Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Esposa caliente y desaprovechada

Casadas insatisfechas 29/04/2018

esposa caliente

No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

1031 visitas en total, hoy 3

Escorts universitarias en Barcelona de lujo

Relatos XXX 18/04/2018

Escorts universitarias en Barcelona para mí solo: todo un sueño realizado. Ya me habían hablado bien de la ciudad, pero como se suele decir, hasta que no lo ves, no lo crees. Pasaba como de costumbre por esta gran ciudad, cosmopolita y coloreada, tanto de día como de noche. Soy más de noche, aunque mi trabajo como ejecutivo me limita a estar todo el día trabajando, y la noche me la reduce a lo mínimo.


Ese día, un martes, había terminado de trabajar a las siete de la tarde, así que me dije que el resto del día sería para mí solo. Al día siguiente mi vuelo salía para Bruselas, una ciudad que odio por la temperatura y por lo gris del ambiente.

Escorts universitarias en Barcelona de lujo y exquisitas

Llamé a un número que me encontré por internet para contactar con universitarias guapas y bellas aquí en la ciudad, un lugar llamado La Vie en Rose, un lugar perfecto para un encuentro intimo y con clase con escorts universitarias en Barcelona. La verdad, no me decepcionó, me encantó. Dos chicas fueron con las que quise estar y jugar, y salí jugando más que un adulto en Port Aventura. Sin entrar en muchos detalles, diré que fueron dos excelentes bellezas jovencitas y discretas, escorts de lujo sin lugar a dudas, Yazmine y Candela.
No sabía nada, ni el sitio donde estaría ni nada de nada. Fue muy fácil.

Un hotel la Vie en Rose para disfrutar de las escorts

Un hotel, una habitación, un ejecutivo y dos traviesas, dulces, cariñosas y apasionadas universitarias para mí, en mi noche. Lo cierto es que ni me detuve a pensar en la cena, una cena para tres. Así que fui directo a lo que quería, estar con ellas a solas en la mejor de las habitaciones.
Barcelona es una gran ciudad, una ciudad para disfrutarla y ese martes noche, un día cualquiera, en una noche de martes comprobé por primera vez el sabor del placer. Una rubia y una morena me acompañaban en mis juegos y perversiones, en mis fantasías y mis locuras. Dos perfectas escorts universitarias en Barcelona. Cuando se desnudaron ante mí, no lo podía creer: senos increíbes, culos apretados, lencería de la mejor; y lo mejor de todo, cariño y comprensión.

Un ejecutivo que viaja más que un marinero, lo que quiere es cariño y no preocuparse del dinero. Comprensión, afecto y sexo. Ése cocktel fue el que me meneó durante toda la noche: abrazos, besos, confidencias, y locuras internas que se quedaron allí, en aquella habitación de Hotel de La vie en Rose.
Así que ya lo saben, si quieren gozar de verdad, una vez y muchas más, háganlo donde yo lo hice y verán lo que es calor. No es lo mismo saberlo que entendenderlo, y no es lo mismo creer que ver. Por eso me decidí a verlo por mí mismo, y una vez estás con dos bellezas de tal magnitud, difícilmente puedes olvidarlo. Repetiré en cuanto vuelva por esa o esta maravillosa ciudad de escorts universitarias en Barcelona calientes y excitantes, jovencitas y traviesas.

130 visitas en total, hoy 0

Me abandonó y se fue con una escort

Relatos XXX 11/04/2018

Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche se follaría a mi marido, o él a ella. Él nunca mentía, incluso cuando decía la verdad; aquella fatídica noche no fue distinto. Me dijo la verdad al día siguiente. De esto hace casi un año, discutimos y se fue. Se fue para no volver y hasta hoy. Me dijo que todo había acabado y que estaba con una de las mejores Putas Bilbao que nunca hubiera podido estar. Y fue cierto, lo pude comprobar, como así explicaré.

Nuestro amor vivía y amanecía en Bilbao

Vivíamos en Bilbao, y digo vivíamos porque estábamos juntos. Ahora yo resido a unos setenta kilómetros, me tuve cambiar de domicilio. Nuestro matrimonio ha sido como cualquier otro: dos personas que se enamoran, se desean, se quieren y luego viene todo lo demás. El calor del hogar, la vida conyugal y cómo no, nuestros hijos. Dicen que lo que más se quiere en el mundo son los hijos, es cierto. Ahora los tengo a ellos, a él no. Mis hijos son grandes actualmente, independizados: uno casado y mi hija ya en matrimonio. Luis y Ana. No Luisiana como dicen muchos para hacer bromas, ni que fueran un condado de Los Ángeles. A lo que iba, ellos independizados y nuestro matrimonio navegando solo, en las aguas turbulentas de este sin sentido que es vivir.

