Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Fotos íntimas de bragas usadas

Bragas usadas 09/05/2018

Mis bragas usadas

Con cincuenta y dos años, con mis bragas usadas sucias, y excitada como siempre que veo fotos o leo algún relato, o veo algún vídeo, aprovecho para contribuir a este fetichismo que muchos tienen por las bragas, bragas usadas mis braguitas puestas, con algunas fotos que me hizo mi esposo, para Vds, espero les gusten, a pesar de estar rellenita. Agradezco sus comentarios y él también.

Mis bragas usadas

bragas usadas para olerlas bien

El culo de bragas usadas

bragas usadas caidas

mis bragas usadas caídas

comprar bragas usadas

Mi intimidad para comprar bragas usadas

211 visitas en total, hoy 1

Confesiones calientes de la pubertad

Bragas usadas 03/11/2017

Mis confesiones calientes de inocente y blanquecina, cachonda y pervertida, con mi culo al aire libre, no tengo quien lo remedie, pues pienso y repienso, lo que me gusta una polla indeleble. Firmado: una inocente campesina.
Hoy os voy a contar como fui descubriendo el sexo. Fue cuando era una chica joven e inocente. Como en otras muchas ocasiones fue durante la adolescencia y de forma progresiva.

Naturaleza generosa en mis confesiones calientes

Así que la naturaleza ha sido muy generosa conmigo y enseguida me desarrollé con un cuerpo muy morboso, pechos grandes y un buen culo redondo. Justo lo que a mis compañeros de clase hacía que se les revolucionaran las hormonas y la entre pierna.

Los primeros encuentros que tuve no fueron nada, todo se quedaba en desnudarnos o quedarnos medios desnudos y tocarnos mutuamente el chico de turno y yo. Yo les hacía una paja y ellos me tocaban los pechos y me acariciaban el coño, pero sin penetración. En esa época de mi vida ya me parecía lo más, años más tarde descubrí lo inocente que era.

Al paso del tiempo, no muchos encuentros más tarde, decidí dar un paso más. Y practiqué mi primera felación. Fue a un chico con el que ya había tenido algún que otro momento íntimo con él. La verdad es que él nunca me había pedido que se lo hiciera, y ese día decidí sorprenderlo y comérsela.

Qué delicia hacer mi primera paja a un tío

Primero le estuve pajeando un rato con las manos para que se le pusiera dura y luego busqué una posición más cómoda para poder comerle la polla. Comencé pasándole la lengua por la punta, nunca olvidaré esa textura dura pero suave en mi lengua. Y ese sabor un poco desagradable pero que no tardé en acostumbrarme. Algo que no olvidaré y por eso lo digo aquí en mis más confesiones calientes. Tras chuparle casi toda la polla y dejársela bien ensalivada, me decidí por metérmela en la boca. Al ser la primera vez me atraganté y me dio alguna arcada de la sensación de meterme algo tan grande en la boca. Confesiones calientes que me hacen excitar con solo explicar. El chico también era la primera vez que se lo hacían y tardo muy poco en tener una eyaculación. Como acto reflejo le salió el quitarme su polla de la boca, pero la corrida terminó saltándome por la cara y el pecho.

Todo hay que decir, que por esa época era muy promiscua, no tardé en probar otra polla diferente y poco a poco fui probando a todos los compañeros de clase. Esto provocó que tuviera una reputación de chica fácil que practicaba felaciones. Durante aproximadamente un curso descubrí que no todos los penes son iguales, pero si que tienen algo similar, la forma de estimularlos y hacer que los chicos se corran.

De entre todos los chicos que tenía dispuestos a que les diera sexo, al final me quedé con el que más me gustaba, tenía una buena polla y luego era guapo.

Con buena polla y encima guapo, no podía pedir más

A medida que teníamos más encuentros sexuales, el sexo oral se fue convirtiendo en práctica habitual, en la que yo iba perfeccionando la técnica y él iba teniendo más aguante. Nuestra experiencia sexual iba creciendo hasta la fiesta de cumpleaños de un compañero de clase que fue donde tuve mi primera relación sexual completa.

Y en la típica fiesta de cumpleaños que coincidimos todos los amigos, mi “noviete” de ese momento y yo nos buscamos un momento a solas en una habitación apartada del barullo de la fiesta. Como siempre, comenzamos con sexo oral, primero solo yo a él y luego un 69, nos entregamos al placer mutuo durante un rato. Después yo fui la que le comenté que quería dar el último paso y tener sexo en su máxima expresión. Con los nervios propios de ese momento y varios intentos de que su pene erecto y bien lubricado por mi saliva entrara, se obró la desvirgación mutua. Yo noté por primera vez la sensación de tener un pene ocupando mi vagina. Sin duda era un placer muy diferente a lo que había estado disfrutando hasta el momento. Él no paraba de preguntarme si yo estaba sintiendo tanto placer como él, y la respuesta era claramente que si. Este nuevo plano al que nos había llevado el deseo carnal hizo que de forma inconsciente fuésemos subiendo el ruido. No tardaron en llegar varios amigos y descubrirnos, tras unos instantes de vergüenza, uno de ellos comentó que esta “fiesta” era mejor. Los intentamos echar de la habitación pero no hubo forma. Discutiendo llegamos al acuerdo, que como yo ya había tenido sexo oral previamente con todos, yo les hacia pajas o les comía su polla siempre que ellos no participaran en nada más y fuera solo mi noviete el que me penetrara. Ellos no se lo pensaron más y aceptaron sin rechistar la oferta, y mientras tuve mi primer orgasmo vaginal, una lluvia de semen me caía por el pelo, cara y pechos.

En conclusión, así fue mi descubrimiento del sexo, obviamente con los años he perfeccionado la técnica y ahora mismo no hay hombre que se me resista en el sexo, ni grupo de ellos que pasen por mi cama sin dejarme su blanco y nítido recuerdo de mis confesiones calientes.

16 visitas en total, hoy 0

Madura caliente tetona de buena mañana

Bragas usadas, Relatos porno 02/11/2017

En aquella mañana de domingo, la madura caliente tetona tenía las tetas especialmente duras, los pezones y toda la copa, me gusta sobármelas; pero solo una idea dominaba mi mente; cómo deshacerme de nuestros hijos. No, no es que los quisiera matar, aunque en ocasiones… Tan solo deseaba perderlos de vista el tiempo necesario para aplacar el cosquilleo con el que me había levantado.

Me acerqué al baño donde te observabas en el espejo con un bote de espuma de afeitar en la mano.

Desde detrás de ti, acaricié ese rostro tan familiar. Primero, de arriba hacia abajo, sintiendo el aterciopelado vello del rostro; luego, desde el mentón hasta las orejas, acariciando la corta barba a contrapelo. Jugueteé con tus orejas, logrando que aflorara esa sonrisilla traviesa que tanto me gusta.

Será mi calor o será mi fulgor esta quemazón

–Cariño, que están los chicos ahí al lado.

–Me gusta que pinches. Te da un aire de chico duro.

–¿Sí?, pues mi jefe no creo que opine lo mismo.

–Vete preparando que voy a ducharme –dije insinuantemente al tiempo que pasaba la mano por tu entrepierna.

Así que me entretuve unos instantes arreglando la ropa que posteriormente me iba a poner. Desde la puerta del dormitorio llamé a gritos a los niños para ver si necesitaban algo. Para variar no me hacían ni caso, ¿y yo les tenía que hacer caso?

Aguardé arrobada durante unos segundos esperando en la puerta del lavabo, tú te afeitabas. Me deleitaba viendo cómo la cuchilla dibujaba caminos de bronceada piel sobre la espuma. El contraste resultaba encantador. Admiraba esa espalda desnuda que, en contraste con el pantalón del pijama, te daba un aire muy inocente.

Con la ansiedad alojada entre mis piernas, me desnudé de cintura para abajo. Sé que te encanta verme tan solo con la túnica larga del pijama. Me acerqué hasta ceñir tu cintura con mis brazos. Lentamente, sin dejar de observar tus maniobras, acaricié tu barriguilla y descendí introduciendo las manos bajo el pantalón de tu pijama donde un agradable calor dio la bienvenida a mis frías manos.

Madura caliente tetona y me arrimé, y supe lo que es el paqué

Me acerqué, me arrimé como perra en celo respetuosa. Impertérrito, continuaste trazando caminos sobre la espuma mientras deslizaba el pijama hasta tus tobillos.

–Los niños…

–Tú calla y déjame a mí con mis cosas –respondí prestando atención a cualquier ruido.

Con esfuerzo me introduje entre tus piernas y el mueble del lavabo. Lentamente, recorrí tus piernas con mis labios, desde las rodillas hasta las caderas. Juguetona, mi lengua se incrustó en tus ingles. “Me encanta ese sabor ligeramente acre, sabor a lecho, sabor a hombre, sabor a transpiración de piel limpia. De tu piel”.

–¡Ay, mierda! Ya me he cortado.

–Tú concéntrate en lo tuyo que si estás a dos cosas te pierdes –respondí mientras mi mejilla era acariciada por el suave vello de tus testículos.

Con un gesto ansioso, me despojé de la túnica del pijama. Quería sentir tu piel entre mis senos. Deseaba que sintieras en tu muslo la dureza de mis pezones. Gritarte sin palabras que te deseaba, que quería que me tomases.

Mi lengua abandonó tus ingles buscando el objeto de mi deseo. “Cómo explicarte lo mujer que me haces tan solo con ver tu excitación, cómo decirte lo que siento cuando tu virilidad descansa sobre mi mejilla”. En la mente se me agolpaban mil pensamientos ardorosos.

Mis labios con los suyos eran fuego sin manguera

Mis labios contactaron con esa piel tensa, suave. Mi lengua irrefrenable delineó el contorno de las hinchadas venas. Lentamente, saboreando cada milímetro, fui aproximándome a la zona libre de piel. Mi lengua circundó la corona del prepucio, sintiendo los espasmos de mi pequeña amiga. Mi boca abrazó tiernamente la parte más sensible de tu cuerpo, degustando tu excitación, saboreando tu esencia.

–¡Ay!, ¡mierda!, ¡coño, otro corte!

Ascendí sin soltar mi presa con la mano. Tomé la cuchilla de tu mano, depositándola sobre el lavabo.

–Así no te cortarás –afirmé mientras comencé a devorar esa boca repleta de espuma.

–Cariño, los niños.

–Cállate y fóllame. Te lo dice tu madura caliente tetona.

Tomé tus manos y las dirigí a mi cintura. Como siempre, enseguida bajaste hasta aferrar con fuerza mis nalgas. Tu boca se separó de la mía corriendo a tomar un enhiesto pezón entre tus labios.

Pero no. Aquel día no necesitaba tus besos ni tus caricias. Necesitaba urgentemente ser follada cono la madura caliente tetona que soy.

–Deja los preámbulos para otro día.

En ese instante, levantaste la cara de mi pecho con una mirada muy divertida de desconcierto. No era normal que renunciara a los prolegómenos que tanto me gustan, pero aquel día necesitaba sentirte dentro sin más.

Sujetando con firmeza mi trasero, me alzaste hasta dejarme en el borde del lavabo. Yo no había dejado en ningún momento de empuñar tu dura vara y directamente la conduje al mejor sitio donde puede estar.

Tu carne entró en mí, estremeciendo todo mi cuerpo. Tu cara desencajada era un espectáculo. “Adoro esas mandíbulas apretadas, esos resoplidos de toro embravecido”, pensaba mirándote fijamente.

Tu boca, aún con restos de espuma, se acercó a la mía. “Más calor dentro de mi cuerpo, más sensaciones escalofriantes”.

Tu dura polla me taladraba sin compasión. Eso es lo que quería, que me tomases, que me hicieras tuya, que me follaras bien follada. En el interior de las bocas era yo quien mandaba, moviendo mi lengua de forma desesperada.

Como no aguantaba más le espeté ¡venga ya!

Y ahí, en ese preciso momento, entrelacé mis piernas tras tu culo, acompañando tu vaivén apretando con todas mis fuerzas cada vez que te acercabas a mí. Quería sentirte completamente dentro de mí. Tus fuertes brazos ciñeron mi talle haciendo que nuestros pechos se aplastaran. Sé que sentías la morbidez de mis senos refregándose contra tu torso. “Toma mis tetas, siéntelas. Son para ti”, te ofrecía silenciosamente.

Comenzaste a acelerar violentamente, con esa violencia que expresa tu deseo por mí. Desde muy adentro, un tenue cosquilleo comenzó a aumentar de intensidad. Crecía y se acercaba impetuosamente, amenazando con arrasarlo todo, con llevarme al éxtasis. Era toda una madura caliente tetona bien ardiente de su marido o amante, ya no sé ni lo que era.

–¡Mamáaa!, ¿está planchado mi vaquero negro? –gritó la pequeña Ángela golpeando desesperada la puerta.

–Sigue o te mato –susurré a tu oído–. ¡Ahora mismo te lo llevo a tu dormitorio! –grité en voz alta.

Seré una degenerada, pero en ningún momento del percance disminuyó mi libido. Que estuviera nuestra hija del otro lado de la puerta acentuó el carácter temerario y travieso de aquel polvo rápido pero maravilloso.

Reanudaste los movimientos de cadera a los que yo acompañé frotando mis tetas de manera enérgica contra tu pecho, sintiendo en mis acerados pezones el sutil cosquilleo de tu vello.

Y por fin emergió, de lo más profundo de mis entrañas. Llegó crispando mi cuerpo, haciendo que todos mis músculos se tensasen, engarfiando los dedos de los pies y teniendo que ahogar un profundo gemido en el interior de tu boca.

Continuaste lentamente, sin perder esa cara de espanto que te había dejado la interrupción de nuestra hija. Apretaste la mandíbula un instante y a continuación abriste la boca en un grito sordo. Sentí tu polla palpitar en mi interior, hincharse y deshincharse como un corazón que latiera con vida propia. Mi cuerpo de madura caliente tetona se alegró llevándome a un segundo orgasmo. Uno dulce y suave, una pequeña réplica del anterior pero que me supo tan bien como aquel.

–Bueno, creo que ahora tengo que volver a ser madre por un rato, guapetón –te dije mientras me aseaba en el bidet-. ¿Quieres que nos citemos más tarde?

10 visitas en total, hoy 0

Follando a mi novia

Bragas usadas, Primera Vez 08/10/2017

Follando a mi novia en nuestra habitación y a cuatro patas que se pone. No hay una panorámica mejor que una buena novia a cuatro patas esperando que le den polla. Aquí vemos a esta novia, muy cerda y guarra que pide follada sin parar.

El novio por supuesto no deja de bombearla y darle gusto en su coño mojado y caliente. Una jovencita que era de las puritanas pero que deja de serlo rápidamente con este vídeo que a continuación ponemos. Con las bragas usadas  dejadas en la silla de la habitación y el coño mojado a reventar,  esta jovencita no para de buscar polla que le dé por detrás.

13 visitas en total, hoy 0

Bukkake universitaria tetona y pollas usadas

Bragas usadas 08/10/2017

Bukkake universitaria tetona y mamadora de pollas usadas no puede resistir a la tentación de pollas grandes y usadas como sus bragas. Chupa, mama y hace de todo por darse gusto a su coño ansioso y mojado. Es una jovencita colegiala muy porno que ya en la escuela era la última estudiando, pero como se puede comprobar, la primera chupando. No dejes de ver la cara de viciosa que se le pone cuando realmente hace lo que le gusta: follar. Cabalgar y trotar.

Bukkake universitaria tetona comiendo pollas sin parar

Le va todo, tanto las mujeres como los tíos, en este videoxxx la vemos en plena acción, a ella y a sus amiguitos, no para de hacer lo que no podía hacer en el escuela: joder sin parar. Cuando le preguntaba el profesor si joder se escribía con j o con g, ella siempre respondía lo mismo: se escribe con la polla, que es la que yo quiero.
Os dejamos con las colegialas ya crecidas tanto como las dos pollas que se meten en sus coños jugosos y cálidos.
Ya veréis el arte que tienen trotando y cabalgando, el llanero solitario a su lado, es un puro aficionado. Son dos chicas muy cerdas para dos pollas muy guarras.

JOVENCITA MOJADA GAFITAS SOLO QUIERE UNAS CUANTAS LEFADAS CALENTITAS

Sin parar lo que la jovencita gafitas quiere es chupar

Un bukkake con pollas y vergas a raudales para la blanquecina y sexual jovencita de voz dulce y coño salado. Más salitre que el Océano Pacífico. Ella de pacífica tiene lo que el indio Joe, es decir, nada. Revoltosa como la gaseosa y espumosa como la tónica. No quiere oir de cariñitos ni besuqueos, lo que quiere es una buena pringada en toda la cara, y no nos referimos a su amiga de pupitre.

6 visitas en total, hoy 0

LA JOVENCITA

Bragas usadas, Confesiones, Incesto 10/09/2017

Anselmo, un maduro de 60 años, estaba podando unas rosas en el jardín cuando llegó a su lado una Jovencita vendiendo unas rifas para un viaje de fin de curso.
-¿Me compra una rifa, señor Anselmo?
Anselmo, que era un maduro de los salidos, al ver a la Jovencita con sus coletitas, su blusa blanca, su minifalda marrón, y sus zapatillas de deporte, blancas, le dijo:
-Si me enseñas las bragas te compro diez rifas.
-Aquí me podrían ver, señor Anselmo. ¿Vamos a su casa?
-Vamos.
En casa, la Jovencita, se quitó la minifalda y le enseñó sus bragas de color rosa.
A Anselmo se le caía la baba
-Unas bragas bonitas… Enséñame la tetas y te compro veinte rifas más.
La Jovencita le enseñó las tetas. A Anselmo se le levantó Anselmito.
-Enséñame el chochito y te compro treinta rifas más.
A la Jovencita le empezó a picar y se aprovechó de la situación
-Cómmpreme el talonario y le dejo que me chupe las tetas y me coma el chochito.
-¿Cuánto es?
-100 euros.
Anselmo fue a su habitación, volvió y le dio los 100 euros.
Anselmo se quitó la polla, empalmada, La Jovencita se quitó las bragas.
Anselmo le comió las tetas bien comidas. Lamió su chochito empapado, la Jovencita, al sentir la lengua de Anselmo lamer su chochito y su clítoris, se corrió en su boca. Anselmo, cuando la Jovencita se acabó de correr, empalmado, le preguntó:
-¿Vamos para mi habitación?
-Eso le costará dos talonarios más.
-¡¿200 euros?! ¡¿Pero qué se rifa?!
-Mi coño.
La jovencita fue con Anselmo a la habitación. Se echó en la cama, y le dijo:
-Sólo le dejo meter la puntita para que pruebe la mercancía.
Anselmo le metió la puntita… que entró justita.
A la jovencita comenzó a gustarle.
-Bueno, saque y meta un poquitó más…
Anselmo hacía lo que le decía.
-Saque y meta un poquitín más.
Anselmo se seguia comportando.
Saque y meta, pero hasta ahí, de ahí no pase.
Anselmo la folló como le le decía.
La jovencita se puso caliente como una loba
-Saque, y… ¡Hasta los huevos, Anselmo!
Anselmo la folló hasta que La Jovencita le dijo:
-Me voy a correr. Si se corre dentro de mí son cinco talonarios.
La Jovencita empezó a bañar la polla de Anselmo con su jugo, la apretó con su vagina y exclamó:
-¡¡¡Me coooooooooorro¡¡¡¡
Anselmo, al día siguiente tuvo que comprarle cinco talonarios, eso sí, le toco el premio que se rifaba, un jamón, bueno, un jamón y una jamona.
Quique.

10 visitas en total, hoy 0

UNA NOCHE DE FIESTA DE DISFRACES (CARNAVALES INOLVIDABLES)

Bragas usadas, Confesiones, Relatos porno, Transexuales 29/08/2017

Hace un tiempo, recibí una invitación a una fiesta de disfraces, conmemorando los carnavales del año, siempre he sabido aprovechar estas oportunidades para poder vestirme de mujer, dada la situación, ni corta ni perezosa, empecé a buscar en mis ropitas intimas de closet algo bonito y al mismo tiempo algo provocativo, encontrando un conjunto de lencería negro, la tanguita no era hilo dental, pero si dejaba ver mis redondas nalgas, cubría bien mi rayita, y especialmente mi hoyito, mi hermoso agujerito, le acompañaba un sostén de seda, que cubría mi tetitas algo creciditas y mi pezones rosaditos, luego encontré un portaligas también negro y por último unas medias de nylon también negras, con lo que estaba completo todo lo que se refiere a mi lencería o ropa íntima. Luego me puse a buscar un vestido que me quedara bastante bien, aunque este último tiempo me he engordado un poquito y tenía miedo que no me entraran los vestiditos que me compre hace algún tiempo atrás, en eso encontré un vestidito con un escote pronunciado que hacen ver mis tetitas, además que las une y se puede observar una bonita luna entre mis tetas, de los hombros hasta la cintura es bastante ajustada y de las caderas para abajo más parece una pollerita plisada, sueltita y bastante cortita, que cuando me agacho se pueden observar mis redondos glúteos, luego alisto una peluca, el cabello llega hasta mis hombros y es de color negro lo mismo que el vestidito que les describí. Luego me maquille sin ninguna exageración y por último escogí unas zapatillas también negras con un taco mediano, aspecto que me permitiera moverme y si se daba el caso bailar con bastante soltura.

Una vez cambiadita, me decidí salir rumbo a la fiesta para lo cual llamo un radio taxi, al poco rato llega el mismo, me subo y el chofer me saluda muy cordialmente y me pregunta: ¿Dónde le llevo señora?, lo cual me gustó mucho, ya que no me veía como una niña sino por el contrario como una verdadera dama, pero lo más curioso es que el taxista no dejaba de verme por el retrovisor, perece que le llame mucho la atención y por cierto le guste bastante, luego de unos diez minutos de viaje, llegamos a mi destino, cancele al taxista e ingrese al salón de la fiesta, el mismo que era un local de fiestas con luces negras fosforescentes, y muy poca iluminación, el local bastante amplio, con mesas alrededor de una pista de baile con juego de luces.
Ni bien ingrese al local, mostré mi invitación, a los guardias de la puerta y me encontré con un amigo Jorge y su compañero de trabajo que se llamaba Germán, ambos son mayores que yo y lo primero que hicieron es alagarme por mi disfraz, me dijeron que era bastante realista y que me veía muy pero muy hermosa, lo cual me alagó bastante, y en cierta forma me éxito un poquito, luego nos sentamos en una mesa y nos trajeron unas copas de alcohol, brindamos por nuestro encuentro y porque nos divirtiéramos mucho en estos carnavales.

En la fiesta y muy caliente

Al poco rato empezó la música y realmente no sabía si bailar con una muchacha o esperar a que algún galán me pidiera que baile con él, creo que también mis compañeros de mesa, tenían la misma duda, de si salir a bailar con algunas muchachas o sacarme a bailar con ellos, la cuestión es que decidimos salir a bailar entre todos contra todos, ya que en la pista de baile empezaron a hacer ronda por lo que era indiferente lo de las parejas, Jorge venia disfrazado del Zorro y Germán de pirata, en las rondas nos tomábamos de la mano, luego nos tomábamos de las caderas y otras figuras más; al poco rato, llegó el momento del brindis y nosotros ya habíamos tomado algunas copita y nos sentíamos algo mareados, cuando estábamos retornando a nuestra mesa nos encontramos que la misma había sido ocupada por un grupo de señoras, por lo que nos limitamos a recoger nuestras copas y decidimos ir a pararnos a una de las paredes del salón para participar en el brindis. En ese momento sentí que Germán me toma de la cintura y me guía hacia un lugar alejadito de la pista de baile y de la muchedumbre, nos sigue Jorge sonriendo y muy alegre; además que el lugar donde nos dirigimos era más obscuro y con muy poca luz, y habían una cortinas rojas como parte de la decoración del salón. Nos pusimos frente a la pista de baile donde se disponían los preparativos para el brindis, apoyando nuestras espaldas a la pared, en eso siento que la mano de Germán no suelta mi cintura la mantiene ahí, cosa que yo no digo nada, por lo que en cierta forma otorgo, siento que la mueve alrededor de mi cintura y poco a poco va bajando a mis caderas para luego llegar a mis glúteos más propiamente a mi culito, en eso queriendo poner cierta resistencia le miro de frente a Germán el me giña un ojo y me dice al oído que solamente es un juego, por lo que yo no pongo mayor resistencia y dejo que el juego continúe, poco a poco va moviendo su mano alrededor de mi culito, lo que me empieza a excitar bastante, aprieta una y otra nalga, por encima de la falda del vestidito que traía puesto, en ese momento siento que la mano de Jorge empieza a masajear mi culito, estaba realmente loca, dejar que dos hombres en un lugar público me metieran mano, ambos empiezan a mover sus manos entorno a mi culito, en eso un poco más atrevido Jorge baja su mano hasta mi pierna derecha y empieza a subirla, subiendo al mismo tiempo mi faldita, tocando mis nalgas en vivo y directo, lo mismo hace Germán, en eso uno de ellos introduce por un costado de mi tanguita un dedo hasta llegar a mi culito, lo que me hace estremecer bastante, le miro a Germán y me hace una seña con sus labios como si me enviara un beso, lo que me calma un poco y no digo nada, más al contrario, elevo un poquito más mis caderas, cosa que ambos ven con cierta satisfacción. En eso a lo lejos escuchaba a los diferentes oradores realizar el brindis por unos carnavales alegres y que sea el momento de realizaciones personales. Veo alrededor nuestro y toda la gente se encuentra riendo y celebrando por lo que nuestra presencia y nuestro accionar pasa desapercibido, nadie se preocupa por nosotros, lo que da a que continuáramos con nuestro cometido, así pasaron muchos minutos, yo me encontraba en las nubes y me sentía tremendamente excitada

Una vez reiniciada la fiesta, todo el mundo sale a bailar y la pista de baile queda un poco chica para toda la gente que se encontraba en el salón, por lo que había pequeños grupos de personas bailando entorno a sus mesas y donde podían, en eso Jorge se pone delante de mío y hace como si estuviera bailando conmigo, a lo que Germán aprovecha para colocarse detrás de mí, yo apoyo mis manos en el pecho de Jorge, disimulando que somos una pareja que está bailando y por las cortinas y la oscuridad Germán no es visto y se queda en mi detrás con sus manos en mi cadera, Jorge también me toma de la cintura pero sus manos van más hacia mi espalda y en momentos baja sus manos hasta mis nalgas y las aprieta con relativa fuerza y mucho erotismo, así estamos por algún tiempo indefinido, me siento una verdadera hembra teniendo un hombre a quien ahora abrazo del cuello por delante y otro hombre que me aprieta por atrás, en eso escuchamos una música más romántica, a modo de descanso, y Germán aprovecha para introducir sus manos dentro de mi falda, y poco a poco con bastante disimulo empieza a bajar mi tanguita llegan hasta mis piernas, en eso momento pienso que me estaba pasando ahora tenía el culito al aire libre, no tan libre sino se encontraba cerca a ser presa de una hermosa verga, en eso siento las manos de Germán moverse por mi trasero y presiento que se estaba bajando el cierre de su pantalón haciendo a un lado su calzoncillo y sacando su verga ya suficientemente parada y empieza a acaricia mis nalgas con su verga lo que me hace sentir a mil, siento su verga como si estuviera recibiendo latigazos en mis nalgas para luego posarse en mi rayita y realizar movimiento como si estuviera masturbándose con mis pompis, y coronando al centro a una hermosa verga súper piradísima. Y por delante Jorge se acerca cada vez más a mí y empezamos a apechugar, mis brazos toman su cuello y él empieza a besar mi cuello, a lamer los óvulos de mis orejas a lo que yo respondo con pequeños besos en sus mejillas, luego nos separamos un momento nos vemos de frente y sin pronunciar una sola palabra estrechamos nuestras bocas en un beso donde se entrecruzan nuestras lenguas, besos que no paraban por nada del mundo, solamente nos dábamos espacio de fracciones de segundos para introducir un poco de aire y luego continuar con nuestro besos salvajes pero muy apasionados, en eso escucho que Germán le dice a Jorge: “Abrile el culito, y dirigí mi verga al hoyito”, Jorge ni corto ni perezoso, baja ambas manos hasta mis glúteos los abre de par en par y en eso Germán aprovecha para acercar su verga, con los dedos Jorge dirige la verga de Germán hasta mi hoyito, el mismo que rato antes había sido lubricado con su saliva, con un movimiento bastante simulado Germán empieza a introducirme su verga al principio me empezó a doler, pero la excitación en la que me encontraba no era para poco y pude soportar el dolor, apretando mis manos contra el pecho de Jorge, y besándole con mucha más fuerza, poco a poco se va abriendo camino la verga de Germán en mi culito, pasa por mi esfínder y la introduce toda su hermosa verga, sin realizar casi movimiento alguno, luego mi hoyito se acostumbra a su huésped el mismo que empieza a moverse con bastante disimulo, yo en ese momento me encuentro en las nubes y les pido a mis dos machos que este momento sea eterno, que nunca termine, los movimientos se hacen cada vez más rápidos y profundos, me siento una verdadera mujer realizada en su sexualidad, teniendo dos amantes para mi solita, al poco rato de estar culiando con mis dos amantes Germán empieza a moverse cada vez con mayor rapidez hasta apretarme y atraerme hacia su cuerpo sujetando mis caderas y en ese momento sentí un chorro de semen caliente que incrustaba mis entrañas, para luego disminuir paulatinamente y poco a poco sus movimientos, hasta que su verga por la flacidez empezó a salir de mi culito, pero él seguía besando mi nuca y parte de mi cuello por atrás.
El eso, Germán me entrega su pañuelo y yo empiezo a limpiar mi hoyito y siento un chorro de semen, una vez concluida la tarea de limpieza, Jorge me hace señas para cambiar de lugar con Germán a lo que yo asisto con un movimiento de afirmación y siento su verga en mi culito y él me lo introduce y con un poco más de descaro empieza a culiarme, empieza a introducirme su verga y siento que la suya en mucho más larga y gruesa que la de Germán lo que me provoca un poco de dolor, pero aguanto y siento un placer inexplicable, Germán toma el puesto de Jorge y empieza a besarme a lo que yo respondo con mucho cariño y erotismo, Germán al ser un poco más pequeño que su antecesor tiene la posibilidad de besar mis tetitas aspecto que aprovecha para bajar mi vestidito aprovechando el escote y empieza a chupar mis pezones que por ciento se encontraban bien duritos, los mordisquea y chupa como un bebe con mucha hambre, mientras que Jorge saca y mete su verga de mi culito llegando a terminar, también él. Una vez concluida nuestra hazaña, les pido permiso para ir al baño, ingreso al baño de damas e ingreso a un retrete, cierro la puerta y procedo a limpiarme, nunca en mi vida había sentido tanto placer y nunca había visto tanto semen, realmente mis hombres llegaron a un orgasmo especial, al haber votado tanto semen, yo sentía el olor a hombre y sexo que me sentía la mujer más realizada del mundo. Salí de baño y mis hombres me esperaban, nos tomamos de las manos y volvimos a nuestra mesa que ya se encontraba desocupada y ahí me di cuenta que el tiempo que habíamos estado haciendo lo nuestro era bastante, ya que el local se encontraba semi vacío ya que en Potosí por el frio la gente acostumbra a recogerse relativamente temprano. Con poca gente, nuestra aventura duro casi toda la fiesta, todo lo que hicimos lo realizamos sin pronunciar una sola palabra, bailamos por un rato más y nos tomamos una copas más y nos fuimos de la fiesta, me acompañaron a mi casa y luego al despedirnos nos dimos un beso con cada uno de ellos y con nuestras miradas y sonrisas sellamos una relación de complicidad, que creo se va a extender para nuevas experiencias juntos. Espero que sea así.
Espero que les haya gustado mi relato, mi correo es: elizatacuri30@gmail.com

