Vibradores y bolas chinas del encantador de señoras

Vibradores y bolas chinas del encantador de señoras

Al día siguiente de entrar en el sexshop Barcelona que tantas alegrías me trajo, estaba ensimismada y atónita ante lo que me había sucedido. Había comprado un vibrador solo con la intención de pasarlo bien, y había conocido a un hombre sin igual.
El dependiente había hecho de mí la mujer que ahora mismo soy. Al finalizar su jornada laboral, ese sábado me ordenó prácticamente ir a su casa. Una casa humilde, de clase media baja, yo acostumbrada al lujo y a la pomposidad, que no lleva a ningún lugar, aprendí la lección de mi vida. Él me había enseñado humildad, una cura de humildad de la que no puedo escapar. Me noto sencilla, humilde, baja, limpia, sin artificios ni excentricidades. Él me enseñó la rugosidad y aspereza de los que no tienen nada que dar, pero mucho que enseñar.

Sex Shop Barcelona y vibradores de colores

Me enseño toda una gama, todo un despliegue de artículos sexuales, juguetitos con los que yo hubiera hecho las mil maravillas en el caso de estar sola. Pero no fue así. Estuve acompañada. Me los mostró ante mí en su casa. Pero yo estaba enfocada y focalizada en otra cosa. Su pene rugoso y áspero como él. En efecto, así era.

Yo había entrado en la tienda erótica a comprar una polla de plástico pero estaba loca por una de carne, de la buena la mejor, y de lo mejor la superior.

Increíblemente me encontraba desnuda en su sofá frío de sky pero de primera mano, modesto y plebeyo como él mismo; pero higiénico y limpio, y nosotros dos lo calentamos. Aún hoy día, sigo recordando aquella noche en su casa, en su piso de Barcelona. Seguiré detallando, solo dejo una instantánea de los vibradores y dildos y demás, que me mostró como parte de su encanto.

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O