Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Un lío de parejas calientes

Relatos XXX 21/06/2018

Por aquel tiempo, Alex y Luis llevaban un tiempo contactando por Internet enseñándose fotos de sus parejas Laura y Sara, una tetona, y morena joven muy caliente. Cuando parecía que un encuentro real sería posible, ocurrió un desafortunado incidente y Alex y Laura lo dejaron.

El chico estaba apenado y debido a las causas de la separación, quería venganza. Un plan empezó a urdirse entre los dos jóvenes y pronto Luis lo puso en acción. Contactó con Laura y le contó lo que su ex pareja había estado haciendo con sus fotos. Ella se enfureció y juró venganza, a lo que Luis le propuso darle un poco de su propia medicina y quedar para follar con él delante.

Alex conocía la fantasía de Sara y estaba dispuesta a cumplirla. Lo bueno del plan, es que pasara lo que pasara con Laura, si venía seguro que se fastidiaría y él se lo pasaría bien. Cogió su teléfono para realizar la llamada pactada.

Llegó el día clave.

Laura y Alex, ambos veinteañeros, coincidieron en la casa de Luis. Sus miradas chocaban y explotaban en el aire ante el neutral propietario de la casa. Sonó el timbre y apareció la novia de Luis: Sara. Laura miró a Luis sin entender qué es lo que estaba pasando. La chica hizo un par de comentarios hirientes y se fue al baño. Luis compartió unas risas con que quedaban y se fue también al baño. Una vez allí, pegó la oreja a la puerta y al oír el agua del lavabo abrió la puerta y entró.

Laura una joven muy caliente en busca de polla

LAURA: ¡podrías haber llamado!

LUIS: no me habrías abierto.

El chico se pegó al culo de Laura, que lucía una minifalda finísima. Seguramente ella estaría notando el bulto de él. Luis empezó a besarle el cuello ante una débil resistencia de ella.

LUIS: ¿es esto lo que querías?

LAURA: ¿estás loco? ¡Tu novia está aquí al lado!

LUIS: No seas tonta. Seguramente ahora se estará follando a tu ex. ¿No quieres vengarte?

Paralelamente, nada más entrar Luis en el baño sonó el timbre de la puerta. Sara, fue a abrir mientras que Alex sonreía.

Al abrir la puerta, sorprendida, se encontró con un chico de color, seguramente de origen Senegalés.

DANI: Hola, soy Dani. Alex me dijo que viniera.

SARA: vaya, vaya. Qué sorpresa. Vamos a ver qué tiene que contarnos tu amigo.

Se dirigieron al comedor. Dani no perdía la vista del culito de Sara, enmarcado en unos shorts y de su top del mismo color escotado.

SARA: mira quién ha venido Alex. ¿No tienes nada que contarme?

ALEX: me da un poco de corte decírtelo, pero Dani es la respuesta a tus fantasías.

SARA: ¿Y tú qué sabes de ellas?

ALEX: tu novio me las ha contado.

SARA: ¿ah sí? – dijo frunciendo una sonrisa picarona – ¿Por cierto? ¿Dónde está?

ALEX: Creo que ha ido al baño.

SARA: ¿Pero no estaba allí Laura?

ALEX: Imagínate lo que pueden estar haciendo…

SARA: ya veo… Y aquí me quedo yo solita con estos dos chicos ¿no?

ALEX: sí, y no veas la de pajas que me he hecho viendo tus fotos e imaginándome estar a solas contigo…

SARA: ja, ja, ja. ¿Y tú Dani?

DANI: yo no he visto ninguna foto, aunque viéndote en persona me haría una paja ahora mismo.

ALEX: Dani ¿sabías que la fantasía de Sara era montárselo con un negro.

DANI: ¿por eso me llamaste eh? Siempre pensando en hacer feliz a la gente.

SARA: pues me gustaría comprobar si es verdad lo que dicen de los negros

DANI: ¿Y qué dicen?

Sara puso su mano sobre el paquete del chico y empezó a acariciárselo.

SARA: pues que calzáis un buen instrumento…

Sin decir nada más, Dani se sacó el pene del pantalón y empezó a menearlo. Estaba morcillón, pero se podía distinguir su gran tamaño y anchura.

SARA: jo, jo, jo ¡Vaya pollón!

Un gemido provino del baño al tiempo que Alex, rabo en mano, le decía a Sara:

ALEX: hoy todos tenemos una fantasía que cumplir. ¡Qué empiece la fiesta!

* * *

Mientras tanto, el cuarto de baño bullía de frenesí. Laura estaba sentada sobre la taza del váter mientras que Luis le agarraba la cabeza y se la follaba literalmente por la boca. El chico gemía mientras ella emitía gorgoteos a la par que se acariciaba el coño disfrutando del momento. El chico no aguantó más, se sacó la polla antes de correrse.

Luis cogió a Laura por la cinturita y la apoyó contra la puerta. De un solo golpe le metió la polla y empezó a bombear. La chica gemía y se apoyaba en la puerta con la mala suerte que apretó el picaporte y la abrió.

Lo primero que vio Luis fue a su novia Sara sentada entre dos chicos, masturbándoles lentamente. Aquello no le cortó, y agarrando a Laura de los hombros se la metió más rápido.

Sara se quedó un poco sorprendida al ver cómo su novio se follaba a aquella chica. Segura de sí misma le dijo a Dani:

SARA: ¿por qué no me comes el coño? Me tenéis muy cachonda.

Dani no se hizo de rogar y tras quitar de un tirón el short y tanga de la chica, hundió su cabeza entre sus piernas. Alex se puso a su lado masturbándose.

ALEX: no te imaginas la de pajas que me he hecho imaginándome algo así.

SARA: ya veo que aún las sigues haciendo.

ALEX: ¿por qué no me la chupas?

Ella sonrió y agarrándole del culo lo atrajo hacia sí. Empezó a pasarle la lengua por los testículos hasta subir por la recta de su pene y acabar en su prepucio. Jugó con él batiendo la punta de su lengua y finalmente se lo metió en la boca y empezó a mamársela.

ALEX: qué bien me la chupas. Mmmm. Sigue, no pares.

DANI: ¡eh, que yo también quiero!

Dani se acercó rabo en mano blandiendo un falo negro digno de película porno.

SARA: ¡Madre mía! ¿Qué quieres que haga con ese monstruo?

DANI: ¡tocar el oboe!

El chico acercó la punta de su enorme pene a los labios de ella, que tímidamente empezó a chupar su prepucio.

SARA: ¡es enorme! ¡No me cabe en la boca!

DANI: métete lo que puedas en la boca, que del resto ya me ocuparé yo de metértelo en otro sitio.

SARA: mmmmmmhh – Balbuceó Sara con aquel miembro en la boca.

Se la sacó y se metió la polla de Alex en la boca. Masturbaba a los dos a la vez e iba alternando su mamada de un miembro a otro.

DANI: prepárate morena porque te voy a follar.

Sara se tumbó boca arriba en el sofá y abrió las piernas de par en par.

SARA: poco a poco o me partirás por la mitad.

Parejas calientes por ver a Sara bien follada

El chico se rió pero obedeció. Empezó a metérsela por el coño poco a poco y sin introducir por completo su pene. Sara emitía largos gemidos a la vez que de vez en cuando se la chupaba a Alex. Desde la puerta del baño llegó una voz alentándoles.

LUIS: ¡vamos Dani, fóllatela hasta que se corra!

El chico de color sonrió, cogió a Sara por la cintura y empezó a follársela cada vez más rápido. Ella dejó en paz a Dani y empezó a gemir como una posesa sin apartar la mirada de la puerta del baño donde su novio se estaba follando a aquella desconocida.

SARA: sí, síiii, fóllame más. Me corroooo!

Dani empezó a hacer metidas muy fuertes al tiempo que gritaba. Se estaban corriendo a la vez. Todo terminó y la pareja yació quieta en el sofá.

Alex se colocó tumbado en el sofá justo detrás de Sara y empezó a follársela al tiempo que Dani se retiraba al baño. Al pasar junto a Laura y Luis, ella le dijo:

LAURA: joder, vaya polla tienes.

DANI: voy a limpiarme. Si quieres te dejo jugar un poco con ella después.

Laura y Luis se sentaron en el sitio libre del sofá y ella empezó a cabalgarle mientras veían la follada de Sara y Alex.

Dani volvió del baño y sonriendo le pidió permiso a Luis. El chico se apartó y Laura, sentada, empezó a juguetear con la polla del chico.

Luis se acercó a su novia y le colocó la polla en la boca. Ella se la chupaba con maestría al tiempo que era follada por Alex. El chico estaba disfrutando de lo lindo y no paraba de estrujarle las tetas a Sara.

Un grito desgarrado les distrajo. Se trataba de Dani, que estaba dando por culo a cuatro patas a Laura.

LAURA: síiiii, destrózame el culo, vamooos!!

El chico aguantó poco tiempo y en el último momento se sacó la polla y se corrió encima del culo de la chica.

SARA: mmm, a mí también me gustaría que os corrierais encima de mí.

La chica se puso de rodillas en el suelo y los dos chicos empezaron a masturbarse apuntándola. Luis se corrió primero soltando espesos chorros que cayeron sobre los turgentes pechos de ella. Alex gimió y soltó fuertes chorros sobre su cara, dejándole un reguero de semen desde la barbilla hasta el ojo.

Todos se limpiaron por turnos y se fueron yendo de la casa con la promesa de repetir otro día.

parejas liberales calientes

12 visitas en total, hoy 8

La mama de mi amigo

Relatos XXX 11/06/2018

El relato que le traigo es 100% real  se trata de como perdi mi virginidad con la mama de mi amigo Empesare describiéndome ami y la mujer que me iso feliz  Yo en ese entonses tenia 14 años y ella estaba x entrar alos 33 una mujer morena con una nalgas y unas tetas bn grandes y con una rica vagina bn peludita todo empeso unos dias atras antes de mi estrenó una noche q me quede a dormir  la señora se staba bañando y yo entre rapido sin tocar y al entrar lo que fue el principio de gran estreno entre y vi a la dama desnuda mi vista recorrio su hermozo cuerpo paso a paso x detras con gran culote al oirme volteo y empese a ver unas piernas bn formadas unas tetas grandes y duras un peson redondito maje mi mirada en busca de su vagina y ai staba una panochita peludita con suss lavios vaginales que balbuseavan y que iso que deimediato tubiera una ereccion en mi pene la admire un ratito su delicioso cuerpo salí corriendo en la cena puso reglas para nosotros los amigos que nos quedábamos las cuales fueron no ver pornos y mucho menos masturbarse y si kisieramos viéndome fijamente dijo si desean masturbarse lo asen en el baño heeee niños ríooo y salio ya entrada la noche no podía sacar de mi mente esa panocha bn peluda de la dama al cual me fui al baño saque mi pene bn parado y o sorpresa en la taza del baño estaba la tanga de la dama no la pensé agarre la tanga y me empese a masturbar con la tanga la olí y ese olor de vagina que tenia imprectado me éxito mas ai estaba masturbandome con la tanga en mi nariz y ojos serrados cundo reasione xque me iba a venir abrí los hojos y ooo sorpresa ai estaba la dama viéndome y me dijo así es niño me gusta que obedezcan yo salí corriendo si desir nada y botando la tanga al otro día me fui sin desir nada los días pasaron y yo en las noches me masturbaba con esa imagen de la panocha bn peluda de la dama no había día que no sacara mi pene y me lo jalara asta sacar todo mi semen de un puerto virgen queriendo coger ya,
un día fui ala casa de mi amigo aser tarea en el trallecto empezó a llover callendo un tormenton y pues claro llege empapado me abrió la dama diciéndome mi hijo no esta pero pasa niño xque estas mojado bañate xque sino te bas a enfermar metete al baño kitate la ropa yo obedesi y me metí a bañar me desnude y ai estaba y pues de la nada se me paro mi pene y claro me empese a masturbar cuando ai estaba otra tanga no dude la agarre y la olí y me éxito x el olor vaginal de hembra errede mi pene con la tanga y me masturbaba bn rico mi exitacio. Era tal que Serré mis hojos y era tal el bajar y subir era mi paja mas rica q asta el momento me avía echo cundo me dise baya niño se be que kerias acabar lo de la otra bes no savia que a ser ni desir y derrepente ella agarro mi pene y emepeso a masturbarme me subía y bajaba me estaba asiendo una tremenda con sus manos de experta y cuando pensé que era la gloria se agacho y empeso a besar la cabeza de mi pene le pasaba la lengua x todo mi pene bn parado y gorgo que valbuseava ai estaba mamandome todo mi pene con todo y huevos me daba unas tremendas chupadas que sentía que me venia cada que chupaba mi pene ella sintió eso y me dijo bueno niño te toca devolver el favor y empeso a kitar su brasier y brotaron tremendas tetas todas duritas y unos pesones bn redonditos y lo que deseaba llego se kito la tanga y ai estaba esa vagina bien peludita me puso su tanga en la nariz y que rico olía pero me éxito mas sentir lo húmedo de su tanga deimediato baje la mirada ala vagina peluda y si vi que esos pelos estaban mojados de ese jugo vaginal agarro mi cabeza y la dirigió a su vagina diaendo debuelveme el favor ya exitado empese x besar sus labios vaginales metía la lengua se la jugueteaba la lenguteavi su panocha ai stube asta que sentí que se vino y esos jugos los probé me agarro de la mano y nos dirigimos a la recamara y ai ella se acomodo de una forma que dejo su vagina en mi boca y mi pene en su boca y pues mientras ella me mama mi pene yo la lenguteava su vagina y le agarraba las tetas y sus pezones ai estuvimos teniendo el famoso 69 asta que me dijo ahora si niño es hora de estrenar ese pene y sacarle esa leche se acostó y abrió sus hermozas piernas mostrándome esos labios de su vagina puse mi pene apunto de entrar ella lo agarro y puso mi pene en su vagina lo paseaba y rosaba en sus pelos de su vagina lo acomodo y puso la punta dentro y me dijo as tu trabajo y pues ai con mi experiencia empese a meterle mi pene poco a poco asta que le metí todo mi pene y ai empese a meter y sacar poco a poco dale dale duro y duro lo metía sacaba x un rato asta que sentí que me venia le dije ella me detuvo y saco mi pene de su vagina tranquilo niño respira que aun te daré lo que ni a mi esposo ni a ningún hombre le he dado me beso acarisio y dijo te daré tu recompensa de darme tu virginidad puso sus manos en la cama y alzando su tremendo trasero me dijo cogeme por detrás meteme tu pene por mi ano lo lúbrico y se puso paraq ello se la metiera y pues si nunca avía cogido una vagina menos un ano asique inexperto puse mi pene en su ano y cuando menos sintió le deje meter todo mi pene de golpe asiendo que gritara al 100% un grito de dolor q me asusto que se lo saque de golpe denuebo le saque unas lágrimas y me dijo hijo de tu pinche madre despasio metemelo despacio hijo y pues empese a meter poco a poco mi pene metía y sacaba duro duro se lo metía ella gemía como loca desia si mi niño metelo dame más duro metía sacaba asta que sentí que me venia le dije me bengo saco mi pene de ella se acostó y puso mi pene en medio de sus tetas y empeso a masturbarme asta que estalle y salio toda mi leche salio un buen de semen que le aventé atinandole a su voca agarro mi pene y empeso a chupar lo limpio asta kitarme todo mi semen de mi pene se paro me dio un beso y me dijo esperó que te aiga gustado niño me bañe y al despedirme me regalo su tanga esa con laque empeso todo y pues esa tanga es cómplice de tremendas masturbadas que me ago en las noches fin esperó que le aya gustado (Por Jahreth)

71 visitas en total, hoy 0

Escorts universitarias en Barcelona de lujo

Relatos XXX 18/04/2018

Escorts universitarias en Barcelona para mí solo: todo un sueño realizado. Ya me habían hablado bien de la ciudad, pero como se suele decir, hasta que no lo ves, no lo crees. Pasaba como de costumbre por esta gran ciudad, cosmopolita y coloreada, tanto de día como de noche. Soy más de noche, aunque mi trabajo como ejecutivo me limita a estar todo el día trabajando, y la noche me la reduce a lo mínimo.


Ese día, un martes, había terminado de trabajar a las siete de la tarde, así que me dije que el resto del día sería para mí solo. Al día siguiente mi vuelo salía para Bruselas, una ciudad que odio por la temperatura y por lo gris del ambiente.

Escorts universitarias en Barcelona de lujo y exquisitas

Llamé a un número que me encontré por internet para contactar con universitarias guapas y bellas aquí en la ciudad, un lugar llamado La Vie en Rose, un lugar perfecto para un encuentro intimo y con clase con escorts universitarias en Barcelona. La verdad, no me decepcionó, me encantó. Dos chicas fueron con las que quise estar y jugar, y salí jugando más que un adulto en Port Aventura. Sin entrar en muchos detalles, diré que fueron dos excelentes bellezas jovencitas y discretas, escorts de lujo sin lugar a dudas, Yazmine y Candela.
No sabía nada, ni el sitio donde estaría ni nada de nada. Fue muy fácil.

Un hotel la Vie en Rose para disfrutar de las escorts

Un hotel, una habitación, un ejecutivo y dos traviesas, dulces, cariñosas y apasionadas universitarias para mí, en mi noche. Lo cierto es que ni me detuve a pensar en la cena, una cena para tres. Así que fui directo a lo que quería, estar con ellas a solas en la mejor de las habitaciones.
Barcelona es una gran ciudad, una ciudad para disfrutarla y ese martes noche, un día cualquiera, en una noche de martes comprobé por primera vez el sabor del placer. Una rubia y una morena me acompañaban en mis juegos y perversiones, en mis fantasías y mis locuras. Dos perfectas escorts universitarias en Barcelona. Cuando se desnudaron ante mí, no lo podía creer: senos increíbes, culos apretados, lencería de la mejor; y lo mejor de todo, cariño y comprensión.

Un ejecutivo que viaja más que un marinero, lo que quiere es cariño y no preocuparse del dinero. Comprensión, afecto y sexo. Ése cocktel fue el que me meneó durante toda la noche: abrazos, besos, confidencias, y locuras internas que se quedaron allí, en aquella habitación de Hotel de La vie en Rose.
Así que ya lo saben, si quieren gozar de verdad, una vez y muchas más, háganlo donde yo lo hice y verán lo que es calor. No es lo mismo saberlo que entendenderlo, y no es lo mismo creer que ver. Por eso me decidí a verlo por mí mismo, y una vez estás con dos bellezas de tal magnitud, difícilmente puedes olvidarlo. Repetiré en cuanto vuelva por esa o esta maravillosa ciudad de escorts universitarias en Barcelona calientes y excitantes, jovencitas y traviesas.

130 visitas en total, hoy 0

Me abandonó y se fue con una escort

Relatos XXX 11/04/2018

Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche se follaría a mi marido, o él a ella. Él nunca mentía, incluso cuando decía la verdad; aquella fatídica noche no fue distinto. Me dijo la verdad al día siguiente. De esto hace casi un año, discutimos y se fue. Se fue para no volver y hasta hoy. Me dijo que todo había acabado y que estaba con una de las mejores Putas Bilbao que nunca hubiera podido estar. Y fue cierto, lo pude comprobar, como así explicaré.

Nuestro amor vivía y amanecía en Bilbao

Vivíamos en Bilbao, y digo vivíamos porque estábamos juntos. Ahora yo resido a unos setenta kilómetros, me tuve cambiar de domicilio. Nuestro matrimonio ha sido como cualquier otro: dos personas que se enamoran, se desean, se quieren y luego viene todo lo demás. El calor del hogar, la vida conyugal y cómo no, nuestros hijos. Dicen que lo que más se quiere en el mundo son los hijos, es cierto. Ahora los tengo a ellos, a él no. Mis hijos son grandes actualmente, independizados: uno casado y mi hija ya en matrimonio. Luis y Ana. No Luisiana como dicen muchos para hacer bromas, ni que fueran un condado de Los Ángeles. A lo que iba, ellos independizados y nuestro matrimonio navegando solo, en las aguas turbulentas de este sin sentido que es vivir.

Años sin relaciones íntimas con mi marido

Nos quedamos solos, los dos, mi marido y yo, las mañanas y tardes pasaban anodinas; él no ha sido nunca muy risueño que digamos. Todo fue oscureciéndose y se fue apagando esa llama, la llama que llaman del amor. Yo estaba desganada, ni tenía deseos de estar con otro hombre, ni poluciones nocturnas (que también las mujeres tenemos). Él sí tenía ese deseo de estar con otra, y materializó aquella noche las ganas de follarse a una que no era yo. No acostumbro a hablar mal pero la rabia me inunda y me conmueve. Residíamos en Bilbao como ya he dicho, una ciudad en la que hay de todo, hasta mujeres de compañía, o escorts como dicen ahora. Aquella noche discutimos, se fue, y al día siguiente me llamó. Me dijo que ya no estábamos juntos, que todo había acabado. Que no sentía nada por mí, y que incluso amanecía al lado de una puta. ¡Una puta!. No me lo creí, le dije que me pasara el teléfono, quería escucharla al menos. No sé qué pretendía, celos, envidia o qué, no lo sé. A veces el ser humano es tan absurdo que no tiene ni explicación lo que hace. Einstein dice que hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana, y de lo primero no está muy seguro. Pero vuelvo al hilo, que me pierdo; ella se puso al teléfono, cuidadosa y educada, sonaba más a escort que a puta, aunque sean sinónimos. Una voz suave y sexy me preguntó quién era yo. Tenía ganas de insultarla, pero, reflexioné. Ella no tenía la culpa, la culpa fue (no del chacha-cha), fue de mi innombrable marido adúltero.

Una puta al móvil con la voz más sensual que nunca escuché

Colgué el teléfono, era por la mañana, me había llamado para decirme que estaba con otra, y yo la había hasta escuchado. Algo surrealista. Todo había acabado, no sólo se había marchado por las buenas la noche anterior, sino que tenía la desfachatez y el descaro de llamarme mientras la tenía al lado. Dicen que el amor se acaba, y es cierto. Todo lo que empieza acaba, y fue muy feliz con él. Ahora como ven, en la tímida y oscura foto, soy una madura rellenita, entrada en carnes. La soledad de estar sin nadie, me ha empujado a sentir deseos por hombres, ahora sí. Cada noche pienso en uno diferente, me siento, y es raro decirlo, como esa puta que se puso al teléfono. Imagino, y pienso, que puedo llegar a provocar deseo en los hombres, anhelos de tocarme, pero no sé, ustedes me dirán. Quiero ser puta, una de las mejores de la zona, del barrio, de mi sitio, ya no Bilbao, eso se lo dejo a ella. Me conformo con estar a menos de cien kilómetros, y hacer ahí de puta y que ella aprenda; en Vitoria que es donde resido ahora. Ser de las mejores Escorts de Lujo que un hombre pueda haber disfrutado, y entonces un día, un día, cuando sea una experta como ella, entonces le diré a mi marido: “¡Mira en qué me he convertido y sin haberlo ni pretendido, pedazo de…!”

246 visitas en total, hoy 1

DESTACA tu post patrocinado/relato

Relatos XXX 10/04/2018

Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?

relatos xxx

 

relatos xxx

229 visitas en total, hoy 0

La chica del instituto

Relatos XXX 01/04/2018

No hace mucho, unos días tan solo, fue la fiesta de fin de curso de mi instituto, la típica fiesta donde tienes que ver por última vez a los profesores y etc… Pero en mi caso no fue tan aburrida como mucha gente recuerda, para mi será creo que uno de los mejores recuerdos que voy a tener en mi vida.

Mientras empezaba “la fiesta” se me acercó una compañera de clase, la chica fácil que existe en todos los institutos. Cuerpo normalito pero que sabe como explotarlo al máximo vistiendo muy provocativa y con ropa ajustada. Me dijo que esta fiesta era un rollo, que prefería tener su propia fiesta. Mientras me dijo estas palabras se sacó del escote un preservativo. Yo sabía que era chica fácil pero también era el mejor plan que podría tener.

Así que abandonamos el patio donde estaba todo el mundo y nos dejamos perder por los pasillos del instituto hasta que encontramos un aula abierta, nos metimos y tras bloquear la puerta comenzó nuestra particular fiesta.

Ella rápidamente se quedó en sujetador y tanga, yo me acerqué a ella poniendo mis manos en su culo a la vez que le chupaba el cuello. Así nos fuimos moviendo hasta llegar a la mesa del profesor donde me senté y ella aprovechó para quitarme la camiseta y desabrocharse el sujetador. Me fue empujando contra la mesa para que me tumbara mientras ella iba rozando sus pezones desde mi cintura hasta mi boca. Yo le agarre sus tetas para poder comérselas. Me cabían casi entero uno de sus pechos en mi boca, yo succionaba sus tetas y le pasaba mi lengua por el pezón de la forma más rápida que podía. Iba cambiando de una teta a otra, ella estaba echada encima de mi cuerpo frotando su zona vaginal con mi entrepierna mientras yo estaba con sus pechos.

Entonces se dio la vuelta, me quitó los pantalones y los calzoncillos para comenzar a chuparme la polla y a comérsela. He de admitir que lo hacía francamente bien, seguramente sería de la práctica que tenía, o quizás fuera porque yo no estaba tan centrado en como me comía mi polla, sino en la vista que tenía de su culo y su coño sobre mi pecho en primer plano. Todo para mi y sutilmente tapado por un tanga de hilo.

Tanga que no tardó en comenzar a humedecerse, cada vez que se movía hacía atrás se le abrían un poco las nalgas y ese tanga se apretaba más contra sus agujeros. Puse mis manos en su culo y acompañé su movimiento.

No me lo pensé dos veces, aparté el hilo del tanga y pude ver su vagina y su ano. Creo que era uno de los más bonitos que he visto o por lo menos de los más excitantes que he visto. Toda su piel blanquita blanquita, ni un solo pelo, todo depilado. El ano estaba completamente cerrado pero relajado, sin ninguna arruga ni marca en la piel, era perfecto. La vagina también estaba blanquita, excepto los labios menores y propiamente el agujero que era un rosita muy suave, que se fue tornando a más intenso a medida que le fui abriendo los labios y acariciárselo. Y antes de que pudiera seguir tocándole la vagina o le pudiera introducir cualquier dedo, ella se levantó y se sentó sobre mí, con sus manos agarró mi polla dura y la colocó para que le fuera entrando por su vagina lentamente para que se le fuera adaptando el coño al tamaño de mi pene. Yo notaba como mi polla iba abriéndose paso por sus entrañas y el placer se iba acrecentando cuanto más entraba. Cuando ella se sentó sobre mi pelvis, nos miramos, yo no se que cara tendría yo pero ella si que estaba con la boca entreabierta, respirando profundamente y sus ojos mirándome fijamente pero como con la mirada perdida. Así comencé a mover mi cintura lentamente y a levantarla de la mesa, ella no esperaba que pudiera sentir más placer o que mi polla pudiera penetrarla más. Aunque no quería, no pudo evitar el gemir y dejarse llevar por el placer que le estaba recorriendo todo el cuerpo.

Luego nos cambiamos y le hice a ella ponerse en la mesa del profesor tumbada hacia arriba, le puse sus piernas sobre mis hombros y le metí la polla por su coño y así la estuve follando un tiempo, cuanto más le apretaba las piernas contra mi más profundamente le entraba la polla. Ella estaba concentrada en el placer que estaba sintiendo y llegó a perder hasta la noción de donde estaba y lo que estaba sucediendo. Le saqué la polla, le agarré el tanga y se lo partí para poder estar más cómodos los dos y así me tiré a poner mi boca en su coño.

Entonces y solo entonces, después de chupar y tragarme gran cantidad de jugo que salía de su coño, empecé a frotar mi lengua por su vagina que a estas alturas ya era de un color rosa muy intenso. Ella no paraba de disfrutar de cómo mi lengua recorría toda su vagina, incluso le intentaba penetrar con la punta de mi lengua. Yo sabía que ella estaba muy excitada porque su coño no dejaba de chorrear y tenía el clítoris durito. Le masturbaba el clítoris mientras le pasa mi lengua por los labios menores y succionaba todo el líquido que salía de ella, calentito y dulzón. Obviamente se estaba corriendo y estaba teniendo una eyaculación femenina, esto iba acompañado de espasmos y gemidos mezclados con gritos y suspiros.

Tras su corrida la levanté y la puse boca abajo contra la mesa del profesor pero esta vez con las piernas hacia el suelo poniendo su culo en pompa. Culo blanquito, pequeño pero con curvita donde agarrar, el típico culito pequeño y blandito, muy tentador el penetrarlo. Así que en esa posición no dude en acercar mi polla a su culo y pasarla entre sus nalgas ,mientras las apretaba con mis manos contra mi polla. Yo empecé a notar que mi polla se estaba empezando a poner excesivamente dura, así que decidí meterle la polla de nuevo para terminar. Con las manos le separé las nalgas para tener más fácil la penetración y sin más empujé, por suerte para ella mi polla entró directamente por el coño. Pero como tenía el coño cerradito y apretado sinceramente no me importó que no fuera el culo por donde se la había metido. Empecé a follarle el coño, mi polla entraba y salía completamente de su vagina notando en la punta como se le abría el coño. Yo me excitaba más y más hasta que noté que me iba a correr y tras pensarlo una décima de segundo, le saqué la polla rápidamente y fui hasta su cabeza a metérsela en la boca. Ella después de tener tanto sexo estaba como en el limbo y solo tenía fuerzas para gemir. Le entró la polla en la boca sin problemas y casi a la vez también empezó a salir todo mi semen. En cuanto la notó empezó a intentar gritar y a moverse para que se la sacara y no tener mi semen en la boca pero ya era tarde para ella porque yo le tenía cogida la cabeza para evitarlo.Lo único que podía hacer era intentar gritar pero con mi polla en la boca y todo el semen, le era muy complicado.

Tras ese momento que se hizo eterno para los dos, yo me vestí como pude y me fui. Ella no sé lo que hizo, yo la dejé desnuda tirada en la mesa del profesor, ése que me cae peor que una vaca, y con su ropa tirada por el suelo excepto su ropa interior, que me llevé jejeje. Aún hoy la huelo cada máñana, huele a colegiala cachonda a no poder más.

Si les gustó, no duden en decírmelo, tengo muchas historias de chicas fáciles de instituto.

204 visitas en total, hoy 0

Una pizza pornográfica

Relatos XXX 13/03/2018

Nunca imaginé lo que me pasaría trabajando de pizzera caliente. Entrada en años, sin trabajo, tuve que recurrir a una pizzería.

El relato que voy a contar me pasó cuando tenía 20 años. Yo estudiaba durante el año con mucho esfuerzo, pero durante el verano volvía a mi pueblito natal para trabajar y juntar algo de dinero para volver a la ciudad para estudiar. Durante el último verano que pasé allí tuve la experiencia que ahora empiezo a contar.

Quisiera aclarar que no voy a usar nombres en esta historia, no puedo describirme sin ponerme otro nombre del que tengo, y no quiero malgastar fuerzas buscando otros nombres a gente tan abominable que ni lo merece. Soy rubia, teñida o de bote como se suele decir, rubia, aspecto inocente, con gafas, velluda de abajo, en fin, mejor mi imagen para ver cómo estoy. Por lo que dicen los demás, unos intensos ojos verdes y tengo aspecto de viciosa, aunque no lo soy. De ahí lo de pizzera caliente. Trabajaba en una pizzería, en general atendía al público pero también lavaba máquinas o ayudaba en la cocina. El verano en mi pueblo es muy caluroso y yo siempre iba liviana de ropas, con shorts y remeritas, pero siempre usaba un delantal que tapaba mis curvilíneos encantos.

pizzera caliente

Los días en que ocurren las peores cosas siempre amanecen sin más, no hay una alerta de lo que puede llegar a suceder. Éramos tres en la pizzería, pero esa mañana el cocinero se tomó su franco: estábamos solo mi jefe y yo. Como todos los miércoles estaba muy calmo y parecía que solo íbamos a producir, ya que no entraba nadie al negocio.

La pizzera caliente con la mezcladora ardiendo

Yo me encontraba lavando la mezcladora, una maquina de unos 50 cm de alto como máximo, por lo tanto tenía que inclinarme un poco para limpiar su interior. Mi cola se dirigía al mostrador cuando entraron dos curiosos personajes, uno de ellos era bajo y flaco, el otro parecía una mole; morenos los dos traían el calor de la vereda y no bajaban de los 30 años de edad. Me incorporé para atenderlos pero mi aburrido jefe decidió hacerlo y volví a mi puesto. Ahora que lo rememoró probablemente hayan estado observando mis carnes, que el delantal no podía tapar, pero no me di cuenta de taparme.

Oí que charlaban bajo, de vez en cuando una risa de ellos o de mi jefe llegaba a mí. Cuando se fueron mi jefe dijo:

– Están parando en el departamento de enfrente, ¿cuando termine el pedido se lo alcanzas vos?

– Claro – Contesté yo, y comenzó la pesadilla.

Cuando salí a entregar el pedido escuche la recomendación de mi jefe:

– Pórtate bien. O sino…

Le dediqué una sonrisa sin saber mucho de que me hablaba, yo siempre me portaba bien, fui buena empleada y responsable con mis quehaceres, ¿Por qué iba a darme ese consejo? Tardé poco en responder esa respuesta.

El departamentito estaba al fondo de un terreno detrás de un negocio, toque el timbre y escuche un vago “pase”, no estaba decidida a pasar sentía que era irrumpir en la intimidad de otros. Cuando abrí la puerta me encontré con uno solo de los hombres, el corpulento, estaba sentado en la cama, de dos plazas, mirando un noticiero. Me señaló una mesa y me dirigí a depositar la pizza. Fue en ese momento que del baño salió el otro hombre completamente desnudo, me quedé atónita viendo el espectáculo. Con una ancha sonrisa exhibía impúdicamente su grueso pene, que estaba endurecido, y me miraba con ojos ávidos. Volví la mirada a la salida, como un rayo el corpulento se dirigió hacia allí y la cerró, con llave y traba.

– ¿Vas a portarte bien? – Me preguntó.

No podía poner en orden mis pensamientos, necesitaba salir, necesitaba irme. Y sin embargo me encontraba petrificada alternando mi visión entre la puerta y el pene que parecía apuntarme con su roja cabeza. Balbuceé como pude que tenía que irme a trabajar, que mi jefe me esperaba.

– Nadie te espera, dulzura. – Dijo el grandote acercándose a mí, sonriendo con malicia. – Tenés todo el tiempo del mundo para hacer tu trabajo.

Me sostuvo de los hombros, me sentí perdida, no sabía qué hacer. Me dirigió hacia la cama, yo oía el sonido de la televisión como un susurro y mis latidos como tambores dentro de la habitación. Portarme bien. Tenía que portarme bien. No sabía cómo portarme, mis piernas perdían la movilidad. Me senté donde me indicaron. El más chico de los dos se acercó a mí y dejo su gran pito justo frente a mi cara. Ciertamente era más grande que el del noviecito que tuve alguna vez. Portarme bien, comencé a lamerlo, creí que cuanto antes terminara menos dolería.

– Eeeey, – dijo separándome de su cuerpo. – Ésta ya tiene hambre.

– No, nena –dijo el otro -, cada cosa a su tiempo. – y se desnudó por completo.

Se desnudó por completo ante mi asombro erótico

Me desvistieron gozando cada parte que descubrían de mi cuerpo, los hombros, la espalda, el abdomen, todo lo tocaban y besaban. Me sentía incomoda ante esos mimos que yo no pedí. Por un momento quise apartarme pero cuatro fuertes manos me sujetaron dándome a entender que podía hacerlo por las buenas o por las malas.

– Yo si tengo hambre – dijo uno tomando la pizza que les había traído.

Desnuda como estaba, tendida a lo largo de la cama sentí como vertían parte de la mozzarella por entre mis senos, mi estomago, mi sexo, sentí como colocaban rodajas de aceitunas en mis pezones y una considerable parte de morrones entre los labios de mi vagina. Sentí sus mordidas, devoraban mi cuerpo, me lastimaban con esos fuertes dientes mis sentibles pezones y peleaban por ser los primeros en comer ese sándwich de morrones que había en lo más íntimo de mi cuerpo.

Mantenía los ojos cerrados, queriéndome excluir de semejante barbaridad pero no podía alejarme de ese dolor, de ese placer de sentirme objeto de discordia entre dos hombres. A los morrones sumé mi salado néctar y lo notaron. Uno de los dos introdujo su dedo de forma algo violenta, me quejé, introdujo otro sin hacer caso a mi segundo quejido. Me sentía en una tormenta de sensaciones, me sentía pizzera caliente más que nunca; quería más dedos, quería alguna de las dos vergas enormes que me escoltaban, quería mas mordidas, y quería correr llorando a mi casa.

– Me parece que ésta ya esta lista – comentó alguno de los dos.

– Enseñémosle lo que es estar calentita de verdad.

Comenzó una serie de extraños mimos que consistían frotar sus penes por mi cuerpo, por donde sea, mis tetas, la cara, los brazos. Lo empezaron a fotografiar todo, y jugaban a apartar sus penes de mi boca justo cuando yo quería chuparlos. Nació en mí el ferviente deseo de chupar una, necesitaba introducirla en mi boca. Me retorcía de deseo, mis manos libres abrazaban las piernas de estos dos desconocidos mientras mi cuerpo chorreaba de excitación.

– Tranquila, ahora vas a comer. –Dijo el mas chico y me hizo tragar su verga dura.

Solo podía ver sus vellos a escasos milímetros de mi nariz, haciendo un sobre esfuerzo en abrir a boca para tragarme su pene sentí como la otra se abría paso dentro de mi vagina. Con uno bombeando entre mis piernas y el otro sentado en mi pecho haciéndome tragar su cuerpo sentía que iba a morir de asfixia pero no me quejé. Moriría pero de placer, curiosamente aquello que tanto me impulsaba a correr lejos de ese pequeño departamento hacia que me quede y disfrute de la humillación que me hacían pasar esos dos personajes.

Entrando y sacando sus partes de todas mis cavidades

No se cuantos minutos estuvimos así, los dos entrando y sacando sus partes de mis cavidades, pero ya sentía perder la conciencia cuando de golpe percibí mucho calor en mi vagina al mismo tiempo de un grito de placer del robusto moreno que se hospedaba allí. Sentí su glande hincharse y correrse dentro mio y me provocó tanto placer que yo misma tuve un orgasmo, aprisionando con mis piernas al ancho pene que me procuraba tanto placer.

Cuando mis espasmos terminaron se retiraron de la cama para observarme de lejos, el que había estado invadiendo mi boca seguía duro, le sonreí para que entendiera que yo seguía dispuesta. Con rapidez se acercó y exigió que me pusiera en cuatro. Mi pelo, que antes tenía un rodete, se había soltado y mezclado con queso y aceitunas, él lo recogió y haciendo una rienda tiró mi cabeza hacia atrás a la vez que penetraba mi vagina sucia de leche.

Entraba y salía de mí con rapidez mientras el otro filmaba con el celular todo el acto. Yo gemía cuando me lo pedían, sonreía cuando me lo pedían, gritaba cuando me lo pedían, me porté bien. Deseé con toda mi alma que el momento no terminara y cuando la verga se retiraba a descansar un poco yo misma me la clavaba. Mi vagina se contraía contra la verga que tanto placer me daba y cuando yo menos lo quería la sentí explotar dentro mío. Yo no quería que aquello terminara, quería más. Pero los dos hombres estaban exhaustos ante esta pizzera caliente.

Me duche rápido para quitarme el queso, la leche y el sudor de mi cuerpo y me vestí sin dejar de observar a los dos hombres con sus ahora dormidas pijas que miraban el noticiero como si no hubiese pasado nada. Salí del departamento sin decir una sola palabra, sin despedirme o siquiera exigirles su perdón. Me quedé con la sensación de querer mi segundo orgasmo, sentía que mi vagina seguía húmeda. Al instante me avergoncé de mis actos, de ser tan débil, de dejarme pasar tan por alto, pero ¿a quién podía contárselo sin dejar de parecer una puta barata?

Cuando llegué a la pizzería mi jefe ni siquiera levanto la vista de la computadora para verme.

– Está floja la venta – comentó – Es hora de que use el plan b.

Lo cierto es que no hice preguntas, yo ya lo sabía, el plan b era yo. La pizzera caliente y pornográfica.

60 visitas en total, hoy 0

Mi hija de 22 años

Relatos XXX 13/02/2018

Soy un hombre viudo de 53 años. Les contaré como comencé en el incesto con mi hija de 21 años.

Era una noche calida y tórrida de verano, mi hija había venido a visitarme aprovechando sus vacaciones y se quedaria conmigo un par de semanas. Una noche me levanté acalorado y fui a la cocina por un vaso de agua. Al volver a mi habitacion escuché un sonido que venia de la habitacion de ella, me acerqué un poco curioso y al prestar atención noté que eran gemidos. Me quedé ahi escuchando, para mi sorpresa la verga se me puso durisima. Probé suerte con el picaporte, lo giré despacio y al ver que estaba sin llave entreabrí la puerta. Mi hija estaba desnuda en su cama, pude ver sus senos desarrollados, y me parece excitados, con las piernas abiertas metiendose los dedos en su vaginita como loca, de inmediato noté su piel sudada y sus tetas grandes con los pezones muy duros. Ella estaba muy concentrada, con los ojos cerrados y no notaba mi presencia. Dió un gemido enorme sin parar de masturbarse hasta derramarse en sus dedos. Suspiró satisfecha al llegar y abrió los ojos. Me vió y quedo pálida, primero al notar que su padre la vio masturbandose, y segundo al darse cuenta que tenia la verga erecta y tambien yo me estaba masturbando mirándola.

Se cubrió con la sabana pero no dejó de mirarme la verga. Sin pensar en nada entré en su habitacion y cerré la puerta. Ella me miraba confundida. Me acerqué y le quité la sábana. Me lancé sobre ella. Mi hija trató de resistirse pero la sujeté muy firme, me dijo con voz temblorosa:

-Papá, que haces… esto no está bien.

-Tranquila hija, no pienses, ha sido sin querer, no he podido evitarlo…

Comencé a tocarla y noté que ella reaccionaba. Manoseaba sus tetas, bajé una mano a su vagina y le meti mis dedos, bajé por su cuerpo y me acomodé con la cabeza entre sus piernas, comencé a lamerle la vagina, probando los deliciosos juguitos de mi hija. Se la chupé con ansia, jugué con su clitoris hasta hacerla perder el control, se derramó en mi boca.

Entonces ella me dijo algo que no me esperaba, aunque lo deseaba, me miró llena de deseo.

-Acuestate papá…
Me acosté en la cama y sorprendido vi que mi hija me montaba. Tomó mi verga y la llevó a ella, metiéndosela en su estrecha vaginita muy despacio. Comenzó a cabalgarme como loca, saltando. Yo manoseaba sus tetas, grandes y jóvenes, nuestros gemidos de placer y lujuria se fundian. Mi hija no paraba, seguimos follando a ese ritmo hasta que ella llegó de nuevo. Me siguió montando mas lento esperando que yo acabe. Le avise en un gemido que iba a llegar, ella se bajó y me chupó la verga hasta que le llené la boquita de mi semen. Me miró sonriendo.

Y esa fue la primera solamente…

18 visitas en total, hoy 1

CHANTAJEADA POR MI PROFESOR Y MI HERMANO

Relatos porno, Relatos XXX 01/02/2018

Todo empezó un día de clases en la que el profesor Manu nos hablaba sobre la primera guerra mundial. He de admitir que nunca me apasiono la historia y empecé a aburrirme en demasía. De pronto deje de escuchar la clase y empecé a fijarme en lo bien que le quedaba aquella camisa al profesor. El profe era bastante jovencito y de buen ver. Se notaba que había gimnasio porque sus brazos eran bien fuertes y bajo esa camisa se dejaba entrever unos abdominales bien formados. Sus ojos de un color verde intenso y esos labios carnosos hacia tiempo que me tenían loquita pero… uff para cuando quise darme cuenta estaba una vez mas perdida en mis pensamientos.
-Iris, puedes seguir leyendo por favor.
Estaba tan absorta que no me había dado ni cuenta de que no había abierto ni el libro… mire a mi compañera y enseguida abrí el libro y empecé a leer muy entrecortadamente. No podía quitarme debla cabeza lo buenazo que estaba mi profesor… y peor aun… lo mucho que me mojaba en sus clases. Empecé a sudar ya que nunca me había costado tanto leer un pequeño párrafo del libro. No podía pasarme todo el curso así… jamás aprobaría el curso si mi profesor me distraía continuamente.
Esa tarde llegue a casa y me masturbe pensando en mi profe… no era la primera vez que lo hacia… pero estaba tan caliente que no me relajaba ni por esas… tenia que hacer algo… así no podía dejar las cosas. Tenia que poner cachondo al profe… el profe tenia que ser para mi!
Manu era nuestro profe de historia, nuestro tutor, profesor de ingles y también matemáticas. Y aunque en la clase que mas me distraía evidentemente era en historia… verle era un placer para mis ojos en cualquier ocasión. Había trazado un plan que no podía fallar. Me levante como cada mañana pero espere a que mi hermano saliera de casa alegando que iba un poco tarde, el iba un curso menos que yo y de normal solíamos ir juntos a clase pero sabia que no me dejaría ir así… que se chivaría. En cuanto se fue me puse un top blanco bien ajustado y con toda la espalda al aire, el cual solo se ataba por un par de cordones al cuello y otro par de cordones a la espalda. Por supuesto, que quedaría fatal ponerme sujetador asique no me lo puse. Un tanga blanco, una minifalda de tubo bien cortita color crema y unos zapatos de tacón acababan mi conjunto. Para que nadie me dijera nada antes de llegar a clase, por si acaso me cruzaba con alguien me puse un abrigo que no dejaba ver mi ropa.
Llegue bien justa a clase y sudando por haber tenido que correr, pero no me importo. De hecho me encanto sentir todas las miradas en mi en cuanto me quite el abrigo, incluso la del profe. El top se me pegaba por el sudor y se notaban un poquito mis pezones. Sonreí y pedí perdón al profe que me miraba bastante asombrado. Cuando todo se normalizo y el profe ya llevaba un ratito hablando sutilmente empecé a acariciar mis pezoncitos con el lápiz…Era inevitable mirar a ese bombón y no sentir deseos por el… cuanto mas los acariciaba mas me miraba el profesor y mas me gustaba aquello… poco a poco me recosté en la silla, como si ya me hubiera cansado de coger apuntes y con escuchar me fuera suficiente. Heche mi silla adelante para que mi compañera no pudiera verme y abrí ligeramente las piernas, dejando a la del profe mi tanguita y por supuesto mi lápiz jugueton,con el cual ligeramente iba acariciando mi tanga despacito pero sin pausa. El profe seguía dando la clase, pero de vez en cuando de reojo me miraba, sin dar indicios de que me veía. Al ver que no decía nada y que ninguno de los de clase parecía darse cuenta de mi juego… aparte un poquito el tanga y empecé a masturbarme con el lápiz directamente, oh que rico se sentía aquello… en secreto y solo a los ojos de mi profesor me estaba masturbando en medio de clase… ufff empecé a mojarme mucho y de repente me sobresalte.
-Iris acércate a la pizarra y por favor escribe los nombres, las fechas y sucesos imprescindibles o remarcables de este tema.
Saque mi lápiz y coloque como pude mi falda, pero notaba todas las miradas puestas en mi asique no me atreví a ponerme bien el tanga. No tenia ni idea de que iba a escribir en la pizarra… había hecho caso omiso en las ultimas clases… me acerque a la pizarra y cogí la tiza pero no se me ocurría nada… mire sonrojada al profe.
-No se… me he quedado en blanco
– Tomate un par de minutos, acabamos de acabar el temario… de algo has de acordarte. Escribe lo que recuerdes.
– Estaba un poco distraída… no se…
Sonó el timbre y de pronto me sentí aliviada. La siguiente clase también la teníamos con el mismo profe y me asombro la reacción que este tubo.
-Coge tu silla y ven aquí a mi pupitre, en esta clase no quiero que te distraigas… que tenemos examen pronto.
Me dejo sitio a su lado y no tuve mas remedio que ir. Mis planes se iban al traste… ahí al lado de el no tendría ocasión de jugar. Empezó a hacer repaso de todo lo que habíamos dado y entraba en el examen. Allí sentada a su lado estaba de lo mas nerviosa. Note como se endurecían de nuevo mis pezones y de nuevo empecé a jugar con el lápiz acariciándolos muy sutilmente. Mando unos ejercicios para hacer y se puso a sus cosas. No me lo podía creer… es que no me veía? O no le gustaba?
No podía concentrarme… quería saberme capaz de poner cachondo a mi profe… estaba tan concentrada en mis pensamientos que no vi que el profe me miraba directamente. No había parado de juguetear con el lápiz y para cuando me di cuenta me dejo una nota encima de la mesa “ya que tanto te gusta jugar en mis clases acataras mis normas si no quieres que el director y tus padres sepan a que te dedicas en vez de a estudiar. Ve al baño, quítate el tanga y entrégamelo. Como veo que te gusta mostrar, el resto del día les mostraras a todos tu secreto.”
Me sonroje. Si que me había visto y si que se había fijado… y ahora me estaba chantajeando? Como era aquello posible? Me miro expectante y temí que fuera capaz realmente de decir algo asique me dirigí al baño y me quite el tanga y lo estruje en mi puño derecho. Volví a clase algo sonrojada, de repente me sentía vulnerable… ahora era el profe quien jugaba conmigo… y yo solita me había metido en esto. Volví a tentarme en la silla del pupitre del profe, que sin haber empezado aun la clase me miraba a la espera… abrí el puño mostrándole el tanga tras el pupitre, esperando que nadie mas pudiera verlo, lo cogió y lo guardo en el maletín donde traía los libros y sin decirme palabra empezó a dar la clase. De vez en cuando se acercaba a mirar algo en el libro, ya q solía dar la clase de pie, y en esos instantes aprovecho para acariciarme y abrirme un poco las piernas, pero no hizo nada mas. Estaba tan confundida… que pasaría ahora? No tarde en tener la respuesta… a cinco minutos de acabar la clase me dejo otra nota encima de la mesa. “ahora, antes de que acabe la clase, ve al baño y sácate una foto bien sexy para mi… te recuerdo que estas a mi merced asique nada de jueguecitos. Aquí tienes mi numero. ********* No tardes.”
-prefe… necesito ir al servicio…
-quedan 5 min no puedes esperar?
El me había dicho que lo hiciera… que quería que además le implorara piedad?
-no puedo, profe por favor…
-esta bien, pero no tardes
Salí del aula a toda prisa y me dirigí al baño. La verdad es que tener que mandarle una foto sexy… no me parecía tan malo… el quería una rica fotito y yo… yo se la iba a dar… solo de pensar que quizá se masturbara con ella… me ponía… y mucho! Me moje un par de dedos con agua y los pase por mis pezones, para que se pusieran duritos y se marcaran bien. Después me senté en uno de los retretes y me subí la faldita lo justo para q no se viera nada por medio milímetro y coloque el dedo índice de la mano izquierda en mis labios, me imagine a mi profe delante de mi y puse la mirada mas seductora que pude. Click. Saque la foto y se la mande. Puse bien toda mi ropa y volví a clase como si nada hubiera pasado. Mi profesor me miraba mientras todos los demás hacían algún ejercicio, tiro mi lápiz al suelo “sin querer” y en cuanto me agache a recogerlo sentí sus manos en mis pechos, acariciando mis duros pezones despacito. Ufff que rico se sentía aquello…. Toco el timbre, se aparto y se fue de clase, dejándome allí, con ganas de mas.
No pasaron do minutos cuando recibí un sms de un numero desconocido “ bien hecho mi pequeña putita, la foto esta divina pero quiero mas… en la biblioteca hay muchos libros que sirven mas que para estudiar… veamos si sabes como usarlos en tus fotos… espero que esta media hora de recreo te de para dos fotitos…no me hagas tener que ir a donde el director”
La biblioteca siempre solía estar concurrida y mucho mas en época de exámenes…Cuando llegue no me asombro ver que todas las mesas estaban llenas y que había bastantes estudiantes buscando información en los ordenadores y mirando las diferentes estanterías. Encontré un pasillo vacío casi al fondo de la biblioteca. Me daba muchísimo apuro que alguien pudiera verme pero… y que podía hacer? Ya habían pasado 15 min de recreo… mire hacia todos los lados y no había nadie asique me decidí. Cogí un libro cualquiera y me hice una foto mandando un besito a la cámara de costado, con la faldita subida por detrás usando el libro para tapar mi culito. Acto seguido me baje la faldita y subí el top usando el libro para tapar la parte baja de mis pezones, haciendo ver con el libro un efecto escote corsé que dejaba intuir mis pechos pero no se veía nada en absoluto. Deje los libro en su sitio y se las mande junto con un pequeño texto “crees profe que les doy buen uso a los libros?” Espere contestación, pero no la hubo…
La siguiente clase se me hizo extremadamente larga y estar sin ropa interior la verdad que se me empezó a hacer incomodo. No podía separar las piernas porque quizá podían verme… Me vibro el teléfono a 10 minutos de acabar la clase. “Muy bien mi pequeña putita, crees que sabrías usar tus encantos y vestirte solo con los instrumentos de la clase de música? Espero fotos pronto” como iba a desnudarme entera en clase de música y taparme solo con instrumentos? Eso se complicaba demasiado. Era imposible que pudiera hacer esas fotos … me puse muy nerviosa y empecé a imaginarme como podría hacerlas… y cuando! Acabo la clase y empezamos la siguiente pero yo solo podía pensar en que lo que me pedía mi profe era absolutamente imposible. De nuevo vibro mi teléfono “seré considerado contigo y te diré que el aula de música esta libre a esta hora y por suerte para ti acabo de abrirla, pero cinco minutos antes de que acabe la clase la cerrare de nuevo. El cronometro esta en marcha” sonreí al ver que el profe tenia todo muy pensado al parecer. Pedí permiso para ir al aseo pero mi rumbo era bien diferente. El aula de música era mas bien pequeño, sillas, instrumentos, un pequeño espacio libre en medio de la sala y la mesa del profesor mire a mi alrededor. Una guitarra, un xilófono, una batería, unas castañuelas, un triangulo, una pandereta… al menos tenia donde elegir.
Cogí la guitarra, me pareció que por si misma podría taparme bien, la medí y mas o menos. Me puse en el rincón mas escondido del aula por si acaso. Me desvestí y colocando la guitarra de forma que no se me viera absolutamente nada hice la foto. La selfie no era nada del otro mundo pero… era difícil aguantar la pose y el teléfono a la vez. Después me coloque tras la batería y con la pandereta tape la zona de mis pechos e hice otra foto. Se las mande al profe y me vestí, no tardo en llegarme otro mensaje “sabes hacerlo mucho mejor… esfuérzate pequeña o tendrás que explicar muchas cosas” volví a mirar a mi alrededor a ver que podía hacer… me desnude de nuevo, cogí las maracas, me senté en una silla con las piernas abiertas de par en par y coloque las maracas tapando todo mi chochito. Después, con los palillos del xilófono hice una v y los agarre con mi mano izquierda, ya que con su forma tapaban perfectamente mis pezones. Y en aquella pose, me hice una selfie y se la mande al profesor. “vaya con delicias así… cualquiera se plantea hacerse músico… y si solo usas los palillos de la batería y del xilófono? Espero impaciente’ Aquello si… q no tapaba nada…no podía taparme entera solo con 4paillos! Al final me tumbe en unas cuantas sillas, puse los dos palillos de la batería verticalmente sobre mi chochito y en parte de mi vientre, los palillos del xilófono los coloque horizontalmente en mis pechos, intentando tapar mis pezones. Y así sin mucho convencimiento me saque unas cuantas fotos enfocando con mis brazos desde arriba. Mire y elegí la mas decente. Se veía parte de mis aureolas rosaditas y mi parte baja quedaba tapada muy justamente pero… era imposible tapar mas. Hacia mas de 20 minutos que había pedido ir al baño… me apresure a vestirme y salí corriendo del aula de música. Volví a clase poniendo cara de indispuesta y me excuse con la profesora porque había estado vomitando. Me senté en mi lugar y cogí el móvil, en teoría para escribir a mi hermano, pero lo que hice fue mandar la foto al profe que se limito a contestar “buena chica”.
La profesora que se quedo preocupada porque había estado vomitando me obligo a ir a donde mi tutor para poder irme a casa.
-Hola Silvia, Iris. En que puedo ayudaros? – dijo Manu con total naturalidad
-Iris esta indispuesta y aunque insiste en que esta bien, se ha ausentado 20 minutos de mi clase por malestar estomacal, considero que debería irse a casa.
-Esta bien Silvia, yo me ocupo de contactar a sus padres, muchas gracias.
-Estoy bien, de verdad profe, no es necesario importunar a mis padres… enseguida se me pasa.
-Te tomaras una manzanilla y veremos que tal te va, por ahora te quedaras aquí conmigo. Silvia podrías avisar a Ana que Iris se ausentara de su clase por ahora por favor.
Silvia asintió con la cabeza y se fue cerrando la puerta tras de si. Mire al profe confundida y preocupada. El no decía nada y estaba preparando la manzanilla.
-Estoy bien profe, no necesito ninguna manzanilla
-Tranquila, enseguida he entendido que has necesitado una excusa, aunque no sabia que pudieras ser tan convincente. Quien necesita la manzanilla soy yo… tus fotos…
Me enrojecí y me quede callada.
-Aunque si que deberías irte a casa Iris, Silvia no se quedara tranquila sabiendo que sigues por aquí.
El profe se levanto de la silla para acompañarme hasta la puerta y pude ver claramente como había un gran bulto en sus pantalones. Me quede absorta mirando, que deje de escuchar lo que me decía.
-Espero que te mejores y mañana vengas con ánimos para las clases.
Fue lo único que atine a escuchar. Me fui a casa, vivía bien cerca asique a los 5 minutos ya entraba por la puerta. Por supuesto no había nadie en casa y yo muerta de la calentura, llegue a mi cuarto, deje las cosas, me desnude y empecé a masturbarme imaginando lo que aquel bulto de mi profesor escondía. Cuando ya estaba algo húmeda se me ocurrió que podía grabar aquello y verme a mi misma después… nunca me había planteado como se me vería de fuera, pero con esto de las fotos del profesor… me intrigaba verme tal cual me veían los demás. Puse mi móvil a grabar y seguí jugando conmigo misma, calentándome y pensando en el buenazo de mi profesor. Estuve tanto rato que en cuanto me relaje me quede dormida. Cuando me desperté, me puse una camiseta y un tanga (ya que suelo andar así por casa) y fui a la cocina a beber agua. Mis padres aun tardarían en llegar pero mi hermanito hacia rato que tenia que estar por casa. Aun estaba medio dormida cuando apareció en la cocina.
-amaneciste! Toma tu móvil, lo he cogido prestado porque el mío andaba sin batería y había llamado mama. Silvia me dijo que no estabas bien y vine a casa antes de acabar las clases. Porque no me has avisado? Estas mejor?
-Silvia es un poco exagerada, estoy bien, nada mas que estaba un poco mal de la tripa…
– Deberías de hacer los deberes. Mama ha dicho que hoy vendrán tarde a casa asique cenamos los dos solos.
– si esta bien hare los deberes y después vemos una peli?
-bueno ya veremos… tranquila hermanita que yo me encargo hoy de la cena.
No tenia muchos deberes pero tampoco ganas de hacerlos. Cogí mi móvil y repase toda la conversación o seudoconversación con mi profe. Para cuando me quise dar cuenta era la hora de cenar. Mi hermanito se había currado la cena y estaba deliciosa.
-Vaya pequeñajo, no sabia que supieras cocinar tan bien
-Hay muchas cosas de mi que no sabes
-Ah si? Como que a ver?
-si te las digo… ya las sabrás y pierde la gracia
-eres un ….
-soy un que? Vamos hermanita si no tienes nada malo que decir de mi…
-Aun no me he recuperado y estoy cansada. Me voy a ir a la cama vale?
-Esta bien, mejórate hermanita. Te veo en el desayuno.
No tenia nada de sueño pero no podía quitarme al profesor de la cabeza y eso… no podía explicárselo a mi hermano. Alrededor de una hora mas tarde escuche la tv de mi hermano a todo volumen y me levante de mi cama con la intención de preguntarle a ver si estaba loco. En cuanto me acerque a su puerta y escuche mejor… eso no era la tele. Ohhh profe… ohhh profe ummm si profe… ahhh que rico! Si asi ummm. ERA MI VIDEO! Intente abrir la puerta pero la había cerrado con pestillo. Abre la puerta! Ábrela de una vez! Grite y golpee una y otra vez pero el muy capullo no se digno a abrir. Como tienes eso? De donde lo sacaste?! Como te atreves?! Chille y maldije a mi hermano a través de la puerta, pero el… no dio la cara.
Deje de chillar y frustrada por la situación fui a mi cuarto y le escribí un mensaje a mi hermano. “ Has traspasado todos los limites. Eso son mis cosas y mi intimidad y no tienes derecho alguno de cotillear mis cosas. Eres un cabron. Borra eso ahora mismo!”
El mensaje que recibí de vuelta me dejo mas hundida de lo que podía esperar… “Enferma hermanita? Ser la putita del profesor hoy en día es estar enferma? Escribiéndole a mama he visto la conversación con el profesor y tus fotos son bien calientes. He entrado en la galería de fotos para mandármelas a mi mismo y ahí he visto el video. Sabia que estabas buena y que eras un poco suelta pero… no sabia que eras tan putita. A partir de ahora quiero copia de todo lo que le mandes al profesor, si no quieres que tus amigos y papa y mama vean todo esto…’
“Eres un degenerado, ahora te gusta masturbarte viendo a tu propia hermana? No te das cuenta de que eso esta mal? No lo hare, no te debo nada, eres un cerdo! “ sabia que me tenia bien agarrada el pequeño e inocente de mi hermanito … no era tan inocente al parecer…
‘ Si tu no estuvieras tan buena y fueras tan puta esto no pasaría hermanita… la única culpable aquí eres tu. Si que lo harás… siempre te gusto jugar con tu hermanito… míralo así… esto solo es uno de todos esos juegos que jugamos como hacernos cosquillas o ver quien pica mas al otro… solo es un juego mas… y como no creo que quieras perder y sus consecuencias… hermanita jugaras!”
No conteste. No tenia con que defenderme. No creí que mi hermano fuera capaz de difundir aquellas fotos y aquel video pero tampoco le creía capaz de ser así conmigo… asique… y que podía hacer? Me quede en mi cama pensando. Debía o no debía aceptar aquel chantaje?
Continuara…

34 visitas en total, hoy 3

Page 1 of 81 2 3 8

Enlaces patrocinados

  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10/04/2018 - 1 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?  

  • una paja a mi sobrino

    le hice una paja a mi sobrino

    por el 02/05/2018 - 1 Comentarios

    Yo estaba con mi hermana una tarde hablando de nuestros hijos Tengo 26 años, soy madre soltera de un único hijo llamado Juan, de 9 años Mi hermana tiene 32, y tiene un hijo de 13, Brian De pronto ella tocó un tema muy delicado. Empezó a hablar de que Brian ya se masturbaba Yo […]

  • esposa caliente

    Esposa caliente y desaprovechada

    por el 29/04/2018 - 4 Comentarios

    No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

  • amas de casa calientes

    Esposa caliente y desaprovechada I

    por el 04/05/2018 - 1 Comentarios

    Lo primero que tengo que decir, es que quería agradecer sus comentarios, creía que nadie vería lo que publiqué. A Javier y Daniel. Soy una de esas amas de casa calientes que hay tantos pueblos y solo ellas lo saben. Me excitan los relatos que leo, y pensé que puedo aportar mi experiencia. Desaprovechada como […]

  • Mis bragas usadas

    Fotos íntimas de bragas usadas

    por el 09/05/2018 - 0 Comentarios

    Con cincuenta y dos años, con mis bragas usadas sucias, y excitada como siempre que veo fotos o leo algún relato, o veo algún vídeo, aprovecho para contribuir a este fetichismo que muchos tienen por las bragas, bragas usadas mis braguitas puestas, con algunas fotos que me hizo mi esposo, para Vds, espero les gusten, […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11/04/2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Escribe aquí tu búsqueda …

relatos xxx

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web provee acceso a material, información, opinión, contenido y comentarios que incluyen material sexualmente explícito (colectivamente, el “Material Sexualmente Explicito“). Todas las personas al acceder a este sitio deben tener 18 años de edad ó la edad de mayoría en cada jurisdicción en la cuál usted vaya ó pueda ver el Material Sexualmente Explícito, sea cual sea la mayoría (la “Edad de Mayoría”). Usted no puede acceder a este sitio si el Material Sexualmente Explicito le ofende ó si ver Material Sexualmente Explicito no es legal en la comunidad en la cuál usted escoja acceder vía este sitio web.

SI ESTÁS AQUÍ BUSCANDO PORNOGRAFÍA INFANTIL, VETE. NO HAY PORNOGRAFÍA INFANTIL EN ESTE SITIO WEB. NOSOTROS ENTREGAREMOS A LAS AUTORIDADES Y AYUDAREMOS A LA PERSECUCIÓN DE CUALQUIERA QUE ATENTE A EXPLOTAR LOS JOVENES E INOCENTES.

Confirma tu edadAcepta nuestras cookies
El Permiso para ingresar este sitio web y acceder al contenido provisto a través de éste está estrictamente limitado a adultos conscientes quienes afirmen bajo juramento y sujeto a penalidades de perjurio bajo el título 28 U.S.C. § 1746 y otros estatutos aplicables y leyes, que las siguientes declaraciones sean todas verdaderas:

– Soy un ADULTO que ha alcanzado la Mayoría de Edad en mi jurisdicción y dónde estoy escogiendo ver el Material Sexualmente Explicito accediendo a este sitio web;
– Deseo recibir/ver Material Sexualmente Explicitio y creo que los actos sexuales entre adultos concientes no son ofensivos u obcenos;
– No expondré a menores ó cualquiera que pueda ser ofendido
– Acepto que esta Advertencia y Afirmación constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre mi persona y el sitio web y que es gobernado por las Firmas Electrónicas en Acto de Comercio Nacional y Global (comúnmente conocido como el “E-Sign Act”), 15 U.S.C. § 7000, et seq., Al ingresar al sitio, estoy indicando mi aceptación a ser vinculado por lo dicho arriba y por los Términos y Condiciones del sitio y afirmativamente adopto la línea de firma de abajo como mi firma y la manifestación de mi consentimiento.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para “permitir cookies” y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en “Aceptar” estarás dando tu consentimiento a esto. Más información aquí

Si todas éstas condiciones se aplican a usted, y a usted le gustaría continuar, se le da permiso para ingresar. Si cualquiera de estas condiciones no se aplican a usted, ó usted preferiría no continuar, por favor salga ahora.

º
error: Contenido protegido !!