todos los empleados del hogar, y, por supuesto, les tenemos tanto cariño como a alguien de la familia. Tenemos dos perros, Kuko y Palo. Tendrán mucho que decir en esta historia.

Por lo que respecta a mi padre es, para que os hagáis una idea, el tipo de persona que siempre te hace sentir bien, un gran líder. En los momentos en los que le he necesitado siempre ha estado ahí y siempre lo está para sus amigos. Puede ser serio y estricto cuando tiene que serlo, y simpático y divertido cuando la ocasión lo permite. Se llama Joaquín.

Y madre, ay mi madre, Lucía, creo que tiene una carrera, pero no ha tenido que trabajar en su vida. Se casó con Joaquín nada más terminar sus estudios y, poco después me tuvieron a mí. Mi padre le ha dado todo, una gran casa, un físico tremendo (además de gimnasio, masajes, peluquería, manicura y pedicura diarios, la pagó un aumento de pechos y unos retoques de nariz y pómulos), vamos que tengo una madre que podría ser más de una portada de playboy. Sin embargo yo no comencé a apreciar el físico tan arrebatadoramente sexual de mi madre hasta que ocurrió lo que acontece.

Estaba realizando un trabajo para clase en el que se hablaba de la discriminación de la mujer en el mundo, así que me puse a buscar en la biblioteca libros acerca del tema. Nada, casi todas eran novelas de intriga o autoayuda….luego me dirigí a la videoteca y me fijé en unos DVD”s en la parte más alta de la estantería. Todos comenzaban titulados como DOCUMENTAL. Eran bastante los varios documentales: “la psicología del soltero”, “la juventud hoy en día”, “cómo educar a tu mascota”; y finalmente uno que podía ayudarme en mi trabajo de clase, “las mujeres en sociedad”.

Así que puse el DVD en el reproductor, después de haber preparado el cuaderno y el bolígrafo para tomar apuntes de lo que pensé sería un tedioso documental acerca del comportamiento humano y el papel de la mujer en y con la sociedad. Pantalla azul, y luego una fecha, de hace un año en verano y de repente la habitación de mis padres….pero qué???

Pocos segundos después mi madre, “vestida” con un bikini ajustadísimo y con poca tela se sentaba en la cama juntó a otra belleza en bikini rubia. Se reían mirando a la cámara y….comenzaron a morrearse y a sobarse los pechos! El bolígrafo se me calló de las manos y la mandíbula no se me desencajó porque sólo es posible en los dibujos animados, pero poco faltó. Seguí mirando y las cosa siguió calentándose. Se empezaron a meter mano por el tanga del bikini mientras se seguían morreando, era más propio de relatos de sexo que otra cosa, el caso es que comenzaron a gemir y en ese momento mi madre se quitó la parte de arriba….qué pedazo de tetas tiene mi madre, redondas pero que no parecían falsas, con unos pezones grandes pero bien proporcionados.

Paré el reproductor, intenté pensar…recogí todos los DVD”s de documentales, el que estaba puesto y me fui a mi habitación. Cerré la puerta con llave, encendí mi ordenador y seguí viendo el titulado “Documental: las mujeres en sociedad”. Pasé las escenas ya vistas, y retomé el tramo en el que mi madre se quitó el sostén del bikini. La otra tía comenzó a lamerla los pezones….yo me estaba enfadando con mi madre, la poya se me estaba poniendo durísima, pero ¿cómompodía hacerle eso mi madre a mi padre, que le dio todo? ¡Qué equivocado estaba!

Y a los dos segundos, vi que el cámara salió de detrás, ya desnudo y se tumbó entre las dos mujeres….era Joaquín, mi padre! Pasé la filmación un poco rápida, vi como se tiraba a una, mientras lamía a la otra, luego a mi madre mientras la otra le chupaba las tetas y al final se corría en una mamada conjunta de mi marre y la otra tía. Poco después, otra fecha, hace un mes, y más o menos lo mismo, mi madre con tres mujeres, todas unos monumentos, lamiéndose, metiéndose dedos en sus agujeros y en un momento sale mi padre y las perfora a todas, recreándose más en follarse a mi madre mientras las otras la lamen y mienten dedos en los orificios que mi padre no utiliza, y mamada de todas a mi padre tragando su lefa.

No pude soportarlo más y me saqué la chorra del pantalón, que ya me hacía daño encerrada en el bóxer.

