Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Anunciate con nosotros

Consegui mi suegro follara a su hija

BDSM, Dominación, Relatos porno 16 diciembre, 2017

Tuve que hacer que mi suegro consiguiera follar a su hija la deseaba desde hacía mucho tiempo

Obedeciendo a Gloria conseguí quedar con la madre de Mónica y Gloria se hizo con ella convirtiéndola en su nueva sumisa su puta, pero lo que no esperaba es que también consiguiera fácilmente, que mi suegro por fin realizara lo que tanto deseaba, el poder follar con mi cuñada, su hija.
El siguiente día que hable con Gloria lo primero que me pregunto fue con quien folle cuando me lo ordeno, después de estar con Lucia y Mónica, la tuve que contar que volví a coincidir con el vecino, el viejete que nos intento chantajear, pero ya está en otro plan y más amable con nosotras, nada mas verme me dijo lo sexy que iba, yo estaba muy cachonda por lo que acabábamos de hacer, ya había olvidado aquello pero no lo bien que follaba, y le dije que me invitara a su piso. Nada más entrar, me quite el vestido, solo llevaba braguitas, en cuanto me toco el coño dijo, estas como la ultima vez muy cachonda y muy puta verdad, le dije que sí que tenía ganas de follar y bajándole el pantalón fui a por su polla se la saque y cogiéndosela empecé a pasar mi lengua a toda ella, enseguida se puso dura y mi lengua empezó a pasar por su punta, mientras me tiraba del pelo diciéndome, puta métetela en la boca, me la metí en la boca dedicándome a pajearsela con mis labios, el me tiraba fuerte del pelo gritando, métetela toda, me empujo y me la metió hasta la garganta. Notaba que no aguantaría mas y se correría en mi boca, me sujetaba la cabeza diciendo trágatelo toda puta, quiero me dejes follar a tu hija recuérdalo, os tengo muchas ganas os veo demasiado ligera de ropa y provocándome desde la ventana, no pudo terminar esa frase porque estallo, y como me tenia bien apretada sujetando mi cabeza, se corrió en mi boca, me sujeto para que me lo tragase todo. Cuando se retiro de mi boca me puse a tocarme, tenía muchas ganas de correrme y el ya no estaba preparado para follarme, dijo si podía hacerme fotos y asentí me daba igual lo que hiciera mientras yo buscaba correrme con muchas ganas, estaba muy viciosa. Me abrí bien de piernas como me pidió y mientras mis dedos se entretenían en tocarme y acariciarme bien, mi coño, mis labios y mi clítoris, el insistía que tenía que dejarle follar con mi hija que me compensaría sin problema. Yo estaba ya empezando a correrme y me dijo te pagare di que si puta empecé a gritar y de placer sin llegar a contestarle.
Gloria me dijo que cada día la gustaba más y era más puta, me pregunto si quería que el vecino follase a Lucia, la conteste que lo que ella quisiera, le tendrás que preguntar cuánto quiere pagarte, estas cachonda ahora puta, la dije que si mucho, solo me dijo vete a por tu juguete y follate quiero oírte correrte antes de irme Me ordeno que estaba esperando que la presentara a Mónica y a mi cuñada que lo hiciera ya, me corrí diciéndola que sí que lo haría. Antes de cortar me dijo que tendría que contestarla quien quería que follara a Lucia o el vecino pagando o mi suegro y que yo debería estar delante haciendo fotos de como la follaban.
Me extraño que la madre de Mónica, Maite, no me hubiese llamado aún, tenía que hacer algo más, para conseguir quedar con ella y con Gloria. Esa tarde cuando vinieron Lucia y Mónica a casa las lleve a mi dormitorio, las dije Gloria quiere que os desnudéis del todo, me excite como con solo decírselo me obedecían. Me quede en bragas para poder jugar con ellas. Esta vez no las hice fotos, solo las tumbe en la cama y se me ocurrió el depilarlas el coño a las dos, cuando Mónica vio que iba a depilarla, me dijo que su madre no quería que se depilase, no lo veía bien, entonces la dije no os voy a depilar del todo la gustara ya veras, estaréis las dos con el coño igual y sexy.
Empecé por Mónica mientras Lucia la besaba y tocaba las tetas, Mónica se dejaba que la depilase no prestaba atención a lo que la hacía, dije a Lucia no la excites demasiado que no quiero que se moje mucho, a Mónica tenía que depilarla también por los labios tenía bastante vello. La deje solo una línea fina de vello cuando lo vio dijo, me has depilado casi todo, mamá va a decir algo, no la gustara esto, nada más oírla tuve la seguridad de que su madre me llamaría, la conteste seguro que la gustara verte así y a ti te gusta ahora más verdad.
Luego empecé con Lucia la había crecido algo los vellos y solo fui dejarla la misma línea que a su amiga, Mónica no se estuvo quieta y no paro de besar y tocar a Lucia mientras yo la depilaba. Cuando termine se vieron iguales y entonces bese el coñito de Mónica, diciéndola ves que bien estáis las dos putitas, viéndolas así me entraron muchas ganas de comérselo a las dos, fui a por Mónica me acerque a ella besándola y mordisqueando los pezones, ella me miraba sin decirme nada solo se dejaba hacer, baje hacia su coñito se abrió de piernas y separándola los labios mi lengua empezó a chupar su clítoris la movía alrededor, como se bien hacerlo, iba estremeciendo de placer, mientras Lucia me había quitado las bragas y con su boca estaba chupándome el culo y metiendo sus dedos en mi coño,.
Mónica me pedía que siguiese así, se volvía loca de placer, no tardo en correrse gimiendo y diciendo que no parase mientras Lucia ya tenía tres dedos en mi coño y yo también empezaba a sentir que me iba a correr
Me separe del coño de Mónica, fui a besarla con sus jugos en mi boca, no nos separábamos de como la gustaba sentir sus jugos mezclados con mi saliva, menos mal que Lucia me había dejado de tocar sino me hubiese corrido en ese momento. Vi que Lucia me esperaba mirándome fijamente impresionada de cómo nos estábamos besando, la dije ahora te toca a ti cariño, fui a por su coño mientras la decía a Mónica termina lo que me estaba haciendo Lucia.
Lucia me sujetaba la cabeza diciéndome mami cómemelo como sabes que me gusta me lo hagas, quiero correrme en tu boca. Fue poner mi lengua en su coño y ella empezar a decir, si así, sigue como me gusta que me hagas esto mami, quiero llenarte tu boca, intentaba aguantar para no correrse pero yo sabía que haciéndola eso no iba aguantar más, yo estaba a punto de correrme en la boca de Mónica, no me lo hacía tan bien como lo hace Lucia, pero tal era la excitación que tenia, que me deje llevar, casi coincidió cuando Lucia se corrió en mi boca y yo en la de Mónica. Me levante y fui a besar a Lucia con sus jugos en mi boca, Mónica también se acerco y nos besamos las tres muy excitadas. Las gusto mucho y las dije que fuesen a casa de Mónica a ver que decía su madre, según se iba Mónica dijo que otro día lo teníamos que repetir
Estaba segura que cuando la madre de Mónica las viese como tenían su coñito preguntaría como lo hicieron y me llamaría.
El mismo día por la noche me llamo Maite, su madre, estuvimos hablando y enseguida supimos lo viciosas que éramos las dos. La dije que tenía que venir mañana para hablar de nuestras hijas y más cosas y presentarla a mi amiga especial Gloria.
Cuando hable con Gloria la conté todo, y con todo detalle, me puse muy excitada recordando cómo me hice con las nenas para convencer a Maite, según se lo contaba mis manos estaban en mi coño tocándome excitada, la dije que Maite vendría por la tarde y se la presentaría, me dijo muy bien mi puta conseguiré que sea otra puta que me pertenezca como tú. Gloria se despidió diciendo luego hablamos y yo tuve que terminar con la excitación que tenía continuando masturbándome hasta correrme
