Follando con mi hijo

Follando con mi hijo

Ya no aguantaba más, había visto a mi hijo miles de veces desnudo, ahora era ya un hombre. Mi marido no aguantaba nada, y yo necesitaba que alguien me consolara.
Un día le esperé al llegar de clase, no le dije nada, simplemente cogí lo que siempre quise tener, pero con lujuria: su polla. Otro día fue él quien me pilló por sorpresa.

Se la cogí, la besé y su polla me la metí

La cogí, la meneé, la besé, me la metí, me folló encima de la mesa del comedor, su gran polla, mucho más grande que la de su padre, me hicieron ver las estrellas. Gocé como nunca, una madre y un hijo follando sin cesar, y con lujuria.
Sus arremetidas y embestidas eran increíbles, no sé, dónde aprendió a meterla así, pero desde luego que repetiré más veces.

Mi hijo me follaba con fuerza, contra la pared, me daba la vuelta, yo con mis buenas tetas era la mamá más orgullosa de estar con su nene crecido, notaba su pene endurecido dentro de mí. Me arremetía en su cuarto verde de criajo aún infantil, y yo subía la pierna para notar más su verga.

Follando con mi hijo que me pilla por sorpresa

Deja un comentario

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O