Mi viejo tío

Mi viejo tío

Un día fui a cuidar a mi abuelo materno, puesto que nadie podía ir a cuidarlo, solo teníamos que ir de noche a cuidarlo al dormir e irnos al siguiente día. Recuerdo que era sábado y me iría con él, solo de sábado a domingo. Ese día más o menos a las 6 de la tarde llegó mi tío; yerno de mi abuelo de unos 60 años de edad, llegó diciendo que si se podía quedar ahí, porque se había peleado con su esposa. Mi abuelo le dijo que sí, y que compartiéramos cama.

La cama de mi abuela ya fallecida y se sentaron a platicar ellos dos, mi tío por viejo que estuviera siempre me había excitado su gran bulto, su barba y sus labios delgados. Así que mientras platicaban me fui a el cuarto compartido de las dos camas y me fui a imaginar cosas sucias y perversas; claro sin poder tocarme poquito porque el cuarto no tenía puerta y frente de él se encontraba la sala.

Tio sobrino para imaginar cosas sucias y perversas

Pasadas las horas mi abuelo recibió una llamada urgente avisándole que iban a pasar por él, porque había fallecido un conocido y que pasaría toda la noche en el funeral. Pasaron por mi abuelo y mi tío y yo quedamos solos. En eso ya solos y sin nadie que interrumpiera por la hora que era, armé un plan. Consistía en que me iba a poner unos boxers pegados y con eso dormiría así aprovechaba para poder excitarlo y de paso consolarlo:

Así pues le dije: me voy a poner la pijama no me tardo, recibí un ok de respuesta y me fui al baño, salí como lo había planeado cerré la puerta y me dijo; ¿No trajiste short o qué? A lo que respondí; No, se me olvidó y solo tengo esto para dormir ¿y usted con que va a dormir? Pregunté, su respuesta fue igual que tú creo.
Pasadas la 10 de la noche nos acostamos y tenía erecto el pene bajo las cobijas, no había podido observar su bulto sin pantalones pues le había evitado la mirada, así que seguí con mi segundo paso. Pararme y distraerlo para ponerlo en posición, así que puse de pretexto ir por el control y tirarlo para decirle que me ayudara a arreglarlo. El plan funcionó, prendió la luz del cuarto y se sentó frente de mí. Ahí fue que vi su bulto, no era tan grande como esperaba, pero pues funcionaría para la noche. Entonces pase al tercer paso; excitarlo así que me puse enfrente de él y me senté en su rodilla cosa que me excito demasiado. Él estaba demasiado dolido pero me rechazó me dijo que no estaba bien y no le hice caso. Le agarré su pene cubierto con el boxer y lo tumbé sobre la cama. Lo comencé a besar y él lo rechazaba; diciéndome que no. Entonces, reaccioné a un plan B, me bajé el boxer y de paso a él. Y esto fue como pasó.

Un plan B me bajé el boxer y así fue como pasó

Él- No, ¿que haces? Esto esta mal.
Yo- piense que soy una mujer cójame.
Él- No! No lo quiero hacer.
Yo- Ándele le voy hacer sentir placer.
Él- Que no, le voy a a decir a tus padres.

No muy en el fondo me atemorizaba, pero lo comencé a masturbar y a chupársela, me seguía diciendo que no, pero su rostro decía solo una cosa; que le gustaba la mamada y quería más. Así que le quite la playera, fui subiendo poco a poco y lo besé apasionadamente y esta vez sí respondió. Al ser mi primera vez me ponía nervioso pero me gustaba. Después de un largo momento de besos y la mamada que la hacía, decidí dar el siguiente paso; había visto mucho porno y me sirvió de alguna manera. Así que me subí en él y me puse su pene en mi ano , al principio no sabía como hacerlo pero pasó.

Él- ¿Te ayudo?
Yo- No!!! Yo puedo.
(Entró la punta y gemí despacio)
Él- ¿Te gusta?
Yo- Ay!! Sí, deme más, más.
Ayy!, ayy! Oh sí! Más tío más!!!
Él- me voy a correr.
Yo- Chúpemela, chúpemela.
Saqué mi ano de su pene y puse mi boca, salió su esperma caliente en mi boca y lo probé, tenía un sabor fuerte, pero rico, lo besé y me la comenzó a chupar. Sentía rico y por primera vez metí mi pene en su ano y gritó. Ahí duramos unos 10 minutos y nos besamos; me corrí y me dijo: que rica noche, más al rato lo volvemos hacer y lo hicimos, pero ahora con la luz apagada. Al siguiente día me besó y nos masturbamos juntos, llegó mi abuelo y ahí se terminó esta aventura.

NOTA: TENÍA 15 AÑOS Y FUE MI PRIMERA VEZ, SANGRÓ PERO ME GUSTÓ. ACTUALMENTE NOS VEMOS SEGUIDO, PERO NO PASA NADA Y FUE COMO SI NADA HUBIERA PASADO.

FIN

1 thought on “Mi viejo tío”

Leave a Comment