Maite llego puntual, yo la recibí con un vestido abierto de cremallera que dejaba ver bien mi escote y por debajo justo empezaba por encima de medio muslo, enseguida dijo que estaba muy bonita que me sentaba bien el vestido, ella llevaba una falda vaquera corta y blusa dejando ver su canalillo. Fue directa a preguntarme si me gusta ir depilada y como se lo hice a las nenas, la conté que desde pequeña mi madre me depilaba toda y a mí me gusta porque el sentir eso suave al tocarme me excita mucho y no dejo de tocarme así, y cuando me lo comen es algo maravilloso, a Lucia la gusta ir como yo depilada y sabía que a Mónica también la gustaría y fue fácil convencerla viendo cómo lo tenía yo.
Ella no estaba convencida, por eso la dije si te animas te lo hare yo y veras como te gustara y la pregunte nunca te lo hiciste dijo que no, umm me gustara ver como lo llevas, pero ahora espera que esta mi amiga Gloria que quiere hablar contigo, es también amiga de Mónica y de Lucia.
Gloria la saludo y estuvieron un rato hablando, no pasaron ni 5 minutos y me llamo Maite, la había dicho Gloria que yo la pertenecía, la conteste que si que era suya y me dijo que me desnudase que lo decía Gloria, me baje la cremallera del vestido y me fui quitando el sujetador y las bragas.
Maite se quedo mirando mi cuerpo desnudo pero sobretodo mi coño todo depilado hizo un ummm me gusta, leía que Gloria me decía que la quitase las bragas, me agache y metiendo las manos dentro de su faldita fui bajando sus bragas, termine quitándola la falda, tenía su coño con mucho vello y la dije así te gustara que jueguen con tus pelos pero para otras cosas no es lo mejor y me puse de rodillas entre sus piernas, mientras Gloria seguía charlando con ella, la pregunto cómo empezó hacerlo con las dos nenas, ella ya respiraba mas sofocada mi lengua y mis dedos estaban haciendo que la gustase, la dijo que su madre también la tocaba de pequeña y que lo hacía con Mónica desde que la bañaba, pero un día vio a las dos nenas jugando en bragas en el dormitorio de Mónica y la provocaron para que ella también jugara y entre caricias cosquillas y demás terminaron sin bragas y ella tocándolas, a partir de ese día lo repetían más veces y con ella también desnuda. Gloria la pregunto si sabía que su marido tocaba a Lucia se quedo sorprendida pero ya estaba muy excitada, dijo que no lo sabía y al preguntarla si no la importaba dijo que no, siguió preguntándola y si tu marido se folla a Belén te importaría?, Maite respondió no creo que Belén lo haga y entonces Gloria asevero Belén hará lo que yo la diga, Maite estaba ya empezando a correrse totalmente entregada a mi boca y Gloria la insistió quiero que Belén folle con tu marido, di que si la dejaras, corriéndose y muy excitada dijo siiiii.
Gloria la pregunto si conocía a Álvaro mi hijo, dijo que no le conocía, por eso la enseñe alguna foto de él, en cuanto le vio dijo estaba muy bien y Gloria la pregunto si lo follaria, no sabía que decir, ella insistió si yo te lo ordeno lo debes hacer si quieres ser amiga mía como Belén, yo me acerque a besarla estaba aun con los labios fríos de lo que había disfrutado en ese orgasmo, me susurro podría follarmelo? Si dice Gloria que lo hagas si, quieres ser suya también? Dijo me gusta como es Gloria y si así puedo hacerlo con Álvaro si, pues dila que si te está esperando la respuesta, así lo hizo y Gloria añadió serás una buena puta como Belén.
La quite la blusa y el sujetador y empecé besarla entonces Gloria dijo que me pusiera yo a charlar con ella y que Maite me comiera mi coño. Así lo hicimos, mientras Maite me tocaba y me besaba y chupaba mi coño, Gloria me decía que Maite era otra puta que la va a pertenecer y que tenía que follarme a su marido, pero no quería que lo hiciera con Lucia, de ella tenía que decirla si lo tenía que hacer con mi suegro o con el vecino
Maite me dijo me gusta tu coño así y yo la dije te lo voy a depilar a ti todo, dice Gloria que lo haga y enseguida empecé a correrme en su boca. Cuando se incorporo la dije bésame me gustara sentir mis jugos en tu boca
Nos despedimos de Gloria diciéndola que la pertenecía y dando su contacto y yo la dije a Maite que ya quedaríamos otro día para obedecer a Gloria
El domingo coincidí con mi cuñada Vanesa, teníamos a una comida de familia, con su marido, su padre y nosotros. Me estuvo mirando mi escote muy llamativo que dejaba ver bien un sujetador negro trasparente, me dijo iba muy guapa y sexy, también miraba lo sexy que iba Lucia con una falda muy corta, se fijo en un colgante que llevábamos las dos de orgullo gay. La comida fue entretenida y tuve que dejar que mi suegro me tocara por debajo de la mesa con sus pies, suficiente para mojarme las bragas, me pareció que Vanesa si se dio cuenta en algún momento de lo que hacía su padre por debajo de la mesa, tuve que ir al baño a tocarme y correrme de cómo me había excitado tocándome así por debajo de la mesa. Después de comer se fueron los maridos y mi suegro al futbol, Lucia y Álvaro también se fueron y propuse a Vanesa que nosotras nos íbamos a pasarlo mejor y nos fuimos al barrio de Chueca estaban justos en la fiestas del orgullo gay. En el mismo parking aun dentro del coche me quite el sujetador, así me verías mas la dije, quería ir un poco sexy me gusta me miren el escote deja bastante ver mis tetas
Fuimos hablando y congeniando como no lo había imaginado, la dije que yo era bi pero mi marido no lo sabía y ella me confesó tuvo experiencia les con una paciente, ella es fisio, yo la conté que tenia alguna amiga y también Lucia era bi, Vanesa dijo ahora entiendo porque lleváis esos colgantes,
La enseñe fotos de Lucia desnuda, la encantaron vi en sus ojos más que deseo, no paro de preguntar cosas sobre Lucia. Llegando a Chueca la cogí de la mano para que no se perdiese había muchísima gente, tomamos una copa mientras seguíamos con nuestras confesiones cada vez mas morbosas y sin importarnos si nos escuchaban, estábamos calientes con lo que íbamos hablando, nos acercamos a la plaza estaban con música y baile, nos gustaba ir cogidas de la mano, al rato dijeron que todos nos uniéramos en un beso. nos besamos en la boca nuestras lenguas transmitían como estábamos de deseo me recorrió un escalofrió hasta la punta de los pies hacia tiempo no notaba esa sensación, seguíamos besándonos, hasta que nos tuvimos que separar para tomar aire, la gente de nuestro alrededor nos miraba viendo a una pareja de lesbianas muy calientes, seguíamos cogidas de la mano y la dije vámonos de aquí cariño, nos fuimos así mirándonos de vez en cuando y apretando la mano hacia el coche lo lleve a una zona resguardada y nos volvimos a besar, mis manos ya la abrazaban y buscaban su cuerpo, ella no tardo en tocarme las tetas sentir esa mano en mis pezones me volvía loca, lleve mi mano por entre sus piernas subiendo por dentro de la falda hasta llegar a sus bragas, llevaba un tanga que estaba mojadisimo, nos seguíamos besándonos diciendo te deseo, me gustas, se escapaba algún te quiero, me beso las tetas y en cuanto note sus boca en mis pezones me entraron ganas de desnudarnos pero tenía que dejar esas ganas para quedar a solas con ella.
También se fue a mis bragas y las noto muy mojadas, la dije están así por ti, te deseo cariño, y me baje las bragas hasta los tobillos, para que me tocara bien, quería sentir sus dedos en mi coño, jugando penetrándome, corriéndome para ella, ella también se bajo el tanga hasta las rodillas y empecé a tocarla el coño depilado como el mío muy pringoso y así estuvimos besándonos y tocándonos hasta que los dedos empezaron a tocar el clítoris, sentíamos que nos deseábamos con locura con ganas de corrernos y la dije follame Vanesa cariño, mmmm me metió los dedos uno luego otro mas y yo a ella y nos corrimos gritando y gimiendo de placer, acurrucadas una sobre la otra con respiración entrecortada, besamos nuestros dedos pringosos. Fue unos momentos de mucha pasión y deseo
