Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

EN MEDIO DE LA NOCHE

Confesiones, Gays, Relatos Gay, Sexo Anal 25/09/2017

In the middle of the night in my dreams,
You should see the things we do, baby
In the middle of the night in my dreams,
I know I’m gonna be with you
So I take my time
… are you ready for it?
NOCHE 0
En medio de la noche, estaba él en mi cama, bueno en su cama, hablando literalmente… yo no podía dormir, pensando en qué podríamos hacer él y yo en esa cama, lo sentía moverse al costado mío, se movía lentamente como insinuándome a algo. No sabía si estaba durmiendo, o si se hacía el dormido, pero lo que si sabía es que yo estaba hecho un volcán, con solo sentirlo respirar al lado mío, un respiro suave y pausado, uno de esos que hacemos cuando corremos y nos detenemos. Sentía una sensación extraña y a la vez placentera subiendo y bajando de mi pecho al sexo, una corriente que estremecía mis piernas, el corazón se me aceleraba cuando el cambia de posición en su dormido. En esa noche solo quería despertar al lado suyo, descartando la posibilidad de sentir su sexo junto al mío, al menos eso era mi deseo. En medio de la noche se disparó de mi celular la canción Blank Space de Taylor Swift, haciéndome acordar de la letra “cause you know a love the players, and you love the game…” Mientras pensaba si a él le gustaba el juego, el juego de dormir juntos, el juego de besarnos y explorar nuestros cuerpos, él se levantó anonadado y me dijo:
– “¿y esa música?… me hizo recordar a la canción que mi ex escuchaba.

La canción que me hizo recordar a mi ex

Me quedaba con la duda si su ex era un chico o una chica. Yo un poco avergonzado dije dentro de mí: “¡Qué pensará de mí, que escucho canciones de chicas, de Taylor Swift!, le dije:
-Lo siento Axel, lo que pasa es que mi celular está malogrado, la radio suena en cualquier momento, sin que yo la prenda, lo siento por despertarte…
– Ok no te preocupes, bueno estoy cansado, hasta mañana que descanses…
Cuando me dijo eso me dio una palmadita en la nuca. Cuando él toco mi cabeza, aunque sea por un momento, sentí una pequeña erección en mi sexo. Tenía muchas ganas de devolverle el gesto, quizás con un abrazo, una caricia en la barba, o con un simple beso por la espalda. Pero me limité a eso, no quería problemas con él, solo quería que él fuera el chico de mi costado.
NOCHE 1
Eran las 8 de la noche, antes de irnos a la cama, para que suene mejor, antes de dormir, apagué mi celular y lo puse bajo el colchón. Axel estaba en la ducha, yo escuchaba como caía el agua al piso, y me imaginaba esa misma agua fresca recorriendo por su cuerpo, me mataba la curiosidad de saber cómo era el cuerpo de Axel al desnudo, la curiosidad me mató y me dirigí al baño, buscaba un orificio por el cual espiar, no podía espiar bajo la puerta ya que esta llegaba hasta el suelo, sin dejar un amable espacio por el cual mirar, hasta que al fin encontré el deseado orificio, limpié delicadamente mi ojo derecho y lo acerqué hacia el orificio. Lo que vi me excitó, y sentí mi sexo chocar rápidamente con la puerta. Lo vi a él, al Axel completamente desnudo, menos mal que no cerró la cortina que evita que el agua salpique al suelo. Lo vi cubierto de jabón en todo el cuerpo, él con la ayuda de una esponja se frotaba el pecho suavemente como un bebe, luego recorría suavemente sus brazos y piernas, él cerró la llave de la ducha y llegó la hora de que se lavara el sexo, vi como él suavemente desenrollaba su prepucio del glande, luego él frotaba con sus manos su sexo, en ese momento este creció y agarró un tamaño inesperado, no pensé que él fuera un hombre tan pero tan dotado. Llegó el momento del enjuague, él abrió la ducha rápidamente y vi como hizo un gesto de desagrado por el agua fría, la espuma del jabón bajaba lentamente de su cuerpo, hasta llegar a ver a Axel tal como vino al mundo. Tenía un cuerpo formado y fornido, un tentativo pecho y unos brazos esculpidos, resaltaban la hermosura de sus torneadas piernas bronceadas. Lo vi salir de la ducha, dirigió su mirada hacia la puerta, me dio la sensación de que descubrió que lo estaba espiando, así que retiré mi vista del agujero y me fui a la habitación, allí me puse el piyama rápidamente y luego me fui a la cama, jalé las sábanas bruscamente y me hice el dormido. En eso sentí que Axel abrió la puerta del baño y sus pasos dirigirse hacia la habitación, lo vi con una toalla en la cintura, con los ojos semi-abiertos, vi que volteó hacia mí y sonrió rápidamente, él percatando que “estaba dormido” se sacó la toalla de un tirón, yo esperando ver el espectáculo peludo, pero no fue así, para mi sorpresa lo que vi fueron unas letras Calvin Klein. Axel se puso el piyama, apagó la luz y se dirigió hacia mí, bueno a la cama para ser más precisos, estaba con su celular revisando no sé qué. Tenía las ganas de que rodeara mi espalda con sus brazos, de que me besara lentamente por el cuello, de que acercara su sexo, y se frotara lentamente contra mí, pero todo eso fueron fantasías mías, ya que él solo se acostó y me dio la espalda. Dormí por un momento, me desperté a las 2am, lo percaté con el celular de Axel, él se había quedado dormido con el celular en su pecho. No agarré mi celular ya que estaba bajo el colchón. La luz de la luna llena iluminaba mi rostro, y yo pensando en historias de hombres lobos, escuchando el tráfico de las avenidas, me quedé dormido. Después de un rato, Axel se acercó a mí, se echó encima mío, me besó rápidamente, sentí como sus carnosos labios aplastaban los míos, luego el me dio un “turn over”, sentí sus manos acariciar mi espalda suavemente, me desnudo de un tirón, Axel se movía salvajemente dentro mío, al principio fue doloroso, pero luego el dolor se volvió en placer. Axel me despertó y me dijo
– asu que bien te mueves, qué habrás estado soñando o con quién, buen ahí campeón…
yo me levanté avergonzando y con el rostro colorado le dije:
– qué vergüenza, lo siento,
– no es nada, suele pasar y más si sueñas con mujeres encueradas, esa que apenas con verla, se te pone al palo, no te preocupes, somos hombres, esto queda entre nosotros.
Lo dijo con una sonrisa sarcástica, tenía miedo de que me dijera que hacía soñando con él, pero no descubrió mi sueño. Luego él se levantó de la cama, al extender sus brazos estirándose, me percaté que resaltaba su sexo entre el piyama, él con su sexo flácido y yo con el mío pegajoso y pegado a mi calzoncillo por aquel sueño erótico con él.

NOCHE 2
Él estaba en la laptop, chateando con su amig@, me di cuenta por la portada del Facebook que tenía la pantalla de la laptop, además por el rápido escribir de Axel y el sonido de las teclas. No sabía con quién hablaba a estas horas de la noche, quizás con un amigo, o que tal una amiga que no se veían hace años, de repente un familiar, el tecladeo rápido de Axel alimentaba más mis ganas de saber quién era esa misteriosa persona del chat. Mientras tanto yo estaba acostado en la cama, esperando el momento de que él viniera hacia mí y durmiéramos juntos como amigos, claro…, estaba leyendo información de cómo cuidarse del VIH durante el sexo, la mayor información de este tema venía de páginas virtuales médicas, pero todo arrojaba información sobre el cuidado entre parejas heterosexuales, al no encontrar nada informativo para mí, o sea yo, un “homosenxual”, Salí de ese mundo virtual y me dirigí a las páginas de contenido gay, busqué mi tema, salió a montones la información que esperaba, información como el buen uso del preservativo hasta las posiciones más excitantes en el sexo. Pinché en el enlace de las posiciones, al ver las imágenes de este contenido, mi sexo se despertó del sueño profundo en que estaba, Axel notó esto.

Mi sexo despertó del sueño al ver esas imágenes

-Asu, que estarás viendo para que la tengas así ahora…
-No no no… es nada, solo vi algunas fotos eróticas que aparecían en mis noticias de Facebook.
-A ver, enséñamelas, que también quiero excitarme como tú.
-Lo siento es que ya pasé esas fotos calentonas, cuando me descubriste en este estado je je je…
-Con que resultaste todo un “pajerín de primera”
Axel con un ademán sin importancia volteó y siguió chateando con esa persona misteriosa, chatearon como 2 horas, los celos me mataban por dentro.
Llegó las 10 de la noche, hora de dormir, me puse el piyama en el baño, ya que sentía vergüenza de que él me viera en ropa interior. Axel se cambió el piyama en la habitación y se acostó rápidamente en la cama. Salí del baño y me dirigí hacia la habitación, al verme Axel me dijo:
– ¿dónde estabas?
-estaba en el baño poniéndome el piyama
– ¿y para eso te vas hasta el baño? Si puedes cambiarte aquí en la habitación sin problema
-lo que pasa es que es la costumbre desde casa…
-ok, no hay problema, pero para la próxima ya sabes, te cambias el piyama sin problemas aquí
Me quedé con la duda si lo que me decía, era para que no me tomará la molestia de irme a cambiarme el piyama hasta el baño, o que simplemente quería verme en ropa interior.
Me acosté al lado de Axel y platicamos de temas actuales, no quería entrar en el ámbito personal de Axel, no quería echar a perder esa bonita amistad que tenía con él, con preguntas que seguro lo incomodarían. Nos quedamos dormidos. En medio de la noche desperté y me di con la sorpresa de que mi cuerpo estaba girado hacia él, mi brazo reposaba en su pecho, sentía palpitar su corazón, cada latido era para mí un “no te preocupes, estoy aquí contigo”. Retiré mi brazo lentamente del pecho de Axel para que no se despertara, en ese instante él se movió y giro hacia mí inconscientemente. Estábamos los dos “face to face”, sentía su exhalación rebotar sobre mí. Observaba cuidadosamente su hermoso rostro, un rostro que para mí era “esculpido por los mismos dioses del Olimpo”, su barba tan tentativa de tocar, todo eso y más observaba en medio de la oscuridad. Sentí una erección automática al bajar mi mirada al sexo de Axel, apenas logré ver un bultillo resaltante.
Me sentí de nuevo un completo volcán en erección, esa sensación estaba de nuevo en mí, subiendo y bajando, sentí esa vocecilla rebotar en mi mente “hazlo, hazlo, aprovecha que está dormido, no se dará cuenta, es ahora o nunca …”, el deseo de sentir a Axel me ganó, en ese instante acaricié su rostro, sentí que su barba me picaba la palma de mi mano, besé la punta de mis dedos y luego los coloqué en la tentadora boca de él, en ese momento Axel volteó y dirigió su cuerpo en estado recto. Al instante noté que el sexo de Axel despertaba furiosamente a mi vista. ¿qué estaba soñando o con quién? ¿en qué situación? Lo que deseaba es que esa erección sea por causa mía, pero no podía entrar en los pensamientos sexuales de Axel. Después de un rato se apoderó en mí el deseo de explorar su sexo, ya estaba decidido, cuando mi mano estaba por ingresar al sexo de él, el celular de Axel sonó fuertemente, como un aviso de “cuidado, mano a la vista …”, retiré mi mano rápidamente y me hice el dormido dando los típicos ronquidos. Axel contestó
-Lo siento, no soy yo, número equivocado…
Axel se levantó de la cama y se dirigió al baño, yo me quedé pensando “justo un número equivocado, justo a Axel, y justo en ese momento tan glorioso que iba a ser para mí”, al sentir los pasos de él acercarse hacia la habitación, me hice el dormido de nuevo. Axel se acostó al lado mío, dándome la espalda, eso fue el último recuerdo que tuve de esa noche.
NOCHE 3
Esa noche, fue la más triste para mí y la más corta, esa noche dormí solo, solo éramos yo y la cama, resaltaba el espacio en la que debería estar acostado mi Axel, en esa noche me di cuenta lo mucho que lo quería y lo extrañaba, además de la necesidad de, aunque sea sentirlo a mi lado, aunque sea como amigos, mi mínimo deseo. En ese momento recordé la canción “I wish you were here” de Avril Lavigne. Me dormí de un tirón y desperté en medio de la nada.
NOCHE 4
– ¿cómo dormiste?
-muy bien, es mejor dormir sin nadie a tu costado
-ja ja ja, si, es mucho mejor todavía dormir sin escuchar ronquidos en medio de la noche, ¿no crees?
-Yo no ronco mentiroso
-Claro que sí, esa vez te sentí todo un oso roncante
– A que sí, no me digas…
-Ya ok resentido, déjalo ahí…
Estábamos los dos en la cama, sé que esto suena a una pareja teniendo un encuentro sexual, pero no, solo estábamos platicando y platicando hasta que nos quedamos dormidos. Caminaba por las oscuras calles de Lima, observaba como a esas horas comenzaba la vida nocturna, niños durmiendo en la calle, hombres ebrios en las cantinas, hombres y mujeres ofreciendo sus servicios sexuales para todo los gustos y tipos de clientes. De un momento a otro, estaba atado de manos y pies en una butaca, estaba en medio de la oscuridad, de pronto una persona, no sabía si era un hombre o mujer ya que tenía una voz neutra, me dijo:
– ¿qué haces acá?
-no lo sé, yo estaba durmiendo en mi cama y de pronto estoy aquí atado.
– te pregunté qué haces acá, no cómo y dónde estabas
Yo sabiendo que esto era un sueño, sarcásticamente le contesté
-pues nada, si es lo que quieres saber…
-qué valentía la tuya, ojalá tendrías la misma valentía de decir a todos que eres homosexual, y sobre todo decirle a tu querido Axel.
– ¿cómo sabes que soy homosexual, y que quiero mucho a Axel?
-lo sé todo de ti, soy tú, sabías, soy yo la voz que vive en ti…
-no, no puedo decir al mundo como soy, como pienso y como quiero, sobre todo a él, no quiero perderlo, no quiero sentir su rechazo, no quiero que se aleje de mí, no quiero …
-bueno yo mío, tú decides cómo ser feliz, solo recuerda que yo siempre estaré contigo, no lo olvides.
Pasé a otro escenario, yo estaba atado y bajo mis pies había carbón y leña, estaba en medio de una muchedumbre, una muchedumbre que gritaba “vamos que esperan para quemarlo, tipos como él no deben existir, por tu culpa nuestra sociedad está desviada, qué hicimos para merecer esta maldición, no eres como nosotros y nunca lo serás, aborrecemos el día de tu concepción, aborrecemos tu naturaleza, preferimos mil mongolitos que un maricón como tú, hombres impuros en inmorales como tú deben morir, quémenlo, quemen a todos los homosexuales…”. Sentí mis pies arder, el dolor era tan fuerte que grité y me desperté, despertando a Axel.
– ¿qué tienes, ¿qué te pasa?
No dije nada, solo me puse a llorar, en ese momento él entendió que había tenido una pesadilla, entonces me levantó con los brazos y me dio un fuerte abrazo diciéndome:
-no llores, estoy aquí contigo, solo es una pesadilla, no es real, por favor no llores…
Me limpié los ojos llorosos con mis mangas del piyama, luego me reincorporé a los brazos de ese Axel tan cariñoso y comprensivo conmigo, con su amigo de cama, fue uno de los momentos más felices de mi existencia.
-si quieres podemos dormir abrazados, dicen que las pesadillas no vuelven si dos personas están juntas…, o sea en este caso abrazadas.
-no Axel, no quiero incomodarte con mis brazos, gracias por preocuparte por mí
– no me incomodas, solo quiero que no tengas otra pesadilla
-bueno si insistes…
Al instante lo abracé como koala, como un niño abraza a su peluche, a su mascota, a sus padres, así fue ese cálido abrazo. Hasta el momento esa fue la noche más bonita de mi vida, durmiendo con la persona que quería, con Axel.
NOCHE 5
“La noche está estrellada, y tiritan, azules, los astros, a lo lejos, el viento de la noche gira en el cielo y canta. Puedo escribir los versos más tristes esta noche…”, aquel poema de Pablo Neruda, él lo leía en voz alta, con un melodioso tono de voz que enamoraba a cualquiera que lo escuchara, así era él, tan poético y pasional en sus versos, eso era un plus que me encantaba de él y me hacía quererlo más y más.
-A quién dedicarás ese poema tan especial…
-Pues no lo sé, no sé quién será esa persona que amaré tanto, por ahora no quiero buscar el amor, solo quiero que este me busque a mí.
-seguro, pronto ya encontrarás a ese ser especial, que cada momento contigo te hará suspirar de felicidad, y cada momento no será solo un momento, sino una eternidad…
-Asu que enamorado está el muchacho, quién será esa persona tan especial que hace tus momentos una eternidad…
-No lo sé, solo sé que nada sé…
-Ya bueno, no nos pongamos en modo poéticos, llegó la hora de apagar las luces para que empiece el espectáculo
– ¿el espectáculo?
-bueno así le digo yo al sueño
-aya, ahora tú estás en modo poético y no yo.

Una sonrisa encantadora de Axel

Axel con una sonrisa en los labios se despidió de mí. Tenías las ganas de decirle si podría dormir abrazado de nuevo a él, pero lo vergüenza y el “qué pensará de mí”, me lo impedían.
Esa noche no dormí, solo esperé que él se durmiera y empezara mi espectáculo deseado, la noche era joven todavía y mis pensamientos sexuales tiritaban en mi mente. Al sentir el dormido de Axel, sabía que era la hora de continuar lo que había dejado inconcluso por culpa del número equivocado, así que esta vez estaba seguro de que mi deseo se haría realidad. Entonces preparé mi mano, la acerqué lentamente al sexo de Axel, este estaba dormido en medio de la noche, reposando en el calzoncillo rojo de él, me percaté de esto en el momento en que Axel se subía su pantalón piyama. Al estar mi mano cerca al sexo de Axel, sentí el vello de su ombligo tan suave, luego deslicé mi mano hacia abajo, me choqué con el calzoncillo, lo retiré lentamente con mi mano, y de sorpresa sentí el vello púbico de Axel, fue un momento tan excitante, y con el miedo que tenía de que se diera cuenta, retiré mi mano lentamente. El corazón me palpitaba rápidamente, como un niño que tenía miedo que descubrieran su travesura, pero el deseo de seguir explorando el sexo de Axel me ganó, en seguida mi mano volvió al vello púbico de él, estaba decidido a seguir bajando para seguir descubriendo su sexo, entonces mi mano bajo lentamente y sintió el falo flácido de Axel, mis dedos contornearon su sexo, según yo para saber qué tan grueso era, y sí comprobé que era grueso a pesar de que este dormía, bajé más y más y llegué a descubrir el gran tesoro de él, sus testículos, estos estaban hinchados y lo sentí con un relieve, esto me excitó mucho y más cuando recorría suavemente desde la base de su sexo hasta sus testículos, no me pude contener más y eyaculé después de este ejercicio en el sexo de Axel, el momento fue muy placentero, esa noche mi mano conoció completamente el sexo de Axel, sin que él se diera cuenta.
NOCHE 6
Axel estaba en la ducha, y yo en la habitación, claro como debe ser, no fui a expiarlo de nuevo, porque quería revisar el celular de él, además porque ya conocía su cuerpo a vista y al tacto. Revisé su celular, no entré a sus conversaciones ya que, para mí, eso es personal y nadie debe saber qué hablas y con quien, entonces me fui a su galería, encontré fotos de él con su familia y amigos, hasta que una foto me llamó la atención, así que hice click a la imagen, fue una sorpresa lo que vi, estaba mi foto, sí mi foto, era yo en el celular de Axel, con una linda sonrisa, pero espera, que había debajo de la foto, bajé la mirada y leí “una persona muy especial”, en ese momento no sé si sentí alegría o emoción, quizás las dos emociones juntas, pero lo que si sabía es que estaba seguro de lo que vi en su celular, eso también paso a mi lista de los mejores momentos de mi existencia. Al sentir la puerta del baño abrirse y los pasos de Axel, automáticamente salí de su galería, apagué su celular y lo dejé donde estaba. Me dirigí a la cama lo más rápido que pude, ya estaba con el piyama, y cuando vi a Axel, él también llevaba el suyo.
-todavía no duermes, pensé que estabas durmiendo…
– no, todavía, lo que pasa es que no tengo sueño
– si quieres, ahora te hago caer en un sueño profundo (lo dijo sarcásticamente)
– ja ja, que chistosito resultaste…
Axel apagó la luz y se incorporó a la cama, lo veía agotado y pensativo
-en qué piensas be… Axel
-en nada, no me mires así…
– es que te veo pensativo y me preocupas, para que veas que yo también me preocupo por ti…
Tenía ganas de abrazarlo fuertemente y decirle “estoy contigo”, pero sabía que no era el momento adecuado.
-está bien Axel, solo quiero que sepas que cuentas conmigo para lo que quieras, siempre estaré allí para ti, cuando quieras y me necesites…
– gracias que bonitas palabras (en ese momento se me subieron los colores al rostro)
-no me lo agradezcas, eres un buen amigo, quizás el mejor amigo que tenga…
-A mí me gustaría ser ese mejor amigo tuyo, si me darías el honor…
-claro que si be… Axel, tú eres mi mejor amigo
-y tú también…
En ese momento sus brazos se posaron en mi espalda, sin que yo lo pidiera y deseara, sentí un verdadero abrazo de amigo, aunque sea mejores amigos, sabía que estaba escalando en el rango de la amistad, quería llegar hasta la meta, pero paso por paso era mi objetivo ahora.
Esa noche no se apoderó en mí el deseo de explorar el sexo de Alex, me conformaba con la bonita foto de mí en su celular, más me alegraba que había sido una foto bajada de mi perfil de Facebook, y no tomada por la cámara de su celular. Estaba más feliz porque esa noche nos declaramos BFF, esas cosas serían mi “almohadilla” para dormir como un bebé, como su bebé.
NOCHE 7
Sabes, te quiero confesar, que te encuentro irresistible
No dejo de pensar que haría lo imposible por estar cerca de ti
Cuando llegaste tú, te metiste en mi ser,
Encendiste la luz, me llenaste de fe,
Tanto tiempo busqué, pero al fin te encontré, tan perfecto como te imaginé…
Esa canción de Reik escuchaba mediante mis audífonos, solo la tarareaba porque no quería que Axel me escuchara cantarla, tenía mucha vergüenza. Él estaba en medio de la cama, tenía abrazando la frazada, se estaba haciendo el dormido solo para incomodarme, aprovechando que él estaba boca abajo, me puse rápidamente el piyama. Había llegado la hora de pelear con el “bello durmiente”, lo empujé con toda mi fuerza, pero él no se movía, estaba pesado, quise quitarle la sábana, pero él sonriendo tontamente la abrazaba más fuerte, como burlándose de mi poca fuerza, le jalé los pies a ver si con eso lograba sacarlo de en medio de la cama, pero tampoco se movía, mis últimos intentos para sacarlo de en medio de la cama sería, pegarle un zapatazo por las piernas o simplemente hacerles cosquillas por el cuerpo. Opté por el segundo, ya que no quería lastimar a mi Axel, por más jodido que este fuera, mis manos sintieron su cuerpo, en ese instante le hice cosquillas por el cuello, debajo de las axilas, por la espalda y plantas de los pies, Axel dando unos gritos de incomodidad, salió de la cama rápidamente
-no sabía que eras muy bueno en hacer cosquillas
-pues ahora lo sabes Axel, lo siento, es que no te salías de la cama, tengo sueño…
-Está bien, solo era una broma de mejores amigos
-si esas bromas haces con tus mejores amigos, no quiero saber qué tipo de bromas haces con tus peores amigos…
– ja ja ja, no me creas malo, no soy así con todos
– ya bueno Axel, ahora arrímate más allá que en esta cama entramos dos
-o tres también, si quieres hacer un trío
– ¿qué?
– ja ja ja, es broma, una broma de mejores amigos
– los mejores amigos no se hacen ese tipo de bromas…
– pues yo sí
– ok, haré como si no hubiera escuchado nada
– si mejor, ya que te manejas una mente muy “pura”
Si supiera, todo lo que ronda por esta “mente pura”, si supiera todo lo que hice con él mientras dormía, si supiera que estoy enamorado de él, si supiera…
Extendí la frazada lo más que pude, compartí con Axel, el chico de mi costado, mi mejor amigo, él me dio unas buenas noches y también me dio la espalda, tenía ganas de abrazarlo otra vez, pero sabía que no tendría un buen resultado haciendo esto. Me quedé dormido por un rato, y en medio de la noche sentí los brazos de Axel abrazándome por la espalda, lo que más quería hace rato, él lo hacía ahora mismo, además sentí su pecho chocar con mi espalda y su pierna encima de la mía, ¿qué estaba haciendo Axel? ¿estaba consciente de lo que hacía? ¿solo era un sueño erótico que por inercia me tenía de ese modo?, la respiración se me agitó más y más al sentir que Axel se movía contra mí, dando pequeños gemidos, sentí su sexo crecer detrás de mí, y su pierna moverse también, sentí también como me apretaba contra su pecho, mientras tanto yo disfrutaba al Axel salvaje que se movía detrás de mí, y pensaba “si así eres en tus sueños, como serás cuando estés consciente”. Axel paró por un minuto, luego dejó de abrazarme, retiró su pierna de mi pierna, se levantó de la cama, sacó un calzoncillo del cajón de su armario y se dirigió al baño. Estaba seguro de que había eyaculado y se iba al baño para cambiarse de ropa interior. Para asegurarme de esto, me levanté rápidamente y me dirigí al baño, busqué de nuevo el agujero de la vez pasada, lo encontré y puse mi ojo derecho. Estaba el allí sacándose el calzoncillo, luego vi que lo limpió con papel higiénico y lo dobló, dejándolo en la cubeta de ropa sucia, a continuación, desenrolló su prepucio y limpió con una toallita húmeda su glande, la toallita la pasó por todo su sexo, desechó la toalla y se puso el calzoncillo limpio. Me dirigí velozmente a la cama, me acosté y me hice el dormido. Axel penetró la habitación y se acostó en la cama, pero esta vez un poco más alejado de mí, para evitar lo que pasó hace minutos, un sueño erótico.
NOCHE 8
Era una noche muy, pero muy fría para los dos, sentía como Axel temblaba del frío, por ese motivo saqué otra frazada del viejo cajón de la habitación, tendí la frazada encima suya, a lo que él me dio un “gracias, lo necesitaba”, como la noche era tan fría, no podía dormir, tampoco Axel, así que nos pusimos a conversar con un tono de voz suave, me encantaba oírlo como hablaba de esa forma, como dos niños escondidos, hablando despacio para que no los encontraran.
-esta noche es la más fría, siento mis pies y manos muy fríos, como hielos
-yo también, hace tanto frío que ni siquiera me agarra el puto sueño…
-odio estas noches frías de Lima, y peor cuando amanece todo mojado
-bueno Axel, así es el clima en estas épocas, solo hay que abrigarse muy bien para no coger un resfriado
-quiero hacerte una pregunta, pero me muero de la vergüenza contigo mejor amigo…
En ese instante mi corazón se aceleró, por aquella pregunta que tenía en mente Axel, quería saberlo, y deseaba que esa pregunta sea muy íntima, solo entre nosotros, nadie más tendría que saber la pregunta.
-claro, adelante, puedes hacerme cualquier pregunta, si mil preguntas me haces, mil respuestas te daría.
-bueno que conste eh
-ok ya Axel dale
– ¿podemos dormir abrazados?, lo siento si te pregunto esto, ya no aguanto este maldito frío, mejor que se unan nuestros calores corporales, para estar más cómodos.
-no te preocupes claro que sí, ven aquí y abrázame (lo dije con una sonrisa, que él no la percató ya que estábamos en medio de la oscuridad)
Él vino lentamente, extendió su brazo y lo apretó contra mi espalda, y si tenía razón, la palma de su mano estaba helada, parecía un hielo en mi espalda.
-estás muy gélido Axel…
-sí, pero ahorita nos calentamos, ya verás…

Y así nos comenzamos a calentar de verdad

Cuando dijo “nos calentamos”, sentí algo placentero en mi sexo, pero desvié mi mente para evitar una erección ya que estaba muy cerca de Axel. Lo sentí esta vez distinto, ya no era el Axel que me consolaba después de mis pesadillas, no era el Axel salvaje que me abrazaba por la espalda en sus sueños nocturnos, solo era un Axel muerto de frío, un Axel tratando de abrigarse en mi cuerpo, me gustaba ese Axel, me gustaba sentir su brazo apretando mi cuerpo. Unos minutos después puse mi cabeza en el pecho de él, este sí estaba caliente, escuché los latidos de su corazón, disfrutaba de cada latido que daba y quería que esos latidos fueran por mí, por su mejor amigo que abrazaba.
-se siente bien mi pecho ¿verdad?
-sí está muy cálido, lo siento si te molesta, si quieres retiro ahora mi cabeza de tu cálido pecho
-no, para nada, no me molesta, más bien me gusta, me calienta más, me siento más abrigado…
Qué bueno que a Axel le gustaba sentirme en su pecho, quizás me dio una señal de que disfrutaba de mí, de que le gustaba sentirme cerca suyo, de que estaba enamorado de mí, no quise hacerme muchas ilusiones y solo me puse a disfrutar ese momento, solo los dos en la habitación congelada. Nos quedamos dormidos abrazaditos, como dos ositos calientitos, al despertar, sentí el mentón de Axel chocar mis cabellos y mi brazo ahora estaba muy cerca de su sexo.
NOCHE 9
Lamentaba que esa noche no fuera tan fría, no me importaba el frío, con tal que Axel y yo durmiéramos abrazados de nuevo, a causa del frío por supuesto. Él todavía no llegaba, y mientras tanto yo navegaba por el mundo virtual, conversando con mis amigos, leyendo las noticias, e investigando temas que ignoraba. Apagué la laptop, me puse el piyama y decidí esperar a Axel en la cama. Eran las 11 de la noche y él no daba señales de vida, de pronto sentí unos pasos que se acercaban a la habitación, entonces me propuse asustarlo, salí de la cama de un tirón, me puse cerca de la puerta, esta estaba cerrada, de repente Axel entró a la habitación y yo lo recibí con un grito aterrador, él del miedo me tiró un puñetazo, que me hizo rebotar contra el armario detrás mío, me puse a llorar rápidamente, él reconoció mi llanto y me abrazo fuértemente.
-lo siento, perdóname, no quise pegarte…
-pues lo hiciste, solo quería hacerte una broma de mejores amigos, pero veo que tú eres un salvaje si te hacen bromas…
-no soy un salvaje, y mucho menos lo sería contigo, nunca te lastimaría así no fueras ya mi mejor amigo
-me pegaste Axel y dices que nunca me lastimarías, ¡suéltame mal amigo, suéltame…!, solo quise bromear contigo, me duele más tu comportamiento, que el golpe del puñetazo…
Axel se quedó callado, prendió la luz y vio que un hilo de sangre salía de mi nariz, él se quitó el polo nuevo que se había comprado hace una semana y me limpió la nariz cuidadosamente
-suéltame, deja de limpiarme, que yo puedo solo
-solo quiero ayudarte, déjame, aunque sea hacer eso por ti…
Lo empujé con todas mis fuerzas, mis manos empujaron su desnudo pecho, me levanté y me fui al baño, allí me lavé la nariz, la hemorragia paró, entonces fui de nuevo a la habitación. Encontré a un Axel triste, sentado en la cama sin polo, tenía la mirada fija en el suelo, al escucharme entrar me miró fijamente y me dijo:
-sé que eso no se hace a un mejor amigo, me siento el peor mejor amigo del mundo, no sé qué hacer para que me perdones…
-no hagas nada, pues puedes hacer cosas peores…
Vi correr lágrimas de los ojos de Axel, este avergonzado volteó la mirada.
-déjame decirte que mis lágrimas son de verdadero dolor, más vale llorar por dolor, que por cosas malas que hicimos, no gastes tus lágrimas de cocodrilo por favor…
Él no me contestó nada, eso me dolió mucho más que el golpe que me dio, se levantó de la cama, se puso el piyama y se acostó dándome la espalda.
-qué cobarde que eres, no me dices nada, encima me das la espalda “mejor amigo”
Él me ignoró por completo haciéndose el dormido. Me puse el piyama, saqué un colchón pequeño que estaba bajo la cama, lo extendí en el suelo, al costado de la cama de Axel, le puse frazadas y me acosté en él.
– ¿por qué no duermes en la cama?
-porque no quiero que me golpees mientras duermo…
Axel no contestó nada por un momento, hasta que me dijo:
-buenas noches
-malas noches serán para mí, salvaje…
NOCHE 10
Estábamos los dos en la cama, mirando el techo, la luz estaba apagada, se escuchaba un gran silencio. Ni uno de los dos chocamos palabras, él hacía un juego con sus manos, como para “hacer hora”, para que le diera sueño, Axel no me decía ni una sola palabra, lo sentía indiferente conmigo, ahora era el Axel fantasma, como no me dirigía la palabra, le di la espalda, al momento me dijo:
-ahora me ignoras “mejor amigo”
Yo no le respondí nada por un buen momento, hasta que me atreví a hacerlo
-con que estabas vivo, qué sorpresa
-claro estoy vivito y coleando…
– ¿chiste?
-no comentario
-clásico de tu persona…
– ¿vas a seguir así conmigo?
– ¿cómo así?
– así como estás ahora, no hemos hablado durante todo el día, y creo que no hablaremos mucho esta noche…
Axel de la impotencia de que otra vez no le contestaba, se levantó de la cama y encendió la luz.
-dime ahora, dímelo ¿a qué juegas conmigo?
– ¿jugar contigo?
– sí, conmigo pues, acaso ¿hay alguien más en esta habitación?
– claro que no hay nadie más, solo hay un salvaje gritando
– ¿así que me crees salvaje?
– sí, si te creo salvaje y mucho más…
-contigo no se puede hablar, no eres más que un mocoso de 17 años, un inmaduro, un resentidito…
-y tú eres un viejo de 19 años, un salvaje, un pegalón, un peor mejor amigo…
– ¡qué más soy!, ¡qué más soy, dime!
-eres, eres….
-eres tan cobarde, que no me lo dices…
Al escuchar la palabra cobarde, recordé la pesadilla que tuve con mi voz, con el yo mío, en ese momento salí de la cama, me dirigí al baño y me puse llorar en silencio.
– ¿estás bien?, ¡ábreme la puerta por favor!
Al no abrirle la puerta, Axel sacó la llave del baño y apuradamente abrió la puerta, al verme sentado en la taza del baño con los ojos llorosos, me abrazo y me dio un beso en la mejilla, muy cerca a mis labios.
-me siento muy dolido por lo que te dije, no sé qué me pasó, estaba lleno de ira por tu indiferencia, soy un idiota, soy un salvaje…
-está bien, no te preocupes, también es mi culpa, lo exageré todo, lo siento…
-no es tu culpa, es mi culpa, yo empecé con todo esto, lo siento, sabes que te quiero mucho…
-yo también te quiero, pero ahora no sé si mucho…
-solo me basta con saber que me quieres…
– ¿mejores amigos de nuevo? ¿borrón y cuenta nueva?
-borrón y cuenta nueva
Axel me puse de pie, nos apretamos los meñiques y nos abrazamos fuertemente, el abrazo fue tan fuerte que lo tumbé, él cayó encima de la taza del baño, y yo encima suyo. Al verlo fijamente mi cara se puso como un tomate, él notó esto y disimuló. Como eran las 12 de la noche nos fuimos a dormir, nos acostamos en la cama, él de nuevo me rodeo con sus brazos, e inconscientemente me posé sobre su pecho, sentí como su respirar chocaba con mis cabellos. Amaba mucho estar así con él, con mi Axel.
NOCHE 11
Me desperté sudando, tenía la espalda mojada, me hubiera caído a pelo que alguien hubiera dicho “a este chibolo le suda la espalda”, entonces me levanté cuidadosamente para no despertar a mi “bello durmiente”, me puse las pantuflas, saqué un polo del armario de Axel, agarré uno blanco, para sentirme más fresco, fui al baño y me cambié. Al entrar a la habitación, vi a Axel muy tentativo, muy guapo, en la posición que estaba me mataba, tenía ganas de acostarme lentamente encima de él, tocar con mis manos su pecho, luego bajar cuidadosamente y despertar su sexo, con su sexo despierto le haría una felación profunda, introduciría su sexo en mi boca, lentamente, luego desenrollaría su prepucio con mis dedos, cuidadosamente jugaría con sexo como jugaría como un juguete, un juguete sexual para mí, solo para mí, le quitaría el pijama rápidamente, besaría su pecho, sus brazos, cuello, su vientre, y sobre todo su boca con furia y mucha pasión. Luego de pensar en todo esto, mi sexo se despertó, entonces salí de la habitación para que mi sexo de nuevo durmiera, una vez que durmió, entré a la habitación, me acosté cuidadosamente para no despertar a Axel, por fin logré estar en la cama al costado de mi “juguete”.

Vi erecto su sexo como nunca lo había visto

Me quedé pensando, pensando en sexo para ser más asertivos, de pronto me percaté, que Axel introducía su mano en su sexo, y lo rascaba, al retirar su mano, vi erecto su sexo, este había agarrado un tamaño considerable.

Glande erecto relatos gays

Su glande erecto y rojizo

Se me apoderó el deseo de tocar su sexo de nuevo, pero me aguanté, no quería correr el riesgo de nuevo. Lentamente vi como el sexo de Axel se encogía, al encogerse por completo su sexo, él volteó lentamente, quedado boca abajo. Luego de unos minutos, sentí un movimiento al costado mío, era Axel, este estaba follando al colchón, lo follaba como si follara a una persona, como si entraría a un cuerpo, y para mi sorpresa, él estaba follando el colchón como si me follara a mí, estaba pensando en mí, cuando se sobaba contra el colchón decía mi nombre, “Oh, oh, sí, oh, sí, sí, sí, muévete así…” Al escucharlo me excité tanto que tenía ganas de decirle “aquí estoy, aquí estoy bebé, sí, sí fóllame a mí, oh, sí, oh, sí, aquí estoy para ti”, todo esto lo dije en mi pensamiento. Axel paró, esperaba que se levantara, para que se cambiara en el baño, y así poder expiarlo, me qué dormido esperando a que se levantara.
NOCHE 12
– ¿tienes sueño?
-no, ¿tú?
-tan poco
– ¿tan poco o tampoco?
-tampocooo
– ¿por qué no tienes sueño?
– no sé, pregúntaselo a mi cuerpo
– ¿y cómo le pregunto a tu cuerpito?
-pues preguntándole pues niño
-ok viejo
-no me digas así, no soy un viejo, solo te llevo por 2 añitos
-ok lo siento bebito
Axel se puso colorado, lo noté porque la luz estaba encendida
– ¿me parece o alguien se ha puesto rojito?
-te parece no más
-no, no me parece porque lo estoy viendo
-ya ok, déjame de mirarme y mira lo que tanto te gusta mirar
Si él supiera que lo que tanto me gusta mirar, era a él, mirarlo mientras dormía, mirarlo en la ducha, en todo momento…
-mejor no te miro, no vaya a ser que me puñetees de nuevo
-volvió el exagerado…
-solo un ratito, ya se fue ya
-que se vaya muy lejos el resentido
– ¿por qué te pusiste rojo?
– pues… porque me dijiste bebito…
– ¿y?
-pues no sé, es que mi mamá solo me dice eso, y me sentí raro cuando me lo dijiste tú
-ah ok, entonces ya no te digo bebito y te digo viejo de ….
-prefiero que me digas bebito ok
-okeeyy
-ya me dio sueño, hasta mañana
-hasta mañana bebito
Al decirle esto, le di la espalda, deseaba que de nuevo me abrazara y se moviera salvajemente contra mí, como las noches pasadas, pero no, Axel también me dio la espalda, el deseo de abrazarlo de nuevo se apoderó de nuevo en mí, tenía más confianza después de todos los abrazos que nos habíamos dado, entonces me volteé hacia él, y lo abrace.
– ¿qué haces?
-abrazándote, lo que pasa bebito es que tengo frío…
-no me digas excusas tontas, si quieres abrazarme solo abrázame
– ¿seguro que quieres que te abrace?, si quieres ahoritita retiro mis brazos
-no, no lo hagas, me gusta que me abraces, descuida…
En ese momento Axel se volteó hacía mí y también me abrazo, de nuevo mi cabeza inconscientemente fue a parar en el pecho de Axel, parece que mi cabeza ya se había acostumbrado a este cálido lugar.
-tun tun, tun tun
– ¿qué es eso?
-así son los latidos de tu corazón
– ¿y cómo son los tuyos?
Agarré la cabeza de Axel y lo puse encima de mi pecho, al lado de mi corazón, puse a mi “corazón” en mi corazón.
-bum bum, bum bum
– ¿así late mi corazón?
-sí, así late tu corazoncito
¿por qué te gusta que te abrace Axel?
-no lo sé, solo me gusta que lo hagas
¿y a ti por qué te gusta abrazarme?
-no sé tampoco Axel, solo me agrada apretarte fuerte con mis brazos hasta dejarte sin aliento
Le mentí, si sabía porque lo abrazaba, me gustaba sentirlo cerca mío, sentir su respirar, sentir el calor de su cuerpo mezclarse con el mío, me gustaba hacer con él un solo corazón. Así abrazaditos los dos nos quedamos bien dormidos, esta vez él durmió en mi pecho, al despertar, él seguía allí como anoche, entonces aprovechándolo tan cerca de mí, le di un beso de buenos días en los cabellos.
NOCHE 13
-mira lo que te compré, está bonito verdad
-oh me encanta, gracias Axel
Era un polo mangas largas que me había comprado, en el estampado decía “I love hugs”, rápidamente me acordé de la noche anterior.
-buena memoria tienes al momento de elegir y comprar regalos verdad
-claro, para que veas que no se me olvida y escapa ningún detalle
-ok elefante
-ok osito
– ¿osito?
-bueno a los osos les gusta los abrazos, de ahí viene la frase “abrazo de oso”, y en tu caso como eres pequeño, te cae a pelo “osito”
-así que mi mejor amigo resultó muy inteligente…
-por supuesto, para que veas la calidad del producto…
Apagamos nuestros celulares, también la luz, Axel se acostó primero en la cama, o tardé ya que me duché y me puse el piyama, al salir de la ducha, entré a la habitación y al acercarme a la cama él me dijo:
-qué bonito te queda mi regalito…
Le respondí con una sonrisa y me acosté al lado suyo. El deseo de abrazarlo como de costumbre me rondaba por la mente, como él ya me había dado el permiso de abrazarlo, lo abracé contra mi pecho.
– ¡caramba!, ¿tan deprisa?, aunque sea avísame para respirar, antes que me asfixies osito…
-acaso no has leído lo que me compraste elefante…
Dejé de abrazarlo, esta vez mi mano se posó en su pecho, y él me rodeó la cintura, nos miramos fijamente en medio de la oscuridad, y sin mi permiso, él me besó lentamente, dando el primer paso, sentí esos labios deseados, esos labios que antes ya había besado con la punta de mis dedos, sí, eran esos mismos labios que ahora me besaban, sus labios eran tan suaves al tocar los míos que me agradaba sentirlos. No sé cómo hizo Axel para abrirme la boca con sus labios, al instante metió su lengua e mi boca y buscó la mía, esta sin hacerse derogar la aceptó y las dos se conocieron por primera vez. Axel me mordió el labio, me gustaba como lo hacía, sentía sus dientes aplastar mis labios, era un dolor placentero. Eso fue el recuerdo más grande de mi primer beso.

Nuestros penes se unían para lograr el roce de glandes calientes

Al sentirse excitado Axel, se subió encima de mí, sentí su pene erecto chocando contra el mío que aún dormía, me besó lentamente el cuello, jugaba en mi cuello con su lengua, me besó por toda la cara, hasta por las orejas y la nariz, era grande el deseo de sentirme con su boca. Me quitó el polo de manga larga que me había comprado, frotó con sus manos suavemente mi pecho y vientre, luego sentí su boca besar mi pecho, sentí como jugaba con mis tetillas, y yo daba pequeños gemidos de placer, el placer que con su boca me daba el Axel pasional. Al quitarme el pantalón piyama le dije:
-muy rápido bebito, no te apresures
-es que me muero por sentirte, me muero por penetrarte, por estar dentro tuyo…
-ni siquiera eres mi enamorado, y ya quieres hacer esas cosas, yo no soy un chico de choque y fuga para que lo sepas
– ¿entonces que somos?
-por lo que tengo entendido somos mejores amigos…
-quiero ser mucho más que tu mejor amigo, quiero, quiero ser…
-dímelo Axel, dímelo…
-quiero ser tu enamorado, quiero estar contigo, quiero ser yo que te bese, quiero ser yo el que te toque, quiero que seas mi chico, quiero que seas la persona con quien despertar cada mañana …
-ya has dicho todo lo que quieres, pero falta la pregunta para ser todo lo que me has dicho
– ¿quieres ser mi enamorado?
-ummm, no sé, voy a pensarlo, mañana te digo la respuesta…
-no, no quiero esperar hasta mañana, quiero saberlo hoy, ahora, y en esta cama
-la respuesta es… sí, claro que sí, quiero ser tu enamorado, quiero ser tu osito cariñosito, quiero ser al que beses, quiero que seas tú con quien despierte cada mañana
Al escuchar esta respuesta, Axel me besó de nuevo abrazándome, esta vez lo sentí más y más vivo que antes, respetó la decisión de todavía no tener sexo, y así fue, me puse el polo de mangas largas que me regaló y me subí el pantalón piyama. Ahora sí con todo derecho lo abrazaría, sin pedirle permiso, ni buscar pretextos porque era mi enamorado.
-bueno amorcito, ahora que somos enamorados ven aquí conmigo, abraza a tu lindo osito y bebito, ven aquí a mi lado, quiero que durmamos abrazaditos, pon tu cabeza sobre mi pecho, quiero que estemos así hasta el amanecer.
NOCHE 14
Antes de acostarnos, fuimos los dos al baño, cerramos la puerta a pesar de estar los dos solos, nos desnudamos, ahora si vería su sexo más cerca, nos vimos de arriba para abajo, al momento nuestros sexos despertaron, para quitarnos la calentura del momento, nos metimos a la ducha, cerramos la cortina para que el agua no saliera, Axel puso encendió la terma para hacer el momento más placentero, abrió la llave de la ducha y sentimos como el agua recorría nuestro cuerpo, era tan tibia, que la disfruté mucho, llegó el momento de enjabonarnos y le dije:
– ¿puedo bañarte yo, esta vez?
-claro que si amor, las veces que quieras puedes bañarme
Entonces agarre él jabón, lo froté con mis manos y con las manos llena de espuma sobé el pecho de Axel, tenía celos que el jabón lo hiciera por mí, sobé y rasque su pecho.
-suave mi amor, no me arañes
Sobé cuidadosamente su pecho para no hacerle daño con las uñas, sobé sus brazos y cuello, llegó el momento de sobarle la espalda, así que le dije que se volteara, al voltearse, froté de nuevo mis manos con jabón y sobé su espalda cuidadosamente sin arañarlo
-tienes muchos lunares en la espalda Axel, son tan provocativos
-no me había dado cuenta, mis ojos no llegan hasta allí ja ja ja, así que trátalos con cariño ya que tengo ojos en la espalda…
-por supuesto bebé.
Besé con mucha pasión cada lunar que tenía. Había llegado la hora de lavarle su sexo, entonces me quedé un rato sin hacer nada.
– ¿qué pasa, por qué no me sigues bañando?
-es que ahora me toca lavarte el sexo
– ¿y?
-me da vergüenza lavártelo
-no sientas vergüenza en tocarlo, recuerda que es tuyo también
-entonces… ¿puedo lavarte el sexo?
-claro, eso no se pregunta, puedes lavarlo todo lo que quieres, hasta comértelo si deseas…
-no me digas eso Axel, solo te estoy bañando
-ok mi amor, lo siento, bueno solo lávalo
Al tener el permiso de mi enamorado, agarré su sexo con la punta de mis dedos, desenrollé su prepucio suavemente para no lastimarlo, me saludó su glande e inmediatamente le devolví el saludo cubriéndolo con espuma de jabón que tenía en las manos, al frotar su sexo, este se elevó inesperadamente como saludándome, al momento sentí que el mío se elevaba, pero lo contuve entre mis piernas.
-despacio bebé, despacio, no quiero eyacular en el baño, ni mucho menos en tu cara
-no estamos teniendo sexo para que eyacules…
-es que a mi pene le agrada sentir tu mano, y tanto le vas a agradar que va a vomitar de placer
-no te pongas mañoso Axel, solo lo estoy enjabonando
-está bien, pero enjabónalo despacio por favor
Terminé de enjabonar su sexo, ahora tocaba sus piernas y pies, mis manos resbalaban por sus bronceadas piernas, sentía sus músculos de sus piernas tan marcados con mi tacto. Al terminar de enjabonar sus piernas y pie, faltaba enjabonar una parte.
-ahora te falta enjabonar mi recto bebito
-no me hables melodiosamente, que no lo haré, en esa parte solo entras tú, yo paso bebé
-está bien corazón, yo lo hago por ti
Al terminar de enjabonar su recto, me pidió que lo enjuagara, eso si acepté, entonces abría la llave de la ducha
-¡ay, ay, que frío amor!
-lo siento bebé me olvidé de encender de nuevo la terma
-enciéndela rápido por favor, que me muero de frío corazón
Al instante encendía la ducha y lo abracé con mucha fuerza.
-discúlpame bebé, no quería que te peles de frío por mi descuido
-no pasa nada bebé, aunque sea gané un abrazo tuyo en la ducha

Yo lavaba y enjuagaba su cuerpo viril y caliente

Mientras caía el agua tibia de la ducha, yo iba enjuagando su cuerpo, primero su pecho, segundo los brazos y las piernas, y por último su espalda y sexo, él se enjuago el recto. Axel ya estaba limpio, ahora él tenía que bañarme. Él fue más creativo, mientras me sobaba el pecho, formaba corazones con la espuma, luego la espalda, los brazos, el cuello, las piernas y el sexo.
– ¿puedo lavarte el recto?
-claro bebé, recuerda que también es tuyo
-gracias bebé, justo quería conocerlo, antes de entrar en él
Lo dedos de Axel entraron en mi recto enjabonados, mientras lo sobaba, sentía un placer que llegó a excitarme.
-despacio corazón, despacio…
-está bien, solo lo estaba dilatando
– ¿dilatando?
-sí, dilatando
No dije nada, solo disfrutaba como Axel dilataba mi recto. Me enjuago tocándome todo el cuerpo, amaba cuando hacía eso, al terminar de enjuagarme me dijo:
-nos falta lavarnos la cabellera
-verdad, lo habíamos olvidado
Axel agarró el shampoo y me echó un poco en la cabeza
-cierra los ojos
Cerré los ojos y él empezó a sobarme y rascarme la cabeza, sentía que mis cabellos lo aceptaban, luego me enjuagó con el agua tibia que salía de la ducha, yo también le lavé el cabello, esta vez fui yo el creativo, ya que mientras le sobaba los cabellos, le hacía peinados graciosos.
-con que te divierte jugar con mi cabello
-ja ja ja amor, te ves tan gracioso…
Le enjuagué el cabello suavemente, respetando cada pelo de su cabeza, al finalizar, quedamos los dos limpios, Axel se me acercó y me dio solo un besito, o sea un piquito.
Nos vestimos en el cuarto, ya no tenía vergüenza de que me viera en calzoncillos, si ya me había visto desnudo.
-te invito a mi cama baby
– ¿mi cama?
-nuestra cama baby, solo de los dos
Yo no quería ir, así que él se acercó a mí, me tomó de las manos y me dijo:
-no tengas miedo, no te tiraré un puñete, ni te forzaré a hacerlo…
Cuando dijo la palabra “hacerlo”, mis piernas empezaron a temblar, así que él empezó a acariciarlas. Entonces acepté ir a la cama con él, tenía tanta fuerza que me cargó con sus brazos y me echó lentamente en medio de la cama. Al instante se desnudó y al momento que se iba a quitar el calzoncillo le dije:
-no, no te lo quites todavía
-está bien mi amor, como quieras…
Él se echó encima de mí me miró fijamente y me empezó a besar, lo sentía encima de mí, gustaba mucho que estuviera así, entonces lo abracé por la espalda, sus lunares fueron testigos. Tan pasional fue ese beso, que sentí crecer su sexo en mi vientre, este me apretaba, pero me gustaba. Sus manos empezaron a acariciarme el rostro, luego el pecho y las piernas.
-quiere hacerte el amor, pero no lo haré si no lo deseas, no quiero forzarte…
-tengo miedo Axel, nunca he hecho esto con nadie…
-está bien, si no quieres tener intimidad conmigo lo comprenderé
-si quiero Axel, quiero que seas mi hombre, pero no sé qué me pasa, tengo miedo…
– amorcito, ¿quieres hacerlo sí o no?, lo siento si te pregunto así de golpe, no encuentro otra manera
-sí, sí quiero mi amor
Entonces yo decidido, lo acosté, como estaba con calzoncillo, acerqué mi cabeza a su sexo, primero lo toqué y luego lo besé, al jugar con su sexo con mi boca, este se despertó, agarró un tamaño considerable, así que lo mordí por medio del calzoncillo.
-ouch bebé, así no, no lo muerdes, trátalo con cariño
-disculpa es que quería sentirlo entre mis dientes
-si quieres sentirlo más, entonces hazme una felación profunda osito…
Con la orden de Axel, le bajé el calzoncillo y estaba de nuevo ahí el monstruo saludándome.
– ¿tienes preservativo?, quiero uno con sabor fresa
Axel se levantó y buscó entre sus cajones, para mi nuestra mala suerte no encontró ni siquiera uno.
-lo siento cariño, no tengo…
-bueno Axel recuerda que “si no hay globo, no hay fiesta”
-si quieres puedo ir a la farmacia y comprarte una caja de preservativos de todos los colores y sabores…
-no bebé, no quiero que salga y me dejes solito…
-está bien amor, como tú digas
-por hoy día me quedaré con las ganas de comerme “mi paleta de fresa”
-solo por hoy día cariño, ya mañana te comes con todos los sabores…
-me siento raro hablar de esa forma, parezco una puta…
-ja ja ja, ok dejaremos de hablar así
-ok corazón
Axel se vistió rápidamente y vino a la cama conmigo, nos abrazamos y besamos, cambiábamos de posición, primero yo encima de él, luego él encima mío.
-esto solo es un intro de lo que te voy a hacer en la cama mi osito cariñosito
-espero eso, mi salvaje…
-ahora te voy a demostrar lo salvaje que soy contigo en la cama
Hicimos todo esto hasta quedarnos dormidos, a día siguiente salimos a desayunar como dos enamorados, él compró la caja de preservativos, estuvimos todo el día en la calle, esperando la noche, una noche tan deseada por los dos.
NOCHE 15
Llegó la esperada noche para nosotros, nuestro momento tan esperado desde que dormimos juntos se haría realidad. Ya no tendría que esperar que él se durmiera para tocarlo, ni él tenía que tener sueños eróticos conmigo ya que los haría esa noche realidad.
-Antes que tengamos intimidad, quiero que sepas algo…
– ¿qué cosa quieres que sepa?
-cuando me tocabas el sexo mientras según tu creías que dormía lo sabía, te sentía tocarlo con la punta de tus dedos
-qué vergüenza Axel, qué vergüenza que sabías lo que te hacía en medio de la noche, ¿y por qué no me lo decías?
-pues porque me gustaba lo que hacías con mi sexo, ah y también sentí el beso de tus dedos en mis labios…
-me estoy poniendo rojo de la vergüenza
-no te preocupes mi amor, no me incomodé, solo disfrutaba el momento
-Axel y para que sepas, una noche tú me abrazaste por la espalda, pusiste tu pierna sobre la mía, y acercaste tu sexo erecto contra mí, luego te moviste dando gemidos de placer, o sea te adelantaste…
-no sigas contándome lo que hice, ahora yo estoy poniéndome rojo de la vergüenza
-y luego una noche te pillé follando al colchón diciendo mi nombre…
-ja ja ja, por favor basta
-lo que quiero saber, es que todas esas cosas ¿lo hacías despierto o en tu dormido?
-no voy a mentirte, la verdad lo hacía en mi dormido…
-ja ja ja lo sabía picarón
– ¿hay algo más que hiciste que no sepa?
-bueno, sí
– ¿qué hiciste?
-una noche mientras te bañabas, te espié por un agujero, fue la primera vez que te descubrí desnudo…
-asu, no pensé tanto de ti, ¿qué más hiciste?
– cuando no estabas en la habitación, agarré tu celular, entré a tu galería y vi una linda foto mía que decía: “una persona muy especial”
– ¿qué, hasta eso hiciste?
-sí corazón, perdóname…
-se suponía que eso era personal, iba a ser una sorpresa para ti, pero bueno… ya no te preocupes, no estoy molesto contigo mi amor
-gracias mi amor, por eso te quiero, eres muy comprensivo
-bueno amor, por favor no vuelvas a tocar mi celular sin mi permiso, disculpa que te hable así corazón, pero soy de las personas que no les gusta que le revisen sus cosas, quiero que en nuestra relación haya confianza, una confianza mutua, espero que me entiendas
-claro que te entiendo Axel, ok está bien, así será de ahora en adelante
-qué bueno que me entiendas, gracias por eso corazón, te quiero
-yo te quiero más
-yo más
-no, yo más

En un acto dominante, me besó y me callé

Después de tanto rato de pelear, él me besó para callarme, en ese momento nuestras temperaturas subieron, Axel me tomó en sus brazos y me cargó de nuevo, me llevó a la cama y me dijo:
-esta noche quiero hacerte feliz
Esta vez, yo tomé la iniciativa, al notar que sus músculos y cuerpo resaltaban en su camisa, entonces desabotoné lentamente su camisa, me excitó mucho al verlo con el torso desnudo, le desabroché la correa, le bajé el pantalón y besé su “big dick”, este se despertó de inmediato, le quité el calzoncillo despacio, muy despacio, él disfrutaba mucho de esto. Axel me desnudó de inmediato, ya que estaba con buzo, me dejó completamente desnudo en la cama, luego él se echó encima de mí, nuestros sexos chocaron al instante
– ¿preparado para la acción bebé?
-claro que sí mi amor, antes déjame ponerte un preservativo…
-ok osito, ¿qué sabor quieres? ¿de qué sabor quieres que sea tu rica paleta?
-esta vez quiero que sea de naranja…

-ok, así será, tendrás tu paleta de naranja
Axel buscó el preservativo de naranja en la caja de los preservativos, hasta que lo encontró, me lo dio y verifiqué la fecha de vencimiento para ver si estaba todo en orden, y sí, todo estaba en orden, entonces se lo coloqué con cuidado, para que el preservativo no se dañe, este entró perfectamente. Introduje su sexo en mi boca, lo sentí duro y grande perderse en mi boca, rodeaba mi lengua en su sexo, este salía y entraba en mi boca, por fin tenía mi “paleta de fresa” en mi boca, llegó un momento en que le hice una felación profunda, sentí su vello púbico chocar mis labios, estaba atragantado por su sexo, era tanta la presión en mi boca, hasta que no aguante más y la saqué de inmediato
-ufff, ya me ahogaba con tu sexo en mi boca
Luego vino la parte que me dio miedo, pero a la vez curiosidad, ¿Qué se sentirá tener sexo con un hombre, con Axel?, él me brindó un preservativo de látex y yo se lo puse en el sexo.
– ¿estás seguro de hacer esto?
-claro que si Axel, quiero tener sexo contigo bebé, quiero sentirte dentro mío
Entonces Axel abrió mis piernas, dilató mi recto con sus dedos, luego de un largo rato agarro su sexo y me lo introdujo en mi recto, al momento que su sexo estaba en la mitad de mi recto, sentí dolor, como si atravesaran un palo por mi recto.
-despacio, despacio bebé que me duele…
-okey, bebé, okey
-¡retíralo, retíralo!
Axel retiró su sexo de mi recto, sentí un gran alivio y a la vez un gran vacío.
-lo siento Axel, es que es mi primera penetración, me dolía mucho…
-te comprendo, siempre es así la primer vez, luego ya te acostumbrarás y te apuesto que te gustará
-espero eso bebé, espero sentirte sin dolor, solo con placer…
-así será mi amor, por ahora te dilataré más el ano, para que cuando entre disminuya tu dolor y te acostumbres a tenerme dentro tuyo, pero si quieres te lo dilato con mi lengua…
-no Axel, he leído que es peligroso hacer esa práctica, solo dilátamelo con lubricante
-como quieras osito
Él sacó lubricante de su cajón, se puso mucho de esto en sus dedos, luego me penetró con ellos. Sentí una rara sensación en mi recto, sus dedos entraban y salían, me hizo recordar él hizo lo mismo al momento de lavar mi recto, lo recordé mucho por el placer que sentí en ese momento y sentía ahora mismo. Después de 10 minutos de hacer este ejercicio, Axel volvió dentro mío, esta vez lo sentí entrar más suave y resbaladizo, entró sin problema, entró en mí completamente, al sentirlo dentro mío dí unos pequeños gemidos de placer, el placer era más intenso a medida de que él entraba y salía rápidamente, lo tuve dentro mío por mucho tiempo, cómo él estaba encima mío, me miraba fijamente, como disfrutando que me atravesara, me daba muchos besos, la posición en la que estábamos se la permitía. Axel paró luego de un largo tiempo, al instante sentí una presión en mi recto, Axel había eyaculado dentro mío.
Después de esto, él salió de mí cuidadosamente, el memento me agradó bastante que quería sentirlo de nuevo, sentir lo que sentía hace un momento. Axel se retiró el preservativo, se limpió suavemente su sexo y se acostó conmigo.
-cierra el paraíso bebé, todavía no voy a entrar, dile que me espere
Cerré mis piernas vergonzosamente, no sé porque tenía vergüenza si estaba con mi enamorado.
-¿y te gustó lo que hicimos?
-al principio no Axel, luego sí, me sentí en las estrellas…
-¿quieres hacerlo de nuevo? ¿quieres sentirte de nuevo en las estrellas?
-claro amor, quiero que seas salvaje conmigo…
-ahora sí soy un salvaje, y te lo voy a demostrar osito
Axel se puso en posición para recibirme, sacó otro preservativo y se lo colocó inmediatamente, este era uno color rojo, pero no de fresa. Esta vez él estaba echado en la cama.
-estoy listo mi amor, vienes aquí y te sientas suavemente encima mío, ¿te parece?
-me voy a sentir atravesado bebé…
-claro esa es la idea, esta noche yo seré tu caballito y tú el jinete que lo montes
-¿esa es una posición?
– ja ja, claro que sí, se llama la posición del caballo y su jinete, lo aprendí en el “Kamasutra Gay”
-asu bebé ya te estabas preparando
-para que veas bebé, el hombre que tienes
– ¡silencio caballito!, tu jinete te va a domar y si no te portas bien, tu jinete te va a castigar
-castígame todo lo que quieras, soy tu caballito, tu caballito fiel…

Silencio caballito, tu jinete te va a montar en la primera carrera

Me senté suavemente en el sexo de Axel, él retorcía la cara de placer cuando entraba, hasta que por fin llegué a estar sentado por completo en su sexo
-ahora sí, mueve a tu caballito, que quiere correr…
Presioné el pecho de Axel con las palmas de mi mano, para sentirme más seguro, entonces empecé con la acción, subía y bajaba, primero lentamente y después rápido, quería volver loco de placer a Axel, pero paraba de vez en cuando, para que él no acabara en mí, quería que el placer sea prolongado, quería sentirlo moverse dentro mío por mucho tiempo, si era posible, hasta el amanecer.
-sí, así bebé, así, muévete rico…
Me desbordaba del placer con unos gemidos, que primero fueron suaves y luego más fuertes, que él me tapaba la boca. Me aburrí de esta posición y paré
-¿qué pasa amor, por qué paras?
-ya me aburrí de esta posición, ah ¿y por qué no te vienes?
-bueno cambiaremos de posición, lo que pasa es que el preservativo que uso contigo tiene retardantes, hace el placer durar más
-aya que bueno Axel, quiero sentirte por mucho tiempo, ahora demuéstrame más de lo que aprendiste en tu Kamasutra Gay
-Ok bebito, ahora abrázame por el cuello fuértemente
Lo abracé fuertemente, de inmediato él se levantó, me agarró de la espalda, al estar él parado y tenerme de esa posición, me empezó a elevar por el aire subiendo y bajando, me sentí una ave que volaba pero al mismo tiempo que descendía de los aires.
-¿te gusta así mi amor, te gusta?
-sí Axel, sí, sigue así, sigue…
Llegó el momento en que mi peso le ganaba, entonces me recostó contra la pared, allí tenía más seguridad, ya que no podría caerme, me apretó contra el muro y se movió salvajemente, mi espalda sentía el frío de la pared a medida que la iba raspando. Al sentir el elevado placer mis piernas inconscientemente lo rodearon, lo apreté con mis piernas como queriéndolo sentir por completo.
-no pensé que eras tan salvaje en el sexo
-sí bebé, contigo hago lo que tú quieras
Nos cansamos de estar contra la pared y cambiamos de posición, hicimos la posición del “perrito”, esta no me gustó mucho ya que era clásico, solo sentía su sexo y no su cuerpo, lo que me gustaba del sexo era sentir su cuerpo por completo.
-hazme la posición que me hacías en tu dormido corazón
-claro, a tus órdenes mi jinete
Entonces se puso detrás mío, separó mis nalgas para entrar, esta vez lo sentí más placentero que la primera vez que me hizo esto, me abrazó contra su pecho y e nuevo se movió, primero suave y luego con más fuerza, a medida de que Axel entraba dentro mío, mis manos apretaban las sábanas para desfogar mi dolor y él apretaba su mano contra mi cuerpo. Luego me besó por el cuello y la espalda, con su lengua dibujaba corazones en mi cuerpo, Axel paró y me cambió de posición, esta vez me puso boca abajo, sacó una 2 corbatas de su armario y me las ató a las manos con la cabecera de la cama.
-así no escaparás de mí osito
Al estar atado de manos, Axel besó mi espalda y antes de entrar a mi ano, frotó su sexo con mis nalgas, como preparándome de lo que me iba a hacer. Cogió su sexo y me lo introdujo, esta vez si me dolió más porque lo hizo rápidamente, grité al instante. Luego él me abrazo, sentí sus manos en mi pecho y comenzó a penetrarme salvajente, introduciendo y retirando su sexo a gran velocidad, amaba que hiciera esto conmigo, su osito, estuvo así por una largo tiempo.
-no pensé que tan rico ibas a estar mi amor
-y yo no pensé que lo harías tan rico bebé
-dime que te gusta, por favor dímelo
-no hace falta que me lo pidas porque la verdad me encanta amor…
-amor prepárate
-¿para qué?
-para mi venida
-oh bebé, dale, vente todo lo que quieras…
Axel se detuvo y de nuevo sentí una presión en mi recto, sabía que había eyaculado dentro mío otra vez, él retiró su sexo suavemente de mi recto, como despidiéndose, se quitó el preservativo con papel higiénico y lo desechó al instante
-Axel hemos durado tanto que son las 3 de la mañana
-bueno mi amor, llegó la hora de dormir osito, ven abrázame, hoy quiero que despertemos desnudos en la cama
Lo abracé, mi brazo ya sabía donde ir y mi cabeza ya conocía su lugar cálido. Antes de dormir le dí un beso de las buenas noches. Dormimos así toda esa noche, al despertar mi mano estaba en su pecho y su brazo sobre mi espalda.

25 visitas en total, hoy 0

Culeado a las 4 de la madrugada, en Aseo público.

Gays, Relatos Cortos, Relatos Gay 01/09/2017

Eran las 3, o 4 de la mañana, cuando cansado de buscar quien me diera por el culo, o alguien que me deslechara, estaba a punto de marchar para casa.

Antes de irme para mi casa, decidí pasar por los baños públicos, que hay en una céntrica plaza de mi ciudad.
Los baños estaban en un costado de la plaza, y para acceder a ellos, había que bajar unas escaleras. Al llegar abajo, había 3 puertas; aseos de niños, señoras, y caballeros.

Bajé y como no había nadie a aquellas horas, decidí subir, y seguir ruta a mi casa, sin mucha prisa.
Al subir y pasar por el centro de la plaza, al borde izquierdo de la misma, y por la acera de los edificios, iba un hombre un poco mayor que yo; tendría unos 30 años; al verme por la plaza, levantó la cabeza, y miró hacia donde yo estaba; se había dado cuenta de donde yo había salido, y que no era otro sitio más que los baños públicos;
Tomando la decisión de cruzar la calle, para venir hacia donde yo estaba.

Al ver la maniobra del hombre, yo hice que bajaba a los baños públicos, pero como él no podía verme, ya que estos quedaban más bajos que la plaza, lo que hice por seguridad, fue seguir por la acera, que como quedaba más baja, no podía verme, y así cambiar el rumbo a la dirección que él pensaba que iba.

Como pensé, el bajó a los baños públicos, esperando encontrarme allí, pero yo había dado vuelta a la plaza, y esperar que él bajara primero. Por lo que apuré el paso, y después de que el había bajado, me dispuse hacerlo yo.

Cuando llegué abajo, él estaba meando fuera, justo al lado de la puerta de aseo de niños.
Entré en el aseo de caballeros, para cerciorarme de que no había nadie más; aunque hacía un momento, que había salido yo de allí, por supuesto no había nadie. Así que antes que se me escapase aquella pieza, salí y me dispuse entrar en el aseo de niños, por lo que tenía que pasar por al lado del.

Cuando pasé todavía estaba terminando de mear. Entré y fui a uno de los 2 aseos que había, y sin cerrar la puerta, saqué mi polla, e hice que me ponía a mear yo también.

El hombre entró, y sin haber guardado su polla, echó una mano a mi culo, y con la otra mano, agarró mi polla, acariciando la misma.
Ooooooh, maricón, que bueno estás, mmmmmmm, que culito más bueno tienes, mariconcito, me decía, mientras me tocaba el culo, y acariciaba mi polla, que estaba más tiesa, que un mástil; mmmmm, déjame que te de por el culo, mariconcito, que mira como me has puesto la polla, y llevo los huevos que me van reventar, mmmmm.
Al yo girarme, me largó un beso en todo el morro, empezando a saborear mis labios, mordisquear mis orejas, cuello, y meterme mano por todas partes; oooooohhh, que bueno estás putito, deja que te de por ese culo tan rico que tienes, me volvió a soltar él.
Aaaaah, dios, que bueno estás, mmmmmm.

En un momento, me separé de él, y fui a cerrar la puerta de los aseos, como no se daba cerrado, me dijo él, es igual, déjala arrimada, que no creo que a estas horas, venga nadie por aquí.
Así lo hice, y volví donde estaba, volviendo agarrar su polla, que ya la tenía bien tiesa, empezando a acariciarla, y sobarle los huevos. Haciendo él lo mismo, mientras suspiraba, oooooh, deja que te llene ese culito de leche, mmmmmm, ya verás como te va gustar, oooooh, maricón que bueno estás, mmmmmm.
Poco a poco fuimos desabrochando el cinturón, y pantalón. Yo ya le había bajado el pantalón, y slip, hasta media pierna, y agarrando su polla, era normal; ni grande ni pequeña; tampoco era muy gruesa. Lo que sí noté, era que no hacía mucho tiempo, se había afeitado, o rapado el pelo del pubis, y huebos, y el olor que desprendía, es como si hubiera usado algún producto para las ladillas, esa fue la impresión que me había dado.
Por su parte, él después de bajarme los pantalones y slip, dejando que cayeran hasta los tobillos, estaba empezando a desabotonarme la camisa.
Cuando terminó de desabotonarme la camisa, con una mano, empezó a acariciarme el pecho, vientre, polla y huevos. Luego fue a por mis tetillas, cogiéndome los pezones; los tenía duros e hinchados, por la excitación, y calentura que en esos momentos tenía; mis pezones son pequeños, y con algo de pelo en esa parte; empezó a apretarlos, sobarlos, para luego meterlos a su boca, y darme pequeños mordiscos.
Oooooh, como me estaba calentando aquello, mmmmmm, el muy cabrón, me estaba haciendo temblar de placer, y se estaba dando cuenta, que me tenía delirando de placer.

Ay que bueno estás, mmmmmm, andas bien salido maricón. Ufffff, como te voy follar este culito, maricón, mmmmmm.

Después de calentarme un poco, ni soltar mis pezones, y no parar de morrearme, lo separé, y al momento, él me presionaba para que me agachase hasta su polla. Cosa que entendí, y me dispuse a darle una buena mamada.

Empezó a jadear, y dar grandes suspiros, al meterme su polla en mi boca, y empezar a chupar como si de un caramelo se tratase.

Ooooooh, que gusto me estás dando maricón, ooooooh, que bien me la chupas, hijo de puta, oooooh, métela toda en la boca, aaaaah, así, así mariconazo.

Nada más meterla en mi boca, el sabor que me vino, fue el de la meada que terminaba de hacer, así como el olor de su pubis. No sentí asco, estaba caliente a más no poder, y si en ese momento se mea en mi boca, se lo hubiera bebido.

Llevaba unos 5 minutos, cuando cansado de estar en cuclillas, chupando aquella sabrosa polla, me la saqué de la boca, para descansar un poco, y de paso estirar las piernas.

Entonces el empezó a darme mordiscos en los pezones, y ponerme más caliente.
Aaaaah, que gusto me estaba dando, aaaaah, joder, no puedo más, mmmmmm.

Después de cansarse de morder, me daba pellizcos en ellos, y con la boca, empezó a morderme el cuello.
Este es mi punto débil, así que empecé a estremecerme, y gemir como una perra en celo. Hasta me daban temblores en las piernas. El lo notó, y siguió martirizándome un buen rato.
Uffffffff, que martirio me estaba haciendo pasar con aquellos mordiscos, mmmmm, me estaba derritiendo de gusto.

Cuando paró de mordisquearme el cuello, y pellizcarme los pezones, me giró, terminó de sacarme la camisa haciéndome levantar los brazos, y poniendo una mano en mi espalda, empujó la misma, para a que me inclinara.
De esta manera, mi culito, que ya es algo respingón, quedaba a su entera disposición.
Arrimó su poya al agujero de mi culo; el cual ya estaba muy calentito, y desesperado por recibir polla.
Con un movimiento de cadera, me la metió de una estocada.
Oooooooh, joder ya me había empalado aquella polla, mmmmmmm, había llegado al tope, aaaaaah, hasta me hizo poner de puntillas.

Menos mal que ya estaba bien caliente, y el culo me chorreaba. Empezó con un vaivén lento, llegando hasta lo más profundo de mis entrañas, hasta que me hacía poner de puntillas.
Ooooooh, como me estaba gustando aquello, mmmmmm, que placer me estaba dando el muy cabrón, aaaaaah, me tenía que sujetar al marco de la puerta del aseo.

La vista que tenía mientras me estaba follando, era el de un dibujo que había en la puerta de aquel aseo para niños, y era un culo, siendo penetrado por una enorme polla. La verdad es que resultaba algo morboso, estar viendo aquel dibujo, mientras era follado salvajemente.
¡Dios! como me estaba gustando, mmmmmm, y que morbo sentía, cada vez que miraba para el dibujo.

Llevaba un buen rato rompiéndome el culo, imprimiendo más velocidad cada vez, y cada vez que empujaba para delante, me hacía poner de puntillas, ya que su polla, llegaba al fondo de mi culo.

Ooooooh, joder que follada estaba recibiendo, ooooooh, que rica y sabrosa enculada me estaban dando.

Yo ya empezaba a soltar semen por mi polla; cada vez que me bamboleaba, empezaba mi polla a salpicar semen en todas las direcciones.

De pronto empezó a ir mucho más rápido, tanto que casi me tenía en el aire. Estaba de puntillas, y no era capaz de poner bien los pies en el suelo.
Ooooooh, me corro, me corro, oooooooh, que gusto, que gusto maricón, mmmmm.

De repente, empezó a soltar leche por aquella formidable polla que me estaba enculando, dejando mi culo bien lleno de leche, y todavía con ganas de seguir follando.

Ay, maricón, que culo más rico tienes. Tienes un culito de muerte.

Cuando terminó de follarme, sin sacar su polla de mi culo, agarró mi polla con su mano derecha, y dándome mordiscos en el cuello, hombro, y por donde podía, y sin soltar mi polla, ni sacarme la suya de mi culo, empezó a pajearme, hasta que me corrí, con grandes jadeos, y espasmos.
Oooooh, ya me voy, ooooooh, me corro, mmmmm.

Luego de terminar, esperó a que yo me vistiera; me había quitado toda la ropa, él, poco a poco, mientras me follaba, o cuando me había mordisqueado, magreado, y calentado como nadie lo había hecho hasta esa noche.
Nunca más lo he vuelto a ver
Ni si quiera se su nombre. Solo sé que me folló bien follado; por eso lo recuerdo; y fue una de mis mejores y sabrosas folladas.
Subimos de los servicios a la plaza, y cada uno siguió su camino a casa. Yo con el culo bien abierto, y llenito de leche, y el con su polla bien exprimida, saboreada, y bien limpia.
Por supuesto es un hecho real, al igual que el publicado antes que este, donde también fui follado y con espectadores, en estos servicios públicos.
Ahora voy a hacerme una paja, que estoy que reviento, y me está empezando a doler los huebos de tanta calentura.
También he publicado otro relato titulado el día que me desvirgaron, y que fue en Zaragoza, por Urbano.
Mi correo para contactarme es:
danisampedro91@gmail.com

15 visitas en total, hoy 0

Follado en baño público con espectador inesperado.

Fantasías Eróticas, Gays, Relatos Gay, Relatos porno 01/09/2017

Esto que voy a contar, ocurrió hace ya unos cuantos años. En la ciudad que ocurrieron los acontecimientos; totalmente reales; hoy a cambiado algo, pero los que conozcan la ciudad, se darán cuenta de cual es, y los lugares en que ocurrió.

Aquél día andaba caliente como una perra en celo. Tenía ganas de que me follaran bien follado.

Serían las 10 de la noche, cuando me empecé a duchar, y prepararme bien, por si ese día tenía éxito con mis intenciones.

Una vez recién duchado, con el culito bien limpito y en condiciones, salí de marcha al centro de la ciudad, a ver si ese día había suerte.

Después de dar una vuelta por la zona de pubs de moda; zona del Orzán; y tomar algo, como ya era algo tarde, fui paseando por los cantones, mirando de cruzar a los jardines que corren en paralelo, donde suele haber marcha. Como no me atreví; aún era algo temprano para ir por esa zona, se me ocurrió seguir a la plaza de Pontevedra.

Allí había una plaza con una cafetería, parking subterráneo, y en uno de los costados de la plaza, había unos aseos públicos.
Para ir a los aseos había que bajar unas escaleras, al llegar abajo, había 3 puertas. Aseo para niños, señoras y caballeros; entré en este último. Al entrar, a la izquierda, quedaba una pileta para lavar las manos, a la derecha, seguía el pasillo, y nada más empezar había 2 o 3 urinarios, justo en el lado derecho. Al seguir el pasillo, había 3 servicios, y al fondo y de frente, una puerta cerrada, donde guardaban los útiles para la limpieza.

Al entrar, fui hasta el último aseo, viendo que no había nadie.
En este último aseo, se me ocurrió entrar para aprovechar a mear, y así vaciar la vejiga, ya que me estaba apretando un poco.

Nada más terminar de mear, escuché entrar a alguien. Sabía que era tarde; 1 o 2 de la madrugada, realmente no recuerdo muy bien la hora; y que ese día no era de mucha afluencia de gente.
La persona que entró, al percatarse de mi presencia, siguió hasta el final, que era donde yo estaba; estaba con la puerta totalmente abierta. Al llegar a donde me encontraba, con la mano me giró por el hombro, mirando a mi polla.
Estando a mi lado, ya pude ver quien era; era conocido; lo conocía de ver por la zona de la Marina, concretamente en el Pub Salón. Me fijé, y ya venía con la polla de fuera.

él echando la mano, agarró mi polla, acariciando la misma. Instintivamente, yo hice lo mismo, agarré la suya. Venía ya bien empalmado, y la tenía bien larga.
Era una polla algo más larga de la media, y lo que me llamó poderosamente la atención, fue lo suave que se notaba, al tacto con mi mano; ¡oooooohhhh, que cosa más suave!, daba realmente gusto tocar y acariciar aquella polla, por lo suave que resultaba, y como ya he comentado, algo más larga de lo normal.
La empecé a menear muy suavemente, disfrutando de lo larga que era, y la suavidad que desprendía aquella polla. Yo seguía con la boca abierta, por lo suave de aquella polla, larga y bien formada; no era gruesa, ni desproporcionada; era larga bien derechita, y nada gruesa; más bien tirando a delgada.

Empezó a desabrocharme el cinturón, siguiendo por el pantalón, mientras yo seguía acariciando aquella suave y maravillosa polla; hoy me pregunto como no se me ocurrió agacharme a chupar aquel maravilloso manjar; si fuese hoy, no quedaría sin una buena mamada.

Cuando terminó de desabrocharme el pantalón, me bajó el mismo hasta las rodillas, junto al slip, que llevaba, y agarrándome por la polla, tiró por mi hacia él, haciendo que saliéramos del aseo, quedando en el pasillo de aquellos baños públicos.
Me giró, quedando yo de frente al pasillo, y mirando hacia la puerta de entrada. Acto seguido, levantó mi ropa, hasta los hombros. Con una mano en mi espalda, me invitaba a que me inclinase un poco hacia delante, y con la otra, estaba echando saliva a su hermosa y suave polla.
yo había girado la cabeza, para ver lo que hacía, justo cuando metía su mano en la boca, llevando su saliva a la cabeza de su polla, para luego hacerlo a a mi caliente agujerito.
Volvió a presionar con la otra mano en mi espalda, para que me inclinara un poco más, y al mismo tiempo, arrimando su hermosa polla a mi agujerito, con un solo movimiento de pelvis, me enterró aquella verga larga y suave, en el fondo de mi culito.
¡aaaaaahhh!, suspiré.
En ese momento poniéndome derecho, dí un respingo, pero ya estaba toda dentro de mi culito aquella maravilla de polla.
¡aaaaaaahhh!, ya me tenía bien ensartado con aquella larga polla, y aún no había abierto la boca, ni él ni yo.

notaba sus huevos y pelvis pegados a mi culo, mientras se colocaba para estar más cómodo; es como si quisiera encajármela bien. Me dio un par de culeadas, y con la polla en lo más profundo de mi culo, me agarró fuertemente por la cintura, y tirando por mi hacia él, fue entonces cuando me habló. Me dijo: tranquilo, no pasa nada, vamos para aquí; refiriéndose a que fuese un poco hacia atrás, para que él se apoyase en la puerta donde se guardaban los útiles de limpieza, así estaría más cómodo apoyado en la puerta.

El problema era que yo no tenía donde agarrarme; solo podía poner la mano izquierda en el marco de la puerta de ese último aseo, ya que en la derecha, no podía apoyarla pues estaba la pared de azulejos, que quedaban en paralelo a nosotros, con lo que cada vez que el me culeaba, yo no me daba sujetado.

Cuando me sujetó por las caderas, y tiró por mi hacia atrás, al yo inclinarme para sujetar el pantalón y slip, para poder ir hacia atrás, me salió la polla de mi culito, pero tan pronto di un par de pasos hacia atrás, la misma se volvió a clavar en mi culito, sin ningún problema, dándome un gran placer; ¡ooooooohhh!, que gustito.

De esta manera, me empezó a bombear, llegando la polla de aquel semental, hasta lo más profundo de mis entrañas, causándome un gran placer; mmmmmmm; que gustito estaba sintiendo; ¡aaaaaaahhh!, que cosa más rica; uuuuufffff, mmmmm.
¡pero que bien me estaban follando!.
Me culeaba fuerte, y rápido, que hasta me levantaba de puntillas. estaba haciéndome gozar a tope, y con el vaivén de las embestidas, mi pobre polla, se bamboleaba salpicando semen, por todo el pasillo.
¡aaaaaaahhh!, que bueno; mmmmmmm; me estaba llevando a las nubes con tanto placer.
Mi polla parecía un manantial, goteando semen.

MMMMMMM, empezaba gemir cada vez más, y queriendo que la polla me llegase a lo más profundo de mis entrañas; me estaba haciendo poner de puntillas, además de no poderme sujetar bien.
Oooooohhhh, Pero como me estaba gustando aquella culeada, de aquel semental; follaba divinamente.
Lo único que se escuchaba, eran los gemidos de ambos, y el sonido de la follada que me estaba dando, cada vez que su pelvis chocaba con mi culito.

estando en plena follada, y escuchando nuestros gemidos, de repente apareció en los aseos, un joven de unos 25 o 27 años, quedando el mismo sorprendido, y mirándonos fijamente, se quedó en la entrada sin siquiera pestañear, y con la boca abierta.

¡Dios, que morboso resultaba aquello, estaba siendo culeado por un tío, que me tenía bien ensartado con su polla. Y ahora otro joven, estaba viendo como me daban por el culo, en unos aseos públicos, en medio del pasillo.

Vaya sorpresita que se llevo el joven. Aquello si que no lo esperaba. se quedó allí parado, pero sin perder nada del espectáculo; seguro que se estaba poniendo cachondísimo, y empalmado como un burro; hasta que terminó el semental que me estaba culeando de aquella manera tan salvaje y divina.

Cuando vimos entrar al joven, el semental que me culeaba, volvió a hablarme; era la segunda vez en la noche que lo hacía; me dijo de nuevo, que tranquilo, que no pasaba nada. la verdad que a aquellas alturas, y con la calentura que tenía, y lo bien que estaba siendo follado, poco me importaba que tuviéramos espectadores. Como si en aquel momento, me ve toda la ciudad. Seguiría inclinado, con los pantalones y slip por los tobillos, la camisa y cazadora en los hombros, y dejando que me follaran toda la noche.

¡Dios!, que placer sentía, mmmmm, y que morbo, ver como otro te está viendo como te tienen bien enculado, te está oyendo gemir de placer, mientras te rompen el culito, y te tienen bien ensartado en una sabrosa y larga polla.
¡aaaaaaahhh!, por dios, que gustito. Mi polla no paraba de salpicar semen en todas las direcciones, mientras se bamboleaba para todas partes, mientras me clavaban en el fondo de mi culo, aquella polla; mmmmmmm; oooooooohhh, que gusto me estaba dando.

Al poco el semental que me follaba, empezó a darme más fuerte,y con culeadas más profundas, haciéndome poner de puntillas, cada vez que me la metía, por lo que supe que estaba a punto de llenarme el culo de leche.¡Oooooooohhh! soltó el que me estaba dando por el culo. Dio 4 o 5 estocadas más fuertes, y noté como me llenaba el culito de leche; aaah, que gusto me estaba dando.
¡Uuuufffffffff!, estaba extasiado, oooooohhh, que gusto, mmmmm, y el corazón me debía latir a 2000 revoluciones. estaba sudando de tanto placer, y el culito lo tenía caliente a más no poder.

Cuando el semental terminó de darme esa gran follada, que aún ahora recuerdo, y me pone tan cachondo, que me vuelvo a correr yo solito, y si llego a saber que folla tan maravillosamente, y lo hermosa, y suave polla que tiene, más de una vez me hubiera dejado follar por aquel semental, al menos en los baños de la playa, donde lo vi una vez, y otra en el baño del Salón, donde una vez coincidí con él, al entrar yo a mear; al terminar él de culearme, se fue hasta la pileta, la cual quedaba a la entrada; justo donde estaba el espectador, y allí se empezó a lavar esa suave y larga polla.

yo al mismo tiempo, levantando mis pantalones, y slip, con mi polla chorreando aún semen, saqué un papel del bolsillo del pantalón, y lo pasé por mi culito, para limpiar el mismo, de la gran cantidad de leche que me estaba escurriendo, de aquella grandiosa follada que terminaban de darme.

pero como todavía estaba más caliente que cuando empecé, y con el morbo de aquel inesperado espectador, el cual no dejaba de mirar como me follaban, con la mano le hice señas, para que se acercara. El joven ya tenía la polla fuera del pantalón; se la veía grande como un burro de empalmado y caliente que la tenía.

Este era algo más alto que el que terminaba de follarme, y sin haber salido aún de los baños el que me terminaba de culear, el joven espectador, se acercó con aquella verga. Era más o menos igual de grande, pero esta era algo más gruesa, pero también muy apetecible. Así que sin más preámbulos, cuando estuvo a mi lado, le agarré la polla, dándole unos ricos meneos, mientras me giré hacia el aseo, poniendo el culito a su entera disposición.
Al momento y sin pensarlo 2 veces, el joven colocó su polla en la entrada de mi culo, empezando a meter aquel caliente falo que se gastaba.
¡Aaaaaaahhh!, que gusto estaba sintiendo. el culito estaba deseando más polla. Estaba hambriento, y quería que le siguieran clavando aquella estaca, que tanto le hacía gozar.

¡Ooooohhhh!, como me gustaba que me dieran por el culo. ¡dios que placer más grande estaba sintiendo!.

Nada más meterlo, empezó a bombear, haciendo que chillara de placer; aaaaaaahhhh, aaaaaah, me estaba derritiendo de gusto. Joder, que gustazo me estaban dando en aquellos aseos públicos, aquella noche.

Aquella noche, 2 grandes pollas me estaban dando por el culo, terminando de romper aquel cerradito culito.
Esta segunda polla, me llenaba más el culo, pero con lo lubricado que tenía yo el culo en esos momentos; lleno de leche de la culeada que terminaban de darme, y la gran calentura que tenía, estaba disfrutando de lo lindo, además no paraba de chorrear leche por mi polla, salpicando por todas partes, con el vaivén de las embestidas. Ahora de este segundo semental.
¡Aaaaaaahhhh!, Mmmmm, como me estaba gustando aquello. eso era una auténtica maravilla. Que placer sentir como te abren el culito, te lo empiezan a follar, y como premio te lo dejan llenito de leche.

En poco tiempo, empezó a clavarme la polla más profundo, y rápido.
¡Oooooooohh!, empezaba a correrme abundantemente, y sin tocarme para nada la polla, el joven espectador que ahora me culeaba, me llenaba el culo de una espesa y abundante leche. Oooooohhhh, me corro, me corro, exclamaba él.

Parecía que llevaba tiempo sin correrse, porque de verdad que fue una gran cantidad de leche la que me soltó en mi culito. o llevaba tiempo sin correrse, o fue el calentón que tuvo mientras estaba de espectador en la primera follada que me daban.

Terminada esta segunda cogida de la noche, y después de limpiarnos, él se guardó la polla y subiendo sus pantalones, se marchó.
Lo mismo que hice yo, una vez que me lavé un poco el culito en la pileta; al menos refrescaba el culito, no se fuera quedar caliente, y con más ganas de follar. Subí el slip y pantalón, me coloqué la ropa, y marché andando para casa, muy contento, feliz, con el culito bien abierto, llenito de leche, y bien follado.
por cierto, que esto no es fantasía. Es auténticamente real.
En otra ocasión ya contaré otras buenas folladas, que recibí en estos baños públicos, y en otros lugares de mi ciudad.

16 visitas en total, hoy 0

El día que me desvirgaron

Confesiones, Gays, Primera Vez, Relatos porno 01/09/2017

Fue en Zaragoza hace ya tiempo de esto.
Me encontraba realizando el servicio militar en la Academia General Militar de Zaragoza. De aquellas contaba con 21 años, medía y mido 165 centímetros de estatura, y pesaba por entonces 58 Kg. De pelo negro azabache, un culito redondito, y algo respingón.
Aquel día, decidí salir a la hora de paseo; creo recordar que sería sobre las 6 de la tarde; primero iba a cambiarme de ropa al bar donde solía comer o cenar. Allí me quitaba la ropa militar para luego ponerme la ropa de civil; era un pantalón de pana, una camisa, y una cazadora.
Después de terminar de vestirme con la ropa de civil, y dejar el petate con la ropa militar en dicho local, salí a pasear por Zaragoza.
Primero acudí a la zona pija; es la zona universitaria; allí pasé buen rato, tomando unas cervezas, y escuchando música.
Cuando me cansé de beber, decidí dar un paseo, e ir acercándome a la avenida de la independencia, para acudir antes de ir a cenar, al local que estaba de moda por aquel entonces, que no era otra que Radio Zaragoza. Así se llamaba aquel local, donde había buen ambiente, y bastante marcha.
Como no era cosa de apurar, fui dando un pequeño paseo, incluso parándome a ver algún escaparate.
estando viendo un escaparate de ropa, me fijo, que hace rato que me sigue un hombre de unos 30, o 35 años. el cual también se queda parado viendo el escaparate que yo miraba. Me fijé que llevaba puesto un pantalón color casi rosa, el cual me llamó la atención, por lo que me dí cuenta de que sería homosexual.
quedé pensativo, empezando la mente a darme vueltas, y empezando a ponerme algo cachondo. Seguí con el paseo, volviendo a pararme en el siguiente escaparate.
Ahora si él se paraba, no me quedaba duda, de que estaba tratando de ligar con migo. y así pasó.
Se paró donde yo estaba, empezando a entablar conversación conmigo. No recuerdo las palabras exactas que me dijo, pero el caso es que me tiró los tejos, correspondiéndole yo afirmativamente a su proposición.
Me dijo si tenía a donde ir, contestando yo que no. Entonces me propuso quedar para el día siguiente ya que él en ese momento no podía, y que había quedado con unos amigos. Me dijo que se llamaba Urbano, que era de Barcelona, y que estaba de paso en Zaragoza.
quedamos para el día siguiente, dando la dirección a donde ir. No era otra que el hotel Europa, el cual estaba en la avenida de la independencia. que cuando llegase, preguntara por él, Urbano; no recuerdo los apellidos; que ya me diría a donde ir.
Así que ese día terminé por marchar para el cuartel a dormir, y ya vería si al día siguiente, no me arrepentía.
El día siguiente llegó, con la decisión de acudir a la cita. Nunca había mantenido relaciones sexuales, solo alguna paja con amigos, y una mamada que nos realizamos mutuamente un amigo y yo. esa era toda mi experiencia sexual; bueno una vez acudí a una prostituta profesional, pero no me había quedado nada satisfecho.
Llegó la hora de salir, tomando yo rumbo a la cita. Estaba bastante nervioso por aquella cita, y no se me pasaría hasta estar con él.
Llegué al hotel, y en recepción pregunté por Urbano, dándole el nombre y apellidos, y pidiéndole que le comunicara que estaba yo allí; por supuesto le dí mi nombre y apellidos.
al momento, me avisa el recepcionista, que hiciera el favor de subir a la habitación, que me estaba esperando. Cogí el ascensor, dirigiéndome a la habitación del hombre que me iba desvirgar mi culito.
Nada más llegar a la puerta, me abrió, Urbano. Llevaba puesto un albornoz. Me hizo pasar, y al cerrar la puerta, me dijo que me desnudara, cosa que empecé a realizar con suma rapidez.
Me quedé en slip, sentado en el sillón. Me pidió que me metiera en la cama, y así lo hice.
estando los 2 en la cama, empezó por besarme, y con una mano, empezó a bajarme el slip. Una vez lo tenía a la altura de mis tobillos, con su pie empezó a sacármelo por completo, quedando el slip, a los pies de la cama, y entre las sábanas.
Después de manosearme, y morrearme a conciencia, me hizo meter la cabeza entre las sábanas, para que le hiciera una mamadita a su pene. Fue entonces cuando pude ver bien su polla, siendo esta bien formada, no muy larga, y bien proporcionada. Yo no tenía mucha experiencia, y no paraba de darme arcadas, cada vez que aquella polla me tocaba la campanilla; hasta me hacía llorar los ojos.
Cuando él se cansó de que le chupara la polla, me puso de costado, quedando el detrás mía, y al lado de la mesilla de noche.
Me arrimó su polla a mi culo, intentando meterme aquella polla. pero al no estar yo bien preparado, y siendo virgen, me hizo daño, haciéndome soltar un pequeño grito. Aaaaah, me estás lastimando, le dije.
Entonces se sentó en la cama, y abriendo el cajón de la mesilla, sacó una caja de crema para las manos; se llamaba Atrix; abrió la misma, y con 2 dedos, cogió una buena porción de la misma. Empezó con ambos dedos, a untarme el ano, introduciendo uno de sus dedos, un poco en mi ano. Cuando terminó de ponerme la crema, agarró su polla, y colocándola en la entrada de mi ano, fue metiendo poco a poco su polla.
al momento de entrar su glande, sentí algo de dolor, pero al seguir entrando aquella polla, el dolor, pasó.
Cuando estaba bien ensartado, empezó con ligeros movimientos de cadera. Iba suave, y poquito a poco. Ya le estaba empezando a coger cierto gustillo, cuando de repente sacó toda la polla de mi culo, y me pidió que cambiásemos de postura.
En ese momento, me dieron ganas de estrangularlo. Ahora que ya la tenía dentro, había que volver a empezar, y volver a sentir el dolor de entrar aquella lanza en mi culito virgen.
Puso una toalla de baño en la cama, la cual iba desde los pies de la cama, hasta la cabecera. me dijo que me pusiera a 4 patas sobre la toalla. Así lo hice, por lo que me fui a los pies de la cama, y desde allí me subí a la cama, poniéndome en 4 patas sobre la toalla.
El sin subirse a la cama, se puso detrás mía, y con aquel rabo tieso que tenía, me ensartó de nuevo.
La sensación que tuve esa vez, fue totalmente placentera, y muy distinta de antes. Notaba como entraba aquella verga, escuchando como resbalaba al entrar; era el efecto de la crema; era como si un chorizo grande, me estuviera entrando por el culo. Joder, que placer sentía, aquello si que estaba rico, y como me estaba gustando. La verdad es que me quedó grabado en la memoria, aquella sensación y sonido que hizo su polla al entrar en mi culito virgen, hasta ese día.
Cuando tocó con su pelvis, mi culo, noté los pelos del pubis, y sus huevos pegados a mi culo. En ese momento, pasé mi mano, por medio de mis piernas, y tocando mi ano,noté como me tenía ensartado aquella polla. era increíble, tenía toda dentro de mi culo,aquella polla, y no había sentido dolor alguno.
Con mi mano toqué sus huevos, empezando a acariciarlos.
Acto seguido, empezó a mover su pelvis, dando ligeros movimientos de cintura, en un vaivén suave y sin prisas. ¡Aaaaaah! cada vez me estaba gustando más, y él cada vez, empezaba a aumentar el ritmo.
Yo miraba por entre mis piernas, y veía como mi polla y huevos iban para delante y para atrás. era normal, me estaba sujetando por mis caderas, y no paraba de taladrarme mi virgen culo. Virgen al menos hasta ese día. cada vez iba a mayor velocidad, pareciendo yo un muñeco encima de una cama, a 4 patas, siendo ensartado por una gran polla, y a un ritmo cada vez más infernal.
Aaaaah, dios mío, que gusto estaba sintiendo, cada vez que me clavaba aquella vergota, como pude haber tardado tanto yo en enterarme de lo rico que se sentía aquello de ser follado.
Ahora empezaba a darme mucho más fuerte, y a gemir, y decir, uuuuuff que gusto que me estás dando mariconcito, tienes un culito riquísimo, y por encima debías de ser virgen.
empezó a soltar grandes chorros de leche, introduciéndome aquel falo cada vez más profundo; era como si quisiera dejarme preñado, y temiera que me saliese la leche de mi culito.
La verdad es que estaba notando como salían aquellos chorros de semen, y quedaban dentro de mi culo. fue la única vez que sentí eyacular, y como salían los chorros de semen. todas las demás veces que me volvieron a follar, no volví a tener aquella sensación de notar como salía el semen de la polla que me follaba, y se corrían dentro de mi culo.
Nada más terminar, sin sacar la polla de mi recién desflorado culito, agarró mi polla con su mano derecha, y con un par de movimientos, empecé a soltar una tremenda cantidad de leche. Joder menuda corrida que había tenido, y que gustito me había quedado en el culito.
Nos levantamos, y me fui al baño, para limpiarme. Lo primero que hice al entrar en el baño, fue sentarme en el Water, esperando empezara a soltar aquello que me inundaba, pensando que también empezaría a evacuar. pero la verdad, es que no salía nada, más que semen, pero yo tenía la sensación de tener un tapón en el culo, y quería evacuar.
Como no salía nada, me puse en el bidet, empezando a meterme un dedo en el culo, para luego seguir con 2 dedos. Pero allí no había nada, llegué a tocar el fondo del mismo, y nada, que aquello estaba limpísimo.
Así que salí, y empecé a vestirme. cuando estuvimos listos, salimos ambos, y nos fuimos a tomar unas cervezas, a una terraza cerquita de allí.
Iba andando, y tenía la sensación de llevar el culo abierto. La verdad es que pensaba que todo el mundo se fijaba como caminaba, y que se darían cuenta de que me acababan de romper el culo. Creo que a todos los que nos han roto el culito, sabemos a lo que me refiero. Hasta al sentarme tenía miedo, y procuraba sentarme con cuidado.
Que gran placer sentía aquel día, y que gran follada, y desvirgue le dieron a mi culito.
gracias Urbano, por esa maravillosa desfloración. Me rompiste el culito, bien roto, y sin apenas dolor, además con muchísimo placer por mi parte.
Me diste la dirección de tu casa en Barcelona, y el número de teléfono, por si cuando fuese por allí, me animaba a llamarte. La primera vez, no me atreví, luego perdí la cartera, y la nota donde me habías apuntado tu nombre, dirección, y teléfono, así que no pude ponerme en contacto contigo, ya que solo recordaba tu nombre, Urbano. Tampoco tuve la suerte de volverte a ver, pero fue todo un placer el que me hubieses desvirgado.

18 visitas en total, hoy 0

Probé el deseo de hombre

Relatos Salvajes 28/08/2017

La verdad es que nunca cantes había tenido un encuentro homosexual con nadie, esa era la realidad y mi tendencia siempre fue de heterosexual. Hace tres meses, en pleno verano, me desplacé junto con mi cuñado a una vivienda que tengo en la sierra cercana a mi ciudad. Tenía que hacer unos arreglos en la vivienda y él me acompañó ya que es un experto en la materia de que se trataba.
Así que llegamos y el calor zumbaba de lo lindo y como la piscina se había llenado el domingo anterior, pues lo primero que hicimos fue desnudarnos y darnos un chapuzón. Como no había nadie en la casa nos quitamos toda la ropa y nos sumergimos en el agua fresca de la piscina. Dimos algunas brazadas y después nos pusimos a jugar como dos críos echándonos agua el uno al otro y a empujarnos intentando hundirnos uno al otro.
Nuestros cuerpos quedaban muy juntos y por supuesto nuestras pollas, que con el juego se pusieron erectas, de tal forma que ambos nos fuimos calentando poco a poco y ya el juego se fue cambiando a otro mas intenso.

Sin pensarlo dos veces saltó mi cuñado al borde de la piscina y me fijé que su pene apuntaba hacia el cielo limpio de aquel día de Agosto, era un pene grueso, ausente de piel por la punta porque había sido operado de fimosis, no muy grande, si lo comparaba con el mío. Vi que él se me quedaba mirándome a los ojos y me invitaba a disfrutar de él. Yo alucinado dudé un momento, ya que nunca había hecho nada sexual con otro hombre, pero finalmente me animé a probar. No me hice de rogar y me acerqué nadando suavemente hasta estar a su altura. Lo levanté con mis brazos un poco y tuve a la altura de mis ojos su raja oscura y llena de vellos negros y fuertes. Allí metí mi lengua, mientras mis manos le masturbaban. Mi cuñado se retorcía de placer y después de mucho trabajarle su semen saltó a mi cara y mi pecho. Él gritó fuerte y quedó laso encima del borde de la piscina, con los ojos fijos en el cielo.

En esos momentos le besaba lo que tenía mas cercano, su fortísimo muslo tostado por el sol, lleno de vellos rizados y fuertes. Su pecho agitado se fue calmando y se incorporó en unos minutos. Me pasó los dedos por mis labios y se dobló para besarme en los labios. Y no decíamos nada, todo estaba explicado, pero es que no queríamos pensar en nada y mucho menos en nuestras dos esposas, hermanas entre ellas.
Me tomó de la mano y me fue arrastrando hasta la escalerilla metálica de la piscina y me indicó que subiera.
Mojado como estaba, pudo ver mi pene de 22 centímetros erecto y deseando ser comido por él. Yo estaba fuera a de mí y caliente como un perro. Miraba sin parar su hermoso trasero y el se dio cuenta de ello. Se tendió en el césped y me ofreció su hermosa raja oscura que yo había degustado anteriormente con mi lengua.

Cierto es que la tenía bien abierta, pues él seguía caliente y lo demostraba por su nueva erección, pero abrió sus piernas para recibir mi carne latiente que pujaba por encontrar su sitio. Me arrodillé, besé sus nalgas hermosas y las mordí con pasión. Él gemía de nuevo y yo con mis dedos fui horadando aquella raja hermosa que se me ofrecía como un regalo único.
Primero metí un dedo y después dos. Poco a poco fui añadiendo más dedos y al final los cuatro dedos jugaban con su interior, como prólogo de lo que él recibiría después. Lo que pasaba es que lentamente le fui restregando mi polla caliente por los muslos y la coloqué en la entrada. Pasé mi capullo de arriba a abajo y él gemía cada vez más, así que no le quise hacer esperar más y le introduje poco a poco mi gran pene dentro de él. Se adaptó rápidamente a mi y comenzamos el baile del mete y saca como jamás lo había hecho con mi mujer. El culo de mi cuñado era infinitamente muchos más estrecho que la vagina de ella y me daba más placer al apretarme el falo, sentía que me correría con mucho mas placer.

Estaba yo inundado a semen de mi cuñado, pues en la cara y el los vellos del pecho aun conservaba su huella, así que aquello me hacía ponerme mucho más salido. Mi cuerpo cada vez que se elevaba para volver a clavar mi polla dentro de él, hacía que se fuese secando el semen y ello hacía estirar mis vellos produciéndome una morbosidad inusitada e ignorada por mi hasta ese momento. Cuando él sintió que me llegaba el orgasmo, pues mi pene se dilató aún más, en lugar de decirme que me derramara fuera, volvió sus brazos hacia mis nalgas y apretó hacia dentro con lo que aquel empujón dentro de su cuerpo me puso mucho más caliente y una oleada de leche salió de mi polla inundando todo su interior, mientras los dos jadeábamos como dos perros calientes. El se había corrido también encima del césped y vi como su leche brillaba al lado de su polla.

Cogí su polla, la sostuve con mis dedos y la probé. Me gustó y quise probar más, así que saqué mi polla de su culo, lo volví boca arriba y vi que tenía todo su pene lleno de leche. Me dirigí a él y lo lamí limpiándole todo el semen que había quedado depositado alrededor de aquel super capullo que me ofrecía. El creyó que no era justo y se volvió hacía mi, nos abrazamos y nos dispusimos a chuparnos las pollas y no dejar rastro de nuestro encuentro homosexual en la piscina. Nos fundimos en un perfecto 69 que nos puso de nuevo calientes. Así estuvimos un buen rato hasta que faltos de fuerzas nos quedamos tendidos en el césped a la sombra de un árbol en aquel día caluroso.

En definitiva, yo no calculo el tiempo que estuvimos, pero cuando me desperté vi mi pene fláccido en su boca y yo tenía el suyo a pocos centímetros de mis ojos, así que comencé por pasar mi lengua por su punta y lo desperté del todo. Nos levantamos, nos fuimos dentro de la casa y nos dirigimos a mi dormitorio. Allí fue el segundo encuentro. Comenzamos por darnos un beso largo, mordiéndonos los labios suavemente mientras que nuestras pollas chocaban unas contra otra, que de nuevo se enervaban como queriéndonos traspasar el uno al otro, rompiendo nuestros principios y prepucios heterosexuales, y la realidad es que aquello era lo más excitante y homosexual que he vivido hasta ahora, toda una experiencia didáctica y hermosa.

SER COMO ELLA BIEN ACOMPAÑADO, DE UNA POLLA GRANDE DE NEGRO

14 visitas en total, hoy 0

En el supermercado pensando en él

Relatos Gay 26/08/2017

Yo trabajaba para él, yo mucho más joven que él, pero me gustaba mirarle mientras estaba en la tienda. Trabajaba en un supermercado de conocida marca, pero aquí no lo diré por no dar publicidad, y él era el encargado. Lo único que yo hacía era reponer y reponer, nunca había nada más. Me ordenaba lo que tenía que hacer, su voz fuerte y sus brazos aún mas robustos hacía y provocaba que lo mirase sin pausa. Eso sí, sin que se diera cuenta.
Un día, tanto me mandó y tan cansado estaba del trabajo, que no pude reprimir mi flojera y fui para el baño para llorar de rabia, de lo que me hacía trabajar por el sueldo infame y ridículo. Pero cuál fue mi asombro, que en vez de afligirme y venirme abajo, me calenté sin querer, me excité y me estimuló aquella situación de desamparo y transgresión de mi persona. Noté como mi pequeño pene se endurecía, como se hacía más grande en aquel sucio y lúgubre lavabo del supermercado. Me llamaban para ir otra vez a reincorporarme, escuchaba mi nombre, pero también escuchaba el latir de mi pene y su punta endurecida ya. Tenía que elegir entre lo uno o lo otro. Tenía que salir ya o tocarme para ver cómo me sentía ahí, todo sucio y hasta humillado pero con ganas de expulsar la carga que llevaba dentro. Me toqué el pene y lo supe al instante: tenía que seguir acariciándomelo. Me comencé a subir y bajar la piel del pene minúsculo, ahora ya no tanto, a hacer salir el capullo por aquel prepucio tímido, notaba que tenía que darle más fuerza y ritmo a mis sacudidas. Entonces volví a recordar al encargado fuerte y masculino que me obligaba cada día a trabajar más y más, mi pene se volvía muy duro, yo quería frotarmelo aún más. Me entró un deseo de coger una polla, pero más grande que la mía para notar y ver la diferencia, para ponerme aún más excitado, pero no pude ni pensarlo, noté como me venía mi poca cantidad de esperma, mi falo rígido, escondido y apenas visible, a pesar de estar duro, hizo que brotara mi caliente semen blanco, en aquel lavabo maloliente y circunspecto de servicio de supermercado.

13 visitas en total, hoy 0

A los 17 pasé de hetero a mujer

Gays, Relatos Gay 20/01/2017

Yo tenía 17 años por aquel entonces(recien cumplidos), había dejado atrás un buen año a mi parecer, hice relatos de gays, me gustaban, pero lo que no me imaginaba ni por asomo, era lo que me iba a pasar en este año

PARTE 1

Me presento, me llamo Richard, soy blanco de piel, rubio oscuro, ojos medianamente azules,estatura normal 1’76, un poco rellenito pero no gordo, bastante maduro para mi edad y un poco insocial con los chicos de mi edad, pues no pegaba con ellos, ya que su manera de pensar y la mia eran bastante distinta. Me gustaban los chicos, gays, me excitaba con relatos gays que leía a menudo
Siempre me consideree hetero, de hecho salí dos años con una chica, y nunca tuve deseos sobre otro hombre, exceptuando algun dia curioseando videos gays en internet. Vídeos, chats..

Como he dicho antes soy bastante insocial, de hecho me paso gran parte del dia en casa viendo series, jugando a la consola y pasando el tiempo, y cuando salgo de casa es para dar un paseo,comprar algo, salir con mis tres mejores amigos, y lo que surja.
Un dia como otro cualquiera, me levanté, me acicalé un poco y fui a dar un paseo.
Ese día no ne apetecía ir solo por el barrio, asi que cojí el metro y llegué a la puerta del sol(Madrid) ya que tenía ganas de ir al fnac y a otros sitios a ver cosillas para matar el tiempo.
Al cabo de una hora llegué a una tienda en la cual me habia gustado un pantalón y me lo quería probar en el vestuario.
Cuando elegí uno para entrar y probarmelo, no me di cuenta y había un hombre de unos 40—50 años desvistiendose, pero ninguno de los dos nos percatamos, ya que èl intentaba quitarse la camiseta pero no le salia y le cubría la cara y yo entré casi sin mirar y me puse de espaldas de èl, enpezando a quitarme la parte de abajo.
Cuando El Hombre logró zafarse de lo que le impedía ver lo que pasaba, se quedaría sorprendido al verme a mi sin los pantalones,dejandole apreciar un magnifico panorama, ya que yo poseía un culo envidiable, bastante grande y sensual, el cual quedaría absorto mirandolo durante unos segundos largos hasta que me llamó la atención diciendome:Disculpe, está ocupado. Palabras que me alteraron y avergonzaron, contestándole: perdone, perdone, no me había dado cuenta.
Me di mucha prisa en subirme los pantalones y salí raudo del lugar.
Me senté en un banco que había proximo a la tienda, y me quedé pensando en que soy un despistado, y que imaginate si llega a ser una mujer.
A lo que llega el hombre, y se dirige hacía donde estaba yo.(El hombre era alto, 1’85 mas o menos, ojos verdes, piel mas oscuro que yo pero no mulato, pelo moreno, complexión fuerte, pero no gordo, solo barriguilla, pero cuerpo hecho en el gimnasio, y atractivo).
Me empezé a preocupar por lo que me iría a decir, pensaba que me iba a insultar o regañar, pero lejos de eso, solo se me presentó, dijo:
Hola, que manera mas extraña de conocerse (se rió), por cierto me llamo Iván,¿y tu?
Me dejó bastante sorprendido, a lo que le conteste: Richard, encantado, y perdone usted por haberme metido sin querer, soy muy despistado a veces.
—Iván: No pasa nada, esas cosas pasan, además te asusté un poco diciendote que estaba ocupado, disculpame
—Yo: Fui mi culpa, no pasa nada.
—Iván: ¿Me puedo sentar?
—Yo: Si, claro.
(Se sentó al lado mio, y empezó a charlar conmigo)
—Iván: Que buen día hace, perfecto para dar un paseo verdad?
—Yo: Si es verdad, yo es lo que había venido a hacer, y a matar el tiempo ya que me aburro un montón en casa.
—Iván: ¿No sales mucho?
—Yo: No la verdad, lo justo para que me de el aire, tampoco soy de salir con amigos, solo de vez en cuando
—Iván: Eso no esta bien, hay qur vivir mas la vida,tener experiencias, hacer cosas que en un futuro las recuerdes con cariño y nostalgía,aprender de los errores y….bueno jeje me estoy enrollando, tampoco soy quien para decirte lo que debes hacer.
—Yo:Ya, tienes toda la razón, y tranquilo, no me molestas, no disfruto en plenitud la vida, solo hago lo más facil, para salir adelante, además tu sabes mucho más que yo por los años, me gustaría de verdad hacer lo que me dices pero soy muy conformista y…
—Iván: No digas mas, se como te sientes, yo estaba asi a tu edad, es una etapa muy chunga en algunas personas,pero con constancia y esfuerzo puedes salir de tu burbuja.
Bueno te estoy metiendo una chapa, nada mas conocerte jeje, puede que te parezca raro.
—Yo: Te he dicho antes que no me molestas, eres muy agradable, hacía tiempo que nadie se preocupaba asi por mi, y yo no suelo soltar todo lo que siento, que sobre todo es un vacio en mi vida, haciendo una rutina diaria.
Iván:Comprendo, te debes sentir muy insatisfecho contigo mismo.
¿Te apetece que demos un paseo y vamos hablando?
—Yo: Ok, no tengo prisa, vamos
(Despues de dos horas caminando por el centro,hablando sobre nosotros, nuestras inquietudes, como debia solucionar mi problema, terminamos en un parque).
—Yo: uff estoy cansado ya de caminar, ¿descansamos un poco?
—Iván: vale yo también lo estoy, mira ahí hay un banco, sentemonos.
—Yo: Me ha encantado hablar contigo sobre lo que me pasa, es reconfortante saber que te has preocupado de mi sin casi conocerme, eres muy buena persona.
—Iván: No me eches tantas flores, solo me has caido bien de un principio, y quería saber mas de tí
—Yo: Por cierto, aún no se tu edad, si no es sin discrección, yo tengo 17, en enero los cumplí.
—Iván: yo 47, un poco mayor comparado con tu edad, quien la tuviera.
—Yo: Que va, aun eres joven tienes mucha vida por delante, te conservas muy bien, yo creí que tendrías unos 40.
—Iván: Gracias por el elojio, si yo tengo vida por delante, imaginate tu, aun no has ni comenzado a vivir, como el que dice jeje.
—Ivan: ¿sabes que? Aunque haya sido algo vergonzoso me alegro haber tenido el accidente de antes en los probadores, asi te he conocido, por que me caes genial. quieres que nos demos los telefonos para estar en contacto?, asi podemos quedar otro dia para tomar algo o ir a algun sitio.
—Yo: Esta bien, a mi también me has caido genial, asi hablamos por what’app, toma: 6……..
—Iván: Perfecto, ya lo tengo, me tengo que ir ya que el supermercado cierra en 20 min y tengo qe hacerme la cena
—Yo: Vale,ya hablamos, hasta otra
—Iván: Nos vemos!
(Despues de irse Iván,me quedé unos 10 minutos más pensando en que me lo había pasado muy Bien, y que había conocido a una persona que me comprendía y pensaba más como yo, y que me daba igual la edad, que le consideraba un amigo, ya que de mi edad no ha habido ninguno que llegase a ser tan compatible conmigo).
(Nada mas llegar a casa, me llego una notificacion de él,decía):
—Iván: Hola, Richard, soy Iván, ¿ya estas en casa?
—Yo: Si ya llegué, y tu que, ¿consiguiste llegar al super?
—Iván: Si, por suerte si jejeje
Ya acabo de prepararme la cena.
—Yo: ¿Que te has hecho?
—Iván: Crema de calabín y puerro, y de segundo filetes de pollo con patatas.
—Yo: mmm que bueno,¿Sabes cocinar muchas cosas?, yo me defiendo jeje
—Iván: si, pero lo justo, a mi lo que me gustaría es compartirlo con alguíen, y ya si me lo hacen a mi mejor jeje, aunque me gusta ayudar. Desvario mucho ¿no?
—Yo: Que va, jaja, es normal Lo que sientes, es mejor estar en conpañia,por cierto, ¿nunca te has casado?
—Iván:No la verdad, no he sido muy afortunado en el amor, he tenido un par de relacciones pero no muy duraderas.
—Yo: joder, no lo entiendo, con lo agrabale que eres, ademas estas bien en Forma,y eres guapo( esto lo solté sin querer), toda mujer querria estar contigo.
—Iván: soy guapo? O te parezco guapo? Cualquiera de las dos muchas gracias, tu tambien lo eres, enloquecía de pensarlo, era como aquellos relatos de gays de hacía tiempo, eres super mono, jaja, pero no se, no he tenido suerte o no he encontrado la pareja adcuada todavia.
—Yo: jeje gracias, que verguenza no se por que puse eso…pero me salió del alma, en todo caso ellas se pierden a ti, no tu a ellas.
—Iván: es que en verdad, las mujeres no me gustan del todo, soy bisexual, mis anteriores parejas fueron 2 chicas y 3 chicos. No se espero que no te importe, solo quiero ser sincero.
—Yo: No pasa nada, cada cual le gusta lo que quiere, asi tienes mas donde elegir.
—Iván:Que comprensivo eres, me gusta que no seas cerrado de mente.
¿Te puedo cofesar algo? No se que tienes, pero me siento muy comodo contigo, nunca habia tenido algo asi con nadie, te puede sonar raro, pero es asi.
—Yo: Ya a mi me pasa lo mismo, con los chicos de mi edad no me lo paso igual, no se somos muy compatibles.
—Iván: Pues si, jeje voy a comer luego hablamos ok?
Yo; ok, que te aproveche.
—Iván: Graciass, guapo
(Cuando me dijo guapo, mi corazón empezó a latir mas fuerte durante unos momentos, me pregunte, que por que me pasó eso, pero no le di mucha importancia)
(Pasaron 3 dias, y cada dia hablaba un montón con Iván, cada momento que teniamos libre hablabamos sobre nosotros, sabiamos ya muchas cosas del otro, y nos llevabamos cada vez mejor si se podia superar), (Al cabo de una semana hablando, me dijo si me gustaria ir a algun sitio, le contesté que si, donde el dijera. Propuso ir al cine y le dije que bien, que el ya sabe que me encanta, entonces quedamos a una hora en la entrada del cine).
—Iván: Hola, que bueno verte de nuevo, (dos besos), que te gustaría que viesemos, te invito yo.
—Yo: Buenas, que bien te has vestido ¿no?estas genial.
Oh enserio¿ me invitas? Muchas graciass, mmm pues haber, elige tu, me gusta todos los géneros.
—Iván: Tu también te has arreglado mucho, estas guapisimo,quien nos vea juntos parece que tenemos una cita jaja
—Yo: (no se por que me sonroje mucho y el notó).
—Iván:Bueno pues si me dejas elegir a mi, elijo ¡esta!
(Era una pelicula romántica sobre un triangulo amoroso pero a la vez comica y de accion, la verdad no habria elegido yo mejor)
—Yo: perfecto, me encanta
(Compró las entradas y nos fuimos a la sala del cine)
—Yo: Iván, quieres palomitas o refresco? Te invito yo.
Iván: No muchas gracias, estoy bien.
—Yo: Seguro? Esta bien, pero yo si Quiero, ahora vuelvo que voy a comprarmelas.
—Iván:Ok te espero ya sentado en el cine.
—Yo: vale cariño( se me escapo sin querer “cariño”, me puse muy rojo, pero el no le dio mucha importancia)
(Cuando ya me las compré fui a la sala y me iba a sentar al lado suyo, hasta que al pasar delante de él para sentarme en mi asiento, tropecé y caí sobre su regazo,notando un bulto entre mis dos cachetes del culo)
—Iván: ¿Estas bien?
—Yo: si, lo siento, soy muy patoso. (Me gustaba un monton estar sobre Iván, y no sabia por que, lo relaccioné con que me llevo genial con él)
(Pero de repente siento que el bulto empieza a crecer dentro de mis dos cachetes,y hago un leve gemido que creo que se percató)
—Iván: No veo la pelicula si no te quitas jaja( lo dijo en plan cachondeo)
—Yo: oh si claro jejeje no se que me ha pasado, ya me quito
(tardé como 30 segundos desde que me caí hasta que me quité)
—Yo: Bueno ya empieza, que bien
(Pasó 1hora de pelicula, y a los dos nos gustaba bastante,entonces pasó algo)
Iván: Richard, ¿te va gustando?
—Yo: si, esta genial
(Iván me cogió la mano, como si fuera su novia,y yo no se la rechacé. Asi nos pasamos lo que quedaba de pelicula).cuando terminó, se encendieron las luces y los dos miramos nuestras manos entrelazadas,y el me dio un beso muy erotico en la mejilla, y me dijo:
—Iván: ¿Nos vamos?
—Yo: vale, me ha gustado mucho,me encanta ir contigo al cine.
( cuando salimos fuimos, ya sin cojernos de la mano, al 100 montaditos, un bar que estaba al sair del cine).
—Yo: ¿Cual fue tu parte favorita?
—Iván: mmm no se cuando se besan y la mujer le confiesa que es un hombre, fue sorprendente, y sobre todo por que a el le dió igual.
—Yo:sii, esa parte me gustó mucho
—Iván: ¿A donde te gustaría ir la proxima vez?
—Yo: Donde sea, me da igual, pero contigo.
—Iván: ¿Que romántico no? Jaja
—Yo: umm si emm jejej(me quedé sin palabras por lo qur habia soltado)
—Iván:jajaja es broma, yo también, donde sea pero contigo.
(me tranquilicé un poco ya que no sabia por que habia dicho eso, sonaba como si me gustase Iván, y yo soy hetero, pero enseguida me di cuenta que solo era amistad) (o eso fue lo que creí en ese entonces).
—Yo:Bueno , nos damos.un paseo afuera? Hace buena noche.
—Iván: Esta bien, asi vamos llendo a mi coche que esta muy lejos.
(Andamos como 45 minutos, a paso muy lento, hablando de algunos temas, hasta que llegamos a su coche). Me dijo:
—Iván: Te llevo a tu casa ok? Que es ya muy tarde para ir solo.
—Yo: jaja no pasaría nada, soy fuerte , pero gracias por preocuparte por mi.
—Iván: Nada nada, sube asi me enseñas donde vives exactamente.
—Yo: ok
(Tardamos 20 min en llegar a mi casa, y tocaba despedirse).
Iván: Bueno pues ya hemos llegado, espero que te lo hayas pasado muy bien, nos veremos muy pronto vale?
Yo: vale, por supuesto, y la proxima elijo yo el sitio para sorprenderte heje.
(Ya casi saliendo del coche me dijo):
—Iván: Una cosa, espera
—Yo: ¿Que pasa?
( me plantó un beso en los labios, apretandomelos con mucha fuerza.
Duró como 3 min no hubo lengua ni nada pero cuando nos separamos, se fue enseguida y yo me quede impactado, como que acababa de suceder, estaban mis labios aun rojos de la presión, y estaba entre excitado, y asquedo ya que no me gustan los hombres, y soy hetero, pero el beso en el fondo me encantó)
(Me fui a casa,mis padres me preguntaron que tal lo habia pasado con mis amigos, le dije bien, y me fui a mi cuarto a pensar sobre todo).
Estaba hecho un lio por que Iván me beso y me fascino mucho mas que con cualquir mujer, pero a la vez estaba confundido, de por que me gustaba si no me gustan los hombres….pensando en todo ello me termine durmiendo).
(Al dia siguiente, seguía comiendome la cabeza con el tema, cuando me llegó un mensaje de Iván, decía:
—Iván: Que tal estas, perdona por lo de ayer, no se que me pasó, estaba tan feliz de estar a tu lado, que elevé mi muestra de afecto a ese beso, que fue increible, jamás me habia gustado mas un beso, pero no quiero que por ello te enfades, solo quiero solucionarlo todo y que sigamos como antes.
(Le contesté):
—Yo: No pasa nada, lo comprendo, a todo el mundo le puede dar un momento de calentón e imaginarse cosas que no son, pero que sepas que a mi tambien me pareció el mejor beso que me han dado y me encantó, pero fue el momento, osea si pudieramos olvidarlo, y seguir como antes, mejor, y nada que no.estoy enfadado y por mi mo ha pasado nada.
—Iván: Joder cuanto me alegro que te lo hayas tomado asi, vale no ha pasado nada.
Ahora a pensar en la proxima vez que quedemos que por lo demas ayer estuvo genial.
—Yo: sii, jeje estoy impaciente.
(Pero para ninguno de los dos, lo que pasó ayer fue un simple desliz,nos marcó para siempre.)

PARTE 2

Despues de unos dias del incidente del beso, Iván y yo, seguimos hablando,como antes, pero algo era distinto, eramos mas cariñosos, pero ninguno de los dos lo notabamos en ese entonces.
Pasó una semana hablando todos los dias a todas horas sobre todo lo que se nos ocurría, a veces eran simples trivialidades, y otras temas mas serios y de interes común, que lo discutimos un poco pero casi siempre teniamos la misma opinión.
Un dia que podiamos los dos salir, le propuse quedar para ir algun sitio.
—Iván:Vale,¿a donde te gustaría ir?
—yo:mmm pues te parece si vienes a mi casa, no estan mis padres por todo el fin de semana, nos calentamos unas pizzas, o mejor te hago la cena, que se me da bien, vemos una pelicula o algo mientras, y si quieres despues nos vamos una discoteca o algun sitio que te guste.
—Iván: ohh me encanta el plan, si tu quieres por mi perfecto, ¿a que hora?
—yo: a las 7, ya sabes donde vivo, el numero del piso es 2°B, te espero.
—Iván: guay,hasta ahora.
(Tardó en venir 25 min, y cuando sonó el timbre me puse feliz).
—yo: Hola, ¿que tal el venir para aqui?
—Iván: No había mucho tráfico, asi que bien, y ¿tu que tal? Que bien huele.
—Yo:¿cuando te gustaría cenar?
—Iván:Mas tarde,en un rato tendré mas hambre, y tu?
—yo: yo igual, vemos una peli?
—Iván: vale, pero antes debo contarte una cosa.
—yo: si cuentame.
—Iván: ¿Te acuerdas que te dije que olvidasemos que pasó entre nosotros en el coche?, pues es que no puedo quitarmelo de la cabeza, cada vez que intento olvidarlo, me vuelve la sensacion de tus labios en los mios, cada vez que cierro los ojos te imagino a ti besandome y siendo mio, cada vez que hablamos de cualquier cosa, no puedo dejar de imaginarte estando junto a mi, besandonos y a veces mas cosas….y asi casi todo los dias, que hago? Yo es que te considero mucho mas que mi amigo no se como describirlo… es amor, te amo Richard, con todo mi ser, me gustaría que fueses mio y poseerte,hacerte muy feliz, estar juntos todo el dia, acariciarte, mimarte…y todo lo inimaginable te haría para que fuesesmos uno…
No me tomes a malas, solo te he abierto mi corazon, no podría vivir sin ti, dime lo que sientes tu por favor.
—yo:uff Iván, ahora si que estoy hecho un lio, por que yo siento exactamente lo mismo que tu o más, pero a la vez me contradigo mis principios ya que no me gustan los hombres, soy hetero, y sería raro que tu y yo….pero es que tambien te quiero en el fondo de mi alma, es un amor tan grande…nunca sentí nada asi por por nadie, y ademas me pareces la persona mas guapa y sexy del mundo haria cualquier cosa por ti,te puedo decir incluso que tambien pienso a cada hora en ti, y todas las noches no puedo evitar tocarme, como si leyera relatos gays, pensando en que me haces tuyo, me posees, me haces…me haces tu mujer, me meto dedos en el culo pensando que me estas penetrando, cabalgando y es una sensación tan placentera…que no se que quiero ni yo mismo, por un lado te deseo como nada en este mundo, y por otro pienso que no deberiamos, que yo no soy asi, me gustan las mujeres…que hagoo Iváaaan
—Iván: No lo pienses mi amor, sigue a tu corazón, seguramente no seas del todo hetero si me dices esas cosas, es más pareces más una mujer queriendo a su hombre que hetero, por eso dejate llevar, yo no te haré ningun daño, serás mio y te haré gozar, te amaré y te querré por siempre.
(En ese momento Iván,mi hombre, me miro a los ojos, luego a los labios y me besó, me cogió de la cintura como una mujercita, y penetró su lengua dentro de mi boca, me besaba con tal pasión, que nuestras bocas parecían una, nuestras lenguas se entralazaban,no hubo un hueco en nuestras bocas que no lo pasamos con nuestras lenguas. estuvimos asi como 10 minutos tocandonos todo el cuerpo, el me lamia los labios, los dientes, y volvia a meterme la lengua hasta el fondo, hasta que se aparto de mi boca y me empezó a lamer el cuello, me daba muchísimo placer, empezó a bajar, me quito la camiseta, y me lamia y chupaba los pezones como a una chica,parecía como si quisiera sacar leche de ellos, bajo mas me lamia la barriga, el ombligo, me dió la vuelta y me quitó los pantalones y calconcillos, se quedó maravillado como la primera vez que me vió el culo pero mil veces más por vermelo desnudo, estuvo tocandome y lamiendome el culo como treinta minutos, Luego me dijo:
—Iván: mmm tienes el culo mas apetitoso y sexual del mundo, y lo bueno que ahora es todo mio.
—yo: si mi amor, es todo tuyo ahora, hazme tuya.
Entonces, siguió lamiendome, me pasaba la lengua por toda la raja del culo, abriendomelo asi,hasta que tenía la lengua entre mis cachetes,entonces con sus manos me abrió el culo, mostrandole el tesoro que tanto habia asnsiado, mi ano.Estuvo chupandome el ano como 10 min, yo me estremecía de placer, me sentía una verdadera mujer que le estaban dando el mejor sexo oral de la historia. Él me metía la lengua hasta el fondo del ano, lo mas que podia, y la sacaba, la metí y la sacaba,a veces me besaba el ano de la misma forma de como me besaba en los labios, para el, mi ano era como mi vagina,y me la trataba como cual.
Al cabo de un rato le dije:
—Yo: Mi amor, me apetece ahora darte placer a ti, quiero ser una buena chica, quiero sentir tu sabor mas delicioso en mi boca.
—Iván: Como quieras cariño,pero no me olvido de tu vagi….ano.
Se incorporó,y me puse de rodillas frente a él,le desabroché el cinturón, le bajé los pantalones, y ahi estaba ya sentía su calor, aun sin bajarle los calzoncillos, su empalme era tal, que me apuntaba directamente a la boca, entonces dijo:
—Iván: Mi amor hazme saber lo que es una mujer
Sin mas decir eso, le bajé los calzoncillos y salió su deliciosa polla con sus huevos peludos, me gustaba que no estuviera depilado, se lo hice saber, y joder …vaya polla, medía unos 20 centimetros, era preciosa, con una vena en medio, cabeza purpura rosada, tronco increible, me quedé embobado mirandola. Acerqué mi cara a su pene, estaba escasos centímetros, ya podia oler a macho, su olor me volvía loco,en la punta salia una gotita de liquido preseminal, que la cogí con la lengua como primer contacto, y vaya sabor, me encantaba, me puso super cachondo,no dudé mas y agarré a esa cosa que a partir de ese día seria mía, y empecé a masturbarle muy lentamente, el capullo bajaba y subía dulcemente,estuve asi un rato, hasta que aceleré un poco el ritmo. Ya era un bombeo constate, el gemía de placer, eso me excitaba aun mas , con la otra mano libre le empecé a estimular los huevos, me encantaba el tacto rugoso y mojado que tenían, ademas.de tener pelo, en ese momento dijo:
—Iván: cariño eres todo un experto, me estas volviendo loco por favor quiero.sentir tu boca dentro mmmm.
Tal como dijo mi hombre,sin dejar de pajearle, saque la lengua y le daba lenguetazos al glande cada vez que salía, luego deje de masturbarle para poder lamerle enterito el pene, le daba lenguetazos desde la base hasta la punta, de un lado a otro, me metia un huevo entero en la boca, luego otro,hasta que me introducí el glande entero en mi boca, le lamia cada milimetro, él lanzaba unos gemidos bastante grandes,me fui introduciendo poco a poco la polla sin dejar de lamerla por dentro por todos lados, hasta que la punta tocó la campanilla. Aún faltaba un poco para metermela entera pero me estaba dando arcadas, mire a Iván y lo estaba gozando como nunca, dije para mi mismo, que por mi macho, lo que sea. Aaguanté la arcada y me la metí entera, el no se lo podía creer, me mantuve asi como 1 min, respiraba como podía por la nariz, hasta que la saque de un golpe, provandome estar bastante rojo, y un ataque de tos y pronto el dijo, que no hacia falta que lo estaba haciendo genial, sin más seguí con lo mio, ahora me metía la polla y la sacaba a un buen ritmo mientras con la mano le cogía los huevos.Nunca apartaba la mirada de mi macho, le miraba a los ojos y el me correspondia la mirada aunque parecía que estaba en otro mundo, con la mamada que le estaba haciendo.
Estuve una hora mamandole la polla, ya casi habÍa perdido el sabor original, y solo lo cubría mi saliva. Tenía ya mi mandibula cansada, de tanto meterme y sacarme la polla, en tanto , que de repente me cogió la cabeza y me metía la polla el solo, basicamente me estaba follando la boca.
Yo no hacía nada,a veces me ahogaba un poco, pero por él lo que sea.Estuvo asi 10 min a lo que dijo:
—Iván:Cariño, quiero hacerte toda una mujer(mi mujer), asi porfin seremos uno.
—Yo:Si, es lo que mas deseo, pero.. ¿tu crees que me va a entrar? Es muy grande
—Iván: voy ha hacerlo muy despacito y primero te voy a dilatar con mis dedos y lengua, tranquilo, tu relajate.
—yo: esta bien, (me di la vuelta) Toma te doy mi virginidad como mujer, te quiero.
Comenzó entonces a volver a introducirme su lengua como hacia antes, luego metió un dedo.
—Iván: ¿Te duele?
—yo: No nada amor, sigue
(Metió otro dedo)
—Iván: ¿Y ahora?
—yo: no, sigue cariño
(Metió el tercero)
—Iván: ¿Mi vida, que tal?
—yo:mmm me encanta cariño, no me dule nada, es fabuloso
(Me dió un beso en la espalda, y metió el ultimó)
—yo: mmmmm delicioso, siento un leve dolor pero me encanta, te amo amorr, estoy preparada para ti.
Sin más cogió su pene en erección total, yo ya le había lubricado antes con mi saliva, pero se habia secado, a lo que me dijo;
—Iván: Richard escupeme en la mano.
Lo hice y se lo untó en el pene.
Me abrió los cachetes de culo para tener el objetivo en frente, se veía bastante abierto tras meter 4 dedos, y me dijo, preparado?y me metió el glande,mmmmm sentirlo así dentro de mi hizo que todo el vello de mi cuerpo se erizara,me empezó a enterrar todo el resto de su polla, a lo que sentia una sensación super extraña, sentía su rabo metiendose entre mis entrañas y eso hacia que me estremeciera de placer,casi llegaba a la altura del estomago, o eso es lo que percibí yo.
Me decía cosas super excitante y guarras, que ya ni me acuerdo por la excitación tan bestia que tenía, estaba siendo ¡follado por un hombre!.Su pene salia y entraba sin complicaciones, ya se habia hecho mi a ano a ese gran trozo de carne,la sensación era increible, la mayor satisfacción que he tenido en mi vida y tendré, a veces lo sacaba entero el pene de mi, para meterlo de una vez, lo sacaba y metía….
Asi estuvo no se cunto rato, yo estaba en la gloria. Aceleró el ritmo con el tiempo a tal medida que era durísimo, sus huevos rebotaban con mi culo en cada envestida, los dos gozabamos como auntenticos animales, su polla se había fundido con mi ano y entrañas,me cambió de posición en repetidas veces, a su elección,( misionero, perrito, contra la pared,cuchara) no se de cuantas formas me lo hizo pero en ninguna me soltaba y mucho menos sacaba su polla dentro de mi. En esos momentos si que sentí realmente que le pertenecía, que era suyo, y que podía hacer conmigo lo que quisiera…
—Iván: mmmm richard mmmm estoy a punto de ….venirmeee….
—Yo: hazlo cariño mmm pero que no se escape ni una gota, cuando vayas a mmmmm correrte mmmm hazloo mmmmm totalmente dentro de mi mmmmm llename mis entrañas, haciendome tu esposa mmm
—Iván: tranquila mmmm lo haré y si se escapa algo debes tragartelo mmmmm
—yo: Si mi amoooor mmm
—Iván: estoy a puntoooooo mmmmm ahhhhhhhh ufff ahhhhhh
El grito que pegamos los dos sonó hasta en japón, creo que incluso yo me corri, pero no por el pene, si no corrida anal.Me inundo todo por dentro, notaba caliente hasta la mitad de mi cuerpo, había llegado el semen hasta no se donde, Iván se quedo sin sacar el pene, con el hasta el fondo de mi, un poco mas y mete los huevos,me dijo al oido
—Iván: ya eres mia para siempre te amoo
—yo: cariño, sii siempre seré tuya, estoy agotado, por favor no separes el pene de dentro de mi por favor, tengo mucho sueño…..no puedo mas..
—Iván: yo también cariño…estoy exhausto…estoy durmiendo..me
Los dos nos quedamos dormidos en esa posición, el con su pene hasta el fondo de mi,con todas las entrañas llenas de semen, y yo a su lado…asi estuvimos toda la noche.

CONTINUARA: PARTE 3 y 4

13 visitas en total, hoy 0

NENE NENA

Confesiones, Gays, Incesto, Relatos XXX, Sexo con maduros 14/01/2017

1980. Tenía 8 años. Cursaba el 3er grado en la Primaria. Mi fisonomía de frente era de nene pero mi cintura espalda y sobre todo mi colita se arqueaban y me dibujaba un trasero perfecto, de nenita.

Siempre me llamaron la atención los varones, imaginaba sus pijas. El profe de gimnasia usaba un pantalón muy ajustado y se le marcaba un gran bulto. Yo lo miraba fijo y me mordía los labios. Me la buscaba.
Todos los amigos de mi papá me manoseaban la cola y yo me dejaba, incluso me daba mucha curiosidad.
Una tarde en el colegio fui al baño y me crucé al profe de gym. Me agarró fuerte de la cola, me llevó al SUM y me enseñó a mamarla. Me metió todo su pene en la boca y yo naturalmente realicé una fellatio increíble tragando todo su semen. Cómo me gustó. Después casi todas las semanas lo hacía. Y él me hizo sentir mi 1er orgasmo anal con su lengua. Quedé fascinado, pero no me desvirgó.

Una nochebuena un Juez amigo de mi papi me dio intriga, olía muy bien y estaba impecable. Yo arqueaba la cola , le miraba la bragueta y lamía mis labios. En un momento me fui solo para la pileta, me saqué el bermudas y en calzita blanca me zambullí. Era de noche. Al rato apareció. Yo me senté en el borde. El me acarició el trasero tan lindo que me dio para preguntarle : – Puedo ver su pene Sr? . Enloqueció . – Vamos al auto? Dijo: voy a comprar algo, Javi me acompaña! – Ok ,dijo mi padre. En ese viaje lo toqué por arriba, baje su bragueta, metí mi mano y lo metí todo en mi boca, lamí y lamí sin pausa hasta que acabó un chorro de semen tibio y espeso. Tragué hasta la última gota. Era un verdadero macho, no como las amigas de mamá, esas amas de casa, también necesitadas, pero bien tetonas y calentorras…

Quedó loco y me consiguió una pensión de por vida de privilegio y vitalicia. Me podía comprar de todo. Me llené de calzitas, shortcitos, culottes, brillos, etc, pero era muy chico, sólo tenía 9 años. Toda una nenaza.

A los 10 años nos fuimos a la Patagonia. Me acerqué al auto en el estacionamiento y el cuidador me miró con intención, ya me tenía ganas de todos los días .Me regaló un helado y yo lo comía como si la estuviera mamando apoyado en el auto esperando a mi papá. El señor estaba muy excitado y me suplicó que me deje chupar la cola, solo con lengua. Pasé a la cabina,me apoyé en la mesa, paré el trasero, me bajó mi shortcito, me abrió las nalgas y me hizo una lamida soñada. Acabé y me salía agua de la cola..

Mis padres decidieron viajar en micro. Yo quedé felíz por la cantidad de muchachos que había.
A la medianoche me levantéw al baño. Ahí me calzé un shortcito muy hot y salí. En el fondo me quedé en la máquina de café y jugo. Me serví un jugo. Al rato se acercó un tipo de 2 metros tsen calza de ciclidta con una preotuberancia enorme.:- Hola, cómo te llamas’? – Javi, le dije.Me preguntó la edad::- 10 ,le dije. : – Ah , sos chiquito!, vas al cole? . –A 5to grado pero estudio arte .
:- Mmm que bueno, yo enseño yoga y soy pofe de esoterismo, querés probar una hipnosis? Está todo controlado nenito, no temas, sentate ahí contra la última ventana.
Me puso de espaldas me sacó la remera y comenzó a masajearme con unos aceites , a mí se me salía la cola para atrás, incontrolable. Me comentó: – Tenés la cola perfecta de nena, cómo hacés? – Es natural, soy virgen sólo tuve orgasmos con la lengua con tres señores y me encanta
-Y no queres debutar, no te dan ganas?
-Me da curiosidad pero está perfecta mi manzanita. La entregaría a alguien dulce, que la trabaje despacio, suave,, con cariño, entiende?
-Claro. Bueno date vuelta de frente y dame las manos …
Apenas nos tovamos empecé a hervir, él decía mantras y me remontó a mi niñez donde afloraba mi necesidad de amor físico constante , mi intolerancia a la frustreación y mi deseo de ser nena.
Cuando desperté me besó en la boca increíblemente, mi 1er beso de lengua húmedo, largo, con merdidas suaves de labios, un acto de ensueño que me dejó planchado.

Resultó ser que en 2 años , de 8 a 10 ya habiá mamado, tragado besado, y había tenido orgasmos anales de lenguas “besos negros”, mucho para un nene de mi edad, pero yo estaba enloquecido y todo me salía de forma natural, como que ya era un putito en desarrollo, mi cuerpo desarrollaba femenino, cola, espalda, hombros ,boca, piernas, una cosa única.Y virgen aún . A los 10 añitos ya todos me deseaban para algo y a mí me calentaba sexualmente producir, provocar, sugerir,era el mas terrible provocador de tan solo 10, y se venía la locura total..

Cumplí 11 y mi papá decidió comprar una casa en la costa, en Ostende – Valeria del Mar y hacia allí nos dirigimos.. Ll egamos en auto, hacía calor y le pedí a mi papá que mientras miraba propiedades yo me queadría en la playa para meterme al agua y tomar sol – Bueno ok pero le aviso al guardavidas por las dudas .
Me armé un bolsito y bajé los médanos, llegué a un sitio ideal, medio oculto. Extendí la esterilla y me puse una calzita increíble. Me pasé aceite y me coloqué boca abajo con un libro sobre relatos eróticos homosexuales. Mientras leía me excitaba mucho, paraba la cola, me arqueaba… cerré los ojos y me puse mis auriculares. En mi mente deseaba que aparezca algún tipo muy dotado pero dulce, yo era terrible pero no dejaba de tener 11 añitos. Imaginaba todo eso cuando me tocaron el hombro. Era una mole divino en slip super abultado, marcado, el “guardavidas”. Me dijo : -Tu papá me pidió que esté atento, sos Javi no? Me encantó el tono, – Sí Javi ud cómo se llama? ( ya empezaba a calentarme ) ;- Joni, no te vas a meter al agua? Yo cuido tus cosas. – Ah sí tengo mucho calor …
Me levanté y sin darme vuelta miré la orilla parando la cola a tope, sentía los ojos de Joni clavados y me propuse provocarlo. Me zambullí y me acosté cosa de que las olas me tapen la cola y al irse emerja mi trasero divino. A los 10 minutos salí, volví al médano y Joni estaba parado con tremenda erección, tenía una super pija, se me hizo agua la boca.
-Me pondrías aceite en la espalda y en las piernas porfa?
-Dale acostate y relájate. Sentí sus manos aceitadas recorriendo mi cintura mi espalda, – Te estaba mirando en el mar y la verdad nunca vi algo tan lindo, qué cola increíble!! Cuántos años tenés?
Me bajó la calzita y apretando mis glúteos se fue acercando al ano que estaba hecho agua, y de pronto me comió la cola super sacado, estaba como loco y me volvía loquito. Acabé tres veces con esa lengua… Ahora quería comerme su pija. Me arrodillé le bajé su slip y salió una cosa enorme, le chupé desde los huevos y toda toda la pija, no me entraba en la boca, chupé y chupé a velocidad lamiendo sin parar mirándolo a los ojos besando con mis labios : – Ojo! Me vengooo … Y me atraganté, tragué y tragué sin parar hasta la última gota.
-sos increíble nene te quiero coger , pensalo yo te voy a esperar en aquella cabaña después de las 22 …
-pero soy virgen , no sé, si me das amor quizás, me tienta, pero suave, de a poco … tu semen es delicioso y tu pija terrible , veo, y paso.

Se fue y quedé extasiado , me dormi desnudito. Pensaba en esos relatos de incesto que de tanto en tanto leía en el silencio de la noche, y me excitaba solo de pensarlo y acordarme. De pronto desperté con las bocinas de mi papá, atardecía. Junté mis cosas , me puse mi mallita y entré al auto.
-voy a la inmobiliaria a pagar la cabaña, es al lado de la del guardavidas, me dijo que te vigiló y leías, la pasaste bien?
– súper papi, ahora déjame en la casa que me quiero bañar y acomodarme dale?
– ok, y me dejó en la puerta.
Era hermoso con ventanales.
Me metí en la ducha, con jabones especiales, me depilé, me encremé, me perfumé, me calzé un culotte fatal unas babuchas ajustadas, remerita de hilo, collar, tobillera y sandalias hindúes. Estaba listo!
Pensaba en Joni y en una excusa para irme a las 23.
A las 22 mi papi se caía de sueño: -me voy a dormir, si salís quédate cerca …
-si pá voy un rato al mar
Salí, me saqué la babucha, quedé en un culotte que estallaba, estrellas, luna y yo hermoso con mi cola cada vez más parada.
Me senté en la orilla, el agua mojaba mi trasero y yo gozaba
-javi? Sentí la voz deseada
-joni? Decidí animarme
-donde vamos? Mejor en mi casa, te espero en 5.
A los 5 min toqué su puerta
-pasá bebé. Estaba sentado en zunga y todo su cuero aceitado más tremenda poronga …
– es así : 1) te paso la lengua y te lubrico a fondo 2) me avisas cuando hiervas de deseo 3) me la mamás hasta que quedé dura como un tronco …
, me dio vuelta, arrancó mi culotte me tomó de la cintura e introdujo su boca en el ano, chupando sin parar y yo enloquecía, y dilataba, quedé a punto, me giró, se paró y su cosa quedó a la altura de mi boca, lo tomé, lo besé con mis labios carnosos , la recorrí toda lentamente, quedó durísima. Me giró , besó mi cuello, hombros, me bañó en aceite, y me dijo: -fumá esto! Es CRACK, te va a enloquecer. Me pasó una pipa cargada de piedras blancas, fumé y estalló mi cola, pedía y pedía. Metió un dedo, dos y tres, puso su cabeza hinchada en mi entrada, me iba abriendo y entraba suave – sigo? – por fa! . metió el tronco, llegó a media pija y yo descerebrado, y sucedió que sentí sus huevos golpeando mis nalgas, la tenía toda en mi interior, me hizo gritar, acabé un orgasmo extenso mientras él me llenaba el cuerpo de semen caliente.
– Me dejás algo de crack plis?
-te dejo esta cajita con un montón y la pipa, despacio que podés terminar regalado a cualquiera,
-gracias Joni, sos el mejor regalote que me comí hoy!

Cumplí 12 en enero, ahí en Ostende, hubo un festejo en la cabaña con mi papi y unos tíos que me comían con la mirada. Mi papi me regaló una carpa para 2 y decidí estrenarla esa misma noche , que había una convocatoria de acampe pero eran chicos de 20 y pico. Mi pa habló con Joni para que mirara.
A las 12 am bajé al mar y busqué un médano oculto
Y armé mi bungalow en un vallecito de arbustos
-En media hora nos juntamos, prepárate y sin quererlo me pasó otra pipa : – Fumá esto, quedás putita ¡
Entr’é, cerré, me desnudé y prendí la pipa, ese humo me prostituyó,quedé hecho agua deseando pija (pero muchas, en la boca, cola, ). Me puse una calza blanca increíble y un top sin breteles. Me unté la boca de brillo, pinté mis pestañas, me acosté boca abajo, abrí las ventanitas y esperé fumando. LA cintura se salía sola para afuera y mi trasero danzaba en círculos desesperados, incontrolable y re lindo, esa droga la adoptaría desde ya.
-Javi! Salís? – Entrá un segundo podés?
E{ varón abrió mi carpita y quedó justo su pene a mi altura arrodillado. Fumé más y empecé a acariciarle la poronga con los dedos en su extensión, bajé su bóxer y emergió una verga gorda, venosa, unos huevos enormes , llenos de crema – Mmmm , argullé. Besé su glande, solo con mis labios brillosos, tomé la pija cocmo un helado y lamí desesperado sin parar, toda en boca golpeando mi garganta mientras masajeaba esos testículos a punto de estallar
-Acabame en la cola y en la espalda y la cara ( le pedí)
Y eyaculó tanta cantidad que me untó las nalgas, espalda y cara con un semen espeso hasta que la metí en mi boca y succioné a tope
-Qué cosa rica! Me conseguís más crack, si me das de eso soy un regalito. Yo te espero, vení …
Cerré, a los 3 min me pasó un tubo lleno. Me armé una pipa letal, la fumé y me calzé un shortcito de jean que explotaba, vincha, aros , gargantilla y camisita ajustadísima, abrí y saqué medio cuerpo y me puse a leer, fumaba y la cola me estallaba. Me recosté de costado y me salían gemidos sin querer – mmmm, hhhhh, plis, al instante apareció una de esas bestias – bebé necesitás algo? – Ir al agua con alguien que me cuide, me da miedo, – ok venite yo soy surfer, prepárate y salí …
Fumé como loco, transformado en una nena me puse una calzita brillosa roja y un vestidito superajustada fatal. Salí , me guió lejos del grupo , nos fuimos metiendo al mar tibio , cuando me cubrió el agua arriba de la cintura el tipo agarró fuerte mis nalgas , una con cada mano , las separaba y apretaba ; – ay nenee sos un caramelito … toqué su pija durísima , la acaricié, me deslizó un dedo bajo mi mallita y lo introdujo en mi ano jugoso, agarré ese tronco y lo masturbé lento …
-vamos a tu carpa? Preguntó – ok, pero dame 5 minutos sí? . Y salí corriendo hasta mi bungalow, entré y cerré. Fumé un montón y me calzé una calzita blanca letal, super apretada, mi cola era una bomba.
Al rato llegó, palmeó las manos, fumé más y quedé entregado. Bajé su malla y me la devoré toda entera mientras él metía uno y dos, tres! dedos en mi cola , terminé unas cuatro veces, me volvió loco, metí la pija hasta la garganta, acabó y tragué sin parar, todo (como siempre), me encantaba el semen, tragarlo sin límite. Salió , me recosté desnudo solo en babuchas super ajustadas en la cola, fumé más, ese humo me dejaba loca , se me salía el traste incontrolable y quería pijas y porongas a morirla.
Al rato salí en shortcito de hilo y camisola y oí a distancia:
-este pendejo es diamante , es único, no puede tener esa cola y mamar así , tiene 11 añitos! Eso me calienta más, tenemos que hacerlo filmar , vamos a romper todo, en porno gay teen. Procuren crack y coca, la mejor. Llevale más y monten un set en el pinar .
A los 10min se acercó uno de estos , me llamó : – javi ! Tomá , es un frasco lleno del mejor crack , la idea es hacer una peli corta vos fumando y con tres tipos superdotados, te animás?
– No solo me animo con esa droga me pueden enfiestar
– bueno estate listo muy hot en media hora ok?

– ok sr director
Cerre mi carpita, me acosté, me senté de rodillas con los talones presionándome el culito, prendí crack y más crack, emputecí. Me calzé un culotte rosa fatal, salí a otear el horizonte, paraba mi tasero sin descanso , entré y fumé cuando dijeron: – Salí bby, y me dirigieron al pinar en cuatriciclo. Llegamos y era un set de cine. : – bueno es así, 1er acto, te acostás boca abajo como dormido parando la colita. Van a aparecer tres bestias y te van a manosear, podés?
-mientras fume esto todo …
Uno me untó de aceite mientras otro masajeaba todo mi cuerpo hasta llegar a mis nalgas, un 3ro se arrodilló frente a mi carita y empezó a golpearme con su verga gigante mejillas, ojos, boca. Pedí crack, luego empezó una mamada bestial sensual y heavy , mientras chupaba me bajaban el culotte y metían la cara entre mis nalgas y me cojiendome con la lengua y los dedos, hasta que el mamado me llenó de leche la cara y el del culo me cojía salvaje por atrás, acabé 6 veces y quedé roto pero con deseos mas y mas fantasías
-Corten al agua o a sus refugios. En una hora en la casa 6 para ver el tape y hablar …
-Estas bien? Me dijo el dire
-me encantó! Amo el crack y la pija y exhibirme , quiero hacer una de bucal triple, se puede?
-vos ponete super sexy para la reunión que vienen dos productores porno y tenés que impresionar
Me bañé de mi papi me perfumé y me puse calza blanca super calzada ajustadísima, un cinto con tachitas, maquillaje, brillo, una remerita roja de lycra con un solo bretel fume demasiado y Sali).
Golpee la puerta, – Pasá nene, ponete cómodo, querés fumar algo más? – mmm sí obvio , ud sabe …
Prendieron el dvd y mi actuación rozaba lo profesional, me salía natural, era el mejor pendejo, el más atrevido, cuerpo talladito ,
-Waooo nene sos Premium , necesitamos un nombre de fantasía, cuál te gusta?
-Me gusta Noah o Xavi van?
-sí queda Noah. Llévate una copia del tape .
-puedo fumar? –sí llévate todo esto es para tres días.
Fumé y pedí que me acompañe alguien (ya temblaba de deseo)
Salí con un desconocido productor que ni bien bajamos el médano me tomó de las caderas : – ay me encantaaa quiero su mema tibia y me hace la cola? El hombre estalló – Vamos a mi 4×4 y te llevo a un hotel de lujo Probaste por la naríz? – mmm no pero quiero por todos lados, – vení subí y probala EL sr preparó dos montañas de cocaína que me las aspiré de forma enloquecida, ahhh que pegue, qued´colocado, muy duro y muy tentado con esa pija
-ay sr me lamería el culito yo le juro que se la chupo hasta el final , quiero tomarle la lechitaaa …
Todo esto me lo sacaba la droga

24 visitas en total, hoy 0

Acabando el verano

Gays, Relatos Gay, Relatos XXX 01/06/2016

Hacía un poco menos de un año que Diego y yo éramos novios, conociéndonos en el instituto pese a que él era de un curso superior al mío. Tenía diecisiete, un año más que yo, y era el típico que daba el aspecto de ser bajito al ser muy anchote de espalda. Llamaba mucho la atención por que, además de su constitución fuerte, era de los pocos que ya se podía permitir dejarse un poco de barba, lo que hacía que uno se fijase todavía más en sus ojazos castaños claros. Por lo demás, fue cuestión de días que comenzásemos hablar en los recreos y nos volviésemos novios sin que nunca tuviésemos que decirle al otro que era gay.

A nuestra edad, por difícil que resulte creer, nunca llegamos a follar de forma plena aunque si que aprovechábamos cualquier momento a solas para besarnos, devorar los labios del otro, durante bastante rato. Nos abrazábamos y acariciábamos el cuerpo y en los últimos meses, cuando nos poníamos demasiado a tono, nos masturbábamos mutuamente llegando en algunas ocasiones, pocas, a chupárnosla. El hecho de que nunca nos atreviésemos a mas, supongo, que sería por que era nuestra primera relación de novios y por que nos queríamos tanto que nos superaba la tensión cuando llegábamos al límite de nuestra relativa virginidad.

En verano, a los dos nos tocó separarnos por los distintos planes de vacaciones que tenían nuestras familias. Nos jodió bastante aquello por que habíamos esperado con ganas que terminase el curso para poder dedicarnos de pleno al otro. El se iba a la cosa de Cataluña a mediados de Julio y mientras yo me quedaba en casa hasta principio de Agosto que me iba un par de semana. Fue un fastidio enorme que, cuando uno terminaba sus vacaciones, el otro las empezaba, haciéndose mas eterno el día de vernos. Al menos pudimos disfrutar de las primeras semanas de julio, luego ya vino el vacío de no poder ver a Diego. Por suerte, y para antes de que pudiese darme cuenta, ya estaba de vuelta en casa. En cuando dejé las maletas en mi habitación, cogí el teléfono y llamé a Diego en plan sorpresa, avisándole de que ya estaba allí e invitándole a venir por la tarde.

Al igual que yo, Diego se moría de ganar por verme por que, nada mas acabar de comer, Diego llamó a la puerta y yo fui a abrirle la puerta corriendo. Estaba muchísimo más moreno y se había casi rapado la cabeza casi al cero. Al vernos, nos miramos con bastante intensidad, deseando tirarnos a los labios del otro, pero en casa nadie sabía que él era mucho mas que mi mejor amigo y mi madre rondaba por la casa limpiando y guardando las cosas de las vacaciones. Después de saludarnos como dos buenos colegas, le invité inmediatamente a que viniese a mi dormitorio. En cuando entramos, el me agarró por detrás, me hizo girar y me beso. Ni me había dado tiempo a cerrar la puerta aunque poco me importó. El sabor de sus labios volvió a resurgir en mí como algo mas que un lejano recuerdo. Ya en el acto, sentí como me empalmaba con una bestialidad de dolía.

-Uff… – Jadeo él al separarnos al fin – No me podía aguantar, perdona.

-Estás muy moreno – Le dije echándole un vistazo a la cara y los brazos.

-¿A que si? He estado tomando mucho el sol este año y hace unos días fuimos a la playa ¡Me he vuelto a quemar! Es la hostia… – Rió y se dio la vuelta, quitándose la camiseta por detrás – Mira. Me quito unos pellejos que dan miedo.

Raspándose con el dedo el hombro, se arrancó un trozo acojonántemente grande de piel muerta. Tenía toda la zona de los hombros y superior de la espalda quemada y despellejada. Superando lo que me estaba excitando ver su espalda desnuda, me puse también a quitarle pellejo, riéndonos todo el tiempo por que no podíamos reprimir lo contento que estábamos de volver a estar juntos.

-A ver, vente – Le dije queriéndole despellejar, y le invité a sentarse con migo en la cama.

Sentándome en la cama con las piernas abiertas, le hice sentarse en medio para tener su espalda al alcance. A diego también le gustó la idea y se quitó del todo la camiseta. El rápido vistazo que pude echarle a su pecho me provocó me hizo sentir una excitación tan intensa que me costó controlar por dentro. Empezando a despellejarle, el sintió mi erección y se pegó mas a mí para sentirla mejor con su culo. Aun yendo con cuidado, él se resentía de lo quemada que tenía la zona. Buscando calmarle, entre otras cosas, lo comencé a besar suavemente por los hombros colorados y el se abandonó por completo a mí, aumentando su respiración hasta que se volvió suavemente jadeosa. Sus manos bajaron por mis piernas, que descansaba a ambos lado de él, jugueteando con mis pelillos. Aquello bastaba para hacerme sentir un placer sin igual. Simplemente acariciándole su piel, tan suave y calentita, me provocaba palpitaciones en el miembro. El me pidió más, cogiendome una mano y llevándola por delante, por su pecho, en donde se le amontonaba un poco de abundante pelusa. Jugué con su vello, deslizándome también por el resto de su cuerpo. Su cabeza calló hacia detrás y su cuello se abrió ante mí. Lo volví a besar repetidas veces. A su vez, baje mi mano por su vientre duro hasta que alcancé el borde de su pantalón corto. Palpándole por encima, descubrí que estaba como esperaba y regresando unos centímetros arriba colé mi mano por el pantalón y luego su calzoncillos. Mis dedos tropezaron de inmediato con su capullo, manchándome con una pequeña gota de preseminal que había asomado por su uretra. Profundizando un poco más, envolví su polla con toda la mano y le pajeé con extrema lentitud. Diego soltó un largo suspiro, retorciéndose a su vez.

Estuve todo el tiempo besando su cuello y masturbándolo sin parar. El mismo se bajó la cremallera para que pudiese maniobrar mejor, apartando el calzoncillos para dejarla salir entera. Miré a la puerta, preocupado por que estaba a medio abrir y mi madre estaba de aquí para allá, pero por suerte se le escuchaba desde hacía un rato, con lo que me relajase otra vez. Continué haciéndole la paja, con mas soltura al tenerla afuera. La piel de su polla ascendía y descendía bajo mi mano, ardiendo y durísima incluso más de lo normal. La tenía especialmente grande y su capullo estaba mas al descubierto que nunca, completamente lubricado de preseminal. Ambos jadeábamos, y en su caso su respiración había acelerado en el último minuto.

-Para, que me voy a ir – Me susurró, sujetando mi mano y poniéndome una sonrisa apurada.

Volvió a meterse la polla en el calzoncillo, lo que me permitió pillarlo por sorpresa y lo lancé adelante, dejándolo tumbado boca abajo en la cama. Pasándome la camiseta por detrás del cuello, me desabroché la bragueta y me bajé los pantalones. Inclinándome de rodilla, tiré con cuidado de sus pantalones, con calzoncillos incluidos, dejando su culo al aire. Este resplandecía como el mármol con la señal del bañador que tenía al contraste de su fuerte moreno. Amasé sus cachetes y los apretaba a los lados para abrírselo. Era la primera vez que uno de nosotros jugaba con el culo del otro, por lo que Diego intentaba mirar atrás para ver que pretendía, pero lo dejó de intentar cuando me incliné sobre su culo abierto y lamí su raja de arriba abajo. Su culo se meneó pidiendo más y volví a hundir mi lengua, lamiéndole desde los huevos hasta su ano, jugando en especial con este último. Se lo lamía en círculos e intentando penetrarlo con la lengua. Los gemiditos de Diego y sus continuos balancear de caderas me indicaban que lo hacía bien y me animaban a continuar. Después pasé a hacerlo con un dedo ensalivado, pendiente de hacerlo bien ya que era la primera vez que hacía aquello. Su ano tomó sin mucho apriete mi dedo, notando como me lo chupaba, por lo que pasé a hacerlo con dos y luego tres.

El tiempo pasó volando, si es que había pasado mucho. Su ano tragaba y expulsaba mis dedos sin tanta resistencia y supuse que era suficiente. Tenía la boca seca de tanto lubricar su ano con mi boca aunque también la tenía seca de la excitación. Tenía bien claro que rara nada iba a intentar penetrarlo si me arriesgaba a hacerle daño, así que pensé en lo que necesitaba para ello, que era lubricante. En mi bolsa de la playa, que todavía no había desempaquetado, recordé que tenía un bote de crema hidratante para después de tomar sol. Joder, que agradecí aquel golpe de suerte. Ni siquiera tuve que salir de la cama pues la bolsa estaba a nabi. Diego, que había estado todo el tiempo quieto y en silencio, me vio coger el bote y automáticamente flexionó las rodillas para elevar su culo. Echándome crema en dos dedos, unté su ano por dentro y fuera, luego eché sobre mi polla y me la esparcí.

Solté el bote de crema a un lado, limpiándome un poco las manos con las sábanas de la cama. Llevé mi polla, blanqueada por la crema, hacía su ano, también blanco. Lo comencé a penetrar, escuchando el latido de mi propio corazón cuando mas lo iba penetrando. Estaba jadeando como si ya me hubiese puesto a meter, contemplando como mi polla resbalaba adentro de su cuerpo. Ya tenía casi media polla dentro y que había entrado con bastante facilidad. O eso pensé hasta que escuché a Diego quejarse en silencio. Pude verle media cara contraída, aunque mas de molestia que de verdadero dolor. Continué penetrándolo muy pendiente de que si parecía sufrir la sacaría inmediatamente. En cambio, Diego lo deseaba tanto y no se quejó, ni incluso cuando apenas dejé a su culo hacerse a mi polla antes de comenzar a moverme.

Su culo apretaba de forma fantástica, sintiendo toda mi polla siendo apretada y estimulada. Estaba penetrando a mi novio, sintiéndome dentro de él, y queriéndome morir del gusto y felicidad. La intensidad del placer y de las emociones eran tanto que me di cuenta que, si se continuaba de esa forma, iba a conseguir correrme inmediatamente. Aún con esas, costaba horrores controlarme y seguí dándole rápido hasta justo ante de sentir que me corría. Me desplomé sobre él, buscando descansar unos segundos antes de continuar. El interior de su culito estaba bastante resbaladizo, gracias a la crema, y todavía muy prieto, con lo que solo con el respirar de nuestros cuerpos ya sentía mi polla vibrar en su interior.

Se había inclinado de rodillas Diego, al poco de bombear otra vez. Sacrifiqué unos centímetros de penetración para abrazarlo por delante. El se apoderó del ritmo entonces, siendo ahora el que se movía. Le ayudaba con el abrazo que le daba con un brazo, levantándolo, jadeando a su oído para que escuchase lo mucho que me estaba haciendo disfrutar. Usando la otra mano, cariciaba su pecho, su vientre y su polla, que bamboleaba tiesa arriba y abajo. Lo tomé por la barbilla, girando su cara hacia mí para besarlo a la par que lo pajeaba. Entre besos, nos jadeábamos la cara sin remedio. Un ruido fuerte que venía de la cocina me sobre saltó y miré a la puerta. Diego no se había enterado y continuaba botando sobre mi polla. La cosa se había desmadrado demasiado. Mi madre podría pasar por delante de la habitación en cualquier momento y encontrarse a su hijo follando con su supuesto amigo en la cama. La idea me acojonó bastante por lo que estaba pensando en parar un momento e ir a cerrar la puerta pero quise arriesgarme a continuar ya que no me quedaba mucho para acabar.

Concentrándome en Diego, en sus labios, su cuerpo, su respiración, etc… lo empujé adelante con mas cuidado que la vez anterior. Él se dejó caer complaciente. La polla se me salió de su culo así que aproveché para ponerme algo más de crema. Se la volví a meter, esta vez de golpe, y tumbándome por completo sobre Diego, comencé a darle caña. Un rato después, mas largo del que había supuesto, me apreté lo más que pude a él y me corrí en su interior. Hostia si me corrí. Y por como me miraba Diego de reojo, sabía que me estaba corriendo y soportó en silencio el peso de mi cuerpo proyectándose sobre el suyo. Mientras, yo me abandonaba al completo a la enorme felicidad que estaba experimentando, cerrando los ojos y notando como inundaba las entrañadas de mi gran amor con lo mas íntimo de mi cuerpo.

Un tanto mareado aún, sentí como mi erección se iba bajando hasta que mi polla salió por si sola. Me levanté de encima suya y él se dio la vuelta. Saliendo de la cama, fui un segundo a cerrar la puerta y regresé a los brazos de Diego. Su polla continuaba empalmada, apretada contra mi vientre, recordando que con todo lo que acababa de darme yo a él apenas le había hecho nada y me sentí inmensamente en deuda. Bajando a su entre pierna, me metí su polla en la boca de un solo bocado y se la comencé a chupar con todo mi ímpetu. Tenía que conseguir que se corriese a lo grande y estaba dispuesto a esmerarme al máximo. Yo creo que incluso demasiada ya que al segundo su respiración subió agitada de sopetón. Apretándome el brazo, quiso avisarme de que se iba a correr pues esa solía ser nuestra forma de avisar al otro, en las mamadas, de que se apartase. Sintiendo una necesidad imperiosa de tragar su semen por primera vez, no me aparté si no que además me puso a chupársela con mas energía. Sin poder evitarlo, sus rodillas se tensaron y su pelvis se apretó contra mí. En el paladar, sentí el fuerte impacto de su corrida saboreando con mi lengua su espeso y ardiente esperma. La sentía removerse entre mis labios, disparando hasta la última gota. Chocando dura contra la sábana, note que me había puesto duro con su corrida.

-¿Pero que haces, loco? – Me preguntó, jadeando como un descosido, cuando ya se había venido del todo – ¿Por qué no te has quitado?

Le respondí dándole un beso con mis labios manchados restos de su semen.

Sabiendo que bastante nos la habíamos jugado ya, nos pasamos la ropa y nos vestimos. Por turnos, fuimos al baño a terminar de limpiarnos y pasamos el resto del día como si nos hubiésemos enamorado otra vez. De hecho, los días siguientes nos los pasamos repitiendo a cada segundo de la penetración anal, llegando a ser yo de vez en cuando el que sentía la polla del otro en el culo. Nos habíamos desatado a tal nivel que, si lo de hacerlo con la puerta abierta había sido un riesgo estúpido, los riesgos que llegamos a correr por follar en el futuro eran mil veces peores. FIN.

14 visitas en total, hoy 0

  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10/04/2018 - 1 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?  

  • una paja a mi sobrino

    le hice una paja a mi sobrino

    por el 02/05/2018 - 1 Comentarios

    Yo estaba con mi hermana una tarde hablando de nuestros hijos Tengo 26 años, soy madre soltera de un único hijo llamado Juan, de 9 años Mi hermana tiene 32, y tiene un hijo de 13, Brian De pronto ella tocó un tema muy delicado. Empezó a hablar de que Brian ya se masturbaba Yo […]

  • esposa caliente

    Esposa caliente y desaprovechada

    por el 29/04/2018 - 4 Comentarios

    No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

  • amas de casa calientes

    Esposa caliente y desaprovechada I

    por el 04/05/2018 - 1 Comentarios

    Lo primero que tengo que decir, es que quería agradecer sus comentarios, creía que nadie vería lo que publiqué. A Javier y Daniel. Soy una de esas amas de casa calientes que hay tantos pueblos y solo ellas lo saben. Me excitan los relatos que leo, y pensé que puedo aportar mi experiencia. Desaprovechada como […]

  • Mis bragas usadas

    Fotos íntimas de bragas usadas

    por el 09/05/2018 - 0 Comentarios

    Con cincuenta y dos años, con mis bragas usadas sucias, y excitada como siempre que veo fotos o leo algún relato, o veo algún vídeo, aprovecho para contribuir a este fetichismo que muchos tienen por las bragas, bragas usadas mis braguitas puestas, con algunas fotos que me hizo mi esposo, para Vds, espero les gusten, […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11/04/2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Escribe aquí tu búsqueda …

Solicita tu post patrocinado

Gane dinero con Facebook

make-money-234x60-2

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web provee acceso a material, información, opinión, contenido y comentarios que incluyen material sexualmente explícito (colectivamente, el “Material Sexualmente Explicito“). Todas las personas al acceder a este sitio deben tener 18 años de edad ó la edad de mayoría en cada jurisdicción en la cuál usted vaya ó pueda ver el Material Sexualmente Explícito, sea cual sea la mayoría (la “Edad de Mayoría”). Usted no puede acceder a este sitio si el Material Sexualmente Explicito le ofende ó si ver Material Sexualmente Explicito no es legal en la comunidad en la cuál usted escoja acceder vía este sitio web.

SI ESTÁS AQUÍ BUSCANDO PORNOGRAFÍA INFANTIL, VETE. NO HAY PORNOGRAFÍA INFANTIL EN ESTE SITIO WEB. NOSOTROS ENTREGAREMOS A LAS AUTORIDADES Y AYUDAREMOS A LA PERSECUCIÓN DE CUALQUIERA QUE ATENTE A EXPLOTAR LOS JOVENES E INOCENTES.

Confirma tu edadAcepta nuestras cookies
El Permiso para ingresar este sitio web y acceder al contenido provisto a través de éste está estrictamente limitado a adultos conscientes quienes afirmen bajo juramento y sujeto a penalidades de perjurio bajo el título 28 U.S.C. § 1746 y otros estatutos aplicables y leyes, que las siguientes declaraciones sean todas verdaderas:

– Soy un ADULTO que ha alcanzado la Mayoría de Edad en mi jurisdicción y dónde estoy escogiendo ver el Material Sexualmente Explicito accediendo a este sitio web;
– Deseo recibir/ver Material Sexualmente Explicitio y creo que los actos sexuales entre adultos concientes no son ofensivos u obcenos;
– No expondré a menores ó cualquiera que pueda ser ofendido
– Acepto que esta Advertencia y Afirmación constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre mi persona y el sitio web y que es gobernado por las Firmas Electrónicas en Acto de Comercio Nacional y Global (comúnmente conocido como el “E-Sign Act”), 15 U.S.C. § 7000, et seq., Al ingresar al sitio, estoy indicando mi aceptación a ser vinculado por lo dicho arriba y por los Términos y Condiciones del sitio y afirmativamente adopto la línea de firma de abajo como mi firma y la manifestación de mi consentimiento.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para “permitir cookies” y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en “Aceptar” estarás dando tu consentimiento a esto. Más información aquí

Si todas éstas condiciones se aplican a usted, y a usted le gustaría continuar, se le da permiso para ingresar. Si cualquiera de estas condiciones no se aplican a usted, ó usted preferiría no continuar, por favor salga ahora.

º
error: Contenido protegido !!