Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Elvira. Sonia y Antonio

Incesto, Relatos Cortos, Relatos XXX 16/10/2017

-Estaba aburrida, papa.

-Coño, hija, pero por lo menos cerraras la puerta.

Antonio, el padrastro de Elvira,  acababa de ver a su hijastra, desnuda sobre la cama, masturbándose, pero lo que él no sabía era que había alguien más en la habitación.

-Si, debimos cerrarla.

-¿Debimos?

Salió del baño Sonia, una amiga de su hija. Sonia era una chica de 29 años , rubia, de ojos azules y cabello rubio, 1.79 de estatura, con pequeñas tetas, estrecha cintura y grandes caderas. Lo que contrastaba con Elvira, que era delgadita. 1.52 de estatura, morena, de ojos negros y  tetas grades. Antonio, le preguntó a su hija:

-¡¿Sois lesbianas?!

-Bisexuales, papá. ¿Te animas?

-¡Tu madre me mataría!

-A mamá ya se la comió Sonia. ¡Y bien que le gustó! ¿Verdad, Sonia?

-Tres veces se corrió en mi boca.

-¡Eso es mentira!

-¿Su esposa no tiene dos lunares a ambos lados del ojete, tres debajo le la teta derecha y uno bajo la izquierda?

Antonio, que estaba empalmado a más no poder. Entró en la habitación, cerró la puerta y les dijo:

-Me masturbaré mientras lo hacéis. ¿Os importa?

Le respondió Sonia.

-No.

Antonio se sentó en un sofá y vio como su hijastra le comía el coño a Sonia y después como Sonia se lo comía a su hijastra. Mas tarde vio como hacían un 69. Cuando Sonia estaba a punto, le dijo a Antonio:

-Métamela que ya me corro.

Antonio le puso la polla a Sonia en la entrada del coño. Le metió la puntita y se la sacó. El coño de Sonia, al quitarle la polla de dentro, se abrió y se cerró  buscando algo que apretar. Le volvió a meter la punta y Sonia, con su culo, metió la polla hasta que los huevos de Antonio dieron contra su ojete, ojete que  le andaba hacia dentro y hacia fuera. Sonia sintió que se iba a correr. Succionó el clítoris de Elvira, y la joven comenzó a correrse echando un gran chorro de flujo vaginal que dejó  perdida la cara de su amiga. Sonia empezó a temblar, y echando otro inmenso chorro de flujo empapó la polla de Antonio, que al sentir como el coño apretaba su polla con sus contracciones vaginales, se corrió y la llenó  de leche.

Fue una manera extraña de echar un polvo, pero placentera para ellas y para él.

FIN

 

19 visitas en total, hoy 0

LA DESPEDIDA DE SOLTERA

Dominación, Erotismo y Amor, Relatos porno 09/10/2017

Lina, una jovencita de 19 años, rubia, delgadita, espigada y muy guapa, estaba en su despedida de soltera. Cuatro amiga cantaban: “Quien detiene palomas al vuelo… mujer contra mujer…” Lina sonreía a sus cuatro amigas lesbianas. Las otras quince les hacían la ola.
Estaban en el piso de estudiante de Mari Carmen. Llamaron al timbre. Mari Carmen fue a abrir. Lina esperaba que entrara en la sala un boy, cachas, para hacerles un streeptease. Entraron 3 chicas rubias con uniforme de policóa nacional. Traían a Mari Carmen esposada. Dos de ellas sacaron las pistolas y dijeron:
-¡Que nadie se mueva!
Lina dijo:
-Ya está ben de bromas. ¿Sois travestis?
-Una de las jóvenes le dio una bofetada.
-¡Travesti será tu padre! ¡¡En pie!!
Lina se levantó, la agente la esposó.y le preguntó a Mari Carmen:
-¿Dónde agachas la droga?
-En el trastero.
-Quedáis todas detenidas… A no ser que..
Lina que esaba cagadita, le preguntó:
-¿Qué?
-Que te coman el coño todas tus amigas.
-Ya sabía yo que no erais policías. Quítame las esposas.
La falsa policía la quiso besar. Lina rehuyó sus labios. Ella no era lesbiana.
Una de las dos policías guardó la pistola. Se puso detrás de Lina y la inmovilizó. La otra le quitó la falda y las bragas. Y señalando a las amigas de Lina le dio un número a cada una, al final, dijo:
-La número uno que pase a comer coño.
Anastasia, que era la número uno, le dijo:
-¡A tu puta madre le voy a comer yo el coño!
La policía de la pistola, apuntando a la ventana abierta abrió fuego. !!Pumb!! Luego le dijo a Anastasia:
-El próximo tiro te vuela la cabeza,
Anastasia, temblando, fue junto a su amiga y le comió el coño.
La de la pistola volvió a hablar.
-¡Todas en pelotas!
Se desnudaron sin rechistar.
La polícía que estaba al lado de Lina, mirando como Anastasia le comía el coño. le desabotonó los botones de la blusa, le abrió el sujetado y le comió sus grandes tetas, que ya tenían los pezones erectos.
La policía que la agarraba por detrás le giro la cabeza. Quiso meter la lengua en la boca se Lina y se encontró con sus dientes.
Tocaba cambiar.
-¡La número dos, a comer coño!
La número dos era Carla, una de las amigas lesbianas de Lina. No iba a desaprovechar la oportunidad de comer aquel coño que siempre deseó comer y por el que pensando que lo comía mil veces se había masturbado.
Lina no quería, pero no pudo evitar comenzar a gemir. La lesbiana sabía lo que hacía. La policía que estaba por detrás, le giro la cabeza a Lina, y ya fue la futura novia la que, derritiéndose, metió la legua en su boca. Las amigas al sentir sus gemido y ver como se perdía en la boca de la policía se pusieron cachondas, pero cachondas, cachondas de verdad. La de la pistola volvió a imponer su ley.
-¡Todo dios a masturbarse, a besarse y a comer coño!
No hizo falta que lo dijera dos veces. Las amigas de Lina se masturbaron., se besaron entre ellas y se comieron los coños.
A los pocos minutos, empezó un rosario de gemidos. Los dedos y las lenguas en los coños hacían este ruido.
-¡Chof, chof, chof, chof, chof…!”
Lina fue la primera en correrse, y después de ella se corrieron todas, menos laa policías. El piso de la habitación quedó llenó de charcos de flujo vaginal.
Las policías fueran tan reales, que a pesar de haber sido contratadas por las amigas de Lina, hubo momentos en que dudaron de que fuera lo que ellas contrataran, y Lina, Lina dejó al novio plantado. Había descubierto un nuevo mundo.
Quique.

20 visitas en total, hoy 1

LA OKUPA

Relatos XXX 07/10/2017

Ayer tarde llegué a mi piso de Barcelona y me encontré en el baño con una jovencita muy alta cubierta sólo con una toalla. Mi esposa estaba en Madrid, aunque volvía al día siguiente, por el ruido que había en las calles. Solo ella me tranquilizaba cuando me encendía, y encendido estaba. Me dije; “Puta … No llegaban los nacionalistas que me tengo que encontrarme con los okupas. Ahora verá esta lo que le hago yo con los okupas” Le tapé lo boca con una mano para que no avisara a sus secuaces. Cerré la puerta del baño con llave. Saqué la polla, empalmada. (es que estaba buenísima, una cosa no tiene que ver con la otra) Le di la vuelta y la penetré por detrás. Mi polla no es muy grande y había entrado sin dificultad. Al minuto o así ya empieza a mover ella el culo hacia adelante y hacia atrás. Me coge una mano y me la lleva a una teta. Le pregunté: “Vas a gritar si te quitó la mano de la boca?” Me dijo que no con la cabeza. Le quité la mano de la boca. Le magreé las dos tetas. Giró la cabeza y me metió la lengua en la boca. Ni dos minutos tardó en correrse. Yo tengo cierta edad y correrme me lleva media hora, o más… Llevaba unos 20 minutos follando y me compadecí de ella, es que ya se corriera cuatro veces… Además el flujo de sus corridas cayera en las baldosas y podíamos resbalar y matarnos. En fin, que se la quité y ¡pof! Cayo de su coño al suelo una gran plasta de líquido viscoso. Ya no había por donde moverse.
Se puso en cuclillas y me la mamó hasta que me corrí en su boca. Por lo menos mi leche, no cayó en las baldosas. Se la tragó toda. Acabé. Estaba dispuesto a enfrentarme a los otros okupas, cuando oí la voz de mu esposa al otro lado de la puerta: “¿Estás bien,cariño, tardas mucho?” La jovencita, limpiando el suelo con la tolla, le respondió: “Sí tía, estoy bien”.
Quique.

