Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Anunciate con nosotros

DESTACA tu post patrocinado/relato

Relatos XXX 10 abril, 2018

Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?

55 visitas en total, hoy 1

Escorts universitarias en Barcelona de lujo

Relatos XXX 18 abril, 2018

Escorts universitarias en Barcelona para mí solo: todo un sueño realizado. Ya me habían hablado bien de la ciudad, pero como se suele decir, hasta que no lo ves, no lo crees. Pasaba como de costumbre por esta gran ciudad, cosmopolita y coloreada, tanto de día como de noche. Soy más de noche, aunque mi trabajo como ejecutivo me limita a estar todo el día trabajando, y la noche me la reduce a lo mínimo.


Ese día, un martes, había terminado de trabajar a las siete de la tarde, así que me dije que el resto del día sería para mí solo. Al día siguiente mi vuelo salía para Bruselas, una ciudad que odio por la temperatura y por lo gris del ambiente.

Escorts universitarias en Barcelona de lujo y exquisitas

Llamé a un número que me encontré por internet para contactar con universitarias guapas y bellas aquí en la ciudad, un lugar llamado La Vie en Rose, un lugar perfecto para un encuentro intimo y con clase con escorts universitarias en Barcelona. La verdad, no me decepcionó, me encantó. Dos chicas fueron con las que quise estar y jugar, y salí jugando más que un adulto en Port Aventura. Sin entrar en muchos detalles, diré que fueron dos excelentes bellezas jovencitas y discretas, escorts de lujo sin lugar a dudas, Yazmine y Candela.
No sabía nada, ni el sitio donde estaría ni nada de nada. Fue muy fácil.

Un hotel la Vie en Rose para disfrutar de las escorts

Un hotel, una habitación, un ejecutivo y dos traviesas, dulces, cariñosas y apasionadas universitarias para mí, en mi noche. Lo cierto es que ni me detuve a pensar en la cena, una cena para tres. Así que fui directo a lo que quería, estar con ellas a solas en la mejor de las habitaciones.
Barcelona es una gran ciudad, una ciudad para disfrutarla y ese martes noche, un día cualquiera, en una noche de martes comprobé por primera vez el sabor del placer. Una rubia y una morena me acompañaban en mis juegos y perversiones, en mis fantasías y mis locuras. Dos perfectas escorts universitarias en Barcelona. Cuando se desnudaron ante mí, no lo podía creer: senos increíbes, culos apretados, lencería de la mejor; y lo mejor de todo, cariño y comprensión.

Un ejecutivo que viaja más que un marinero, lo que quiere es cariño y no preocuparse del dinero. Comprensión, afecto y sexo. Ése cocktel fue el que me meneó durante toda la noche: abrazos, besos, confidencias, y locuras internas que se quedaron allí, en aquella habitación de Hotel de La vie en Rose.
Así que ya lo saben, si quieren gozar de verdad, una vez y muchas más, háganlo donde yo lo hice y verán lo que es calor. No es lo mismo saberlo que entendenderlo, y no es lo mismo creer que ver. Por eso me decidí a verlo por mí mismo, y una vez estás con dos bellezas de tal magnitud, difícilmente puedes olvidarlo. Repetiré en cuanto vuelva por esa o esta maravillosa ciudad de escorts universitarias en Barcelona calientes y excitantes, jovencitas y traviesas.

40 visitas en total, hoy 0

Me abandonó y se fue con una escort

Relatos XXX 11 abril, 2018

Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche se follaría a mi marido, o él a ella. Él nunca mentía, incluso cuando decía la verdad; aquella fatídica noche no fue distinto. Me dijo la verdad al día siguiente. De esto hace casi un año, discutimos y se fue. Se fue para no volver y hasta hoy. Me dijo que todo había acabado y que estaba con una de las mejores Putas Bilbao que nunca hubiera podido estar. Y fue cierto, lo pude comprobar, como así explicaré.

Nuestro amor vivía y amanecía en Bilbao

Vivíamos en Bilbao, y digo vivíamos porque estábamos juntos. Ahora yo resido a unos setenta kilómetros, me tuve cambiar de domicilio. Nuestro matrimonio ha sido como cualquier otro: dos personas que se enamoran, se desean, se quieren y luego viene todo lo demás. El calor del hogar, la vida conyugal y cómo no, nuestros hijos. Dicen que lo que más se quiere en el mundo son los hijos, es cierto. Ahora los tengo a ellos, a él no. Mis hijos son grandes actualmente, independizados: uno casado y mi hija ya en matrimonio. Luis y Ana. No Luisiana como dicen muchos para hacer bromas, ni que fueran un condado de Los Ángeles. A lo que iba, ellos independizados y nuestro matrimonio navegando solo, en las aguas turbulentas de este sin sentido que es vivir.

