Peluda en compañía de mega vibrador

Peluda en compañía de mega vibrador

Aunque estoy casada y felizmente enamorada, eso no me prohíbe darme el gusto que necesito. Mi anillo en mi dedo muestra la unión social que un día tuve que aceptar, por cosas y causas largas de explicar. Como larga es la manguera de mi nuevo vibrador.
Cansada de pequeñeces, estulticias, sandeces y boberías en la cama con mi esposo, no me voy con tonterías. En mi acogedora habitación de niña grande hago las cosas que siempre me gustaron y que de verdad me excitaron.
Desde pequeña pronto supe que te de mayor sería toda una mujerona, grande, amplia, de formas prominentes y protuberantes, resaltona y resultona. ¿Y ahora en qué me he convertido?, en toda una jaca arrolladora.
Mi esposo, lo cierto es que no puede con tanta hembra, empequeñece cuando me pongo encima, lógico, porque solo me satisface buenas trancas hasta la garganta. La de él, al final, se ha visto que no ha podido ser, así que me he comprado a un amiguito, en mi tienda erotica favorita.

Mega Vibrador mi mejor compañía casera

Es grande, silencioso, con una ventosa que lo hace adaptable a cualquier sitio, y como se puede comprobar, apoyada en la comisura de la cama de mujer insatisfecha, me complace mi descarado trozo grande de silicona.
Me va perfecto, ya que cuando chateo y me caliento, lo ventoseo, y pego en la mesa, y solo tengo que ponerme encima y bajar como si fuera un ascensor. La foto es algo pegadiza, ya que muestro mi vello anal y vagina, algo que para muchos quizá pueda resultar impactante o asqueroso, pero es lo que hay.
Ya era velluda en mis tiempos estudiantiles y ahora lo soy más, el vello con el tiempo tiende a aumentar, no como otras cosas.
Me gusta ponerme encima de mi vibrador grande y metérmelo hasta el fondo en mi casa de toda la vida, nada de excentricidades ni cosas fuera de lo normal. Una mujer muy sencilla, sin depilar y gustándose ella misma.
Mi esposo ratos que los pasa fuera de casa, pues lo mejor es intentar pasarlo bien en soledad, pero en compañía. Con la compañía de mi super vibrador soy toda una mujer. Mis tetas no aparecen pero no están mal, soy una morena española de las muchas que hay en mi barrio, pero cuando me enciendo, soy única en mi cama.
Me gustan los relatos, los leo y me excitan al máximo, así que sigan poniendo para que muchas mujeres como yo, los puedan disfrutar.
Ya que no podemos expresar de verdad nuestra más profunda sexualidad, muy viciosa la verdad, y muy morbosa. ¿A qué mujer no le gusta el morbo?

Leave a Comment