Decidí poner el DVD titulado “DOCUMENTAL: la psicología del soltero”. En ellos aparecía mi madre hablando sucio mirando a la cámara masturbándose de varias formas, poniendo varias posturas, unas veces con las manos, otras veces con vibradores, pequeños, medianos, grandes, enormes, chupándolos, metiéndose uno, dos, por el coño, por el culo….con cada uno me hice una paja a cada cuál más fabulosa.

No hacía falta decir que los títulos de los documentales hacían referencia al tipo de sexo que habría….así que, suponiendo que lo siguiente que iba a encontrarme sería algo más que llamativo decidí poner el titulado “DOCUMENTAL: cómo educar a tu mascota”.

Efectivamente, ahí estaba mi madre en lencería y con sandalias transparentes de tacón alto tumbada en el suelo cerca de Palo, uno de los dos labradores que tenemos. Le acariciaba la espalda y la barriga. Al rato se acercó Kuko, el otro labrador, se puso cerca de la entrepierna de Lucía y comenzó a lamer. Ella se dejó hacer mientras frotó la entrepierna de Palo y, como con una especie de paja, hizo que el pene de Palo apareciera, fino y sonrosado.

Una vez lo desterró, acercó su boca y comenzó a hacerle una felación tremenda a nuestro can, mientras Kuko bebía del coño de mi madre. Ella paraba de vez en cuando para coger airé, para poder seguir lamiendo a Palo y para poder gemir por el placer cunilingüístico que le daba Kuko. Pocos minutos después se retorció en un orgasmo mientras chupaba a Palo con más ganas que nunca.

Una vez se recobró se acercó a cuatro patas a la zona donde estaba la cámara, mi padre se bajó la bragueta y le ofreció su poya a mi madre y al tiempo Kuko se montó sobre mi madre y empezó a embestirla en lo que era claramente una follada perruna. Mi madre gemía más que antes, casi no atinaba a mamársela a mi padre. Pocos segundos después Kuko terminó y se bajó de mi madre, tiempo que ella aprovechó para mirar a mi padre y decirle “te voy a dejar seco, quiero tu lefa ya!”….yo en ese momento me volví a correr, esos vídeos eran el colmo de la obscenidad y, lo que tenía claro es que mi madre lo disfrutaba.

Vi como madre siguió comiéndose la polla de mi padre y, en ese momento se la montó Palo, con mismo efecto, mi madre se desconcentró de sus tareas, gimiendo y disfrutando con cada embestida de Palo, pero esta vez ella agarró una de las patas a Palo y cuando éste terminó de taladrarla quedó trabado en ella. Mi madre siguió lamiendo y lamiendo hasta que obtuvo la recompensa, se bebió la leche lechosa y cremosa de mi padre con un gusto exquisito.

En el momento que Joaquín se vio limpio, se levantó con la cámara y se puso detrás de mi madre, enfocando la escena desde cerca. Palo estaba aún dentro de mi madre y Lucía se frotaba el coño, unos cuantos gemidos después se volvió a correr y al soltar a Palo por las convulsiones del orgasmo aprovechó para salir de ella, quedando a la vista el gran bulto que hacía que estuvieran trabados.

El último vídeo zoofílico y por qué no decirlo, de pura zoofilia, lo hicieron hace dos semanas…..joder, quién lo habría dicho. No puedo decir que mi madre era una santa, pero nunca me ha parecido una descarada y tampoco he oído a mi padre hablar vulgarmente ni obscenamente de ninguna mujer….

Me quedaba el vídeo “DOCUMENTAL: la juventud hoy en día”. Ya suponía lo que iba a ver, chicas jóvenes con mis padres, sin embargo….me volvieron a sorprender. En ella salía un chico de más o menos mi edad, es más, bastante parecido a mi, que comenzaba a magrear a mi madre, a lo que ella dijo:

– Ey, espera chico, tranquilo…

– Lo siento señora, pero está tan buena – tartamudeaba él, y no me extraña mi madre era un deseo de dioses.

– No me llames señora, llámame mamá, acuérdate de lo que hablamos antes -¿cómo he oídooooo? ¿Estaban teniendo un juego sexual incenstuoso?

– perdón señ…ehhhh…mamá….qué tetas tienes mamá.

– sí hijo, chúpalas como cuando te di leche de pequeño…haz me gozar de nuevo.