Años sin relaciones íntimas con mi marido

Nos quedamos solos, los dos, mi marido y yo, las mañanas y tardes pasaban anodinas; él no ha sido nunca muy risueño que digamos. Todo fue oscureciéndose y se fue apagando esa llama, la llama que llaman del amor. Yo estaba desganada, ni tenía deseos de estar con otro hombre, ni poluciones nocturnas (que también las mujeres tenemos). Él sí tenía ese deseo de estar con otra, y materializó aquella noche las ganas de follarse a una que no era yo. No acostumbro a hablar mal pero la rabia me inunda y me conmueve. Residíamos en Bilbao como ya he dicho, una ciudad en la que hay de todo, hasta mujeres de compañía, o escorts como dicen ahora. Aquella noche discutimos, se fue, y al día siguiente me llamó. Me dijo que ya no estábamos juntos, que todo había acabado. Que no sentía nada por mí, y que incluso amanecía al lado de una puta. ¡Una puta!. No me lo creí, le dije que me pasara el teléfono, quería escucharla al menos. No sé qué pretendía, celos, envidia o qué, no lo sé. A veces el ser humano es tan absurdo que no tiene ni explicación lo que hace. Einstein dice que hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana, y de lo primero no está muy seguro. Pero vuelvo al hilo, que me pierdo; ella se puso al teléfono, cuidadosa y educada, sonaba más a escort que a puta, aunque sean sinónimos. Una voz suave y sexy me preguntó quién era yo. Tenía ganas de insultarla, pero, reflexioné. Ella no tenía la culpa, la culpa fue (no del chacha-cha), fue de mi innombrable marido adúltero.

Una puta al móvil con la voz más sensual que nunca escuché

Colgué el teléfono, era por la mañana, me había llamado para decirme que estaba con otra, y yo la había hasta escuchado. Algo surrealista. Todo había acabado, no sólo se había marchado por las buenas la noche anterior, sino que tenía la desfachatez y el descaro de llamarme mientras la tenía al lado. Dicen que el amor se acaba, y es cierto. Todo lo que empieza acaba, y fue muy feliz con él. Ahora como ven, en la tímida y oscura foto, soy una madura rellenita, entrada en carnes. La soledad de estar sin nadie, me ha empujado a sentir deseos por hombres, ahora sí. Cada noche pienso en uno diferente, me siento, y es raro decirlo, como esa puta que se puso al teléfono. Imagino, y pienso, que puedo llegar a provocar deseo en los hombres, anhelos de tocarme, pero no sé, ustedes me dirán. Quiero ser puta, una de las mejores de la zona, del barrio, de mi sitio, ya no Bilbao, eso se lo dejo a ella. Me conformo con estar a menos de cien kilómetros, y hacer ahí de puta y que ella aprenda; en Vitoria que es donde resido ahora. Ser de las mejores Escorts de Lujo que un hombre pueda haber disfrutado, y entonces un día, un día, cuando sea una experta como ella, entonces le diré a mi marido: “¡Mira en qué me he convertido y sin haberlo ni pretendido, pedazo de…!”

246 visitas en total, hoy 1

DESTACA tu post patrocinado/relato

Relatos XXX 10/04/2018

Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?

relatos xxx

 

relatos xxx

229 visitas en total, hoy 0

Lesbianas consumadas

Relatos porno 08/04/2018

Lesbianas calientes

Lesbianas calientes y tetonas

Este relato es un inicio de algo que pasó entre ella y yo. Mi atracción por las chicas no se desarrolló hasta los 18 años. Fuimos lesbianas consumadas y calientes.
Por aquel entonces yo trabajaba en la tienda de mis padres vendiendo pasteles, pan y dulces. Ella iba a mi tienda casi a diario. Allí la conocí, y allí la vi por primera vez. Era una joven hermosa, bella y más lanzada que yo. Digo lanzada por su manera de hablarme cuando iba a comprar. Lo cierto es que era tremendamente sensual, con grandes atributos femeninos, que es por eso, por lo que me atrajo mucho. Diría otra cosa o mentiría, si afirmase que más me sedujo de ella, era su voz bonita y sus sensuales palabras. La verdad que no. Lo más resaltable eran sus grandes pechos que me dejaban sin habla. Porque yo soy una chica con muy poco pecho, eso me enloquecía de ella. Solo mirarla.

Relatos lesbianas

Lesbianas morbosas XXX

La historia es más larga pero como no sé si tendré lectores, de momento no me extendré más. Si quieren saber algo más, comenten y relataré mi historia con mi amiga.

235 visitas en total, hoy 2

La chica del instituto

Relatos XXX 01/04/2018

No hace mucho, unos días tan solo, fue la fiesta de fin de curso de mi instituto, la típica fiesta donde tienes que ver por última vez a los profesores y etc… Pero en mi caso no fue tan aburrida como mucha gente recuerda, para mi será creo que uno de los mejores recuerdos que voy a tener en mi vida.

Mientras empezaba “la fiesta” se me acercó una compañera de clase, la chica fácil que existe en todos los institutos. Cuerpo normalito pero que sabe como explotarlo al máximo vistiendo muy provocativa y con ropa ajustada. Me dijo que esta fiesta era un rollo, que prefería tener su propia fiesta. Mientras me dijo estas palabras se sacó del escote un preservativo. Yo sabía que era chica fácil pero también era el mejor plan que podría tener.

