Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Anunciate con nosotros

PARA MIS LECTORES: “Mis inicios”

Primera Vez, Relatos sexo, Relatos XXX 30 diciembre, 2017

Mis inicios, aquí relatados, para mis lectores, desnuda, cachonda, y pensativa solo tengo que recordar mis primeras masturbaciones.
Hoy os voy a contar como fui descubriendo el sexo. Fue cuando era una chica joven e inocente y curiosa. Como en otras muchas ocasiones fue durante la adolescencia y de forma progresiva. Intentaré ser breve y concisa para que sea éste, uno de mis mejores relatos porno.

La naturaleza ha sido muy generosa conmigo y enseguida me desarrollé con un cuerpo muy morboso, pechos grandes y un buen culo redondo y velluda. Justo lo que a mis compañeros de clase hacía que se les revolucionaran las hormonas y la entre pierna.

Los primeros encuentros que tuve no fueron nada, todo se quedaba en desnudarnos o quedarnos medios desnudos y tocarnos mutuamente el chico de turno y yo. Yo les hacía una paja y ellos me tocaban los pechos y me acariciaban el coño, pero sin penetración. En esa época de mi vida ya me parecía lo más, años más tarde descubrí lo inocente que era.

Mi primera felación como si fuera hoy mismo

Con el paso del tiempo, no muchos encuentros más tarde, decidí dar un paso más. Y practiqué mi primera felación. Fue a un chico con el que ya había tenido algún que otro momento íntimo con él. La verdad es que él nunca me había pedido que se lo hiciera, y ese día decidí sorprenderlo y comérsela.

Mi pasion la felación

Así que primero le estuve pajeando un rato con las manos para que se le pusiera dura y luego busqué una posición más cómoda para poder comerle la polla. Comencé pasándole la lengua por la punta, nunca olvidaré esa textura dura pero suave en mi lengua. Y ese sabor un poco desagradable pero que no tardé en acostumbrarme. Tras chuparle casi toda la polla y dejársela bien ensalivada, me decidí por metérmela en la boca. Al ser la primera vez me atraganté y me dio alguna arcada de la sensación de meterme algo tan grande en la boca. El chico también era la primera vez que se lo hacían y tardo muy poco en tener una eyaculación. Como acto reflejo le salió el quitarme su polla de la boca, pero la corrida terminó saltándome por la cara y el pecho.

Yo por esa época era muy promiscua, no tardé en probar otra polla diferente y poco a poco fui probando a todos los compañeros de clase. Esto provocó que tuviera una reputación de chica fácil que practicaba felaciones. Durante aproximadamente un curso descubrí que no todos los penes son iguales, pero si que tienen algo similar, la forma de estimularlos y hacer que los chicos se corran.

Y de entre todos los chicos que tenía dispuestos a que les diera sexo, al final me quedé con el que más me gustaba, tenía una buena polla y luego era guapo.

El sexo oral me enloquecía practicarlo las primeras veces

A medida que teníamos más encuentros sexuales, el sexo oral se fue convirtiendo en práctica habitual, en la que yo iba perfeccionando la técnica y él iba teniendo más aguante. Nuestra experiencia sexual iba creciendo hasta la fiesta de cumpleaños de un compañero de clase que fue donde tuve mi primera relación sexual completa.

En la típica fiesta de cumpleaños que coincidimos todos los amigos, mi “noviete” de ese momento y yo nos buscamos un momento a solas en una habitación apartada del barullo de la fiesta. Como siempre, comenzamos con sexo oral, primero solo yo a él y luego un 69, nos entregamos al placer mutuo durante un rato. Después yo fui la que le comenté que quería dar el último paso y tener sexo en su máxima expresión. Con los nervios propios de ese momento y varios intentos de que su pene erecto y bien lubricado por mi saliva entrara, se obró la desvirgación mutua. Yo noté por primera vez la sensación de tener un pene ocupando mi vagina. Sin duda era un placer muy diferente a lo que había estado disfrutando hasta el momento. Él no paraba de preguntarme si yo estaba sintiendo tanto placer como él, y la respuesta era claramente que si. Este nuevo plano al que nos había llevado el deseo carnal hizo que de forma inconsciente fuésemos subiendo el ruido. No tardaron en llegar varios amigos y descubrirnos, tras unos instantes de vergüenza, uno de ellos comentó que esta “fiesta” era mejor. Los intentamos echar de la habitación pero no hubo forma. Discutiendo llegamos al acuerdo, que como yo ya había tenido sexo oral previamente con todos, yo les hacia pajas o les comía su polla siempre que ellos no participaran en nada más y fuera solo mi noviete el que me penetrara. Ellos no se lo pensaron más y aceptaron sin rechistar la oferta, y mientras tuve mi primer orgasmo vaginal, una lluvia de semen me caía por el pelo, cara y pechos.

Mi otra pasión: cabalgar y endurecerla

De este modo, así fue mi descubrimiento del duro sexo, obviamente con los años he perfeccionado la técnica y ahora mismo no hay hombre que se me resista en el sexo, ni grupo de ellos que pasen por mi cama sin dejarme su blanco y bello recuerdo.

Gracias a todos que me animan a seguir escribiendo, si les gustó me lo pueden comentar abajo, bss.

2 visitas en total, hoy 0

Confesiones calientes de la pubertad

Bragas usadas 3 noviembre, 2017

Mis confesiones calientes de inocente y blanquecina, cachonda y pervertida, con mi culo al aire libre, no tengo quien lo remedie, pues pienso y repienso, lo que me gusta una polla indeleble. Firmado: una inocente campesina.
Hoy os voy a contar como fui descubriendo el sexo. Fue cuando era una chica joven e inocente. Como en otras muchas ocasiones fue durante la adolescencia y de forma progresiva.

Naturaleza generosa en mis confesiones calientes

Así que la naturaleza ha sido muy generosa conmigo y enseguida me desarrollé con un cuerpo muy morboso, pechos grandes y un buen culo redondo. Justo lo que a mis compañeros de clase hacía que se les revolucionaran las hormonas y la entre pierna.

Los primeros encuentros que tuve no fueron nada, todo se quedaba en desnudarnos o quedarnos medios desnudos y tocarnos mutuamente el chico de turno y yo. Yo les hacía una paja y ellos me tocaban los pechos y me acariciaban el coño, pero sin penetración. En esa época de mi vida ya me parecía lo más, años más tarde descubrí lo inocente que era.

Al paso del tiempo, no muchos encuentros más tarde, decidí dar un paso más. Y practiqué mi primera felación. Fue a un chico con el que ya había tenido algún que otro momento íntimo con él. La verdad es que él nunca me había pedido que se lo hiciera, y ese día decidí sorprenderlo y comérsela.

Qué delicia hacer mi primera paja a un tío

Primero le estuve pajeando un rato con las manos para que se le pusiera dura y luego busqué una posición más cómoda para poder comerle la polla. Comencé pasándole la lengua por la punta, nunca olvidaré esa textura dura pero suave en mi lengua. Y ese sabor un poco desagradable pero que no tardé en acostumbrarme. Algo que no olvidaré y por eso lo digo aquí en mis más confesiones calientes. Tras chuparle casi toda la polla y dejársela bien ensalivada, me decidí por metérmela en la boca. Al ser la primera vez me atraganté y me dio alguna arcada de la sensación de meterme algo tan grande en la boca. Confesiones calientes que me hacen excitar con solo explicar. El chico también era la primera vez que se lo hacían y tardo muy poco en tener una eyaculación. Como acto reflejo le salió el quitarme su polla de la boca, pero la corrida terminó saltándome por la cara y el pecho.

Todo hay que decir, que por esa época era muy promiscua, no tardé en probar otra polla diferente y poco a poco fui probando a todos los compañeros de clase. Esto provocó que tuviera una reputación de chica fácil que practicaba felaciones. Durante aproximadamente un curso descubrí que no todos los penes son iguales, pero si que tienen algo similar, la forma de estimularlos y hacer que los chicos se corran.

De entre todos los chicos que tenía dispuestos a que les diera sexo, al final me quedé con el que más me gustaba, tenía una buena polla y luego era guapo.

Con buena polla y encima guapo, no podía pedir más

A medida que teníamos más encuentros sexuales, el sexo oral se fue convirtiendo en práctica habitual, en la que yo iba perfeccionando la técnica y él iba teniendo más aguante. Nuestra experiencia sexual iba creciendo hasta la fiesta de cumpleaños de un compañero de clase que fue donde tuve mi primera relación sexual completa.

Y en la típica fiesta de cumpleaños que coincidimos todos los amigos, mi “noviete” de ese momento y yo nos buscamos un momento a solas en una habitación apartada del barullo de la fiesta. Como siempre, comenzamos con sexo oral, primero solo yo a él y luego un 69, nos entregamos al placer mutuo durante un rato. Después yo fui la que le comenté que quería dar el último paso y tener sexo en su máxima expresión. Con los nervios propios de ese momento y varios intentos de que su pene erecto y bien lubricado por mi saliva entrara, se obró la desvirgación mutua. Yo noté por primera vez la sensación de tener un pene ocupando mi vagina. Sin duda era un placer muy diferente a lo que había estado disfrutando hasta el momento. Él no paraba de preguntarme si yo estaba sintiendo tanto placer como él, y la respuesta era claramente que si. Este nuevo plano al que nos había llevado el deseo carnal hizo que de forma inconsciente fuésemos subiendo el ruido. No tardaron en llegar varios amigos y descubrirnos, tras unos instantes de vergüenza, uno de ellos comentó que esta “fiesta” era mejor. Los intentamos echar de la habitación pero no hubo forma. Discutiendo llegamos al acuerdo, que como yo ya había tenido sexo oral previamente con todos, yo les hacia pajas o les comía su polla siempre que ellos no participaran en nada más y fuera solo mi noviete el que me penetrara. Ellos no se lo pensaron más y aceptaron sin rechistar la oferta, y mientras tuve mi primer orgasmo vaginal, una lluvia de semen me caía por el pelo, cara y pechos.

En conclusión, así fue mi descubrimiento del sexo, obviamente con los años he perfeccionado la técnica y ahora mismo no hay hombre que se me resista en el sexo, ni grupo de ellos que pasen por mi cama sin dejarme su blanco y nítido recuerdo de mis confesiones calientes.

5 visitas en total, hoy 0

Universitarias preguntando qué es una paja (3)

Lésbicos, Relatos XXX 1 noviembre, 2017

Raquel, la más inocente e ingenua de nuestras amiguitas ya conocidas como las universitarias, seguía curiosa por saber a la perfección todo este mundo de la masturbación. Perpleja y expectante, aturdida y empanada, atontada y agilipollada, Raquel aguardaba como el guepardo espera su presa, mirando silenciosa y con mucha hambre, pero que mucha hambre de sexo.

-Ire, tía, ¿al final hacemos lo del estudio de campo de pajas o no?
-A ver Ra, piensa un poco, ¿crees que después de tantos años de estudio, en la U..N..I.. vamos a dejar las cosas a medias?, eh! tía…- le contestó Irene ya con un tono increpante.
-Es verdad,no, no, no, ni hablar de cosas a medias, en la Uni nos enseñaron a que se ha de llegar hasta el final, pase lo que pase, no quedarse con la duda. Que ya sabes el refrán, ante la duda la más…. Para esoooo hemos estado estudiando tanto tiempo… ves, tía, ¿como no soy tan corta como crees?…
– Y ahora que dices de tetuda, ¿te han crecido las tetas o qué Rá?, ¿parece que te abultan más no?
-Pues tienes razón, esta mañana cuando me miré en el espejo, me las veía más grandes, me puse hasta cachonda, verme con más tetas, bueno más no, dos las de siempre, pero mayor tamaño. Joder tía, qué mal me explico, no sé para qué me sirven tantos apuntes, si no sé ni resumir. Es que aún estoy creciendo tía, y las peras también me crecen. ¿Hasta las noto con mas peso y todo, me cuelgan no lo ves, que parecen unas campanas de un campanario? Y valga la “rebunbandia”.

En ese momento la inocente Raquel, se subió la camiseta ahí mismo donde estaban, en la habitación del cuarto de Irene, y aparecieron las dos tetas aún jóvenes de nuestra amiguita, pero ciertamente más grandes.
-Joder tía, vaya buenas tetas, me gustan, tienes buenos pezones, y esos granos alrededor del pezón, vaya morbo me estás dando tía, ya no sé si hacer el estudio de las pajas o pajar por mirarte.
-Dónde vas tía, no es pajar es pagar, con g. Joder no te ha servido de nada tantos años en la uni, tanta paja al final lo ves todo con pajas. Es p..a…g…a..r. Con g si no sería pajar, como el de las gallinas.

-Te quieres crees que tanto cachondeo me estoy poniendo hasta cachonda, es que tienes una tetas que…¿puedo tocar un poco Ra? Anda déjame, como si fuera un tío pero con manos de tía.
– Toca, chocho, que eres una ansiosa, que te gusta to lo grande y blando.

Irene, sin esperar ni un milisegundo ya estaba tocando y saboreando los placeres más recónditos de su inestimable y cercana compañera de estragos y alegrías.

-Mmmmm vaya meloncitos, tía, esto ni en la plaza, ¿deben estar dulces?
– Dulces?, anda mama un poco tía, que se note que eres universitaria, mamona!

Fue decir mamona e Irene ya estaba ejerciendo el gerundio del mismo verbo, es decir, estaba mamando. Mama que te chupa, chupa que te mama.

-Pero qué rico, si parece piña colada, qué dulce y suave, ¿te sale leche?
– Si hombre, ni que fuera una vaca, aún no,pero ya verás como si a alguno de los que hacemos una paja, luego me la mete, ya verás como tendré un hijo, y entonces, tendré más leche que una central lechera.
– No me digas eso, Ra, que soy capaz de buscar al lechero para que te meta su manguera.
– Será al bombero no tía?, que eres una palurda.
– ¿Qué pasa que los lecheros no usan manguera, para limpiar las tetas de la vaca?
-Es verdad Ire, que lista e inteligente eres, como se nota, tantos años de apuntes y clases de teórica por las tardes. La manguera del lechero, dicho así, parece el título una peli porno. La manguerita del lechero.

¿Te gustan mis tetas?

2 visitas en total, hoy 0

Universitarias preguntando qué es una paja (I)

Relatos porno 22 octubre, 2017

-Irene, tía, ¿te ha gustado saber finalmente qué es una paja?
-Claro, tía, solamente lo había visto en los vídeos porno que nos ponemos
-Has visto cómo se le ha puesto de dura al primo, uf, era una pasada, qué durísima la tenía
-Ha sido increíble, tía, no sé cómo una cosa tan fofa puede ponerse más dura que un garbanzo

Universitarias insaciables de pajas

Nuestras amiguitas universitarias, Irene y Raquel, eran jóvenes pero con muchas ganas de aprender, y al final comprendieron lo que era una masturbación erecta. Sus gafas de pasta, testigos de tantos exámenes de estadística y apuntes sin sentido, quedaron esta vez sucias y llenas de leche condensada que su primo les proporcionó. Pasaron de la pureza de las clases universitarias a recibir el pastelazo semenal y semanal, todo ello, aromatizado con el olor fuerte del esperma del primo. Que por aquel entonces, estaba en edad de buenas descargas lechosas. No tuvieron que ir ni a la compra, para saber lo que era leche de la buena. Si querían lácteos, iban y le pedían al primo leche Ato, si querían leche líquida, le pedían y recogían líquido preseminal, y si querían la condensada, esperaban hasta el final. Desde aquel día, todo había cambiado para nuestras jovencitas aguerridas y temerarias, y quedaron más días, más tardes, más mañanas, era pura costumbre. Era pura rutina, y lo hacían sin pensar. Ni siquiera lo meditaban. Si querían paja, llamaban al primo y pajeaban, y si querían una corrida, iban y le descargaban. Como a un móvil, como a un toro, como a una vaca. Así de fácil y así de sencillo. Sus vidas se convirtieron en un sin fin de perversiones consumadas. Se degeneraban y pervertían por segundos. Era muy fácil para ellas. Tenían su coño y sus ganas. Toda la rectitud y el prestigio universitario echado por tierra con un par de meneos a una buena polla, con una buena lefada y  una abundante corrida. Estupefactas y asombradas. Todo lo que no habían logrado las clases de teórica, una polla lo conseguía. Tantos años de estudio para darse cuenta que una polla las estremecía. Ni tizas ni pizarras. Pilares de la tierra y pupitres de madera convertidos en pringadas blanquecinas sobre gafas de pasta y rostros maquillados. Se estaban realizando.

