EL EYACULADOR PRECOZ

EL EYACULADOR PRECOZ

Llegué a casa del colegio a las siete. Mis padres estaban trabajando. Fui a la habitación de mi hermana para que me ayudase a hacer los deberes… Estaba con las contras cerradas. Su habitación estaba oscura. La vi desnuda, con las piernas abiertas. Dormía. Me acerque.

Vi que su conchita estaba mojada. “Se masturbó y después de correrse quedó dormida”, me dije. Quise saber a que sabía el flujo de una mujer. Pasé mi lengua por los labios de su conchita. Me gustó. Volví a pasar mi lengua… mi hermana movió su pelvis de abajo arriba y de arriba abajo. Yo dejé mi lengua sobre su pepitilla. Ella se movía a su ritmo. Al rato comenzó a gemir. Le metí la punta de mi lengua en su conchita para saborear sus flujos sin dejar de cubrir su pepitilla. Mi hermana se movió con más rapidez. De su conchita comenzó a salir cantidad de aguadilla. Mi hermana empezó a temblar. Se estaba corriendo. Yo me corrí manchando mis calzoncillos. Alguien me dijo que correrse así sólo lo hacía un eyaculador precoz. pues lo soy, y me gusta serlo.

1 comentario en “EL EYACULADOR PRECOZ”

Deja un comentario

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O