Un embarazo por sorpresa

Madeleine nunca pensó su historia con el rootweiller de sus vecinos que le dejaron por vacaciones. Ella, atractiva, delgadita, rubia y divorciada hacía tiempo que no tenía sexo con nadie. Pero algo le pasó dentro de ella, que algo tan extraño como el amor con un animal, con un perro, se convirtió en algo más. … Leer másUn embarazo por sorpresa

Intercambio de fluidos a la orden del día

Actualmente y desde siempre se buscan nuevas experiencias en la cama, ya no vale con el fuerte flojo o merter saquer de siempre, ahora se busca la lluvia dorada, la corrida facial, el bukkake o incluso la coprofagia. Lo que a muchos repugna a otros les aúna. Lo que a muchos da asco a otros … Leer másIntercambio de fluidos a la orden del día

Me gusta exhibirme en un sexshop o sitios públicos

De un tiempo a esta parte, mi fetiche y fetichismo es ir con mi marido a algún sexshop y exhibirme desnuda. Mirar juguetes eróticos, calentarme y luego hacerme algunas fotos por la tienda. A escondidas, o dejándome ver si puedo, me da lo mismo; el caso es sentirme desnuda en un sitio público. En una … Leer másMe gusta exhibirme en un sexshop o sitios públicos

Las zapatillas de Isabel

slippers mature

Pepe vivía, en una gran ciudad, en un barrio, en un piso como tantos otros con varios vecinos, tenía 14 años y su vida sexual se reducía a las pajas, como cualquier chico de su edad, la única diferencia es que él no basaba sus fantasías en gente famosa ni en modelos, para él tenía más morbo imaginarse follando con cualquier mujer que viese por la calle y le gustase o con alguna vecina, la verdad es que había varias que en su imaginación estaban dispuestas a hacer cualquier cosa que él ideara, últimamente había empezado a masturbarse pensando en su vecina de al lado, Isabel.

Leer másLas zapatillas de Isabel

ELLA III

No necesitó descansar.
-¿Me follas tú o te follo yo, tío ?
-Te follo yo.
Se puso a cuatro sobre la alfombra de la sala. Tenia un culito redondo y duro como ninguno. Mi lengua comenzó a jugar con su ano, después le metí un dedo y le follé el culo con él, con la otra mano le acariciaba el clítoris… Al poco se lo folle con dos dedos… y más tarde con tres. Quería ponerla tan cachonda que acabara pidiéndomelo, y me lo pidió:

Leer másELLA III

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O