Y así siguieron con su juego. Le lamió el coño, ella le chupó la poya, se corrió enseguida, Lucía le dijo que tranquilo que podían seguir jugando aún así, ella se puso boca arriba y primero la folló el coño y luego el culo para luego correrse en la boca de mi madre y luego apareció papá diciendo:

– Muy bien hijo, pero mira cómo lo hace papá.

Ella se volvió a abrir para mi padre y mientras se frotaba el coño mi padre se la folló de nuevo, por los mismos agujeros, pero mi madre disfrutaba más con la poya de Joaquín que con la de mi imitador.

Volví a hacerme otro pajote….menuda tarde de pajas.

Después de ese vídeo, otro y otro, con jóvenes parecidos a mí, repitiendo el mismo juego de roles.

Me preguntaba a mi mismo, ¿a mi madre le gustaría que la follase yo? ¿Y a mi padre no le disgustaría? En ese momento tenía ganas de que mi madre entrara en la habitación, me viera con la poya en la mano y al mirar el ordenador comprendiera que estaba así por ella, por esa actitud lasciva y obscena que me había escondido y de la cuál ahora estaba disfrutando, al menos, como un voyeur.

¿Pero cómo podía disfrutar yo de ese cuerpo, que parecía me estaba llamando a gritos en silencio? ¿Me acercaba por detrás, le agarro las tetazas y la susurro “he visto tus vídeos y te quiero follar”?

No sabía cómo hacer. Hasta que se me ocurrió otra idea. En casa tenemos un solárium, con máquinas de rayos uva en una zona de la piscina cubierta. Allí mi madre, en otoño, toma baños de rayos uva y después se hace unos largos en la piscina cubierta por la tarde/noche.

Esperé a la hora en la que suele ir a tomar los rayos uva, y aparecí por ahí, como si no lo tuviera planeado.

– Hola mamá.

– Ah, hola hijo, ¿qué tal? ¿Vas a tomar el sol?

– Bueno, si llamas a esto tomar el sol…

– Jajaja!!, bueno, ya me entiendes – rió mientras se quitó la bata. Tenía uno de esos bikinis que llevaba en uno de sus vídeos. No pude evitar al verlo recordar todas esas escenas llenas de lujuria y una erección se apoderó ipso facto de mi miembro.

– sí voy a darme unos rayos UVA contigo, si no te importa.

Mi erección era evidente, mi madre dirigió su vista a mi entre pierna y dijo:

– no sé si no te vendría mejor el chapuzón refrescante primero, jajajaja.

– jajaja – me reí procurando no perder la naturalidad – ya sabes mamá, soy un chaval y tengo las hormonas a tope y como tú eres un pastelito.

– Ah sí? Crees que soy un pastelito? – sus ojos la brillaron y me pareció ver que se mordía discretamente el labio inferior.

– Claro mamá. Pero no creo que hace falta que te lo diga, tú sabes que eres muy guapa y muy…..

– ¿Muy qué?- preguntó acercándose más a mi.

– Muuuuy muy atractiva.

– Ajá….gracias hijo. – hizo una leve pausa, me volvió a mirar de abajo a arriba, tomó el bote de la loción solar, se sujetó el pelo con la mano para que no le cayera por la espalada y acercándome el bote con una sonrisa, yo diría que de diablesa, me dijo – anda, por favor ponme la crema, pero suave que tengo la piel delicada.

En ese momento me dio la espalda, se quitó el sujetador del bikini y ahí estaba yo, con mi madre, la mujer que había visto protagonizar escenas de lo más tórridas que había visto en mi vida, con la que minutos antes me la había cascado casi hasta que no me quedó ni una gota de lefa, enfrente mío, casi desnuda y con posibilidades de sobarla, al menos haciéndome el descuidado.

Me puse crema en las manos, y comencé a masajearla suavemente los hombros. Qué piel más suave tiene mi madre….impresionante.

Seguí por la zona más cercana al cuello, ella gimió suavemente….no sé si podría aguantar mucho más. Bajé por el centro de la espalda.

– Lo estás haciendo muy bien hijo, me está encantando, sigue así. – me susurró con una voz de lo más sugerente que había oído nunca a mi madre. Me estaba poniendo burrísimo. Ya no podía más, acerqué mis manos a los costados directo pero sin querer llegar, aún, a rozar sus tetones. Eso no hizo más que agravar sus gemidos. – ohhh sí hijo, muuuuy bien, sigue, sigue.