5 visitas en total, hoy 0

CARMIÑA

Bragas usadas, Relatos Cortos, Relatos Salvajes, Sexo con maduros 28/08/2017

Ayer a la tarde iba conduciendo mi viejo Renault por una carretera de tierra. Vi a una minifaldera que caminaba por el lado de la carretera. Estaba haciendo autoestop. Paré a su lado, y le pregunté:
-¿Adonde vas?
La jovencita me miró y vi que era Carmiña, la hija de mi vecino Gerónimo, con el que me llevo a matar, Carmiña, me dijo:
-A casa, señor Enrique, pero si me coge y me lleva y se entera mi padre, le pega dos tiros.
-Sube. Te dejaré en la entrada de la aldea.
-Carmiña subió al coche. Al sentarse, con aquella minifalda, casi le vi las bragas. Aparté la vista, no fuese que despertase mi Pepito… Sin querer, mis ojos se posaron es sus redondas y generosas tetas… y en los pezones que se marcaban en su camiseta… Era obvio que no llevaba sujetador. Mi Pepito dejó de tomar la siesta… Metí la primera. Carmiña vio el bulto de hombre maduro en el pantalón, puso una mano encima, lo acarició, y me dijo:
-Métase por un camino de carro.
-¿Estás segura?
-Tan segura como que mi novio me acaba de dejar tirada y a medio follar.
Cogí el primer camino de carro que encontré. Detuve el coche entre unos pinos. Le eché mano a una manta que siempre llevo en el asiento trasero… Salimos fuera. Entre besos nos desnudamos. Carmiña se echó sobre la manta y me dijo:
-Deme a chupar ese polla.
Me la chupó… la metió entre las tetas. Aquello era estar en la Gloria… estar en la Gloria con la jovencita que más deseaban los hombres de la aldea…. Me picó la curiosidad y le pregunté:
-¿Le estabas haciendo esto a tu novio cuando se corrió, Carmiña?
-Sí.¡No se irá a correr!
-Tranquila.
Le comí la boca…. las tetas y bajé a su chochito. Estaba delicioso… Sus rosados labios los encontré bañados de flujo… Acababa de empezar y ya ella acabó… Se corrió haciendo un arco y deshaciéndose en gemidos. Al terminar de correrse, pase mi legua y tragué el flujo que aún quedaba en su chochitp, después me eché a su lado. Se notaba que nunca se la comieran antes. Su cara era de felicidad absoluta. Aún tirando de la respiración, Carmiña, subió encima de mí… Fue metiendo mi polla en su estrecho chochito… La dejé que me follara hasta que que vi que no podía más y le dije:
-Quítala que me voy a correr, Carmiña… Carmiña, en vez de quitarla la metió hasta el fondo… No pudo evitarlo porque sintió que le venía… Acabamos corriéndonos juntos… Cuando acabó, sin importarle lo que pudiera pasar, me beso. sin lengua, y me dijo:
-Me hacía falta. ¿Lo repetiremos?
-Cuando quieras, Carmiña, cuando quieras.
Como le había dicho. la dejé en la entrada de la aldea.

15 visitas en total, hoy 0

Empapé en semen sus bragas usadas

Bragas usadas, Fetichismo, Relatos porno, Relatos sexo 24/08/2017

Este verano es y ha sido, y será, exultante y eufórico y triufante para mí. Sus bragas usadas semen, me repetía mi mente, mojadas y sucias de mi prima, todas para mí. No me lo pude imaginar, pero que le pregunten a mi polla si conoce su caliente tanguita.

Mis padres alquilaron, bueno han alquilado, porque la historia es muy actual ya que aún tengo el olor suyo en mi nariz, aviso que es una historia muy pornoxxx; en fin, a lo que iba, alquilaron un apartamento en la costa, para veranear allí. Un sábado por la mañana, fuimos todos a la playa, todos juntos, como en las películas de Jose Luís López Vázquez, Doce en familia con Alberto Closas (perdonádme pero soy un cinéfilo, admirador y apasionado del detalle en las películas), a lo que iba, así como hacen las familias en verano, con su sombrilla, la nevera repleta hasta los topes de comida, y la familia García todos para la playa para pasar calor y calentura, de la buena, ahora después sabréis por qué. Después almorzamos todos juntos, mi familia, mis tíos y mi prima, la cual era espectacular, ese día llevaba una blusa celeste medio transparente, que dejaba ver su bikini verde, ajustadito, una mini falda cortita blanca y unas chanclas. Ella, Mónica, poseía un cuerpo muy bien proporcionado, medía 175 cms, delgada, hermosa, pelo castaño largo, tetas grandes y un culo colosal.

Bragas usadas semen y mojadas este verano caliente

Nos alimentamos en familia, y tras recoger todo, nos fuimos a sentar en el salón, a ver la televisión, mi prima se sentó justo en un sofá frente a mí, y nos pusimos a ver la tele. Al rato algo me absorbió toda la atención, la postura en que tenía las piernas Mónica, me mostraba de vez en cuando, un triángulo verde en su entrepierna, mi prima me enseñaba las bragas del bikini en su parte más sexy, esto por la postura que teníamos en el salón, solo lo podía observar yo, por lo que empecé a no echar cuenta de la televisión, solo tenía ojos para ella, y me centré en tan maravillosa vista, sus hermosas piernas eran coronadas por unas braguitas verdes.

bragas usadas semen

Momentos después, mi prima se dio cuenta de la situación, y cerró las piernas inmediatamente, pero al rato, las abrió otra vez, esta vez ya queriendo jugar conmigo, a veces cerraba las piernas y otras las abría. Ella se olvidó de la televisión, y entre leves risas estaba jugando conmigo, yo me estaba excitando con esto.

Ella no se daba ni cuenta, pero yo estaba más caliente que la pipa de un Indio, y cada vez me hallaba más caliente, tenía mi polla al borde de la locura dentro de la opresión del bañador, eso se me notaba, y mi prima se reía con sonrisa pícara, hasta que de repente, ella se puso de pie, comentó que iba al baño, me guiñó un ojo, y se fue. Minutos después retornó a la sala, y se sentó de nuevo frente a mí, pero algo en ella era diferente, la cara esbozaba una medio sonrisa, algo había pasado y yo no me había enterado.

El guiño de mi prima, me indicaba sus bragas usadas

De nuevo, mi prima me guiño de nuevo un ojo, a la vez que entreabría sus piernas, y pude notar que no llevaba sus bragas, ¡no llevaba bragas! ufff, eso era demasiado, mi nabo marcó las doce en punto rápidamente, quería llegar a medianoche como fuera. Me lo mostraba su rasurado, casi acabo ahí mismo, fue increíble, no podía aguantar, me levanté y marché al baño a toda prisa, entre la sonrisa de mi prima. Quería comprobar dónde estaban esas bragas sucias o limpias o mojadas de mi morbosa y caliente prima.
Entré en el baño, puse el seguro, y busqué las bragas de ella, porque pensaba que las había dejado allí, al instante las encontré, estaban dentro de la cesta de la ropa sucia, arriba, bien puestas para que pudiera verlas, se nota que las dejó aposta y a propósito para mí. De inmediato me las llevé a la nariz para oler ese perfume embriagador de hembra caliente y mojada. Las bragas estaban totalmente mojadas, húmedas, olorosas e impregnadas del sabor a coñito de Mónica, posteriormente lamí las bragas de ella hasta aburrirme, me miraba al espejo y me decía: “Pero qué guarro y pajilleros eres, con las bragas de tu prima!”. Mientras, me iba masturbando sin demora y con premura, pelándomela como un mono en el zoo a la hora de cerrar, hasta llegó a ser una paja violenta, un pajote de armas tomar, de muy señor mío, con mucha velocidad y sin conciencia apenas, me venía el gusto en mi dura polla con las bragas de la nenaza en mis manos.

Descargué como nunca, me corrí como un chimpancé, bañé sus preciosas bragas de bikini verde, dejé toda mi leche concentrada en el lugar en que su coño se apoyó antes y volví a abandonar las braguitas donde las encontré, y retorné al salón. Su bikini, sus bragas verdes ahora estaban más sucias que nunca, bragas sucias de mi prima bañadas en cremosa y abundante leche semenal. Nada más entrar, ella me miró con ansiedad, yo mediante un disimulado gesto, le di a entender que estaba listo y feliz, ella se puso de pie, y al pasar por mi lado, me proporcionó una mirada cargada de lujuria, la cual me dejó caliente de nuevo, y se metió nuevamente en el baño, yo me senté de nuevo en mi sitio, contento como nunca.

Cuando ella volvió, me miró con cara alegre, había visto sus bragas bañadas en semen, sus bragas usadas semen, y se sentó en su lugar, al rato repitió la operación de sus piernas, y pude comprobar que las braguitas habían vuelto a su lugar de origen, ¡a su lugar de origen, a su coño!. No me lo podía creer, ¡si las había empapado en apestante semen!. No impotaba, mi prima guarra, mi sucia prima se jactaba y enorgullecía de su hazaña, su coño era un enjambre de leche blanca. Y en su bello rostro, había una sonrisa de satisfacción y complicidad, estaba uniendo en sus braguitas mi semen y sus jugos femeninos. Después de esto me hizo una señal para que la acompañara de nuevo, pero esta vez entramos los dos en el baño, mientras el resto de familia descansaba y sesteaba en una tarde calurosa como aquella era, de verano.
Entramos y nada más pasar al baño, ella cerro con el pestillo, me dijo:
-Atrévete, y mete la mano guarro, mira cómo me has puesto.

No lo podía creer, me invitaba a meter la mano ahí.

En resumen, que paro de escribir, porque no sé si les gustará, si les gustó seguiré la historia caliente de las bragas mojadas de mi prima en verano, porque aún queda más. A veces solo ponerme a escribirlo me pongo malo de pensarlo, pero seguiré si les gustó.

10 visitas en total, hoy 0

Page 1 of 21 2

Enlaces patrocinados

  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10/04/2018 - 0 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?  

  • una paja a mi sobrino

    le hice una paja a mi sobrino

    por el 02/05/2018 - 1 Comentarios

    Yo estaba con mi hermana una tarde hablando de nuestros hijos Tengo 26 años, soy madre soltera de un único hijo llamado Juan, de 9 años Mi hermana tiene 32, y tiene un hijo de 13, Brian De pronto ella tocó un tema muy delicado. Empezó a hablar de que Brian ya se masturbaba Yo […]

  • esposa caliente

    Esposa caliente y desaprovechada

    por el 29/04/2018 - 4 Comentarios

    No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

  • Mi prima tetona Agustina de la Sierra

    por el 18/03/2018 - 1 Comentarios

    Era sábado a la mañana. Estaba de vacaciones de verano pensando en mi prima tetona. Me fijé la hora, 7:39 am. Mi tía y mi prima Agustina siempre venían los sábados a la mañana a visitarnos a mi y a mamá. Quise aprovechar ese tiempo para ver pornografía. Tenía quince años y aún seguía virgen. […]

  • amas de casa calientes

    Esposa caliente y desaprovechada I

    por el 04/05/2018 - 0 Comentarios

    Lo primero que tengo que decir, es que quería agradecer sus comentarios, creía que nadie vería lo que publiqué. A Javier y Daniel. Soy una de esas amas de casa calientes que hay tantos pueblos y solo ellas lo saben. Me excitan los relatos que leo, y pensé que puedo aportar mi experiencia. Desaprovechada como […]

  • Actriz porno y chica de compañía

    por el 12/03/2018 - 1 Comentarios

    Hace tiempo que quería escribir algo sobre una escort en Barcelona, pero no me decidía, he creído que éste es un lugar apropiado y lo voy a hacer. Soy, o eso dicen, guapa, atractiva, y aunque parezca lo contrario, nada presumida. Lo que ocurre es que escucharlo todo el día lo mona que eres, al […]

Registro GRATIS – CHAT gratis

Escribe aquí tu búsqueda …

Solicita tu post patrocinado

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web provee acceso a material, información, opinión, contenido y comentarios que incluyen material sexualmente explícito (colectivamente, el “Material Sexualmente Explicito“). Todas las personas al acceder a este sitio deben tener 18 años de edad ó la edad de mayoría en cada jurisdicción en la cuál usted vaya ó pueda ver el Material Sexualmente Explícito, sea cual sea la mayoría (la “Edad de Mayoría”). Usted no puede acceder a este sitio si el Material Sexualmente Explicito le ofende ó si ver Material Sexualmente Explicito no es legal en la comunidad en la cuál usted escoja acceder vía este sitio web.

SI ESTÁS AQUÍ BUSCANDO PORNOGRAFÍA INFANTIL, VETE. NO HAY PORNOGRAFÍA INFANTIL EN ESTE SITIO WEB. NOSOTROS ENTREGAREMOS A LAS AUTORIDADES Y AYUDAREMOS A LA PERSECUCIÓN DE CUALQUIERA QUE ATENTE A EXPLOTAR LOS JOVENES E INOCENTES.

Confirma tu edadAcepta nuestras cookies
El Permiso para ingresar este sitio web y acceder al contenido provisto a través de éste está estrictamente limitado a adultos conscientes quienes afirmen bajo juramento y sujeto a penalidades de perjurio bajo el título 28 U.S.C. § 1746 y otros estatutos aplicables y leyes, que las siguientes declaraciones sean todas verdaderas:

– Soy un ADULTO que ha alcanzado la Mayoría de Edad en mi jurisdicción y dónde estoy escogiendo ver el Material Sexualmente Explicito accediendo a este sitio web;
– Deseo recibir/ver Material Sexualmente Explicitio y creo que los actos sexuales entre adultos concientes no son ofensivos u obcenos;
– No expondré a menores ó cualquiera que pueda ser ofendido
– Acepto que esta Advertencia y Afirmación constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre mi persona y el sitio web y que es gobernado por las Firmas Electrónicas en Acto de Comercio Nacional y Global (comúnmente conocido como el “E-Sign Act”), 15 U.S.C. § 7000, et seq., Al ingresar al sitio, estoy indicando mi aceptación a ser vinculado por lo dicho arriba y por los Términos y Condiciones del sitio y afirmativamente adopto la línea de firma de abajo como mi firma y la manifestación de mi consentimiento.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para “permitir cookies” y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en “Aceptar” estarás dando tu consentimiento a esto. Más información aquí

Si todas éstas condiciones se aplican a usted, y a usted le gustaría continuar, se le da permiso para ingresar. Si cualquiera de estas condiciones no se aplican a usted, ó usted preferiría no continuar, por favor salga ahora.

º
error: Contenido protegido !!