Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Las tetas de mamá y 4

Incesto 05/11/2017

Pilar solo veía una manera de poner fin a esta situación, hablaría con Jesús, su marido, era un hombre comprensivo y aunque al principio se enfadase estaba segura de que acabaría perdonandola.
Se oyó la puerta, era él, Pilar estaba en la cocina cuándo llegó.
– Hola querida ¿Qué haces?
– Preparándote la comida, estoy haciendo estofado, tu plato favorito.
Jesús se acercó a ella, le dió la vuelta y la agarró por el culo, la aprisionó contra la pared de la cocina para que notase su polla erecta.
– Mira como me pongo nada más verte, ¿Echamos un polvo rápido?
– No, Jesús, tenemos que hablar, es algo serio referido a Miguel.
– Vaya que ha hecho ese diablillo que es tan importante que no deja a sus padres follar.
Se sentó y esperó a que su mujer empezas e a hablar.
– Hace un tiempo le pillé masturbándose, empezó Pilar.
– ¿Y eso es todo? Dijo Jesús sonriendo. Los hombres somos muy fogosos y nos masturbamos con frecuencia, hasta yo, pero siempre pensando en ti, por supuesto.
– Pues eso es lo malo, que nuestro hijo también lo hacía no sólo pensando en mi, sino delante de mí y mirándome el culo y las tetas.
– Vaya, eso es más serio, pero espero que se le pase, muchos hombres estamos enamorados de nuestra madre, complejo de Edipo se llama.
,- Si, dijo Pilar, pero yo quise acabar con ello por las bravas y…
– Me estás asustando Pilar.
– El me dijo que le encantaban mis tetas, que estaba obsesionado con ellas y decidí enseñárselas a ver si así las dismitificaba.
– ¿Que le enseñaste las tetas a Miguel? Dijo Jesús levantándose.
– Si, no te enfades por favor, él me las acarició y no se como me encontré haciéndole una paja al niño.
Jesús no dijo nada, estaba boquiabierto.
– Miguel aprovechó para chantajear me, siguió Pilar y me hacía de todo, me sobaba por todos los sitios, sobre todo las tetas, pero hace unos días se superó, llegó con su novia y me folló delante de ella.
Jesús no pudo contenerse más.
– O sea, que le enseñaste las tetas a nuestro hijo, le hiciste una paja y te lo follaste¿Y qué quieres ahora, que te perdone? ¡Me has puesto los cuernos con nuestro hijo!
– Yo no quería, de verdad.
– Pues habérmelo contado el primer día cuando le viste masturbarse y yo hubiera hablado con el.
,- Lo siento.
Jesús se levantó, fue hacía Pilar y le arrancó los botones de la blusa de un tirón, aparecieron sus tetas debajo del sujetador, se las sacó y empezó a golpearlas con las manos.
– Estás tetas de las que tú estabas tan orgullosa han arruinado nuestra familia.
– No Jesús, no, por favor.
– Si, Pilar,si.
Dió un estirazon a la falda y se la bajó junto a las bragas.
– Y este coño peludo que se mete cualquier cosa, hasta la polla de su hijo.
– Ahora te voy a follar en el suelo como a una perra.
La tumbó en el suelo sin miramientos y se la clavó de un solo empujón, empezando a follarsela con ansia.
En esto apareció Miguel, se asomó a la puerta y vio el espectáculo.
– ¿Qué hacéis? Dijo
– Nada, me estoy gollando a la perra de tu madre, cuando acabe te la puedes follar tu también, ya sé que lo has hecho.
– No Jesús, no digas eso, gimoteó Pilar.
– No papá, prefiero veros, dijo Miguel sacándose la polla y empezando a menearsela. Ya te dije mamá que no se lo contases a papá que se iba a enfadar.
Su padre se corrió violentamente dentro de Pilar y se retiró.
– Ahí la tienes, es toda tuya.
Miguel se acercó a ella y le sobo las tetas, le puso la polla delante de su boca, pensaba follarsela pero no quería meter su polla donde acababa de estar la de su padre, además se veía el semen rebosando.
– ¡Comemela, mamá?
Pilar empezó a Marsella mientras su hijo seguía con las tetas, se corrió dentro de su boca. Se retiró y vio como su madre chorreaba semen por arriba y por abajo.
Llegó su padre.
– Bueno, Pilar, te doy dos opciones o coges la maleta y te largas o te quedas en esta casa y eres nuestra puta, tú decides.
Pilar no dijo nada, a los pocos días salió de casa para no volver.

21 visitas en total, hoy 0

Mis tetas pequeñas

Confesiones, Fantasías Eróticas 14/10/2017

En clase siempre decían que tenía las tetas pequeñas, eso me acomplejaba ya que había chicas con las tetas ya bien desarrolladas.
Hoy ya casada, con algo de pecho más, lógicamente recuerdo aquello que plasmo en estas líneas.

Mirando tetas grandes de mis amigas

Cuando nos duchábamos no podía hacer otra cosa que mirarlas y comprobarlo, ver sus pechos desarrollados, ellas precisamente puritanas no eran; y por las contínuas agresiones verbales que sufría por mi poco pecho, por ello, yo sin querer las observaba. Llegué acomplejarme, la verdad es que en efecto, veía mis amigas recorrer las duchas desnudas, y ciertamente ya poseían buenos pechos y apetecibles, hasta me gustaban a mí de tanto mirar.
Hoy ya han pasado muchos años de aquello, lo recuerdo con rabia pero hasta con goce, solo de pensar en tetas grandes, hoy día cuando veo alguna mujer así, de buenos pechos, a veces sin querer, me excito. Les dejo aquí mi “confesión” si se puede decir eso de confesión, en este apartado que supongo es el más acertado, y alguna foto, para acompañarlo, de mi anatomía y parte de mi actividad sexual.

MIS TETAS PEQUEÑAS FOLLADAS POR EL AMIGO DE MI MARIDO CORNUDO

Follando delante de mi marido que nos graba y aún mi coño se moja más. El corneador me mete su polla gorda y grande a fondo, y mi esposo solo puede hacer que mirar. No me puede follar como él, por eso lo único que hace bien es grabar y mojarse como lo haría yo misma.

23 visitas en total, hoy 0

Follando a mi novia

Bragas usadas, Primera Vez 08/10/2017

Follando a mi novia en nuestra habitación y a cuatro patas que se pone. No hay una panorámica mejor que una buena novia a cuatro patas esperando que le den polla. Aquí vemos a esta novia, muy cerda y guarra que pide follada sin parar.

El novio por supuesto no deja de bombearla y darle gusto en su coño mojado y caliente. Una jovencita que era de las puritanas pero que deja de serlo rápidamente con este vídeo que a continuación ponemos. Con las bragas usadas  dejadas en la silla de la habitación y el coño mojado a reventar,  esta jovencita no para de buscar polla que le dé por detrás.

22 visitas en total, hoy 0

Madura culona mamando polla

Hetero: General 08/10/2017

Porno casero auténtico esta vez con una madura morena mamando polla sin parar, con el culo empinado  caliente de chupar y de la misma posición que tiene. Está a cuatro patas, aunque no es para que se la metan esta vez, es para dar buenos lametones a su bien más preciado, la polla de su amante.

Nuevamente un video XXX de una chupona insaciable con un culo apetecible, que parece ser le gusta cuando le mente el dedo mientras realiza la felación en la habitación. Sin más, os dejamos este corto pero morboso vídeo.

No es precisamente de las maduras puritanas, decentes y discretas, es totalmante lo contrario, una MILF sin reparos a la hora de chupar y meterse el rabo en la boca. Aquí la tenemos disfrutando.

MADURA CHUPANDO POLLA SIN PARAR Y PARECE QUE LE GUSTA

11 visitas en total, hoy 0

Lesbianas calientes en busca de la nueva estilista

Lésbicos 22/07/2017

Esta chica se sentia realmente sola, no era de las lesbianas calientes y salidas,  con 32 años lo tenía todo y sin embargo notaba un vacío en su interior… Hacía ya 7 años que estaba con Marcos y la monotonía se apoderaba cada día más y más de su vida, sabía desde hacía tiempo que su relación se había convertido en rutina, pero por eso mismo por rutina y costumbre se dejaba ir.

Había decidido dar un pequeño cambio a su vida, iba a dejar su oscuro apartamento, en el que vivía desde que acabara la Universidad, y trasladarse a un dúplex moderno, luminoso que la mujer de la inmobiliaria les había descrito como el lugar ideal para formar una familia. Eso era lo que esperaba todo el mundo de ella que se casara con Marcos, en una boda multitudinaria para que su madre pudiese presumir delante de sus amigas y que al poco tiempo tuviese un bebé y abandonara su carrera de enfermera, para dedicarse en cuerpo y alma a su marido e hijos, desde luego sus amigas o tenían ya niños o estaban a punto de dar a luz. Y si todo el mundo esperaba eso se suponía que era lo que tenía que hacer.

Una macho de las lesbianas calientes más duras

Estaba inmersa en estos pensamientos mientras acudía a su cita con la esteticista. Había quedado dentro de unos minutos. Apenas le dio tiempo a abrir la puerta y Margot la esteticista salió a recibirla a la entrada.
LESBIANA DOMINANTE GORDA SE FOLLA A LA NOVIA EN LA HABITACIÓN CON STRAPON

Margot era esteticista, le encantaba su trabajo, era su pasión y le dedicaba la mayor parte del tiempo. Tenía 40 años y se podía decir que había aprovechado bien su vida, estuvo casada, tuvo un hijo que ahora estaba estudiando en Italia, viajó a lugares maravillosos… y ahora en la cuarentena estaba explorando otra parte de su vida…

Cuando abrió la puerta Leire vio allí parada a una mujer con un uniforme negro ajustado, el pelo recogido en un moño y le pareció que pese a estar en un uniforme era guapísima. Tenía un cuerpo bien formado, se notaba que se cuidaba.

-Hola, soy Margot, tu esteticista – dijo la mujer mirando a Leire, llevaba unos vaqueros y una camiseta, era delgada aunque no demasiado, tenía abundante pecho y un trasero respingón.

-Hola, yo soy Leire, tenía cita a las 17.00, encantada- se acercaron para darse dos besos, y Leire se fijo en el bonito carmín rojo que llevaba Margot

Pasa por favor- y se hizo a un lado dejándole sitio para entrar.

Margot le dijo que pasara a la cabina y que si se sentía más cómoda podía ponerse un tanguita desechable que estaba sobre la camilla. Leire era muy vergonzosa para estos temas pero al final no se lo puso, se tumbó en la camilla y se tapó con la toalla esperando a su nueva esteticista.

Margot entró en la cabina y vio a su nueva clienta tumbada y con la cara colorada como un tomate.

-Muy bien vamos a empezar- dijo Margot poniéndose los guantes.

-Ok.

La esteticista le mandó separar las piernas , comenzó a aplicarle la cera caliente con una espátula, primero en la parte externa y poco a poco se iba acercando a sus labios. Leire empezó a sentir un cosquilleo muy agradable mientras le echaba la cera, sin embargo lo achacó al calorcito pero se iba intensificando a medida que Margot se iba acercando a los labios y el clítoris, además con una mano iba separando los labios y ella se estaba empezando a excitar, incluso los tirones que normalmente tanto le dolían apenas le molestaban. Se sonrojó al pensar si la esteticista estaría notando su excitación.

Margot estaba acabando de depilar esa vagina, era bonita cerradita, sonrosada y suave, también se fijó en que estaba algo húmeda. Hablaron del tiempo y de temas sin importancia para aliviar la tensión del momento. Cuando terminó su tarea, limpió bien la zona y se acercó a un mueble para coger un bote.

-Ahora te voy a aplicar un poco de Aloe Vera para calmar la zona- le explicó, y empezó a masajearle la vagina.

Leire estaba muy excitada y Margot al darse cuenta decidió alargar el masaje sabía que se estaba arriesgando, que no debía hacerlo pero la clienta era muy guapa y esa mezcla de timidez y mojigatería la estaba poniendo a cien y quería comprobar hasta dónde podía llegar. Hacía círculos alrededor del clítoris y pasaba sus dedos entre los labios acercándose hasta la zona anal y repetía la operación con normalidad como si simplemente estuviese intentando calmar la zona. Leire notaba esa mano extraña paseándose por sus partes íntimas y cada vez notaba más calor en su interior.

Cuando la esteticista vio que Leire cerraba los ojos y se mordía el labio, decidió dar un paso más y acercar un dedo a la entrada de su vagina, lo rodeó suavemente varias veces y lo deslizó en su interior. Le fue fácil era una vagina estrecha pero húmeda y caliente, notaba su calor a través del guante. Leire sintió como un dedo se colaba en su vagina pero no podía apartarse algo se lo impedía, notaba como el flujo salía de su interior como una fuente, no se podía creer que una mujer la estuviese masturbando.

Margot seguía masajeándole el clítoris y empezó un mete-saca con su dedo corazón, decidió meter uno más, cuando sintió que la vagina de Leire se contraía contra sus dedos aumentó la velocidad hasta que la escuchó dar un gemido más fuerte y suspirar. Leire sintió su cuerpo estremecerse en una oleada de placer. La esteticista no dijo nada la tapó con la toalla y salió de la cabina.

Leire pagó a la recepcionista y se marchó a casa, pero no podía sacar de su cabeza ese episodio, su cuerpo le decía que quería más. Pasaba por delante del centro de estética de camino al trabajo cada día, y un pensamiento rondaba su cabeza, volver, así que sin pensárselo llamó y pidió cita para esa tarde para un masaje.

Leire recordó, no siendo de las lesbianas calientes declaradas, que la primera vez que fue llevaba ropa interior deportiva y para esta vez decidió ponerse un conjunto de encaje negro compuesto por sujetador y un tanguita semitransparente.

Eligió un vestido blanco de lino y unas sandalias de tacón y se fue a la cita. Cuando llegó Margot que ya estaba allí, guapísima y sonriente esperándola. Le mandó pasar a la cabina y tumbarse boca abajo. Leire se dejó el conjunto de lencería y se tapó.

-Te voy a desabrochar el sujetador para poder trabajar bien la espalda-dijo Margot sin referirse en ningún momento a la cita anterior.

-Ok, si es más cómodo lo saco- dijo Leire tirando el sujetador encima de un taburete.

Margot comenzó un suave masaje con el aceite subiendo por una pierna, al principio de forma inocente, amasaba sus músculos fuertemente desde el tobillo al muslo y volvía a repetir, pero no podía apartar la mirada de la entrepierna de Leire, veía la tira de encaje del tanguita metida entre su coñito depilado y suave, ahora era ella la que se estaba humedeciendo.

Leire notaba las manos de Margot movilizando los músculos de su pierna derecha y sentía palpitar su vagina deseosa de ser masajeada.

Margot no pudo evitarlo y aprovechando que estaba trabajando los glúteos de Leire rozaba suavemente su vagina y deslizaba sus dedos entre las nalgas en un suave roce, a lo que Leire parecía responder elevando un poco sus glúteos, pero tenía otra idea en mente así que prosiguió su masaje por la espalda y la parte trasera de los brazos.

-Date la vuelta, vamos a continuar con la parte delantera- susurró Margot.

La lesbiana dominante hacía lo que quería con Leire

Leire inmediatamente se giró y decidió apartar la toalla tirándola al suelo, tenía demasiada calor, la esteticista lo agradeció, no quería que nada molestara en su masaje especial.

Empezó un masaje en los pechos, rodeando cada uno de ellos con la palma de la mano y deslizando sus dedos por las costillas, al volver a subir pellizcaba sus pezones, algo que en Leire provocaba escalofríos de placer. Continuó su masaje por la pierna derecha y repitió la misma operación que por la parte de atrás hasta que llegó a la parte superior del muslo.

Margot separó las piernas de su clienta y le puso la palma de la mano en su vagina, quería notar su calor y su humedad, y vaya si lo notó, estaba empapada. Leire notaba esa mano extraña apretada contra sus labios vaginales y empezó a moverse para proporcionarse placer. Deseaba que esas manos expertas volvieran a masturbarla, sin duda sabía cómo hacerlo, pero los planes de Margot eran otros, apartó su mano y acercó su nariz a ese coño mojado. Rozó con la punta de su nariz el clítoris y aspiró los olores de excitación de su clienta, sacó la lengua y probó esa vagina suave y sin un pelo, la movía rodeando su clítoris haciéndole suaves cosquillas.

Leire dio un respingo cuando notó la lengua de Margot explorando sus intimidades, eso sí que no se lo esperaba, quizá había llegado demasiado lejos, pero ahora ya era tarde para volverse atrás. Marcos le había practicado sexo oral muchas veces pero nunca le proporcionó el placer que esta mujer le estaba dando. Sentía la boca de Margot deslizándose por todo su coño, succionándolo, chupándolo, la esteticista se separó un poco de ella pero al momento volvió a su “trabajo”. De repente Leire notó que le estaba metiendo algo en el coño, no sabía lo que era, quizá el mango de un cepillo de pelo… daba igual era bien agradecido en su interior. Margot lo movía con fuerza al mismo tiempo que chupaba toda su vagina, sintió que un orgasmo la sobrevenía y justo en ese momento Margot le metió un dedo en el ano, eso fue demasiado nunca se lo habían hecho pero sintió el mayor placer de su vida que se transformó en una cadena de orgasmos y gemidos.

Margot quería que Leire le devolviera el favor, así que acercó sus labios a los de ella y la besó apasionadamente, fue un beso profundo y largo.

-Ahora tú- le susurró cogiéndole la mano y llevándosela a su entrepierna por encima del pantalón del uniforme.

-No voy a saber hacerlo… yo nunca…. con una mujer nunca… -dijo entrecortadamente Leire.