Así que abandonamos el patio donde estaba todo el mundo y nos dejamos perder por los pasillos del instituto hasta que encontramos un aula abierta, nos metimos y tras bloquear la puerta comenzó nuestra particular fiesta.

Ella rápidamente se quedó en sujetador y tanga, yo me acerqué a ella poniendo mis manos en su culo a la vez que le chupaba el cuello. Así nos fuimos moviendo hasta llegar a la mesa del profesor donde me senté y ella aprovechó para quitarme la camiseta y desabrocharse el sujetador. Me fue empujando contra la mesa para que me tumbara mientras ella iba rozando sus pezones desde mi cintura hasta mi boca. Yo le agarre sus tetas para poder comérselas. Me cabían casi entero uno de sus pechos en mi boca, yo succionaba sus tetas y le pasaba mi lengua por el pezón de la forma más rápida que podía. Iba cambiando de una teta a otra, ella estaba echada encima de mi cuerpo frotando su zona vaginal con mi entrepierna mientras yo estaba con sus pechos.

Entonces se dio la vuelta, me quitó los pantalones y los calzoncillos para comenzar a chuparme la polla y a comérsela. He de admitir que lo hacía francamente bien, seguramente sería de la práctica que tenía, o quizás fuera porque yo no estaba tan centrado en como me comía mi polla, sino en la vista que tenía de su culo y su coño sobre mi pecho en primer plano. Todo para mi y sutilmente tapado por un tanga de hilo.

Tanga que no tardó en comenzar a humedecerse, cada vez que se movía hacía atrás se le abrían un poco las nalgas y ese tanga se apretaba más contra sus agujeros. Puse mis manos en su culo y acompañé su movimiento.

No me lo pensé dos veces, aparté el hilo del tanga y pude ver su vagina y su ano. Creo que era uno de los más bonitos que he visto o por lo menos de los más excitantes que he visto. Toda su piel blanquita blanquita, ni un solo pelo, todo depilado. El ano estaba completamente cerrado pero relajado, sin ninguna arruga ni marca en la piel, era perfecto. La vagina también estaba blanquita, excepto los labios menores y propiamente el agujero que era un rosita muy suave, que se fue tornando a más intenso a medida que le fui abriendo los labios y acariciárselo. Y antes de que pudiera seguir tocándole la vagina o le pudiera introducir cualquier dedo, ella se levantó y se sentó sobre mí, con sus manos agarró mi polla dura y la colocó para que le fuera entrando por su vagina lentamente para que se le fuera adaptando el coño al tamaño de mi pene. Yo notaba como mi polla iba abriéndose paso por sus entrañas y el placer se iba acrecentando cuanto más entraba. Cuando ella se sentó sobre mi pelvis, nos miramos, yo no se que cara tendría yo pero ella si que estaba con la boca entreabierta, respirando profundamente y sus ojos mirándome fijamente pero como con la mirada perdida. Así comencé a mover mi cintura lentamente y a levantarla de la mesa, ella no esperaba que pudiera sentir más placer o que mi polla pudiera penetrarla más. Aunque no quería, no pudo evitar el gemir y dejarse llevar por el placer que le estaba recorriendo todo el cuerpo.

Luego nos cambiamos y le hice a ella ponerse en la mesa del profesor tumbada hacia arriba, le puse sus piernas sobre mis hombros y le metí la polla por su coño y así la estuve follando un tiempo, cuanto más le apretaba las piernas contra mi más profundamente le entraba la polla. Ella estaba concentrada en el placer que estaba sintiendo y llegó a perder hasta la noción de donde estaba y lo que estaba sucediendo. Le saqué la polla, le agarré el tanga y se lo partí para poder estar más cómodos los dos y así me tiré a poner mi boca en su coño.

Entonces y solo entonces, después de chupar y tragarme gran cantidad de jugo que salía de su coño, empecé a frotar mi lengua por su vagina que a estas alturas ya era de un color rosa muy intenso. Ella no paraba de disfrutar de cómo mi lengua recorría toda su vagina, incluso le intentaba penetrar con la punta de mi lengua. Yo sabía que ella estaba muy excitada porque su coño no dejaba de chorrear y tenía el clítoris durito. Le masturbaba el clítoris mientras le pasa mi lengua por los labios menores y succionaba todo el líquido que salía de ella, calentito y dulzón. Obviamente se estaba corriendo y estaba teniendo una eyaculación femenina, esto iba acompañado de espasmos y gemidos mezclados con gritos y suspiros.

Tras su corrida la levanté y la puse boca abajo contra la mesa del profesor pero esta vez con las piernas hacia el suelo poniendo su culo en pompa. Culo blanquito, pequeño pero con curvita donde agarrar, el típico culito pequeño y blandito, muy tentador el penetrarlo. Así que en esa posición no dude en acercar mi polla a su culo y pasarla entre sus nalgas ,mientras las apretaba con mis manos contra mi polla. Yo empecé a notar que mi polla se estaba empezando a poner excesivamente dura, así que decidí meterle la polla de nuevo para terminar. Con las manos le separé las nalgas para tener más fácil la penetración y sin más empujé, por suerte para ella mi polla entró directamente por el coño. Pero como tenía el coño cerradito y apretado sinceramente no me importó que no fuera el culo por donde se la había metido. Empecé a follarle el coño, mi polla entraba y salía completamente de su vagina notando en la punta como se le abría el coño. Yo me excitaba más y más hasta que noté que me iba a correr y tras pensarlo una décima de segundo, le saqué la polla rápidamente y fui hasta su cabeza a metérsela en la boca. Ella después de tener tanto sexo estaba como en el limbo y solo tenía fuerzas para gemir. Le entró la polla en la boca sin problemas y casi a la vez también empezó a salir todo mi semen. En cuanto la notó empezó a intentar gritar y a moverse para que se la sacara y no tener mi semen en la boca pero ya era tarde para ella porque yo le tenía cogida la cabeza para evitarlo.Lo único que podía hacer era intentar gritar pero con mi polla en la boca y todo el semen, le era muy complicado.

Tras ese momento que se hizo eterno para los dos, yo me vestí como pude y me fui. Ella no sé lo que hizo, yo la dejé desnuda tirada en la mesa del profesor, ése que me cae peor que una vaca, y con su ropa tirada por el suelo excepto su ropa interior, que me llevé jejeje. Aún hoy la huelo cada máñana, huele a colegiala cachonda a no poder más.

Si les gustó, no duden en decírmelo, tengo muchas historias de chicas fáciles de instituto.

204 visitas en total, hoy 0

Mi prima tetona Agustina de la Sierra

Incesto 18/03/2018

Era sábado a la mañana. Estaba de vacaciones de verano pensando en mi prima tetona. Me fijé la hora, 7:39 am. Mi tía y mi prima Agustina siempre venían los sábados a la mañana a visitarnos a mi y a mamá.
Quise aprovechar ese tiempo para ver pornografía. Tenía quince años y aún seguía virgen. Dormía solo con boxer, me lo saqué y quedé completamente desnudo.
No veía nada entretenido. Ni me tocaba.
De pronto oigo la puerta. Mi tía y mi prima habían venido. Mamá fue a abrirles, probablemente aún con su colaless de dormir
Yo quería aprovechar. No hice tanto ruido y escuché. Nada interesante.
Seguía medio dormido, pero con ganas de una paja.

Mi prima tetona Agustina gozando de lechada

Mi prima tetona Agustina gozando de néctar del bueno

Mi prima tetona está con leche calentona

Mi tía y mi prima Agustina son de piel oscura, y mi prima es… un sol. Tiene doce años pero sus tetas ya estaban bien desarrolladas. Siempre fue muy tímida con todos, excepto con migo. Me contaba todo, desde los pormenores más insignificantes hasta su primer menstruación. Tiene esa cara inocente de ojitos tiernos que mata, es adorablemente hermosa. No le gustaban los corpiños, así que sabía sin verla con que ropa venía
De pronto oigo a mi tía decirle a mi prima Agustina que vaya a despertarme.
No tuve ni tiempo de bajarla o de ponerme el boxer y así me vio mi prima, en plena paja
Ella se tapó la boca. Yo tapé con una mano mi erección y con la otra intenté explicarle. Ella estaba claramente incomoda, pero no volteó, se quedó fija mirando mi erección.
-Perdón perdón perdón Agus
-No hay problema primo, es normal
Creo que me puse colorado
-Además, tú ya me encontraste en esa misma situación situación varías veces.
-En serio?
-Si, no te habías dado cuenta?
-No, cuándo?
-Te acordas de aquella vez que te dije que estaba viendo TV y por eso estaba en la cama?
-Ah, sí
-O de aquella vez que estaba tan solo tapada con las sábanas?
-Sí
-Mentí, no era frío lo que tenía
Así se me aclararon muchas cosas. Seguimos hablando de anécdotas y riéndonos por casi media hora, olvidandome de que estaba desnudo
-Y vos primo, por qué te la hacías?
-Perdón Agustina, por favor no le digas nada a mi tía o a mi mamá, eres mi prima tetona y te quiero bien, pero nunca vayas en contra de tu primo.
-Te la puedo ver ?
-Qué?

Aunque no lo crean, realmente no la había escuchado bien
-Si no querés no. Te la puedo ver? Es que nunca vi una real
Hasta ese momento solo la había visto como a mi prima Agustina que me visitaba todos los sábados, pero ahí me di cuenta de que era una chica deliciosa, porque con linda me quedo corto. Sus tetas eran casi esféricas. Se nota que por más tímida que sea, la curiosidad la pudo
-sí, podés
Se acercó y tímidamente me miró a los ojos
Yo me empecé a sacar la mano de mi pene en pre erección
Ella abrió los ojos, y miró curiosa
-Puedo tocarla?
-Sí, así mirá
Posó su mano sobre mi tronco. Era cálida y sobre todo muy suave. Le enseñé cómo bajar y subir el cuerito. Aprendió rápidamente. Estaba tan cerca que podía sentir su aliento agitado en mi cabeza ya roja. Tenía el corazón que le latía muy fuerte en su pecho. Estaba muy nerviosa.
Me la olió de punta a punta. Me sonrió
-Es un olor que jamás había olido en mi vida, me da vuelas en la cabeza.
Se me empezó a parar. Ella lo notó.
-Te gusta, primo?
-Jo, sí Agustina, seguí
-Puedo ir con más velocidad?
-Bueno, pero no tanta
Aceleró mucho para mi gusto. Iba muy rápido, cómo no se le cansaba el brazo de masturbarme? Me tenía al tope
Mi calentura se descontroló y le agarré una teta
Ella rápidamente se llevó las manos a la boca para no dejar escapar un grito y un saltito.
-Perdón, pensé que te gustaría, Agus
-Sí, está bien, primo, es que me sorprendí
-Puedo continuar?
-Sí
Estaba muy nerviosa e incómoda. Poco después se sacó lentamente la remera y me mostró todas sus tetas. Eran bien redonditas y firmes, oscuritas y con pezones chiquitos. Se las toqué, se las amasé, se las apreté, se las besé. Eran muy suaves y blandas. Mientras tanto, había descuidado mi pene

A mi prima Agustina le gusta más un pene aunque no cene

-Agustina, eres mala,me puse a jugar con tus tetas y vos me dejaste a la mitad de una paja.
-Uy, perdón primo
-Vas a tener que usar tus tetas para seguir con la paja
-No. Es que no me gusta
-Está bien
-Puedo usar mi boquita. Te la puedo chupar, siempre quise chupar un pito como el tuyo, primo
Yo obvio acepté
Me la agarró y se la acercó a la boca. Le pregunté
-Sabés cómo?
Ella negó con la cabeza
-No importa, yo te voy guiando
Ella asintió. Frunció los labios y me besó el glande. Tenía unos labios tan suaves y húmedos.
-Mmmm, que rico la tenés primo
-Ag, no pares
Le agarré la nuca en y la acerqué despacio a mi pene. Abrió la boca y metió todo el glande de una. Me di cuenta de que no quería usar los dientes, quizás pensó que me dolería, en cambio, usaba muy bien la lengua
Iba por todo el tronco, desde la base hasta la punta. Me succionaba fuerte, se ocupaba bien de mi frenillo, y saboreaba como la mejor. Estaba notoriamente curiosa, explorando algo que jamás había visto
Me veía con esa cara inocente de ojitos tiernos, esa mirada que me ponía a mil.
-Mhmm ghgg
-Agustina, ah, no hables con la boca llena
-Te gusta?
-Sí, me encanta prima, sos muy buena en esto
Comenzó con un mete y saca que me la dejó como roca. Al principio dulcemente, luego enérgica
-Ahhh, Agustina! Mmmn. No pares, seguí!
Era un éxtasis terrible. Era lo mejor de la vida.
Ya salía jugo pre seminal. Lo notó y me devolvió esa carita de ángel. No podía más, iba a terminar
-Agus, voy a acabar. En dónde lo querés?
Me miró con ojitos amorosos
-Mn mh nogg
-Ahhhh!
Se comió la punta de mi pene. Jugaba con su lengua dentro de su boca. De un lado al otro, haciendo círculos en mi cabezona y deteniendosé bruscamente en mi frenillo
Exploté en la boca de mi primita. Parecieron litros y litros de semen. Ella succionaba todo con mucha fuerza, ordeñandomelá sin desperdiciar ni una sola gota.
-Agustina, sí, tragate todo
Y así la hizo, tragó de una
-No puedo primo, es mucho y es muy espeso, se me pega en la boquita
Lo que me gustaba, era que hablaba con un hilo de semen que salía de sus labios hasta mi pene
-Primo, tu lechita es muy sabrosa
Se relamió. Me besó el glande
-Lechita batida
Dijo riendo mientras que con la mano hacía el gesto de la paja, ver a mi prima tetona hacer eso, me ponía.
-Primo
-Qué Agus?
-Me gustó mucho tu pito
Nos quedamos así un rato hablando hasta que la tía nos llamó. Se puso la remera y yo me puse un pantalóncito corto de esos que no necesitas calzoncillos
Yo seguí teniendo sexo oral con mi prima tetona Agustina, así que si quieren otro escriban, y sin guardarse nada que ella está junto a mí ahora leyendo lo que escribo

523 visitas en total, hoy 0

Otro sábado cachonda

Abuelas calientes 17/03/2018

Otro sábado sola y caliente. Menos mal que tengo una amiga que viene a verme cuando estoy sola, y nos divertimos. Ella es caliente como yo, yo ya soy abuela, ella no.
Me excita verla desnuda, mi marido siempre tiene la manía dejarme sola en días como hoy; días en los que no hay que trabajar pero él se empeña en estar con los amigotes.
Y me abandona. Y mis tetas se endurecen de pensar en otro hombre que no sea él, porque él ya no me funciona en la cama. Me gusta pensar en hombres que me cogen, me follan en la cama como les da la gana.
Mientras tanto, tengo a mi amiga Paula, que viene a mi casa en ausencia del marido, y hasta nos bañamos juntas.
Que pasen buen sábado.

Les dejo un vídeo que me hice con un amante mucho más joven que yo.

176 visitas en total, hoy 0

Una pizza pornográfica

Relatos XXX 13/03/2018

Nunca imaginé lo que me pasaría trabajando de pizzera caliente. Entrada en años, sin trabajo, tuve que recurrir a una pizzería.

El relato que voy a contar me pasó cuando tenía 20 años. Yo estudiaba durante el año con mucho esfuerzo, pero durante el verano volvía a mi pueblito natal para trabajar y juntar algo de dinero para volver a la ciudad para estudiar. Durante el último verano que pasé allí tuve la experiencia que ahora empiezo a contar.

Quisiera aclarar que no voy a usar nombres en esta historia, no puedo describirme sin ponerme otro nombre del que tengo, y no quiero malgastar fuerzas buscando otros nombres a gente tan abominable que ni lo merece. Soy rubia, teñida o de bote como se suele decir, rubia, aspecto inocente, con gafas, velluda de abajo, en fin, mejor mi imagen para ver cómo estoy. Por lo que dicen los demás, unos intensos ojos verdes y tengo aspecto de viciosa, aunque no lo soy. De ahí lo de pizzera caliente. Trabajaba en una pizzería, en general atendía al público pero también lavaba máquinas o ayudaba en la cocina. El verano en mi pueblo es muy caluroso y yo siempre iba liviana de ropas, con shorts y remeritas, pero siempre usaba un delantal que tapaba mis curvilíneos encantos.

pizzera caliente

Los días en que ocurren las peores cosas siempre amanecen sin más, no hay una alerta de lo que puede llegar a suceder. Éramos tres en la pizzería, pero esa mañana el cocinero se tomó su franco: estábamos solo mi jefe y yo. Como todos los miércoles estaba muy calmo y parecía que solo íbamos a producir, ya que no entraba nadie al negocio.

La pizzera caliente con la mezcladora ardiendo

Yo me encontraba lavando la mezcladora, una maquina de unos 50 cm de alto como máximo, por lo tanto tenía que inclinarme un poco para limpiar su interior. Mi cola se dirigía al mostrador cuando entraron dos curiosos personajes, uno de ellos era bajo y flaco, el otro parecía una mole; morenos los dos traían el calor de la vereda y no bajaban de los 30 años de edad. Me incorporé para atenderlos pero mi aburrido jefe decidió hacerlo y volví a mi puesto. Ahora que lo rememoró probablemente hayan estado observando mis carnes, que el delantal no podía tapar, pero no me di cuenta de taparme.

Oí que charlaban bajo, de vez en cuando una risa de ellos o de mi jefe llegaba a mí. Cuando se fueron mi jefe dijo:

– Están parando en el departamento de enfrente, ¿cuando termine el pedido se lo alcanzas vos?

– Claro – Contesté yo, y comenzó la pesadilla.

Cuando salí a entregar el pedido escuche la recomendación de mi jefe:

– Pórtate bien. O sino…

Le dediqué una sonrisa sin saber mucho de que me hablaba, yo siempre me portaba bien, fui buena empleada y responsable con mis quehaceres, ¿Por qué iba a darme ese consejo? Tardé poco en responder esa respuesta.

El departamentito estaba al fondo de un terreno detrás de un negocio, toque el timbre y escuche un vago “pase”, no estaba decidida a pasar sentía que era irrumpir en la intimidad de otros. Cuando abrí la puerta me encontré con uno solo de los hombres, el corpulento, estaba sentado en la cama, de dos plazas, mirando un noticiero. Me señaló una mesa y me dirigí a depositar la pizza. Fue en ese momento que del baño salió el otro hombre completamente desnudo, me quedé atónita viendo el espectáculo. Con una ancha sonrisa exhibía impúdicamente su grueso pene, que estaba endurecido, y me miraba con ojos ávidos. Volví la mirada a la salida, como un rayo el corpulento se dirigió hacia allí y la cerró, con llave y traba.

– ¿Vas a portarte bien? – Me preguntó.

No podía poner en orden mis pensamientos, necesitaba salir, necesitaba irme. Y sin embargo me encontraba petrificada alternando mi visión entre la puerta y el pene que parecía apuntarme con su roja cabeza. Balbuceé como pude que tenía que irme a trabajar, que mi jefe me esperaba.

– Nadie te espera, dulzura. – Dijo el grandote acercándose a mí, sonriendo con malicia. – Tenés todo el tiempo del mundo para hacer tu trabajo.

Me sostuvo de los hombros, me sentí perdida, no sabía qué hacer. Me dirigió hacia la cama, yo oía el sonido de la televisión como un susurro y mis latidos como tambores dentro de la habitación. Portarme bien. Tenía que portarme bien. No sabía cómo portarme, mis piernas perdían la movilidad. Me senté donde me indicaron. El más chico de los dos se acercó a mí y dejo su gran pito justo frente a mi cara. Ciertamente era más grande que el del noviecito que tuve alguna vez. Portarme bien, comencé a lamerlo, creí que cuanto antes terminara menos dolería.

– Eeeey, – dijo separándome de su cuerpo. – Ésta ya tiene hambre.

– No, nena –dijo el otro -, cada cosa a su tiempo. – y se desnudó por completo.

Se desnudó por completo ante mi asombro erótico

Me desvistieron gozando cada parte que descubrían de mi cuerpo, los hombros, la espalda, el abdomen, todo lo tocaban y besaban. Me sentía incomoda ante esos mimos que yo no pedí. Por un momento quise apartarme pero cuatro fuertes manos me sujetaron dándome a entender que podía hacerlo por las buenas o por las malas.

– Yo si tengo hambre – dijo uno tomando la pizza que les había traído.

Desnuda como estaba, tendida a lo largo de la cama sentí como vertían parte de la mozzarella por entre mis senos, mi estomago, mi sexo, sentí como colocaban rodajas de aceitunas en mis pezones y una considerable parte de morrones entre los labios de mi vagina. Sentí sus mordidas, devoraban mi cuerpo, me lastimaban con esos fuertes dientes mis sentibles pezones y peleaban por ser los primeros en comer ese sándwich de morrones que había en lo más íntimo de mi cuerpo.

Mantenía los ojos cerrados, queriéndome excluir de semejante barbaridad pero no podía alejarme de ese dolor, de ese placer de sentirme objeto de discordia entre dos hombres. A los morrones sumé mi salado néctar y lo notaron. Uno de los dos introdujo su dedo de forma algo violenta, me quejé, introdujo otro sin hacer caso a mi segundo quejido. Me sentía en una tormenta de sensaciones, me sentía pizzera caliente más que nunca; quería más dedos, quería alguna de las dos vergas enormes que me escoltaban, quería mas mordidas, y quería correr llorando a mi casa.

– Me parece que ésta ya esta lista – comentó alguno de los dos.

– Enseñémosle lo que es estar calentita de verdad.

Comenzó una serie de extraños mimos que consistían frotar sus penes por mi cuerpo, por donde sea, mis tetas, la cara, los brazos. Lo empezaron a fotografiar todo, y jugaban a apartar sus penes de mi boca justo cuando yo quería chuparlos. Nació en mí el ferviente deseo de chupar una, necesitaba introducirla en mi boca. Me retorcía de deseo, mis manos libres abrazaban las piernas de estos dos desconocidos mientras mi cuerpo chorreaba de excitación.

– Tranquila, ahora vas a comer. –Dijo el mas chico y me hizo tragar su verga dura.

Solo podía ver sus vellos a escasos milímetros de mi nariz, haciendo un sobre esfuerzo en abrir a boca para tragarme su pene sentí como la otra se abría paso dentro de mi vagina. Con uno bombeando entre mis piernas y el otro sentado en mi pecho haciéndome tragar su cuerpo sentía que iba a morir de asfixia pero no me quejé. Moriría pero de placer, curiosamente aquello que tanto me impulsaba a correr lejos de ese pequeño departamento hacia que me quede y disfrute de la humillación que me hacían pasar esos dos personajes.

Entrando y sacando sus partes de todas mis cavidades

No se cuantos minutos estuvimos así, los dos entrando y sacando sus partes de mis cavidades, pero ya sentía perder la conciencia cuando de golpe percibí mucho calor en mi vagina al mismo tiempo de un grito de placer del robusto moreno que se hospedaba allí. Sentí su glande hincharse y correrse dentro mio y me provocó tanto placer que yo misma tuve un orgasmo, aprisionando con mis piernas al ancho pene que me procuraba tanto placer.

Cuando mis espasmos terminaron se retiraron de la cama para observarme de lejos, el que había estado invadiendo mi boca seguía duro, le sonreí para que entendiera que yo seguía dispuesta. Con rapidez se acercó y exigió que me pusiera en cuatro. Mi pelo, que antes tenía un rodete, se había soltado y mezclado con queso y aceitunas, él lo recogió y haciendo una rienda tiró mi cabeza hacia atrás a la vez que penetraba mi vagina sucia de leche.

Entraba y salía de mí con rapidez mientras el otro filmaba con el celular todo el acto. Yo gemía cuando me lo pedían, sonreía cuando me lo pedían, gritaba cuando me lo pedían, me porté bien. Deseé con toda mi alma que el momento no terminara y cuando la verga se retiraba a descansar un poco yo misma me la clavaba. Mi vagina se contraía contra la verga que tanto placer me daba y cuando yo menos lo quería la sentí explotar dentro mío. Yo no quería que aquello terminara, quería más. Pero los dos hombres estaban exhaustos ante esta pizzera caliente.

Me duche rápido para quitarme el queso, la leche y el sudor de mi cuerpo y me vestí sin dejar de observar a los dos hombres con sus ahora dormidas pijas que miraban el noticiero como si no hubiese pasado nada. Salí del departamento sin decir una sola palabra, sin despedirme o siquiera exigirles su perdón. Me quedé con la sensación de querer mi segundo orgasmo, sentía que mi vagina seguía húmeda. Al instante me avergoncé de mis actos, de ser tan débil, de dejarme pasar tan por alto, pero ¿a quién podía contárselo sin dejar de parecer una puta barata?

Cuando llegué a la pizzería mi jefe ni siquiera levanto la vista de la computadora para verme.

– Está floja la venta – comentó – Es hora de que use el plan b.

Lo cierto es que no hice preguntas, yo ya lo sabía, el plan b era yo. La pizzera caliente y pornográfica.

60 visitas en total, hoy 0

Page 3 of 46 1 2 3 4 5 46
  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10/04/2018 - 1 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?  

  • una paja a mi sobrino

    le hice una paja a mi sobrino

    por el 02/05/2018 - 1 Comentarios

    Yo estaba con mi hermana una tarde hablando de nuestros hijos Tengo 26 años, soy madre soltera de un único hijo llamado Juan, de 9 años Mi hermana tiene 32, y tiene un hijo de 13, Brian De pronto ella tocó un tema muy delicado. Empezó a hablar de que Brian ya se masturbaba Yo […]

  • esposa caliente

    Esposa caliente y desaprovechada

    por el 29/04/2018 - 4 Comentarios

    No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

  • amas de casa calientes

    Esposa caliente y desaprovechada I

    por el 04/05/2018 - 1 Comentarios

    Lo primero que tengo que decir, es que quería agradecer sus comentarios, creía que nadie vería lo que publiqué. A Javier y Daniel. Soy una de esas amas de casa calientes que hay tantos pueblos y solo ellas lo saben. Me excitan los relatos que leo, y pensé que puedo aportar mi experiencia. Desaprovechada como […]

  • Mis bragas usadas

    Fotos íntimas de bragas usadas

    por el 09/05/2018 - 0 Comentarios

    Con cincuenta y dos años, con mis bragas usadas sucias, y excitada como siempre que veo fotos o leo algún relato, o veo algún vídeo, aprovecho para contribuir a este fetichismo que muchos tienen por las bragas, bragas usadas mis braguitas puestas, con algunas fotos que me hizo mi esposo, para Vds, espero les gusten, […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11/04/2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Escribe aquí tu búsqueda …

relatos xxx

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web provee acceso a material, información, opinión, contenido y comentarios que incluyen material sexualmente explícito (colectivamente, el “Material Sexualmente Explicito“). Todas las personas al acceder a este sitio deben tener 18 años de edad ó la edad de mayoría en cada jurisdicción en la cuál usted vaya ó pueda ver el Material Sexualmente Explícito, sea cual sea la mayoría (la “Edad de Mayoría”). Usted no puede acceder a este sitio si el Material Sexualmente Explicito le ofende ó si ver Material Sexualmente Explicito no es legal en la comunidad en la cuál usted escoja acceder vía este sitio web.

SI ESTÁS AQUÍ BUSCANDO PORNOGRAFÍA INFANTIL, VETE. NO HAY PORNOGRAFÍA INFANTIL EN ESTE SITIO WEB. NOSOTROS ENTREGAREMOS A LAS AUTORIDADES Y AYUDAREMOS A LA PERSECUCIÓN DE CUALQUIERA QUE ATENTE A EXPLOTAR LOS JOVENES E INOCENTES.

Confirma tu edadAcepta nuestras cookies
El Permiso para ingresar este sitio web y acceder al contenido provisto a través de éste está estrictamente limitado a adultos conscientes quienes afirmen bajo juramento y sujeto a penalidades de perjurio bajo el título 28 U.S.C. § 1746 y otros estatutos aplicables y leyes, que las siguientes declaraciones sean todas verdaderas:

– Soy un ADULTO que ha alcanzado la Mayoría de Edad en mi jurisdicción y dónde estoy escogiendo ver el Material Sexualmente Explicito accediendo a este sitio web;
– Deseo recibir/ver Material Sexualmente Explicitio y creo que los actos sexuales entre adultos concientes no son ofensivos u obcenos;
– No expondré a menores ó cualquiera que pueda ser ofendido
– Acepto que esta Advertencia y Afirmación constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre mi persona y el sitio web y que es gobernado por las Firmas Electrónicas en Acto de Comercio Nacional y Global (comúnmente conocido como el “E-Sign Act”), 15 U.S.C. § 7000, et seq., Al ingresar al sitio, estoy indicando mi aceptación a ser vinculado por lo dicho arriba y por los Términos y Condiciones del sitio y afirmativamente adopto la línea de firma de abajo como mi firma y la manifestación de mi consentimiento.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para “permitir cookies” y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en “Aceptar” estarás dando tu consentimiento a esto. Más información aquí

Si todas éstas condiciones se aplican a usted, y a usted le gustaría continuar, se le da permiso para ingresar. Si cualquiera de estas condiciones no se aplican a usted, ó usted preferiría no continuar, por favor salga ahora.

º
error: Contenido protegido !!