linea erotica
Doble penetracion a mi esposa viciosa

Doble penetracion a mi esposa viciosa

Que tal amigos es la primera vez que escribo sobre doble penetración. Un relato que me gustaría platicar con ustedes de lo que le hice a mi esposa, este fin de semana. Le hice doble penetración y ya lo habíamos planeado entre semana. Bueno empiezo.

Yo llegué de la ciudad de México y ella me esperaba donde habíamos quedado. Nuestra fantasía de puta con cliente. La recogí en la calle, ella con una falda y una tanga negra y nos fuimos a la farmacia. Para comprar unos condones. Yo andaba ya caliente. Ella es grande, mucho pecho y caliente también.

Doble penetración a mi sumisa esposa

Y en el camino en el coche yo le metía la mano y a ella le agradaba. Llegando a casa nos dirigimos a la cama, le ordené que me diera sexo oral, y me la empezó a mamar.

Y así lo hizo tiene unos labios deliciosos, después hicimos un 69 y quería hacer mi fantasía realidad de penetrar a mi esposa por los dos lados. Yo quería darle doble penetración sin descanso, y que supiera lo que es bueno.

-Dame más cabrón, eso es todo lo que sabes hacer?-me decía ella.

A la muy puta le tenía que dar más, me lo pedía. Entonces ella se montó en mi gruesa verga, no muy larga pero bastante gruesa, tomé un condón y se lo puse a un plátano. Mientras la penetraba jugaba con el plátano en su ano, después le ordené que se parara y se la metí por el culito.

-Así, dame por detrás, méteme ese platano, tu verga es poco.

Me decía la muy perra, a ella le encanta por el culo. Tomé el plátano como de 18 cm y se lo metí por el ano, ella jadeaba ahora sí y le di con todo. Ahora sí que gemía de verdad. Necesitaba más el plátano que mi verga.

-Ahora si me entero cabrón con el plátano, y no con tu verga.

Era una doble penetración, a mi me excitaba verla tan guarra. Y mientras tanto, ella abría más las piernas para que le entrara entera. Tenía a mi esposa doblemente penetraba.

No sé si gemía de dolor o de placer, pero cuando le estaba dando con mi verga y el plátano, ella me dijo:

– Ay pendejo termine  en mi culo no se corte, venga, en mi culo cabrón!

 

Saqué el plátano y metí mi badajo gordo en su ano ya abierto. Me corrí dentro de su ano. La dejé dormida. Le planté un beso y nos quedamos dormidos. Hicimos la realidad de nuestra fantasía puta y cliente.

 

 

5 comentarios en “Doble penetracion a mi esposa viciosa”

  1. Que rica tu esposa.no tienes más fotos? Buen relato amigo ya me gustaría tener una esposa asi

Deja un comentario

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O