Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Pasión, erotismo, violencia, EN EL RING

Confesiones, Follamigos 27/10/2017

PASION, EROTISMO Y VIOLENCIA EN EL RING
Por Manuel Matías Sainz
El ring es un escenario de lucha, puede ser de box, puede ser de wrestling, yudo y otros deportes, como también de artes marciales. Esta es la historia de Marian quien seducida por el físico de un “luchador”, vivió un momento de placer según sus confesiones. “Hemos chapado en el ring, he sentido su piel y sus atributos. Viví una circunstancia única y muy caliente”.

Todo sucedió un lunes después de haber participado en un evento de lucha libre, dijo Marian, explicando que conoció en el camarín a Esteban, un hombre alto, atlético, moreno claro, de ojos atractivos y labios carnosos.

Esteban había ganado el encuentro contra su rival, y gran parte de los presentes acudimos a su camarín para felicitarlo. Cuando me acerqué a él lo abrasé y en el oído me susurró con tono seductor: “Me gustas preciosa”. La expresión me emocionó y quedamos al día siguiente (Lunes) en vernos.

Llegó el lunes esperado y acudí al ring, donde el debía practicar. Me recibió cariñoso, me abrazó y me besó en la mejilla. Sentí un aroma a colonia muy fina y rica. Vestía Esteban “El Luchador”, un pantalón negro tipo jean y una camisa de seda bien delgada color azúl, con los tres primeros botones desabrochados. Era obvio que debajo la camisa no llevaba ninguna prenda interior, vale decir que no usaba camiseta debajo la fina camisa.

Yo traía una blusa negra de esas que se abrochan atrás dejando la espalda descubierta, y la parte de adelante con un escote profundo que permitía observar el nacimiento de mi brasier de media copa y una tanga de encaje negro. Acompañaba, a las prendas referidas, un jean azul bien apretado y una zapatillas negras.

Esteban, el triunfador luchador, me invito a enseñarme primero una llave, claro con cuidado y algunos secretos de la lucha pero junto a un movimiento de lucha, me volteó de espalda y a tiempo de hacer el movimiento “de lucha” me empezó a besar el cuello, la espalda, mientras con sus manos expertas tocaba y apretaba mis nalgas. Sutilmente me quitó la blusa y el brasier y sus labios carnosos subieron a mi boca. Chapamos suavemente, mientras yo mascaba suavemente sus labios, y poco a poco sus besos eran más apasionados y fogosos. Chapamos con locura, con las lenguas desbordadas de pasión. Mientras nuestros besos giraban nuestras bocas, sus manos bajaban mi pantalón para abrirme las piernas tocándome así por encima de mi tanga. Con sus dientes me quitó la tanga y así yo parada y el sentado se puso frente mío y empezó a jugar con su lengua. Su lengua en mi provocó que yo gimiera de placer.

Me vine una vez; él se levantó y yo también. Nos abrazamos y nos besamos, primero suavemente, luego más apasionadamente y después fogosamente, en medio de chapes algo violentos, algo desesperados por el desenfreno.
Mientras nos besábamos, acaricié tu cuello, con mis manos que hábilmente fueron bajando por su pecho al que sólo vestía una delicada y fina camisa de seda. Debajo de la camisa sólo asomaba su piel desnuda, vale decir, no usaba camiseta interior debajo, mis manos tocaron sus vellos y luego mi poca comenzó a besar esa parte y chapar con lujuria todo su pecho desnudo al caer la camisa en el ring.

Mi boca subió de nuevo a su boca para seguir chapando. Yo ya estaba húmeda y completamente excitada y él también, lo notaba por lo duro de su bulto. Aún estábamos de pie y besándonos ya desnudos de torso. Mi excitación hizo que mi mano fuera a su pantalón y comenzara a sobarle el bulto notando que el hombre estaba muy bien dotado. Bajé su cremallera, metí mi mano para sacar a respirar su aparato y realmente quedé sorprendida al mirar esa dotada verga que tenía, porque era gruesa y larga. Comencé a sobarlo junto con sus huevos a la vez que mis senos tocaban los músculos de sus abdominales superiores. Ese momento mis manos desajustaban el cinturón del luchador, permitiendo caer al pantalón, mientras mis dedos jalaban el boxer.

Uhmmmmmmmmmmmmmm ví un pollón grande, un verga erecta, que inmediatamente requirió las atenciones de mis antojadizos labios que agarraron ese pene riquísimo al que comencé a chupar con deseos incontenibles. Mamaba y mamaba la punta de su verga.

Con su pene, primero en mi boca, y luego a los lados, le lamí todos sus genitales y lo masturbé con mi boca por un buen rato hasta que el mismo con su propia mano apartó su verga mi di mi boca y con esa misma mano acomodó su pene frente a la entrada de mi vagina y comenzó a penetrarme suavemente, yo cerré los ojos y comencé a sentir ese placer de tener un pene dentro. Aceleró el ritmo y ya estaba siendo cogida por completo, mis gemidos se escapaban de mi garganta sin control, mis manos lo
abrazaban y rasguñaban su espalda. Mis ojos quedaban a la altura de su cuello y notaba como todas sus venas se inflaban irrigando mucha sangre por la calentura que tenía. A los costados de mi cabeza estaba cada uno de sus enormes brazos que sujetaban su cuerpo para no dejarlo caer completamente sobre mí.

Yo cada vez gemía más y más, estaba descontrolada. De improviso y con su verga aun dentro mío, me tomó y el se volteó junto a mi quedando de espaldas en el ring y yo sentada sobre él.

“!Muévete perra! me dijo dándome una nalgada. Yo por supuesto comencé a moverme afirmando mis dos brazos sobre su pecho y cabalgando sobre su enorme pene, llevé una de mis manos hacia atrás y le acaricié los huevos mientras seguía cabalgando. Nuevamente de improvisto me comenzó a voltear para dejarme vuelta dándole las espaldas, la sensación de sentir su pene como giraba dentro mío me hizo llegar al borde de un orgasmo.

Ahí sentada y clavada por su miembro apoyé mis pies en sus muslos y mis brazos hacia atrás apoyados sobre sus durísimos abdominales y nuevamente inicié la cabalgata, yo gemía como loca mientras él por detrás me sobaba los pechos haciéndome llegar a un orgasmo fantástico.

“Cuando veas que ya voy a acabar quiero que pongas tu rostro en mi verga, quiero verte llena de mi semen”, me dijo mientras yo seguía moviéndome. Yo entre lo excitada y mis gemidos sólo pude asentir con la cabeza a su petición. De hecho al poco rato comencé a sentir que el convulsionaba mucho más lo que me hizo pensar que ya estaba apunto así que me salí rápidamente y me arrodillé al borde del ring entre sus piernas y lo empecé a masturbar frente a mi cara, pero no, aun no era el momento del final. Otra vez comencé a mamar esa verga. Mientras me acomodaba yo ya suponía lo que vendría.

Haciendo un paréntesis, se puso su máscara de luchador y su short, además de los botines. Yo me vestí. Me invitó entonces a luchar: me hizo una llave, y me hizo caer. Yo estaba caliente y quería algo brusco. ¡Pégame cabrón! Le dije. El luchador me levantó del ring y me abofeteó en la mejilla izquierda, diciéndome: “Toma perra! y luego me abofeteó en la derecha, “y esto más perra”, expresó. Yo caí y sentí placer.

Ambos nos desnudamos, pero él cambió de posición y su verga fue directo a mi vagina. Su pene ya presionaba para entrar muy fuerte y sus manos en mis caderas me movían rápidamente hacia delante y atrás. Me comenzó a coger por el culo mucho rato, mi excitación llegó al máximo haciéndome casi gritar en el segundo orgasmo. Estaba desfalleciendo de cansancio, había transcurrido una hora en que me estuvo cogiendo sin dejarme respirar y controlando muy bien su poder eyaculatorio, hasta que por fin el ya no soportó más y comenzó a moverse como loco dentro de mi vagina, era obvio pronto eyacularía así que me salí y me giré para poner mi rostro frente a su pene.

Llegué exactamente en el momento preciso, chorros inmensos de semen brotaron de allí llenándome la cara de esperma caliente. Mientras salía el semen yo por instantes se lo mamaba lo que hizo que más de algunos de esos chorros fuera a dar directo a mi garganta tragándome ese espeso líquido.

El ring es un escenario de lucha, puede ser de box, puede ser de wrestling, yudo y otros deportes, como también de artes marciales. Esta es la historia de Marian quien seducida por el físico de un “luchador”, vivió un momento de placer según sus confesiones. “Hemos chapado en el ring, he sentido su piel y sus atributos. Viví una circunstancia única y muy caliente”.

25 visitas en total, hoy 0

Fuerte erotismo en la discoteca

Confesiones 26/10/2017

Fuerte erotismo en la discoteca

Escribe: Manuel Matías Sainz
Conocí a Nélida en una exposición de cuadros. Recuerdo que vestía un traje sastre negro a rayas con un escote muy pronunciado que me permitían deducir que no llevaba corpiño debajo, pues sus tetas de tamaño voluptuoso, marcaban sutilmente sus pezones.

Inquieto la llamé por la mañana por teléfono para salir con ella. Nélida acepto gustoso, y en la noche pasé a buscarla.

Llegamos a la discoteca, le pedí su cartera para dejarla en la guardarropía y tomar asiento en el bar. La observé detenidamente con mi verga queriéndose librar de la cárcel de mis pantalones. 


Vestía Nélida una minifalda color negra cortísima, botas muy elegantes y una blusa negra de tela de seda muy delgada, muy vaporosa, con los cuatro primeros botones desabrochados. La tela de la blusa asomaba transparente y permitía entrever un corpiño de media copa negro que cubría sus muy divinos y cuereables pechos.

Yo vestía un pantalón sport verde y una camisa verde de seda. En el cuello colgaba una cadena dorada con un rombo negro que se destacaba en mi pecho velludo con los tres primero botones desabrochados.

Miré a Nélida, y al rato observé su atención en esta cadena y su rombo colgado. La tomé entre las manos expresándole que estaba no sólo bonita, sino sensual. El tonó de su voz y la forma con que sostenía la cadena, me adelantaban en su voz tierna, que algo estaba a punto de suceder.

Y así fue, en la barra de la discoteca, Nélida jaló la cadena, permitiendo atraer mi boca a la suya. La besé uniendo mis labios con los de ella a través de un beso tierno y húmedo. Pero ni bien sentí el aliento de ella, su boca desenfrenada comenzó a chapar la mía de manera fogosa ardiente, su lengua se entrelazaba a la mía, y estos besos eran realmente apasionados al extremo que mi verga ya no daba de estar tan erecta.

Mientras chapábamos, podría decir salvajemente, sus manos me acariciaban la espalda y se movían hacia mis pectorales. Ese rato sus besos pararon y su boca se fue hacia mi cuello, subiendo de ahí a mi oído. Sentí sus dedos ingresar entre la separación del quinto y sexto botón de mi camisa, y decirme al oído: “!Sin camiseta; sin camiseta!. Evidentemente yo no llevaba camiseta interior debajo la camisa de seda verde, y este detalle gustó a Matilde al tocar mi barriga desnuda. “!Uhmmmmmmmmmmmm que rico, sin camiseta”, me susurro al oído, desabotonando mi camisa de abajo hacia arriba.

Cuando con su rumor me dio a entender cuanto le gusta el detalle de que un hombre no use camiseta interior debajo de la camisa, mmmmmmm seguí chapadondo mientras bailábamos en la discoteca, ella acariciaba mi espalda y metía sus dedos entre un botón y otro de mi camisa, reiterando de nuevo mi piel desnuda y diciéndome al oído uhmmmm ¡sin camiseta: sin camiseta!, este detalle me gustó y ese momento comenzó a terminar de desabotonar mi camisa. Debajo yo no llevaba nada, o sea no uso nunca camiseta interior.

Totalmente desinhibida, sin importar la presencia de mucha gente y otras parejas y en pleno bar y barra de la discoteca, ella acariciaba mis pectorales y sus besos giraban otra vez a mis labios. Movía su cabeza de manera sensual y excitada. Me chapaba con pasión, con ardor, con lujuria, mascaba sutilmente mis labios y movía su boca con una fuerza que permitía mover mi rostro dirigido por esos chapes tan penetrantes y excitantes. ¡Chapábamos muy rico!!!!!!!!!!!!!!!!

En un alto, la tomé de la mano y la llevé muy cerca del baño, en un pasadizo muy obscuro. Allí retomé el aliento y continué cuereando a Nélida con fogosidad desmedida. Mientras nos besábamos, mientras nuestros chapes ratificaban el ardor de la circunstancia, mientras nuestras lenguas rozaban sin límite, mis manos desabrocharon la blusa de Nélida, para inmediatamente magrear sus tetas por encima del corpiño, al que con la ferocidad de un león se lo quiete con violencia. Ahora mis manos acariciaban con pasión sin límites esas divinas tetas, apretando suavemente sus pezones: el izquierdo y el derecho. Estaba tan caliente que mis chapes en su boca, bajaron por su cuello, hasta sus pechos para succionar con deseos incontenible las dos cuereables tetas.

¡Chupaba y chupaba las tetas con cierta fuerza y mis labios desbordados mascaban suavemente y a veces un poco fuerte el pezón izquierdo, luego el pezón derecho, otra vez mi boca subía a su boca para seguir chapando con lujuria y continuar mi manoseo a sus bellas tetas en medio de un relajo desbordado, salvaje. Morreaba sus tetas tocándolas con cierta violencia, pero poniéndola muy exitada, pues sentía en el frote y franeleo de mi pantalón con su falda, su tanga mojada, además de escuchar sus jadeos, “ah!!!!!!, sigue Cielo, sigue”, me decía, al oído, interrumpiendo un instante nuestros chapes, y continuar recibiendo con desenfreno sus apasionados besos.

Del pasadizo obscuro de la discoteca, la llevé al baño de mujeres. Allí nuestro cuereo y mi manoseo a sus tetas, hizo que ella me desajuste el cinturón retirando de manera rápida y ansiosa mi pantalón, al tiempo que yo le bajaba la falda. Nos quedamos los dos, ella en tanga y yo en boxer, ya sin zapatos, ni botas.

Desnudos los dos, ella comenzó a bajar su boca desde la mía, pasando mi cuello, mordiendo mi pecho velludo, jugando su lengua con la parte de mis tetillas, lamiéndome los pectorales y luego chapando mi pecho. “!Oh tu pecho es fascinante!”, me decía mientras mascaba, mordía el vello de mi torso desnudo, ayudado por sus manos que buscaban hasta con desesperación mi dura verga. Retiró entonces el boxer con violencia y tomó a una velocidad desesperada mi pene entre sus manos para dirigirlo a su deliciosa boca. Chupaba mi verga con deseo lujurioso, chupaba la punta y me la movía hábilmente con sus labios y su lengua. Quería masturbar mi gruesa verga con esos labios carnosos. Entre mamada y mamada, me salían lágrimas por los ojos, es que Nélida me mamaba la verga como nadie antes me la había mamado.
De pronto yo sentí que venía un orgasmo y retiré mi verga de su boca chupona. La tomé de frente y dirigí mi mustia herramienta hacia su concha, y pasando por su monte de Venus hasta su vagina, penetré mi verga en un delicioso mete y saca. Se la sacaba tres centímetros y le metía 5 centímetros hasta que sentía mis huevos chocando con su cuerpo.

Realmente estaba toda mi verga adentro de ella, pues su vagina era tan elástica que sin esfuerzos le podía dejar adentro la totalidad de mi miembro. Apoye mis manos en la puerta del reservado del baño de la discoteca, levantando medio cuerpo y empecé a culear a Nélida ya sin miramientos, provocándole un orgasmo muy intenso que la hizo convulsionarse debajo de mi cuerpo. No detuve mi ataque y redoble la intensidad de mis ataques. Que delicia ver el movimiento de sus deliciosas y apetecibles tetas a cada embestida que le daba, mi cuerpo se empezó a llenar de sudor por la tremenda cogida que le estaba dando a la que se mostraba como si fuera una perra, producto del semen que ahora estaba recibiendo en su mojada vagina.

Un segundo orgasmo bañaba de fluido mi verga y gustoso cabalgaba sobre el cuerpo sensual de Nélida, a quien manoseaba y relajeaba con mucha excitación, arrancándole gemidos de placer como si fuera una puta. Nélida sacaba su naturaleza ardiente sin inhibiciones ante mí, y yo caliente hacia lo imposible por retardar la eyaculación.

En medio de un profundo orgasmo de Nélida, descargue por completo la gran cantidad de semen, producto de ese caliente encuentro, en el baño de la discoteca. El tiempo se detuvo a mi alrededor sintiendo las pulsaciones de mi verga descargando siete, ocho, nueve disparos de abundante semen que chocaron con las paredes del útero de Nélida que recibió sin condiciones toda la lluvia de leche en su interior.

Voltee a ver a Nélida y su mirada estaba llena de pasión, por lo que había ocurrido, la calma llego a los dos y en silencio nos mirábamos a los ojos y sin palabras nos dijimos mil cosas. Mi verga ya estaba recuperando su tamaño normal y lentamente fue abandonando esa deliciosa vulva de Nélida.

 

11 visitas en total, hoy 0

Una fantasía deseosa de cumplir

Fantasías Eróticas 27/07/2017

Un sabado por la tarde estabamos solos después de una larga semana trabajando Sara estaba muy agotada y cansada, me comento que tenia la espalda muy cargada y lo estaba pasando mal, yo me acorde que habíamos conocido a una pareja que los dos se dedicaban a hacer masajes de todo tipo, desde reconstructurantes y asta relajantes, sin decirle nada a ella les llame por teléfono y les dije que si tenían algo que hacer esa noche y me comentaron que no, les dije que les invitaba a cenar y a cambio tenían que hacerle a Sara un masaje, ellos enseguida dijeron que de acuerdo.

Le comente a Sara que venían a cenar Adán y Eva y ella me comento que si, pero yo me encargaba de preparar la cena.

Primero me duche yo y enseguida fui a preparar lo que íbamos a cenar. Ella entro a la ducha y a pesar del cansancio pensó que si venia una pareja a cenar tenia que arreglarse bien para dar una buena impresión, a sin que se preparo un vestido que le quedaba genial, tardo un poco como siempre, pero claro era normal se tuvo que depilar, pintar y arreglar el pelo, pero salio genial y mas animada, ah y impresionante como le quedaba el vestido, quizás pensó ella demasiado sexy, pero yo enseguida le comente que era ese el que se tenia que poner, que le quedaba muy bien, ella se levanto un poco el vestido y me enseño las medias de encaje que tenia puestas y yo me quede de piedra que bien le quedaban, le pregunte que llevaba puesto de ropa interior y me dijo que eso era una sorpresa que me tenia que esperar a que se fuesen ellos después de cenar y me lo enseñaba, pero me comento que era uno de mis preferidos, ya casi adivine cual, uno muy pequeño y de color rosita claro que era muy transparente, que se podía apreciar bien lo que esconde debajo.

El vestido era la primera vez que se lo ponía, y me di cuenta que era una tela muy finita y a trasluz un poco transparente y muy ceñido, de color blanco, se podía apreciar el hilo del tanga por detrás y un poco las tiras finitas del mismo por la cintura hacia delante, ella no se dio cuenta todavía, menos mal por que se lo fuese cambiado, al ponerse el delantal para ayudarme me facilito que no se diese cuenta.

Continuemos preparando la cena, ella se encargo de preparar la mesa y yo seguí en la cocina ya terminando de cocinar, nos fuimos bebiendo alguna que otra copa de vino, ya estaban a punto de venir Adán y Eva, lo teníamos ya todo listo.

Sonó el timbre, eran ellos, nos quedemos en la puerta para recibirlos, nos saludemos y pasaron al comedor, se pusieron cómodos y les puse una copa de vino, Sara fue a la cocina dejo el delantal y volvió al comedor, al entrar Adán no pudo evitar mirar como le quedaba el vestido y me di cuenta que la miro un par de veces, lo que me sorprendió que Eva también le hecho alguna miradilla en plan de que le gustaba, quizás el vestido.

Nos asentemos a cenar y estuvimos hablando y riendo, son una pareja muy simpática y nos lo estábamos pasando muy bien, sin darnos cuenta nos fuimos bebiendo algunas copas de vino, quizás ya estábamos un poco contentos de mas, llego la hora del postre y tenia preparada una botella de champán, nos bebimos casi dos y seguimos hablando, puse un poco de música para acompañar y Eva se levanto y se puso a bailar y le dijo a Sara que le acompañase y Sara le contesto que tenia la espalda demasiado cargada y no estaba cómoda, entonces Eva le contesto que le tenia que dar un masaje que eso le iba a dejar como nueva, ella contesto ahora no es el momento, no te voy a hacer trabajar, y Eva contesto, no te preocupes lo are encantada y además si me canso Adán los da mejor.

Al final se decidieron y se fueron a la habitación las dos, yo y Adán nos quedemos hablando y tomando unos cubatas, que ellas se llevaron el suyo a la habitación para no perder el tiempo, Eva le dijo a Sara que el vestido se lo tenia que quitar, tenia un aceite de masajes y era una pena manchárselo, se quedo en sujetador y tanga se tumbo en la cama boca abajo, Eva le desabrocho el sujetador para poder darle el masaje bien, se hecho aceite en la manos y empezó, estuvo haciéndole un poco de daño a lo primero, pero, poco a poco fue mas relajante, Sara estaba en la gloria ahora, empezó por la espalda y poco a poco fue bajando asta llegar a los glúteos, y siguió por los muslos, Sara estaba súper relajada y no le importo en ese momento ser manoseada de esa manera, era la primera vez que alguien aparte yo le tocaba el culo de esa manera. No se si fue por la bebida pero Sara noto que algo raro se estaba removiendo por su cuerpo, unas calores que se centraban en su vagina en aquel momento, aquel masaje la estaba poniendo un poco caliente, Eva le dijo que se diese la vuelta y Sara un poco avergonzada porque savia que ese tanga que tenia puesto era demasiado transparente se dio la vuelta, y cerro los ojos para relajarse, Eva empezó por masajearle los muslos y no podía evitar mirarle entre las piernas y acercarse cada vez mas, lo que Sara no savia que Eva era bisexual y le gustaban también las mujeres, y estaba cada vez mas caliente, siguió subiendo y cual la sorpresa que empezó a acariciarle con suavidad los pechos, Sara se sorprendió pero siguió dejándose llevar, los pezones los tenia muy duros y estaba muy caliente.

Yo estaba hablando en el comedor con Adán que estaban tardando un poco, el se levanto para ir al aseo, y al pasar por la habitación le pudo la curiosidad y se asomo, estaba la puerta entornada, se quedo mirándolas estaba viendo a Sara tumbada y le gusto, siguió y fue al aseo a la vuelta Sara estaba boca abajo y vio un breve instante el culo de Sara, siguió al comedor y volvimos a seguir hablando.

Yo le pregunte a Adán, ¿lo estará haciendo bien el masaje, con lo que esta tardando?,

Y el me respondió, seguro se le dan bien a Eva, pero yo los doy mejor, entonces le respondí, que fuese a rebelarla un rato, y el dijo voy a ver si me deja seguir, se levanto fue a la habitación se asomo entre la puerta y Sara estaba boca abajo Eva asentada a un lado de la cama y masajeándole en ese momento la espalda, tenia un par de nudos que le estaba costando quitárselos. Toco despacito la puerta y dijo ¿se puede?, entonces Sara, se coloco una toalla que le tapaba el culo, contesto Eva adelante, Adán entro como si no fuese visto nada antes, y pregunto a su novia Eva que si le hacia falta ayuda y Eva le contesto, tiene un par de nudos que no logro quitárselos, se lo puedes mirar tu y el dijo encantado. Sara estaba súper avergonzada estaba semidesnuda, solo con ese tanguita y la toalla tapándole el culo, pero no pudo hacer nada, se levanto Eva y en su lugar se asentó Adán, se coloco bien, se extendió el aceite en su mano y empezó a masajear, entonces Eva dijo que iba al comedor que estaba allí solo David, llego al comedor y le dijo a David que el seguiría con el masaje que esos nudos a el se le dan mejor, se pusieron a hablar y tomándose con cubata.

Mientras Adán estaba masajeando la espalda de Sara y Sara estaba súper avergonzada allí los dos solos, pero poco a poco se fue relajando no lo podía resistir, Adán le estaba dejando la espalda genial, le pudo deshacer los nudos que tenia y poco a poco el cuerpo se relajo tanto que se le olvido que era un hombre el que le estaba masajeando medio desnuda en la cama a solas con el, poco a poco fue bajando asta llegar a la zona donde estaba la toalla, el la bajo un poco y empezó a masajear la parte alta del culo, Eva estaba tan relajada que no le importaba nada en ese momento quizás la vergüenza se le fue del todo, entre que estaba mareada por el alcohol y las manos de Adán que la estaba haciendo llegar a las nubes, por un momento el paro de hacer el masaje se asentó un poquito mas abajo, le volvió a subir la toalla donde la tenia antes, cojio el bote de aceite corporal le empezó a poner desde los gemelos subiendo asta los muslos una pierna y luego la otra, luego empezó por los gemelos con las dos manos a la vez, Eva estaba cada vez mas relajada y al mismo tiempo empezó a notar unos calores extraños por su cuerpo. Fue subiendo asta llegar a los muslos, esa zona era de riesgo para ella siempre que su marido le tocaba por esa zona, ella se ponía muy caliente, pero ella pensaba que eso solo le iba a pasar con su marido, el siguió masajeando los muslos y para poder hacerlo bien le cojio la pierna por los gemelos y las separo, eso a Eva la puso demasiado tensa, asta que Adán volvió a masajearle las piernas, desde abajo asta llegar a los muslos, ahora si que podía agarrarlos bien y Eva enseguida volvió a relajarse. Adán estaba intentando concentrarse en el masaje, pero no pudo mas, cuando se dio cuenta que al separarle las piernas, mas un poco que la toalla se deslizo hacia arriba cuando le estaba masajeando, miro entre las piernas y podía ver perfectamente, en aquel tanga transparente que le estaba viendo todo, se le veía a Sara los labios de su vagina perfectamente, estaba muy bien depilada, y Adán empezó de pronto a subirle unos calores impresionantes, siguió con los muslos, sus manos cuando subían paraban muy cerca de ese tanguita que ya no podía de dejar de mirar, paro para colocarse el pantalón, algo le estaba pasando y el miembro de el ya no le cabía dentro. A Sara le estaban dando unos calores cada vez mas intensos, cada vez que Adán subía sus manos asta esa zona, lo que a su cuerpo le estaba pasando, ella ya no podía controlarlo, Adán siguió con el masaje y se atrevió a quitarle la toalla, seguida mente sin pensar, deslizo sus manos por el culo de Sara, ella estaba tan relajada y al mismo tiempo tan excitada, que pensaba que podían hacer con ella lo que quisieran, tenia todos los músculos de su cuerpo tan relajados que no se iba a resistir, al mismo tiempo que cada vez, esos calores eran mas intensos, notaba que si vagina estaba cada vez mas mojada. Adán siguió con sus manos deslizándolas por todo su cuerpo, desde su espalda asta sus pies pasando por todo su cuerpo, de nuevo se detuvo en sus muslos era la zona que a el le excitaba mas tocar, puso una mano por dentro de su muslo la otra al otro lado, bajo su mano asta la rodilla y volvió a subirla, pero cada vez la subía mas. Sara estaba muy caliente, jamás iba a pensar que otro hombre que no era su marido, le iba sentir tanto deseo, Sara estaba deseando algo más que un masaje.

Mientras tanto Adán estaba deslizando sus manos en esos muslos, subió sus manos asta que rozo por un instante su vagina, aquello fue como un subidon de calores para los dos, ella deseo por un momento que se volviese a repetir y el ya no podía aguantar mas, estaba demasiado caliente. Aquello se convirtió en algo que cada vez surgía más y cada vez que deslizaba sus manos le volvía a rozar, cada vez con más intensidad. Sara pensó que aquel momento era el que su marido estaba esperando hacer realidad, una fantasía que le comentaba de vez encunado, quería ver como disfrutaba del sexo con otro hombre y el al mismo tiempo con el. Ella estaba demasiado caliente y ya no le importaba lo que Adán hiciese con ella, el noto que podía avanzar algo más y volvió a subir sus manos asta su vagina, pero esta vez deslizo sus dedos por sus labios y pudo notar que su vagina estaba muy húmeda, tenia el tanga muy mojado, empezó a pasar sus dedos por su vagina con movimientos circulares y de arriba a bajo, Sara se estremecía y cada vez deseaba mas correrse, pensó en darse la vuelta y ponerse boca arriba pero estaba tan a gusto a sin que no se atrevía, entonces el le dijo, date la vuelta y ella no lo dudo ni un momento, se coloco boca arriba, dejo sus pechos al descubierto, el no lo dudo ni un instante y empezó a masajearlos, ella cerro los ojos y empezó de nuevo a disfrutar, el paro un instante, cojio sus piernas y las flexiono, y las abrió. Con una mano acariciaba sus pechos y con la otra volvió a su vajina y esta vez con más intensidad.

Ella no se creía lo que estaba sucediendo, jamás iba a pensarlo, pero allí estaba, mas caliente que nunca, abiertas de piernas, con otro hombre.

Sara deseaba llegar más lejos, quería ser follada, cada vez lo deseaba mas, sin pensarlo estiro sus brazos y con su mano empezó a acariciar el pene de Adán por encima del pantalón, tenia unas ganas locas de ser follada en ese momento, estaba deseando que su marido David entrase por la puerta y se uniese a ellos, pero no savia como hacerle venir y que hiciese realidad la fantasía de el.

En aquel momento David y Eva estaban hablando en el comedor, Eva contaba a David que ellos de vez en cuando salían a Púb. De parejas de intercambio, David se quedo un poco parado y no savia que responder, Eva le comento que si eso le molestaba y David dijo que no, que el en alguna ocasión avía pensado en ir, que tenia alguna fantasía que le gustaría llevar a cavo, Eva se quedo sorprendida, pero le gusto la respuesta de David. David que iba un poco a gusto que llevaban un rato ya bebiendo, le contó su fantasía.

Mientras tanto en la habitación Sara no savia como llevar acabo la fantasía, pensó en mandar un mensaje al móvil de David, en el cual ponía, HOLA CARIÑO, QUE TAL ESTOY MUY RELAJADA, ADAN ME ESTA DANDO UN MASAJE QUE ME ESTA RELAJANDO TODOS LOS MUSCULOS. Sonó el móvil de David, leyó el mensaje y David le contesto. HOLA CARIÑO ME ALEGRO QUE TE GUSTE EL MASAJE, ¿POR CIERTO QUE TAL TU ESPALDA?

Ella respondió, MI ESPALDA Y TODO EL CUERPO GENIAL, llegó el mensaje a David, y David le respondió. ¿COMO QUE TODO EL CUERPO, POR DONDE TE ESTA DANDO EL MASAJE? Sara le respondió. EMPEZO EN LA ESPALDA, LUEGO LOS GEMELOS, SUBIO A LOS MUSLOS Y EL CULO, LUEGO ME DI LA VUELTA Y CONTINUO POR TODOS LOS SITIOS…de nuevo llego el mensaje a David, conforme lo estaba leyendo le estaban dando unos calores, savia que Sara en tocarle los muslos se ponía a cien y Adán le toco por todos los sitios, se puso nervioso y no savia que responder, en aquel ultimo mensaje de Sara noto que ella estaba caliente.

Entonces David le envió CARIÑO ME AS PUESTO A CIEN, ME GUSTARIA ENTRAR Y FOLLARTE Y QUE ADÁN SE UNIESE, PERO NO TE CREO CAPAZ.

Le llego el mensaje a Sara, al leerlo no sabia que responder, pero en ese momento quería que hiciesen con ella, todo lo que David quisiese, después del masaje de Adán, de como le toco por todos los sitios, que la puso muy cachonda, estaba dispuesta a todo esa noche. Sara volvió a mandarle un mensaje a su marido. VOY A DECIRLE A Adán QUE VALLA PARA EL COMEDOR Y VENTE TU A LA HABITACION.

Al momento llego Adán al comedor, miro a David y le dijo, te llama Sara, David sonrió y fue a la habitación, David entro a la habitación, cuando la vio allí le entraron unos calores, estaba boca a bajo, con las piernas ligeramente abiertas, solo tenia el tanga puesto, sin decir nada David se quito toda la ropa, se tumbó justo encima de ella y le pregunto al oído, ¿entonces te a gustado el masaje de Adán? Y ella respondió, si mucho, pero creo que me a calentado demasiado, en ese momento Sara noto que la polla de David que la tenia justo en el culo, empezó a ponerse dura, a sin que continuo diciéndole que le avía parecido, Sara le dijo, me a tocado las tetas, el culo y el coño, cuando David escucho eso se le acelero el corazón, y Sara noto que David tenia la polla a punto de explotar. Entonces David le dijo te vas a dar la vuelta y te voy a follar, Sara se da la vuelta, David le abre las piernas, se levanta de la cama, pone una luz muy suave, coje el móvil y le manda un mensaje a Adán que venga a la habitación, después saca un antifaz de cajón de la mesita, se lo coloca a Sara, ella se pone nerviosa pero le excita al mismo tiempo, entra Adán y su mujer Eva a la habitación, Adán no deja de mirarla, se desnuda Adán, Sara nota que ellos entraron, pero ya le da igual, le gusta sentirse deseada, coloco mi polla a la altura de la boca de Sara, se la paso por los labios, ella no sabe de quien es pero al notarla en sus labios saca la lengua, me la pasa por toda la polla, abre la boca y la mete dentro. Ahora Adán que lo estaba deseando desde que entro en casa, coloca su cabeza entre sus muslos, mientras tanto su novia Eva se asienta en una esquina de la cama y observa.

Adán abraza los muslos de Sara, pone su boca delante del tanga, en ese momento Sara se estremece todavía no sabe quien es cada uno, Adán saca la lengua y se la pasa suavemente desde abajo hacia arriba por encima del tanga, Sara le da un subidon esta muy caliente y desea algo mas, Adán puede notar que lo tiene muy húmedo, después de un par de lametazos a sin, coje el tanga se lo hecha a un lado, esta deseando pasarle la lengua directamente, le pone a cien el coño de Sara, esta bien depilado y es carnoso con unos labios que sobresalen, por fin le pasa la lengua sin nada por el medio, Sara cuando nota su lengua directamente se estremece de placer, quiere que nunca pare, como le chupa el coño Adán, con mucho deseo, parece que allá estado esperando eso momento desde que se la presente. Sara baja las manos, las pone en la cabeza de Adán para que no se quite y presionar contra su coño, entonces nota que es Adán por su pelo, le da igual quizás lo estaba deseando ya, mientras Adán le absorbe los labios vaginales, le chupa el clítoris y mete su lengua en el coño, Sara se vuelve loca apunto de correrse, sube una mano se quita el antifaz, me mira a los ojos con una mirada de zorra, de estar disfrutando como nunca del sexo, se mete mi polla en la boca y la chupa como nunca, le cave casi entera, a mi me pone a cien, continuamos a sin, Sara deja de chapármela, no podía mas, empieza a gemir, a gritar de placer, se retuerce, estaba teniendo un orgasmo muy profundo y prolongado, dejo que termine, Adán deja de comerle el coño, le digo a Sara, ahora te vamos a follar, se coloca Adán delante de ella, coje las piernas de Sara, se las abre bien, se las sube para arriba y se las coloca en los hombros, empieza a pasarle la polla por el coño desde abajo hacia arriba, Sara empieza a mover las caderas, nos mira con ganas de tener una polla dentro, miro a Sara le prefundo ¿ estas preparada para que te folle otro ¿ y ella me responde, estoy deseándolo, y luego me follas tu.

Adán la mira a los ojos, se agarra el pene, lo coloca en la entrada del coño, y muy despacito lo va introduciendo, Sara se agarra a las sabanas, ha visto que es una polla de tamaño considerable, se la va introduciendo despacio, nota como se abre el coño, se siente llena, Adán la va introduciendo despacio y mirando la cara de Sara, el nota el coño muy húmedo, eso hace que se la pueda introducir sin hacerle daño, nota la cara de ella de placer, se la introduce asta el fondo, Sara gime de placer y grita, Sara coje la polla de David y la chupa despacio. Poco a poco Adán va mas rápido, Sara se retuerce de placer, empieza a chupar la polla de David mas rápido, pero se la tiene que sacar de la boca los gemidos no le dejan chupar la polla, necesita gritar, las embestidas de Adán cada vez son mas fuertes, se oye un chasquido cada vez que se la mete asta el fondo, Sara se tiene que agarrar al cabezal de la cama, ahora piensa Sara que el tamaño algo importa se siente llena, esta apunto de correrse Sara, gime de placer, empieza a gritar no se puede contener, esta teniendo otro orgasmo, poco a poco se va relajando. Ahora David le dice ponte a cuatro patas que te voy a follar yo, Adán se aparta, David se coloca detrás de ella, la coje por las caderas, y de un solo envión se la mete asta el fondo, nota el coño muy mojado y caliente y algo mas dilatado, pero poco a poco se amolda a la polla de David, Sara empieza a gemir de nuevo, cada vez las sacudidas son mas fuertes, David estaba deseando follarla, miramos al lado nuestro y Eva le esta comiendo la polla a su novio Adán, esta de rodillas al lado de la cama, Sara mira como le come la polla Eva y eso le gusta, Eva mira a Sara mientras lo hace, deja de comerla la polla, Adán va hacia Sara, le pone la polla en la boca, ella no lo duda empieza a chapársela, ahora tiene la polla de David en el coño y la de Adán en la boca, esta disfrutando como nunca iba a pensar, lo de hacer un trío le encanta, Eva se acerca a David, le coje la polla, la saca del coño de Sara se agacha y se la mete en la boca mientras mira a su novio Adán, después suelta la polla Eva, pone la cabeza en el culo de Eva y empieza a lamerle el coño, eso a Adán y David le pone mucho ver como Eva le come el coño a Sara, gime de placer, se aparta vuelve a penetrarla, Sara esta apunto de correrse, mientras chupa la polla de Adán, el tampoco aguanta mas, Sara le viene un orgasmo, pero esta vez no deja de chupar la polla, empieza a gemir mientras se corre al mismo tiempo nota como, la polla de Adán se empieza a correr dentro de su boca, esta tan caliente y corriéndose al mismo tiempo que eso le pone mas, lo mira a los ojos mientras se la chupa corriéndose al mismo tiempo, la corrida le sale por los labios entonces se acerca Eva y le come la boca, las dos se están morreando y David le gusta ver como se morrean las dos, y empieza a correrse dentro del coño de su novia Sara.

Terminan de follar aparente mente, David y Adán se visten y se van al comedor, mientras ellas deciden ducharse, primero entra Sara a la ducha y a los cinco minutos Eva decide entrar también, Sara se sorprende cuando ve entrar a Eva se pensaba que era su marido David, abre las puertas de la ducha va hacia ella de bajo del agua caliente, la mira a los ojos, la besa muy sensualmente, le acaricia los pechos, Sara no sabe que pesar es la primera vez, que esta haciéndolo con otra mujer, pero no le importa mucho incluso se siente atraída, cuando llevan un rato besándose, Sara decide dar el siguiente paso, acaricia los pechos de Eva y los besa, Eva empieza a gemir, al rato decide avanzar mas y sigue bajando, besa el ombligo de Eva y sin pensarlo baja un poco mas, Eva abre las piernas y sube una, a una repisa que hay, Sara mira el coño de Eva y sin pensarlo empieza a lamer, es el primer coño que lame y le gusta, Eva empieza a gemir, Sara cada vez lo chupa con mas intensidad, sube una mano y decide meterle un dedo al mismo tiempo, Eva se vuelve loca y Sara le mete otro, empieza a gritar de placer, a Sara le encanta lo que esta haciendo, a Eva le viene un orgasmo tremendo, que llama la atención de David y Adán que enseguida están mirándolas, desde la puerta.

Sara y Eva se vuelven a besar y entre risas se terminan de duchar….

13 visitas en total, hoy 0

El hada de la leche

Fantasías Eróticas, Fetichismo, Relatos porno, Sexo Oral 01/06/2016

El joven Jason se despierta en pleno sueño erótico cuando sufría su primera polución nocturna, pero allí sobre él, en la oscuridad de su cuarto, se encuentra con un mágico personaje; el hada de la leche.

Sumergido en la intensidad de un sueño erótico estaba Jason, un típico adolescente de una típica ciudad estadounidense, al que sus hormonas lo estaban poseyendo en aquella cálida noche en el silencio de su dormitorio. Era la primera vez que experimentaba un sueño de aquel tipo, de aquella humedad, y sumergido en él se dejaba llevar complacido. Tumbado en una playa tropical, de arena blanca y de agua cristalina, soñaba estar besándose con la hermana mayor de su mejor amigo con la que había estado fantaseando desde que su miembro había comenzado a blandirse duro. Los labios de ellas contra los suyos, su pelo dar en su cara cuando la brisa se levantaba, el tacto de su piel, el calor de su cuerpo, sus manos acariciándose mutuamente como si llevasen años conociéndose íntimamente. En perfecta sincronía rodaron por la fina arena acabando él encima de ella ya desnudos como por arte de magia. Sus sexos se rozaban y con un movimiento de cadera Jasón la penetró hasta el fondo haciendo bailar los pechos de ella que continuaron vibrando de ese modo durante todo el rato que duró los vaivenes de él hasta que al final el orgasmo se presentó tanto en su sueño como en la realidad. Perturbando la propia realidad del sueño, notó como esté desaparecía y se intercambiaba por la realidad en donde la sensación de su orgasmo se sentía más físico que en su ensoñación de hacía un segundo. Al abrir los ojos en la oscuridad vio una sombra que se volcaba sobre él algo más abajo en su cuerpo. Alcanzó adormilado con la mano la lamparita junto él y la encendió, revelando a una extraña joven de ojos celeste, cejas finas y piel resplandeciente que vestía un aún mas extraño vestido blanco de volantes.

-Valla, así que te has despertado – Escuchó decirle con voz serena tras alzar la cabeza de su vientre para mirarlo desde abajo – No es habitual que eso ocurra. Debo de haberme distraído… pero es que estás tan delicioso.

Volvió la joven a agachar la cabeza y sintiendo entonces Jason como la punta de su lengua lamía la zona baja de su vientre. Aun se preguntaba si aquello seguía siendo un sueño y bajó la mirada para contemplar lo que hacía la muchacha ahora que por fin había despertado del todo y su cuerpo le respondía. Al calor de la noche, él chico dormía semi desnudo, solo conservando sus boxer por donde la apertura frontal sobresalía su miembro erecto y caía echado hasta el borde del calzoncillo. Por su glande, todo colorado, caía una gruesa gota de semen sobre su pubis en donde se formaba una serie de goterones blanquecinos que se extendía hasta mas allá de su ombligo. Para el chico aquel líquido era nuevo y contempló a la chica como lo lamía hasta dejarle el vientre limpio. El chico no se encontraba asustado por que de alguna manera aquella mujer le influía una grata confianza.

-¿Pero qui… quien eres tu? ¿Qué es lo que haces? – Le preguntó a la chica sin atreverse a moverse mucho allí tendido en su cama.

-Soy el hada de la leche, Jason – Le respondió alzando la mirada.

-¿Una hada? ¿Cómo la de los dientes? – Preguntó con fascinación el chico.

-Ajám… – Gimoteó dando unos últimos lamidos a los últimos restos de semen en el vientre de Jason antes de levantar la cabeza – Aunque yo no me encargo de recoger los primeros dientes si no de recoger las primeras poluciones.

-¿De las… poluciones? – Repitió confuso.

-Polución, eyaculación,… llámalo como quieras. Cuando los chicos dejáis de ser niños para convertiros en hombretones, vuestros testículos florecen maduros, cargados del primer esperma producido. Eso es lo que hago yo, el hada de la leche, voy de chico en chico durante la noche llenando vuestros sueños de fantasías excitantes que os haga eyacular por primera vez. Lo creado por primera vez en los humanos es muy valioso para nosotras las hadas y mientras unas se alimentan de la primera sonrisa de un bebé, de los dientes de leche de niños, o del néctar de las flores, yo lo hago de la primera corrida de cada pequeño varón humano.

-¿Pero que es correrse? – Pregunto Jason que pese a sus trece años demostraba mucho de inocencia aún.

-Es lo que comenzarás a hacer a partir de ahora, ya sea contigo mismo o con otra persona, cada vez que juegues con tu cosita – Le explicaba apoyando su cabeza en su pecho a modo de almohada con una gran sonrisa – Es lo que hacen los chicos mayores y los adultos a diario, pero la leche de estos ya no es tan pura. En cambio la tuya es deliciosa, mucho mas rica que cualquier otra que haya probado… Lo que daría por volver a saborearla – Se relamió pensativa el hada y tomando los huevos de Jason los acarició sonriente – Se me ocurre que, ya que estás despierto, aquí dentro seguro que te queda un poco y quiero hasta la última gota.

-¿Qué… que vas a hacer? – Preguntó asustado Jason al ver como el hada caminaba sigilosamente sobre él hasta quedar sentada encima suya.

-Voy a darte el suficiente placer como para que vuelvas a darme tu leche – El fino vestido se trasparentaba por entero y pudo ver sus pechos redondos y erectos como su polla, que creció entre su vulva. Sintió parte de su peso cuando se apoyo con firmeza sobre su pecho y haciendo crujir la cama se comenzó a mover adelanta y atrás – Te gusta ¿A que si? Espero que mi hermana el hada de la primera vez no se entere, je… je…

Bajo el vestido, ella introdujo su mano para tomar el miembro de Jasón y sentarse sobre este. Lentamente Jasón se fue introduciendo en un inmenso placer, un placer húmedo y caliente que llevo a su cuerpo a contraerse adelante al tiempo que daba un fuerte suspiro. Emprendió el hada un rítmico baile serpenteante con todo su cuerpo y su polla fue entrando y saliendo. No podía creer el chico que su pene podía ser fuente de tantas y buenas sensaciones, rindiéndose tanto en cuerpo como alma al movimiento del hada sobre él. Su pecho subía y bajaba cada vez mas rápido y del mismo modo la respiración del hada fue haciéndose ruidosa, tanto que Jasón temió que fuesen escuchados pero por mucho ruido que hiciesen no parecían despertar a nadie, como si allí hubiese algún tipo de magia que así hacía. El colchón cedía con cada vez que ella cedía su peso al bajar su cadera y, bajo el vestido, entre los muslos y dentro del cuerpo del hada, Jasón se sentía a punto de desbordad contra mas se rozaba su pequeño miembro entre las paredes de aquella sobre natural vagina. Algo estaba a punto de ocurrirle, y demasiado sobrecogido sintió una fuerte presión agolpándose en sus testículos. La hermosa joven aceleró el ritmo, haciendo vibrar hasta el cabecero de la cama con la mirada atenta en la cara del Jason al que se le iba a salir disparado el corazón si aquello continuaba. Lo que el chico sintió que iba a ocurrir se derramó por los canales de su miembro, trayendo con él una placer sin igual que lo estremeció hasta el agotamiento extremo. De un salto imposible el hada se arrodilló entre sus piernas, tomó su miembro y se lo acercó a la boca. Un potente disparo de blanca leche se adentró en el interior de su boca y un segundo impactó en su lengua que lo saboreó. Sin tanta fuerza, el semen resbaló por su miembro pero introduciéndoselo el hada en la boca lo relamió en su interior, haciendo sobrecoger otra vez a Jason.

-Estaba delicioso – Agradeció el hada pasándose el dorso de la mano por la boca cuando ya hubo bebido todo su esperma – ¿Sabes? Vas a ser un amante extraordinario. Las hadas podemos saber esto al beber vuestro néctar. En fin… debo irme, creo que me he entretenido demasiado, aun quedan muchos otros chicos que mancharán sus calzoncillos esta noche y allí debo estar para que no se desperdicie nada. Adiós Jason, ha sido un placer conocerte… despierto quiero decir.

-Adi… os – Jadeó, pero el hada ya había marchado a velocidad luz por su ventana, dejando al chiquillo completamente confuso y tan rendido que se quedó dormido al poco. FIN.

14 visitas en total, hoy 0

  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10/04/2018 - 1 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?  

  • una paja a mi sobrino

    le hice una paja a mi sobrino

    por el 02/05/2018 - 1 Comentarios

    Yo estaba con mi hermana una tarde hablando de nuestros hijos Tengo 26 años, soy madre soltera de un único hijo llamado Juan, de 9 años Mi hermana tiene 32, y tiene un hijo de 13, Brian De pronto ella tocó un tema muy delicado. Empezó a hablar de que Brian ya se masturbaba Yo […]

  • esposa caliente

    Esposa caliente y desaprovechada

    por el 29/04/2018 - 4 Comentarios

    No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

  • amas de casa calientes

    Esposa caliente y desaprovechada I

    por el 04/05/2018 - 1 Comentarios

    Lo primero que tengo que decir, es que quería agradecer sus comentarios, creía que nadie vería lo que publiqué. A Javier y Daniel. Soy una de esas amas de casa calientes que hay tantos pueblos y solo ellas lo saben. Me excitan los relatos que leo, y pensé que puedo aportar mi experiencia. Desaprovechada como […]

  • Mis bragas usadas

    Fotos íntimas de bragas usadas

    por el 09/05/2018 - 0 Comentarios

    Con cincuenta y dos años, con mis bragas usadas sucias, y excitada como siempre que veo fotos o leo algún relato, o veo algún vídeo, aprovecho para contribuir a este fetichismo que muchos tienen por las bragas, bragas usadas mis braguitas puestas, con algunas fotos que me hizo mi esposo, para Vds, espero les gusten, […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11/04/2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Escribe aquí tu búsqueda …

Solicita tu post patrocinado

Gane dinero con Facebook

make-money-234x60-2

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web provee acceso a material, información, opinión, contenido y comentarios que incluyen material sexualmente explícito (colectivamente, el “Material Sexualmente Explicito“). Todas las personas al acceder a este sitio deben tener 18 años de edad ó la edad de mayoría en cada jurisdicción en la cuál usted vaya ó pueda ver el Material Sexualmente Explícito, sea cual sea la mayoría (la “Edad de Mayoría”). Usted no puede acceder a este sitio si el Material Sexualmente Explicito le ofende ó si ver Material Sexualmente Explicito no es legal en la comunidad en la cuál usted escoja acceder vía este sitio web.

SI ESTÁS AQUÍ BUSCANDO PORNOGRAFÍA INFANTIL, VETE. NO HAY PORNOGRAFÍA INFANTIL EN ESTE SITIO WEB. NOSOTROS ENTREGAREMOS A LAS AUTORIDADES Y AYUDAREMOS A LA PERSECUCIÓN DE CUALQUIERA QUE ATENTE A EXPLOTAR LOS JOVENES E INOCENTES.

Confirma tu edadAcepta nuestras cookies
El Permiso para ingresar este sitio web y acceder al contenido provisto a través de éste está estrictamente limitado a adultos conscientes quienes afirmen bajo juramento y sujeto a penalidades de perjurio bajo el título 28 U.S.C. § 1746 y otros estatutos aplicables y leyes, que las siguientes declaraciones sean todas verdaderas:

– Soy un ADULTO que ha alcanzado la Mayoría de Edad en mi jurisdicción y dónde estoy escogiendo ver el Material Sexualmente Explicito accediendo a este sitio web;
– Deseo recibir/ver Material Sexualmente Explicitio y creo que los actos sexuales entre adultos concientes no son ofensivos u obcenos;
– No expondré a menores ó cualquiera que pueda ser ofendido
– Acepto que esta Advertencia y Afirmación constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre mi persona y el sitio web y que es gobernado por las Firmas Electrónicas en Acto de Comercio Nacional y Global (comúnmente conocido como el “E-Sign Act”), 15 U.S.C. § 7000, et seq., Al ingresar al sitio, estoy indicando mi aceptación a ser vinculado por lo dicho arriba y por los Términos y Condiciones del sitio y afirmativamente adopto la línea de firma de abajo como mi firma y la manifestación de mi consentimiento.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para “permitir cookies” y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en “Aceptar” estarás dando tu consentimiento a esto. Más información aquí

Si todas éstas condiciones se aplican a usted, y a usted le gustaría continuar, se le da permiso para ingresar. Si cualquiera de estas condiciones no se aplican a usted, ó usted preferiría no continuar, por favor salga ahora.

º
error: Contenido protegido !!