Llamadas calientes de tetona madura

llamadas calientes

Esa noche Sandra no tenía sueño. Tetona, madura, rubia y lozana. Pasaban las doce de la noche y se acordaba de su último polvo con prácticamente un desconocido. Lo había conocido en la rutinaria discoteca a la que solía ir, lo había acompañado a su coche, se habían despelotado, él le había comido las tetas, cosa que le gusta mucho, y después de estar bien excitada, se la había follado. Lo recordaba y se mojaba, se mojaba sola y en su sofá.

Leer másLlamadas calientes de tetona madura

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O