Pensé que no me casaba – Cuentos Cachondos

Publicado el 23/12/2021

Por Universo Erótico

Estaba a menos de un mes y medio de casarme y mi novio Raúl se había hecho muy amigo de Josep quien vino al país a terminar una especialidad universitaria y viviría de intercambio con uno de sus vecinos, un sábado por la mañana Josep le pidió a Raúl que si lo podría llevar al aeropuerto por su novia que llegaría de chicago en el vuelo de las 8 de la noche, mi novio acepto pero le aclaro que ese día teníamos una comida familiar y que no podía faltar y lo invito.
Cuando llegamos a la comida y ya estábamos comprometidos conocía a toda la familia, nuestro noviazgo llevaba poco más de dos años y ya habíamos tenido relaciones sexuales muy apasionadas por cierto y con total apertura, incluso ya me había penetrado por mi culito varias ocasiones pensando que así satisfacía sus fantasías y aunque me dolía yo gozaba, Raúl fue el primer hombre en mi vida.
Se termino la reunión y nos dirigimos al aeropuerto, todos íbamos medio borrachos ya que en su familia toma mucho y me insistieron mucho, que tome.
Como llegamos casi una hora antes, nos fuimos a un bar dentro del aeropuerto, y seguimos bebiendo rápido y mucho, a nadie se le había ocurrió checar el estatus del vuelo.
Josep le dijo a mi novio que iba a ver si ya había llegado, eran justo las ocho, y Raúl le dijo mientras pasa migración mínimo 30 minutos mientras tomemos otra, nos la terminamos y fue a buscar a su novia mientras nosotros seguíamos tomando, cuando regreso cerca de 20 minutos después nos dijo que su vuelo había sido cancelado por mal tiempo, y como no había nadie en casa de su amigo con quien vivía no hubo quien le pudiera avisar, y como ya estábamos medio borrachos lo invitamos a seguir tomando en la casa que habíamos comprado para vivir después de que nos casáramos que ya estaba amueblada.
Cuando llegamos mi novio sirvió unas copas y yo muy desinhibida me senté en sus piernas, poco después Josep nos pidió permiso para entrar al baño, y aproveche para besar a mi novio pero me encendí de inmediato y el también ya que sentí que se le paraba su miembro sobre mi muslo, perdimos la noción del tiempo y de que ahí se encontraba Josep, Raúl me puso las manos en el pecho, sentí más dura su verga y puse su mano sobre ella apretándola fuertemente, estaba ya realmente excitada.
Raúl metió la mano por debajo de mi blusa y movió mi sostén para poder tocar directamente mi seno, yo lo besaba con gran pasión asiendo caracoles con mi lengua, se me había olvidado Josep por completo, discretamente baje su zíper de su pantalón y me ti mi mano para sentir su ardiente pene, no me importo y se lo saque, Raúl me levanto la blusa para chupar y mordisquear mis pequeños senos, yo no dejaba de masturbársela con mi mano derecha y el no me dejaba de besar en boca y chupar mis senos, mientras gozaba de reojo vi sentado en el sillón a Josep agarrándose la verga sobre el pantalón.
Mire a Raúl que mamaba mi chichi y estaba segura que por la posición de Raúl era imposible que no lo hubiera visto, pensé de inmediato que el estaría de acuerdo que hiciéramos un trió, que dentro de mis fantasías era lo que yo deseaba, le hice una señal para que se acercara y le puse la mano sobre su verga que aun no me mostraba y la sentí duricima y me excite aun mas y le pedí que se la sacara.
Sin bajarme de las piernas de Raúl me quite la blusa y el sostén por la cabeza, quedo descubierto mi dorso y bese con gran pación a Raúl sin soltar su verga voltie a mirar la verga de Josep y casi me muero de la impresión era más grande y gorda que la de Raúl, no lo pude evitar, la tome con mi mano y la puse en la boca, llegue a pensar que no me cabria pero estaba deliciosa y sobre todo que ya tenía por salir sus jugos por su excitación de estarnos viendo fajar.
Solté su vergota, y me arrodille frente a la verga de Raúl y se la empecé a mamar era diferente más pequeña pero igualmente deliciosa, empecé a desabrochar el pantalón de Raúl para poder chupar toda su verga y su huevos que me fascinaban, ambos habíamos pactado en rasurarnos, así que no había problema de vellos, le pedí a Raúl que se desvistiera me pare y vi a Josep que ya estaba casi desnudo, y no podía creer el tamaño de su verga, quedamos todos desnudos le pedí a Raúl que se sentara y que me la metiera por atrás, se ensalivo la verga y me empezó a meter su tierna lengua por mi agujerito yo sentí como trataba de introducir más saliva para lubricar más mi pequeño ano.
Mientras, tome con mis dos manos esa vergota y la empecé a masturbar, sentí que Raúl jalo mis caderas para que me sentara en su verga, cerro sus piernas abrí las mías, y me fui sentando poco a poco, la tenía tan dura que no necesito agarrársela para penetrarme, sus manos acariciaban mis pechos con gran fuerza como nunca lo había hecho, acerque a Josep y se la empecé a mamar con gran lujuria y deseo como queriendo que sus huevos peludos salieran por su enorme glande, me tomo con sus dos manos la cabeza para ayudarme a metérmela y sacármela de la de la boca.
Así estuvimos unos momentos, Josep me la saco de boca, abrió las piernas de Raúl para exponer mi vagina lo más posible, ya no podía abrir más mis piernas y me empezó a lamer la vagina, sentía su lengua como penetraba y como mordisqueaba mi clítoris, no podía reprimir mis gemidos de placer, estar muy excitada, las manos de Raúl en mis pechos y su verga en mi ano, Josep mamando mi vagina y metiendo dos dedos para extraer mis jugos de lo más profundo, que más podía pedir.
Los deje un momento así, los separe y me saque la verga de Raúl del mi culo, me recosté sobre el sofá y le pedí a Raúl que me la metiera por la vagina, Raúl se recostó sobre mi pecho y me la empezó a meter y a sacar, se movía tan delicioso mientras chupaba y acariciaba mis senos, no podía dejar de gemir, yo esperaba que Josep se acercara para poder seguir mamándosela, pero solo se masturbaba viendo como Raúl me penetraba y me hacía gozar de placer.
Raúl me la saco, y le dio la oportunidad a Josep para que me penetrara, lo primero que pensé fue que por fin me penetraría tremendo vergon, encogí y abrí mis piernas para que no me fuera a lastimar, pero delicadamente la metió y empezó con una cadencia diferente el mete y saca, era riquísimo, para completar mi excitación, le pedí a Raúl que se acercara para podérsela mamar, cuando se acerco, me la metí en la boca, la lamí, además de que le mordía sus cabecita y exquisitos huevos rasurados, el se movía y gemía riquísimo, no sé si de dolor o de goce, pero yo continué.
Así pasaron unos excitantes minutos, me despegue de ambos y le pedí a Josep que me dejara montarlo, se recostó y me volví a introducir semejante vergoton en la vagina, cuando ya estaba montada y después de algunos movimientos de placer, le pedí a Raúl que me penetrara con su verga por el ano, yo sabía que la de Josep me hubiera destrozado, cuando sentí esos dos pedazos de carne adentro de mí, no sabía que ritmo seguir, solo sentía en mi interior que esas dos vergas que se rosaban en mis entrañas mientras que ambos me hacían el mete y saca.
Ya no podía más, sentía que mi corazón iba a estallar, pero seguí gozando así unos minutos mas y les pedí nuevamente que me dejaran, senté a Raúl y lo monte de frente introduciendo su verga en mi vagina y poniéndome sus maños en mis senos, mientras que Josep no desaprovecho la oportunidad para mamar con su tibia lengua mi culito, a el no le importaba que continuamente lo golpeara con mis nalgas.
Por las caricias y los movimientos de Raúl yo sabía que gozaba conmigo, de repente sentí el semen caliente de Raúl en mi vagina, apreté mis caderas lo más posible para exprimir al máximo su delicioso jugo, ahora faltaba Josep pero ya había decidido que el terminaría en mi boca, poco a poco me saque la verga de Raúl, cuando me salió, de inmediato Josep me empezó a mamar la vagina riquísimo, no le importo que Raúl hubiera vaciados en mi interior su semen, me éxito tanto eso que hasta el aliento perdí.
Se puso de pie, y acerco su vergota a mi boca, la tome con mis dos manos con gran fuerza y se la empecé a chaquetear, no tardo mucho en terminar, yo pensé que con esa vergota y esos huevotes iba a ser interminable la rociada de su leche, pero no fue así, algo me alcance a comer, parte escurrió por mis labios, otra parte salpico mi cara y mis senos.
Ya en un momento de reposo pensé, no por muy grande que sea el cañón tira mas grandes balas, tome mi roba y me metí en el baño para limpiarme, cuando salí los dos ya estaban sentados como si estuvieran agotados de la extraordinaria experiencia que tuvimos.
Raúl me llevo a mi casa y durante el traslado se platico de muchas cosas pero no se toco el tema de lo recientemente vivido.
Durante las dos siguientes semanas quise localizar a Raúl sin conseguirlo por mas recados que le deje, pensé que esa experiencia había sido demasiado para él y había decidido anular nuestro compromiso, pero al fin se comunico y me dijo que deberíamos olvidar lo sucedido y continuáramos con nuestra relación, nos casamos y nuestro matrimonio solo duro dos años.
Yo no creo que lo haya acomplejo el tamaño de la verga de ese cabron, simplemente no funciono o no pudo aguantar mi ritmo sexual después de lo vivido aquella noche.

Los comentarios están cerrados.