LA OKUPA

Ayer tarde llegué a mi piso de Barcelona y me encontré en el baño con una jovencita muy alta cubierta sólo con una toalla. Mi esposa estaba en Madrid, aunque volvía al día siguiente, por el ruido que había en las calles. Solo ella me tranquilizaba cuando me encendía, y encendido estaba. Me dije; “Puta …

Read more