16 visitas en total, hoy 0

LA CHACHA

Relatos Cortos, Relatos porno 21/09/2017

Adriana, la chica de la limpieza estaba pasando un plumero a los a libros de una estantería de la oficina de mi padre. Era una morena, de 21 años colombiana, de bellas tetas y tremendo culo.
En su primer día de trabajo no iba a tener parada.
No se quien comprara aquel uniforme pero era tan corto que al estirarse y al agacharse dejaban ver sus bragas blancas.
Mi madre entró en el despacho, le echó la mano al coño, por encima de las bragas, y le dijo:
-Esto está mal limpio.
-Ay, señora, no me diga eso.
-Si te digo.

Mi madre le comió el chocho a la chacha

Mi madre hizo que se echara en la mesa del despacho y después le comió el chocho hasta que la colombiana eyaculó en su boca. Mi madre se bebió el jugo de su corrida. Se limpió la boca con la manga de su blusa, y le dijo:
-Mañana me tienes que hacer todo lo que te he hecho yo.
La colombiana quería seguir.
-¿Y por qué no hoy, señora?
-Por que en nada llega mi marido.
Salió mi madre por la puerta del despacho y entró mi padre. Vio a la colombiana con las bragas en la mano, y le dijo:
-No te las pongas.
-¡Ay, señor, no me diga eso!
Mi padre la volvió a subir a la mesa del despacho. Le puso la polla en la entrada de la cuevita y vio que estaba empapada. Empujó y su gran cipote entró tan fácil como entraría un cuchillo en la mantequilla.

El gran cipote de mi padre para la chacha

La folló y cuando mi padre sintió que se iba a correr, la quitó, se la metió en el culo y se lo llenó de leche. Como la colombiana no se corriera, le dijo:
-Perdona. Otro día te recompensaré. Ahora me voy a merendar.
Se fue mi padre. La colombiana bajó de la mesa. Salí yo del servicio, desde donde viera todo con la puerta entreabierta, y con mi polla empalmada en la mano, le dije:
-Voy a acabar lo que empezó mí padre.
-¡Ay, no me diga eso, señorito!
Lo dijo, pero me cogió la polla y me hizo una pequeña mamada. Después se volvió a echar en la mesa. Le di lo suyo. Sin un gemido, frunció el ceño, apretó los ojos y el coño y se comenzó a correr. Le llené el chocho de leche. Cuando se la quité de su chocho vi mi leche caer de él y del ojete cayó alguna de mi padre
Creo que la nueva sirvienta se podrá quedar el tiempo que quiera y con un buen sueldo.
FIN

14 visitas en total, hoy 0

EL VAGABUNDO

Confesiones, Relatos Cortos, Sexo con maduros 16/09/2017

Baldomero era un vagabundo, alto, de larga barba blanca. Aparentaba unos 80 años y andaba siempre limpio.Su primer día en aquel pueblo tentó su suerte llamando a la puerta de un chalé. Le abrió una joven morena, con trenzas, de grandes tetas, cintura estrecha y largas piernas.
-¿Me puede dar algo para comer?
La joven, a la que le había interrumpido una masturbación que prometía, un gran final, le dijo
-No sólo te daré algo para comer, si comes todo lo que dé de comer y de beber, te recompensaré con cien euros. Pasa, pasa.
A baldomero aquello le olía mal, pero el hambre es el hambre.
Fueron a un salón. La joven se quitó las bragas, levantó la falda, se sentó en un sillón, abrió la piernas, y enseñándole su chochito peludo, le dijo:
-Come.
No se lo tuvo que repetir dos veces.
Hacia treinta años que Baldomero no comía un coñito, y tan fresquito como aquel, más de sesenta, pero no se le había olvidado comer coños.
Antes de diez minutos, la joven le decía a Baldomero.
-¡¡Qué bueno eres, cabrón, ya me voy a correr!! ¡¿Preparado para beberme la corrida?!
Baldomero, arrodillado delante de ella, le respondió:
-Echa.
Le hizo el tornado con la lengua y la joven se empezó a correr echando un tremendo chorro de flujo vaginal, al que siguieron ocho más pequeños. Baldomero se tragó toda la corrida mientras la joven gemía y se sacudía con el placer.
Cuando la joven se recuperó le dio a Baldomero los cien euros, y le preguntó:
-¿Te vas a quedar por aquí?
-Mientras me dure el dinero.
-Si aún te duran, el miércoles que viene ven a la misma hora, estaré otra vez sola en casa.
-Durará. Necesito muy poco para vivir, pero si vuelvo te voy a destrozar esa cuevita con mi polla.
-Ja, ja, ja. Si se te levantara…

29 visitas en total, hoy 0

INÉS

Fantasías Eróticas, Incesto, Lésbicos 13/09/2017

Inés, estaba en la cama, en casa de su tía, una mujer de 50 años, de buen ver…
A Inés no le daba el sueño. Se metió la mano dentro de las bragas y se comenzó a tocar. Cinco minutos más tarde, la tía, en camisón, entró en la habitación y vio como a su sobrina se le movía la mano bajó la sábana. Inés, se percató de la presencia de su tía y paró de masturbarse. La tía se sentó en el borde de la cama y le preguntó, con mucha seriedad:
-¡¿Qué estabas haciendo con tu mano, guarra?!
-Me estaba rascando una pierna.
La tía le quitó la sábana que la cubría y vio sus tetas con los pezones erectos y un tanga y un liguero azul con lunares blancos a los pies de la cama.
-¡Así que rascando la pierna, cochina!
-Sí, no es lo que parece.
La tía le toco el sexo, que estaba empapado. Con los dedos mojados. le preguntó:
-¡¿Y esto que es, gorrina?!
-Sudor.
La tía se llevó los dedos a la boca y probó el supuesto sudor.
-¡Esto es flujo. Te estabas masturbando, pendeja!
Inés, dijo, poniendo carita de niña buena:
-Un poquito.
-¡Tócate las tetas que quiero verte, putilla!
-Si te desnudas me las toco.
La tía se quitó una zapatilla, y se la amenazó con ella.
-¡Que te toques las tetas, coño!
Inés se empezó a tocar las tetas.
-¡Pellizca los pezones!
Mientras Inés se pellizcaba los pezones, su tía, se desnudó y Inés vio sus tetas, algo decaídas por la edad, pero todavía apetecibles y un sexo rodeado de una gran mata negra.
La tía le llevó a la sobrina una teta a la boca y le dijo:
-¡Chupa, cabrona!
Inés le chupó la teta y después la otra.
La tía le metió dos dedos en el coño y la masturbó.
-¡Aqui cabe la de un negro mandinga, puta! ¡¿Te follaste a un negro mandinga, zorra?!
-No.
-¡¿No, que?!
-¿No, ama?
-¡No, guarra, no soy tu ama, soy tu amor! ¡¿Entendido, perdida?!
-Si, mi amor.
La tía se echó boca arriba al lado de inés, y le dijo:
-Bésame y mastúrbame.
-¿Hasta que te corras?
-¡Habla cuando te lo lo ordene, asquerosa!
-Sí, mi amor.
Inés besó a su tía y la masturbó con tres dedos. La tía se pellizcaba y se magreaba las tetas. Al rato…
-¡Para, puerca, para que si sigues ya me corro. ¿Quieres que te coma el coño, diablesa?
-Si, mi amor.
La tía se metió entre las piernas de su sobrina.. Lamió toda el flujo que tenía en el coño. Se lo tragó y después le empezó a hacer el cunnilingus perfecto. Punta de la lengua dentro y fuera del ano. Lengua dentro y fuera de la vagina, lamidas y chupadas de labios, y lamidas y mamadas de clítoris, que desde el principio ya tenía una pequeña erección.
-¿Te gusta, ramera!
-Sí, amor mío.
La tía metió dos dedos en su coño y se masturbó mientras le seguía haciendo el cunnilingus. Llegó un momento en que Inés ya no aguantó más.
-¿Puedo hablar, cariño mío?
-¡Ya hablaste, guarrilla!
-¡¡Es que me corro, mi amor!!
-¡¡Y yo, cielo y yo!¡
Entre una melodía de gemidos y fuertes sacudidas. Inés le llenó a su tía la boca con el flujo de su corrida, flujo que tragó con voracidad, mientras dejaba la cama perdida con el suyo.
Después, abrazadas, se quedaron dormidas.

Quique.

