Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Anunciate con nosotros

Follada en ascensor

Dominación, Maduras, Relatos Cortos 30 octubre, 2017

Le envió la foto con las tetas al aire como le ordenó. Ella casada y con la familia de fin de semana, obedeció al compañero de trabajo que la folló ese mismo jueves, en el ascensor.

A última hora de la tarde el gran edificio de oficinas está casi vacío y los últimos trabajadores se van a casa.

Tensión sexual en el ascensor como cada día

Ella toma el ascensor en el piso 17 y él en el 15. Llevan coincidiendo así un par de meses. Apenas han cruzado una palabra más allá de los saludos de cortesías y no saben sus nombres pero secretamente los dos esperan el final día el momento en que bajan junto en el ascensor pues en este tiempo han creado un juego de miradas que ha ido subiendo de intensidad.

Justo hoy el ambiente dentro del ascensor aparece electrificado, él la mira con descaro mientras su polla se marca claramente en el pantalón, ella le sigue el juego y se desabrocha un botón más de la camisa mientras que con una sonrisa traviesa se queja del calor que hace estos días.

Hoy él no quiere jugar, quiere algo más, tranquilamente pulsa el botón de parada del ascensor.

-¿Qué haces?- pregunta ella.

Sin respuesta, él la mira y la besa intensamente como un animal sediento. Sus manos recorren ese cuerpo de mujer que tiembla por la excitación. Ella intenta pararlo, resistirse un poco, pero el deseo es demasiado fuerte.

Cuando se separan aun conectados por la mirada, él le abre la camisa y saca las tetas por encima del sujetador negro y se lanza a mamar y morder eso pezones duros y oscuros mientras sus manos empiezan a explorar su coño que ya esta ardiendo.

Así que ella no puede más que dejarse hacer y suspirar. Nunca ha hecho nada así pero lo esta disfrutado, tiene que agarrase a las paredes al flojearle las piernas cuando él tirar con los dientes de sus pezones mientras unos dedos hábiles juguetean debajo de su tanga.

Se abre la cremallera y encuentra la polla dura

Él se separa y se abre el pantalón dejando salir una verga grande y dura.

-Si la quieres pídela.

-Quiero tu cipote.

-No, creo que puedes pedirlo mejor.

En ese momento, ella esta como hipnotizada por es esa polla de venas marcadas, el brillo del liquido preseminal en la punta y suave olor a macho.

-Quiero chuparte la polla… por favor – vuelve a repetir ella tímidamente y se arrodilla delante de él y pasándosela por la cara y dando lametones a huevos antes de meterse esa rica verga en boca, puede sentirla caliente y húmeda, aunque es tan grande que apenas puede tragar hasta la mitad mientras él le acaricia el pelo y le susurra obscenidades.

Cuando la excitación se vuelve insoportable la levanta y bruscamente la pone de cara a la pared, subiéndole la falda y arrancándole el tanga empapado de flujo. Pasa la polla por la raja del coño recogiendo su humedad como un anticipo antes de penetrarla lentamente, dejando que el coño se acostumbre al tamaño.

La siguiente embestida es firme y tan fuerte que la hace ponerse de puntilla. El ritmo va creciendo en intensidad y ella disfruta de la sensación de estar sometida a su fuerza y su deseo; de sentirse llena por completa cuando la folla tan fuerte que puede sentir sus grandes huevos chocando deliciosamente contra su coño.

Su coño listo y mojado para ser justamente penetrado

-Este fin de semana, cumple la orden, quiero una foto tuya con tus tetas de perra colgando, estés donde estés, háztela y me la envías- le dijo mientras la embestía.

Él la coge por el pelo y la obliga mirarse en el espejo del fondo del ascensor. Su propia imagen despeinada, con la ropa revuelta y completamente entregada a un desconocido la excita, ha perdido la cuenta de los pequeños orgasmos que ha tenido antes de que un orgasmo espectacular le recorre el cuerpo, mientras él le sostiene la mirada en el espejo.

Los últimos coletazos del orgasmo se mezclan con el morbo de sentir los fuertes latigazos de semen cuando él también llega al orgasmo. Aun bien ensarta por una verga que se recite a aflojarse el la besa suavemente y pulsa el botón para volver a poner en marcha el ascensor.

Cuando llegan al vestíbulo ya se han adecentado como han podido y vuelven a comportarse como dos desconocidos.

-Hasta mañana- Se despide él

-… Eso espero…- susurra ella.

Cuando ella llegó a casa, con su marido y familia, se dio cuenta que en el bolsillo de su chaqueta había un papel con una dirección electrónica acompañada de: “Quiero esa foto si tu quieres esta polla”. El lunes siguiente, ya tenía la foto de la perra caliente con las tetas desnudas. A pesar de estar con la familia, no pudo decir que no, y se la hizo como mandó su follador.

5 visitas en total, hoy 0

Más de mi yerno

Abuelas con jovencitos, Incesto 30 septiembre, 2017

El leve roce por detrás en mi culo, me hizo saber que él me atacaba, mi yerno caliente iba a por mí. Y a mí, eso me gustaba.
Pero sobre todo, lo que me sorprendió fue aquella porra parecía de hierro y mi marido nunca la tuvo tan dura.
Cuando menos lo esperaba él se pegó a mi espalda y asomándose de nuevo entre las dos ligeramente dijo… “Me alegro de que nos hayamos quedado a verlo. Esto es una maravilla” y en ese instante metió su mano por el costado de mi falda, recorrió todo mi muslo y amaso mi nalga a su antojo. Tiró de mi cachete un poco hacia afuera abriéndome más el trasero hasta que la punta de su polla presionaba ya directamente en mi culito.

Mi hija seguía haciendo comentarios pero yo ya no la oía y desde luego estaba que no me salía la voz del cuerpo.

Tenía que hacer algo así que disimuladamente lleve mi mano atrás para coger la suya y retirarla pero al notar mi mano él me la cogió y la apoyo sobre mi cadera colocando la suya sobre la mía para acariciarme.

¡Joder!, que tormento de hombre ¡por Dios!

Me estaba mareando. Sentía pulsaciones en mi culo y ya no sabía si eran mías o eran de su polla pero me estaban poniendo enferma. Él coño se me estaba poniendo resbaloso y notaba como los labios se deslizaban entre ellos al apretar mis piernas. La sensibilidad de mis pezones era tan grande que el más mínimo movimiento me hacía sentir el roce de mi blusa como una tortura.

Su mano era tan cálida… por un momento creo que cerré los ojos e imaginé lo que sería sentir aquella mano tibia recorriendo mi cuerpo. Sin poder evitarlo dejé que se recreara restregándose todo lo que quiso.

Estaba muy excitada y mi mente comenzaba a imaginar cosas.

Lo que daría por sentir aquella barra de carne caliente entrando en mi cuerpo. Estaba al borde del orgasmo pero … ¡se me iba a notar!.

Miré a mi hija de reojo. Estaba concentrada en los barcos.

Sí, joder, podría correrme sin hacer ruido. Como cuando ella era pequeña y dormía en la cuna.

Pero ahora su madre se iba correr con la polla de su yerno encajada entre las nalgas.

Apreté mis muslos y me concentre en las sensaciones que sentía en mi trasero. Creo que apreté un poco hacía atrás y él respondió clavándose aun más y haciéndome sentir las costuras de su pantalón.

Aspiré todo el aire que pude y aguanté la respiración apreté su mano y… uffff, sí, sííí, sííí…

Me corrroooo, me corroooo…. Ummmmffffffffffffffffff!!!

Ohh, ¡Dios mío!, que gusto otra vez. Sentía la brisa refrescar mi cara que estaba ardiendo por el sofoco.

No sé cómo conseguí contenerme pero mi hija parecía seguir sin enterarse de nada.

Relajé mi cuerpo y mi mente disfrutando del regusto tras el orgasmo hasta que viendo que ya no quedaban muchos barcos liberé mi mano de la suya y le di una palmadita.

Él debió entender que la fiesta había llegado a su fin porque se despegó de mí y dijo que tenía que ir al baño antes de salir de paseo. Seguro que se quito de en medio para que mi hija no viera como estaba o quizás se haría una paja rápida.

Durante la tarde-noche no volvió a ocurrir nada y aunque al acostarme estuve esperando escuchar alguna actividad en el salón, tampoco ocurrió nada. Me dormí recordando las caricias de mi yerno pero sin volver a masturbarme, imagino que por el sentimiento de culpa que me creaba aquella situación.

Al día siguiente tendría que hablar con mi yerno y poner fin a aquella extraña situación.

7 visitas en total, hoy 0

Me hizo suya. Me devoró (Fotos)

Infidelidad, Relatos porno, Relatos XXX 1 mayo, 2017

Soy Wendy, les contaré acerca de la primera vez que fui infiel y la verdad la vez que más he disfrutado del sexo y a pesar de que hoy en día sigo con mi novio y nunca se enteró, fue por mucho una de las mejores veces en la cama con un chico.

Me devoró ajena a mi novio, él nunca se enteró

Soy de tez blanca más no pálida con toques de color durazno, la verdad tenía algunos amigos y amigas que decían que parecía una Elfa del señor de los anillos.
Mido aproximadamente 1.58, cabello color café oscuro, un rostro precisamente similar a una Elfa, ojos que inspiran ternura, boca pequeña, pestañas medianas, mirada coqueta.

Follada en relatos infidelidad

Caliente y excitada con Ricardo

No soy muy agraciada de los pechos, me gustaría tener más, sin embargo tengo al menos, tengo una cintura bien marcada pero no a base de ejercicio por lo que tengo un poco de pansa, no gorda más bien tengo de donde agarrar, una pansita, o barriguita sensual, una cadera pronunciada sin exagerar ya que junto con mis piernas y nalgas es la mejor parte de mi cuerpo, justo donde acaba mi cadera empiezan mis nalgas que muchas veces confunden con mis caderas ya que soy un poco ancha, toda una xxxgratis, para todos, dirían que tengo unas pompotas pero sin ser grotescas, mis piernas justo donde acaban mis nalgas son gruesas y muy bien torneadas, pero a tres cuartos para abajo comienzan a adelgazar y eso hace dejad mucho a la imaginación, dirían que son piernas de tenista pero tan trabajadas. Excitada con fotos pornoxxx solo de pensarlo.

Todo empezó cuando recién entre a la universidad, por lo regular siempre me sentaba sola pero poco a poco comencé hacer amistades, uno de los se llamaba Luis, sin embargo sabia el por qué me hablaba, una como mujer siente la mirada cuando te busca para llevarte a la cama y el en una fiesta a la que fuimos varios amigos era lo que querían y ahí mismo me enteré que era una niña deseada y pretendida por algunos ahí, por esa razón deje de hablarle a Luis.

Comencé a hablarle a un grupo de amigos, María, Julio, Ricardo, Monse, Oscar y Fernanda, todos somos muy unidos y poco a poco avanzaron los semestres, a quien más le comenté a hablar fue a Ricardo quien cada que salíamos en grupo era de quién me tomaba de su brazo como amigos claro sin embargo ambos sabíamos que sentíamos algo más que en ese momento no reconocíamos y a pesar que yo tenía novio algo me parecía atractivo de el y su forma de ser, claro que era también por cuestiones que en aquellos momentos tenía problemas con mi novio y tal ves buscaba refugiarme en alguien.

Siempre tuve el morbo de estar con otro

La verdad al pasar del tiempo cada uno del grupo ya tenía alguna pareja y yo con Ricardo me veía muy bien, se portaba tierno conmigo y yo correspondía, sin embargo María era quien quería tener algo con el, yo solo me sentía a gusto a su lado.

En una ocasión decidimos salir al centro de la ciudad entre todos, aquel día decidí ir vestida con un pantalón de mezclilla claro y pegado que remarcaba mi sonríes, una blusa de tirantes blanca pegada y un chaleco, todo el trayecto me senté junto a Ricardo y nos abrazábamos mientras los demás platicaban. Eran momentos calientes, los dos juntos, como los vídeos que a veces me pongo para calentarme, de porno gratis maduras, algo muy erótico. Y así nos calentamos, en el centro ya que llegamos me tome algunas fotos con el pegando mi cabeza y mejillas junto a las de el, de regreso ya que todos bajaron antes que nosotros el me dijo que me acompañaría a mi casa, aquel día nunca vi donde había comprado unos aretes que me regalo, los acepte y me abrazó, yo coloqué mi frente en la suya y sentí una enorme necesidad de besarlo el solo acercó su boca a la mía y tiernamente me dio un pequeño beso rápido, me abrazo y yo me metí a la casa, aquella noche no pare de pensar en el, era lo que mi novio no era aquel instante.

Sabía que tres semanas después nos teníamos que reunir todos nuevamente en casa de julio para grabar un vídeo tipo cortometraje, pasaron las tres semanas y entonces acordamos que duraría la grabación al rededor de 2 semanas por que era para un proyecto escolar.

Polla para la zorra

Con el chocho mojado esperando polla

Ya en los últimos días estaba muy apegada a Ricardo y prácticamente eran bromas entre todos y ya ubicábamos la casa de julio, hasta nos dejaba a veces subir a descansar o jugar videojuegos en su cuarto, justamente para el último día sentía una necesidad de estar con Ricardo y algo dentro de mi sabía que el también conmigo, así que ese último día decidí vestirme un poco más provocativa, me puse un vestido que comienza abajo de los hombros justo en las axilas sin tirantes, color negro hasta la cadera y de ahí hacia media pierna se turnaba de líneas blancas y grises claro con oscuro, era un vestido corto pero tan vulgar, me puse unas medias negras con líneas aún más oscuras que llegaban casi hasta donde terminaban mis piernas y comenzaban mis nalgas, utilice un bóxer para mujer tipo cachetero y un liguero para sujetar las medias, me solté el cabello y use unas botas negras como estilo rockero, útiles una chamarra de mezclilla negra que me había prestado mi novio, desde que llegue note que hasta el novio de Montse me veía con cara de que me desnudaba con la mirada, recuerdo que cada uno de los chicos del grupo me intentó cortejar de alguna manera aquel día, y Ricardo también, solo que él consiguió algo mas.

Sabíamos que no podíamos perder esa oportunidad así que Ricardo le dijo a Julio por la tarde que subiría a su cuarto a jugar vídeo juegos, yo después de 15 minutos le dije que necesitaba dormir por lo que me dijo que podía usar el cuarto de su mama.Así que después de subir, ahí estaba Ricardo esperándome, inmediatamente que llegue al barandal de arriba me tomo de la cintura y me besó, yo correspondí y caí rendida, inmediatamente me cargo, me tomo de ambas piernas y me llevó al cuarto de julio, su cuarto era pequeño, inmediatamente que entrabas a unos escasos centímetros a la izquierda estaba su cama, y a la derecha la pared y conforme caminabas texto pues parecía un túnel encontrabas el final de la cama y la tele igual a la derecha y al fondo la ventana, aunque entre el espacio entre el fin de la cama y la pared que estaba donde la ventana había un espacio pequeño como para que entrara un cuerpo completo sin embargo había cobijas amontonadas en el piso algunas bolsas.

Ricardo me tumbó en la cama y cerró la puerta

Inmediatamente que entramos Julio me tumbo en la cama pero como no cabía de manera horizontal me incorporé rápidamente y me senté en la orilla de la cama, el cerro la puerta de madera y yo cruce las piernas de manera sensual, de inmediato se puso de rodillas y me tomo de mi barbilla y me besó mientras acariciaba mi pierna intentando llegar a mis nalgas, yo lo tomé de la nuca y no lo soltaba, abrí las piernas y el se incorporó, me tomo de ambas y subió mi vestido hasta tres cuartos de pierna y el se puso de rodillas ya encima de la cama, giró para que cupiéramos y me recostó y se acostó encima de mi, yo estire un poco mis pies para no abrazarlo aún con mis piernas en la espalda y entonces él comenzó a besarme y acariciarme, yo correspondí y lo tome con mis brazos fuertemente los pase entre sus axilas hasta sus hombros, entonces me tomo con su mano izquierda mi pierna derecha y comenzó a masajearla intentando subir mi vestido hasta mi liguero, yo baje mi mano y la puse encima de la suya y poco a poco iba bajándola, me besó el cuello y entonces fue cuando pude voltearlo, quede encima de el cabalgándolo y puse mis manos sobre su pecho, el tomo mis piernas y me acarició hasta mi cintura, admirando todo mi cuerpo, comenzó a sobar mis pechos y yo me agachaba para besarle el cuello, me recosté completamente sobre el y fue entonces que subió mi pierna a su cintura estando yo sobre él recostada nos acariciamos mutuamente, después de un rato asi volvió a darme la vuelta y mientras abría mis piernas lo abrazaba de la espalda con mis manos, el puso sus manos en mi cadera y me jaló hacia el para que mis nalgas chocarán con sus muslos, enseguida yo visualizaba la escena y retire mis manos hasta la altura de mis hombros como esperando la señal y algo coqueta, comenzó a desabrocharse el pantalón y yo como pude me quite un botín con un pie y el otro enseguida aún con las piernas medio levantadas a la altura de su cintura entre sus brazos.

Cuando sacó un condón de la bolsa, supe que me iba a follar

Sacó una pequeña bolsa cuadrada como chicle y supe que era un condón, en ese momento se lo puso frente a mí y casi sin parpadear metió mis manos en mi vestido sin bajarlo y llego hasta mi cachetero rápidamente, lo tomo por los extremos e intentó bajármelo pero lo rompió de la desesperación, lo arrojó al suelo y yo solo asentí tiernamente con mi cabeza, enseguida me penetro y mientras me tomaba de la cadera y cintura, yo volví a colocar mis manos sobre sus hombros y el manoseaba todo mi cuerpo, coloque mis piernas extendidas sobre el sin abrazarlo y solo veía como rebotaban mis tobillos arriba y abajo sobre el, me excitaba eso, no podía gemir más que suave para que nadie nos escuchara, y el solo lanzaba “ah ah” rápidos para tampoco ser oído, después de un rato sentí que todo el cuerpo me picaba, estaba excitadísima.
Estiré mis manos hasta el naranjal y lo tome con ambas, sentía que me corría, era lo que quería desde hace mucho.

Culos grandes mojados

Mi culo esperando la polla de Ricardo

Poco a poco con el movimiento de su cadera penetrándome me fui haciendo hacia atrás de la cama hasta tocar con el barandal y la pared con mi cabeza, el me tomo de mis piernas ya con mi vestido casi dejando ver el inicio del liguero, me cargo y el se puso de rodillas en la cama y yo lo abrace de la nuca, lo rodee con mis brazos, me embistió al menos 4 veces contra la pared y barandal, entonces quiso ponerse de pie y mientras colocaba un pie en el piso de alfombra para apoyarse escuchamos como julio gritaba su nombre desde la sala, nos sorprendimos y yo me reincorporé rápidamente, y mi vestido que estaba ya casi hasta el liguero cayó sobre mis piernas tapándolas nuevamente, el aún lo tenía parado, esperamos al menos un par de segundos en silencio, sin embargo quería que acabara conmigo aquella tarde, y yo sabía que él quería comerme por completo, comerse aquella Elfa y pedazo de cuero, el mientras contestaba el llamado yo le besaba el cuello y su boca.

Escuchaba sus gemidos de macho, y eso me mojaba aún más

Él se escuchaba entre cortado y mientras lo tomaba del cuello lo jalaba hacia atrás hacia el espacio entre la cama y la ventana de la pared donde estaban las cobijas y bolsas en el piso, caminaba de puntas para alcanzar su cuello y de inmediato me tire sobre aquel rincón, al momento en que sentía que se alzaba el vestido y justo mientras caíamos me penetraba, con su mano izquierda me acarició la pierna derecha y la levanto, desde la puerta quien entrará visualizaba mi pierna derecha al fondo con su mano acariciándome y si levantaba la vista verían los cuerpos, mi cuerpo desde la cadera levantaba un poco por el montón de cobijas y bolsas en ángulo como de 30 grados, primero lo quite la playera y el a mi la chamarra de mezclilla de mi novio, la puso a una lado, me comenzó a quitar la parte de arriba del vestido tomando desde mis axilas y bajándolo hasta mi cadera, dejando ver si brasier negro y mi suculento abdomen y pancita sexy, me dio en un beso cerca de mi ombligo y continuo bombándome, yo sentía mariposa por todo el cuerpo y pensaba que a pesar que había tenido sexo con mi novio y lo disfrutaba nunca había sentido una sensación así, el hecho de ser descubiertos me excitaba

Ricardo me devoraba por completo y yo me sentía completamente rendida y sin aliento, sentía que se me iba la respiración y quería gemir a todo pulmón, como pude apoye mi boca entre su hombro y oreja para tapar mi voz y comenzar a gemir en su oído y gritar “ah ah” no quería que se despegara de mi, tomó mi pierna izquierda y comenzó a subir su mano , mientras yo estiraba mi pierna derecha, conforme subía su mano por mi pierna ya que la había acariciado de manera frontal y no de lado mi liguero comenzó a desprenderse ya que subía y bajaba su mano casi hasta llegar a mi cadera por debajo del vestido, mi media se desprendió y dejo ver una parte de mi piel desnuda, yo tome la chamarra de mi novio, lo tape con ella y la usamos como sabana lo besaba tiernamente pero también perversamente, de repente, entonces alguien tocó la puerta diciendo si estaba ocupado pensando que era el baño, no nos importo y seguimos cogiendo, abrió la puerta de madera, era María, quien aquel día note los celos de que Ricardo me estuviera comiendo, en cuanto vio la escena grito sorprendida de la escena y con Pena, “Wendyyyyy, hay wey” m, yo no me pude contener mas y lance un gemido, largo y agudo, comencé a gritar y Ricardo solo lanzaba gritos entrecortados.

En definitiva, María visualizó la escena unos cuantos segundos y se fue rápidamente, nosotros seguimos con lo nuestro, Ricardo bajó su rostro hasta mi sexo y comenzó a lamerlo mientras con sus manos tomaba mis nalgas por debajo del vestido, se incorporó y volvió a penetrarme. Poco a poco sentí caliente dentro de mí y supe que Ricardo se había venido pero parecía como si estuviera orinando, se vino tanto que que sentí cómo comenzó a salir el semen del condón y caía dentro de mi, él quería sacarlo pero lo impedí empujándolo contra mi, lo abrace con mis piernas en su espalda y al hacer eso quedó aprisionado su pene contra mi vagina y no podía liberarlo, y aquella tarde Ricardo devoró un cuero de mujer, y para mí fue la mejor noche de mi vida la cual quería que me hiciera suya.

¿Les gustó?

4 visitas en total, hoy 0

Jugando con mis amigas

Bragas usadas, Lésbicos, Relatos XXX 7 abril, 2017

Esto sucedió ya hace un tiempo… por razones de trabajo de mis padres yo suelo pasar mucho en casa sola y no es raro que reciba gente, este día en particular estaban tres de mis amigas que iban a quedarse en casa…y ahí va uno de los mejores relatos lesbianas porno xxx.
Éramos:
Lorena (o sea yo) (rubia pelo largo intermedio, ojos celestes verdosos, 1.67 de estatura linda de cara, buen cuerpo, 100 de lolas que es mi mejor atributo, de cola no estoy nada mal)
Marilú (se llama maría luisa pero le decimos Marilú) (morocha pelo largo, ojos verdes, algo más baja que yo, de cara bastante linda, no muchas lolas, buena cola)

Relatos XXX lesbianas

Coño abierto y caliente de Marilú

Lucila (le decimos Lucy) (morocha pelo no muy largo, ojos marrones, alta, delgada, lolas tirando a grandes pero no tanto como las mías)
Camila (la menor de todas de edad, rubia pelo largo intermedio, ojos verdes claros, delgada, lolas muy pequeñas, look aniñado)

Estábamos las 4 en casa, solas como ya dije, bastante aburridas, así que propongo un juego de cartas que todas aceptan…

Luego de varias partidas Marilú y yo habíamos ganado la gran mayoría y ya las cuatro nos estábamos empezando a aburrir nuevamente.
Habíamos tomado ya algunos tragos, así que se me ocurre que para hacer más interesante el juego jugáramos por prendas

Una de ellas dijo que al ser todas mujeres no tenía mucha gracia (nota: yo soy bisexual, pero ellas no lo sabían en el momento y obvio no se los iba a decir)

Yo conteste que además a la perdedora se le iba a poner una prenda especial, a determinar por la ganadora para darle más gracia al juego, había podido ver a mis amigas en interiores en alguna oportunidad, pero nunca desnudas, por lo que solo la posibilidad de hacerlo me excitaba…

Marilú, que es casi tan buena como yo jugando, acepto rápidamente, las otras dos chicas no querían porque son bastante más malas….
Entonces yo propuse para igualar el juego que jugáramos de a pares, que se iban a ir rotando, de esa manera las que no juegan tan bien no tendrían tanta desventaja…
Luego de un poco de convencimiento y más tragos finalmente todas aceptan y empieza el juego
Casualmente se dio que ya todas teníamos la misma cantidad de ropa y también lo mismo puesto, todas vestíamos remera, un jogging, zapatillas, medias y obvio las dos partes de la ropa interior
El orden de las parejas también se iba decidir al azar, para que no hubiese reclamos por eso y también hacer más parejo el juego.


Se aclaró, además que no valía taparse con las manos ni nada por el estilo, que las zapatillas y medias se sacaban de a dos y que el reglamento podía variar luego para hacer el juego más interesante siempre que todas estuviéramos de acuerdo con dichas posibles modificaciones…
Con esto el juego comenzó y me toca jugar primero con Marilú, ganamos fácilmente como era de esperarse y Lucy y Cami se sacan las zapatillas algo torpemente…
Luego me toca jugar con Lucy, el juego es más reñido, pero ganamos, por lo que Marilú debe sacarse sus zapatillas y Cami sus medias… Cami estaba ya algo asustada, dado que era la más tímida de todas y además no quería ser la primera en perder una de las prendas importantes, pero suspira cuando se da cuenta que ahora le iba a tocar conmigo que soy la que mejor juego…
La tercera partida empieza y luego de un juego muy parejo finalmente ganamos y con eso Marilú y Lucila pierden ambas sus medias y quedan todas menos yo (que estoy totalmente vestida) en patas…
Luego de eso me toca nuevamente con Marilú, las otras dos chicas protestan un poco, pero empezando la partida tuvimos mucha mala suerte, para alivio de ellas y por lo tanto, terminamos perdiendo; así que yo me saco las zapatillas… y para sorpresa era Marilú la que se iba a tener que sacar una prenda de las importantes, obvio ya nos habíamos visto en interiores antes y ella es bastante atrevida, así que por suerte no dudo mucho y se sacó su remera, revelando que tenía puesto un corpiño de color negro algo ajustado…


Después de esa, juego con Lucy pero perdemos rápidamente, dado que ambas jugamos bastante mal y para colmo no nos ayudó la suerte, es mi turno de quitarme las medias y Lucy es la segunda en quitarse la remera mostrando un corpiño color blanco
Para la siguiente partida me toca ahora con Camila, en un ajustado juego perdemos y ahora nos tocó a nosotras sacarnos la remera, ambas teníamos corpiño blanco, el mío ajustado que apenas puede con mis lolas y el de ella al cuerpo lo que delataba aún más su falta de busto…
En la siguiente me toca otra vez con Marilú (con más protestas obvio de las otras chicas) y esta vez ganamos por lo que Lucy y Camila quedarían totalmente en interiores al tener sacarse el jogging, la bombacha de Lucy es de color rosado y la de Cami blanca…
A partir de acá modificamos el reglamento para que solo una de las dos perdedoras pague prenda…
Gano mi siguiente partida y le toco a Marilú quitarse sus pantalones, quedando nuevamente yo como la más vestida, la bombacha de Marilú era de color negro
-Luego de esto empieza lo bueno… ji, ji- pensaba yo, riéndome para mis adentros y apenas logrando disimular el placer de pensar que pronto iba a poder verlas desnudas.
Sigo ganando y Lucy es la primera en mostrar sus lolas, muy lindas, como ya les mencioné previamente son algo más chicas que las mías, pero de todos modos más que interesantes…
Después le toca perder a cami y luego de tener que convencerla de que no deje el juego accede a sacarse su corpiño y muestra sus pequeños pechos
A esta altura del juego yo estoy con tres prendas Marilú con dos y Lucy y Camila están solo con sus bombachas
Luego le toca perder a Marilú… sus lolas son bastante más chicas que las mías, pero muy lindas
Pasa otra partida más y pierden otra vez Lucy y Camila y son las que deben quedar desnudas
Hasta ese momento después de la modificación previa del reglamento de las dos perdedoras se decidía al azar cuál de las dos le correspondía quitarse prenda o bien lo hacia la que tuviera más prendas, como nos parecía injusto en este caso modificamos nuevamente el juego y las dos perdedoras deben jugar entre sí, para decidir quién es la que hace la prueba final debiendo ambas quedar desnudas.
Antes del juego final entre ellas y ya habiéndose quitado ambas sus respectivas bombachas Marilú y yo nos jugamos el primer lugar, para ver quién era la que iba a decidir la prenda final de la perdedora y además la única en quedar vestida, yo tenía ventaja, dado que contaba aun con tres prendas contra una sola de ella
Luego de perder la primera partida entre nosotras y por lo tanto tener que quitarme el jogging, lo hago y revelo mi bombacha que era de algodón color blanco, gano la partida que sigue y por fin tengo a mis tres amigas totalmente desnudas…


Como se acordó Lucy y Cami juegan entre si y Cami sale perdedora…
Como prenda para todas dije que debíamos quedarnos como estábamos hasta la hora de dormir y para la perdedora Cami la prenda final fue que debía abrir la puerta de entrada de calle y quedarse como mínimo un minuto parada en la puerta totalmente desnuda como estaba y obviamente sin taparse
Temblando ella, la acompañé hasta la puerta…me quedé parada a un costado para que a mí no me vieran si pasaba alguien, abrí la puerta, ella desnuda parada allí… luego que pasara un minuto la cerré…
No creo que la vieran, porque mi calle a pesar de ser semi-centrica no es muy transitada y menos a esa hora y además la puerta no da directamente a la calle si no que da a una entrada que ve hacia afuera…
Luego de eso pasamos un buen rato como estábamos, mis tres amigas desnudas y yo en ropa interior, hasta que llegó la hora de dormimos y les permití al resto de las chicas ponerse sus interiores y así, todas nos dormimos…
Continuará…

4 visitas en total, hoy 0

Me follaba a la vecina, y el marido contento.

Cornudos, Relatos Salvajes, Relatos XXX 18 junio, 2016

Mi vecina una cotilla, pero el marido cornudo, hasta nos llegó a filmar un día, como se la metía a la guarra de su mujer, solo lo sé yo y ellos dos, alguien tenía que hacerlo, digo yo, motivo de este increíble testimonio de relatos cornudos.

El culazo de mi vecina le hizo cornudo

Como esta tetona, chupona y a cuatro patas, abajo se ve, y cómo pajea y qué facilidad tiene, solo hay que verla, menudo culazo, abajo en fotos, culazo y mamazo, y el marido cornudo mirando y filmador y fotografiador.

Os dejo unas fotos, de lo chupona que llegaba a ser y el culo y coño que llegaba a tener.

Relatos cornudos, foto vecina para follar

Mi vecina preparada

 

relatos cornudos

Mi vecina al final con los dos

Relatos cornudos y vecina sexo

Chupando la vecina

Relatos cornudos

Abierta mi vecina

Vecina abierta para mi, su marido observando

Abierta para mi, su marido miraba

Mi vida cambió el día que mi vecina la cotilla me vio pajearme, masturbarme por la ventana, ese día…, cambió todo. La conocí a fondo, por cotilla, por puta en definitiva como se verá, quiso alegría y se la daba cada semana. Su marido se enteró, nos vio, y encima le gustó al muy cornudo.

Mi vida antes era muy rutinaría, mi mujer apenas tenía tiempo para los momentos de pasión. Desde el momento que le fuí infiel mi forma de pensar cambió radicalmente, al darme cuenta de lo vacía que era mi vida. Si a esto sumo una hijastra increíblemente hermosa, era cuestión de tiempo que nos separásemos.

Separado de mi mujer e iniciando a mi hijastra

Fue por mutuo acuerdo, quedamos como amigos, y aún nos veíamos con frecuencia, incluso acabamos muchas veces en la cama, curiosamente disfrutábamos más que cuando estábamos juntos.

Ella se fue a vivir con su madre, la cual estaba encantada de recibirla. Su hija se quiso quedar conmigo, más que nada porque por aquel entonces ya habíamos tenido algo, pero eso es otra historia. Porque mi vida cambia al quedarme solo, sin la mujer, pero con otras mujeres como mi hijastra y mi vecina.

Así, que yo me quedé en el piso donde vivíamos, haciéndome cargo de mi hijastra. Seguía manteniendo relaciones todas las semanas con la viciosa de mi vecina. La muy puta solo quería polla. Tenía más de 50 años, pero a pesar de la celulitis que se marcaba en sus caderas, tenía un cuerpo muy apetecible, sobre todo sus enormes pechos naturales y su coñito, rosadito y muy tragón.

Teníamos un código para avisarme que estaba sóla y deseosa de sexo. Colgaba un paño colorado en la esquina del tendal, por la mañana, así yo sabía que ese día a las 5 su marido trabajaba. Y yo me metía en su casa a joderla de lo lindo; ella lo necesitaba.

MUJER ADÚLTERA E INFIEL GRABANDO UN VÍDEO PARA SU MARIDO CORNUDO IMPOTENTE

Así estuvimos un año, sin que ni mi mujer ni mi hijastra sospechasen nada. Mucho menos su marido.

Su marido era un poco más joven que ella, pero parecía mayor, se llamaba Manuel, y no tenía un pelo en la cabeza. Lo que más resaltaba de él era su enorme barriga, ganada a base una cantidad ingente de cerveza. En palabras de su esposa, casi siempre llegaba a casa medio borracho, razón por la que no la satisfacía desde hacía más de 10 años.

Su marido cornudo impotente y barrigón

Aquel día, como todas las mañanas eché un vistazo rápido al tendal de mi vecina. No me sorprendió encontrarme con el paño colgado en una esquina, ya que hacía una semana que no le hacía una visita. Una media sonrisa afloró a mis labios, pensando en lo cachonda que estaría después de una semana sin sexo.

Después de comer, me duché y preparé para el encuentro, afeitándome bien para no irritar la fina piel de mi vecina durante el acto. Me vestí y salí de casa, sin necesidad de buscar una excusa para mi hijastra, ya que ese día estaba con su madre. Parecía que sería una tarde perfecta de sexo, que equivocado estaba.

En cuanto el ascensor se abrió en el piso correcto, una puerta se entreabrió furtivamente. Entré en el piso sin pedir permiso, cerrándolo a mi espalda con suavidad. Las luces del piso estaban apagadas, y las persianas bajadas. Un único punto de luz, proveniente del dormitorio me indicaba el camino.

Al traspasar el umbral de la habitación la vi, tumbada en la cama, completamente desnuda, boca arriba, piernas abiertas. Se masturbaba frenéticamente y sin pudor con el mango de madera de un cepillo de pelo. Sus mejillas sonrosadas y su frente perlada de gotitas de sudor, me indicaban que ya llevaba algún tiempo en la faena. Me pregunté que hubiera pasado si fuera otro el que entrara por esa puerta abierta. Cada vez era más atrevida, y eso me excitaba pero también preocupaba.

Mi vecina me esperó masturbándose y sudorosa

-No esperas por mi!, ya veo lo cachonda que estás-le dije con una media sonrisa, mientras me acercaba bajándome los pantalones. Me desnudé de cintura para abajo, subiéndome a la cama para ofrecerle mi pene todavía fláccido.

Le ayudé a metérselo en la boca, mientras sus manos seguían con la masturbación. La escena era tan morbosa, que mi polla se puso dura casi al momento, provocándole un momento de ahogamiento.

-Ummm, que rica-dijo ella, después de sacársela de la boca, observándola con deseo. Parecía una gata en celo ronroneando.

-Sí, lo sé. Sé lo que te gusta mamar mi polla- le contesté agarrando su cabeza para follar bien su boca. Ella me contesto con un gemido de placer, con la boca llena de mi miembro erecto.

Empecé a sobar sus generosas tetas, pellizcando esos pezones sonrosados, con sus enormes aureolas, provocándo un gritito de placer. Me agaché para lamer esos pechos tan apetitosos, mientras me quitaba la camisa. Una de sus manos dejó el cepillo para posarse sobre mis nalgas, atrayéndome hacia su boca, como pidiéndome que la introdujera bien profunda.

Dejé de chupar sus tetas y me coloqué sobre ella, era una pena no aprovechar esas tetas con una buena cubana. Apretó sus pechos contra mi pene, ya bien húmedo de su boca y de mi excitación. Comencé a frotárme contra sus pechos sin dejar de mirarla a los ojos, me miraba con la boca entreabierta, una invitación.

-Te gustan mis tetas, verdad?, te encanta meter tu polla entre ellas- me dijo con su voz más sensual, para después sacar su lengua, lamiendo el capullo inflado de mi verga.

-Sabes que me vuelven loco, me encanta sentirlas agarrando mi polla- le contesté excitado. Estás muy perra, pedazo de puta, ¿dónde esta el cornudo de tu marido?.

Viendo que acabaría corriéndome con tantas atenciones me bajé de su pecho. Dándole la vuelta me coloqué detrás de ella. Abriendo sus nalgas mi lengua busco su ano, mientras metía y sacaba el cepillo de su vagina, el cual seguía incrustado hasta el fondo.

Introduje mi dedo anular en su culito, su gemido me indicó que siguiera. Una mano suya arrebató el cepillo de mi mano, para darme más libertad, podía ver extasiado como sacaba y metía ese cacho de madera en su coñito húmedo.

Con dos dedos dilaté su ano. No era la primera vez que se la metía por ahí, así que no me costó demasiado. Escupí sobre él y la giré en la cama, poniéndola de cara a la puerta del dormitorio.

Coloqué la punta de mi glande en la entrada de su estrecho culo. Escupí sobre él para lubricarlo y lo fuí metiendo lentamente, sacándolo y metiéndolo, con cada arremetida lo introducía un poco más.

Me rompes el culo pero cómo me gusta que lo hagas

-Ahh, joder, me rompes el culo, que rico, Fóllame cabrón.

Alentado por sus palabras, coloqué una mano en su cabeza, apretándola contra la cama para levantar bien su trasero, y de una estacada introduje completamente mi polla en su culo, lastimándome con el cepillo que todavía colgaba de su sexo.

Entonces yo no me di cuenta que había cerrado los ojos hasta que los abrí. Al principio pensé que era una alucinación, al verlo ahí de pie sin decir nada, con la boca abierta por el pasmo. Era el marido ahí delante, frente a mí, en plena faena. Pero en cuanto asimilé lo que veía, dí un brinco de la cama, desprendiéndome de Pili, que así se llama mi vecina.

-Que coño haces, porqué me la quitas, no me quites mi polla gorda, dámela, la quiero toda!!- gritó Pili indignada, ajena a lo que se le venía encima. Y el marido ahí al lado, ella sin darse cuenta.

Manuel dio un paso adelante. Tomando a su esposa por sorpresa la agarró del pelo, obligándola a mirarle a los ojos. Una expresión de terror se dibujó en la cara de Pili.
No hacía más que chupar y chupar, el marido hasta nos miró y nos dijo, le dijo:

– Serás puta!!!- fue lo único que dijo Manuel antes de cruzar la cara de su esposa, casi tirándola de la cama.

– Manuel, no te pases, vas a hacerle daño…-comencé a protestar, mientras me tapaba el sexo con las manos.

-Tu calla, joder!!, calla, quédate donde estás, y calladito- dicho esto volvió a agarrar a su esposa de los pelos. A pesar de sus gritos y pataleos, la acercó a él, todavía teniéndola tendida boca abajo.

-Así que quieres polla!!, ahora verás-dijo mientras se bajaba la cremallera del pantalón, para acto seguido sacar una polla tiesa y casi tan grande como la mía, pero más gruesa.-cómetela, puta!!

-No Manuel, por favor!!- lloriqueaba Pili.

-Que te la comas, joder!!!!-gritó Manuel tirándole fuertemente del pelo, obligándola a introducir todo ese aparato en su boca de golpe.

Él la agarró con un mano de la barbilla, obligándola a incorporar la cabeza, mientras introducía y sacaba su pene furiosamente.

-Que!!, te gusta esto, puta, te gusta???- gritaba Manuel enloquecido, le metía el nabo con fuerza, era un como uno de los relatos de cornudos pero esta vez el cornudo con polla también grande, jodía a la perra de la mujer, y yo lo veía todo.

Yo asistía a la escena en silencio, veía a Pili tragar forzada la polla de su marido, en una posición muy incómoda. Con dificultad la ví ponerse a cuatro sobre la cama, sin dejar de sufrir las arremetidas de su marido.

Involuntaríamente comencé a tocarme, fascinado con a escena, con esos pechos bamboleando con cada follada de boca. Mi pene se estaba poniendo tieso. Mientras Manuel seguía insultando y humillando a su esposa.

-Anda….chupa zorra, comepollas!!!, comerrabos, puta!!!.

Ya mi mano estaba masturbando mi polla, como con voluntad propia. Veía ese culo todavía abierto, ese coño con un cepillo incrustado. No sabía si ella estaba disfrutando, pero a mi la situación me estaba poniendo a mil.

En esto estaba, cuando Manuel cae en la cuenta de mi excitación, mira mi pene empalmado y sonríe.

-Te gusta lo que ves verdad?, te gustaría participar?…métesela!!!..por el culo…a fondo.

La follé por orden del marido cornudo

Pili giró ligeramente y me miró horrorizada, sin poder decir nada, sólo un gruñido de protesta. Me miró un segundo, como suplicándome a no hacerlo..

-Tú calla y sigue mamando, que me voy a correr en tu boca. Hay que joderse, toda la vida negándose a hacerme una mamada, será guarra!!- le gritó Manuel metiéndole su polla hasta los huevos.

Loco de excitación me coloqué detrás de ella, agarré sus caderas y oriente mi pene a la entrada de su culo, ahora cerrado por el miedo. Levanté la cabeza, encontrándome con la mirada atenta de Manuel, quien con una leve inclinación de cabeza me daba permiso para continuar.

Esta vez no la introduje a los pocos, quería sentir el calor de sus entrañas, lo anhelaba. De una embestida introduje mi pene hasta el fondo. Un grito gutural se escuchó en el cuarto, seguido de una carcajada.

-Jajaja!!!, te gusta que te den por el culo??- reía Manuel, sin parar de follar la boca de su esposa.

En ese momento, con una mano retiré el cepillo del coño de Pili, pues me hacía daño, me lo llevé a la nariz para olerlo. El olor a hembra me puso a cien. Comencé a follar ese culo maravilloso, golpeando mis caderas contra sus nalgas.

-Fóllatela ostias!,,te gusta verdad, te gusta??

Los lloriqueos de Pili no hacían más que excitarme, estaba a punto de correrme,así que saqué mi polla de su culo y se introduje en su coñito. Estaba muy mojado. A pesar de los lloriqueos y protestas se estaba corriendo.

Manuel aumentó el ritmo de sus arremetidas, sabía que le quedaba poco, así que aumenté mi ritmo. Pili ya no protestaba, sólo emitía gemidos de placer.

-La muy puta está gozando, jajaja-reía Manuel.-Ahora verás.

Agarró a su mu jer del pelo, tirándola de la cama la puso de rodillas delante de su polla chorreante de fluídos preseminales y saliva.

Yo me quedé de rodillas en la cama, con mi pene a punto de reventar, expectante.

-Ven aquí, no te cortes. Vamos a dar leche a esta viciosa, lo está deseando.-me dijó mientras se la machacaba delante de la cara de su mujer.

Sin dudarlo me puse de pie delante de ella. En cuanto vio esa polla delante suya, no pudo contener el deseo de metérsel en la boca, lamiéndola con devoción.

-No te digo, es un puta, jajaja-se reía enloquecido Manuel.

Cuando, rápido agarré mi pene separándolo de su boca, me iba a correr, no aguantaba más.

A mi lado, Manuel estaba gimiendo de placer, pero antes de que su chorro caliente saliera, obligó a Pili a metérsela de nuevo en la boca.

-Aghhh, me corro!,- gimió Manuel estremeciéndose, mientras Pili a duras penas conseguía tragar tanta leche.

Se la sacó lentamente de la boca relamiéndose. Chorretones blancos corrías por la comisura de sus labios, para ir a gotear sobre sus amplios pechos. Succionó el capullo, como queriendo sacar más leche, sedienta, y me miró.

En ese momento, le indiqué con la mirada que estaba a punto. Sin soltar el pene de su marido se introdujo mi polla en su boca. El calor y la humedad de su boca me provocó una descarga de placer, y sin poder aguantar más exploté en su boca, notando como tragaba ansiosamente. Repitió el ritual, limpiándome hasta la ultima gota, para después retirarse satisfecha.

-Menudo polvo-dijo Pili, dirijiéndose a su marido.- Tenemos que repetirlo.

– Lo dicho, menuda puta, quien lo iba a decir,jaja- reía Manuel guiñandome un ojo.

-Cuando querais-aseguré yo, no muy convencido.

No muy convencido pero vaya escena, jodiéndome a la vecina carnosa y el marido disfrutando, vaya dos, y yo me iba con la polla bien follada para mi casa, y ahí se quedaban, cornudo y puta.

GRABANDO COMO SE FOLLA EN TODAS LAS POSTURAS EL CORNEADOR A MI MUJER

Ninguna visita todavía

  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10 abril, 2018 - 0 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?

  • Mi prima Agustina

    por el 18 marzo, 2018 - 1 Comentarios

    Era sábado a la mañana. Estaba de vacaciones de verano. Me fijé la hora, 7:39 am. Mi tía y mi prima Agustina siempre venían los sábados a la mañana a visitarnos a mi y a mamá. Quise aprovechar ese tiempo para ver pornografía. Tenía quince años y aún seguía virgen. Dormía solo con boxer, me […]

  • La chica del instituto

    por el 1 abril, 2018 - 0 Comentarios

    No hace mucho, unos días tan solo, fue la fiesta de fin de curso de mi instituto, la típica fiesta donde tienes que ver por última vez a los profesores y etc… Pero en mi caso no fue tan aburrida como mucha gente recuerda, para mi será creo que uno de los mejores recuerdos que […]

  • Actriz porno y chica de compañía

    por el 12 marzo, 2018 - 1 Comentarios

    Hace tiempo que quería escribir algo sobre una escort en Barcelona, pero no me decidía, he creído que éste es un lugar apropiado y lo voy a hacer. Soy, o eso dicen, guapa, atractiva, y aunque parezca lo contrario, nada presumida. Lo que ocurre es que escucharlo todo el día lo mona que eres, al […]

  • Otro sábado cachonda

    por el 17 marzo, 2018 - 0 Comentarios

    Otro sábado sola y caliente. Menos mal que tengo una amiga que viene a verme cuando estoy sola, y nos divertimos. Ella es caliente como yo, yo ya soy abuela, ella no. Me excita verla desnuda, mi marido siempre tiene la manía dejarme sola en días como hoy; días en los que no hay que […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11 abril, 2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Sex shops recomendados

¿Quieres ver tu anuncio aquí?
error: Contenido protegido !!

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar