Madre e hijo y la Champions League (parte 2)

Madre e hijo y la Champions League (parte 2)

Como ya dije en el ep. anterior aquí dejo los link de mi madre
Solo tienen que esperar 5 segundos y presionan “Saltar publicidad”

https://ibb.co/album/jAXt1F
https://ibb.co/album/gb1Wov

Llegó el sábado y con él la final, como ya era habitual nos pusimos algo de cenar y nos sentamos, solo que mi madre en lugar de ponerse la camiseta habitual de su equipo se puso una camisa blanca sin mangas y un mini falda vaquera, en la camiseta llevaba un escudo de Juventus, dijo que hacía calor con la camiseta. A través de la camisa se veía un sujetador rojo, estaba buenísima y con esa mini de escándalo que enseñaba toda la pierna, seguramente si hubiera estado frente a ella le vería las bragas, seguro.

Yo veía difícil que ganara Portugal y más sin su mejor jugador, pero aun así estaba con las ganas de que ocurriera, mi madre iría a la piscina vestida y todo y más con ese mini conjunto que llevaba puesto.

En el descanso se fue y volvió, Dios como volvió. Con la camisa sin abrochar los botones y con un nudo abajo con los picos de la camisa, sin sujetador se le veía todo el canal entre las tetazas y marcando esos pezones tan ricos que tiene. Dijo que hacía calor y yo le dí la razón, sobre todo calor en mi entrepierna que estaba dura a reventar.

Por fin real madrid metió un gol, luego empató mientras me lamentaba y maldecía mi equipo, ocurrió el milagro Real madrid metió un gol, otro mas y un ultimo, al fin ganó. Me puse de rodillas di gracias a todo, cogí a mi madre la apreté contra mi, sintiendo sus grandes tetas en mi pecho, le cogí el culo a la vez y ella solo me daba la enhorabuena por el triunfo. Cuando terminaron de recoger las medallas y la copa, nosotros estábamos de pie mirando la tele, entonces pasé una mano por sus piernas otra por la cintura y la levanté, valla hermosa vista que tenía por dios a centímetros de sus tetas.

Madre: Oye que haces, cuidado no me vayas a tirar que si no…
Yo: que no te tire, ahora verás a la piscina vas de cabeza.
Mi madre se cogió a mi cuello mientras me decía.
Madre: como me tires vas tu también
Yo: jajjajaj ya veremos si puedes tirarme o no
Ella se agarraba a mi cuello con fuerza mientras repetía lo mismo.
Madre: si voy yo vas tu, ya lo verás
Llegue al borde de la piscina
Madre: no, no, por favor no lo hagas me vas a poner toda mojada y vas tú también.
A mi no me importaba ir con ella, al contrario, mucho mejor así podía cogerla en la piscina y tocarla mientras le metía la cabeza bajo el agua
Por lo tanto no lo pensé y con ella en brazos me tiré a la piscina por la parte más honda, aunque no hay más de 1,70 de fondo.
Caímos dentro saliendo a los pocos segundo
Madre: estás loco, mira mi pelo, mi ropa.
Ella nadaba porque no hacía pie sin sacar la cabeza del agua, entonces me di cuenta que la camisa estaba mojada y sus tetas se le marcaban en la misma. Metí mi cabeza por debajo y la cogí de sus piernas viendo su tanga mojado que le marcaban los labios del coño. La hundí debajo del agua, y al salir dijo
Madre: déjame por favor, no seas malo
y se fue a la parte menos profunda nadando. Yo la alcancé y la cogí por detrás mientras le ponía mi dura polla en su culo y mis manos en sus tetas le volví meter la cabeza debajo del agua. Ella salió y ahora pude ver perfectamente sus tetas marcadas en la camisa, estaban por fuera del agua.
Yo: de eso nada, has perdido y esta es mi venganza
La cogí de las manos le di la vuelta y volví a poner mi enorme polla en su culo y mis manos en sus tetas y volví a meter su cabeza bajo el agua.
Ella salió del agua
Madre: Déjame que con tanto grito los vecinos nos oirán y pensarán que si estamos locos bañándonos ahora.

Se fue hacia la escalera y yo por detrás de ella, subió y le pude ver como al tira del tanga se perdía por su culo.
Madre: Cógeme una toalla de allí
Señalando la barandilla en donde estaban puestas.
La cogió y se fue a un sitio donde había poca luz y allí con la toalla puesta se quitó toda la ropa.
Madre: venga tu también que si no pondremos la casa perdida de agua
Yo me enrollé una toalla a la cintura y me quité todo
Ella vino con otra enrollada en el cuerpo y con la ropa en la mano
Madre: sécate bien y lleva esto al cuarto de la ropa sucia junto con lo tuyo, yo voy a ponerme algo, loco que estás loco jajajj

Todo esto lo dijo riéndose casi como una niña.
Dejé la ropa y fui a mi cuarto a ponerme un bañador y una camiseta, oía el secador del pelo en el baño de la habitación de mi madre. Y al cabo de unos minutos dejé de oírlo.

Cuando me dispuse a bajar cuando ví que la puerta de la habitación de mi madre que no estaba cerrada del todo, había una rendija, miré y vi a mi madre de espalda poniéndose un tanga con una mini tira que se le metía por el culo, menudo culo se le veía. Cogió un vestido del armario, estaba de lado y la veía la silueta de su cuerpo, sus grandes tetas de lado y sus pezones parecían estar demasiado duros. Cogió el vestido con la mano y cerró el armario, dio unos pasos para ponérselo en el centro de la habitación. Yo a todo esto ya tenía una mano en mi polla meneandomela.

Entonces abrí un poco más la puerta de la habitación. Ella giró la cabeza instintivamente y me vió allí contemplandola. Al final salí corriendo hacia mi habitación y me encerré, mi cuerpo temblaba. no sabía que iba hacer.

Horas después cuando estaba mas relajado, por así decirlo porque sabía que tarde o temprano tendría que enfrentar a mi madre y explicarle la situación por la cual estaba espiando con la polla en mano, pensando en aquello y en su espectacular cuerpo mi polla se puso a mil de nuevo, y me hice una paja como nunca en honor a ella y a todo lo que llegó a pasar este día.

Al día siguiente temprano salí de mi habitación, para desayunar y enfrentar a mi madre, pero por mas que la busque no la pude encontrar.
Momentos después me llegó su mensaje avisando que no iba a poder llegar a casa temprano, que estaba haciendo unas compras.

En fin, desayuné, piqué algo, me moje la cabeza en la pile y me fui a echar una siesta.
Cuando desperté ya eran alrededor de las 20:00, bajé y pude ver a mi madre con un espectacular bikini rojo metida en la pile, me acerqué me senté a orillas de la piscina poniendo mis pies en el agua, y le dije.
Yo: Oye ma… con lo que pasó anoche… te queria pedir disculp…
me interrumpio.
Madre: Que no pasa nada hijo, te entiendo y sé que a tu edad te llegué a interesar mucho el cuerpo de una mujer
Yo: Ya pero…
me volvió a interrumpir. Y se acerco hacia mi.
Madre: Lo que si veo un poco raro es que te vi masturbandote viendome, soy tu madre de no debes tener esos pensamientos hacia mi.
Yo: Es que con lo diosa que eres mamá que tienes un cuerpazo de infarto, y encima con lo que siempre llevas mamá, que eres una diosa que ningún hombre se resistiría.
Nos quedamos un momento en silencio, volví a hablar
Yo: Que me gustas mucho, me agrada pasar tiempo contig…
Ella me empezó a besar, sentía su lengua buscando la mía desesperadamente.

Me tiré al agua para una mayor comodidad, mis manos acariciaban todo su cuerpo , sus tetas, su culo. Y me dispuse a sacarle la parte de arriba del bikini, podía sentir sus tetas pegadas a mi cuerpo, yo empecé a besar su cuello de a poco bajaba mas hasta llegar a sus hermosas tetas, las chupaba desesperadamente… ella solo se limitaba a gemir, y decía mi nombre. Mientras llevaba mis manos para sacarle lo restante de su bikini, me paró y no pude y me dijo.
Madre: No hijo, espera… espera, esto no está bien.
Me empujó y salió de la piscina, y se sentó en una reposera, yo la seguí
Yo: Que pasa? No te gustó? porque a mi me encantó
Madre: no es eso, solo que soy tu madre no debemos hacer esto, porfavor alejate
Me acerqué y le empezé a besar nuevamente, esta vez era yo quien buscaba su lengua, explorando toda su boca, nos paramos logré sacarle lo que quedaba de su bikini, ahora si estaba totalmente desnuda y yo seguía acariciando cada rincón de su cuerpo.
Madre: Espera, espera, hijo que no por favor.
Yo le suplicaba que no me dejase así, todo caliente. Y me miró por unos segundos me besó y me dijo
Madre: Nos van a ver alguien, ven.
Me agarró la mano y me llevó a su habitación.

Llegamos y ella se giró poniéndose frente a mí, no decía nada por lo que dí un paso, la cogí con mis brazos llevándola a la cama, la puse en el borde, sus piernas colgaban dando en el suelo, la contemplé por segundos y atiné besarle el pecho y acariciar el otro con mis manos, después subí mi hacía su boca y le besé, su lengua jugaba con la mía, la miraba según la besaba y la veía con los ojos cerrados. Bajé mi boca por su pecho de nuevo besando sus pezones mientras que mis manos puestas en sus pechos bajaban por el lateral de su cuerpo, fui hacia abajo pasando mi lengua despacio por todas partes, me puse de rodillas y le pasé los dedos despacio por sus muslos, luego mi boca por los mismos, ella seguía con los ojos cerrados. Le pasé los dedos por las ingles y se estremeció, entonces le di unos mordiscos leves en el coño, ella solo se limitaba a gemir y cada tanto decir mi nombre. Pasaba mi lengua muy despacio por su coño, sentía como retorcía y gemía. Repetí la operación varias veces muy lentamente, ella ya gemía aun más fuerte, ya empecé a comérselo con mas ganas, con ansias, sus manos ya tocaban sus pechos y gemía muy fuerte, no tardó mucho en tener un gran orgasmo mientras su cuerpo se arqueó, aunque a mi me dio igual yo seguí comiéndole el coño y a la vez pellizcaba a sus pezones. Así estuve hasta que ella me dijo

Madre: para. Para por favor déjame respirar
Me puse de rodillas mirándola, tenía los pocos pelos del coño mojados por sus jugos y mi saliva.
Me puse de pie mirándola hasta que ella abrió los ojos, mientras bajaba el bañador para poder dejar mi polla libre
Madre: que vas a hacer?
Yo: follarte mamá, quiero meterte mi polla hasta que revientes de gusto.
Pensé que me diría que no o algo así pero dijo
Madre: espera

Se acomodó en el borde de la cama me bajó el bañador y empezó a pajearme, hasta que empezó a lamerla, ya la comía entera en un momento, hasta que empecé a sentir que me iba a venir, ella lo notó y empezó a acelerar el ritmo y pude acabar en su boca, ella me miraba y sonreía mostrando como se tragaba toda mi corrida.
Con una cara de felicidad, como si fuese un niño que le regalaron un juguete nuevo, le di un beso y le dije
Yo: Mamá eres la mejor, te quiero mucho
Se puso en el centro de la cama y luego añadió
Madre: Vaya hijo que me tocó jejejj, veo que tu polla sigue pidiendo guerra mmm… ven amor mío, necesito que folles a mamá.

Subí a la cama de rodillas y fui adonde estaba, me puse en el centro de sus piernas abierta y le puse mi polla en la entrada de de su coño, como estaba mojado entró sin oposición, se la fui metiendo poco a poco hasta que estuvo toda dentro. La saqué y metí varias veces cada vez lo aumentaba el ritmo, ella gemía y me pedía mas estaba hecha una loca, en un momento cerraba sus piernas en mi cintura como que me acorralaba, en ese momento la besé a la vez que la follaba lo más fuerte que podía, su cara era un poema entre el vicio y el placer.

No sabia si decir algo o que, solo besaba a mi madre con lujuria y pasión pero al ver como con sus piernas me sujetaba y gemía fuerte le dije
Yo: así te gusta, verdad? Fuerte, duro
Mi madre solo decía monosílabos, si sisis ahhh si siii mientras gemía cada vez mas fuerte, tanto que no tardé en estar a punto de regalar con mi leche por lo que le dije
Yo: me voy a correr mamá
Madre: no te salgas aaah siiii, llename hijo mmmh dejalo todo dentro de mi, no te salgassssssssss
Eso me alegró, aumente mi ritmo, y de mi polla ya brotaba cualquier cantidad de leche para dejarla dentro de su coño.

Quedé tumbado encima de ella mientras que mi madre me pasaba sus manos por mi espalda y quitando las piernas de mi cintura, me pudo llegar a decir.
Madre: gracias hijo no te das idea de cuanto necesitaba esto, te amo

Mi sueño se había hecho realidad, me había follado a mi madre, la más espectacular de las mujeres.
Me quité de encima y me tumbé a su lado acariciando una de sus tetas esperando que ella dijera algo, me beso y dijo
Madre: vete a cerrar todo, apaga las luces mientras yo me aseo en el baño.
La miré, me levanté y fui a hacer lo que me había dicho. Confundido por no saber si irme a mi habitación o a la suya opté por darme un chapuzón en la piscina que no me venía nada mal.
Después de unos minutos la escuché llamarme, subí a su habitación, y ella estaba tumbada, desnuda aún, como toda una diosa, yo pensé que se pondría algo de ropa de noche, por suerte la mia no fue el caso.
Madre: túmbate amor, que ahora quiero descansar un poco.
Pegada a mi la cogí con mis brazos y acariciando con mis manos su culo y la empecé a besar cosa que me devolvía los besos, se relamía de gusto con mis caricias. Al final sin decir nada nos dormimos.

En la mañana desperté tumbado boca arriba y lo primero que vi fue a mi espectacular madre desnuda, de rodillas con mi polla en sus manos y boca, me la estaba comiendo como dios manda. Cuando ya tenía muy dura la polla se sentó sobre ella y empezó a cabalgar lentamente, cada vez aumentaba mas su ritmo, de a poquito.
Mientras lo hacía me decía.

Madre: que pasa bebe? te gusta? verdad, follarte a tu propia madre eh guarro
Yo: si me gusta. Me encanta, eres la mejor
Madre: y que mis tetas se muevan, verdad? que boten?
Yo: si me encantan tus tetas son grandes, botan mucho
Madre: y sobarlas? verdad
Me cogió las manos y me las llevó a sus tetas
Madre: venga cogelas bien, seguro que lo deseas
Se la cogí con ganas mientras ella subía y bajaba sobre mi polla, y llevó sus tetas a mi boca
Madre: cómetelas, te gusta verdad, chupa mis pezones, seguro que te pone mucho
Me metió sus pezones en la boca lo que chupé y mordí
Madre: eso bebe siiii sigue asíiii chupalos, muerdelos yo se que deseas hacerlo muchas veces mas, querrás una zorra para ti solo verdad?, todos los hombres la quieren
Yo: si mamá, quiero una buena zorra solo para mi
Madre: una zorra como yo quieres, verdad mmmhh
Yo: siii, tu eres mi zorra desde ahora, mi puta
Madre: bésame y dímelo otra vez
La besé y le dije
Yo: tu eres mi puta desde ahora
Madre: siiii bebe, venga cógeme el culo apriétalo contra ti que no se salga tu polla
Comencé a llegar y se lo dije
Yo: QUE RICO SE SIENTE MAMÁ ME VOY A VENIR QUIERO LLENARTE DE MI LECHE PUTA
Así lo hice mientras descargaba toda mi leche dentro de su coño
Madre: venga aprieta mi culo contra tu polla que no se salga nada hijo, uffff que rico se siente mmmm
Al final ella quedó encima de mí y dejando pasar un rato me besó en la boca y me dijo
Madre: voy a ducharme y me voy a trabajar, tu vete a tu cama que la asistenta la vea desecha
Me dio otro beso con lengua y la vi de espalda irse a su baño
Yo me quede recobrando el aliento y fui a mi habitacion, una vez en mi cama me quedé pensando en todo lo que sucedió, en las palabras de mi madre, su actitud, su lenguaje, desde luego era totalmente diferente a como era en el trabajo.
En el trabajo era estricta, eso lo sabía, y con un carácter de orden y mando. Por el contrario en el sexo se dejaba llevar, hacer, servicial con un punto de insumisión que la hacía más deseosa. Y sobre todo me impresionó su lenguaje soez, fuerte hacia ella la excitaba y, desde luego, uno de los punto que más le daban excitación y la ponía eran sus tetas y sus pezones, los que deseaba que tirara y mordiera.
Estuve pensando que ella después del sexo cogía las riendas pero durante el sexo se dejaba hacer y llevar, cosa que me encanta, me hace sentir que es mi puta a todas horas.

1 thought on “Madre e hijo y la Champions League (parte 2)”

  1. que envidia tener una preciosa madre y disfrutar asi sus encantos…
    pues ya que la tienes exclusivamente para ti, hazla disfrutar al menos 2 a 3
    veces al día

Leave a Comment