20 visitas en total, hoy 0

LA PULGA

Fantasías Eróticas, Incesto, Relatos sexo 07/09/2017

Greta cumplía 18 años. Era mi hijastra, pero ¡Dios, que polvazo tenía! Habíamos celebrado su cumpleaños en casa con sus amigos y amigas. Ya se fueran todos a sus casas. Mi esposa se había pasado con el champán y estaba durmiendo la mona. Yo me fuera a mi despacho a preparar unos papeles. Llega Greta y me dice:
-Me pica ahí abajo, papa. Creo que se me ha metido una pulga en el chochito.
Me sorprendí a mi mismo comportándome como si fuera su verdadero padre.
-Date una ducha de agua fría ya verás como se va.
-Te voy a hacer caso.
Se fue y al rato vuelve desnuda. Se sienta junto a la ventana, y me dice:
-Me sigue picando. ¿Miras a ver si la ves?
Yo ya tenía un empalme del 10, y no era para menos, mi hijastra estaba aún más buena de lo que me había imaginado. Me levanté, fui a su lado y le dije:
-Abre las piernas a ver si doy con ella.
Abrió las piernas y vi un liquido pastoso empapando su sexo. Le lamí la conchita. Ella cogió mi cabeza y me dijo:
-Haz que me corra, papá.
-Metí la puntita de mi lengua en su ano y jugué con él y con su periné. Cuando volví a la conchita estaba de nuevo llena del líquido pastoso. Se lo volví a lamer. Después metí y saque la lengua de su vagina. Ya sus gemidos eran de pre orgasmo. Ataqué su clítoris con movimientos circulares de mi lengua, luego laterales, después de abajo arriba… poco más tarde, mi hijastra, echando un squirt se comenzó, a correr. Dejé mi lengua sobre su clítoris y ella, moviendo la pelvis tuvo un orgasmo que la sacudió como si fuera una pluma a merced del viento
Al acabar de correrse, y después de lamer todo el jugo de su conchita, echó su mano a mi cinturón, me lo abrió, abrió la cremallera de mi pantalón, desabotonó el botón y me bajó los pantalones y los boxers, que quedaron sobre mis zapatos. Cogió mis 18 centímetros con la mano, metió el glande en la boca y me hizo una mamada… Cuando estaba a punto de correrme, hice que se levantara, le comí boca y aquellas deliciosas tetas y le dije:
-Ponte a cuatro.
Se puso a cuatro sobre la alfombra. Le metí la polla sin prisa pero sin pausa, después la fui follando cada vez más aprisa lasta que me dijo:
-¡Córrete conmigo, papá, córrete conmigo!
Sus palabras fueron órdenes para mí. Nuestras corridas se mezclaron y con ellas nuestros gemidos de placer.
Al acabar, le pregunté:
-¿Te sigue picando la pulga?
-Ya no, pero mañana seguro que me vuelve a picar.

FIN

16 visitas en total, hoy 0

LAS LESBIANAS

Fantasías Eróticas, Relatos Cortos 06/09/2017

Iba a cerrar el bar de copas. Yo estaba de morros con mi vieja y no quería ir a dormir a casa. Sentado en un taburete al lado de la barra, se me acercaron dos preciosidades, cogidas de la mano. Una era rubia y la otra morena. No creo que llegara a los 20 años. La rubia me dijo:
-¿Te gustaría mirar como lo hacemos mi amiga y yo?
-¿Es una broma?
-No. Nos gusta que nos miren cuando nos corremos.Te puedes hacer una paja,  y sacudir la banana una vez o dos o las que te den la gana, pero, eso si, de tocarnos nada.
El barman, un mariconazo muy guapo, me animó.
-Yo ya estuve de voyeur una vez , pero fui y fue porque por que me pagaron, y la verdad, siendo como soy me llegué a excitar. Y eso que me cuesta.
Y por último, la morena, me dijo:
-Si te animas te pagamos el autobús hasta nuestro piso.
Ya no me tuvieron que convencer más. No fuimos en el autobús, fuimos en mi Mercedes.
En el piso se comenzaron a besar. Se desnudaron y vi como se comían vivas.
Acabé sacando la polla. Mis 26 centímetros de mango, y digo mango por que calzo el palo de un pico o de una pala, lo vio la morena, y le dijo a su amiga:
-¡¡Mira que polla tiene!!
La rubia dejó de mamar coño, me miró para la polla, y exclamó:
-¡Jooooooooooder!!
-Como no sea con un negro no vamos a pillar otra como esa.
-Esta semana tocaba lésbico pero tienes razón. Menudo nabo tiene el voyeur,  para que tambaleé y se desmorone nuestra condición más natural, la lésbica y el tortilleo casero que nos traemos, en la cama hasta mediodía.
En fin, que decían que eran lesbianas, en realidad eran dos putonas bisexuales que se corrieron tres veces cada una sintiendo y sentadas en mi gorda polla dentro de sus coños, y no doy más detalles porque éste es un relato corto.
Hasta otra.