Años sin relaciones íntimas con mi marido

Nos quedamos solos, los dos, mi marido y yo, las mañanas y tardes pasaban anodinas; él no ha sido nunca muy risueño que digamos. Todo fue oscureciéndose y se fue apagando esa llama, la llama que llaman del amor. Yo estaba desganada, ni tenía deseos de estar con otro hombre, ni poluciones nocturnas (que también las mujeres tenemos). Él sí tenía ese deseo de estar con otra, y materializó aquella noche las ganas de follarse a una que no era yo. No acostumbro a hablar mal pero la rabia me inunda y me conmueve. Residíamos en Bilbao como ya he dicho, una ciudad en la que hay de todo, hasta mujeres de compañía, o escorts como dicen ahora. Aquella noche discutimos, se fue, y al día siguiente me llamó. Me dijo que ya no estábamos juntos, que todo había acabado. Que no sentía nada por mí, y que incluso amanecía al lado de una puta. ¡Una puta!. No me lo creí, le dije que me pasara el teléfono, quería escucharla al menos. No sé qué pretendía, celos, envidia o qué, no lo sé. A veces el ser humano es tan absurdo que no tiene ni explicación lo que hace. Einstein dice que hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana, y de lo primero no está muy seguro. Pero vuelvo al hilo, que me pierdo; ella se puso al teléfono, cuidadosa y educada, sonaba más a escort que a puta, aunque sean sinónimos. Una voz suave y sexy me preguntó quién era yo. Tenía ganas de insultarla, pero, reflexioné. Ella no tenía la culpa, la culpa fue (no del chacha-cha), fue de mi innombrable marido adúltero.

Una puta al móvil con la voz más sensual que nunca escuché

Colgué el teléfono, era por la mañana, me había llamado para decirme que estaba con otra, y yo la había hasta escuchado. Algo surrealista. Todo había acabado, no sólo se había marchado por las buenas la noche anterior, sino que tenía la desfachatez y el descaro de llamarme mientras la tenía al lado. Dicen que el amor se acaba, y es cierto. Todo lo que empieza acaba, y fue muy feliz con él. Ahora como ven, en la tímida y oscura foto, soy una madura rellenita, entrada en carnes. La soledad de estar sin nadie, me ha empujado a sentir deseos por hombres, ahora sí. Cada noche pienso en uno diferente, me siento, y es raro decirlo, como esa puta que se puso al teléfono. Imagino, y pienso, que puedo llegar a provocar deseo en los hombres, anhelos de tocarme, pero no sé, ustedes me dirán. Quiero ser puta, una de las mejores de la zona, del barrio, de mi sitio, ya no Bilbao, eso se lo dejo a ella. Me conformo con estar a menos de cien kilómetros, y hacer ahí de puta y que ella aprenda; en Vitoria que es donde resido ahora. Ser de las mejores Escorts de Lujo que un hombre pueda haber disfrutado, y entonces un día, un día, cuando sea una experta como ella, entonces le diré a mi marido: “¡Mira en qué me he convertido y sin haberlo ni pretendido, pedazo de…!”

83 visitas en total, hoy 0

Lesbianas consumadas

Relatos porno 8 abril, 2018

Lesbianas calientes

Lesbianas calientes y tetonas

Este relato es un inicio de algo que pasó entre ella y yo. Mi atracción por las chicas no se desarrolló hasta los 18 años. Fuimos lesbianas consumadas y calientes.
Por aquel entonces yo trabajaba en la tienda de mis padres vendiendo pasteles, pan y dulces. Ella iba a mi tienda casi a diario. Allí la conocí, y allí la vi por primera vez. Era una joven hermosa, bella y más lanzada que yo. Digo lanzada por su manera de hablarme cuando iba a comprar. Lo cierto es que era tremendamente sensual, con grandes atributos femeninos, que es por eso, por lo que me atrajo mucho. Diría otra cosa o mentiría, si afirmase que más me sedujo de ella, era su voz bonita y sus sensuales palabras. La verdad que no. Lo más resaltable eran sus grandes pechos que me dejaban sin habla. Porque yo soy una chica con muy poco pecho, eso me enloquecía de ella. Solo mirarla.

Relatos lesbianas

Lesbianas morbosas XXX

La historia es más larga pero como no sé si tendré lectores, de momento no me extendré más. Si quieren saber algo más, comenten y relataré mi historia con mi amiga.

67 visitas en total, hoy 1

La chica del instituto

Relatos XXX 1 abril, 2018

No hace mucho, unos días tan solo, fue la fiesta de fin de curso de mi instituto, la típica fiesta donde tienes que ver por última vez a los profesores y etc… Pero en mi caso no fue tan aburrida como mucha gente recuerda, para mi será creo que uno de los mejores recuerdos que voy a tener en mi vida.

Mientras empezaba “la fiesta” se me acercó una compañera de clase, la chica fácil que existe en todos los institutos. Cuerpo normalito pero que sabe como explotarlo al máximo vistiendo muy provocativa y con ropa ajustada. Me dijo que esta fiesta era un rollo, que prefería tener su propia fiesta. Mientras me dijo estas palabras se sacó del escote un preservativo. Yo sabía que era chica fácil pero también era el mejor plan que podría tener.

Así que abandonamos el patio donde estaba todo el mundo y nos dejamos perder por los pasillos del instituto hasta que encontramos un aula abierta, nos metimos y tras bloquear la puerta comenzó nuestra particular fiesta.

Ella rápidamente se quedó en sujetador y tanga, yo me acerqué a ella poniendo mis manos en su culo a la vez que le chupaba el cuello. Así nos fuimos moviendo hasta llegar a la mesa del profesor donde me senté y ella aprovechó para quitarme la camiseta y desabrocharse el sujetador. Me fue empujando contra la mesa para que me tumbara mientras ella iba rozando sus pezones desde mi cintura hasta mi boca. Yo le agarre sus tetas para poder comérselas. Me cabían casi entero uno de sus pechos en mi boca, yo succionaba sus tetas y le pasaba mi lengua por el pezón de la forma más rápida que podía. Iba cambiando de una teta a otra, ella estaba echada encima de mi cuerpo frotando su zona vaginal con mi entrepierna mientras yo estaba con sus pechos.

Entonces se dio la vuelta, me quitó los pantalones y los calzoncillos para comenzar a chuparme la polla y a comérsela. He de admitir que lo hacía francamente bien, seguramente sería de la práctica que tenía, o quizás fuera porque yo no estaba tan centrado en como me comía mi polla, sino en la vista que tenía de su culo y su coño sobre mi pecho en primer plano. Todo para mi y sutilmente tapado por un tanga de hilo.

Tanga que no tardó en comenzar a humedecerse, cada vez que se movía hacía atrás se le abrían un poco las nalgas y ese tanga se apretaba más contra sus agujeros. Puse mis manos en su culo y acompañé su movimiento.

No me lo pensé dos veces, aparté el hilo del tanga y pude ver su vagina y su ano. Creo que era uno de los más bonitos que he visto o por lo menos de los más excitantes que he visto. Toda su piel blanquita blanquita, ni un solo pelo, todo depilado. El ano estaba completamente cerrado pero relajado, sin ninguna arruga ni marca en la piel, era perfecto. La vagina también estaba blanquita, excepto los labios menores y propiamente el agujero que era un rosita muy suave, que se fue tornando a más intenso a medida que le fui abriendo los labios y acariciárselo. Y antes de que pudiera seguir tocándole la vagina o le pudiera introducir cualquier dedo, ella se levantó y se sentó sobre mí, con sus manos agarró mi polla dura y la colocó para que le fuera entrando por su vagina lentamente para que se le fuera adaptando el coño al tamaño de mi pene. Yo notaba como mi polla iba abriéndose paso por sus entrañas y el placer se iba acrecentando cuanto más entraba. Cuando ella se sentó sobre mi pelvis, nos miramos, yo no se que cara tendría yo pero ella si que estaba con la boca entreabierta, respirando profundamente y sus ojos mirándome fijamente pero como con la mirada perdida. Así comencé a mover mi cintura lentamente y a levantarla de la mesa, ella no esperaba que pudiera sentir más placer o que mi polla pudiera penetrarla más. Aunque no quería, no pudo evitar el gemir y dejarse llevar por el placer que le estaba recorriendo todo el cuerpo.

Luego nos cambiamos y le hice a ella ponerse en la mesa del profesor tumbada hacia arriba, le puse sus piernas sobre mis hombros y le metí la polla por su coño y así la estuve follando un tiempo, cuanto más le apretaba las piernas contra mi más profundamente le entraba la polla. Ella estaba concentrada en el placer que estaba sintiendo y llegó a perder hasta la noción de donde estaba y lo que estaba sucediendo. Le saqué la polla, le agarré el tanga y se lo partí para poder estar más cómodos los dos y así me tiré a poner mi boca en su coño.

