LA APUESTA

LA APUESTA

Caridad, una morenita de 18 años, de estatura normal, de grandes ojos negro, y muy hermosa, paseando por el parque, le dijo a Freddy, un amigo suyo, bajito, muy guapo, que iba de gay para poder estar entre las jovencitas:
-…Me ves el chocho y no te puedes aguantar sin follarme. Eres un maricón de boquilla.


-¿Qué apuestas a que paso de ti?
-10 euros.
-Hecho. ¿Cuándo te pones en posición para tentarme?
-Vamos a mi casa que no están mis padres.
Se fueron a la casa de Caridad… La joven se puso en posición. Freddy sacó la polla, que no medía más de 10 centímetros y que era delgadita, y se la clavó. Caridad, exclamó
¡Perdiste!
Freddy la siguió follando. A Caridad le encantaba pero no para de decir:
-Perdiste, perdiste, perdiste….
Caridad se estaba empezando a correr. Freddy, se la quitó del chocho y se la llevó al culo.
-¿Quieres que te folle el culo?
-Así ganas tú.
Freddy le lamió e culo y jugó con su polla en la entrada del agujero negro… Caridad ya se iba a correr metiera donde se la metiera. Le vuelve a preguntar:
-¿Quieres que te encule?
-Ya puestos….
Fredy la enculó con mucho cuidado. Al rato se corrió dentro de ella. Caridad empezó
a temblar… De su chochito salió un torrente de aguadilla… Sus gemidos inundaron la habitación.
Las corridas que tuviern fueron espectaculares.
Al acabar, le pregunta Caridad a Freddy:
-¿Quien ganó?
Freddy sacó la billetera y le dio los 10 euros.
-Tú.
-¡Lo sabía! ¡Perdiste, perdiste, perdiste…!
Freddy guardó la billetera y la polla y se fue. Cuando llega a la calle, se dijo a si mismo:
-Lo que hay que hacer para que no te digan que la tienes pequeñita, Señor, ¡Lo que hay que hacer!

Quique.

 

Deja un comentario

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O