Tuve algodiscreto con Marta la Casada

Lo que había entre ella y yo era algodiscreto, un secreto que solo los dos lo conocíamos. Ella estaba casada, felizmente casada con su marido, yo soltero como de costumbre, nunca me gustaron los cordones.

Lo de atar no era lo mío, ni para otros ni para mi, ni atar a una mujer (aunque muchas me lo pidieron) ni verme atado cada día, con presiones agobiantes.

Read moreTuve algodiscreto con Marta la Casada