Bienvenido, visitante! [ Registrar | Acceder

Sexo por primera vez con 2 personas

Orgías, Tríos 07/12/2017

Saludos tenia casi un año viviendo solo ya que desde que encontré un nuevo trabajo fuera de la ciudad de donde vivía me vi en la obligación de mudarme y a dejar atrás tanto a mi familia como a mis amigos. En ese año, había descubierto muchas facetas personales que desconocía de mi mismo. Pero en lo que respecta a la vida social, se tornaba un poco aburrida, no tenía muchos conocidos con los que salir, divertirme e intentar ligar dado el caso. Por lo que los fines de semana los dedicaba a hacer un poco de turismo y a mejorar mis dotes culinarias.

Entre aburrimiento y aburrimiento, me dio por buscar citas ocasionales por internet, un medio como cualquier otro para ligar, pero tras buscar y buscar, lo único que encontré fueron anuncios de prostitutas… descartado.

Entonces empecé a valorar otras opciones, ¿por qué no aprovechar que estaba soltero, sin compromiso y que estaba en una ciudad nueva para hacer algo que nunca hubiera hecho donde vivía? Si! Tenía todos los pros y ningún contra. Me apetecía probar un trío. Lo primero fue buscar con dos mujeres… pero si encontrar una chica que quisiera follar era difícil, no digamos ya dos! Acto seguido empecé a buscar parejas, aunque me llevé una sorpresa cuando vi que lo que más demandaban las parejas era otra chica… y las que buscaban un chico, tenía que ser bisexual, yo quería probar algo nuevo, pero no estaba preparado para dar ese paso. Por suerte localicé un anuncio en el que buscaban a un chico, pero solo para ella. Mandé un email y esperé durante varios días.

Cuando ya había perdido la esperanza y para mi sorpresa, me respondieron. Me explicaron que eran un matrimonio que llevaban ya tiempo casados, que buscaban solo sexo sin ningún tipo de compromiso y que si estaba seguro de probar, podíamos hablar para ver cómo organizarlo. Me dejaron su dirección de Messenger y los agregué, a ver por donde salía el tema.

Las primeras conversaciones versaron más sobre mí, para conocerme y tantearme más que otra cosa. Cómo había ido a parar allí, dónde trabajaba, si tenía amigos. Ni siquiera les importaba mi aspecto físico. Se notaba que lo primero para ellos era su seguridad, pues como me dijeron desde el principio, usaban pseudónimos ya que no querían que la gente supiera de sus actividades. Digamos que al pasar esa primera batería de preguntas, me consideraron lo suficiente “desconocido” como para querer conocerme y a la par, rebajó bastante la tensión del ambiente.

Después de esta primera fase, ya si empezamos a hablar de lo que nos traíamos entre manos, el trío. Nos enviamos fotos y digamos que nos dimos el visto bueno mutuamente. Ella era rubia, teñida eso sí, con alguna mecha y media melena, ojos marrones y un buen cuerpo, no era alta, pero el cuerpo iba a juego y estaba muy bien proporcionada, con un buen culo y unas tetas no muy grandes, pero bien definidas. Él era un hombre normal, con un buen cuerpo en el sentido de que no estaba gordo por lo que tampoco daría mucha cosa el estar a su lado.

Yo soy un chico bastante alto, delgado pero de constitución atlética ya que hago bastante deporte y con un pene con una característica que no he visto a nadie. Está curvado… pero hacia abajo, y está bastante curvado. Por un lado para algunas posiciones es un poco complicado, pero a razón para otras da mucho más placer pues frota zonas que otros penes no pueden conseguir.

Quedamos en conocernos, estuvimos hablando sobre dónde quedar. Su casa la descartaron pues no querían que supiera donde vivían (ni a día de hoy lo sé), valoramos un hotel pero no tenía por qué pasar nada pues solo íbamos a conocernos y hablar en persona y era desperdiciar el dinero, también miramos de quedar en una cafetería, pero donde vivía no era muy grande y ellos lo descartaron, finalmente yo ofrecí mi casa pues no me importaba quedar allí, tomar un café y ya veríamos. Les di mi dirección y quedamos para el viernes siguiente a media tarde.

Conforme se acercaba el día mi excitación iba subiendo a la par que mi miedo, no se lo había contado a nadie… ¿y si en vez de ser dos personas normales me hacían algo?

Llegado el día, decidí que lo mejor era esperarlos en la calle, así podría verlos llegar de lejos y poder hacerme una idea un poco más precisa de ellos antes de saludarnos. Llegaron a la hora señalada, ella lucía una camisa blanca y unos pantalones vaqueros claros, todo bastante ceñido y que dejaba a la vista lo que realmente parecía su espectacular cuerpo, el llevaba vaqueros y una camisa. Nos saludamos cordialmente con dos besos y un apretón de manos y los invité a subir a casa.

Ya arriba, tomamos un café y conversamos sobre lo que nos había llevado a buscar este “apaño”. Por su parte, el llevar casados ya unos cuantos años, el aburrimiento, salir de la rutina… aunque este no era su primer trío según me contaron. El marido no solo no era celoso, sino que le gustaba ver como otros se follaban a su mujer, realmente le ponía ver como se la metían y como ella gozaba con otra polla que no fuera la suya. A ella lógicamente le gustaba contar con dos pollas para su entera disposición. Tras acabar el café, yo no sabía muy bien que hacer o decir, pero fue ella la que finalmente se arrancó:

– Entonces… ¿te apetece probar?

– Si, yo creo que podríamos probar. Eso sí, advierto que estoy bastante nervioso y no sé cómo voy a rendir.

– Tranquilo, no vamos a rodar ninguna peli porno. Nos gusta el sexo bastante “tradicional”.

– Jajaja, bueno, si a hacer tríos lo consideráis tradicional… – todos acabamos riendo con mi chascarrillo.

– Si bueno, jajaja, pero nos referimos a que dentro de lo que es eso, vamos a disfrutar, nos gusta mucho el porno, supongo que como a ti, pero que no se trata de hacer posiciones muy espectaculares, vamos a disfrutar!

– Jeje, pues… allá vamos! Si hemos llegado hasta aquí, no hay mucho que perder ¿cómo empezamos?

– Deja que yo empiece – respondió ella.

Y acto seguido, ella se puso de rodillas frente a mí y me empezó a desabrochar los botones del pantalón corto. Fruto de los nervios, yo no estaba muy empalmado, pero ella sabía lo que se traía entre manos. Dejó caer mi pantalón al suelo, me bajó los boxer y me empezó a masajear los huevos con delicadeza.

Yo empecé a disfrutar, pero no sabía cómo mirar al marido, y me daba un poco de corte el que él me mirara y sobre todo, que viera como su mujer me empezaba a dar besos en la punta. Lo debió notar porque me dijo:

– Tu déjate hacer y disfrútalo tío! Entiendo que te dé un poco de cosa, pero piensa que a mí también me pone que te la folles, así que “don´t worry”!

Sus palabras, más los lametones que me empezaba a dar su mujer, empezaron a hacer que me olvidara de mis temores y me concentrara en tener placer. Dicho y hecho, mi polla comenzó a crecer y a tener una buena erección.

Esa mujer sabía bien como chupar un rabo, porque lo hacía de vicio, no era solo el trabajo de entrar y salir, sino que manejaba la lengua realmente bien y de vez en cuando usaba su mano para masturbarme un poco. Cuando yo ya la tenía bien dura, ella se separó y dijo que ahora le tocaba a ella disfrutar un rato.

Se tumbó en la cama y se desabrochó un botón, el resto fue cosa mía. Deslicé el pantalón por sus piernas y lo dejé en el suelo con cuidado. A mi vista quedó un tanga blanco que aparté a un lado para poder ver por primera vez su sexo. Este se me ofreció con la parte inferior bien rasurada y con un pequeño triángulo de vello coronando su clítoris, precioso, le di un lametón y busqué su mirada para ver la reacción.

Lo que vi me sorprendió para bien, pues indicaba que me “había olvidado del marido”, él se encontraba de rodillas junto a su mujer mientras ella le hacía una tremenda felación y se veía que disfrutaba de ella.

Ante este cuadro, hice lo que había que hacer, que no era otra cosa que quitarle el tanga y comerle el coño. Así lo hice, empecé por lamer los alrededores de su coño, para que se retorciera y me buscara con él, después de un rato de juego, por fin encajé mi lengua en su rajita y comencé a darle suaves lametones de abajo arriba terminando en su clítoris y succionándoselo un poco antes de volver a empezar. Le debía de gustar lo que hacía pues ella empezó a mojarse y a empapar mi boca con sus fluidos. Después de un rato, ella apartó la boca de la polla de su marido y dijo:

– Ahora que ya estamos todos bien engrasados, ¿quién va a ser el primero en follarme?

– Fóllatela tú – se adelantó el marido – que yo la puedo disfrutar todos los días!

– Jeje, no te diré que no. – repliqué yo – ¿Te pones en el borde de la cama dándome el culo para que te folle por detrás?

– Mientras no me la metas por el culo, vale – dijo ella.

Y así, ella se colocó de esa guisa, yo planté mis pies en el suelo, disfruté de esas hermosas vistas que ese culo me proporcionaba, me coloqué un condón y me dispuse a perforarla. Encaré mi rabo hacia ese bonito coño y con cuidado empecé a apretar y notar como cedía ante mi empuje, en un momento estábamos acoplados el uno al otro y dispuestos para iniciar el movimiento.

– Ummmm, ¡que gustazo de coño te gastas!

– Ufff, tu polla me está dando no sé donde… pero muévete por favor, me encanta!

Efectivamente, mi rabo estaba presionando su punto G, lo cual era una delicia para ella. Yo metía y sacaba todo mi ser dentro de ella, manteniendo un buen ritmo. Ella mientras tanto, le estaba haciendo una buena paja al marido que estaba arrodillado enfrente suya. Él notó que su mujer se corría cuando cesó con la paja que le hacía.

– Te hace correrte, ¿eh?

– Sí, sí! me gusta su polla. Déjale que siga un rato, por favor…

– No, ahora me toca a mí, ¿te importa si me la follo yo un rato? – me preguntó él.

– Claro que no, es tu mujer, dale fuerte!

Yo la saqué, el se fue hacia el borde de la cama, le desabotonó la camisa y se la retiró junto con el sujetador. La cogió entonces de las caderas y la tumbó boca arriba, ella ya debía de saber cómo se la iba a follar porque desplazó una pierna hacia la cama y la otra la levantó, él se aproximó y se colocó esa pierna a un lado de la cabeza. Colocó su polla en la entrada del coño, la perforó de una certera estocada y se la empezó a tirar salvajemente. Ella no paraba de gemir de placer. Yo para no estar quieto, comencé a lamerle sus pezones, que ya estaban duros de por sí, tironeaba de ellos suavemente con mis dientes y los lamía bordeándolos, recorría toda una teta mientras con mis manos masajeaba la que se sentía abandonada.

El marido después de un rato estaba próximo a correrse, ella lo notó y le dijo que no se corriera dentro, que eso se lo reservaba para mí.

– ¿Donde quieres que me corra entonces?

– ¡Dámelo en la boca por favor!

Yo me aparté a la par que ella se sentaba en el borde de la cama, se la empezó a chupar a su marido, el cual no pudo reprimir un tremendo gemido cuando se corrió en su garganta. He de reconocer que a mí eso me puso bastante, era como ver una peli porno en directo. Le terminó de exprimir los huevos apretándole desde la base del pene hasta la punta y sorbiendo hasta la última gota de su semen. Mientras ella se relamía, él se apartó y dijo:

– Bueno, yo voy a limpiarme un poco, te dejo a solas con ella para que te la folles bien a gusto.

– Bueno, desde que hemos empezado, me he dejado hacer a vuestra voluntad – contestó ella – así que ahora me toca a mí tomar el mando, así que venga, túmbate y deja que te cabalgue.

– Ummm, si me lo dices así… no me queda más remedio que obedecer – dije yo.

El marido salió de la habitación y yo obedecí sus ordenes tumbándome en la cama. Ella se giró y mirándome a los ojos me dijo:

– ¡Voy a hacer que quieras repetir con nosotros!

– Desde luego, si todo va como ahora, ten por seguro que repetiré.

– Que así sea, porque me encanta tu polla y me encanta como me la metes y me follas. Ahora, solamente concéntrate en ti y córrete.

Se subió encima mío, cogió mi rabo, lo masajeó un poco y se lo metió dentro. Empezó a cabalgarme suavemente, apoyando sus manos en mi pecho, me estaba muriendo de gusto y empecé a gemir silenciosamente. A ella esto le debió gustar, porque empezó a moverse cada vez más rápido, dándome más placer todavía y haciéndome gemir más alto. Perdí todo control de mi mismo y la cogí por la espalda, acercando su pecho al mío, entonces deslicé mis manos hasta el culo y la empecé a ayudar a que sus movimientos fueran más rápidos. Me sentía pronto a explotar, por lo que empecé a moverme yo también arriba y abajo olvidándome completamente de ella y buscando sólo correrme.

– ¡Sí, sí, sí! ¡me corro, me corro! – Acerté a decir.

– Sí, lo noto, se te ha puesto durísima. ¡Vamos, córrete!

Y me corrí, fue delicioso sentir como chorros de esperma salían de mi rabo e inundaban el condón… Después de unas últimas sacudidas, quedamos los dos rendidos, abrazándonos mutuamente. Cuando volví un poco en mí, vi como el marido nos miraba desde el marco de la puerta riéndose:

– ¡Vaya! Ha debido de ser una buena follada la que te ha dado, se te oía desde el servicio.

– ¿En serio he gritado tanto? – pregunté un poco avergonzado.

– Si, pero no te preocupes, es normal. Mi mujer folla de una manera bárbara como has podido comprobar.

– !Gracias por el cumplido, cariño! Pero eso deberá decirlo él…

– Follas de lujo, no puedo decir lo contrario, tu mamada para comenzar, !ha sido de diez!

– Os importa si voy a limpiarme yo también un poco – dijo ella – y se levantó dirigiéndose al baño.

El marido entró en la habitación y empezó a vestirse. Yo estaba realmente cansado y me quedé un rato más en la cama mientras él terminaba. La mujer volvió al poco y empezó a vestirse, aprovechando yo ese momento para ir al baño a quitarme el condón y limpiarme un poco. Cuando volví ellos ya habían terminado de adecentarse y estaban sentados en el salón, dado que estaba en mi propia casa y que ya nos habíamos visto todos desnudo, me puse simplemente un pantalón y fui con ellos:

– Pufff, he de decir, que no sabía cómo iba a estar de nervioso y si me iba a gustar, pero debo reconocer que lo he disfrutado muchísimo.

– Si, al principio se te notaba nervioso y no sabía si decirte algo o no – dijo ella – pero luego, justo te ha hablado mi marido, he notado que te has relajado y para delante.

– Es normal que te diera corte… a fin de cuentas, al principio es raro eso de ver a otro tío desnudo y todo eso – añadió él.

– Si, pero ya digo, me ha gustado… y si para vosotros es solo sexo y os ha gustado, me gustaría repetir, jeje.

– Por nosotros no hay problemas, estamos en contacto por el ordenador.

– Entonces, tened por seguro que repetiremos.

Y así se dirigieron hacia la puerta, justo antes de abrir, ella me dio un beso en los labios y me dijo:

– Gracias por hacer que me corriera mis amores.

20 visitas en total, hoy 0

El día que todo cambió

Tríos 25/07/2017

Era un dia caluroso, como el de hoy, estaba con mis dos amigas, mis dos grandes amores…

29 visitas en total, hoy 1

Noche de sexo

Tríos 31/01/2017

Hace un par de meses aproximadamente estaba en un bar de copas con algunos de mis amigos y mi propio hermano. Mi hermano Jorge y yo, quienes por motivos laborales teníamos que madrugar al día siguiente, decidimos que ya era hora de regresar a casa; de hecho, ya era bastante tarde y habíamos bebido alguna copa de más, por lo que permanecer más tiempo de fiesta era condenar nuestros empleos al fracaso.
Mientras abandonábamos el local, una chica nos abordó, supuse que nos iba a pedir que la invitáramos a una copa pero no fue así:
—Disculpad —dijo ella con extremada educación—, ¿os vais?
—Sí, ya nos vamos —respondió mi hermano—, ¿por qué lo preguntas?

—Es que acabo de romper con mi novio y no tengo medios de llegar a casa… ¿podríais llevarme vosotros?
Mi hermano me miró y yo me encogí de hombros haciéndole saber que hiciera lo que él quisiera, que por mi parte no había ningún problema en que la lleváramos a casa pero, a fin de cuentas, el coche era suyo.
—De acuerdo —respondió mi hermano a la joven—, te llevamos.
Los tres salimos del local y nos dirigimos hacia el aparcamiento. Una vez que encontramos el coche de mi hermano, nos subimos al mismo. Mi hermano conducía y yo me subí atrás con la chica.
—¿Dónde vives? —le preguntó mi hermano mientras metía las llaves en el contacto del vehículo.
—En el barrio de Los Condados —respondió ella mirando a mi hermano a través del espejo retrovisor.
Mi hermano asintió con la cabeza, puso en marcha el vehículo y comenzó a conducir hacia la dirección que nos había indicado la chica.
No conocíamos a la chica, por lo que mantener una conversación era bastante difícil. Algunas conversaciones triviales surgieron durante el trayecto, pero nada demasiado relevante.
Nos hallábamos atravesando un polígono industrial cuando ella se acercó a mí y colocó una de sus manos sobre mi paquete. Tragué saliva y mis ojos se posaron sobre los suyos. No dije nada ¿qué iba a decirle? pero ella sonrió cuando sintió que mi polla se iba erectando por su culpa.
—¿Quieres que siga adelante? —preguntó con voz juguetona y sensual.
Me limité a responder asintiendo con la cabeza. Mi hermano confundido miró hacia atrás y esbozó una sonrisa de picardía que fue incapaz de ocultar.
Ella bajó la cremallera de mi pantalón y sacó mi polla la cual estaba completamente dura. La agarró con su mano derecha y con su lengua comenzó a lamerme el glande. Yo incliné mi cabeza hacia atrás dejándome hacer todo cuanto ella quisiera. Una de mis manos se enredó en su cabello y, de este modo, comencé a ser yo quien dominaba la velocidad, intensidad y profundidad de la maravillosa felación que me estaba dando.
—Joder, yo también quiero participar —dijo mi hermano más pendiente de nosotros que de la carretera por la que circulábamos.
—Aparca y ven aquí atrás —respondió ella pícaramente y volvió a concentarse en felarme la polla mientras con su mano izquiera masajeaba mis testículos.
Mi hermano aparcó el vehículo y se montó en la parte trasera en la que estábamos. Ella estaba a cuatro patas mientras me comía la polla, por lo que mi hermano tenía a su disposición tanto su coño como su culo los cuales quedaban al descubierto gracias a la minúscula falda que llevaba y su ausencia de ropa interior. Él acercó su boca a su ano y comenzó a lamerlo, inmediatamente fui consciente de que le quería follar el culo y, aunque yo también quería follarle el culo, no dije nada.
Mi hermano, cuando sintió que su culo estaba lubricado, le metió su dedo índice. Ella gimió sobre mi polla al sentir el avance del dedo de mi hermano dentro de su culo. Él le hizo varios mete-sacas e inmediatamente le insertó un segundo dedo en el ano. Ella no se quejó, sino que gimió más fuerte mientras aún seguía felándome la polla.
Mi hermano no esperó más. Se incorporó y se puso detrás de ella. Se bajó la cremallera del pantalón y se sacó la polla. De una sola embestida, le ensartó la polla en el ano y ella emitió un gemido mezcla de dolor y placer.
En esa postura, mi hermano le follaba el culo violentamente mientras le azotaba las nalgas con su mano derecha enrojeciéndolas, y ella me comía la polla entre gemidos suyos, míos y de mi hermano. Yo seguía con mi mano enredada en su cabello por lo que guiaba la felación constantemente. Era maravillosa la sensación de sentir mi glande resbalar por su garganta. Me iba a correr, lo sentía pero no le dije nada… quería correrme dentro de su boca, así que, controlando la comida de polla que me estaba dando, comencé a mover su cabeza un poco más rápido y no tardé demasiado en inundarle la boca con chorros de semen. Temí que se quejara, que se enfadara, o que esta juerga acabara, pero no, ella se comió mi semen como si fuera el más exquisito manjar. Desde luego, no era la primera polla que se comía.

Cuando terminó de comerme la polla, mi hermano seguía follándole el culo, por lo que yo le bajé la camiseta palabra de honor que llevaba, y dejé sus tetas al aire. Me incliné hacia sus tetas y comencé a comérselas. Con mis labios atrapaba sus pezones, los succionaba intensamente y con mi lengua los golpeaba o los acariciaba, según me apeteciera. Mientras mi boca se centraba en un seno, mi mano ocupaba el otro seno pellizcándole el pezón con mis dedos.
Mientras le comía las tetas, mi hermano se corrió dentro de su culo, lo supe por el gemido de extremo placer que salió de su garganta. Para cuando mi hermano quiso terminar dentro de su culo, mi polla volvía a estar erecta y recuperada de la felación. Aún así, ella me la pajeó durante un rato endureciéndola más y, cuando estaba tan dura que parecía que iba a reventar, se sentó encima de mí, se metió la polla dentro de su coño y comenzó a cabalgarme mientras yo aprovechaba para seguir comiéndole las tetas que botaban salvajemente frente a mi cara. Mi hermano se acercó, aún extasiado por la follade de culo que le había dado y yo le dejé una de las tetas. Así estábamos todos… la joven chica cabalgando mi polla como si no hubiera un mañana, yo comiéndole una teta y mi hermano le comía la otra teta mientras se pajeaba para hacer que su polla volviera a la acción.
En el coche solo se escuchaban nuestros gemidos entremezclados con nuestras respiraciones agitadas. En unos minutos, su sexo convulsionó apretando mi polla y, entre gemidos y gritos de placer, ella se corrió con mi polla dentro de su coño. Sus uñas arañaron mis hombros y su cuerpo era asolado por violentos temblores incontrolabes. A pesar de haber alcanzado su orgasmo, ella siguió follándome para que yo tuviera un nuevo orgasmo y, efectivamente, no tardé demasiado en correrme dentro de su coño de un modo aún más brutal que cuando me corrí en su boca.
Con su coño chorreando semen, sacó mi polla de su coño y se acercó a la polla de mi hermano. Se inclinó y comenzó a comerle la polla. Ella dejó a mi disposición su culo y su coño, pero mi polla ya estaba agotada para enfrentar una nueva batalla, así es que hundí mi boca en su coño, manchado por mi semen, y comencé a comerle todo su maravilloso coño. Sus gemidos eran constantes, al igual que sus grititos cuando mis labios succionaban su clítoris y mi lengua le pegaba una paliza de golpes constantes y fuertes, para después acariciarlo en círculos y, cuando menos lo esperase, volver a golpeáraselo violentamente.
Se corrió tres veces seguidas mientras le comía el coño y mi hermano, quien más que dejarse hacer una felación se folló su boca, se corrió dentro de su boca mientras ella se tragaba su segunda ración de semen en unos minutos.
Los tres nos quedamos extasiados en el asiento trasero del vehículo. No teniamos fuerzas ni para movernos y tampoco deseábamos hacerlo.
—¿Me lleváis a casa? —preguntó ella cuando, al cabo de una hora, nos sentíamos repuestos.
—Creo que aún no —le respondí.
—Estoy de acuerdo con mi hermano. Yo aún no te he comido el coño.
Sonreí al escuchar sus palabras.
—¡Sois insaciables! —exclamó ella riendo mientras se volvía a colocar a cuatro patas para ofrecerle su coño a mi hermano y su boca a mi, boca que fue inmediatamente ocupada por mi polla.
Llegamos a nuestras respectivas casas por la mañana y nos fuimos al trabajo sin haber dormido una sola hora, pero nuestros poros rebosaban placer además, estábamos ansiosos porque habíamos quedado con la chica en su casa, por lo que estaba claro que volveríamos a pasar una gran noche en la que dormir era lo que menos importaba.

Autor: Abrahel Dantalion

Más relatos en mi blog:

18 visitas en total, hoy 1

Bukkake con una pareja!

Transexuales, Travestis, Tríos 25/08/2016

Esta pareja que la conozco ya hace tiempo, y tenemos mucha confianza, me gustaría hacer como en los vídeos de tríos, pensaba yo, y aquí relato lo que pasó ayer!

Eran las 22:30 me llaman y conciertan cita para 23 horas. Y yo empiezo a prepararme…bueno, me llaman del portal y suben…abro la puerta del piso y saludo los dos, con besos en el rostro, y paso con ellos a habitación con el máximo de luz posible, porque es así que le gusta.Me pagan el combinado, es decir, el encuentro, y salgo para guardar el dinero. Cuando vuelvo ellos ya están desnudos, él sentado en el borde de la cama y ella mamando con muchas ganas, y yo empiezo a hacer caricias  a ella. Los dos se levantan y empezamos con morreos los 3, bajó mi braguita ella me come y después él sentado en la cama otra vez. Yo y ella de rodillas empezamos a mamar a él como dos hembras hambrientas, tríos es lo que queríamos los tres, nos besábamos y mezclábamos con chupadas en los pezones. Yo me pajeaba y mi polla quedó dura como una piedra, él mirando en el espejo toda la escena, ya estaba a tope. Y me echó una señal con los ojos “como para que me folle ella”, bueno cogí una goma y en el suelo mismo la follé a 4 patas, ella seguía desesperada comiendo a él. Estuvimos así un buen tiempo y después en cima de la cama, él follo ella a pelo en la postura de misionero y me quedé mas cachonda aún viendo todo eso. Doy mi polla para ella comer,yo y él nos besábamos y ella abajo se estremecía, gemía, en fin estaba a tope también y yo dejando a él conducirme como siempre ha hecho. Luego me habla en el oído “folla el culito de ella” y él sacó la polla del coño y estaba todo mojado, y empezó a chupar. Yo cogí otra goma y empecé a intentar follar el culito pero ella se quejaba y me decía “hoy no quiero, me duele Bia”.  Bueno respeté  a ella y ya hizo mas caso al pedido de él Y acabe otra vez follando el coño, estuve ahí un rato, saqué mi polla y empecé a pajear con él junto con la cara de ella. Él me pide para grabar con el móvil, yo dicho ok y ya imaginaba como eso iría acabar.

En fin, ella nos comía a nosotros como una perra en el celo y tocaba su clítoris de manera desesperada, él y yo nos seguíamos pajeando hasta que me sale chorros y chorros de leche en la cara y boca de ella. Y él pide para ella, tragar y ella obedeciendo y gemía y gritaba de placer y  así, luego él se corre también. Lavando la cara y boca della y mezclando con mi semen y él grabando todo “el bukkake”. En fin más una vez cumplí la fantasía dellos!!! Y si me leen que sepan que tengo por vosotros un gran aprecio, no solo por ser una pareja joven y guapa, sino también por la manera que me tratan y defino como “especial y cariñosa”. Felicidades siempre mis amores!

14 visitas en total, hoy 0

Aceptando hacer un trío pero sin tocar nada

Fantasías Eróticas, Tríos 01/06/2016

Solo podrá mirar, no tocar, hacer un trío, no estaré desnuda, no veré nada, no sabré quien era, seguro que tu esposa no aceptaría hacer este trío light con todas estar normas?

He aceptado, no me lo puedo ni creer

Le he dicho que SI a mi esposo, después de tantos años calentando mi mente, calentando mi coño sobre la posibilidad de que otro hombre pueda verme desnuda o estar junto a nosotros mientras hacemos el amor

Estoy como una cabra, como coño le he dicho que si a esto?

Ansío vivir una experiencia así, aunque solo por una sola vez, era virgen cuando conocí a mi esposo, nunca mi cuerpo ha sido visto ni tocado por otro hombre que no haya sido él, por ello me come por dentro el pensar que otro hombre pueda excitarse conmigo logra que me moje sólo de pensar esto

Le he puesto reglas, condiciones sobre el cómo hacerlo:

1º Mi rostro estará cubierto por un antifaz, no quiero por nada de este mundo que ese chico pueda reconocerme alguna vez si me lo encuentro por la calle, por otra parte yo no quiero ver a ese chico, tampoco que mi marido pueda ver la expresión de mi rostro si me excito demasiado, no quiero que piense que soy una puta y ni de coña que nuestro matrimonio se vaya a la mierda por esto

2º Yo estaré vestida con tanga y con sujetador, no quiero que sin más otra persona pueda verme desnuda, el que mi marido haya aceptado esto me hace sentirme un poco más segura, teniendo ropa que cubra mis partes, como lo estaría en la playa teniendo un bikini de dos piezas puestas

3º El chico solo observará, no participará en nada, no me tocará por nada de este mundo, me encantaría pero tengo miedo a esto, a que mi marido me eche alguna vez en cara que otro hombre ha tocado mis tetas o mi cuerpo, el morbo que quiero experimentar es tan sólo el que haya otra persona con nosotros, nada más

4º Yo tendré la última palabra, en un solo segundo, si yo decido cortar todo de golpe, todo se acabará, esta es la tranquilidad que me da el que esté mi esposo en el cuarto, que me proteja en todo momento si ese desconocido se vuelve loco, más al saber que una amiga suya, queriendo experimentar algo así, solo queriendo ser tocada por otro, fue penetrada, follada a lo bestia en la cama de un motel siendo infiel a su marido, ha quedado tocada para toda su vida, ha quedado horrorizada por lo que le ocurrió, acabó confesándoselo a su esposo al cabo de unos meses, él la abandonó, él le había propuesto como todos los maridos lo hacen el hacer un trío, suave, light, pero ella como muchas esposas hacen, ni de coña soportarían el saber que su marido está viendo como ella es tocada por otro hombre

5º Esto lo hago por complacer a mi esposo, nada más, a mi me llega de sobras el sexo que tengo con mi esposo por lo que nunca él me podrá echar en cara esto y menos pedir que yo tenga que devolver el favor trayendo a otra chica a nuestra cama, esto no

Por lo tanto, no pierdo nada de nada, no crees?

HACER UN TRÍO ES LO QUE MÁS QUERÍA

(sólo gana mi sexo, no para de excitarse durante todo el día desde que le dije que SI, el pensar que habrá otro hombre, desnudo, viéndome me pone perra perdida)

De momento ha ganado mi marido, tres días llevo follándolo, cabalgando su polla según entra por la puerta de casa, por la mañana, lo despierto mamando su polla, haciendo que se vaya encantado a trabajar teniendo sus huevos completamente descargados; esto nos ha cambiado nuestra rutina, nuestra vida sexual, ya no es el polvo que le permitía hacerme cada dos sábados, nunca he sido muy sexual, nunca, la férrea mentalidad casta en la que he sido educada por mi familia , donde todo es pecado o de degenerados así me influyó, siempre he tenido que esconder mis tetas, usando doble camiseta para nadie, nunca pudiese ni imaginar el tamaño de pechos que tengo, no he usado faldas cortas en mi vida, tangas, ni hablar, masturbarme?, ni de coña, todo esto era de guarras según me educaron

Al conocer a mi esposo vi que todo esto era una asquerosa mentira, que las parejas no sólo hacen el amor con la intención de tener hijos, poco a poco crucé al otro lado del muro, tuve que aprender todo en cuestión de sexo, a masturbar y comer la polla a mi esposo, a masturbarme y correrme sintiendo ese enorme placer que se tiene y que no lo cambiaría por nada, no he vuelto a poner doble camiseta , mis 110 copa D se marcan por el tamaño de mis pechos, no porque los vaya enseñando por ahí, es justamente mi esposo el pillín, el que desde que nos conocimos me ha alentado a ser más sensual y sobre todo más sexual.

UNA BUENA REGADA NUNCA ES DESAPROVECHADA

 

Ahora uso tangas, el cabroncete de mi esposo me regala conjuntos muy sexys que en la zona de la raja de mi coño y de mis negras y grandes aureolas se transparenten, le encanta el morbo subido de tono, ver la llama del sexo en mis ojos, reflejándose, siempre lo consigue, le he masturbado en un cine normal, he experimentado el no llevar ropa interior yendo a comer a un restaurante llevando sólo una minifalda corta y una blusa escotada transparente, le encanta tocar, recorrer cada poro de mi piel con sus dedos, esto me pone perra, me corro siempre cuando me hace esto, diciéndome cosas guarras y sobre todo , haciendo recrear en mi mente que es el dedo de otra persona el que se desliza en ese momento por mi cuerpo, teniendo mis ojos cerrados

Le encanta el riesgo pero controlado, le encantan los juegos morbosos, probar un paso adelante pero siempre que ello sea para los dos, para el disfrute de los dos, me siento amada, deseada cada día estando con él, por ello y porque he comprobado que si es bueno el que una pareja crezca sexualmente confío en él, como siempre, sé que solo soy para él para el resto de nuestras vidas

Todo cambió a más cuando me regaló un enorme vibrador negro de 25 cms, nunca me lo he introducido dentro de mi vagina , no me atrevo, mi coño es exclusivamente para mi esposo pero me encanta refregar ese enorme aparato por toda la raja de mi coño, sintiendo como esa cosa enorme dura como una piedra recorre mi sexo, estando mi marido conmigo al lado, corriéndome cada vez que mi marido me pone en mi mano su polla, notando la otra en mi sexo, el muy cabrón sabe como follar mi punto G, mi mente

Hoy es el día, mi esposo se ha ocupado de todo, esta noche, después de cenar ha preparado la sesión más porno y morbosa que nunca hemos tenido, habrá otra persona más en la habitación, a sólo unos cms de nosotros, viéndonos hacer, sin poder tocarnos, pero creo que resultará muy excitante

Hemos cenado en un precioso restaurante, ambos hemos bebido generosamente esta noche, los dos necesitábamos algo que nos alegre el momento de lo que vamos a hacer, del paso que vamos a dar, me hubiese encantado que mi esposo me hubiese follado en el restaurante, que me incrustase dentro de mi coño sus 19 cms de polla encima de la mesa donde comimos, su mirada, viéndome sonreir, viéndome contenta, viendo la expresión de mi cara de una niña pilla que va a ser mala…

El muy cabrón me depiló mi coño al cero en casa, escogió un conjunto de ropa interior que pondría cachondo al más ciego, más teniendo mi coño depilado en el que no ha quedado ni un solo pelo : tanga negra, completamente transparente en la zona del pubis, el sujetador…, se me salen mis pechos por todos lados, transparente al 100% viéndoseme mis pezones y mis aureolas, negras como el carbón tipo galleta María

Noté como mi coño se mojó, instantáneamente , estando de pié, viendo ese conjunto escogido, viendo la cara de morbo en los ojos de mi esposo, sonriéndome, viendo que esa otra persona verá por completo mis partes aún estando debajo de esas telas, aquello me excitó, a horrores, sobre todo la mirada de mi esposo, contento porque otro hombre verá mis partes más íntimas por primera vez, no importándole sino justamente lo contrario, eso me encantó, lo besé, me tiré encima de él, en la cama, busqué su polla de dentro de su bóxer, el muy cabrón la tenía como un mástil, me puse encima de él, me la clavé de un solo golpe, él quedó alucinado que mi coño estuviese tan lubricado sin haber hecho los preliminares que siempre hacemos antes de follar, lo cabalgué como si se me fuese la vida en ello, tres maravillosos orgasmos notando como sus testículos golpeaban una y otra vez mi culo hasta que se corrió dentro de mí

Todo esto ha sido media hora antes de ir a cenar, al restaurante, menuda calentura me entró, no me reconozco, joder con el puto morbo, lo que hace …

Con el alcohol no te cuento, entramos en la habitación del motel, mi esposo me bajó mi vestido, dejándolo tirado en el suelo, estaba tan contentilla por el vino, por llevar media hora siendo besada, lamida por la boca de mi esposo que ni me acordé por lo más mínimo a que coño habíamos venido, mis ojos estaban tapados desde que entramos en la habitación, mi coño estaba tan caliente que los flujos traspasaban la fina tela transparente de mi tanga, a modo de colador, notando como estos recorrían el interior de mis muslos, siempre pensé que ese otro chico llamaría a mi esposo, no fue así

Me corrí mientras mi esposo metía una de sus manos por dentro de mi tanga, acercándose a la raja de mi coño recién depilada, escuchando en mi oído, en voz baja :

El chico estaba esperando dentro del baño, está al lado tuya desde que te quité el vestido

No, me dije, no puede ser, no me jodas, es mentira, llevamos media hora comiéndonos vivos, sudando mi coño de la calentura que me está dando mi esposo, no, es mentira, lo dice para calentarme

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Me quedé de piedra, mi coño expulsó el charco de flujos más grande que nunca había emanado, traspasando la tela transparente de mi tanga, al tocar mi mano izquierda el muslo desnudo de otra persona a mi lado

Era verdad, ya había alguien en la habitación, ese desconocido ha podido ver cómo me he entregado a mi esposo con sus caricias, ha podido ver como todo mi cuerpo se ha erizado, calentado, excitado, puesto de punta con la fantástica sesión de toqueteos y morreos de mi esposo

Quité mi mano de un golpe, hijo de puta, cabrón, no me ha avisado para nada, ni por lo más mínimo, esto no se hace, por lo menos decirlo, cerré mis piernas automáticamente, instintivamente

Me quedé quieta, muda, estando tirada boca arriba en la cama, no puede ser, aprieto mis muslos pero no doy controlado que mi coño no pare de excitarse, de mojarse, nuevos flujos salen de mi coño, estando otro chico en esa habitación, que vergüenza pasé

Mi esposo no tuvo compasión conmigo, sabiendo que estaba muerta de la vergüenza, comenzó a besar todo mi cuerpo con sus labios, dándome pequeños besos, delante de otro hombre…

El sentir esto, sabiendo que hay otra persona, de pie, a tu lado me desbordó, mi coño reventó en ese momento como si reventase de golpe una presa enorme, me corrí, mis piernas quedaron sin fuerzas, ya todo daba igual

Mi esposo comenzó a meterme mano, sin darle importancia a que otro hombre lo viese, creí morirme cuando sentí su mano colarse por dentro de la tela de mi sujetador, cogiendo mi pecho, moviendo su dedo en círculos en mi aureola, cogiendo mi empitonado pezón

Pudo ser peor?

Lo fue

Introdujo su otra mano en mi tanga, acercándose con su dedo mágico como yo lo llamo a la raja de mi coño, lo tocó, supo en ese momento en el estado que mi sexo se encontraba:

Encharcado, como nunca antes lo había estado, podrías pegar el poster más grande que nunca hayas tenido solo con los litros de mis flujos vaginales, supe que había empapado las sábanas y el colchón de esa cama, solo pensé en quemar ese colchón para que los del motel no supiesen ni tuviesen pruebas que mi coño había descargado tal cosa

En ese momento, con sus dedos en mi teta y en la raja de mi coño, todo se acabó, no fui consciente de nada más, en ese momento me transformé por completo dejando a hacer a mi marido lo que quisiese conmigo, no viendo nada teniendo en mis ojos ese antifaz, ya ni me importaba para nada que ese desconocido al que no había visto estuviese allí, viéndome, para nada, como si hubiese un pelotón de soldados en fila viendo este espectáculo

Supe, en ese momento que nuestro amor como pareja no tendría límites nunca más

Así fue

Mi esposo comenzó a romper las reglas que yo le había impuesto y en las que había quedado de cumplir a rejatabla, no me importó, es más, me excitó a horrores que así lo hiciera

Mi esposo bajó las dos tiras de mi sujetador y dejó mis pechos al aire, recorrió con su dedo todo mi vientre, lentamente, la mano que tenía dentro de la raja de mi coño fue lo peor, el muy cabrón corrió de lado la tela de mi tanga, mi coño quedó al aire, a la vista de cualquiera, ahora mismo todas mis partes íntimas estaban siendo contempladas sin ningún tipo de problema por ese hombre, mi esposo separó con sus dos dedos mis labios inferiores, estaba mostrando a otro hombre el estado en el que se encontraba mi coño: empapado, brillando en flujos, latiendo mi coño como si tuviese un corazón propio

Me dio igual, noté como mis pezones se endurecieron al máximo, al estar completamente desnuda delante de otro hombre, estando con mi marido, podrías pasarme en ese momento un cristal blindado de un banco, te juro que lo perforaría sin problemas, dios que morbazo pasé, otro hombre que no era mi marido viendo todo mi cuerpo desnudo, sin que nadie más en este mundo supiese nada por estar escondidos, cobijados dentro de la habitación de un motel

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Me corrí, mi cuerpo no paraba de convulsionar en ese momento, mi mente no pudo asumir por lo más mínimo que mi esposo decidiese colocar su lengua en mi coño abierto, delante de otro hombre, arqueé tanto mi espalda que pensé que me la rompía

Me corrí, varias veces seguidas, mi esposo no tenía límites

Me separo mis piernas, del todo, se puso en medio, noté el calor de sus muslos rozando los míos, el muy cabrón iba a hacer la cosa más guarra y pervertida que podría haber en este mundo

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

No me dio tiempo ni a acabar de pensar

Noté su glande, su polla, ardiente, dura en la raja de mi coño, estaba restregando su polla por todo mi coño, lentamente, haciéndomela notar como si me fuese a romper, llegó a mi tope, a mi clítoris, hinchado como un globo, un desconocido estaba viendo todo esto, no pude más, estaba a punto de tener el mayor orgasmo de mi vida, lo supe, así lo sentí

Mi esposo retiró su polla de la raja de mi coño, de golpe

Me quedé de piedra, intentando respirar, excitada como nunca antes había estado

Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Sentí su glande tocar, rozar, entrar en mi vagina, el muy cabrón estaba dentro de mí, un par de centímetros pero los sentí como si fuesen metros en ese momento

Otro hombre había contemplado como mi esposo insertaba su polla dentro de mí

Esto fue el sumun, no hay más en este mundo, os lo juro

Mi coño se corrió, mi mente se corrió en ese momento, notando como ese cabrón no paraba de hinchar y desinchar su capullo teniéndolo dentro de mí, delante de otro hombre

Me desmayé, sin más

Me desperté al día siguiente, era ya por la mañana, mi esposo dormía, estábamos los dos solos, desnudos, me alegré de que nuestro desconocido no estuviese

miré mi coño, llevé mi dedo a él y un rayo traspasó todo mi cuerpo al descubrir que tenía mi coño lleno de esperma, mi marido se había corrido dentro de mí estando otro hombre mirando

aquello me volvió loca, me excitó a lo máximo

miré su polla, preciosa, depilada al cero como siempre la tiene, la cogí con mis manos, comencé a lamerla , a devorarla, no hay cosa que más ponga a una chica que el notar, sentir que la polla de tu chico crece, en tu mano, en tu boca porque le gusta lo que le estás haciendo

mi coño goteaba, lo notaba, mi esposo despertó, me miró, sonrió, yo también le sonreí, estaba encantada con la experiencia que habíamos tenido, toqué sus huevos, me quedé sorprendida de que los tuviese tan gordos, tan llenos de esperma, más si hacía unas horas se había corrido en mi coño y más habiéndose corrido en casa antes de la cena

me paré, pensé en ello, no, no puede ser, no, no habrá..

miré a mi esposo, el muy cabrón tenía mi ipad a su lado, lo encendió, me quedé atónita viendo que había grabado un video, ayer, era yo, desnuda, en la cama, siendo tocada, siendo lamido mi coño, nunca se veía ninguna cara, solo mi cuerpo, pude ver como mi coño sintió esa polla rozándola

la polla de mi esposo cayó a un lado, mi mano se quedó sin fuerzas al ver en ese momento que la polla que había estado, entrado dentro de mi coño era la de otro chico, un guapo y cachas chico de unos 25 años, él había sido el que me había tocado toda, mi esposo solo me había grabado, no había sido él que noté en todo momento

mi coño explotó, los flujos de mi coño salieron expulsados a reacción, cerré mis ojos, mi cabeza estaba recibiendo miles de preguntas en ese momento, no podía dar fe a lo que pude ver en ese video, mi esposo había permitido, consentido que otro hombre tocase por completo mi cuerpo y lo peor, ha recorrido mi coño abierto, expuesto con su polla ante él, sin saberlo yo

odié en ese momento a mi esposo

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

abrí mis ojos, del todo, no puedo creerme que mi esposo se haya levantado, colocado detrás de mí en este momento, tras verme fuera de juego sobre lo que acabo de ver en mi propio ipad, me clavado sus 19 cms de un solo golpe en mi coño

acabo de romper aguas, es lo que he sentido, su polla ha tocado el final de las pared de mi vagina de un solo golpe, completamente empalmado después de haber visto como otro hombre había entrado en mí, en mi coño, en su coño..

me corrí, me caí tirada en la cama, teniendo mi coño incrustada la polla de mi esposo, recreando en mi mente que es la de ese ahora no desconocido, ese joven guapo que había visto en el video, 8 orgasmos más, mi esposo follándome, dándome pollazos sin parar durante casi una hora hasta que se corrió dentro de mí

me quedé dormida

cuando desperté mi marido dormía, vi el ipad, volví a darle al play al video, volví a ver todo lo ocurrido con ese chico, otra vez mi coño se mojaba viendo todo , sabiendo que había sido otro el que me había tocado, ahora pude ver el final del video y que era lo que más me intrigaba, pude ver como ese chico me penetró todo mi coño, cuando me desmayé pero pude ver como retiraba su polla y se colocó mi marido en su sitio, siendo este el que se corrió dentro de mí, siendo su esperma el que me encontré cuando me desperté

eso , el saber eso me tranquilizó, pero el saber ahora que dos hombres habían estado dentro de mi coño, uno tras otro , eso nunca lo olvidaré por el resto de mis días, te lo aseguro

volvimos a casa, no volvimos a decir nada sobre lo ocurrido

todo cambió, a mejor

ahora follamos salvajemente dos veces al día, todos los días de la semana, todos

creo que ha valido la pena el haber experimentado esto

mi esposo también lo cree

tú que piensas de ello?

Crees que compensaría experimentar esto para crecer sexualmente con tu pareja?

Crees que esto podría hacer que tu esposa te dé el sexo que realmente necesitas tener?

Besos

Y SI ES UNA COMO ESTA METIDA, TAMBIÉN ME CONFORMO. SE ACEPTAN COMENTARIOS.

12 visitas en total, hoy 0

  • DESTACA tu post patrocinado/relato

    por el 10/04/2018 - 1 Comentarios

    Destaca tu post patrocinado/relato por encima de todos. Siempre estará arriba. Dos enlaces/dos palabras a tu web. Solicita información. ¿QUIERES VER TU BANNER O PUBLICIDAD AQUÍ?  

  • una paja a mi sobrino

    le hice una paja a mi sobrino

    por el 02/05/2018 - 1 Comentarios

    Yo estaba con mi hermana una tarde hablando de nuestros hijos Tengo 26 años, soy madre soltera de un único hijo llamado Juan, de 9 años Mi hermana tiene 32, y tiene un hijo de 13, Brian De pronto ella tocó un tema muy delicado. Empezó a hablar de que Brian ya se masturbaba Yo […]

  • esposa caliente

    Esposa caliente y desaprovechada

    por el 29/04/2018 - 4 Comentarios

    No sabía donde ubicar mi relato, el de una esposa caliente, desaprovechada y desatendida, no sabía ni por dónde empezar, en realidad aún no lo sé. Dejaré tan solo una foto mía de esta mañana, para seguir si ustedes lo desean. A todas las maduras anónimas como yo, desaprovechadas.

  • amas de casa calientes

    Esposa caliente y desaprovechada I

    por el 04/05/2018 - 1 Comentarios

    Lo primero que tengo que decir, es que quería agradecer sus comentarios, creía que nadie vería lo que publiqué. A Javier y Daniel. Soy una de esas amas de casa calientes que hay tantos pueblos y solo ellas lo saben. Me excitan los relatos que leo, y pensé que puedo aportar mi experiencia. Desaprovechada como […]

  • Mis bragas usadas

    Fotos íntimas de bragas usadas

    por el 09/05/2018 - 0 Comentarios

    Con cincuenta y dos años, con mis bragas usadas sucias, y excitada como siempre que veo fotos o leo algún relato, o veo algún vídeo, aprovecho para contribuir a este fetichismo que muchos tienen por las bragas, bragas usadas mis braguitas puestas, con algunas fotos que me hizo mi esposo, para Vds, espero les gusten, […]

  • Me abandonó y se fue con una escort

    por el 11/04/2018 - 0 Comentarios

    Me llamo Laura estoy casada hace muchos años, ya ni me acuerdo, pero muchos. Mis redondas formas así lo confirman. En la foto que desentona, la rellenita y tetona, se me puede ver, al trasluz, ahí estoy; las otras fotos, mi imaginación que vuela, rubia, guapa, delgada es la que yo creo que esa noche […]

Escribe aquí tu búsqueda …

Solicita tu post patrocinado

Gane dinero con Facebook

make-money-234x60-2

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web provee acceso a material, información, opinión, contenido y comentarios que incluyen material sexualmente explícito (colectivamente, el “Material Sexualmente Explicito“). Todas las personas al acceder a este sitio deben tener 18 años de edad ó la edad de mayoría en cada jurisdicción en la cuál usted vaya ó pueda ver el Material Sexualmente Explícito, sea cual sea la mayoría (la “Edad de Mayoría”). Usted no puede acceder a este sitio si el Material Sexualmente Explicito le ofende ó si ver Material Sexualmente Explicito no es legal en la comunidad en la cuál usted escoja acceder vía este sitio web.

SI ESTÁS AQUÍ BUSCANDO PORNOGRAFÍA INFANTIL, VETE. NO HAY PORNOGRAFÍA INFANTIL EN ESTE SITIO WEB. NOSOTROS ENTREGAREMOS A LAS AUTORIDADES Y AYUDAREMOS A LA PERSECUCIÓN DE CUALQUIERA QUE ATENTE A EXPLOTAR LOS JOVENES E INOCENTES.

Confirma tu edadAcepta nuestras cookies
El Permiso para ingresar este sitio web y acceder al contenido provisto a través de éste está estrictamente limitado a adultos conscientes quienes afirmen bajo juramento y sujeto a penalidades de perjurio bajo el título 28 U.S.C. § 1746 y otros estatutos aplicables y leyes, que las siguientes declaraciones sean todas verdaderas:

– Soy un ADULTO que ha alcanzado la Mayoría de Edad en mi jurisdicción y dónde estoy escogiendo ver el Material Sexualmente Explicito accediendo a este sitio web;
– Deseo recibir/ver Material Sexualmente Explicitio y creo que los actos sexuales entre adultos concientes no son ofensivos u obcenos;
– No expondré a menores ó cualquiera que pueda ser ofendido
– Acepto que esta Advertencia y Afirmación constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre mi persona y el sitio web y que es gobernado por las Firmas Electrónicas en Acto de Comercio Nacional y Global (comúnmente conocido como el “E-Sign Act”), 15 U.S.C. § 7000, et seq., Al ingresar al sitio, estoy indicando mi aceptación a ser vinculado por lo dicho arriba y por los Términos y Condiciones del sitio y afirmativamente adopto la línea de firma de abajo como mi firma y la manifestación de mi consentimiento.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para “permitir cookies” y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en “Aceptar” estarás dando tu consentimiento a esto. Más información aquí

Si todas éstas condiciones se aplican a usted, y a usted le gustaría continuar, se le da permiso para ingresar. Si cualquiera de estas condiciones no se aplican a usted, ó usted preferiría no continuar, por favor salga ahora.

º
error: Contenido protegido !!