Mireya, la obsecion sexual

Mireya, la obsecion sexual

Todo comenzó durante la boda de mi hermana, en mi familia somos 5 3 hermanas y 2 hermanos, mi hermana la mayor contraia nupcias y mis parientes de provincia vinieron. La fiesta fue en la casa del novio , recuerdo que ya entrada la noche. Uno de mis tíos, ya tomado no soltaba a mi otra hermana la más chica, mayor que yo pero la más chica de las 3, bailaba con ella, la apachureaba, mi hermana ya tomada sólo se reía, y cuando le hablaba cosas al oído ella se ponía roja.

Nadie parecía notarlo, era día de fiesta y mi hermana con 16 estaba disfrutando, ya más noche la familia del novio les pidió amablemente que se retiraran, y nos fuimos a casa, ahí se alojarian mis parientes, Pero los chavos y no tan chavos tenían otro plan, quedarse en la sala a seguir la borrachera, recuerdo que mi tío quería ir al baño y mi hermana se fue por qué decía tenía sueño, el baño estaba ocupado y el tío no aguantaba así que salió al jardín, yo recordé que había refrescos en el jardín y salí por uno, y mire a mi tío parado viendo fijamente, y le dije tío que ve, el volteó asustado y dijo nada, nada, y se fue adentro yo curioso fui y lo que era, el cuarto de mi hermana, la cortina de su ventana con una pequeña apertura, que permitía ver adentro, cuando vi, ella terminaba de vestirse, se estaba cambiando y el morboso de mi tío la estaba viendo, ya adentro, mi tío se quédo sentado frente a él pasillo y todos de espaldas, yo estaba en el desayunador con la luz apagada, no me veia,pero yo los veia a todos, entonces mi hermana salió al baño y sólo llevaba un minishort y un top de pijama, salió del baño y entro a su cuarto, mi tío, se levantó y dijo, voy al baño, pero todos ebrios ni le hicieron caso, camino al pasillo, pero al llegar al baño, no entro, siguió y volteaba a ver si nadie lo veía, y se paro frente al cuarto de mi hermana, y abrió la puerta y entro, yo mire todo y me quedé de piedra, nadie lo noto, entonces yo me levanté y fui hacia el cuarto de mi hermana, llegue quise abrir pero ya tenía llave, pegue mi oído para oír, pero no, la música no me dejaba por, así que salí al jardín pues recordé la apertura de la ventana, y me diriji ahí, al llegar, aún estaba medio abierto y me asomé, lo que vi me dejó impactado, mi hermana en 4 como perrito desnuda y mi tío atrás de ella, moviéndose y jalandole el cabello, me acerqué un poco más para poder escuchar, y el le decía, si así putita, si ya decía yo que eras un puta, te gusta verdad sobrinita , dilo vamos liz dilo, ella contestaba entre jadeos, si, soy una puta, si, me gusta la verga tío.

Me encanta la verga, oh grito mi tío, lizbeth, estas bien rica, y ahí mire como la enorme verga de mi tío entraba y salía de mi hermana, esa imagen aún la llevo en mi, aún me masturbo al recordarlo.

Pasaron los años y mi hermana mayor se divorció y llegó a vivir a mi casa, llegó con mi sobrina, su hija ,Mireya, yo en ese entonces tenía 17 años, y le llevaba a Mireya sólo 10, senti como una invasión a mi intimidad, ya que como estaba en la edad, me la pasaba masturbandome viendo revistas, en ese entonces no había Internet, y Mireya sólo quería andar tras mío, me llamaba por mi nombre, jamás me dijo tío, me decía, Gena,me ayudas a mi tarea, Gena, me compras esto, Gena me dejas ver la tele y cosas así.

Un día al volver del cole, compré una revista que contenía relatos, y encontré uno muy bueno sobre un tipo que le era infiel a su mujer con su sobrina la hija de su hermano, cuando la leí, recordé lo de mi hermana y me masturbe como nunca, la leía, la volvia a leer, y quise leer, más pero no sabia como pedirle a él tipo de las revistas, ya saben si hablas del incesto como te ven, sólo llegaba hojeaba las revistas y si veía algo interesante me las llevaba.

Una tarde después que cumplí 18 años, encontré una revista con un relato bien caliente, era sobre un tipo que le iba a comprar un vestido a su sobrina para su graduación de secundaria, ella era hija de su hermana y cuando le compró el vestido y lo llevo a medir, comenzó la seducción y el mendigo suertudo se la termino cogiendo, yo me puse a mil, quería hacerlo, quería cogerme a alguien estaba bien caliente, yo estaba en el jardín de mi casa leyendo el relato cuando escuché una vocesita bien dulce, Gena, me pasas esas ramitas que tienes a lado, yo levanté la vista y vi lo que me había negado a ver, ahí estaba mi sobrina Mireya, con una faldita tableada rosita, un poco arriba de la rodilla, una blusita blanca, medio pegadita, y sus zapatos negros bien mostrados, calcetas blancas, y peinada de dos coletas, y la vi, era un poco más alta que las chicas de su edad, tenía unas piernas largas torneadas, blanquitas, unas caderitas que ya tenían forma, y un trasero bien redondo y paradito, un par de hermosos ojos grandes color miel, y unos labios como corazoncitos, era una hermosura, y no me había dado cuenta, le di lo que me pidió embobado, simplemente me conquisto.

A partir de ese día me acerqué más a ella, le compraba cosas, jugaba con ella, mi mamá y hermana notaron el cambio y me dijeron hasta que tratas bien a Mire, es tu sobrina pero es como tu hermana, y sólo te tiene a ti, si decía yo, pero en mi mente lo que quiera era cogermela, comenze a inventar juegos donde yo fingia ser un zombie y la perseguía, cuando la atrapaba, la acostaba en la cama y la estrangulaba, y ella de repente me hacía lo mismo, después cuando ya la tenía la abría de piernas y me ponía enmedio, y mientras la ahorcaba.

Me movía como teniendo sexo, era bien rico, y a veces se me figuraba que a ella le gustaba y se movia a mi mismo ritmo, siempre la trataba de agarrar, hacia muchas mañas para acariciar sus piernas, una vez jugando le dije tu eres mía, y ella se rio y le di un beso en la boca de piquito, ella se sorprendió pero no me dijo nada, y se repitió, cuando jugabamos al zombie, comenze a dejarme un short, y sin calzones y cuando la tenía para meterme entre sus piernas,me sacaba la verga para que la sintiera, estaba desesperado, me la quería coger, una vez que entró al baño, sabía que no le cerraba con seguro, y yo fingi que me estaba haciendo y entre de golpe con la verga bien parada, ella apenas me detuvo diciendo esta ocupado, pero mirando mi verga totalmente erecta, pero el tiempo pasaba, y ella no , parecía que le gustaba, pero ya cuando veía la cosa sería corría, yo estaba completamente frustrado, Mireya se estaba convirtiendo en mi obsesión.

Pasaron unos años , se me olvidaba decirles, mi sobrina es del mes de mayo y yo de agosto, una tarde que unos amigos y yo estábamos tomando, llegó un viejo amigo, ya al calor del alcohol nos presumió que se cogio a jeny, una chica bien mocha del barrio, estas loco wey si esa no afloja , le decían, y el presumido dijo la hice que aflojara, le di unas pastillitas mágicas, no manches cuáles le dije, yumbhina dijo, y sirven pregunté, a huevo, dijo, la invite al cine a ver una movie, le puse en su jugo, y se lo di, al rato mire como se agarraba y después solita me dijo, llevame a otro lado, pues que la llevo y papas, solita se la metió, wooow dijeron todos, la velada pasó, y yo no me sacaba de la cabeza eso, cuando el se despidió, yo también y lo alcanze, le pregunté donde conseguía la yumbhina, y me dijo mira wey es bien difícil y algo cara, pero como eres mi compa, ten te regalo dos, me emocione tanto, pero pensé, y le dije, oye pero desde los cuántos años se le puede dar a alguien, se carcajeo y me dijo, mendigo perver, mira un socio decia que se el antojaba su primita de 12 y dice que un día que se quedaron solos le dio y que la morrilla solita le pedía le suplicaba que le diera verga, así que ahí sabes, pero de veras, nunca debes dar más de la dosis, sólo partes la pastilla en 8 y la mitad de un cacho es suficiente, si te pasas la morra se puede quebrar de un paro, sale si, eres buen amigo le dije y me fui soñando con que pronto me cogería a mi sobrina.

Y así llegó un día que mi mamá llegaría tarde por qué tenía que hacer la inventario de su negocio y mi hermana , la mamá de Mireya, también llegaría tarde, asi que me regrese de mi trabajo, compré un agua de fresa que le gusta mucho y el le puse la pastilla, pero dije, un cachito es para una grande, pero Mireya es chiqui, y si no funciona, mejor le pongo una cuarta parte y así lo hice y espere a que llegara.

Ella llegó y con calor y me vio, Hola Genaro no trabajaste, no conteste, me regresaron por qué llegue tarde, ah me dijo y le dije mira te traje un agua de fresa, vemos una movie y te la tomas, bueno dijo ella, y fuimos a mi cuarto y puse una movie erótica, no porno, erótica, y mientras lo movie avanzaba, Mireya se tomaba el agua, y cuando la termino, las escenas más eroticas pasaban y vi como comenzo a respirar más agitadamente y de pronto se levantó y me dijo voy al baño, pero estaba agitada, y sudando, espere 5 minutos y la seguí, como siempre no le puso seguro y abrí la puerta de golpe, ella estaba en el retrete, sentada y apuntando el palo del destapacaños a su vulvita rosada, y sin bellos, justo a tiempo llegue por qué estaba a nada de metetela, que haces, nada dijo y solto el tapacaño, la mire y le dije que hacías, nada dijo y se paro se subió su calzón y me dijo vámonos, salimos del baño, la tomé de la mano y entramos a mi cuarto y yo en mi desesperacion le agarre las nalguitas que comprobé aparte de redonditas y Paraditas, duritas, ella comenzó a gritar mientras la tiraba en la cama y me metí a entre sus piernas, ella gritaba, déjame, déjame, y yo desesperado sólo le decia que estabas haciendo, que ibas a hacer con el tapacaño, ella decía nada, nada, y comenzó a gritar más fuerte, yo por miedo a que los vecinos escucharán, la solté, y ella corrió a su cuarto y se encerró hasta que su mamá llego.

Paso que mi hermana la mamá de Mireya y mi mamá se pelearon y mi hermasuegra y mi Mireya tuvieron que mudarse, aunque sólo fue a la esquina, ya no la tenía, ya no podía acercarme ni verla, mi frustración era grande, ya no la tenia.

Mi mamá le había dicho a Mireya que nuestra casa también era suya y que podría ir a visitar cuando quisiera, y cuando pasaron unas semanas yo recién cumplí 20,ella nos fue a visitar ,pero algo había cambiado en ella, se veía diferente, como más mujer, mas madura, como que sus caderas se miraban más anchas, y caminaba diferente, yo imaginaba cosas, pero no, me resistía y un día, que venía temprano del trabajo, pase por su escuela cuando iban saliendo, así que me paré a esperarla cuando mire que el compadre de mi hermana, un tipo que nos caia de la patada, un tipo al que le apodaban charcos, llegó en su carro y se estaciono justo frente la escuela , yo me pregunté que, si este no vive por aqui,es más ni hijos tiene, que diablos hace aqui, la gente comenzó a llegar y los alumnos a salir, y vi a Mireya, quise alsar la mano y vi al tal charcos saludandola y ella también, córrio donde el, y unas señoras me taparon pero claro vi que la beso en la boca y la cargó agarrándole las nalgas, subió a su carro y se fueron,yo corrí rumbo a la casa, récuerdan que se mudaron a la esquina , llegue pero no había nadie, y me voltea, y nada, entonces fui a una tienda de enfrente a jugar video juegos y tomar una cerveza, paso el tiempo una hora,hora y media , dos horas el carro del puto charcos llegó, y mire bajo, pero con una vestimenta distinta, traía una mini escocesa, tacones y un top se veía riquísima para su edad, se ve bien rica la putita verdad, dijo una ronca voz mientras una mano sujetaba mi hombro, volteó y era el tendero, que me decía, hace no mucho llego a vivir ahí, su mamá es bien putita, y se lo heredó, cada fin. De semana hace unas reuniones y se ve que se pone bueno, y el tipo ese es invitado asiduo, me imagino que una de esas noches se trono a esa putita rica maldito suertudo, no, no me repetí a mi,no puede ser no, por lo pronto continuó el tendero, yo ya ando haciendo mi luchita cuando viene, me eh de coger a esa esguince ya verás hijo. Mireya se metió y el tendero también, yo me fui a casa, furioso, frustrado, triste, quería llorar, pero al llegar a la casa y encerrarme en mi cuarto me imaginé a Mireya cogiendo con el puto charcos, y el tendero y mi verga se puso a mil, me masturbe imaginando a mi sobrina coger.
Una tarde que vino a casa yo no la escuché entrar y me la estaba jalando leyendo relatos, pensando en ella, cuando sentí una mirada y era ella estába parada viéndome, yo me tape como pude y me fui a mi habitacion, pero ya me había visto mi verga parada ,no era la primer vez, pero, ella sólo fue a mi cuarto y tocó y me dijo, perdóname, Gena no sabia, Perdon,no volveré a entrar asi.
Un día que estaba sólo, el día de inventario, estaba yo jugando Xbox, un juego se peleas, y en eso llego mi sobrina, Hola Gena, que haces, me dijo, jugando no vez le contesté, la mire y dije como puede verse tan inocente, como puede dimisimular, en eso ella me dice, puedo jugar, si quieres le conteste, entonces yo la vi,y sólo imaginarla cogiendo se me comenzó a parar la verga, ella se dio cuenta y discretamente no paraba de verme la bragueta y mientras jugábamos, ella me dijo, Gera hace mucho que no jugamos a los zombies por qué, le contesté, ya estoy muy grande para eso, oh dijo ella, tenía ganas de jugar eso, estoy en la Xbox si le dije, entonces ella continuó el juego pero se movia mucho entre batalla y batalla y brindaba y poco a poco se iba acercando a mi, yo tenía un personaje gay y le estaba ganando todos los juegos y en un brinco, pum se sentó encima mío, justo sobre mi verga, comenzó a menearse y mi verga se comenzó a parar, ella volteaba sonriendo, y decía me ganas, pero entonces se vino a mi mente, cuando grito como loca el día que la quería coger, y no me dejó ser el primero, y ahora que dije, ya toda cogida ahora si viene a que la folle me da las sobras,pinche puta y que le levantó y la tiro, ya me voy le dije ya me caiste mal. Ella sólo miro con lágrimas en los ojos y me dijo, tu sólo juegas con el Joto,tu eres un Joto maricon.

En el mes de diciembre mi mamá y mi hermana limaron asperezas y volvieron a casa, pero ya no en la casa grande, si no en una pequeña casita en la yarda trasera, y cuando llego la fiesta anual que mamá le hacía a sus trabajadores y de paso una posada , fueron los amigos de mi hermana incluido el puto charcos, la fiesta había alcohol, y más y mi hermana como tenía que hacer barba,estaba ayudando a mamá, y el puto charcos aprovechaba para estar con Mireya, platicando y bailando, que dicho de paso se vistió bien sexi, una minifalda negra, unas botas y traía un sueter rojo pero que la hacia ver sexi aunque cubierta, rematado con una coleta de caballo, en el fondo de mi casa en la yarda trasera había unos cuartitos que hacían de bodega, y unos baños para los trabajadores, yo estaba vigilando de lejos a Mireya , y vi que le señalaba hacia allá al señor charcos, el sintió y asintió con la cabeza, acto seguido, ella discretamente se dirigió hacia allá, 15 minutos más tarde, el maldito charcos hacia lo mismo, yo me espere también 15 minutos y cuando iba a ir para allá, mi mamá me tomo del brazo, hijo que bien que te encuentro ayúdame a traer la olla de los tamales que pesa, pero mamá, vamos anda, pensé que era en la cocina pero no los benditos tamales estaban con la vecina, en la ida y la vuelta me tarde como 20 minutos, llegue y puse la olla en la mesa central y dije voy al baño ya no aguanto, y discreto fui a los cuartos, llegue al primero, nada, el segundo nada, el tercero se escuchaban risas, me pegué a la puerta y risitas, iba a abrir cuando la puerta se abrió y Mireya iba saliendo con el señor charcos, que hacen aqui les dije, Mireya me contestó, mi mamá me mandó por una extensión, pero no la alcanzaba, así que le pedí de favor a Ernesto que me ayude, y tu que haces, conteste, también me pidieron una extensión, corre a dejarla.

Yo estaba lleno de coraje pero, luego vi que realmente mamá necesitaba la extensión y pensé y si sólo es mi mente calenturienta, pero en eso repare en algo, Mireya ya no traía su suéter rojo, y el cabello lo traía todo revuelto y se acomodaba la falda a cada instante, y volteó a ver al puto charcos y traía también el cabello revuelto, la camisa mal acomodada, y el peor detalle, traía el cierre abajo, el tipo noto mi mirada y se agacho, vio que veía a Mireya luego a él, y el me miro se subió la bragueta y con los ojos me señaló a Mireya y se agarró la verga haciendo seña de que clavó algo. Maldito me estaba presumiendo.
Continuara……….