En un hotel de Barcelona, un despertar muy dulce

Una perezosa mañana de verano caluroso. En Barcelona, un hotel cualquiera, la luz se colaba perezosa por los agujeros de la persiana a medio bajar, dibujando caprichosas formas en tu cuerpo desnudo, tumbado a mi lado. La noche anterior habíamos paseado por las Ramblas, llenas de putas de Barcelona, exquisitas y guapas: a mí me habían gustado, a ella la habían impresionado.

Leer másEn un hotel de Barcelona, un despertar muy dulce

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O