Cuando terminamos Vanesa se iba a subir el tanga y la dije quítatelo y dámelo, yo también me quite mis bragas y nos la cambiamos quería sentir en mi coño su tanga mojado a ella la encanto la idea. Antes de ponérmelo lo acerque a mi boca por su parte interior, vi lo mojado que estaba y pase la lengua diciéndola estoy así de viciosa por ti cariño, mientras me lo ponía me beso con muchas ganas de entregarse a mí.
Quedamos al día siguiente en mi casa teníamos las dos muchas ganas y tendríamos más tiempo y la intimidad que necesitábamos
Esperaba poder contar a Gloria todo por la mañana y decirla que había quedado con Vanesa por la tarde y se la presentaba, pero no se conecto. Lo que si hice fue llamar a mi suegro, me pregunto qué tal con Vanesa, le dije muy bien, le conté donde fuimos y lo bien que lo pasamos, añadí que habíamos quedado que viniera hoy a mi casa, le confesé para tener sexo, me pregunto si hicimos algo y le confesé que si que nos habíamos masturbado mutuamente.
Mi suegro estaba excitado, me insistió que quería que le ayudase a follarla, que estaba seguro que ella también quería pero nunca se atrevió, me quede sin decir nada, me insistió apáñate como puedas pero estaré en tu piso y la follare allí, piensa como pero va a ser así lo entiendes, le dije que sí, que en todo caso viniese antes y lo prepararía para que pudiese follarla.
Mi suegro llego antes y le dije que la única forma de asegurarse, por si ella no quería, seria que me dejara con ella y cuando yo viera que estuviese entregada haría que entrase al dormitorio y hasta entonces esperase en el de Lucia, para que no se diese cuenta Vanesa que estaba allí.
Cuando llego Vanesa yo solo tenía una bata y su tanga, ella vino preciosa con un vestido blanco tipo ibicenco con escote y sin sujetador, me confesó que lo dejo en el coche como aprendió de mi, nos besamos con muchas ganas me dijo apenas pudo dormir deseándome que tuvo que tocarse por la noche de cómo estaba de excitada y tocarse con mis bragas la excito muchísimo.
La solté el vestido y se quedo en bragas, apareció ante mí un cuerpo precioso, yo también estuve por la noche recordándote y mi cuerpo sentía un hormigueo de deseo que hacía tiempo no sentía, tuve que follar con mi marido del deseo que tenia hacia ti como si lo estuviese haciendo contigo sigo llevando tu tanga. Me quite la bata, ver mi cuerpo desnudo ante ella con su tanga hizo que se abalanzara sobre mi besándome en la boca diciéndome te deseo muchísimo.
Nuestros cuerpos se juntaron y nos besábamos y tocábamos por todo los sitios, estábamos muy excitadas mojadas, fuimos las dos a mi cama y arrodillándome la baje las bragas veía su cuerpo desnudo y sus piernas, su coño y empecé a besarlo, ella separo las piernas abriéndolas hacia mi diciendo, todo para ti cariño, mi lengua jugaba con su coño estaba riquísimo, me gustaba su olor, su sabor la dije túmbate cielo y así podre comerte toda como deseo sii cómeme toda Belén quiero ser tuya, mis manos acariciaban sus tetas. Ella se abrió bien el coño sus labios, dejando a mi vista su coño, fue todo uno empezar a chuparla, a mordisquearla y hacer que mi lengua la llevara a un orgasmo bestial mientras la oía como me decía que era su amor, que me quería, que me deseaba desde hacía mucho, llego a decir hará lo que quieras por ti cariño, no se atrevía a decir más deseos secretos. Seguí sin parar hasta que se corrió otra vez está totalmente entregada.
Cuando me incorpore fue ella quien tomo la iniciativa, me quito el tanga, su tanga y como hice yo, le dio la vuelta para que lo chupáramos por su parte interior, deje que me besara y me comiera, fue haciendo casi lo mismo que la hice yo, mientras estaba comiéndome mi coño yo la iba diciendo, que me gustaba que era mi amor, la pregunte si deseaba a mi hija ella, no me decía nada seguía chupándome el coño, la cogí de la cabeza incorporándola hacia mí y se lo volví a preguntar diciéndola, se con los ojos que la miras y como te gustaron las fotos de Lucia desnuda dime que si, contesto siiiii la deseo como a ti, la solté, deje que me siguiera comiendo hasta correrme, te la ofreceré cariño también para ti.
Luego nos besamos las dos muy excitadas y la enseñe mi consolador era como una polla y cogí un pañuelo, fui hacia ella a taparla los ojos, la dije deja que quiero jugar contigo te va a gustar, estaba entregada a todo lo que yo la hiciera, cuando se lo puse cogí otros pañuelos y atándolo de la muñeca al otro extremo lo ate al cabecero de la cama, lo mismo hice con la otra mano, mientras fui a coger el consolador hice que mi suegro apareciera, pero como le había dicho estuviese callado hasta que yo le dijera que la follara.
Cogí el consolador y lo pasaba suavemente por su cuerpo, ella se estremecía nerviosa, fui empezando con mis preguntas para saber más de ella, así la dije si la gustaban las pollas, no dijo nada y la tuve que decir vete contestando a todo cielo quiero conocerte bien, dijo que sí, yo seguí preguntando te gustan gorditas, si me dijo, empecé a meter el consolador en el coño, como esta que tienes o mas gordita dijo mas gordita entonces saque el consolador y cogí un pepino que tenía preparado más grueso y empecé a metérselo dio un respingo diciendo así sí, me gusta esta, la pregunte a qué edad viste y tocaste tu primera polla, no respondía solo seguía el ritmo del pepino follandola, volví a insistir a qué edad y ya me confeso de pequeña, te gustó esa polla, dijo si era muy grande, y la follaste, contesto, noo quise solo la pajeaba y chupaba, pero si pudieras te la follarias querrías tener esa polla en tu coño mientras movía el pepino la notaba fuera de sí y me contesto sii, la volví a insistir te la follarias, entonces dijo siiii, de quien era dime, no decía nada mientras yo sacaba el pepino de su coño ella me dijo no me lo saques porfa, la dije espera tengo otra cosa que meterte que también te gustara.
Se puso su padre encima, yo dirigí su polla hasta dentro del coño de su hija, noto mi mano pero también el cuerpo de un hombre y antes de que dijera nada ya la tenía dentro, mientras yo la decía disfrútala amor, es la que deseas, supo enseguida que era una polla de verdad, pero la gustaba como era y como la hacía sentir, empezaron a follar ya no respondía solo se dejaba follar y disfrutar de esa polla, fui al pañuelo que tapaba sus ojos y se lo quite.
Dijo sabia que eras tu papa, si papa sigue así follame, lo deseo tanto, mientras la follaba me acerque a su oído diciéndola también me folla a mí, me vuelve loca como a ti cielo, disfruta de esa polla es mejor que la de tu hermano, por fin lo conseguisteis los dos.
Cuando mi suegro se corrió dentro de Vanesa y se separo fui a chuparle su polla pringosa, con su semen y los jugos de Vanesa, después me acerque a besarla diciéndola, somos sus zorras cielo, te deseo como eres, chupamos nuestros labios pringosos con mucho vicio, su padre nos miraba seguro que pensando vaya par de zorras. La solté de los barrotes de la cabecera de la cama y nos abrazamos las dos mirando a mi suegro y ella a su padre estábamos muy fuera de nosotras. Entonces la pregunte si estaba molesta de lo que había hecho, no en absoluto me contestó, siempre imagine que lo haría con mi padre me masturbe muchas veces pensando en su polla. La conté como su padre se hizo conmigo. En ese momento sabíamos que estaríamos enganchadas por mucho tiempo.
Tendré que pensar como hago con Gloria, se lo cuento todo ó la sentara mal que me enrolle con Vanesa.

