Enseñando a mi hermana

Enseñando a mi hermana

Me llamo andres y tengo 22 años y mi hermana Lucia de 18 años. Desvirgada por primera vez, no había estado con ningún hombre.
Voy a contar como le estrené el coñito a mi dulce hermana. Vivimos juntos y dormimos en camas separadas. Pero cada vez que la veía, aunque era mi hermana, notaba que me ponía arrecho, bien encendido. Gordita, nalgona, de buenas tetas, me ponía malo cada vez que estábamos solos. Un día, no pude más y me decidía atacar. Ella, lejos de decirme que no y rechazarme, se ofreció y se prestó a jugar. Empezamos tocándonos, no había nadie en casa, los papás no estaban. Nunca imaginé que lo podía pasar tan bien con ella. Y probé de sus enormes pechos. Una delicia. Me dijo, aunque no lo intuía, que no había estado con ningún chico todavía, que era virgen. Le dije que si quería podíamos probar, desvirgarla.

Mi hermana mexicana es virgen y muy caliente

Me puso la verga bien dura, se me paró como nunca y ella me mamó. Mi hermana la veía como me chupaba como desesperada y disfrutaba. Yo le tocaba mientras tanto las tetas y le dije de coger. Ella me dijo que podíamos probar, que lo quería hacer. Era la primera vez, así que fui con cuidado, además mi verga es grande con lo cual tuve que ir despacio.

Le dolió algo, sangró un poquito pero una vez pude atravesar y entrar toda la verga, comenzamos a disfrutar. Ella me decía que siguiera. Así que estuvimos cogiendo durante rato, todo el que ella pudo aguantar. Luego ya paramos. Fue impresionante. Desvirgar a mi hermanita. Ella se puso arriba, notaba sus nalgotas bien calientes y cabalgaba sobre mi vergón gordo y duro. Hasta que al final me vine pero fuera de ella. Toda una experiencia, si quieren podré contar más. No fue la única y primera ocasión de cogérmela.

 

 

Deja un comentario

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O