Madre lactante y me seduce mi doctora

Madre lactante y me seduce mi doctora

Madre lactante y acudo al centro médico donde me controlan mi embarazo. Me ha llevado todo este tiempo una doctora muy maja y agradable, la especialista en embarazadas la doctora María, toda una artista del arte mamatorio.
Sí, han oído bien del arte mamatorio, no consultorio, porque eso es lo que me hizo cuando ya tuve a mi bebé. Ella y no nos llevamos muy bien, ella es morenita como yo, bien estilizada, buenos pechos sin ser grandes y muy, pero que muy putoncita. Entonces hicimos muy buenas migas, es decir, muy pronto congeniamos.
Un día, cuando ya tuve a mi pequeña me pasé por su consulta como es habitual, ella me dijo que me despojara de la bata para ver mi evolución de las mamas, pechos o tetonas. Me dijo que sí, que efectivamente todo iba sobre ruedas, hasta que me palpó.

La doctora caliente me seduce y explora mi lactancia

Me hizo una exploración de mamas al natural, la cual cosa hizo al instante que la leche, the milk, como buena madre lactante empezara a salir.
Fue de lo más morboso ver salir la leche de mis pechos, pero esta vez ordeñada por la doctora María, qué bonito y qué bien ella se lo pasaba. Me empezó a mamar como si fuera una niña pequeña, como si fuera mi niña.
Mi doctora, que me había acompañado en todos estos largos y duros nueve meses de gestación, ahora era mi pequeña lactante. Las dos somos morenas, bien parecidas, pero con la diferencia que yo doy leche y ella no. Y ahí radica nuestro placer. Ella la pongo a mi servicio, a que mame como buena mamoncita que es.

Lesbianas en la consulta de mi doctora caliente María

Mis pezones se engordan, se ponen más marrones y los chorretones de leche condensada salen a borbotones. Ella me exprime, me ordeña como si fuera su vaca recién salida del establo, y enloquece cuando la riego y la baño con espesa leche caliente.
Como es normal, esto me pone el coño bien encendido, a lo que yo tengo que responder, como así hice, quitándole la bata de doctora. Menudo culito que tiene mi doctora María, una cola impresionante, al final, ni consulta ni nada, acabamos tocándonos, mamándonos y dándole de comer y de mamar que para eso es mi doctora espectacular.

     

Deja un comentario

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O