linea erotica
En la ducha y masturbacion XXX

En la ducha y masturbacion XXX

¿Por qué tenía que reprimirme? Me repetía mientras el agua cristalina caía y se resbalaba por mis pechos abultados y mi barriguita pronunciada.
Me acordé de momentos de cama, con mis amantes, con mis mejores amantes que jamás he tenido. Entonces mi coñito maduro comenzó a mojar el agua que le tocaba. Era más fuerte que la propia ducha. Me notaba mojada desde dentro.
Tuve las ganas de masturbarme allí mismo, de meterme mis gruesos dedos como si fueran pollas pequeñas, y lo hice.
Comencé a follarme sin remedio, con ganas, movía mi pelvis como si estuviera en pleno acto sexual, no notaba que mis dedos eran míos, parecían que eran de otro, y entonces el gusto era mayor.
Fóllame¡ Me repetía a mi misma mientras me daba gusto, mis pezones engordaban, me iban a reventar, pero me daba igual. El gusto era mucho.
Dame polla y hazme tuya! Nuevamente me repetía una y otra vez. Me dejé apoyar contra la pared, mi espalda notaba el frío de la cerámica pero me daba igual y me dejé arrastrar para el suelo de la ducha por el placer que tenía.
Caí como una perra en celo, ahí me froté, me masturbé, me pajeé, mi coño era toda una fogata en celo, un volcán de las islas Fidgi, pero quería explotar.
Abrí las piernas, y ahí salió todo, una corrida bestíal, ufff, una corrida de una tía como tiene que ser, una bestia del sexo, ¿quieres más?

Deja un comentario

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O