No sabía si era una invitación o no, pero ya no pude evitarlo más y comencé a manosearle las tetas con mis manos grasientas por la crema. Acerqué mi lengua a su oreja izquierda y la dije :

– No aguanto más mamá, estás buenísima.

– ohhh hijo, no pares, no pares. Menuda polla grande tienes.

– Te quiero follar ahora y darte tu duro mamá, abre bien ponte para que te folle!

Mi madre se arqueó sobre una tumbona retirándose el tanga del coño, que por cierto tenía brillante de los jugos que parece ya había empezado a rezumar, y me invitó con un directo:

– fóllame hijo, fóllame ya.

Me bajé el bañador, me puse crema solar en la poya y sé la metí de una estacada a mi madre. Soltó un alarido de placer y agarrándose uno de sus bamboleantes pechos, me volvió a pedir.

-vamos, sigue, ohhhh.

Mis embestidas no tardaron, sus gemidos se tornaron continuos y elevados, se veía que le gusta follar sí o sí. No paraba de embestirla hasta que se me ocurrió decirla.

– te quiero follar el culo, lo tienes precioso mamá.

– fóllamelo, es para ti.

– Sí? uf, ven para aquí, mamona, que te voy a montar como una verdadera perra, estás chorreando, zorra

Saqué mi polla de ese cálido agujero para taladrarla el culo. En varios sitios veo y leo que tiene que ser despacio por primera vez, pero no a mi madre. Mi polla entró como un guante y se deslizaba de maravilla.

Yo creo, según las quejidos de placer de mi madre, que le gustaba más que la follara por el culo. De hecho mientras la estaba jodiendo agarrándola por sus suaves y torneadas caderas, diría que tuvo un orgasmo. Poco después de lo que yo supuse que era un clímax, paré y la dije que se tumbara boca arriba en la tumbona, se abrió de piernas para mi y volví a insertársela en el culo, sacándola otro gemido de placer.

Mientras estaba en la tarea, Palo, vino hacia nosotros y se acercó a la cabeza de mi madre. En ese momento de éxtasis lujurioso, sin pensarlo, le dije a Lucía:

– Chúpasela a Palo, te veo muy perra, mira que polla roja tiene, quiero verte mientras te enculo con una polla en la boca.

Ella me miró como diciendo: eres un depravado y un pervertido, menudo nabo tiene Palo, ¿era zoofilia? Sí, pero le gustaban las dos pollas, me dijo: “tiene el nabo tan grande como el tuyo!”. No hizo falta decírmelo, sus ojos transmitían brillantes ese mensaje.

A lo que, como pudo debido a mis embestidas, se acercó a la entrepierna de palo, qué cara de guarra tenía, me pongo malo de recordarlo. La frotó y su polla alargada y sonrosada, se la llevó a la boca para degustar mientras me la follaba. De vez en cuando la soltaba para gemir a gusto hasta que se volvió a correr, esta vez de forma clara.

La saqué toda mojada y colgante mi polla del culo de mi madre y me dirigí a su boca. Solo de ver como se la chupaba a nuestro perro tenía más ganas de joderla. Y haciendo que saboreara ambos falos. Los engullía con una ferocidad tremenda, hasta que la dije que me iba a correr, momento en que se olvidó de Palo, para concentrarse en beber toda mi leche. Mientras ella me chupaba, Palo se acercó a su entrepierna a lamer todos nuestros flujos, acto que la arrancó otro orgasmo mientras ahora yo descargaba en la cara de mi madre, menuda perra se puso, quería echar toda mi corrida, parecía que meaba de gusto, verla así, con su boca y sus tetas. Ella no paraba de temblar y frotarme como podía mi polla mientras yo escupía mi leche en ella.
– Ya?!…- me dijo un poco expectante de más
– Sí, ya… quieres más?

No se lo pregunté dos veces, la cogí tal como estaba la puse a cuatro patas

-Esta vez te va a follar Palo

-¿Sí, me niño malo? Eso quieres, ver a tu mamá bien follada por el perrito? – me dijo con cara de decir, a qué esperas pónmelo detrás y que me embarbete y ensarte como tú no lo has hecho.

Menuda perra, no esperé más, cogí a Palo lo puse detrás de mi madre, “ponte a cuatro patas zorra vas a saber lo que es que te follen!”, la ordené y mandé me había casi menospreciado y Palo estaba bien preparado para follarla y bien dotado, la punta se le puso gordísima. Dicen que cuando un perro la mete, luego sufre un engrosamiento y engordamiento del pene que hace que la perra, en este caso mi madre, note el hinchazon dentro de su vagina, y eso, provoca un placer que no está en los escritos. Bueno, pues algo así parece que debió pasar.
Palo se puso detrás, ella a cuatr patas, yo le veía el coño aún reluciente de mi corrida, una raja toda toda carnosa e hinchabda, Palo con las patas se la aderezó y acomodó, yo le ayudé, y él fue buscando el agujero tan preciado para follar a su dueña. Lo encontró y noté como el perro tiró para adelante para darse gusto, para follarse a su perra.

-Ahhhh animal!.- fue lo que entendí a la perfección de mi mama. Notó en ese momento la primera embestida de Palo.

Palo debió notar el grito, a pesar de ser un animal supongo que debe saber cuando la hembra goza, y no dudó en seguir con el movimiento adelante y atras con su culo peludo sobre mi madre de piel fina. La escena era para verla, un perro follado con una tia impresionante, te tetas colgantes y encima deseosa más de esa polla perruna que de la mía.
Le dejé hacer ya que estaba ensartado de lleno con ella, me puse al lado, y a pesar de haberme corrido ya antes, mi polla empezó a reaccionar de nuevo ante aquella zoofílica imagen.
Era impresionante mi madre a la que consideraba no virginal, pero no así, estaba gozando como una perra auténtica, estaba hasta babeando a cuatro patas, el perro detrás, sin ni consciencia casi, pero supongo con todo un gusto en su nabo. Supongo que creería que es una perra, veía como sus huevos golpeaban a mi madre, ella gemía y yo me pajeaba. No puedo seguir porque me excito de nuevo. Seguiré si os ha gustado inmiscuyéndome en este erotismo oculto y muy fuerte de esas mamás desaprovechadas que quieren lo que no han tenido nunca y mi imaginación y mi realidad, ambas, se lo pueden conceder.

Después de toda la escena del perro, que me salto algunos detalles por saltar, ella me dijo:

– Gracias hijo, eres maravilloso, por todo lo que me has hecho revivir, me devuelves a la mujer que había desaparecido.

Y por lo tanto, de esta manera vi a mi madre pervertida pero qué perversión más buena para mí. Así que no tengo nada que criticar, porque mi madre ahora es mi perra favorita. La mejor, la número una una madre mejor que los relatos de suegras calientes, madre solo hay una! y padres los que quieras.

Madre caliente morena se folla al amigo del hijo a 4 patas y en todas las posturas

18 visitas en total, hoy 0

Lesbianas calientes en busca de la nueva estilista

Lésbicos 22/07/2017

Esta chica se sentia realmente sola, no era de las lesbianas calientes y salidas,  con 32 años lo tenía todo y sin embargo notaba un vacío en su interior… Hacía ya 7 años que estaba con Marcos y la monotonía se apoderaba cada día más y más de su vida, sabía desde hacía tiempo que su relación se había convertido en rutina, pero por eso mismo por rutina y costumbre se dejaba ir.

Había decidido dar un pequeño cambio a su vida, iba a dejar su oscuro apartamento, en el que vivía desde que acabara la Universidad, y trasladarse a un dúplex moderno, luminoso que la mujer de la inmobiliaria les había descrito como el lugar ideal para formar una familia. Eso era lo que esperaba todo el mundo de ella que se casara con Marcos, en una boda multitudinaria para que su madre pudiese presumir delante de sus amigas y que al poco tiempo tuviese un bebé y abandonara su carrera de enfermera, para dedicarse en cuerpo y alma a su marido e hijos, desde luego sus amigas o tenían ya niños o estaban a punto de dar a luz. Y si todo el mundo esperaba eso se suponía que era lo que tenía que hacer.

Una macho de las lesbianas calientes más duras

Estaba inmersa en estos pensamientos mientras acudía a su cita con la esteticista. Había quedado dentro de unos minutos. Apenas le dio tiempo a abrir la puerta y Margot la esteticista salió a recibirla a la entrada.
LESBIANA DOMINANTE GORDA SE FOLLA A LA NOVIA EN LA HABITACIÓN CON STRAPON

Margot era esteticista, le encantaba su trabajo, era su pasión y le dedicaba la mayor parte del tiempo. Tenía 40 años y se podía decir que había aprovechado bien su vida, estuvo casada, tuvo un hijo que ahora estaba estudiando en Italia, viajó a lugares maravillosos… y ahora en la cuarentena estaba explorando otra parte de su vida…

Cuando abrió la puerta Leire vio allí parada a una mujer con un uniforme negro ajustado, el pelo recogido en un moño y le pareció que pese a estar en un uniforme era guapísima. Tenía un cuerpo bien formado, se notaba que se cuidaba.

-Hola, soy Margot, tu esteticista – dijo la mujer mirando a Leire, llevaba unos vaqueros y una camiseta, era delgada aunque no demasiado, tenía abundante pecho y un trasero respingón.

-Hola, yo soy Leire, tenía cita a las 17.00, encantada- se acercaron para darse dos besos, y Leire se fijo en el bonito carmín rojo que llevaba Margot

Pasa por favor- y se hizo a un lado dejándole sitio para entrar.

Margot le dijo que pasara a la cabina y que si se sentía más cómoda podía ponerse un tanguita desechable que estaba sobre la camilla. Leire era muy vergonzosa para estos temas pero al final no se lo puso, se tumbó en la camilla y se tapó con la toalla esperando a su nueva esteticista.

Margot entró en la cabina y vio a su nueva clienta tumbada y con la cara colorada como un tomate.

-Muy bien vamos a empezar- dijo Margot poniéndose los guantes.

-Ok.

La esteticista le mandó separar las piernas , comenzó a aplicarle la cera caliente con una espátula, primero en la parte externa y poco a poco se iba acercando a sus labios. Leire empezó a sentir un cosquilleo muy agradable mientras le echaba la cera, sin embargo lo achacó al calorcito pero se iba intensificando a medida que Margot se iba acercando a los labios y el clítoris, además con una mano iba separando los labios y ella se estaba empezando a excitar, incluso los tirones que normalmente tanto le dolían apenas le molestaban. Se sonrojó al pensar si la esteticista estaría notando su excitación.

Margot estaba acabando de depilar esa vagina, era bonita cerradita, sonrosada y suave, también se fijó en que estaba algo húmeda. Hablaron del tiempo y de temas sin importancia para aliviar la tensión del momento. Cuando terminó su tarea, limpió bien la zona y se acercó a un mueble para coger un bote.

-Ahora te voy a aplicar un poco de Aloe Vera para calmar la zona- le explicó, y empezó a masajearle la vagina.

Leire estaba muy excitada y Margot al darse cuenta decidió alargar el masaje sabía que se estaba arriesgando, que no debía hacerlo pero la clienta era muy guapa y esa mezcla de timidez y mojigatería la estaba poniendo a cien y quería comprobar hasta dónde podía llegar. Hacía círculos alrededor del clítoris y pasaba sus dedos entre los labios acercándose hasta la zona anal y repetía la operación con normalidad como si simplemente estuviese intentando calmar la zona. Leire notaba esa mano extraña paseándose por sus partes íntimas y cada vez notaba más calor en su interior.

Cuando la esteticista vio que Leire cerraba los ojos y se mordía el labio, decidió dar un paso más y acercar un dedo a la entrada de su vagina, lo rodeó suavemente varias veces y lo deslizó en su interior. Le fue fácil era una vagina estrecha pero húmeda y caliente, notaba su calor a través del guante. Leire sintió como un dedo se colaba en su vagina pero no podía apartarse algo se lo impedía, notaba como el flujo salía de su interior como una fuente, no se podía creer que una mujer la estuviese masturbando.

Margot seguía masajeándole el clítoris y empezó un mete-saca con su dedo corazón, decidió meter uno más, cuando sintió que la vagina de Leire se contraía contra sus dedos aumentó la velocidad hasta que la escuchó dar un gemido más fuerte y suspirar. Leire sintió su cuerpo estremecerse en una oleada de placer. La esteticista no dijo nada la tapó con la toalla y salió de la cabina.

Leire pagó a la recepcionista y se marchó a casa, pero no podía sacar de su cabeza ese episodio, su cuerpo le decía que quería más. Pasaba por delante del centro de estética de camino al trabajo cada día, y un pensamiento rondaba su cabeza, volver, así que sin pensárselo llamó y pidió cita para esa tarde para un masaje.

Leire recordó, no siendo de las lesbianas calientes declaradas, que la primera vez que fue llevaba ropa interior deportiva y para esta vez decidió ponerse un conjunto de encaje negro compuesto por sujetador y un tanguita semitransparente.

Eligió un vestido blanco de lino y unas sandalias de tacón y se fue a la cita. Cuando llegó Margot que ya estaba allí, guapísima y sonriente esperándola. Le mandó pasar a la cabina y tumbarse boca abajo. Leire se dejó el conjunto de lencería y se tapó.

-Te voy a desabrochar el sujetador para poder trabajar bien la espalda-dijo Margot sin referirse en ningún momento a la cita anterior.

-Ok, si es más cómodo lo saco- dijo Leire tirando el sujetador encima de un taburete.

Margot comenzó un suave masaje con el aceite subiendo por una pierna, al principio de forma inocente, amasaba sus músculos fuertemente desde el tobillo al muslo y volvía a repetir, pero no podía apartar la mirada de la entrepierna de Leire, veía la tira de encaje del tanguita metida entre su coñito depilado y suave, ahora era ella la que se estaba humedeciendo.

Leire notaba las manos de Margot movilizando los músculos de su pierna derecha y sentía palpitar su vagina deseosa de ser masajeada.

Margot no pudo evitarlo y aprovechando que estaba trabajando los glúteos de Leire rozaba suavemente su vagina y deslizaba sus dedos entre las nalgas en un suave roce, a lo que Leire parecía responder elevando un poco sus glúteos, pero tenía otra idea en mente así que prosiguió su masaje por la espalda y la parte trasera de los brazos.

-Date la vuelta, vamos a continuar con la parte delantera- susurró Margot.

La lesbiana dominante hacía lo que quería con Leire

Leire inmediatamente se giró y decidió apartar la toalla tirándola al suelo, tenía demasiada calor, la esteticista lo agradeció, no quería que nada molestara en su masaje especial.

Empezó un masaje en los pechos, rodeando cada uno de ellos con la palma de la mano y deslizando sus dedos por las costillas, al volver a subir pellizcaba sus pezones, algo que en Leire provocaba escalofríos de placer. Continuó su masaje por la pierna derecha y repitió la misma operación que por la parte de atrás hasta que llegó a la parte superior del muslo.

Margot separó las piernas de su clienta y le puso la palma de la mano en su vagina, quería notar su calor y su humedad, y vaya si lo notó, estaba empapada. Leire notaba esa mano extraña apretada contra sus labios vaginales y empezó a moverse para proporcionarse placer. Deseaba que esas manos expertas volvieran a masturbarla, sin duda sabía cómo hacerlo, pero los planes de Margot eran otros, apartó su mano y acercó su nariz a ese coño mojado. Rozó con la punta de su nariz el clítoris y aspiró los olores de excitación de su clienta, sacó la lengua y probó esa vagina suave y sin un pelo, la movía rodeando su clítoris haciéndole suaves cosquillas.

Leire dio un respingo cuando notó la lengua de Margot explorando sus intimidades, eso sí que no se lo esperaba, quizá había llegado demasiado lejos, pero ahora ya era tarde para volverse atrás. Marcos le había practicado sexo oral muchas veces pero nunca le proporcionó el placer que esta mujer le estaba dando. Sentía la boca de Margot deslizándose por todo su coño, succionándolo, chupándolo, la esteticista se separó un poco de ella pero al momento volvió a su “trabajo”. De repente Leire notó que le estaba metiendo algo en el coño, no sabía lo que era, quizá el mango de un cepillo de pelo… daba igual era bien agradecido en su interior. Margot lo movía con fuerza al mismo tiempo que chupaba toda su vagina, sintió que un orgasmo la sobrevenía y justo en ese momento Margot le metió un dedo en el ano, eso fue demasiado nunca se lo habían hecho pero sintió el mayor placer de su vida que se transformó en una cadena de orgasmos y gemidos.

Margot quería que Leire le devolviera el favor, así que acercó sus labios a los de ella y la besó apasionadamente, fue un beso profundo y largo.

-Ahora tú- le susurró cogiéndole la mano y llevándosela a su entrepierna por encima del pantalón del uniforme.

-No voy a saber hacerlo… yo nunca…. con una mujer nunca… -dijo entrecortadamente Leire.

-No te preocupes yo te enseño.

Madura con joven lesbiana en pelotas y haciendo 69

lesbianas calientes

lesbianas calientes

lesbianas calientes

 

 

14 visitas en total, hoy 0

Page 1 of 21 2
  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10/04/2018 - 1 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?  

