A mi vecina la ….. – Cuentos Cachondos

Relato enviado originalmente por Ernesto el 6 de Marzo del 2001 a www.SexoServicio.com
Ahí viene mi vecina, que bárbara trae una microfalday sin medias se ve de lujo, ya hasta me esta empezandoa palpitar la tranca, lleva su tina para la ropa, lavoy a seguir, yo no me pierdo ese espectáculo ¡que!¡orale! ya se subió sobre un banquito para alcanzarmejor su ropa, y se le ve todo, siento que me vengosolo de ver este espectáculo, de repente voltea ypercibe mi presencia y en vez de molestarse me guiñeel ojo, lo que me da valor para acercarme y tocarlesus torneadas y piernas. Ella me dice con una voz deexcitación -no friegues que estas haciendo,precisamente es lo que quiero hacerte y acerco minariz a su pantaleta, percibo ese hermoso olor a mujery siento lo caliente que tiene su cosita, y algo quede plano me explota, siento como se empieza a mojar,no puedo evitarlo y le empiezo a lamer su cosita sobresu pantaleta, mientras con las manos empiezo a darleuna súper agasajada en todas las piernas Ella mesepara un poquito y se desabrocha su pantalenta, loque me permite meterle la lengua en su rajita yempiezo a saborear su sabroso sabor a pecado. Ella medice -si papito pon dura la lengua y mátemela hastadentro, es mas hasta la nariz matéeme, – que súpermamada le estoy dando, al mismo tiempo tengo mis manosocupadas frotando sus tremendas nalgotas, se baja y seme acerca y me da un cachondo beso, siento como memete su lengua, la que tiene durísima y siento localiente que la tiene, mientras con la mano ya seapodero de mi tranca que esta por brotar, al ver queya casi me vengo la suelta un momento, lo que mepermite respirar un poquito y tranquilizarme, pero almomento acerca su pelvis sobre mi macana y deinmediato siento como me moja el pantalón, ¡quebarbaridad! ya se vino sobre mi pantalón, que cachondaes esta ruca, de repente se separa y me susurra aloído -papito ya estuvo, no tardan en subir mis hijas ynos pueden descubrir-. Y yo le respondo mientras latomo por las nalgas y me la repego y le froto mimacana, -no te voy a dejar hasta que no me prometasque al rato subes a terminar esto-, y te vienesvestida como cuando coges con tu viejo. – ¿Como sabeseso picaron?, seguro me has estado espiando, esta bienen dos horas subo, al momento que se voltea y merepega sus tremendas nalgotas, entonces aprovecho parasobarle sus senos los que le saco de su vestido y lepego un tremendo besote, y ella responde meneando suhermoso culo sobre mi tranca, que me empieza aprovocar la venida, en eso estamos cuando se oyen unasvoces y se despega rápido, se acomoda el vestido y medice: escóndete ya vienen mis hijas y nos vemos en doshoras, chao. No manches esta repegada sobre mi trancame dejo mi pantalón empapado con sus líquidosvaginales.
Como me dejo súper caliente me quede un rato mássobandome la tranca y oliendo sus liquidos vaginalesque ya los tenia impregnados en mis manos de tantassobadas que ya me he había dado. De repente se meocurre, que así como estaba de caliente, seguramenteya en estos momentos estaba dándose una revolcada consu viejo, y bajo de volada al parque de enfrente paraver si podía ver algo. Cual fue mi sorpresa al verunas siluetas sobre el ventanal de su recamara, endonde se veían las mamads que ella le estaba poniendo,y como si supieran que los estaba espiando, ella seacerco a la ventana y descubrió un poco la cortina yrepegó sus nalgas sobre la ventana alzándose suvestido, – lo que casi me provoca una eyaculación – ,pero me contengo pensando en que debía de aguantar,para cuando ella estuviera con migo. Pasaron como unahora y media cogiendo de todas las formas y yo abajoviendo el reflejo de sus siluetas por la ventana, porfin se ve como se recostaron y apagaron la luz. Y medigo, órale ya es mi turno, y me subo de volada aesperarla en el pasillo de su departamento, estaba tannervioso que no sabia que hacer, lo bueno que como eramás de la una de la mañana ya no había gente en lospasillos y escaleras.
Estaba pensando en si saldría o no, cuando se oye comoempiezan abrir la puerta, ella me hace señas para queguarde silencio y sale de puntas para no hacer ruido,viene vestida con una gabardina que le cubre todo, seme cuelga del cuello y me mete su lengua en la boca,– ¡Que rico! esta súper caliente siento que me derritela boca – entonces se separa y se desabrocha lagabardina. – ¡orale!, trae un baby doll negro pero conuna especie de faja que le levantan sus preciosastetas, mismas que están al descubierto a puntoderramarse, por otro lado trae su ligero negro y unatanguita de hilo dental. Se da una vuelta y se inclinapara enseñarme sus rico culito, el cual también lotiene al descubierto. En ese momento tira la gabardina– y ya no aguanto más, y me le repego por detrás, almismo tiempo que ella me repega sus nalgotas, – pa sumecha siento como si mi tranca quisiera perforar lospantalones. – Que ricas nalgotas tienes mamacita. –¿Sí papito?, entonces sacate la tranca y restregamelaen las nalgas, -cosa que hago de inmediato y se laempiezo a restregar y a llenárselas con hilos de losfluidos previos a la eyaculación.
Le empiezo a lenguetear el cuello y siento lafragancia del perfume cachondo que usan las mujeres denoche y empiezo a besarle los hombros y a tironear desu larga y hermosa cabellera negra. Ella voltea elcuello y me da un tremendo beso, momento que aprovechopara sacarle las tetas y empezarle a acariciar susnegros y parados pezones, y con la otra mano empiezo asobar su rica pucha, que cubierta con la delgada telasu tanga apenas puede contener la tremenda mata de yahúmedos pelos. – Que tremenda agasajada le estoy dandoa esta ruca por un lado tiene mi tranca metida entresus nalgas en donde siento su caliente y suave pielsobre mi glande , y con una mano le estos dando unarica dedeada a su panocha que ya la tiene que sederrite. Con la otra mano le estoy dando pellizcadas asu tetas, mientras veo lo rico que se mueven suspezones, los que ya tiene súper duros y húmedos. Y conla boca le doy tremendas chupeteadds por todo elcuello y de vez en cuando nos entrelazamos entremendos besotes diciéndole de repente al oídos –mamacita que buena estas y que cachonda eres, – a loque ellas solo responde con gemidos y tremendasrepegadas al palo.
La inclino sobre el barandal y empiezo a recorrer todosu cuerpo con mi lengua al momento que le voy quitandola ropa, no pasa mucho rato para que la tengacompletamente desnuda, ella entonces me sienta en elbarandal y me acaricia la tranca y le da una súpermamada, después de un rato de sentir sus labios,lengua y garganta, se la saca y me empuja, se abalanzasobre mi, metiendose toda la tranca, susurrándome aloído, -papacito- la tienes riquísima ya metemela toda,quiero sentir todo tu vigor-, en eso estamos, cuandome vuelve a susurrar al oído, – oye mi amor no tevayas a sacar de onda, pero mi marido nos ha estadoobservando todo el tiempo, a el le excita ver comocojo con otros hombres, y ahora se nos va unir. No meda tiempo para reaccionar cuando siento como me inundacon un chorro de jugos calientes sobre mi verga, y enese momento aparece su marido con la tranca de fuera ybien parada buscando meterla en al culo de su cachondavieja, y la empieza a embestir, por lo que ella bramade placer, y me vuelve a inundar con sus jugos.
Para no hacérselas cansada, tengo que decirles que lehemos dado una cogida por todos los pasillos yescaleras del edificio, terminando en los lavaderos dela azotea alternándonos su culo, panocha y bocaperforándola con nuestras macanas, bocas y manos a masno poder, experiencia que por su puesto no olvidaremosjamás ninguno de los tres.
Si eres mujer o formas una pareja, y quieres sentircaricias excitantes o deseas satisfacer algunafantasía, yo te puedo hacer un relato excitantedescribiendo cómo satisfacerte, escríbeme a ladirección eromasmx@yahoo.com.mx .