14 visitas en total, hoy 0

Espero les guste. Una mamá

Incesto, Madres con hijos, Maduras 9 diciembre, 2017

Al final fui su perra en cama, a cuatro patas, la zorra de mi hijo, su puta y su mejor amante. Él disfrutó de su mamá pero antes, antes os he de contar cómo comenzó todo. Secuencias dignas de videos porno incesto.

En realidad, no hay nada como un baño caliente al terminar un duro día de trabajo. Unas velas, un poco de chill-out y un baño de sales. Habitualmente suelo masturbarme, pero sólo cuando estoy sola, que no es a menudo. En casa suele estar mi hijo cuando he vuelto del trabajo, así que procuro contenerme.

Y digo más, muchas veces ha entrado en el baño mientras yo me estaba bañando, nunca hubiese querido imaginarme qué habría pasado si mientras yo estaba disfrutando del sexo en soledad mi hijo Diego hubiera entrado de sopetón, como hacía muy continuadamente. Disculpadme, no me he presentado, me llamo Pepi.

Aún estoy joven con 40 años y de buen ver

El caso es que mi juventud, porque con 40 años me consideró aún joven, me permite tener escarceos con chicos más jóvenes que yo, trabajo mucho, a mediodía voy al gimnasio manteniendo tipo de veinteañera, y dada la desgracia que tuve al enviudar recién comenzado mi matrimonio, quiero aprovechar la vida todo lo que puedo.

Nada más quedar embarazada mi marido tuvo un accidente de moto y murió en el acto, así que Diego no tuvo la suerte (porque mi marido era un hombre memorable y por no sufrir su pérdida como hice yo), de conocerlo. Nunca lo ha echado de menos, cuando nació no quise que él a través de mi memoria pudiera llorar su inexistencia y nunca he querido transmitirle todos los recuerdos que yo he tenido. Jamás me he negado a hablar de él, pero sólo si Diego me preguntaba y procurando no engrandecer su figura, al menos no hacerlo como yo siempre vi a mi marido.

Así crié a Diego con ayuda de mi familia y bastante bien. Nos hicimos cómplices mi hijo y yo de muchas cosas, es muy bueno en todo (deportes y estudios), y con amigos alrededor que lo aprecian.

UNA MAMÁ QUE NO RENUNCIA A SU HIJO

En uno de esos baños que me doy al volver cansada o estresada del trabajo, Diego realizó una de sus abruptas entradas al cuarto de baño que casi me mata del susto.

– hijo, que la finalidad de estos baños es que me calme!

– perdona mamá, no aguantaba más y he venido corriendo – dijo mientras se sentaba en la taza del water.

Cuando me baño suelo correr la cortina de la bañera, es una cortina semitransparente, de las que se intuye la forma pero está como borrosa.

Suelo cerrar los ojos, sin embargo me pareció oír algo raro y cuándo los entreabrí me pareció ver a mi hijo moviéndose de una forma extraña. Inicialmente no supe qué era, me fijé con más detalle y luego ya me di cuenta de qué estaba haciendo….se estaba haciendo una paja a mi lado.

