De la corrida al embarazo en unos minutos

De la corrida al embarazo en unos minutos

A Jaimito nadie le había explicado que era eso de tener un niño, y menos de dónde venían. Entonces por él mismo tuvo que adivinarlo. Sabía que él procedía de algún sitio, lo que no sabía era de dónde ni cómo.
Empezó a preguntar a sus amigos, a sus amigas y nadie le respondía. Ni en la plaza, ni en el cole, ni sus profesores, nadie tenía la respuesta. Luego finalmente pudo ver un vídeo, una secuencia donde una chica rubia aparecía haciendo el amor, follando en definitiva, porque lo llaman amor cuando en realidad quieren decir sexo.  La mujer aparecía en el vídeo completamente desnuda e ida por el placer carnal; pero Jaimito en su incesante prurito y ansia viva infinita del saber, quería adivinar de dónde procedían los más pequeños, o sea, él mismo.

Un embarazo deseado y buscado en unos minutos

La mujer gozaba y gozaba hasta que se un momento dado, para la gozada y parece que ha finalizado. Continúa la secuencia y ahí es donde se dirime e ilumina todo. Una más que incipiente barriga dibuja y sobresale de la figura antes esbelta de la rubia copuladora. Un bombo, o una, como se suele vulgarmente decir, barriga para ella, la adorna felizmente. Después más coito y más corrida, porque una mujer embarazada sigue caliente aún preñada.
Ahora la respuesta sí la sabía, pero lo había tenido que ver todo para reconocerlo. La tenía que haber visto follando y después embarazada por la corrida, lefada o pringada. Le habían dicho historias de palomas, de cigüeñas, de semillas y de tonterías. Y el sexo lo explicaba todo. Esa palabra tan corta y de tanto alcance.
Había visto que de la corrida al embarazo era cuestión de minutos, había pasado toda una vida sin saberlo; y en diez minutos lo comprende todo. Algo mágico, misterioso, alquimia pura, un código secreto sin descifrar. Pero era más fácil. El último empujón dentro de una mujer era la causa de un feto por resolver. Y ahí, Jaimito, supo de dónde procedía el feto. Es decir, él mismo. Y aprendió, que a veces se pueden follar a tu mujer y dejarla preñada.

Lección vital para Jaimito: video de embarazo de rubia madura en pocos minutos

Esta web es para mayores de 18 años.

Utilizamos cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. No recabamos ningún dato de carácter personal con las cookies de la analítica web.

Política de cookies

O