-No te preocupes yo te enseño.

Madura con joven lesbiana en pelotas y haciendo 69

lesbianas calientes

lesbianas calientes

lesbianas calientes

 

 

14 visitas en total, hoy 0

No sabía lo que escondía mi suegra

Relatos porno, Relatos sexo, Sexo con maduras 03/06/2016

La primera vez que conocí a mi suegra, no me gustó para nada y no me refiero al físico, sino a su forma de ser, demasiado vulgar para mi gusto. De mal vestir, siempre fumando, con bromas en doble sentido todo el rato y malas palabras en toda su conversación, pero en fin, se dice que los parientes no se eligen. Debe haber tenido unos 38 años la primera vez que la vi, madre soltera, cuando en un romance de colegio conocí a su hija de mi misma edad 17 años, (hija única) , la que me invitó a su casa y me la presentó. Físicamente era la típica suegra, baja de estatura, algo gordita, bastante culona y tetona, pero fea. Propia de fotos pornoxxx; de esas maduras para follar sin parar en los relatos xxx.

Anduvimos muchos años con mi novia, separaciones de algunos meses, peleas, etc. pero siempre terminábamos juntos hasta que cumpliendo los 30años, nos fuimos a vivir juntos. Sin embargo, no alcanzamos a vivir ni un año solos, y nos tuvimos que ir a vivir con su madre.

La verdad nunca me complicó vivir ahí, ya que con el tiempo, aprendí a comprender, aceptar a esa mujer y porque no decirlo, hasta quererla. Mi suegra, madre soltera y completamente independiente, muy esforzada, nunca se metió en nuestros asuntos, solo se preocupaba de que aportáramos para la casa y de ahí, nada más. Cierto es que podía ser protagonista de esos relatos de suegras calientes o incluso relatos tia sobrino, porque dotada de buenas tetas estaba, y no verla pasear por casa me ponía malo. Cualquier pelea o discusión con su hija, ella se mantenía al margen. Tenía un puesto en la feria y hacia aseo en algunas casas, dándole lo justo para subsistir, por lo mismo, a ella también le favorecía que viviéramos con ella. Mi novia era enfermera, trabajaba en el hospital y yo administrativo en una empresa de electricidad, por lo que juntando los 3 sueldos, nos alcanzaba para vivir más o menos cómodos, sin grandes lujos, pero bien.

Mi suegra y yo, fanáticos del fútbol

Una de las cosas que compartíamos con mi suegra, y que le cargaba a mi mujer, era el fanatismo por el fútbol, claro que de equipos rivales. Cuando jugaban nuestros equipos, nos preparábamos para el encuentro, bastantes cervezas, cenicero, ya que ambos fumábamos mucho y sentados uno al lado del otro, no nos perdíamos los partidos. Mi mujer odiaba el fútbol y si no estaba trabajando, salía a casa de alguna amiga, dejándonos solos, ya que no la tomábamos en cuenta y la casa se llenaba de gritos.

MONTANDO A LA SUEGRA CALIENTE GORDA Y FEA

Una tarde, ambos solos en la casa, mirando un partido de nuestros respectivos equipos, mi mujer en su trabajo, mientras nosotros bebiendo cervezas y fumando, una cosa llevó a la otro y surgió una pequeña apuesta con mi suegra. El trato era que yo tendría que lavar los platos durante una semana, cosa que me cargaba, si mi equipo perdía, mientras que si ella perdía, tendría que asistir a misa con la camiseta de mi equipo. En un partido muy tenso, mi equipo término perdiendo 1 a cero. Mi suegra, se burlo de mí hasta que se cansó. Teniendo plena fe en mi equipo, aumente la apuesta diciendo que estaba seguro de mi triunfo y que si yo perdía, lavaría los platos por un mes. Ahora si ganaba, la apuesta sería que ella tendría que andar toda una semana con la camiseta de mi equipo. La apuesta quedó establecida y se nos vino encima el segundo tiempo. Mi equipo volvió con todo a la cancha y en menos de 10 minutos, consiguieron anotar un gol, el que celebre a todo grito y un baile burlesco delante de mi suegra. El partido continuó y nuevamente mi equipo logra llegar al arco rival, anotando el 2 a 1. Mi suegra se reía nerviosa, ya que veía perdida su apuesta. Trató de dejarla nula, pero no se la acepté, tristemente veía como el tiempo se acababa y que tendría que estar una semana con la camiseta de mi equipo, diciéndome que no podría ir a trabajar así, que dirían sus amigos etc, hasta que ya acorralada, viendo a su equipo perder sin opción, me dijo que no cumpliría su apuesta y en su particular estilo, me dijo que prefería correrme una paja antes de andar toda la semana con la camiseta.

Yo se que lo dijo como broma, sin embargo, continué con la broma, diciéndole que no era mi tipo, pero que gustoso le recibiría la paja. Ya estaba por terminar el partido y mi equipo convierte el tercer gol, dándome por ganador absoluto. Ya con el partido ganado, mi suegra se tapaba la cara y se reía nerviosa, la veía en edad avanzada, mayor, casi una más de esas abuelas calientes y diciéndome que no sería capaz de andar la semana con la camiseta puesta. Le dije que trato son tratos, y que por último tenía la otra alternativa. Echándome hacia atrás en el sofá, rascándome la verga sacándole burla a mi suegra, diciéndole que ahí la tenía o si ya le iba a buscar la camiseta.

Mi sospecha era que el chocho de mi suegra era gordo

Lo cierto es que mi caliente suegra, algo pasada de kilos, pero con buenas tetas, sospechaba que tenía de esos chochos colgantes pero guerreros, coños peludos pero chochos mojados, y cómo no, tetas caidas y grandes

 

Ya estaba todo dicho, mi suegra había perdido y trato de cambiarme la apuesta por mil cosas, a las que obviamente rechacé. A las finales me dijo que cumpliría, pensando que se refería a usar la camiseta, le dije que tenía una camiseta nueva para que se colocara y sorpresivamente me dice que esa no, que la otra apuesta. Me miró con tono desafiante, actuando, seguramente pensando que yo me echaría para atrás. Sin embargo, con todas las cervezas que tenía encima, igual que ella, en un segundo se me ocurrió que no sería mala idea y envalentonado con el alcohol, me eché hacia atrás del sillón, ofreciéndole que cumpliera su apuesta. Mi suegra se reía y pensando que yo estaba bromeando. Se presentó un breve tira y afloja, diciéndome desafiante que la sacara para cumplir su apuesta y yo que ella me la sacara, hasta que me dijo que yo era pura boca y que de seguro no me atrevería, por lo que la apuesta quedaba en nada.

No sé de donde saque el valor, quizás por la gran cantidad de cervezas que tenía en el cuerpo y como andaba con pantalones cortos, me lo corrí hacia un lado, dejando mi verga expuesta ante los ojos de mi suegra que abrió unos tremendos ojos y corrió la mirada al ver mi acción y me trató de degenerado. Ahora yo desafiándola, le dije que era ella la que era pura boca, que a mí me daba lo mismo cual de las apuestas quería pagar, pero que si o si tendría que hacerlo. En un ataque de risa de su parte, me dijo que era un depravado , que nunca pensó que yo lo haría y que ni loca cumpliría ninguna de las dos. Le dije que era pura boca, ( guardándome nuevamente mi verga) , mujer de poca palabra, típico de los de su equipo, etc, hasta que se sienta a mi lado y me dice que cumpliría su apuesta. Nuevamente la sacó, causándole risa, mirando hacia otro lado, pero estirando su mano, me la agarra, diciéndome que termináramos de una vez por toda la apuesta.

Me comenzó a correr una paja fuerte repitiéndome que era un degenerado, riéndose, mirando hacia otro lado, mientras yo no daba crédito a lo que estaba pasando, sentado en el sofá, con mi suegra corriéndome una paja. En un minuto mi verga había alcanzado un tamaño bastante apreciable y le decía a mi suegra que me retractaba de mis palabras, que era una mujer de palabra. Un minuto más y mi suegra, me la suelta, diciéndome que ya era suficiente, que había cumplido con su parte. Pero yo no me di por satisfecho, diciéndole que no era justo, que la otra apuesta era de una semana y esta apenas había durado dos minutos. Me dijo que más quería, insultándome, diciéndome que era un degenerado infiel y yo riéndome le dije que los tratos son tratos, y pensándolo un poco volvió a agarrármela, moviéndola con más fuerza aún. Le dije que la idea era que me hiciera disfrutar, a lo que ella me respondió que eso no era parte del tarto, y que si no pensaba en su hija. Le dije que sí, pero que era una apuesta entre los dos y que ahí quedaría todo. Que no le podía negar que jamás pensé que lo haría, pero que estando así, la verdad se sentía muy bien. Ella fue cambiando, se quedó más callada y comenzó a mirar lo que tenía en su mano.

Una suegra muy caliente haciéndome una paja

Eres un caliente de mierda, mira como se te está poniendo

– ¿ y que quiere suegrita? .. se siente rico su mano

– Ufff … quien me manda apostar

– Mmmm que rico suegra …

– Mira como se te colocó .. que terrible .. acaso no te atiende mi hija?

-Si, pero … no me viene mal una mano de ayuda

Caliente de mierda ..

– Mmmm que rico …

– ¿de verdad estas disfrutando?

– Pero claro … era que no

– ¿Ya? …. ¿estamos listos?

– No … un ratito mas …

– Degenerado … no se te vaya a ocurrir acabar

– Tranquila suegrita , tengo aguante …

– Me imagino … ya cortémonosla , que yo también me estoy calentando

– ¿si? ..

– Y que quieres .. si no soy de fierro … y hace tanto que no tenia una en la mano

– Mmm ¿y por que no le da un besito suegrita?

– Ufff .. mierda, me encantaría , pero mi hija, esto ya roza lo porno filial, hijo mío!

– Vamos … dele un besito … si esto muere aca

– No se ..mmm lo esta pensando …

– Ohhh … no puedo … pero …

Sorpresivamente mi suegra no se aguantó más y agacho la cabeza, metiéndose toda mi verga en la boca. Qué puta era, incesto vivo, relatos incestos como ella solía decirme, habla bien, “¡incesto cojones!, entre familia, ¡morbo puro!”, le tenía que aseverar y recriminar casi con agresividad. Hasta la ponía más cachonda y todo. Yo ni la entendía cuando hablaba así, lo que sí entendía era su coño gordo y calentorro. Qué me importaba su hija! Yo lo que quería era joderla a ella, y ella también lo anhelaba y deseaba…De ahí todo cambió, las cosas se habían salido de control, ambos estábamos caliente y mi suegra realmente comenzó a disfrutar lo que estaba haciéndome, dándome una chupada exquisita. Yo me comencé a quejar, pidiéndole más y mas, hasta que mi suegra, sin fingir más, se arrodilla en el piso y ya desesperada me da una chupada mucho más fuerte aun. Yo la tomé de la cabeza y la movía al compás de su mamada, hasta que me di cuenta que una de sus manos se había metido bajo el vestido y se estaba tocando.

Le dije que ya no me aguataba más y que me dejara metérsela. Mi suegra me dijo de inmediato que si, algo rápido para sacarse la calentura y parándose, rápidamente se quitó los calzones por debajo de su vestido. En unos cuantos segundos, tenía a mi suegra sentándose de frente sobre mí, agarrándome la verga y metiéndosela en su peluda concha.

No lo podía creer, mi suegra sentada sobre mí, bajando enterrándose mi verga hasta el fondo, para volver a subir y bajar, aumentando de inmediato sus movimientos , con sus tetas chocándome la cara, gimiendo como loca, mientras mis manos le agarraban por primera vez el tremendo culo que se gastaba, que subía y bajaba enterrándose toda mi virilidad.

DEMOSTRANDO A MI JOVEN SUEGRA MI VIRILIDAD CONTRA LA PARED

Estábamos enfermos de calientes, y sin perder tiempo le subí la camiseta y le bajé los sostenes sacándole las tetas al aire y comencé a chupárselas con todas mis fuerzas. Mi suegra gemía y gemía, follando con su yerno y yo sintiendo como su concha estaba completamente mojada, deleitándome con sus grandes tetas. Intente convencerla de irnos a la pieza, pero no quiso, era demasiado caliente el momento, tampoco quizo cambair de posición , quería hacerlo rápido para evitar ser descubierta por su hija , pero de todas formas disfrutaba como loca, era relatos porno suegras claramente, perdida de mojada,  , y no mas alla de 5 a 10 minutos nada mas, me aviso que estaba por correrse. En un movimiento, le pegamos un golpe a la mesa, botando la cerveza y el cenicero al piso, pero nada importaba. El orgasmo se venía, llenándose el cuarto de quejidos, hasta que mi suegra empieza como a convulsionar diciéndome que se corría.

– Ahhhhhhhhhh … voy acabar .. voy acabar .. ahhh que rico .. ah voy acabar .. ahhhh

– Ohhhhhhhhh suegra …… qué caliente …. Aguántese un poquito para que duremos mas …

– Ahhhhhhhhhh ……..no … dale luego …. Ahhh .. no lo puedo creer…. . ahhhhhhhh … me vas a mandar cortada!!

– Un rato mas …

– No …. Ahora … ahora .. no me lo quietes .. ahora viene !!! .. ahhhh

– Dele suegra!! .. mójeme el pico!! … mójemelo …””

– Ahhhhhhhhh échame tus mocos¡! …. Échame tus mocos dentro de mi zorra ahhhh

– Ufffffffff … me va hacer acabar a mi también

– Ahhhhhhhhhh ya!!!…. ahora .. ahora … dámelos .. dámelos!!!! …. me corro!!! .. me corrooooooooooo ¡!!

– Tomá .. toma ..¡!!!!

– Ahhhhhhh me estoy corriendo .. estoy acabando ………… ahhhhhhh me estas mandando cortada, me estás volviendo loca, como una suegra perra caliente .. ahhhgggg que rico ¡!

– Yo igual…….. tome mis mocos suegrita. ¡ tómelos todos! ………ahhhgggg

– Ahhhhhhhhhhhhh, que suegra tan perra tienes, yerno mio, hijo mio, dame polla, dameee

Nuestros gritos se escucharon por toda la casa, mientras mi suegra me ahogaba con sus tetas apretándome la cabeza, dejando su culo completamente abajo, enterrándose toda mi verga , temblando de placer , casi llorando de gusto.

Mi polla dentro de mi suegra gorda y fea

Había sido un monstruoso orgasmo, corto, pero muy caliente. Mi suegra se mantuvo un par de minutos con mi verga dentro suyo y luego se salió. Al hacerlo un chorro de semen escurría de su concha, manchando el piso y el sofá. Quedó a mi lado, nada sexy , con sus piernas gordas abiertas y toda su pelambrera al aire, toda roja peluda, con semen por todos lados , abierta si ninguna vergüenza , como para que se le enfriara el coño, recobrando el aliento con los ojos cerrados mientras yo echado en el sofá , con mi verga aun tiesa, tratando de asimilar lo que había pasado mirándole la concha a mi suegra.

– Que locura

– Ufff. … si … realmente una locura

– Hace años que no me corría así … ¡años!

– Estuvo muy bueno suegra … corto , pero bueno

– No puedo creer que hayamos hecho esto … cómo llegamos a esto …

– Tranquila suegra .. ya lo hecho , hecho esta …

– Si … ya está hecho .. qué le vamos a ser .. que terrible … ufff

– Estaba bueno suegra ¿eh?

– Ja ja .. caliente de mierda

– Ja ja yo? .. y ud?

– Otra caliente mas .. ja ja … bueno de mas esta decirte que de esto ni una palabra a nadie

– Como se le ocurre …

– No, pero a nadie a nadie .. me lo tienes que jurar …

– Tranquila suegra , esto mueres acá

– Eso sí, acá muere .. nunca más …

– Tan malo estuvo?

– No .. al contrario … muy bueno … por lo mismo , hasta acá no mas .. ya nada mas de apuestas .. nunca mas vuelvo a apostar.

– Ja ja , cámbiese de equipo mejor

– Ja ja

Ya recobrando un poco la cordura, ordenamos todo el desastre que habíamos armado. Ordenamos la mesa, aspiramos la alfombra llena de cenizas. Preferí salir a dar una vuelta y asumir lo que había hecho. La verdad la cacha con mi suegra había estado muy buena, y seguramente esa mujer tendría más sorpresas ocultas que tenía ganas de descubrir. A pesar del juramento que ella había hecho, yo no estaba dispuesto a dejar esto nuevo que había encontrado. Tener dos mujeres dentro del mismo techo, era ideal.

En resumen, mi suegra, qué decir de ella, esa mujer que me hizo hombre, mujer casera que ha sido el vértice en una de los mejores relatos eroticos con suegras calientes y mojadas. Aún huelo su coño grande y mojado. Ufffff. Impresionante, en una sola palabra.


18 visitas en total, hoy 0

Follando con la madre de mi amigo

Dominación, Follamigos, Maduras, Primera Vez, Sexo con maduras 03/06/2016

Me animo a contar una historia de esas de una mujer ya hecha con un pipiolo, que no ha visto casi un coño en su vida. Cuando uno menos lo espera, el sexo golpea tu puerta. Eran las 10 de la noche, venía llegando a mi casa, estaba estresado luego de un arduo día laboral. Ya había guardado mi auto y me preparaba para comer algo, acostarme, para ir al otro día a trabajar, cuando Mario, un amigo mío, me llega a visitar de improviso.

Mario, mi amigo y su madre

Mario es el típico amigo que siempre esta cuando lo necesitas, amigo de infancia, amigo de la bohemia, de las mujeres y del alcohol. Bajo de estatura, con suerte me llega al hombro, tiene mi edad, 38 años, algo gordo, con poca suerte con las mujeres y con un serio problema alcohólico. Siempre que nos reuníamos, tenia que beber y la mayoría de las veces terminaba borracho. Ya cuando llegó, venía con aliento de que había bebido algo y luego de estar unos minutos en mi casa, le ofrecí un trago y otro para mí, para conversar de la vida y relajarme de ese pesado día laboral. Obviamente me lo aceptó.

Mi amigo es separado hace dos años, y se fue a vivir con su madre a dos cuadras de mi casa. Su matrimonio por causa del alcohol terminó en un rotundo fracaso y luego de eso, con mayor ímpetu no se alejaba de la bebida. Ya a la hora de estar bebiendo en mi casa, mostraba claras evidencias que ya estaba borracho. Me pidió otro trago, pero se lo negué, le dije que ya no me quedaba, que aparte era tarde y que por su estado, era mejor que lo acompañara a su casa. No se quería ir, pero aceptó y caminamos esas dos cuadras conversando y fumando hasta que llegamos a su casa. Su madre nos sale a recibir, saludándome y riéndose del estado de su hijo, que era de los borrachos simpáticos, risueño, alegre y más conversador se colocaba. La abrazó fuertemente, le dio un fuerte beso tratándola de “Silvia”, riéndose el mismo de su estado.

Entró a la casa, supuestamente al baño, mientras yo intercambié una breve conversación con la mamá de Mario, la que conocía hace muchos años y que siempre me había recibido muy bien en su casa. Al poco rato, aparece Mario con dos vasos, uno para mí y otro para él para seguir la conversación que traíamos. La señora Silva, le preguntó si ibamos a tomar solos, que le pasara ese vaso a ella y que fuera a buscar otro para él. En muchas otras oportunidades, ella también compartió con nosotros de esos tragos nocturnos, notándose de donde venía el gusto por el alcohol de mi amigo, ya que la señora siempre bebía a la par con nosotros.

 La señora Silvia, la espléndida madre de mi amigo.

La señora Silvia, al igual que su hijo, era muy baja de porte y algo gordita. Ya estaba entrada en años, se había jubilado de un puesto municipal, separada desde hace muchos años. Desde que conocí a su hijo a los 15 años que ya estaba separada y siempre sin pareja. Al igual que su hijo, ella era muy conversadora y alegre, buena para las bromas y chistes en doble sentido, más aun cuando bebía. Yo la verdad lo estaba pasando muy bien, era lo que necesitaba para relajarme del apestoso día en la oficina, sentados los tres afuera de su casa, bebimos y bebimos, hasta que Mario terminó quedándose dormido, muerto de curado en la silla. Lo tomamos entre los dos a duras penas, ya que era un peso muerto, y entre risas y estrellones, lo fuimos a botar a su cama, dejándole un basurero a su lado, por si le daban ganas de vomitar. A esa altura, también ambos, yo y la mamá de mi amigó, también estábamos bien pasados de copas y nos reíamos por cualquier cosa. La señora le saco los zapatos y le tiro un colcha encima , dejándolo con la luz apagada.

Yo ya estaba por irme, cuando la señora llena los vasos nuevamente. Le dije que yo ya estaba listo, que había cubierto mi cuota, pero que para no despreciárselo, me lo tomaría para acompañarla. Me dijo que no me podía ir y dejarla tomando sola, que sería una falta de respeto y que se notaba que yo era un caballero con las damas. Como de costumbre, cada vez que bebo en exceso, despierta en mi lívido y sin querer empecé a ver a la mamá de mi amigo con otros ojos. A pesar de ser vieja, chica, fea y gorda, es también cierto que esa mujer, además que ese rechoncho y chico cuerpo, iba acompañado de un gordo culo y unas tetas bastante grandes, cosa que no era malo a esas alturas de la noche . Mientras bebía, la miraba y me reía de las cosas que decía, en clara evidencia de su embriaguez, pensando en cometer alguna locura con la madre de mi amigo.

La caliente madre que resultó ser la Sra. Silvia

Sentados fuera de su casa, en una banca que tenían ahí, a cada rato ella se reía y me ponía la mano en la rodilla, apretándomela, hasta que en una broma , le dije que tuviese cuidado, que en cualquier momento se le iba a pasar la mano y que no iba hacer la rodilla lo que me tocara. Ella se rió y me toco ahora la pierna, para decir que no había encontrado nada en ese toqueteo. Ambos riéndonos de lo que pasaba, le dije que por poco no se había encontrado con “la sorpresa”, que de haberla encontrado , no hubiese podido dormir del susto. Ella muerta de la risa, me dijo que ya le habían llegado rumores de parte de su hijo que yo era un mujeriego y que seguramente tenía con que defenderme. Se acerca a la pequeña mesa a tomar su vaso y nuevamente coloca su mano en mi pierna, pero esta vez dándome un pequeño apretón, para luego pedirme perdón por volver a colocar su mano ahí. Le dije que no había problema, pero que lo justo era justo y colocándole la mano en su pierna, le di yo también un apretón. Ella volvió a reír diciéndome que le había dado cosquilla, cosa que me llevo a repetirlo causándole risa y llevándola a botar algo del trago al piso.

En ese momento de descuido de su parte, me metí la mano al pantalón, y acomode mi verga ya algo despierta, por sobre la pierna, y si continuaba el juego tarde o temprano , la señora Silvia se encontraría con “la sorpresa”. Y así fue, una par mas de toqueteos de su parte hacia mí, cuando su mano, al agarrarme la pierna, se encuentra con un generoso bulto dentro de mi pantalón. De inmediato se dio cuenta de que se trataba y retirándola rápidamente, matándose de la risa, me dijo que era verdad que de tanto jugar se iba a encontrar con “la sorpresa”.

Eso había sido un gran avance, estaba caliente y si la señora me daba la pasada, lo lamentaría por mi amigo, pero no dudaría en follarmela. El toqueteo de la veterana, me había levantado mas la verga aun y la deje ahí, notándose sin gran esfuerzo por debajo de mi pantalón. Entre risas de la señora Silvia, su mirada se encontró con el generoso bulto bajo mi pantalón, diciéndome que al parecer la sorpresa se había despertado. Le dije que lamentablemente tenía ese problema, que el alcohol me la despertaba. Riéndose y mirándomela le hablo diciéndole “ya sorpresa, ándate acostar” … yo me reía diciéndole que ella tenía voluntad propia, que yo no la manejaba y cosas por el estilo, hasta que con un vaso en su mano y con la que le quedaba libre, le dio un pequeño golpe , diciéndole “ ya niña, anda a dormir” , riéndose de su broma.

Pero esos golpes no hacían más que despertármela más aun y le dije que eso era peor, que en vez de hacerla dormir, la despertaba aun más y que si no paraba, luego se saldría de su envoltorio. Ella se rió diciendo “que saldría a tomar aire” y otras bromas al respecto, dándole de vez en cuando unos pequeños golpes. Yo con la pierna estirada, mostrándole el bulto a la mamá de mi amigo, que no despegaba la atención de mi bulto, hasta que ya no le pegó , si no que le dio un pequeño apretón diciéndome que al parecer la sorpresa , tenía hambre. Le dije que sí, que al parecer tenía mucha hambre, cuando la veterana, volviéndomela a tocar, me pregunta , un poco más en silencio, si me gustaría que le diéramos de comer.

Era lo que esperaba. Le dije que sí. Ya con mas ella con mas confianza, tocándomela por sobre el pantalón descaradamente , me dijo que entráramos y que ella le daría de comer.

Solo quería follármela, a la madre bien caliente

Sin pensarlo mucho, me levante y entramos con la señora a la pequeña casa. A oscuras, avanzamos por el pequeño pasillo, notando el estado en embriaguez de la mamá de mi amigo, que se apoyaba en la pared para avanzar, pasando por fuera del cuarto de Mario, donde se escuchaban los fuertes ronquidos, en clara señal que no se despertaría. Entramos a su cuarto, ella prende una lámpara de su velador , se sienta en la cama, y como si fuera lo más natural del mundo , me dice que se la muestre. No lo dude ni un segundo y de inmediato me saque la verga, dejándosela en todo su esplendor a la altura de su cara. La señora Silvia hizo un comentario que no alcancé a escuchar por su estado y acto seguido, mi verga estaba siendo engullida. Ahí me encontraba yo, de pie, con la verga metida en la boca de la Señora Silvia, mientras mi amigo roncaba fuertemente en la habitación del lado. Me deje querer por un buen rato, disfrutando de la espectacular mamada que me daba la veterana, que se notaba que hacía mucho rato que no degustaba una buena verga y menos de un joven como yo. Esas tetazas, eran como las de esa rellena, toda salida
Luego la levanté, afirmándola para que no se cayera y rápidamente le saqué la ropa, dejándola solo con sostenes y calzones. Me abalancé sobre ella, y mientras le tocaba el culo, me doblé y le chupe las tetas a mi antojo, disfrutando del rechoncho cuerpo de la madre de mi amigo. Mi mano luego de manosearle por largo rato las tetas y el culo, le separó las piernas y comencé a mastúrbala fuertemente. La señora Silvia, de pie con sus piernas completamente abiertas, dejaba que el amigo de su hijo le acariciara el frondoso coño, comenzando a gemir suavemente por el placer recibido.

No pasó mucho rato y le saque esa última prenda dejándola en pelotas acostada en la cama , terminado de desnudarme yo por completo. Asegurándome que la puerta estuviese con seguro, por cualquier cosa, me abalancé sobre ella, separándole las piernas , sumergiendo mi boca en su entre pierna , saboreando un mojado , viejo y peludo coño. La señora Silvia no lo podía creer. Años de conocerme y jamás en su mente, bueno ni en mi mente tampoco, había imaginado que ese amigo de su hijo le daría tanto placer. Llegaba a retorcerse de placer, sintiendo su coño invadido por mi lengua , restregándole la boca por todos lados, gimiendo de placer, hasta que casi suplicándome me pide que se la meta de una buena vez. Sin preámbulo, me monté sobre ella, apretándole sus grandes nalgas y de un solo empeñón , toda mi virilidad fue a parar dentro de la veterana.

Comencé un lento mete y saca , haciendo estremecer a la viejita que me apretaba con todas sus fuerzas y gemía en mi oído , echándome el olor a trago, que en ese momento no me importaba. Una y otra vez mi verga se sumergió en esas voluminosas carnes, cada vez más adentro, escuchando miles de elogios a mi verga y a mi cuerpo, diciéndome que estaba rico , que se la metiera más adentro , que la llenaba por completa y oras cosas más.

Luego de un buen rato, cambiamos de posición y la monte sobre mí. Me aburrí de chúparle las tetas una y mil veces, mientras ella se movía de adelante y atrás , ensartándose en mi verga, con su rostro mas arrugado aun , aguantándose las ganas de chillar, mientras la cama no dejaba de crujir entre la lucha que estabamos. Me daba algo de miedo que mi amigo escuchara el crujir de la cama de su madre, que casi se rompía con nuestros movimientos, pero con la calentura que tenía no podía dejar de hacerlo. Luego la hice ponerse en cuatro patas, yo de pie y ella sobre la cama, pero de lado, donde ya la cama no sonaba tanto y ahí ya le di con todo. Agarrándola del culo, con fuertes embestidas le metía sin compasión toda mi verga a la Sra. Silvia, la que mordía la almohada para que sus gritos no se fuesen a escuchar.

Con todas mis ganas, ese viejo culo fue víctima de toda mi calentura y en menos de 10 minutos hice que la viejita se corriera, gritándole a la almohada , mientras yo , apoyado por el alcohol en mi cuerpo, duro como una roca, le seguía y le seguía dando a la veterana sin compasión. Me coloque por el otro lado y en cuatro patas me la tubo que chupar, pidiéndome que acabara , que estaba muerta, pero yo estaba inmune aun y no dejaba de follarle ahora la boca. Luego volví a darle por detrás una y otra vez y ya al rato , la veterana no pudo más y cayo rendida diciéndome que ya no podía le daban las fuerzas. Me acosté a su lado y le hice que me la chupara y que me corriera una paja- hizo su mejor esfuerzo, pero victima del alcohol y el agotamiento, se quedó dormida, con mi verga en su mano, exhausta de agotamiento. Sin embargo yo no tenía ganas de irme asi.

La madre de mi amigo estaba como muerta, ya no sabía de nada. La acomodé como quise, acostándola boca abajo, le separé las piernas y me la comencé a follar nuevamente por detrás, mientras ella yacía muerta de agotamiento, sin darse cuenta de nada ni poner ninguna objeción . Por lo mismo, quise metérsela por el culo, pero no pude, por más que busque una crema en su velador y embetunándole el culo , no lo conseguí, por lo que seguí metiéndosela por detrás , ya más calmado, deleitándome con el desnudo y gordo culo de la madre de mi amigo por un buen rato.

Ya cansado, y listo para acabar, con mi compañera completamente ebria , me arrodillo su lado y le abro la boca, metiéndole la punta de la verga con intensión de descargarme ahí. Era un sueño estar abusando así de la Sra Silvia, masturbándome , haciendo chocar mi verga contra su boca, hasta que sin poder aguantarme más, ella con su boca abierta , comencé a descargarme tratando de echarle la mayor cantidad de semen en la boca. Ahí, la gorda como goza todo abierta.

Ya había acabado, mirando con morbo como mi semen que había quedado en la boca de la Sra Silvia, estaba escurriendo manchando la cama, sin que ella se diese cuenta de lo que estaba pasando, completamente dormida. Me vestí, y como pude la acomodé en la cama, tapándola con el cubre cama, para luego salir en silencio de la habitación. Mi amigo roncaba fuertemente en su cuarto, no se había enterado que por curado, le había follado a su madre. Salí de la casa y comencé a caminar hacia la mía, fumándome un cigarro, recordando lo bien que lo había pasado e incorporando una nueva víctima a mi lista negra.

11 visitas en total, hoy 0

Con mi madre desnuda

Maduras, Tetonas 01/06/2016

Sus tetones caídos y colgantes me volvían majara perdido, propios de esas maduras tetonas, madres calientes, que  cada vez que entraba en el baño a ducharse y salir con esas tetazas, no podía aguantarme y se me empinaba sin querer, tocar sus tetas? siempre lo pensé, no me digas que estás tetas o éstás del vídeo que me ponía justo después de verla, no son buenas, hasta mejor verla que leerla en relatos de incesto en el minuto qué se yo, se puede ver como se coloca de espaldas, así me gustaba imaginármela, colocándose la muy zorra, gordita como las muñecas de silicona

tetas mama

Aquí van fotos de sus tetazas colgantes impresionantes, cada vez que las veo me acuerdo de lo natural que es ver a una mujer tetona y desenfadada, de relatos maduras sin más interés que follar y follar. Cada vez que la veía en la ducha, escenas muy pornoxxx,  o incluso solo el hecho de entrar al lavabo, con sus tetazas bailando, gordas y caídas, hacía que mi polla, se trasformara, se hinchara, fuera a estallar, era como los cañones de Navarone caseros, la hormiga atómica a mi lado era una niña con coletas, era Candi Candi, era Mafalda. Y todo por mi mama, sin maquillaje ni tonterías, una madura cachonda, una madre caliente, toda una alegoría, un emblema y un canto con símbolo de los relatos maduras  a pecho descubierto, con el coño recién despertado y usado por papá, sin trampa ni cartón, sin protección ni condón

La verdad que esas tetas caídas me volvían loco, y encima en mi propia casa. Continúaré ya que veo que tengo cosas que contar con la historia con mis hermanas y mi madre.

Prácticamente mi vida familiar fue sin familia. Mi madre, mi tía y mi primo. Nada más en nuestro entorno. Ni padres, ni abuelos ni nada.
Mi madre fue madre soltera a los 18 años y mi tía se divorcio a los 30. Mis abuelos murieron en un accidente en carretera cuando yo tenía 10 años y mi primo Rafael 11 y nos quedamos las dos familias solas. De mi padre solo se que fue un “Júnior” que después de embarazar a mi madre se caso a los dos años con una ricachona, fea como pegarle a Dios, pero con mucho dinero y aunque cuando yo tenia 15 años se quiso acercar a nosotros, mi madre lo mando por un tubo.
Mi tía es ginecóloga y mi madre, aunque suspendió sus estudios durante su embarazo, término la carrera de economía y da clases en una universidad del estado.

mama arrodillada chupando hijo
Entonces, los abuelos les dejaron una casa a cada una y una tienda de material eléctrico, no muy grande, pero si lo suficiente para vivir bien.
Mi madre se llama Adela, mi tía Gabriela y yo Miguel. Esta historia se inicia cuando yo tenía 18 años.

Mi madre de tetas grandes y caídas se la folla el amante

Rafa y yo siempre hemos sido muy buenos amigos, a falta de hermanos nos consideramos como tal y siempre nos contamos todo. Por toda la vida hemos sido compañeros de aventuras y así juntos nos fuimos de putas por primera vez en nuestras vidas, jugamos en el mismo equipo de fútbol y probamos la maría a los 16 y 17 años, cosa que no nos gusto a ninguno. También a esa edad nos pusimos nuestra primera borrachera y ya bien colocados me soltó la gran confidencia.
-¿Te digo una cosa Mikel? Tú y yo somos unos sinvergüenzas.
-¿Por qué dices eso Rafa?
-Porque tenemos unas madres estupendas y las dejamos solas a que cualquier cabrón se les acerque.
-¿Y que tiene de malo?
-¿No te das cuenta que nuestras madres están buenísimas, que todos quisieran tirárselas?
-Bueno, ¿y eso que?
-¿Como que qué? Yo no quiero que mi madre tenga otro hombre que no sea yo.
-¿Estas loco Rafa?, eso es incesto.
De pequeño le gustaba a Rafa todo el porno y gratis las viejas siempre le han atraído, veía videosdeabuelas calientes, y morbosas. Ahora era su madre, no tan mayor como una abuela, pero apetecible al 100%, y aún le siguen gustando sus tetas, y es que cambia menos que el traje de un preso. Son madres insatisfechas folladas por el primer tío pollón que se les acerca, inmortalizadas en todas esas instántáneas xxxgratis o por el primer hijo caliente macho con sed de madres calientes:

madre mamando hijo

-¿Y?
-Que tu madre no lo aceptara jamás, mi tía es una mujer muy conservadora. ¿Eso suena a relato filial o yo que sé, no?
-Eso ya lo veremos.
Al otro día después de la resaca me acorde de la la conversación y pensé que solo eran cosas de borrachos y no le di importancia y así paso el tiempo. Primero Rafa y después yo entramos a la Universidad, el a leyes y yo a Ingeniería y continuamos con nuestros juegos. Desde el viernes nos íbamos a la disco o con los amigos a divertidos, ninguno tenia novia pues con tanta mujer disponible era absurdo atarse a alguien. A veces me acordaba de los comentarios de Rafa respecto a mi tía y eso hacia que me fijara en mi madre, así descubrí que a sus 36 años tenia muy buenas tetas y un hermoso culo, que cualquier jovencita se lo envidiaría, sin darme cuenta me hice las primeras puñetas a la salud de mi madre y empecé a desarrollar un deseo insano por ella. Empecé a espiarla cuando se bañaba y se cambiaba en su recamara, cuando se sentaba cruzando las piernas, cuando se ponía un vestido escotado, marcando tetas.
De pronto Rafa cambio en su conducta y empezó a hacer cosas que no hacia antes. Dejo de ir los fines de semana con los amigos, cuando no tenia clases en un par de horas, se iba corriendo a su casa, se alejo un poco de mi y todos.
Incluso a veces, cuando lo visitaba de improviso me recibía en pijama en plena tarde o hasta a media mañana y no era extraño ver salir a mi tía en bata, ya sea de su recamara o de la de el. Se cruzaban miradas entre ellos y se sonreían socarronamente. Entonces recordé la charla que tuvimos y no tuve dudas que había logrado su propósito. Se estaba cogiendo a mi tía.
Esta situación ya duraba 4 o 5 meses y no le dije nada ni lo comente con mi madre. Pensé que si eran felices allá ellos con sus cosas y en el fondo lo envidie por haber tenido el valor de llegar donde seguramente yo jamás llegaría. No sabia que la vida iba a cambiar las cosas.
Un jueves después de comer mi madre me pregunto.
-¿Vas a salir en la noche?
-Voy a casa de Gonzalo a preparar un examen de mecánica analítica para el lunes.
-¿Cómo a que hora regresas?
-Después de las 10 de la noche.
-A bueno. Es que tu tía quiere contarme algo y quiere que estemos solas, va a venir a las 5 de las tarde a platicar conmigo.
De inmediato pensé de que se trataba y no comente nada.
-No te preocupes, si cuando regrese aun esta aquí me salgo de nuevo a la calle.
Me fui a casa de Gonzalo a pelearme con los vectores y momentos durante un buen rato y sin darme cuenta nos dieron las 12 de la noche, regrese a casa y mi madre ya estaba dormida, me cene una torta y me fui a acostar. Al otro día me levante temprano y me fui a la universidad como todos los días, después del medio día regrese a la casa y encontré a mi madre. Tenia una actitud taciturna, como ida en sus pensamientos, de pronto volteaba a verme, se sonreía y volvía a su actitud.
-¿Pasa algo madre?
-¿Qué…a….si…bueno no….?
-Te noto alterada, como si lo que te dijo mi tía ayer te impactara demasiado.
-Es que es muy fuerte hijo, estoy muy confusa.
-¿Te puedo ayudar en algo?
-……….Bueno, tarde o temprano tengo que decírtelo pues tu tía quiere que lo sepas. Se trata de que tu tía Gabriela y tu primo Rafa tienen relaciones sexuales desde hace mas de 5 meses, que son amantes y muy felices y quieren que nosotros los aceptemos así. Y lo peor no es eso, si no que me aconseja que hagamos lo mismo que ellos. ¿Tu que piensas?
-Mhmmm…bueno…..ya son adultos……Rafa tiene 19 años y ya sabe lo que hace, si los dos están de acuerdo y lo aceptan no veo porque nosotros los vamos a estigmatizar.
-¡Pero eso es incesto!
-¿Y no puedes pensar que también sea amor? ¿Acaso un hombre de 19 años y una mujer de 37 no pueden enamorarse aunque sean madre e hijo? ¿Prefieres que se la tire cualquier pringao de relatos cornudos que andan por ahí? Mejor ser el que le mete la polla, no el cornudo que mira, digo yo….
-¿Tu te enamorarías de mi….serias mi amante?
-Madre, mejor no me preguntes eso.
Adela se dio cuenta que su hijo la deseaba, que quería repetir lo de su hermana y su sobrino. Sintió un estremecimiento y no pudo dejar de sentir cierta humedad en su vagina.

-Es decir, mmm…pero…. ¿No te das cuenta que eso es imposible, que es incesto?
-Mira mamá, si tú tuvieras 60 años y fueras gorda y fea yo te querría mucho, pero no, tienes 36 y yo 18, eres hermosa como una sílfide y yo no soy de palo. Siempre he tenido por ti un amor profundo de hijo a madre, un respeto total y una devoción completa, pero he crecido y ya soy un hombre y me doy cuenta la clase de mujer que eres, si como madre te amo, como ser humano te venero.
-Mejor dejamos esta conversación, me pone nerviosa.
-Será como tú quieras.
Esa tarde me fui con unos amigos a tomar un café tratando de olvidar la situación pero me era imposible, veía a mi madre en todos los rostros de mujer, la comparaba con todas y nadie se le acercaba. ¡Dios, estaba enamorado de mi madre! Regrese alrededor de las 20:00hrs para cenar juntos y ella mantuvo una actitud normal, como si no pasara nada. Una hora después cada cual se retiro a su recamara y yo me puse a leer una novela de Dumas mientras me llegaba el sueño que se negaba a venir. Estaban por dar las 10 de la noche cuando escuche los pasos de mi madre en el pasillo y unos instantes después toco a mi puerta.
-¿Estas despierto, podemos hablar?
-Adelante má, pásale.
Al abrir la puerta la luz del pasillo la ilumino por detrás, transparentando un poco el camisón que traía puesto ¡Dios, que hermosa es!
-Quisiera que termináramos la platica que tenemos pendiente.
Yo me encontraba sentado en la cama recargado en la cabecera y las piernas tapadas por las sabanas, me hice a un lado y le deje un espacio para que se sentara al lado mío, ella así lo hizo y a través de su camisón, que no era totalmente transparente pero si lo suficiente, pude ver las areolas de sus pezones que no eran muy grandes, pero si excitantes. Ella se recargo sobre mi pecho y pude sentir el calor de su piel al contacto con la mía.
-Mi amor, estoy muy confusa, en parte creo que tienes razón y no debemos condenar a tu tía y tu primo, pero eso de que tú y yo deberíamos hacer lo mismo me parece muy fuerte.
-¿No te gusto como hombre?
-No es eso, al contrario, siempre he pensado que eres el hombre más hermoso del mundo, pero he creído que mi amor de madre me hace verte así.
-¿Y ahora….que piensas?
-Esa es mi confusión.
Mientras hablamos yo le acariciaba los brazos y la cara pasándole el brazo por encima de los hombros, al voltear mi cara nuestros rostros quedaron muy juntos y no pude evitar el darle un beso. Uní mis labios a los suyos y ella no rechazo la caricia, al contrario me respondió abriendo sus labios un poco para que mi lengua entrara en su boca. Sentí como se cimbraba su cuerpo y una descarga eléctrica nos recorrió a los dos. Era demasiado, digno de cuentos porno, de relatos de sexo, o qué se yo, de quererme follar a mi madre, para que irme con subterfugios y embelecos.
-¿Sigues confusa?
-Mi amor, tengo miedo. Mira, yo no soy una mujer con experiencia, con tu padre no estuve mas de cuatro veces, después ya trabajando tuve otras tres relaciones mas y todas de tres o cuatro veces, el ultimo me lo dijo claramente, que se alejaba de mi porque yo era una santurrona, que no me prestaba a hacer lo que todas las parejas que se quieren y se desean hacen. Nunca se la mame a nadie ni permití que me la metieran por el culo y aunque por mis amigas se que se disfruta mucho, a mi me daba asco y miedo. A tu edad tienes mucha mas experiencia que yo.

No me pude resistir a la experiencia de mamá y la follé

-Mamá, las cosas serán como tu quieras y hasta donde tu quieras.
Así que la bese nuevamente ahora metiendo mi mano dentro de su camisón acariciándole las tetas ¡Dios que suavidad, que tersura! Ella metió su lengua en mi boca y yo comencé a sacarle el camisón, al verla desnuda mi verga ya estaba a punto de estallar y ella llevo su mano a mis bóxer, bajándolos y liberando mi pene, lo tomo entre sus manos y empezó a acariciarlo. Yo lleve mis labios a sus pezones y empecé a chapárselos mientras ella exhalaba sus primeros quejidos de placer.
-Ufff….que rico y gustoso lo siento mi vida…..sigue por favor…..me gusta mucho.
Baje mi mano a su raja y la note totalmente húmeda. Continué acariciando su torso sorprendido de lo plano de su estomago, de lo duro de sus tejidos, de lo suave de su piel. No pude contenerme y de sus tetas baje mi boca a su ombligo y a su ingle abriendo sus labios vaginales y empezando a acariciar su clítoris con mi lengua lo que le provoco un orgasmo de inmediato.

-Ayyyy….mi vida…hacia tanto que no sentía esto……es mas……nunca lo había sentido así……..¡Dios, como lo disfruto!. Y vaya si lo hacía era una de las confesiones sexuales de mujeres que yo había escuchado, confesiones privadas y de sexo como la mía, con mi niño.
Yo ya le había mamado la raja a varias amigas, pero nunca había recibido en mi boca los jugos de una vagina, en un principio sentí algo de asco, pero me decidí a degustar sus líquidos hasta el final y en poco tiempo le agarre gusto. Mi madre parecía regadera,, pues no dejaba de expulsar jugos por la vagina y yo tragándome todo. Después de un rato me incorpore sobre las rodillas y coloque mi verga más bien pollón gordo, gordo como se me pone,  apuntando a su vagina, ella solo me sonrió diciéndome.
-Despacio mi amor que hace mucho tiempo que no lo hago y tienes una polla bien grande por lo que veo.
Empecé a empujar poco a poco y los dos sentimos centímetro a centímetro la penetración, ella parecía tener un orgasmo a cada centímetro que le entraba y al momento de unir nuestras bocas nuestras lenguas se trenzaron con pasión. Empecé el mete y saca poco a poco y ella ya no pudo contenerse.
-Ayyy…mi amor….que delicia……esto es el cielo…..mi bebe, cariño,,…..mi niño……estas adentro de mi……me haces gozar tanto.
-Mamita hermosa, mama bonita,,…eres un sueño hecho realidad……¡Dios, que hermosa eres!…..como te disfruto….cuanto te amo.
-¡Te voy a dar todo mi vida….en mi tendrás la mejor amante….contigo probare todo mi amor…seré tuya para siempre!
-¡Mamá….estoy a mil…me voy a venir….ya no aguanto!
-Espera mi amor…no te vengas dentro de mi…..me puedes embarazar.
Justo a tiempo saque mi verga de su vagina y estalle en un torrente de semen, como en esos  relatos eroticos porno era demasiado, a toda presión que le llego hasta las tetas, la cara y el pelo, ella se sorprendió al ver tanta leche y se sonrió picaramente.
-Perdón madre, no pude contenerme.
-No te preocupes mi vida, algún día tenia que bañarme en semen, cuanta leche tiene mi niño.
Pensé que saldría corriendo al baño a asearse, pero para mi sorpresa se embarro los dedos de semen y se los llevo a la boca.
-Tiene un sabor fuerte pero me acostumbrare a el pronto. Si vamos a ser pareja no debemos tenernos asco, si tu te bebiste mis jugos yo, me tragare tu leche.
Nos besamos tiernamente en la boca, así como estábamos, nos quedamos dormidos uno en brazos del otro. Sabíamos que la vida había cambiado para los dos y seriamos felices de ahora en adelante, aunque yo estaba con ganas de continuar la noche teniendo sexo, pero no quise atosigarla y preferí llevarla poco a poco. Mi madre con esos tetones llenos de sudor y leche por su niño, fue y es espectacular. Seguiré contando cosas como ésta aquí para que todos podamos compartirlas, con más excitación si cabe.

Relatos porno para toda la familia XXX

Los mejores relatos porno, relatos sexo y relatos xxx de madres calientes en un sex shop Barcelona, padres pervertidos y tetonas caseras que siempre están dispuestas y ofrecidas. Expuestas a amantes, maridos salidos o jóvenes buscando maduras en un intento de follar y al final se consigue. Mamás cachondas que siempre quieren más, anhelantes de que sus primogénitos chupen de sus tetas, es decir, sus hijos que nunca los tuvieron que destetar.

SI QUIEREN MÁS RELATOS  Y TODOS DE MI MAMÁ CALIENTE SOLO TIENEN QUE COMENTARLO

23 visitas en total, hoy 1

  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10/04/2018 - 1 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?  

  • una paja a mi sobrino

    le hice una paja a mi sobrino

    por el 02/05/2018 - 1 Comentarios

    Yo estaba con mi hermana una tarde hablando de nuestros hijos Tengo 26 años, soy madre soltera de un único hijo llamado Juan, de 9 años Mi hermana tiene 32, y tiene un hijo de 13, Brian De pronto ella tocó un tema muy delicado. Empezó a hablar de que Brian ya se masturbaba Yo […]

  • esposa caliente

    Esposa caliente y desaprovechada

    por el 29/04/2018 - 4 Comentarios

    No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

  • amas de casa calientes

    Esposa caliente y desaprovechada I

    por el 04/05/2018 - 1 Comentarios

    Lo primero que tengo que decir, es que quería agradecer sus comentarios, creía que nadie vería lo que publiqué. A Javier y Daniel. Soy una de esas amas de casa calientes que hay tantos pueblos y solo ellas lo saben. Me excitan los relatos que leo, y pensé que puedo aportar mi experiencia. Desaprovechada como […]

  • Mis bragas usadas

    Fotos íntimas de bragas usadas

    por el 09/05/2018 - 0 Comentarios

    Con cincuenta y dos años, con mis bragas usadas sucias, y excitada como siempre que veo fotos o leo algún relato, o veo algún vídeo, aprovecho para contribuir a este fetichismo que muchos tienen por las bragas, bragas usadas mis braguitas puestas, con algunas fotos que me hizo mi esposo, para Vds, espero les gusten, […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11/04/2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Escribe aquí tu búsqueda …

Solicita tu post patrocinado

Gane dinero con Facebook

make-money-234x60-2

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web provee acceso a material, información, opinión, contenido y comentarios que incluyen material sexualmente explícito (colectivamente, el “Material Sexualmente Explicito“). Todas las personas al acceder a este sitio deben tener 18 años de edad ó la edad de mayoría en cada jurisdicción en la cuál usted vaya ó pueda ver el Material Sexualmente Explícito, sea cual sea la mayoría (la “Edad de Mayoría”). Usted no puede acceder a este sitio si el Material Sexualmente Explicito le ofende ó si ver Material Sexualmente Explicito no es legal en la comunidad en la cuál usted escoja acceder vía este sitio web.

SI ESTÁS AQUÍ BUSCANDO PORNOGRAFÍA INFANTIL, VETE. NO HAY PORNOGRAFÍA INFANTIL EN ESTE SITIO WEB. NOSOTROS ENTREGAREMOS A LAS AUTORIDADES Y AYUDAREMOS A LA PERSECUCIÓN DE CUALQUIERA QUE ATENTE A EXPLOTAR LOS JOVENES E INOCENTES.

Confirma tu edadAcepta nuestras cookies
El Permiso para ingresar este sitio web y acceder al contenido provisto a través de éste está estrictamente limitado a adultos conscientes quienes afirmen bajo juramento y sujeto a penalidades de perjurio bajo el título 28 U.S.C. § 1746 y otros estatutos aplicables y leyes, que las siguientes declaraciones sean todas verdaderas:

– Soy un ADULTO que ha alcanzado la Mayoría de Edad en mi jurisdicción y dónde estoy escogiendo ver el Material Sexualmente Explicito accediendo a este sitio web;
– Deseo recibir/ver Material Sexualmente Explicitio y creo que los actos sexuales entre adultos concientes no son ofensivos u obcenos;
– No expondré a menores ó cualquiera que pueda ser ofendido
– Acepto que esta Advertencia y Afirmación constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre mi persona y el sitio web y que es gobernado por las Firmas Electrónicas en Acto de Comercio Nacional y Global (comúnmente conocido como el “E-Sign Act”), 15 U.S.C. § 7000, et seq., Al ingresar al sitio, estoy indicando mi aceptación a ser vinculado por lo dicho arriba y por los Términos y Condiciones del sitio y afirmativamente adopto la línea de firma de abajo como mi firma y la manifestación de mi consentimiento.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para “permitir cookies” y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en “Aceptar” estarás dando tu consentimiento a esto. Más información aquí

Si todas éstas condiciones se aplican a usted, y a usted le gustaría continuar, se le da permiso para ingresar. Si cualquiera de estas condiciones no se aplican a usted, ó usted preferiría no continuar, por favor salga ahora.

º
error: Contenido protegido !!