Entonces y solo entonces, después de chupar y tragarme gran cantidad de jugo que salía de su coño, empecé a frotar mi lengua por su vagina que a estas alturas ya era de un color rosa muy intenso. Ella no paraba de disfrutar de cómo mi lengua recorría toda su vagina, incluso le intentaba penetrar con la punta de mi lengua. Yo sabía que ella estaba muy excitada porque su coño no dejaba de chorrear y tenía el clítoris durito. Le masturbaba el clítoris mientras le pasa mi lengua por los labios menores y succionaba todo el líquido que salía de ella, calentito y dulzón. Obviamente se estaba corriendo y estaba teniendo una eyaculación femenina, esto iba acompañado de espasmos y gemidos mezclados con gritos y suspiros.

Tras su corrida la levanté y la puse boca abajo contra la mesa del profesor pero esta vez con las piernas hacia el suelo poniendo su culo en pompa. Culo blanquito, pequeño pero con curvita donde agarrar, el típico culito pequeño y blandito, muy tentador el penetrarlo. Así que en esa posición no dude en acercar mi polla a su culo y pasarla entre sus nalgas ,mientras las apretaba con mis manos contra mi polla. Yo empecé a notar que mi polla se estaba empezando a poner excesivamente dura, así que decidí meterle la polla de nuevo para terminar. Con las manos le separé las nalgas para tener más fácil la penetración y sin más empujé, por suerte para ella mi polla entró directamente por el coño. Pero como tenía el coño cerradito y apretado sinceramente no me importó que no fuera el culo por donde se la había metido. Empecé a follarle el coño, mi polla entraba y salía completamente de su vagina notando en la punta como se le abría el coño. Yo me excitaba más y más hasta que noté que me iba a correr y tras pensarlo una décima de segundo, le saqué la polla rápidamente y fui hasta su cabeza a metérsela en la boca. Ella después de tener tanto sexo estaba como en el limbo y solo tenía fuerzas para gemir. Le entró la polla en la boca sin problemas y casi a la vez también empezó a salir todo mi semen. En cuanto la notó empezó a intentar gritar y a moverse para que se la sacara y no tener mi semen en la boca pero ya era tarde para ella porque yo le tenía cogida la cabeza para evitarlo.Lo único que podía hacer era intentar gritar pero con mi polla en la boca y todo el semen, le era muy complicado.

Tras ese momento que se hizo eterno para los dos, yo me vestí como pude y me fui. Ella no sé lo que hizo, yo la dejé desnuda tirada en la mesa del profesor, ése que me cae peor que una vaca, y con su ropa tirada por el suelo excepto su ropa interior, que me llevé jejeje. Aún hoy la huelo cada máñana, huele a colegiala cachonda a no poder más.

Si les gustó, no duden en decírmelo, tengo muchas historias de chicas fáciles de instituto.

133 visitas en total, hoy 5

Page 1 of 791 2 3 79
  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10 abril, 2018 - 0 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?

  • Mi prima Agustina

    por el 18 marzo, 2018 - 1 Comentarios

    Era sábado a la mañana. Estaba de vacaciones de verano. Me fijé la hora, 7:39 am. Mi tía y mi prima Agustina siempre venían los sábados a la mañana a visitarnos a mi y a mamá. Quise aprovechar ese tiempo para ver pornografía. Tenía quince años y aún seguía virgen. Dormía solo con boxer, me […]

  • La chica del instituto

    por el 1 abril, 2018 - 0 Comentarios

    No hace mucho, unos días tan solo, fue la fiesta de fin de curso de mi instituto, la típica fiesta donde tienes que ver por última vez a los profesores y etc… Pero en mi caso no fue tan aburrida como mucha gente recuerda, para mi será creo que uno de los mejores recuerdos que […]

  • Actriz porno y chica de compañía

    por el 12 marzo, 2018 - 1 Comentarios

    Hace tiempo que quería escribir algo sobre una escort en Barcelona, pero no me decidía, he creído que éste es un lugar apropiado y lo voy a hacer. Soy, o eso dicen, guapa, atractiva, y aunque parezca lo contrario, nada presumida. Lo que ocurre es que escucharlo todo el día lo mona que eres, al […]

  • Otro sábado cachonda

    por el 17 marzo, 2018 - 0 Comentarios

    Otro sábado sola y caliente. Menos mal que tengo una amiga que viene a verme cuando estoy sola, y nos divertimos. Ella es caliente como yo, yo ya soy abuela, ella no. Me excita verla desnuda, mi marido siempre tiene la manía dejarme sola en días como hoy; días en los que no hay que […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11 abril, 2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Sex shops recomendados

¿Quieres ver tu anuncio aquí?
error: Contenido protegido !!

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar