Cuando mi mujer me puso mis cuernos tal como yo los deseaba

Publicado el 15/10/2022

Por Universo Erótico

cornudo complacido

Después de mi separación con Silvia, mi vida sexual la lleve a cabo con sexoservidoras durante un año. En ese tiempo, yo no deseaba ya formalizar ningún tipo de compromiso con ninguna mujer y debo decir que ya me estaba acostumbrando a ese ambiente lleno de erotismo que tienen los burdeles o centros nocturnos. Estaba engolonizado y satisfecho sexualmente, pues la mayoría de las prostitutas con que cogi, eran muy buena onda y muy accesibles para satisfacer mis fantasías y necesidades. Quizá la luz tenue, la música, la decoración por demás erótica, o la ropa que rayaba en la desnudez de las putas, el vino y sobre todo las enseñanzas que me daban esas putas para ser un buen amante y así satisfacerlas a ellas también.
Entre todas esas prostitutas, conocí chicas que por necesidad económica se prostituían, otras eran madres solteras y corridas del hogar paterno por el mal paso que habían dado, pero las mejores putas, al menos para mi, fueron las que eran casadas. De esas, a algunas el marido las llevaban a los congales y otras también casadas (que eran pocas) se prostituían por meró placer con el consentimiento de sus esposos. Estás últimas siempre fueron mis favoritas, pues cuando cogían, lo hacían sin restricciones ni recato alguno, se entregaban completamente al placer.
Por lo general, siempre las buscaba, pues con ellas bien dispuestas, disfrutaba desde verlas paradas recargadas en las paredes o en las sillas esperando clientes. Con esas cuando bailábamos nunca hacían intento de separarse y se dejaban agarrar todo. Teniendo ya confianza con las que más me gustaban, las invitaba a mi mesa a tomar la copa y la plática no era como la de la mayoría, se sentía la sinceridad de sus palabras y el desenfado con que se manejaban.
Por un tiempo, mi puta preferida fue Esmeralda, hermosa de cara y con muy buen cuerpo. Luego de estar con ella tres ocasiones, nos caímos bien y ella me contó que era casada, que nunca alternaba más de una vez con el mismo cliente, para que no la reconocieran en la calle y le pudieran causar algún problema, pues salía a pasear con su esposo y sus dos hijas.
Me recalco que su esposo la quería mucho, pero que a raíz de un accidente, quedo imposibilitado para el sexo, así que le permitió prostituirse no por dinero, sino por placer.
Le dije que era difícil de creerle, que me estaba vacilando, pero ella para demostrarmelo, llamo a su esposo con una mesera. Cuando el marido llego, lo hizo sentarse con nosotros y le explico sobre mis dudas. Jorge me dio su mano para saludarme y presentarse, corroboro lo dicho por Esmeralda, al final me dijo: la amo tanto, que no podía permitir que ella se marchitara por falta de sexo y que el siendo consciente de su problema y por lo mucho que la amaba, la dejaba disfrutar su sexualidad y que el mismo la había convencido para que se prostituyera.
Terminó su copa, se despidió y se retiró a la salida del congal a esperarla como todos los días.
Ya ves que es cierto? Y yo también lo amo muchísimo.
No me quedo más que reconocer el gran amor que su esposo le profesaba y la felicite por tenerlo como marido.
Desde esa noche y por casi ocho meses, nos vimos cuando menos una vez por semana, cogíamos riquísimo hasta que dejo de ir al congal.
Nunca hasta el día de hoy, la he olvidado. Los llegue a ver en lugares públicos, pero jamás los salude.
Mi vida era muy cuadrada, del trabajo al departamento y viceversa, los fines de semana, a los congales y a casa.
Sentía que no me hacia falta nada, pero una compañera de trabajo, me invito a una reunión en casa de campo, me negué, pero ella insistió tanto que accedí.
Todos los asistentes a la reunión llevaban pareja y me sentí incómodo. Una pareja de compañeros, me jalaron y con ellos estuve platicando amenamente. Claro que llame la atención era el único sin pareja, estaba a punto de salirme, cuando vi que estaba entrando una chica de ensueño, morena clara con carita de inocencia pero con cuerpo de tentación, la anfitriona la tomo del brazo y vinieron a donde yo estaba. Mira Axel, te presento a mi prima Rocio, ella al igual que tu, son solteros empedernidos, así que estoy segura que harán buena mancuerna.
Nos presentamos y como que se dio un flashazo entre ambos y ya no nos separamos hasta que la lleve a casa de su prima, quedando de vernos al día siguiente.
Ya acostado, no podía conciliar el sueño, su imagen no se apartaba de mi mente. Concluí que era la mujer que soñé para mi compañera, esa mezcla de niña dulce con cuerpo de la mejor prostituta.
Rocío sería mi mujer y decidí conquistarla, enamorarla y cogérmela lo más pronto posible.
Para mi suerte, yo también le guste mucho y nuestra relación de noviazgo se fortaleció.
Después del divorcio con Silvia, a quien ame mucho y que terminó yéndose con un tipo que conoció, me había hecho desconfiado, pero con la firme convicción de que sí quieres formar una buena relación de pareja, siempre deberán ambos ser honestos, sinceros y sobre todo, confiar el uno del otro y hacerle saber sus necesidades, gustos, lo que no te agrada y lo que si, de lo que tienes ganas y saber su cuentas con su apoyo o no. Así que una noche en un café, le manifesté todo esto y que me había enamorado de ella. Y para demostrarle y hacerle saber que ella podía confiar en mi, le conté sobre mi matrimonio y separación con Silvia y como la falta de honestidad y confianza provoco una dolorosa separación, lo que me costo olvidarla y mi vida sexual con sexoservidoras. Cuando acabe de contarle, le precisé que era mejor que lo supiera de mi boca y no de otras malintencionadas.
Creí que no le caería muy bien lo de mis putas, pero muy serena ella comenzó a contarme sobre su vida.
Que venía de una familia conservadora y que sólo había tenido un novio a quien se le entrego. Sólo fueron unos meses agradables, pues el novio destapó su lado machista, celoso sin razón, inseguro y al final golpeador. Además se tornó prepotente y la humillaba en cualquier lugar hasta que después de golpearla, ella termino en el sanatorio.
Con el apoyo de sus padres lo abandono y pusieron restricciones legales.
Termino y estuvimos contemplandonos en silencio, para después darnos un abrazo solidario.
-cuanta razón tenía Esmeralda, cuando se abre el corazón, las penas se disuelven.
– Rocío, sientes una gran paz dentro de ti? Yo si la siento después de contarte mis penas.
– si Axel, yo también me siento otra, más tranquila y serena.
Aceptas hacer un compromiso promesa conmigo?
Si Axel. Cual?
Que siempre sin importar las circunstancias no nos ocultemos nada, que nos digamos lo que deseamos y saber que los dos siempre estaremos dispuestos a apoyarnos y complacernos. Prometernos confiarnos nuestros problemas, en fin, no ocultarnos nada. Aceptas?
Acepto!
Y yo muy aprovechado le dije:
– bueno, yo empiezo: tienes que saber que el día que te conocí, supe que eras la mujer ideal para mi. Y quieres saber por que?
– si, dime por que
– por tu carita de yo no fui y tu cuerpo de tentación.
– gracias a mi me pareciste guapo
También ya no aguanto confesarte algo más, espero no lo tomes a mal, pero ya nos prometimos sinceridad y honestidad.
– que deseas?
– hacerte mía, nunca me he propasado contigo aunque ganas no me faltan, quiero tener una relación plena y formal.
Quisiera que estuvieras dispuesta a entregarme tu ser, que te sientas amada y respetada, que estés segura de que no soy ni seré como tu ex, nunca te celare, ni te condicionare, soy un hombre golpeado por malas personas y sabré darte todo mi amor y apoyo. Mi ilusión es tenerte como mi amada esposa, mi compañera, mi cómplice y mi apoyo.
Quieres ser mía?
– si, pero por favor no me vayas a lastimar
– como lastimar a la mujer que amo? Eso jamás. Nada contra tu voluntad, todo con tu aprobación.
Nos fuimos al primer motel que encontré y me aplique tratándola con mucha delicadeza y me dio frutos deseados. La acaricie muy suave y la llené de palabras de amor, Rocio al principio muy temerosa, pero poco a poco se fue soltando al placer teniendo tres orgazmos.
– guauuu mi Rocío, no me equivoque al elegirte, pero dime: te gusto? Sentiste rico como yo?
– si mi amor, me subiste al cielo, nunca había sentido tanto placer.
Nos duchamos y a la camita!
– oye mi Reyna, ahora te cogeré a tu otra personita,
– a cual otra?
– prometimos sernos sinceros así que como te dije, tienes dos facetas, la tierna y la sensual, la que me despertó deseos fuertes, la hembra goloza que se que tienes oculta y que te haré sacarla, amarla con mucha pasión y decirle lo que me provoca.
– sin lastimarme verdad?
– nunca te dañare, serán mías esas dos mujeres
– bueno
– te vi y lo que me nació, fue besarte esas bubis, acariciarte tus preciosas nalgas, y recorrer esas piernotas que te cargas,
Llenarnos de lujuria con una pasión diferente, hacerte el sexo sin contemplaciones y hacerte una hembra goloza.
La abrace y comencé a cogérmela como aprendí de mis amadas putas, con mucha lujuria, la hice sentirse hastiada de placer y exitacion, le hablaba más fuerte diciendole lo buenota que estaba, le mame las chiches, le pare sus pezones y con mi lengua recorrí toda su panocha provocando que gimiera como una perra en celo!
Tres orgazmos intensos y quedamos agotados tendidos en la cama.
– ya vámonos es muy tarde, mi prima estará preocupada por mi tardanza.
De regreso le dije:
– mi Reyna, esta fue una de las mejores noches de mi vida. Que ricas cogidas dimos!
– yo también estoy feliz
De novios pasamos a ser amantes y cogíamos al menos una vez a la semana.
Rocío fue cambiando mucho cada vez que cogíamos, se transformo de una chica tímida a una hembra cada día más fogosa deseando más placer.
Así pasamos un año y meses, la relación era inmejorable y de mucha confianza y honestidad, así que decidí formalizar y se lo hice saber.
La lleve a aquella cafetería donde charlamos. Rocío no se la esperaba. Pedí dos copas con champaña y le pedí que nos casáramos. Rocío casi lloró, si mi amor si quiero, ya hasta pensaba que sólo me querías para la cama, que pronto me abandonarías
– que mal, entiende que te amo, te deseo y te pido vivamos juntos por siempre.
– claro Axel, yo también te amo.
Entonces puse en mi cara un gesto inquisidor y comencé a hablar muy solemne:
Antes de casarnos quiero dejar bien claras mis condiciones que si no aceptas, no me caso, estas condiciones estoy seguro que si las llevamos a cabo, siempre seremos felices y no habrá engaño alguno.
1 nunca juzgarnos sin escucharnos.
2 siempre decirnos todo, lo que nos moleste, lo que nos duela, no guardarnos secreto alguno, lo que deseemos hacer o sentir sabiendo que pondremos todo de nuestra parte para darnos gusto mutuamente y sobre todo apoyarnos
3 si algún día otra persona nos gusta o nos atrae decírnoslo sin temor a represalias
4 si nos enamoramos de otra persona, confiarnos lo y si decidimos terminar lo nuestro, que sea en buenos términos.
5 si uno de los dos desea que nos acompañemos a cualquier lugar, aceptaremos
6 nunca ofendernos por ningún motivo y
7 entender la gran diferencia entre el verdadero amor y el sexo, el sexo lo podemos tener con cualquier persona, pero el verdadero amor, solo con quien nos ama.
Seremos esposos, amigos y amantes
Aceptas o no
– acepto mi amor
Al mes, nos casamos, un año más de buen sexo hasta que todo se tornaba tedioso y monótono.
Comencé a salir con los amigos a bares los fines de semana y a desatender sexualmente a Rocío.
Fue ella quien fijo una fecha en un bar céntrico para hablar sobre nuestra situación.
Después de unas copas, Rocío me hizo recordar nuestros compromisos y comenzó con firmeza a preguntar:
Ya no me amas?
– nunca dejare de amarte
– ya no te gusta cogerme?
– mucho
– por que tus ausencias los fines?
– invitaciones de los amigos, no otra cosa
– deseas que nos separemos?
– no, por que lo preguntas?
– por que ya no cogemos como antes, por que siento que ya no te gusto o que te aburriste de mi.
– no mi Reyna, quizá la monotonía,
– yo quisiera saber que hacer para seguirte gustando, que no tengas necesidad de otra mujer, quiero ser todo para ti
– no es para tanto Rocio, como te digo a la mejor es la rutina
– y que debemos hacer para revivir nuestra pasión salvaje?
– dime tu Rocío, que te gustaría hacer al respecto?
– pues a la mejor vestirme para ti más sexy, salirnos a tomar la copa, o irnos a bailar lo que tu quieras pero no perdernos.
Su propuesta me pareció atractiva, pero también me hizo recordar a Esmeralda y su esposo, despertó el morbo de irnos a un congal y disfrutarla como disfrutaba a mis putas, así que armado de valor y exitacion le dije:
– de verdad te gustaría saber lo que tanto deseo vivir contigo?
– claro que si. Eso nos prometimos o no?
– tienes razón mi Reyna, no entiendo por que lo había olvidado
– entonces se honesto y dime que hacemos para recuperar nuestro amor y pasión?
– estás segura que harás lo que deseo sin importarte o saber aún lo que te pediré?
– muy segura Axel, se que no me pedirás algo que me haga daño por que soy tu esposa y me amas mucho.
– segura que no te negarás por más difícil que te parezca?
– segura, por que quiero que me desees más que cuando nos conocimos, quiero tenerte a mis pies rendido de placer. Así que tu dirás
– bueno, ya sabes desde antes de casarnos que me exitaba mucho ir a los congales, me exitaba mucho ver a las muchachas vestidas muy provocativas, me encantaba acariciarlas bailando delante de todos los asistentes, pero lo que más me exito y que nunca he podido hacer, es que el esposo de Esmeralda la llevaba y la veía alternar con sus clientes, que la veía entrar a coger con clientes al hotel y esperarla una o dos horas imaginando a su mujer cogiendo rico y cuando salía del hotel ya en su casa, ella le contaba todo. Eran una pareja sin límites y los dos disfrutaban al máximo cada uno a su manera.
Te digo esto, por que sentía envidia de esa pareja, por que yo nunca podría vivir algo igual.
Y si estas dispuesta a vivir conmigo una aventura igual, sería lo máximo para mi, haría realidad el sueño de todo hombre, tener en casa una buena esposa, una gran amiga y en la cama una buena puta de verdad.
Que decides Rocio? Me apoyas?
– si tu lo quieres y no me lo reprochas después sí me atrevo!
– jamás te reprochare que hayas hecho algo que yo mismo te pedí.
Quiero tratar de ser feliz como Esmeralda y esposo. Además desde hace tiempo he notado que cuando acabamos de coger, tu siempre te quedas con ganas o no?
– a veces si
– bueno, ahí tendrás la oportunidad de quedar bien satisfecha.
– pero me da miedo! Y no se que deberé hacer, ni idea de lo que pasan en esos lugares, aclárame que es lo que quieres que haga en el congal?
– arreglarte muy sensual con ropita llamativa, que parezcas una sexoservidora más, bailar con los clientes que te lo pidan, dejar que te agarren lo que ellos quieran, sentarte en sus mesas a beber y si algún cliente te gusta y te invita al cuarto a coger, pues te vas a coger, eso si, obligalo a ponerse un condón. Eso es lo que hacen las putas, pero cuando lleguemos les pediré que te den chanza de talonear y que te expliquen como trabajar.
– bueno y cuando quieres que vayamos?
-Mañana viernes. Te daré dinero para que te vayas a comprar la ropa que tape menos, unas tangas, zapatillas, una peluca roja, perfume y condones grandes.
Yo llegare como a las 9 de la noche, para que ya estés arreglada e irnos.
Esa noche no dormimos, al amanecer me fui al trabajo, le deje dinero y una nota de agradecimiento.
Ya por la noche llegue a casa, al abrir la puerta me quede boquiabierto guauuuu rocio se arregló putisima, te vez bien sabrosa mi Reyna!
– más bien, me veo bien puta verdad?
– ufff y si
– así quieres verme, bien puta o no?
– si
Bueno, vámonos ya, se puso un sweter largo y subimos al auto.
Al llegar a la entrada del congal, nos recibió paco el capitán de meseros, nos saludamos y sin quitarle la vista a Rocío, me dijo:
-orales mi Axel, hoy vienes muy bien acompañado, mira que ricura!
– ah es una amiguita que acabo de conocer, anda urgida de dinero rápido, le preste para que comprara ropa y le dije que aquí se gana bien.
Podrás dejarla chambear?
– claro que si.
Nos acomodó en una mesa frente a la pista llamo a una mesera, nos tomo la orden y le pidió el sweter a Rocío.
Trajo el pedido y nos sirvió. Le pague y se retiró.
Brindamos y bebímos dos copas, Rocío veía todo el lugar.
-tranquila mi Reyna, recuerda que venimos a disfrutar así que relajate y disponte a pasarte súper esta noche.
De rato llego Paco y se llevo a Rocío a una oficinita, ahí estuvieron unos 20 minutos. Cuando Rocío salió, Paco la llevo a una mesa donde habían otras 2 chicas.
Yo me dispuse a disfrutar el debut de Rocío, vi como la llevaron a una mesa con un cliente, con el que bailo, se la fajo en la pista, luego la llevaron a otra mesa con dos clientes, estuvieron bebiendo y la sentaron en las piernas, le agarraban las piernas, las bubis, las nalgas y ella muy dejada, luego a bailar donde le agarraban las nalgas y la besaban el cuello. Así la vi bailando, fajando, tomando durante tres horas. Ya sabrán! Mi verga durísima al verla convertida en una prostituta de verdad.
Un mesero se le acercó y algo le dijo al oído, la tomo del brazo y la llevo con un cliente de unos 35 años, alto, Moreno claro y bien vestido. Estuvo sentada bebiendo con el y ella levantó una mano llamando al mesero, el cliente le dio un dinero y se pararon. Vi que el mesero los llevo por un pasillo que lleva a las habitaciones.
Yo seguí bebiendo tranquilo imaginándola bien goloza retorciendose de placer. Hora y media después, vi que Rocío regresaba a la sala de baile, fue a sentarse a la barra y le sirvieron una copa con vino.
Pero no duró mucho sentada, varios clientes la sacaban a bailar.
Anunciaron el cierre, Rocío fue a la oficinita, salió y recogió su sweter, se vino a mi mesa diciéndome: hola papito, ando bien caliente, me llevas al hotel? Te cobro barato.
No aguante la risa, le agarré las nalgas y nos salimos del congal.
De regreso a casa, me fue contando su experiencia, en la cama me contó que el cliente que se la cogió, estaba bien dotadote, la hizo tener 5 orgazmos riquísimos y que le gusto mucho el ambiente y ser puta. Esa noche fue el debut de mi puta y mis primeros cuernos.

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados.