Atada y por detrás

Atada, a cuatro patas, medio vestida de negro como dije, sumisa y obediente, esposada y vendada, así me esperaba, encima de la cama, toda para mí.

Me siento tranquilamente, y con voz calmada y firme pronuncio una única palabra.

– Desnúdate.

Read more