Yo me quedé mirando estupefacta sin saber muy bien cómo reaccionar, ni qué hacer, ni qué decir.

Hasta que él terminó. Entonces, se limpió, tiró de la cadena y retirando un momento la cortina de la bañera para verme me dijo:

– qué alivio! Disfruta del baño

Y salió por la puerta. Me quedé totalmente confusa….no entendía muy bien qué había pasado. ¿De verdad se masturbó o eran imaginaciones mías debido a que no veía bien con la cortina de la bañera? ¿Mi subconsciente me quería decir algo, era una depravada o pasó lo que pasó?

El baño dejó de ser relajante…mil dudas no paraban de hablar en mi sorprendida cabeza.

Esa noche soñé que mi hijo se masturbaba en el baño, pero sin cortina entre los dos que pudiera entorpecer la visión. Mientras él me miraba el cuerpo se frotaba su miembro, que me lo imaginé enorme. Yo no hacía nada, sólo facilitar que mi hijo me viera completamente desnuda, dentro del agua.

Me excitó ver a mi hijo excitado en el baño

Curiosamente me desperté muy excitada y me masturbé en la cama nada más abrir los ojos. Sin pensar en lo que hacía, sólo quería calmar los pálpitos de mi sexo. No tardé ni un minuto en llegar a un éxtasis que hacía tiempo no tenía tan fuerte.

Pasó el tiempo pero mi quemazón aumentó. Mis masturbaciones recordando lo que supuse que ocurrió eran cada vez más frecuentes.

VIDEO DE MADRE FOLLANDO CON SUS DOS HIJOS

En uno de mis baños relajantes decidí no cerrar las cortinas del baño y, efectivamente Diego vino con la excusa de hacer pis. Mientras yo procuré estar lo más visible para él, con los ojos entrecerrados, me fijé en su herramienta….qué gorda y venosa me parecía. Automáticamente tuve un latigazo de deseo que hizo que mi pelvis se agitara suavemente arriba y abajo por pocos segundos, hasta que recobré el control de la situación. Diego, se quedó boquiabierto observando mi cuerpo, que se vislumbraba perfectamente bajo el agua cristalina y sin gel ni sales, adrede para que no perdiera detalle. Salió de su estupefacción, segundos después de haber terminado de orinar cuando me oyó decirle:

– Bueno, has terminado ya de orinar, ¿no? Quiero seguir con mi baño.

– Perdón, perdona mamá, sí, es que estaba pensando en mis cosas…

– Ya, en tus cosas….pues no parabas de mirarme, no sé qué tendré que ver yo con tus cosas, jajajajaja.

– Jejejeje – rió, tímido pero sin dejar de mirarme. Se calzó su miembro dentro del pantalón, que ya se le estaba poniendo duro, y curiosamente se acercó, me dio un beso en la mejilla cerca de los labios y salió diciendo – disfruta del baño mami.

VIDEO DE MADRE ESPIANDO A UNO DE SUS DOS HIJOS EN EL BAÑO

Ese beso, esa caricia de sus labios cerca de los míos, la visión de su rabo entre sus manos hicieron que mi masturbación no se hiciera esperar y que un orgasmo intenso me llenara casi pocos segundos después de haber comenzado a acariciarme. Creo que no fui lo silenciosa que debía haber sido y es bastante probable que mi hijo hubiera sido testigo de mis gemidos, idea que me volvió a excitar.

Tetas calientes de madre

Al hacer la colada esa noche noté que los calzoncillos de mi hijo estaban empapados, adiviné enseguida de qué. Efectivamente mi hijo podía haberme oído mientras disfrutaba de mi cuerpo en la bañera, o sólo por el hecho de verme desnuda y este recuerdo le provocó también su auto estimulación, hasta que se corriera en sus calzoncillos. No pude evitar acercarlos a mi nariz, oler el semen que había derramado pensando en mi, incluso se me pasó por la cabeza lamer un poco.

¿Pero qué me estaba pasando? Parecía estar en celo, era pensar en su sexo, en él, en cómo me miraba o imaginarle masturbándose y se desataba en mí una fiera deseosa de sexo, fuera como fuera.

Ni quiero ni puedo dominar mi deseo por él

No sabía si debía intentar dominar esos deseos para volver a ser la madre moderna que era o dejarme llevar y terminar sucumbiendo a la lujuria con mi vástago. Para aclarar mis ideas fui esa noche a hablar con mi mejor amiga, Sofía. Estudiamos juntas en el instituto y seguimos manteniendo una amistad fortísima desde entonces.

– Hola Sofía, tesoro, ¿cómo estás?

– Bien gracias Pepi, ahora cuenta que me has dejado preocupada, tu tono sonaba a que tienes un problema….¿quién tiene problemas, tú o Diego?

– Bueno en realidad nadie…..por ahora, es que no es tan sencillo….no sé si es buena idea que te cuente esto, no es tan fácil…

– Uyuyuyyyy, me da que sí es un problema. ¿Es algo que ha pasado o que va a pasar?

– Está pasando pero no ha pasado tácitamente….es que no es sencillo Sofía. Antes de seguir, quiero que me prometas que me vas a ayudar y no me vas a juzgar, ¿vale?

– Ay Pepi, me estás asustando, por supuesto puedes contar conmigo para lo que sea…..salvo si has matado a alguien….¿no habrás matado a nadie no?

– Joder Sofía, no…..a ver, te cuento – tomé aire y le conté todo lo ocurrido, mis sueños, cómo me sentía, sus masturbaciones, las mías, mis deseos y los que parecía tener mi hijo. Todo lo conté mirando al suelo y hablando muy bajito, con una vergüenza inusitada en mi.

Al cabo de un rato, a Sofía le entró una carcajada, cosa que me irritó.

– De puta madre Sofía, vengo a contarte un problemón y te cachondeas en mi cara.

– Ay Pepi – acertó a decirme mientras se calmaba – es que me habías asustado tanto que pensaba que era algo gravísimo pero lo que te está pasando es bastante común.

– ¿Cómo que bastante común?

– Pues sí niña sí. Al igual que existe el síndrome de Edipo, que es el que tiene tu hijo contigo, existe el complejo de Agripina, que es lo que te pasa a ti con él. Muchos adolescentes han pasado por esa etapa, y algunas madres también hemos tenido nuestros momentos de Agripina…

– Sofía, tú también….- dije asombrada, mientras la miraba ojiplática.

– Pues sí Pepi. En varias ocasiones he visto a mi hijo desnudo y no te niego que me he complacido con fantasías incestuosas, pero se me terminó pasando. Dejaron de cautivarme. Sin embargo tú has dado un paso más allá y te está comiendo por dentro.

– Sí Sofía. Aunque me quedo más tranquila sabiendo que no soy la única madre con esos deseos, lo que no sé es cómo reprimirlos.

– ¿Reprimirlos? ¿Por qué?

– Joder Sofía, Diego es mi hijo, es muy joven…¿qué dirán los….

– ¿Qué dirá quién? ¿Lo que te importa es lo que digan los demás? – me cortó – Pues si vas a hacer lo que piensen los demás deberías haberte casado hace tiempo de nuevo, haberte quedado embarazada y gorda….nadie tiene que regir tu vida Pepi. Lo importante sois vosotros y cómo os sentís. ¿Te gusta tu hijo? ¿Él disfruta de ti? Pues adelante, siempre que el gozo sea mutuo.

– Pero, yo creo que es puro sexo, es pura fantasía sexual lo que….

– ¿yyyy? ¿Crees que él se masturba por romanticismo? ¡No! Se la casca pensando en sexo contigo. Los dos pensáis en lo mismo y, mejor tú siendo su madre, que le des sexualmente lo que necesita, ¿quién lo hará con más cariño que tú por ahora? Cuando encuentre novia y sea ella la que le absorba sexualmente será más fácil para ti dejarle ir, mejor así.

Estuvimos discutiendo un buen rato. Fuimos protagosnistas de videos porno incesto más excitantes. No me esperaba que Sofía me convenciera de tener sexo con mi hijo, todo lo contrario pensaba que me diría que estaba loca y me recomendaría a un psicólogo, sin embargo parecía que quería incluso empujarme a follarme a Diego.

Terminamos hablando de trivialidades, y despidiéndonos con un abrazo y un “suerte! ya me dirás”.

Al llegar a casa, más tranquila por la charla con Sofía, decidí valientemente engatusar a mi progenitor. No sé si sería muy sencillo, pero no quería esperar mucho, estaba ansiosa, impaciente, así que ideé una puesta en escena de la que mi hijo no podría escapar esa misma tarde.

Nerviosa y en la bañera esperando que entrara

Preparé mi bañera, más o menos a la hora que Diego solía llegar a casa, me metí dentro y esperé unos segundos. Nerviosa y excitada me costó no solazarme con el calor del agua.

Cuando oí la puerta mi corazón dio un vuelco, y entonces sí resbalé mis manos por mi contorno hasta hundir mis dedos en mi entrepierna, abandonándome al deseo de ser follada por mi Diego. No reprimí mis gemidos, mis deseos se acrecentaban pensando en lo que podía estar haciendo mi hijo en ese momento. Entreabrí los ojos y vi cómo me espiaba. Era el momento, y entre mis gemidos se coló una frase clave “ohhh, sí hijo, fóllame hijo, así, así”. Volví a mirar de soslayo y vi que abrió la puerta ya casi sin disimulo.

Cerré los ojos, como si no hubiera visto nada y seguí disfrutando de mis manos, mientras notaba que se acercaba despacio. Un segundo después noté sus suaves manos en mi pecho. Ese tacto, abrir los ojos y verle desencajado de placer me transportó a un clímax fuera de esta tierra. Cuando me pude calmar un poco, le dije a mi hijo:

– sácate la polla Diego y acércamela a la boca.

Él ni corto ni perezoso liberar su rica y tierna poya de la prisión que lo tenía sometido y la engullí de un bocado. Mi hijo me fue acariciando el pelo mientras yo tragaba su masculinidad, lo ensalivaba con gusto y me recreaba tragando su duro falo, pero creo que tanta excitación siendo el tan joven e inexperto precipitó su corrida que me sorprendió con su poya dentro e hizo que los primeros chorros se me atragantaran. Sin parar de pajearle se la saqué de mi boca y mientras tosía para recobrarme él siguió expulsando su leche en mis manos, mi cara, mi pelo y mis pechos.

Cuando ya no le salía ni una gota le invité a meterse en la tina de la bañera. Abrí el grifo de la ducha y nos limpiamos, abrazándonos y masajeando nuestros cuerpos desnudos, sin decirnos nada. Él miraba extasiado e incrédulo mi cuerpo y agarraba todas las partes que más le excitaban.

Y él volvía a estar de nuevo duro así que me puse mirando a la pared, apoyé los brazos y con mi mano dirigí su miembro a mi coño. Le pedí que me agarrara la cintura y, con su verga ya en mi, me balanceé hacía adelante y a atrás, una y otra vez….qué maravilla, notar cómo follaba a mi hijo, cómo entraba en mi.

– Oh mamá, esto es buenísimo – gimió.

– Sí hijo, me encanta esto, vamos ahora empuja tu cadera, fóllame tú a mi, folla a mamá.

Sus manos me agarraron con más confianza, yo jugué con mis bamboleantes senos, y comenzó él con unas embestidas lentas pero firmes y profundas. Me estaba sintiendo en la gloria. Entonces él comenzó a aumentar el ritmo, yo dejé mis tetas para frotar mi clítoris y pocos segundos después me vine en un orgasmo como nunca tuve. Él no paró de taladrarme hasta que confesó que se iba a correr.

– córrete dentro de mamá hijo, lléname con tu leche.

Y eso hizo un segundo después.

Me di la vuelta, le besé como se besa a un amante nos duchamos, nos secamos y nos fuimos a la cama juntos, sin decirnos nada, sólo nos besábamos, nos mirábamos y nos acariciábamos.

Esa fue la primera vez, pero visto con perspectiva no fue una de nuestras mejores noches. Nuestra compenetración fue mejorando con cada relación sexual que tuvimos….y fueron muchas. Muchas más que si quieren podré comentar. Pueden comentarme lo que deseen. Les dejé fotos que me inspiran y que de momento mías, aún no atrevo a poner. Les dejé excitantes videos porno incesto.

21 visitas en total, hoy 0

Follando con mi hijo

Incesto, Relatos Cortos 21 noviembre, 2017

Ya no aguantaba más, había visto a mi hijo miles de veces desnudo, ahora era ya un hombre. Mi marido no aguantaba nada, y yo necesitaba que alguien me consolara.
Un día le esperé al llegar de clase, no le dije nada, simplemente cogí lo que siempre quise tener, pero con lujuria: su polla.

Se la cogí, la besé y su polla me la metí

La cogí, la meneé, la besé, me la metí, me folló encima de la mesa del comedor, su gran polla, mucho más grande que la de su padre, me hicieron ver las estrellas. Gocé como nunca, una madre y un hijo follando sin cesar, y con lujuria.
Sus arremetidas y embestidas eran increíbles, no sé, dónde aprendió a meterla así, pero desde luego que repetiré más veces. Ole por la polla de mi hijo Antuán.

Mi hijo Antuán follando a su pervertida mamá

 

4 visitas en total, hoy 0

CASA SOLA: una aventura con mi primo

Incesto 3 noviembre, 2017

Hola, soy Vicky y este es mi primer relato (quiero seguir publicando más)…
Seré breve:

Tenía yo 19 años y mi primo… bueno, solo diré que era menor, pero ya no un niño, ya era casi un chico de preparatoria. Mis padres tuvieron que salir del estado por problemas familiares.
Mi primo estaba al cuidado de mi abuelita, madre de mi mamá, y dos tías (hermanas de mi mamá).

Mis padres me dejaron al cuidado de mi abuelita y mis tías, pero yo decidí quearme en mi casa. Mi mamá con disgusto aceptó, con la condición de que yo aceptase que mis tías y abuelitas me mandtuvieran vigilada. Acepté.

Yo lo hice en parte porque me gusta estar sola en casa. Y mis tías no son de mi agrado. Pero además, porque me excitaba la idea de tener casa sola y a mi primo viviendo a escasos metros (sí, casi éramos vecinos).

En una ocasión logré, después de mucho insistir, excitar a mi primo y estuvimos a punto de tener sexo. Pero mis papás estaban en casa y no nos atrevimos por miedo a que tocaran mi puerta y… sospecharan.

Bueno, se fueron. Estaba sola en casa por tiempo indefinido. El sueño de cualquiera de mi edad quizá.

En el primer día que estuve sola, llamé a casa de mi abuelita. La conversación fue más o menos así…

-Hola.
-Hola, abuelita, soy Vicky. Emm, es que tengo un problema…
-Ahorita voy, hija.
-No, emm, ¿no está Cristian? Es que mi problema no es cosa de mujeres. Necesito mover un mueble y está pesadísimo.
-Oh, ya entiendo, hija. No está, pero en cuanto llegue le digo que vaya a ayudarte.

Colgué. Un plan demasiado sencillo y que pintaba para tener éxito sin duda.

Pasaron minutos, los sentí eternos. Por fin oí que me llamaban.
-¡Vicky!

Me asomé a la puerta, ¡era él!

Salí… es preciso mencionar que me había vestido provocativa… pero no tan obvia. Brasiere, camisetita ligera blanca a tirantes. Calzón de licra y shortcito rosadito de mezclilla. Pelo suelto y “alocado” (sin peinar).

-Hola, Cris.
Me vio de pies a cabeza. No pudo (o no quiso disimular).
-Hola -me dijo-. Dice mi abuelita que quieres que te empuje -sí, hizo una pausa, ¿insinuando algo?-… que te empuje… que te mueva un mueble.
-Ah, sí. Ven, entra es por acá.

Lo lleve detrás de mí. Traté de caminar sexy y provocativa para que lo volviera loco mi shortcito.

Por fin llegamos AL CUARTO DE MIS PADRES.

-Mira, es que mi mami me dijo que limpiara su habitación, pero su cama está pesadísima. ¿Me ayudas?
-Claro.

La movió con mucha facilidad. Me miró con expresión de reproche, como de “¿no que era muy pesado?”.

Supuse que sospechaba de mi plan, así que le cambié el tema. Como ya dije, en aquella ocasión insistí a mi primo para excitarlo porque es muy religioso y a la vez tímido. Cuando me le insinuaba reaccionaba indignado y hasta se molestaba porque decía que eso era pecado.

Por estas razones yo ya estaba nerviosísima.

-Emmm… ¿ya viste la película de “El conjuro”?
A mi primo también le encanta el terror y la película recién acababa de salir en DVD.

-No, no pude ir.
-Ya la tengo en DVD. ¿La quieres ver?
-Emmm, pero tengo que hacer tarea.

Vencí mis nervios, decidí apostar todo o nada.

Apenas terminó de decir “…tarea”. Y me abalancé sobre él, abrazándolo y poniendo su cara contra el escote de mi camisetita a tirantes. Él puso sus manos sobre mi cintura. Y comenzó a besar y lamer mi pecho. Y bajó un poco más mordiendo mis pezones por encima de mi camiseta.

Yo gemía.

-Por fin -dije, sabiendo que entendería a qué me refería.
-Sí -dijo. Sí, había entendido.

Por fin estábamos solos completamente. Por fin teníamos tiempo sufuciente a solas para dar rienda suelta a nuestra calentura. Pero…

Cuando me puso en cuatro en el colchón de mis padres (todavía estábamos los dos vestidos)… alguien llamó a la puerta.
¡Era mi abuelita!

Me asomé por la ventana, daba a la puerta de la casa (el cuarto de mis padres estaba en la planta alta).

Bajamos corriendo y mi primo (sin que yo le dijera) se sentó en la sala como leyendo algo. Abrí la puerta.

-Hola, abu.
-Mijita, solo venía a ver si sí vino a ayudarte ese diablo. Porque luego se larga al parque y nos engaña.
-No, abu. Sí vino. Ya me ayudó.
-Bueno. Ya vámonos, muchacho. Tienes tarea pendiente.

Esto me destrozó. Ya se lo llevaba. No se nos ocurrió ningún pretexto para que se quedara. Pero se me ocurrió uno para darle un mensaje, citatorio, plan, o como lo quieran llamar.

-Sí, abu. Solo que Cristian dejó algunas cosas la otra vez y se las voy a dar.
-Está bien, mijita. Aquí lo espero.

Cris me siguió. Lllegamos al cuarto y…

-Hey, primo. Tengo una idea, pero necesit saber primero si realmente quieres acostarte conmigo.
-Sí, prima. Me quedé bien caliente. Dime.
-¿Estarías dispuesto a escaparte hoy en la noche para venirme a coger?

Su cara mostró sorpresa y excitación… esto me excitó a mí.

-Sí. Yo vengo.
-¿Seguro? No quiero que me dejes alborotada.
-Sí, yo vengo. ¿A qué hora?
-No sé a qué hora puedas, yo estaré al pendiente. No voy a dormir, por eso también quiero que me confirmes que sí vas a venir.
-Sí, vengo como a la una, a esa hora es más seguro que ya todas estén dormidas, para escaparme más fácil.
-Ok, primito. Te espero, no me falles.
-Para nada, primita. Me dejaste bien prendido, qué bien te ves vestida así.

Le guiñé el ojo y se fue…

CONTINUARÁ…
Déjenme sus comentarios si quieren que les de la segunda parte. Gracias si leíste todo. Saludos chicas y si algún chico lo leyó, también saludos y besos.

3 visitas en total, hoy 0

Historia de Jesusa III

Incesto, Maduras 26 octubre, 2017

Jesús se despertó, encendió el móvil y vio el mensaje que le había mandado Javi, que cabrón pensó se la va follar, bueno mejor, nos la vamos a follar todos, abrió luego el vídeo y confirmó lo que había sospechado, la tía de Javi estaba muy buena, no tan buena como su madre, pero muy buena y sus tetas eran una gozada.

Salió del cuarto y fue en busca de la única persona que podía aliviarle, su madre querida, se acercó al salón, la oía canturrear, se asomó a la puerta y allí estaba, planchando, con un vestido azul estampado con flores blancas bastante escotado, como le gustaba ver planchar a su madre, como se movían sus tetas bajo es vestido al ritmo del planchado y que sudorosa estaba.

