el follar hotele

Ahora lo veía como un hombre bastante sensual e interesante, y sólo quería que me arrancase la ropa y me lo hiciera allí mismo. Supuse que al él le había pasado justo lo contrario.

En fin, que le vamos a hacer…

Me levanté para irme y él me acompañó a la puerta, pero cuando estaba a punto de abrir me abrazó por detrás y me besó.

“De verdad pensaste que podrías irte?”, me dijo. Sentí como se dibujaba una sonrisa en su cara, pero yo no pude ni siquiera devolvérsela. De repente estaba demasiado excitada, deliciosamente confusa y extasiada.

En esa misma posición me puso contra la pared, me subió el vestido y me bajó las bragas. Tocó mi sexo, muy húmedo, y me penetró allí mismo.

No hizo falta mucho más, nos corrimos rápido.

Entonces me llevó a la cama. Con toda la tranquilidad y dedicación del mundo besó, chupó, lamió y saboreó cada centímetro de mi cuerpo. Y yo lo disfruté demasiado, volviendo a correrme sin remedio.

Me volvió a penetrar, despacio. el follar hotele en universo erotico dot com.Sus gemidos, sus jadeos y sus movimientos tan suaves volvieron a excitarme, a pesar de que estaba agotada, y disfruté enormemente cuando se corrió sobre mí.

No recuerdo nada más, debí quedarme dormida enseguida.

Así que eso fue lo que pasó… interesante…

Me levanto, y lo descubro fuera, desnudo, mirando al mar.

Está a punto de decir algo, pero decido arrodillarme frente a él y empiezo a chupársela.

Gime por la sorpresa.

Aumento el ritmo, y entonces gime más, ahora de puro placer, mientras me sujeta la cabeza. Me empuja hacia su sexo y se corre otra vez mientras lo saboreo.

Me lleva otra vez a la cama y me dice que quiere chuparme las tetas hasta que se quede dormido, pero en lugar de eso soy yo la que se duerme.

Me despierto. el follar hotele en universo erotico dot com.No se cuanto tiempo ha pasado, pero cuando intento moverme el me sujeta por la cintura y vuelve a lamerme y chuparme los pezones.

Me excito, mucho, muchísimo. Muevo las caderas al ritmo de esa pasión que me consume, lo que él considera una invitación para volver a penetrarme.

Me folla otra vez, y lo hace muy bien, demasiado bien. Nos corremos casi a la vez y nos dormimos abrazados, como esos amantes que gozan de toda la confianza del mundo. el follar hotele en universo erotico dot com.

Me despierto, pero ahora ya está amaneciendo. Otra vez el proceso de situarme, de reconocer quien soy y en que lugar me hallo del planeta.
Estoy sola en la cama, y empiezo a recordar la noche anterior… Entonces la veo, en la mesilla contraria hay una nota.

No puedo evitar sonreír cuando leo: “proposición indecente número dos: tú desnuda en mi cama a las 4,00 pm”

Y lo cierto es que no me puedo negar, porque me encanta dormir la siesta.

wordpress: elparaisoseguneva