EL VAGABUNDO

EL VAGABUNDO

Baldomero era un vagabundo, alto, de larga barba blanca. Aparentaba unos 80 años y andaba siempre limpio.Su primer día en aquel pueblo tentó su suerte llamando a la puerta de un chalé. Le abrió una joven morena, con trenzas, de grandes tetas, cintura estrecha y largas piernas.


-¿Me puede dar algo para comer?
La joven, a la que le había interrumpido una masturbación que prometía, un gran final, le dijo
-No sólo te daré algo para comer, si comes todo lo que dé de comer y de beber, te recompensaré con cien euros. Pasa, pasa.
A baldomero aquello le olía mal, pero el hambre es el hambre.
Fueron a un salón. La joven se quitó las bragas, levantó la falda, se sentó en un sillón, abrió la piernas, y enseñándole su chochito peludo, le dijo:
-Come.
No se lo tuvo que repetir dos veces.
Hacia treinta años que Baldomero no comía un coñito, y tan fresquito como aquel, más de sesenta, pero no se le había olvidado comer coños.Antes de diez minutos, la joven le decía a Baldomero.
-¡¡Qué bueno eres, cabrón, ya me voy a correr!! ¡¿Preparado para beberme la corrida?!
Baldomero, arrodillado delante de ella, le respondió:
-Echa.
Le hizo el tornado con la lengua y la joven se empezó a correr echando un tremendo chorro de flujo vaginal, al que siguieron ocho más pequeños. Baldomero se tragó toda la corrida mientras la joven gemía y se sacudía con el placer.
Cuando la joven se recuperó le dio a Baldomero los cien euros, y le preguntó:
-¿Te vas a quedar por aquí?
-Mientras me dure el dinero.
-Si aún te duran, el miércoles que viene ven a la misma hora, estaré otra vez sola en casa.
-Durará. Necesito muy poco para vivir, pero si vuelvo te voy a destrozar esa cuevita con mi polla.
-Ja, ja, ja. Si se te levantara…

Coñosxxx

 

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O