  • una paja a mi sobrino

    le hice una paja a mi sobrino

    por el 02/05/2018 - 1 Comentarios

    Yo estaba con mi hermana una tarde hablando de nuestros hijos Tengo 26 años, soy madre soltera de un único hijo llamado Juan, de 9 años Mi hermana tiene 32, y tiene un hijo de 13, Brian De pronto ella tocó un tema muy delicado. Empezó a hablar de que Brian ya se masturbaba Yo […]

  • esposa caliente

    Esposa caliente y desaprovechada

    por el 29/04/2018 - 4 Comentarios

    No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

  • amas de casa calientes

    Esposa caliente y desaprovechada I

    por el 04/05/2018 - 1 Comentarios

    Lo primero que tengo que decir, es que quería agradecer sus comentarios, creía que nadie vería lo que publiqué. A Javier y Daniel. Soy una de esas amas de casa calientes que hay tantos pueblos y solo ellas lo saben. Me excitan los relatos que leo, y pensé que puedo aportar mi experiencia. Desaprovechada como […]

  • Mis bragas usadas

    Fotos íntimas de bragas usadas

    por el 09/05/2018 - 0 Comentarios

    Con cincuenta y dos años, con mis bragas usadas sucias, y excitada como siempre que veo fotos o leo algún relato, o veo algún vídeo, aprovecho para contribuir a este fetichismo que muchos tienen por las bragas, bragas usadas mis braguitas puestas, con algunas fotos que me hizo mi esposo, para Vds, espero les gusten, […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11/04/2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Escribe aquí tu búsqueda …

Solicita tu post patrocinado

Gane dinero con Facebook

make-money-234x60-2

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web provee acceso a material, información, opinión, contenido y comentarios que incluyen material sexualmente explícito (colectivamente, el “Material Sexualmente Explicito“). Todas las personas al acceder a este sitio deben tener 18 años de edad ó la edad de mayoría en cada jurisdicción en la cuál usted vaya ó pueda ver el Material Sexualmente Explícito, sea cual sea la mayoría (la “Edad de Mayoría”). Usted no puede acceder a este sitio si el Material Sexualmente Explicito le ofende ó si ver Material Sexualmente Explicito no es legal en la comunidad en la cuál usted escoja acceder vía este sitio web.

SI ESTÁS AQUÍ BUSCANDO PORNOGRAFÍA INFANTIL, VETE. NO HAY PORNOGRAFÍA INFANTIL EN ESTE SITIO WEB. NOSOTROS ENTREGAREMOS A LAS AUTORIDADES Y AYUDAREMOS A LA PERSECUCIÓN DE CUALQUIERA QUE ATENTE A EXPLOTAR LOS JOVENES E INOCENTES.

Confirma tu edadAcepta nuestras cookies
El Permiso para ingresar este sitio web y acceder al contenido provisto a través de éste está estrictamente limitado a adultos conscientes quienes afirmen bajo juramento y sujeto a penalidades de perjurio bajo el título 28 U.S.C. § 1746 y otros estatutos aplicables y leyes, que las siguientes declaraciones sean todas verdaderas:

– Soy un ADULTO que ha alcanzado la Mayoría de Edad en mi jurisdicción y dónde estoy escogiendo ver el Material Sexualmente Explicito accediendo a este sitio web;
– Deseo recibir/ver Material Sexualmente Explicitio y creo que los actos sexuales entre adultos concientes no son ofensivos u obcenos;
– No expondré a menores ó cualquiera que pueda ser ofendido
– Acepto que esta Advertencia y Afirmación constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre mi persona y el sitio web y que es gobernado por las Firmas Electrónicas en Acto de Comercio Nacional y Global (comúnmente conocido como el “E-Sign Act”), 15 U.S.C. § 7000, et seq., Al ingresar al sitio, estoy indicando mi aceptación a ser vinculado por lo dicho arriba y por los Términos y Condiciones del sitio y afirmativamente adopto la línea de firma de abajo como mi firma y la manifestación de mi consentimiento.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para “permitir cookies” y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en “Aceptar” estarás dando tu consentimiento a esto. Más información aquí

Si todas éstas condiciones se aplican a usted, y a usted le gustaría continuar, se le da permiso para ingresar. Si cualquiera de estas condiciones no se aplican a usted, ó usted preferiría no continuar, por favor salga ahora.

º
error: Contenido protegido !!