-Oye, tía, ¿cuántos años llevamos en la “uni”?- Le preguntó Raquel que era la más inocente e ingenua.
– Pues piensa un poco tía, ¿si éste el último año y ya vamos a acabar, y esto es una licenciatura? Te doy más pistas o aterrizas ya tía? Es que estás empanada…
– A ver, último año, esto es una licenciatura, casi acabamos, ¿este es el quinto año ya tía? – le preguntó con más dudas que un mudo cruzando las vías del tren.
– Claro, chocho, que no te enteras. Último año, el quinto, ya casi licenciadas, escribimos bien, venimos cada día a la Uni, ya sabemos lo que es una paja, ¿qué más se puede pedir?, estamos reconocidas como universitarias, a ver si te enteras, que pareces una novata tía; somos unas E..X..P..E..R..T..A…s !! a ver si te enteras. Somos listas, guapas y ahora ya sabemos hacer una paja, bueno, una masturbación, seamos finas. Bueno, qué digo una paja, una paja detrás de otra, y al mismo tío, nuestro primo, tiene su mérito. Ya tenemos la base de lo que es una masturbación ahora solo nos queda hacer un estudio de campo, esto es.., hacer más pajas y a mucha gente.
– Joder tía, que lista eres, eso no nos lo ha dicho el profe de estadística, ¡claro!… hacer más masturbaciones, pelar más plátanos, tocar la flauta con las manos, tocar lo que no suena y a más gente, así….tendremos un resultado abarcable y fiable, de toda una población limitada. Eres la mejor Ra. De esta forma, tendremos unos datos ajustados a la realidad, esto es: medidas de pene, cantidad de leche extraída, grosor, endurecimiento masturbatorio, gemidos acompañantes de la dureza peneal, y mucho más. Qué guay tía!, ¿cuando empezamos el estudio de las pajas?- preguntó Irene con ese aire angelical que no se podía aguantar.
– Empezaremos el lunes, por la tarde, cogeremos al azar unos cuantos hombres, de edades variadas, profesiones variadas, estaturas variadas, de estrato social variado, y con todo ello, les haremos una buena paja. Lo anotaremos y sacaremos conclusiones. ¿Te gusta la idea tía?
– ¿Qué si me gusta? Me pone muy mala tía, me enloquece, me entristece, me emociona, no sé tía, muchas sensaciones para una sola tarde, saber que vamos a toquetear una amplia gama de pichas y encima de hombres distintos, estaba cansada ya del atributo de nuestro primo.
-Eso del atributo me suena tía, ¿no lo dimos en lengua?, las oraciones de atributo, ¡joder tía que lío!

4 visitas en total, hoy 0

Embarazada y mojada delante del cornudo (1)

Cornudos 5 octubre, 2017

Mojada para que me vieras, cornudo, aquí a mi lado, pero sin tocarme, estoy con él, que me folla mejor que tú, tiene mejor polla, y lo mejor de todo, me hace mojar como nunca. No olvides que el coño nunca miente, las palabras sí.

Esta realidad sucedió un Sábado por la tarde, estando en nuestra casa, recuerdo que os llevamos a nuestra nenita ya que que sabes tuve un segundo embarazo muy malo

Mi esposo quiso que me relajase, al volver él de llevaros a la niña no paró de intentar que me relajase, me había hecho la comida al mediodía y me mandó descansar en el sofá, permaneciendo todo el rato conmigo viendo una de mis películas de terror que tanto me encantan

Me quedé dormida al cabo de un rato

Me desperté, me levanté del sofá y me encontré con la sorpresa de que él me estaba preparando un romántico baño en el enorme jacuzzi que habíamos comprado hacía unos meses, fue precioso contemplar pétalos de rosas flotando en el agua, oler incienso y ver como se había encargado de colocar 10 velas alrededor de la bañera

Miré a su rostro, él sonreía, yo más

Él mismo me ayudó a desnudarme, a meterme en el Jacuzzi y sobre todo a sentarme, no era fácil la verdad el que yo pudiese hacerlo sola estando embarazada de 7 meses con semejante barrigola;

No fue todo

Él mismo abrió con sus manos la “caja de pandora” que siempre tengo en nuestro baño, sonreí al ver esto, supe lo que quería, dentro guardamos un consolador y un antifaz, a modo de juego, él sabía que estaba algo “decaída”, sabía que no me encontraba sexy debido a mi estado, no me gustaba mi cuerpo, aún a pesar de haberme él, rasurado al cero todo mi vello púbico por la mañana como ahora mismo lo tengo

Disfruta, me dijo él mientras me dejaba sola, yéndose a hacer la compra de la semana al hipermercado

Tuve mi momento para mí sola, me coloqué el antifaz en mis ojos, no viendo nada, quedándome así un buen rato, disfrutando de estar desnuda en agua caliente y escuchando el ruido de los chorros de agua , haciendo funcionar el jacuzzi

Al cabo de un rato, pensando en la mirada de mi esposo de por la mañana, mientras él mismo me rasuraba mi coño, viendo su rostro en medio de mis piernas, viendo su nariz y su boca tan cerca de mi sexo, me calentó, me excitó, hacía dos meses que yo al no encontrarme bien con mi cuerpo, no estaba con ganas de marcha, llevé mi mano hacia la caja, la tanteé hasta dar con el consolador y lo introduje en el agua, llevándolo hacia mi sexo, sin ver nada, casi me corro en ese momento solo con notar su roce, joder…

No había pasado ni dos minutos de ello cuando escuché que la puerta del baño se abría y se volvía a cerrar, sonreí, seguro que es mi marido que, tras dos meses sin nada de nada no puede contener sus ganas de verme masturbar como siempre le ha encantado

Sus tobillos rozaron con los míos, supe que él se había sentado enfrente mía (el jacuzzi tiene 4 asientos), sonreí sabiendo que él me miraría todo el rato, que vería la expresión de mi cara, de mi boca mientras yo no podía verlo, eso me excitó incleiblemente, coloqué la punta del consolador con forma de polla en la entrada de mi vagina, abrí mi boca del todo al sentir esto, después de tanto tiempo sin sentirlo

El ruido de las burbujas del jacuzzi junto con la temperatura del agua me hizo no escuchar nada, me concentré solo en masturbarme para mi marido (y para mí )

Me introduje lentamente el consolador, cm a cm, joder, no tardé en tener el primer orgasmo sintiendo como esa enorme y grueso consolador rozaba el interior de las paredes de mi vagina

Me autopenetré con el consolador durante 5 minutos, olvidándome por completo de que enfrente mía estaba mi marido mirándome, el muy cabrón pudo ver todo el rato el estado de empitonamiento de mis pezones, pudo observar como mis pechos de talla 120 copa E , no paraban de menearse, de saltar con cada espasmo que sentí en esos momentos mientras yo introducía y sacaba con más rapidez el consolador de mi sexo

Él mismo me hizo volver a la realidad, tras escuchar y observar mi segundo orgasmo, cogiéndome mi pié derecho, llevándolo directamente a su polla, joder, que sensación al notarla, estaba enorme, gorda y sin un solo pelo mientras dentro de mi coño había una réplica a modo de consolador

El muy cabrón estaba empalmado, pude notar en mi pie, rozando su polla, que esta cada vez engordaba más y más, el notar esto, el saber que mi propio marido le ponía cachondo el verme así, aún estando gorda por mi embarazado, me encantó, supe en ese momento que me seguía deseando, que no solo lo hacía porque me amaba y me quería

Yo misma fui mala , yo misma comencé a mover en círculos mi pie sobre su polla, rozando todo el largo de su falo, llevando mi pie a sus huevos, estaban gordos, los tenía cargados, el sentir eso me puso a mil, me corrí por tercera vez , fue incleible, me quedé traspuesta, era una casada insatisfecha y caliente.

Escuché apagarse el motor del Jacuzzi, pude notar como el agua de la bañera comenzó a descender, mi esposo había abierto el tapón y estábamos a punto de quedarnos sin agua

Imagina la escena, mi marido viéndome abierta de piernas, con el consolador dentro de mi coño, viendo mis pechos empitonados, y escuchando como de de mis labios solo salía un : JODER….

Fui yo la que en ese momento quería tener sexo, era yo la que deseaba que él retirase el consolador que tenía incrustado hasta el fondo en mi coño y sobre todo , que me metiese su polla en ese momento, quise ser morbosa, como él lo es siempre, separé todo lo que pude mis piernas, apoyé mis dos manos en ambos laterales de la bañera, quería ponerlo cachondo, quería que viese que tenía el consolador dentro de mí, que sé que le encanta verme así

Casi me muero del susto al notar como al lado de mi cara, dos manos cogían el antifaz que tenía colocado en mis ojos, sabiendo que mi esposo estaba enfrente mía, esas manos me quitaron el antifaz, mi corazón estaba a mil, abrí mis ojos y si me dan una ostia en ese momento no me quedo más paralizada

Pasaron 10 segundos tan lentamente como si fuesen horas

Anonada, mirando de frente, estando abierta de piernas ante él, teniendo clavado hasta el fondo de mi coño el consolador con el que me había masturbado, estando embarazada, con mi barrigola, quise pensar que era un sueño, no podía ser

Bajé la mirada de mis ojos, miré su polla, joder, empalmada a tope, era grande, gorda, sin un solo pelo, pensé que mi corazón se salía de mi interior

Cerré mis ojos al reaccionar mi cuerpo de forma alucinante y a la vez con la cosa más porno con la que nunca pensé que podía pasar:

Mi coño, lubricado al máximo tras los 3 orgasmos, excitándose al observar esa polla delante de mí, saber que podía poner cachondo a alguien aún estando embarazada, logró que el consolador que tenía incrustado dentro de mi coño, RESBALASE, lubricado en flujos vaginales, saliendo de mi interior, notando yo como este resbalaba rozando las paredes del interior de mi vagina, SI, salió de mí, del todo, cayendo en la bañera

Ahora mismo me encontraba abierta de piernas, con mi coño abierto, dejando ver el agujero de donde había salido el consolador, no me atreví ni a abrir mis ojos por la vergüenza

Los abrí en el momento que escuché unos pequeños jadeos, me quedé blanca, no podía creer lo que me estaba pasando, él masturbando su polla a todo trapo, mientras me miraba a mis ojos, desviando su mirada, escaneando con ellos mis pechos y mi coñito abierto en dos, apurando su paja, concentrando su vista en la entrada de vagina, deseando clavar su magnífica polla dentro, mi coño comenzó a expulsar flujos, en cantidades enormes, aquello me sobreexcitó como nunca pensé que podría hacerlo, noté como mis flujos salían al exterior, resbalaban por mi coño cayendo en la bañera, supe que él podría ver esto, saber que yo misma estaba cachondísima, noté como me ruborizé, mis mejillas se pusieron rojas como un tomate

Joder, que sensación se experimenta en ese momento

Abrí mis ojos, rápidamente al escuchar como él se movía de su sitio, temí que fuese a querer penetrar mi coño, el mismo que le estaba dando a ver, me quedé de piedra al ver que se sentó , entrecruzando nuestras piernas, quedando con su polla a tan solo 5 cms de mi propio sexo

Eso, el sentir sus piernas desnudas, el tener las mías abiertas, el tener su polla morcillona y brillante tan cerca de la raja abierta de mi coño me puso a mil por hora, cerré mis ojos, deseé que me penetrase, que entrase en mí, quería sentirlo dentro

Me corrí, SI, a lo bestia, solo con sentir el calor del glande de su polla rozando la raja expuesta de mi coño, todo mi cuerpo convulsionó, chillé como una loca mientras él mismo frotaba su polla por todo mi coño, de arriba abajo, mezclándose en ese momento los flujos de mi sexo y el líquido preseminal de su polla, la ostia bendita pensé en ese momento

Él se concentró en masturbar mi clítoris con su polla, moviéndola en círculos, noté todo su empalme, su DESEO por mí en ese momento

Estaba a punto de correrme, de llegar a otro orgasmo cuando algo , en solo un segundo, hizo que lo alcanzase, el muy cabrón me lamió con su lengua uno de mis pezones, recorriendo con su lengua mi enorme aureola negra , eso fue el SUMMUN

Al alcanzar el orgasmo, al sentir como un rayo traspasó todo mi cuerpo hice involuntariamente que el glande de su polla dejase de tocar mi clítoris, cayendo su glande hacia abajo, rozando la entrada de mi más que empapado coño

Abrí mis ojos, mirándolo fijamente, viendo el brillo que sus ojos mostraban en ese momento

Suspiré al notar, saber que él mismo había cogido su polla con su mano y que colocó su glande en la entrada de mi vagina

Nos quedamos mirando el uno para el otro, yo sentía su polla, estaba a punto de penetrarme, de entrar dentro de mí

Deseé que eso pasase, abrí aposta mi vagina con mi cintura, haciéndole entender que tenía mi permiso para hacerlo

Cerré mis ojos al SENTIR en ese momento la situación más PORNO que nunca antes y nunca creo podré volver a sentir

Me quedé sin aliento, no contando con ello, con sentir algo así

NO me clavó su polla

NO sentí su gorda polla entrar dentro de mí

NO me penetró

NO

Se CORRIÓ, si, vació sus huevos dentro de mi vagina, su esperma lubricó el interior de mi vagina teniendo su glande colocado en la entrada de mi coño

Sin más

Sin menos

Te juro que lubricó mi MENTE para el resto de mi vida

No pensé que podría experimentar una cosa así en mi puta vida, más estando embarazada de 6 meses, más tras sentirme mal conmigo misma por tener barriga

Tuve el orgasmo de mi vida, lo supe en ese instante

En la entrada de mi coño aún seguía colocada el glande de su polla, el interior de mi vagina estaba llena de su esperma, mi corazón iba a estallar

Mire para arriba, miré a mi marido, pude ver la expresión de su cara, con cara de pillo, sonriente mientras me guiñaba uno de sus ojos

Bajé la mirada, miré su polla, el muy cabrón estaba empalmado al máximo

Aquella situación NO tenía nombre

Miré de frente, pude ver la sonrisa del chico que estaba sentado delante de mí, un guapísimo chico de color

Miré para abajo, quería volver a ver la imagen que tanto antes me había excitado

Si, era la misma

Es incleible el morbo que puede producirte ver tu cintura, blanca como la leche, de nunca tomar el sol ya que soy alérgica y contemplar como una polla enorme negra como el carbón, está clavada, tocando la entrada de mi vagina, te juro que el ver eso, el sentir que todavía su polla rozaba mi coño , no tiene precio

Virgen a mis 24 años hasta que conocí a mi marido, sin haber tenido ni tan siquiera toqueteos con ningún otro hombre que no fuese mi esposo, imagínate lo que sentí en ese momento, estando embarazada, estando desnuda en la bañera de mi casa, probando el segundo hombre en mi vida

El chico acercó su rostro hacia el mío, me dio un pequeño beso en mi mejilla, diciéndome que le había encantado, abriendo yo en ese momento mi boca, haciéndome escapar un pequeño suspiro ya que sentí como la polla de ese chico soltó un pequeño chorro de esperma dentro de mi vagina

Cerré mis ojos, mi corazón estaba a punto de estallar

El chico se levantó

Me quedé parada, escuchando como se cerraba la puerta del baño y después la de la entrada de nuestra casa

Pude notar como mi marido entró en el Jacuzzi, sentándose en el mismo lugar donde este chico me había visto masturbar, en el mismo lugar donde luego frotó su polla contra mi sexo, en el mismo lugar donde sentí su polla en la entrada de mi vagina y en el mismo lugar donde sentí su corrida entrar el interior de mi coño

Abrí mis ojos, miré a mi marido, nos quedamos mirando el uno al otro durante más de veinte segundos

Mi esposo entrecruzó sus piernas con las mías, colocó su polla en la entrada de mi vagina

Me besó mientras sin más penetró mi coño, entró dentro de mí, teniendo yo mi coño lleno de esperma de otro hombre, usando ese esperma a modo de lubricante

Fue BESTIAL

Estos dos meses no habíamos tenido sexo

Mi esposo se corrió dentro de mí

Embarazada a tope y mi coño albergando el semen de dos hombres distintos

Aquel chico no me penetró

SI mi mente, eso te lo aseguro

Eso significa haber tenido SEXO con otro?

He sido INFIEL?

Puede experimentarse un TRIO sin penetración?

Te cuento todo esto, Pili, en este momento, estando las dos en el mismo Jacuzzi, tú estás sentada donde yo lo estaba en ese momento

Aquí mismo puedes ver nuestra “caja de pandora”, puedes ver el consolador y la máscara que mi marido me ha regalado para que lo use cuando me doy un baño, para mi placer. Sigue (2)

HABLÁNDOME DEL ESPOSO CORNUDO MIENTRAS SE MASTURBA 1

HABLÁNDOME MÁS DEL CORNUDO, LE GUSTA ESTAR PARA MÍ Y QUE ÉL NOS VIERA 2

5 visitas en total, hoy 0

Page 1 of 21 2
  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10 abril, 2018 - 0 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?

  • Mi prima Agustina

    por el 18 marzo, 2018 - 1 Comentarios

    Era sábado a la mañana. Estaba de vacaciones de verano. Me fijé la hora, 7:39 am. Mi tía y mi prima Agustina siempre venían los sábados a la mañana a visitarnos a mi y a mamá. Quise aprovechar ese tiempo para ver pornografía. Tenía quince años y aún seguía virgen. Dormía solo con boxer, me […]

  • La chica del instituto

    por el 1 abril, 2018 - 0 Comentarios

    No hace mucho, unos días tan solo, fue la fiesta de fin de curso de mi instituto, la típica fiesta donde tienes que ver por última vez a los profesores y etc… Pero en mi caso no fue tan aburrida como mucha gente recuerda, para mi será creo que uno de los mejores recuerdos que […]

  • Actriz porno y chica de compañía

    por el 12 marzo, 2018 - 1 Comentarios

    Hace tiempo que quería escribir algo sobre una escort en Barcelona, pero no me decidía, he creído que éste es un lugar apropiado y lo voy a hacer. Soy, o eso dicen, guapa, atractiva, y aunque parezca lo contrario, nada presumida. Lo que ocurre es que escucharlo todo el día lo mona que eres, al […]

  • Otro sábado cachonda

    por el 17 marzo, 2018 - 0 Comentarios

    Otro sábado sola y caliente. Menos mal que tengo una amiga que viene a verme cuando estoy sola, y nos divertimos. Ella es caliente como yo, yo ya soy abuela, ella no. Me excita verla desnuda, mi marido siempre tiene la manía dejarme sola en días como hoy; días en los que no hay que […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11 abril, 2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Sex shops recomendados

¿Quieres ver tu anuncio aquí?
error: Contenido protegido !!

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar