La dragona

La dragona

Hola:

Este es un relato de fantasía. Más que un relato es un guión de una película porno un poco especial.
Es una parodia donde el protagonista es una polla (dentro de cámara al principio solo se ve la polla ya que no se enfoca lo demás así que parece que tiene vida propia) que va explorando el mundo ella solita. Su antagonista un ser mitológico o seudo mitológico, una mujer dragona mulata de grandes (enormes) tetas a la que se enfrentará. El relato trata de esta lucha entre la polla y la mujer dragona y como la polla es atacada por ésta, como se defiende la polla y el morboso final.

La acción empieza con nuestra amigo (la polla) avanzando en un paisaje extraño, como sacado de un drama griego, con columnas dóricas de fondo y altas montañas. La polla es de considerable longitud y grosor la han vestido con un gorrito que lleva sobre el capullo. Parece que realmente tiene vida propia porque la camara justo corta al terminar la base del pene y además tiene dibujada una cara en el capullo con dos ojos y una cara seria, como de concentración.

Poco a poco la polla va avanzando y de repente se oye una música tenebrosa, como amenazadora. Poco a poco va entrando en el plano dos enormes tetas mulatas (casi negras) de grandes pezones. Digo dos enormes tetas porque al contrario de la polla sí se ve lo demás, pero son tan grandes las tetas que en un primer momento solo se ve esto. Si nos fijamos más veremos el torso de una mujer con una vaporosa túnica verde de estilo griego antiguo, abierta completamente, aunque el plano de cámara se corta al llegar al cuello, así que no podemos ver su cara. También vemos parte de su vello púbico, que no lleva demasiado rasurado. En los brazos lleva dos mangas que parecen simular escamas de dragon y del cuello le cuelgan varios collares con colgantes de lo que parece varias cabezas de dragon de piedra o algún material similar aunque no se ve bien porque se pierden entre sus tetas gigantes.

De repente la mujer dragon sin mediar palabra agarra a nuestro amigo polla, se agacha (por fin podemos ver su cara, que es un poco vulgar, con enormes labios y gesto lascivo) le arranca el sombrerito de un bocado y se mete al señor polla directamente en la boca. Empieza a chuparlo con fruición e intensidad. Nuestro amigo se ve atrapado en los gruesos labios de la mujer dragon que no para de chupar y sorber y volver a chupar con avidez. La tinta de la cara pronto se ve a cada chupada como va desgastándose hasta que la polla queda limpia y nuestro amigo parece que ha quedado completamente borrado y anulado. Tanto es así que en un momento dado la mujer dragón lo saca de la boca y le mira con satisfacción mientras gotea la saliva. Ella cree que esa polla ya es suya.

De repente cuando todo parecía perdido el dueño de la polla, al que nadie prestabamos atención entra en escena ya que ya se ha cansado de aguantar las chorradas de la mujer dragón y sus aires de diosa griega. Se tiene creido que por ir con ese trajecito parece una divinidad y en el fondo el dueño de la polla sabe que no es más que una puta que unas enormes tetas de zorra que su trajecito no logra disimular. Así que el dueño de la polla agarra a la mujer dragón del pelo, la levanta y la tira sin delicadeza contra unas rocas y comienza a follarla mentiéndosela bien adentro, una y otra vez, una y otra vez, sin contemplaciones, bien agarradita del pelo en todo momento.
La mujer dragón gruñe mientras es penetrada. La misma polla que antes dominaba le está dando una lección. Adentro, bien adentro. De vez en cuando le caen azotes en el culo. Está siendo derrotada.

Finalmente cuando el dueño de la polla ya lleva un buen rato entrando y saliendo del coño poco rasurado de la dragona empieza a agarrarle las tetas, aunque son imposibles de cubrir con una mano. Aquí es cuando empieza a llamarla Zorra, porque esas tetas tan grandes son de puta y no de diosa. Se la mete por el culo para mancillarla aún mas y le arranca las mangas de escamas de dragón.
Finalmente le da la vuelta y se corre en toda su cara. El semen sale a borbotones y le corre el maquillaje que es muy abundante pero no resiste el contacto con el abundante semen. No se esperaba este desenlace la dragona. Mientras la tiene sujeta por el pelo como siempre sigue echando lefazo tras lefazo en la cara y los restos de maquillaje comienzan a gotear. La ha dejado hecha un asco. La dragona ha quedado derrotada y el dueño de la polla vuelve a pintar una carita sonriente en su miembro y con él golpea a la diosa convertida en zorra. Finalmente la llama PUTA y le recomienda para la próxima vez se depile el coño entero. Se marcha quedando ella de rodillas un buen rato aún con el pegote caliente calléndole por el rostro. Y es que aunque la Puta se vista de Diosa, Puta se queda. Se tendrá que comprar otro trajecito de dragona y volverse a maquillar, y seguro que esta vez se lo depila todo.

1 comentario en “La dragona”

Los comentarios están cerrados.

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O