Lesbianas consumadas

Lesbianas consumadas

Este relato es un inicio de algo que pasó entre ella y yo. Mi atracción por las chicas no se desarrolló hasta los 18 años. Fuimos lesbianas consumadas y calientes.
Por aquel entonces yo trabajaba en la tienda de mis padres vendiendo pasteles, pan y dulces. Ella iba a mi tienda casi a diario. Allí la conocí, y allí la vi por primera vez. Era una joven hermosa, bella y más lanzada que yo.

Digo lanzada por su manera de hablarme cuando iba a comprar. Lo cierto es que era tremendamente sensual, con grandes atributos femeninos, que es por eso, por lo que me atrajo mucho. Diría otra cosa o mentiría, si afirmase que más me sedujo de ella, era su voz bonita y sus sensuales palabras. La verdad que no. Lo más resaltable eran sus grandes pechos que me dejaban sin habla. Porque yo soy una chica con muy poco pecho, eso me enloquecía de ella. Solo mirarla.

Relatos lesbianas
Lesbianas morbosas XXX

La historia es más larga pero como no sé si tendré lectores, de momento no me extendré más. Si quieren saber algo más, comenten y relataré mi historia con mi amiga, una historia más de lesbianas calientes.

 

Deja un comentario

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O