Comenzó a divagar:

Su madre estaba tumbada en el sillón, él a su lado con la plancha tibia en la mano.

– Mira, hijo, lo arrugada que tengo la ropa, plánchamela por favor, pero ten cuidado no me vayas a quemar.

– Si, mamá.

– Primero la falda que está hecha un trapo.

Jesús estiró la falda de su madre, era una falda plisada, de cuadritos, se la estiró con la mano, le llegaba hasta las rodillas.

– Venga, hijo, empieza a plancharla, empieza primero por las piernas.

Jesús puso la plancha encima de la falda, sobre la pierna de su madre, primero una y luego la otra, la falda quedó alisada.

– Ahora, hijito la entrepierna, con cuidado mi amor.

Jesús empezó a pasarle la plancha por la entrepierna, despacio con el pico hacia abajo.

– Así, mi amor, despacito, susurraba Jesusa, sintiendo el calor de la plancha a través de su ropa en el coño.

– Ahora el polo, mi niño.

Jesús alisó el polo rojo de su madre, le pasó la plancha por la tripa.

– Más arriba, cariño, plánchame las tetas.

Su hijo se aplicó en las tetas, despacito, ¡¡¡ Como se deslizaba la plancha caliente por esas tetas!!, le dió una pasada, dos, tres…

– Así, así, dijo su madre que con el calor de la plancha sobre sus tetas se había corrido.

– Gracias cariño por plancharme la ropa.

Jesús se separó del sillón y miró su obra, estaba todo bien planchado, todo, salvo dos puntitos situados en las tetas de su madre y esos no pensaba plancharlos. Buen trabajo pensó.

Volvió en sí, joder, estaba enfermo, en todo veía sexo, tenía que poner en práctica su sueño, pero hoy no, hoy iba a hacer otra cosa.

Vió como su madre le miraba con una media sonrisa.

– ¿Qué tendrás en la cabeza, hijo?

– Nada mamá, se acercó a ella.

Le dió los buenos días como de costumbre, le metió una mano por el escote para acariciarle el pecho por encima del sujetador y le dio un pico en la boca, hoy hizo algo más para que viese como estaba, se apretó contra ella para que sintiese su polla.

– Vaya, ¿que te pasa, porque estás así?

– Mira lo que me ha mandado Javi y le enseñó a su madre el vídeo.

– ¿Quién es esta mujer?

– Su tía, la que le crió.

– ¿También se la folla?

– Seguro que se la está follando ahora.

– Vaya par, como os gustan vuestras madres.

– ¿Que opinas de la mujer?

– Está bien, no tan bien como yo, pero tiene buenas tetas, como a vosotros os gusta.

– Habíamos pensado que fuera tu sustituta.

Jesusa se quedó pensando y luego dijo:

– Bueno, pero me gustaría conocerla.

– Tendría que ser mañana porque ella se vuelve pasado al pueblo.

– Vale, pues que venga a tomar café.

Jesús cogió un sujetador de su madre y un calzoncillo suyo de la ropa que todavía estaba sin planchar.

– Toma, mamá, plánchalos.

Su madre le miró, no dijo nada, seguro que su mente calenturienta había ideado algún juego agradable para compartir con ella, le devolvió las prendas a su hijo, éste se quedó con el sujetador y le devolvió a su madre los calzoncillos.

Llevo el sujetador a su nariz, como le gustaba el oler de la ropa recién planchada.

Cogió a su madre de la mano y la llevó hacia el sofá, se sentaron.

Se sacó la polla del pantalón y la metió dentro de la copa del sujetador, se empezó a pajear sintiendo el calor de la prenda en su polla.

Jesusa le imitó, se levantó la falda del vestido y puso el calzoncillo entre sus bragas y su coño, sintió un calorcito muy agradable y suspiró de gusto, empezó a sobarse.

Estuvieron un rato en ese menester, se miraban uno a otro y así se excitaban aún más, acabaron por correrse, Jesús llenó de lefa la copa del sujetador y Jesusa manchó el calzoncillo de su hijo con sus flujos.

Jesús le pasó el sujetador a su madre para que lo oliese, ésta aparte de hacerlo, pasó la lengua por el semen de su hijo, le encantaba su sabor. Jesusa le dio a su hijo el calzoncillo, Jesús se lo llevó a su nariz, como le gustaba el olor de su madre., se quedaron un rato descansando en el sofá con los ojos cerrados.

– Toma Jesús, mete esto en la lavadora que está hecho un asco.

– Si mamá, enseguida ¿te ha gustado?

– Todas tus guarrería me encantan.

Jesús se levantó y dejó la ropa en la lavadora, tenía que llamar a Javi para que su tía fuese a ver a su madre, mañana iba a ser un gran día, por lo menos eso esperaba, por fin iba a probar a la tía de Javi y estaba deseando.

6 visitas en total, hoy 0

Page 1 of 71 2 3 7
  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10 abril, 2018 - 0 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?

  • Mi prima Agustina

    por el 18 marzo, 2018 - 1 Comentarios

    Era sábado a la mañana. Estaba de vacaciones de verano. Me fijé la hora, 7:39 am. Mi tía y mi prima Agustina siempre venían los sábados a la mañana a visitarnos a mi y a mamá. Quise aprovechar ese tiempo para ver pornografía. Tenía quince años y aún seguía virgen. Dormía solo con boxer, me […]

  • La chica del instituto

    por el 1 abril, 2018 - 0 Comentarios

    No hace mucho, unos días tan solo, fue la fiesta de fin de curso de mi instituto, la típica fiesta donde tienes que ver por última vez a los profesores y etc… Pero en mi caso no fue tan aburrida como mucha gente recuerda, para mi será creo que uno de los mejores recuerdos que […]

  • Actriz porno y chica de compañía

    por el 12 marzo, 2018 - 1 Comentarios

    Hace tiempo que quería escribir algo sobre una escort en Barcelona, pero no me decidía, he creído que éste es un lugar apropiado y lo voy a hacer. Soy, o eso dicen, guapa, atractiva, y aunque parezca lo contrario, nada presumida. Lo que ocurre es que escucharlo todo el día lo mona que eres, al […]

  • Otro sábado cachonda

    por el 17 marzo, 2018 - 0 Comentarios

    Otro sábado sola y caliente. Menos mal que tengo una amiga que viene a verme cuando estoy sola, y nos divertimos. Ella es caliente como yo, yo ya soy abuela, ella no. Me excita verla desnuda, mi marido siempre tiene la manía dejarme sola en días como hoy; días en los que no hay que […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11 abril, 2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Sex shops recomendados

¿Quieres ver tu anuncio aquí?
error: Contenido protegido !!

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar