Culeado a las 4 de la madrugada, en Aseo público.

Eran las 3, o 4 de la mañana, cuando cansado de buscar quien me diera por el culo, o alguien que me deslechara, estaba a punto de marchar para casa. Encontré mi válvula de escape, mi pollón descomunal, relatos xxx gay para demostrarme una vez más, lo que me gusta que me den por detrás.

Leer másCuleado a las 4 de la madrugada, en Aseo público.

Follado en baño público con espectador inesperado.

Esto que voy a contar, ocurrió hace ya unos cuantos años. En la ciudad que ocurrieron los acontecimientos; totalmente reales; hoy a cambiado algo, pero los que conozcan la ciudad, se darán cuenta de cual es, y los lugares en que ocurrió.

Leer másFollado en baño público con espectador inesperado.

El día que me desvirgaron

Fue en Zaragoza hace ya tiempo de esto.
Me encontraba realizando el servicio militar en la Academia General Militar de Zaragoza. De aquellas contaba con 21 años, medía y mido 165 centímetros de estatura, y pesaba por entonces 58 Kg. De pelo negro azabache, un culito redondito, y algo respingón.

Leer másEl día que me desvirgaron

Probé el deseo de hombre

La verdad es que nunca cantes había tenido un encuentro homosexual con nadie, esa era la realidad y mi tendencia siempre fue de heterosexual. Hace tres meses, en pleno verano, me desplacé junto con mi cuñado a una vivienda que tengo en la sierra cercana a mi ciudad. Tenía que hacer unos arreglos en la vivienda y él me acompañó ya que es un experto en la materia de que se trataba.

Leer másProbé el deseo de hombre

En el supermercado pensando en él

Yo trabajaba para él, yo mucho más joven que él, pero me gustaba mirarle mientras estaba en la tienda. Trabajaba en un supermercado de conocida marca, pero aquí no lo diré por no dar publicidad, y él era el encargado. Lo único que yo hacía era reponer y reponer, nunca había nada más. Me ordenaba lo que tenía que hacer, su voz fuerte y sus brazos aún mas robustos hacía y provocaba que lo mirase sin pausa. Eso sí, sin que se diera cuenta.

Leer másEn el supermercado pensando en él

Acabando el verano

Hacía un poco menos de un año que Diego y yo éramos novios, conociéndonos en el instituto pese a que él era de un curso superior al mío. Tenía diecisiete, un año más que yo, y era el típico que daba el aspecto de ser bajito al ser muy anchote de espalda. Llamaba mucho la atención porque, además de su constitución fuerte, era de los pocos que ya se podía permitir dejarse un poco de barba, lo que hacía que uno se fijase todavía más en sus ojazos castaños claros. Por lo demás, fue cuestión de días que comenzásemos hablar en los recreos y nos volviésemos novios sin que nunca tuviésemos que decirle al otro que era gay.

Leer másAcabando el verano

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O