28 visitas en total, hoy 0

El hada de la leche

Fantasías Eróticas, Fetichismo, Relatos porno, Sexo Oral 01/06/2016

El joven Jason se despierta en pleno sueño erótico cuando sufría su primera polución nocturna, pero allí sobre él, en la oscuridad de su cuarto, se encuentra con un mágico personaje; el hada de la leche.

Sumergido en la intensidad de un sueño erótico estaba Jason, un típico adolescente de una típica ciudad estadounidense, al que sus hormonas lo estaban poseyendo en aquella cálida noche en el silencio de su dormitorio. Era la primera vez que experimentaba un sueño de aquel tipo, de aquella humedad, y sumergido en él se dejaba llevar complacido. Tumbado en una playa tropical, de arena blanca y de agua cristalina, soñaba estar besándose con la hermana mayor de su mejor amigo con la que había estado fantaseando desde que su miembro había comenzado a blandirse duro. Los labios de ellas contra los suyos, su pelo dar en su cara cuando la brisa se levantaba, el tacto de su piel, el calor de su cuerpo, sus manos acariciándose mutuamente como si llevasen años conociéndose íntimamente. En perfecta sincronía rodaron por la fina arena acabando él encima de ella ya desnudos como por arte de magia. Sus sexos se rozaban y con un movimiento de cadera Jasón la penetró hasta el fondo haciendo bailar los pechos de ella que continuaron vibrando de ese modo durante todo el rato que duró los vaivenes de él hasta que al final el orgasmo se presentó tanto en su sueño como en la realidad. Perturbando la propia realidad del sueño, notó como esté desaparecía y se intercambiaba por la realidad en donde la sensación de su orgasmo se sentía más físico que en su ensoñación de hacía un segundo. Al abrir los ojos en la oscuridad vio una sombra que se volcaba sobre él algo más abajo en su cuerpo. Alcanzó adormilado con la mano la lamparita junto él y la encendió, revelando a una extraña joven de ojos celeste, cejas finas y piel resplandeciente que vestía un aún mas extraño vestido blanco de volantes.

-Valla, así que te has despertado – Escuchó decirle con voz serena tras alzar la cabeza de su vientre para mirarlo desde abajo – No es habitual que eso ocurra. Debo de haberme distraído… pero es que estás tan delicioso.

Volvió la joven a agachar la cabeza y sintiendo entonces Jason como la punta de su lengua lamía la zona baja de su vientre. Aun se preguntaba si aquello seguía siendo un sueño y bajó la mirada para contemplar lo que hacía la muchacha ahora que por fin había despertado del todo y su cuerpo le respondía. Al calor de la noche, él chico dormía semi desnudo, solo conservando sus boxer por donde la apertura frontal sobresalía su miembro erecto y caía echado hasta el borde del calzoncillo. Por su glande, todo colorado, caía una gruesa gota de semen sobre su pubis en donde se formaba una serie de goterones blanquecinos que se extendía hasta mas allá de su ombligo. Para el chico aquel líquido era nuevo y contempló a la chica como lo lamía hasta dejarle el vientre limpio. El chico no se encontraba asustado por que de alguna manera aquella mujer le influía una grata confianza.

-¿Pero qui… quien eres tu? ¿Qué es lo que haces? – Le preguntó a la chica sin atreverse a moverse mucho allí tendido en su cama.

-Soy el hada de la leche, Jason – Le respondió alzando la mirada.

-¿Una hada? ¿Cómo la de los dientes? – Preguntó con fascinación el chico.

-Ajám… – Gimoteó dando unos últimos lamidos a los últimos restos de semen en el vientre de Jason antes de levantar la cabeza – Aunque yo no me encargo de recoger los primeros dientes si no de recoger las primeras poluciones.

-¿De las… poluciones? – Repitió confuso.

-Polución, eyaculación,… llámalo como quieras. Cuando los chicos dejáis de ser niños para convertiros en hombretones, vuestros testículos florecen maduros, cargados del primer esperma producido. Eso es lo que hago yo, el hada de la leche, voy de chico en chico durante la noche llenando vuestros sueños de fantasías excitantes que os haga eyacular por primera vez. Lo creado por primera vez en los humanos es muy valioso para nosotras las hadas y mientras unas se alimentan de la primera sonrisa de un bebé, de los dientes de leche de niños, o del néctar de las flores, yo lo hago de la primera corrida de cada pequeño varón humano.

-¿Pero que es correrse? – Pregunto Jason que pese a sus trece años demostraba mucho de inocencia aún.

-Es lo que comenzarás a hacer a partir de ahora, ya sea contigo mismo o con otra persona, cada vez que juegues con tu cosita – Le explicaba apoyando su cabeza en su pecho a modo de almohada con una gran sonrisa – Es lo que hacen los chicos mayores y los adultos a diario, pero la leche de estos ya no es tan pura. En cambio la tuya es deliciosa, mucho mas rica que cualquier otra que haya probado… Lo que daría por volver a saborearla – Se relamió pensativa el hada y tomando los huevos de Jason los acarició sonriente – Se me ocurre que, ya que estás despierto, aquí dentro seguro que te queda un poco y quiero hasta la última gota.

-¿Qué… que vas a hacer? – Preguntó asustado Jason al ver como el hada caminaba sigilosamente sobre él hasta quedar sentada encima suya.

-Voy a darte el suficiente placer como para que vuelvas a darme tu leche – El fino vestido se trasparentaba por entero y pudo ver sus pechos redondos y erectos como su polla, que creció entre su vulva. Sintió parte de su peso cuando se apoyo con firmeza sobre su pecho y haciendo crujir la cama se comenzó a mover adelanta y atrás – Te gusta ¿A que si? Espero que mi hermana el hada de la primera vez no se entere, je… je…

Bajo el vestido, ella introdujo su mano para tomar el miembro de Jasón y sentarse sobre este. Lentamente Jasón se fue introduciendo en un inmenso placer, un placer húmedo y caliente que llevo a su cuerpo a contraerse adelante al tiempo que daba un fuerte suspiro. Emprendió el hada un rítmico baile serpenteante con todo su cuerpo y su polla fue entrando y saliendo. No podía creer el chico que su pene podía ser fuente de tantas y buenas sensaciones, rindiéndose tanto en cuerpo como alma al movimiento del hada sobre él. Su pecho subía y bajaba cada vez mas rápido y del mismo modo la respiración del hada fue haciéndose ruidosa, tanto que Jasón temió que fuesen escuchados pero por mucho ruido que hiciesen no parecían despertar a nadie, como si allí hubiese algún tipo de magia que así hacía. El colchón cedía con cada vez que ella cedía su peso al bajar su cadera y, bajo el vestido, entre los muslos y dentro del cuerpo del hada, Jasón se sentía a punto de desbordad contra mas se rozaba su pequeño miembro entre las paredes de aquella sobre natural vagina. Algo estaba a punto de ocurrirle, y demasiado sobrecogido sintió una fuerte presión agolpándose en sus testículos. La hermosa joven aceleró el ritmo, haciendo vibrar hasta el cabecero de la cama con la mirada atenta en la cara del Jason al que se le iba a salir disparado el corazón si aquello continuaba. Lo que el chico sintió que iba a ocurrir se derramó por los canales de su miembro, trayendo con él una placer sin igual que lo estremeció hasta el agotamiento extremo. De un salto imposible el hada se arrodilló entre sus piernas, tomó su miembro y se lo acercó a la boca. Un potente disparo de blanca leche se adentró en el interior de su boca y un segundo impactó en su lengua que lo saboreó. Sin tanta fuerza, el semen resbaló por su miembro pero introduciéndoselo el hada en la boca lo relamió en su interior, haciendo sobrecoger otra vez a Jason.

-Estaba delicioso – Agradeció el hada pasándose el dorso de la mano por la boca cuando ya hubo bebido todo su esperma – ¿Sabes? Vas a ser un amante extraordinario. Las hadas podemos saber esto al beber vuestro néctar. En fin… debo irme, creo que me he entretenido demasiado, aun quedan muchos otros chicos que mancharán sus calzoncillos esta noche y allí debo estar para que no se desperdicie nada. Adiós Jason, ha sido un placer conocerte… despierto quiero decir.

-Adi… os – Jadeó, pero el hada ya había marchado a velocidad luz por su ventana, dejando al chiquillo completamente confuso y tan rendido que se quedó dormido al poco. FIN.

14 visitas en total, hoy 0

  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10/04/2018 - 1 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?  

  • una paja a mi sobrino

    le hice una paja a mi sobrino

    por el 02/05/2018 - 1 Comentarios

    Yo estaba con mi hermana una tarde hablando de nuestros hijos Tengo 26 años, soy madre soltera de un único hijo llamado Juan, de 9 años Mi hermana tiene 32, y tiene un hijo de 13, Brian De pronto ella tocó un tema muy delicado. Empezó a hablar de que Brian ya se masturbaba Yo […]

  • esposa caliente

    Esposa caliente y desaprovechada

    por el 29/04/2018 - 4 Comentarios

    No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

  • amas de casa calientes

    Esposa caliente y desaprovechada I

    por el 04/05/2018 - 1 Comentarios

    Lo primero que tengo que decir, es que quería agradecer sus comentarios, creía que nadie vería lo que publiqué. A Javier y Daniel. Soy una de esas amas de casa calientes que hay tantos pueblos y solo ellas lo saben. Me excitan los relatos que leo, y pensé que puedo aportar mi experiencia. Desaprovechada como […]

  • Mis bragas usadas

    Fotos íntimas de bragas usadas

    por el 09/05/2018 - 0 Comentarios

    Con cincuenta y dos años, con mis bragas usadas sucias, y excitada como siempre que veo fotos o leo algún relato, o veo algún vídeo, aprovecho para contribuir a este fetichismo que muchos tienen por las bragas, bragas usadas mis braguitas puestas, con algunas fotos que me hizo mi esposo, para Vds, espero les gusten, […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11/04/2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Escribe aquí tu búsqueda …

Solicita tu post patrocinado

Gane dinero con Facebook

make-money-234x60-2

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web provee acceso a material, información, opinión, contenido y comentarios que incluyen material sexualmente explícito (colectivamente, el “Material Sexualmente Explicito“). Todas las personas al acceder a este sitio deben tener 18 años de edad ó la edad de mayoría en cada jurisdicción en la cuál usted vaya ó pueda ver el Material Sexualmente Explícito, sea cual sea la mayoría (la “Edad de Mayoría”). Usted no puede acceder a este sitio si el Material Sexualmente Explicito le ofende ó si ver Material Sexualmente Explicito no es legal en la comunidad en la cuál usted escoja acceder vía este sitio web.

SI ESTÁS AQUÍ BUSCANDO PORNOGRAFÍA INFANTIL, VETE. NO HAY PORNOGRAFÍA INFANTIL EN ESTE SITIO WEB. NOSOTROS ENTREGAREMOS A LAS AUTORIDADES Y AYUDAREMOS A LA PERSECUCIÓN DE CUALQUIERA QUE ATENTE A EXPLOTAR LOS JOVENES E INOCENTES.

Confirma tu edadAcepta nuestras cookies
El Permiso para ingresar este sitio web y acceder al contenido provisto a través de éste está estrictamente limitado a adultos conscientes quienes afirmen bajo juramento y sujeto a penalidades de perjurio bajo el título 28 U.S.C. § 1746 y otros estatutos aplicables y leyes, que las siguientes declaraciones sean todas verdaderas:

– Soy un ADULTO que ha alcanzado la Mayoría de Edad en mi jurisdicción y dónde estoy escogiendo ver el Material Sexualmente Explicito accediendo a este sitio web;
– Deseo recibir/ver Material Sexualmente Explicitio y creo que los actos sexuales entre adultos concientes no son ofensivos u obcenos;
– No expondré a menores ó cualquiera que pueda ser ofendido
– Acepto que esta Advertencia y Afirmación constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre mi persona y el sitio web y que es gobernado por las Firmas Electrónicas en Acto de Comercio Nacional y Global (comúnmente conocido como el “E-Sign Act”), 15 U.S.C. § 7000, et seq., Al ingresar al sitio, estoy indicando mi aceptación a ser vinculado por lo dicho arriba y por los Términos y Condiciones del sitio y afirmativamente adopto la línea de firma de abajo como mi firma y la manifestación de mi consentimiento.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para “permitir cookies” y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en “Aceptar” estarás dando tu consentimiento a esto. Más información aquí

Si todas éstas condiciones se aplican a usted, y a usted le gustaría continuar, se le da permiso para ingresar. Si cualquiera de estas condiciones no se aplican a usted, ó usted preferiría no continuar, por favor salga ahora.

º
error: Contenido protegido !!