Con madre e hijas – Cuentos Cachondos

Publicado el 22/04/2021

Por Universo Erótico

Con Madre e Hijas
Adriana fue mi primer novia. Ella vive con su hermana y su madre. Adriana tenia un cuerpo monumental para su edad, sus senos son redonditos y bien paraditos de buen tamaño son como un par de toronjas. Tiene una cinturita que me encantaba y un trasero chiquito que termina en un par de piernas bien torneadas. Adriana es de cabello negro largo y piel trigueña.En la época en la que empezamos a salir los dos estabamos deseosos de tener sexo por primera vez, ya que éramos vírgenes y todo el tiempo estabamos fajándonos. Un día tuvimos la oportunidad de quedarnos solos en su casa y no íbamos a desperdiciar la oportunidad. Ese día Adri llevaba una falda negra arriba de las rodillas y una playerita pegada sin sostén que le dejaba ver como sus pezones estaban parados. Fuimos a su cuarto y nos empezamos a besar intensamente mientras le acariciaba sus nalgas y ella me agarraba la verga. Nos acostamos en su cama y le acariciaba sus piernas, metí la mano y le acaricie su conchita por encima de su calzón, por uno de los lados del calzón le metí un dedo y ella se estremeció pero me dijo que le gustaba. Me desnude completamente pero no deje que ella lo hiciera, ya que lo quería hacer yo lentamente. Le quite los tacones y le empece a pasar la lengua por la planta de sus pies y luego le chupe sus dedos. Subí le acaricie y mordí las pantorrillas, seguí subiendo hasta sus muslos, le quite la falda y su playera y le empece a mamar sus tetas, luego le quite su calzón y le mame su conchita después de un rato le metí la verga y empece a bombear hasta que sentí que me venía y me vine en su abdomen.A los 2 días fui a ver a Adri a su casa y su hermana Verónica me recibió diciéndome que mi novia no estaba pero que pasara que estaba haciendo limpieza, pero que quería hablar conmigo. Por lo que pase con un poco de curiosidad por saber lo que mi cuñada me quería decir. Verónica es la hermana mayor de Adri y tenía 18 años era alta, cabello castaño hasta los hombros, delgada con unos senos chiquitos pero con un culo enorme y muy paradito y una cinturita que parecía herencia de familia. Ya en la sala me senté y me quede con la boca abierta al ver a mi cuñada que llevaba una playera blanca transparente que dejaba ver que no llevaba sostén y un short diminuto también blanco. Sus piernas eran delgaditas pero largas y un color de piel dorado, sus senos se alcanzaban a transparentar por encima de su playera lo que me excito y tuve una erección que traté de esconder cruzando las piernas. Verónica me dijo que me había visto con su hermana el otro día haciendo el amor, yo me asuste y le dije que si le pensaba decir algo a sus padres. Me dijo que para que ella no dijera nada tendría que hacer todo lo que ella quisiera. Yo lo dije que si, que haría todo lo que quisiera. Vero se quitó un tenis y me dijo que le chupara el pie, por lo que tuve que hacerlo y tengo que decir que me gustó. Después de eso se hincó enfrente de mí y me empezó a desabrochar el pantalón dejando ver mi pene erecto. Antes de empezar a mamarme la verga me dijo que si no quería que le dijera a sus padres, yo tendría que tener sexo con ella cuando quisiera. Después empezó a mamarme la verga y fue algo fabuloso porque fue la primera vez que alguien me hacia una mamada, me vine en su boca pero Vero no dejo una sola gota de semen, se lo trago todo. Diciéndome que era delicioso el semen. Le quité la playera y pude ver sus senos que a pesar de ser chiquitos estaban paraditos y se veían deliciosos, se los empece a mamar mientras la sentaba encima de mi y le acariciaba sus nalgitas. Vero me dio un beso en la boca pero casi me mete la lengua hasta la garganta. La seguí besando y acariciando el cuerpo hasta que se paró y se empezó a quitar su short, al ver su tanguita la verga se me puso otra vez a mil. Solo pude admirar su cuerpo con un color dorado se veía hermosa. Le empece a besar su abdomen bajando hasta su montecito que olía delicioso. Le acaricie sus nalguitas que eran suaves como la piel de un bebe. Le baje su tanguita y le empece a mamar su rajita mientras ella estaba parada y yo sentado. Vero se agarraba de mi para no tambalearse mientras yo me comía su coñito. Vero me decía como mamarle su rajita, me decía que le mordiera sus labios vaginales y que jugara con su clítoris, yo seguí todas sus instrucciones y veía como le escurrían sus líquidos por los muslos y se lo limpie con la lengua. Vero se sentó encima de mi y se clavo mi verga en su coño. Empezó a moverse encima de mi frenéticamente metiéndose mi verga hasta el fondo, mientras yo le agarraba sus nalgas y trataba de besarle sus tetitas. Le dije que estaba apunto de venirme pero no le importo y siguió montándome hasta que me vine dentro de ella. Me dijo que tendríamos que practicar mucho para que aguantara y lograra que ella tuviera un orgasmo, que me enseñaría a tocar a una mujer. Cosa que logro hacer. Pasamos varios meses teniendo relaciones sin que nadie se enterara. Mientras tanto yo seguía practicando lo aprendido con Adri.Un día fuimos a los 15 años de una prima de Adri y Vero, como su mamá no estaba en la ciudad, yo las lleve, en esos días Vero no tenía novio por obvias razones. Cuando pase por ellas quede boquiabierto al verlas. Verónica llevaba un vestido rojo con un escote en la espalda que llegaba hasta su cintura y con una abertura en la pierna derecha y por la parte delantera totalmente cubierta pero por lo entallado de su vestido se podía apreciar perfectamente su figura. Por su parte Adri llevaba un vestido negro hasta la mitad de los muslos y con los hombros descubiertos, totalmente ajustado a su cuerpo que dejaba ver sus senos y su traserito. Nos la pasamos muy bien esa noche, bailando los tres juntos. Se les pasaron las copas un poco a las dos por lo que las tuve que llevar a su casa. Durante el camino vi como Vero le acariciaba las piernas a Adri y esta no decía nada y eso me creo una erección monumental y más cuando la mano de Adri acariciaba mi erección. Las cosas se pusieron más calientes cuando Vero besó a su hermana y está me sacó la verga del pantalón. Yo tuve que acelerar la llegada a su casa para estar con este par de hembras.Ya en su casa fuimos a su cuarto (las dos dormían en el mismo cuarto). Empece a besar a Adri agarrándole su culito, mientras Vero me abrazaba por atrás y sacaba mi verga del pantalón. Le besé los hombros a Adri y le agarre las nalgas a Vero mientras esta me masturbaba. Estuvimos acariciándonos por un rato hasta que le desabroche el vestido a Adri y pude ver sus tetotas las cuales mame mientras Vero la besaba en la boca. Le quité el vestido acariciándole sus piernas sus piernas y Adri quedo únicamente en su tanguita negra de encaje y se veía hermosa. Entonces me dediqué a trabajar en Verónica, besándole y pasándole la lengua en el escote que traía en la espalda, le desabroché su vestido y la abrace por la espalda agarrándole sus tetitas con mis manos que a diferencia de las de su hermana estas si cabían en mis manos. Fui bajando poco a poco su vestido acariciando su cuerpo, pasando por su cinturita, sus amplias caderas, cuando pasé por sus tanguita puse mi nariz en su raya y le bese las nalgas, seguí bajando, acariciando sus muslos y sus pantorrillas. La imagen que tuve fue super sensual al ver a las dos hermanitas vestidas únicamente con sus tanguitas y sus tacones. Las recosté en una de las camas y me dedique a quitarles los tacones y besarles y chuparles los pies, pasándoles la lengua por la planta de sus pies, mientras que ellas se fundían en un beso muy apasionado. Me detuve un momento para admirarlas y para desnudarme. Vero y Adri se dieron cuenta de que mi verga estaba ya liberada y se abalanzaron sobre ella para mamarla. Mientras una me chupaba el palo, la otra se dedicaba a mis huevos y se alternaban el trabajo hasta que ya no aguante y les aventé mi leche en sus caras las cuales se limpiaron mutuamente. Las recosté en la cama nuevamente y les empece a chupara sus conchitas por encima de sus tanguitas las cuales estaban totalmente mojadas en jugos vaginales. Les quite sus tanguitas y las empece a dedear mientras ellas se besaban y acariciaban sus senos. Yo me alternaba para chupar sus rayitas mientras ellas gemian y se besaban. Ellas hicieron un 69 mientras yo las observaba y les metía el dedo en sus culitos. Mientras estaban en esa posición me dedique a trabajar en el culito de Vero que quedo encima de Adri. Le metí un dedo y luego dos hasta que su anito quedo dilatado y de un tamaño en el que pudiera entrar mi verga. Le fui metiendo la verga poco a poco mientras que Adri le besaba su vagina y le mordía su clítoris a Vero. Verónica ya tenía su culito bastante amplio porque le gustaba mucho que la culeara por lo que no me costó nada de trabajo metérsela. Empece a bombear fuertemente mientras Adriana seguía comiéndose la rajita de Vero la cual gemía y gritaba que acelerara el ritmo porque se venía lo cual hizo gritando y abrazando a su hermana fuertemente. Vero giró totalmente y ahora Adri era la que quedó encima de su hermana Vero empezó a chuparle la vagina a su hermana mientras que yo empece nuevamente con el trabajo de dilatar el ano de Adriana. Se la empece a meter poco a poco pero Adri intentó zafarse diciendo que le dolía pero Verónica la abrazó fuertemente y le dijo que se dejara, que le iba a gustar mucho esa sensación. Le fui metiendo la verga cada vez más profundo y Adriana lloraba del dolor pero no deje de empujar. Cuando entre totalmente me quede un momento inmóvil para que su ano se adaptara a mi verga. Adri seguía insistiendo que se la sacara pero no lo hice. Después de un momento empece a moverme rítmicamente mientras que Adriana pujaba cada vez que yo entraba. Sus lagrimas de dolor se convirtieron en gemidos de placer y me pedía que lo hiciera más rápido. Yo acelere el ritmo y Adri gritaba que se venía yo la abrace agarrándome de sus senos mientras que Vero le mordía su clítoris y le metía los dedos en la vagina. Adriana tuvo un orgasmo monumental y cayó rendida. Yo seguí bombeando hasta que me vine dentro de su culito. Los tres nos acostamos y nos quedamos dormidos un rato. En la mañana me levante mientras las dos hermanitas estaban toda vía dormidas. Me quedé un momento admirando sus cuerpos que eran hermosos. Después salí del cuarto para tomar un baño antes de despertarlas y seguir cogiéndomelas, pero al salir del cuarto cual fue mi sorpresa al ver a mi suegra Soledad, yo estaba totalmente desnudo y no supe que hacer. Ella se acerco a mí y me dijo que ahora veía porque había tenido tan entretenidas a sus hijas. Se hincó y me empezó a mamar la verga. No podía creer lo que me pasaba, me acababa de coger a sus hijas y ahora la tenía a ella mamándome la verga. La levante y le dije que estaba por tomar un baño, que si quería acompañarme a lo que ella acepto y fuimos al baño. Sol es una mujer muy hermosa, tiene 42 años pero sigue teniendo un cuerpo de veinteañera porque hace aeróbics todos los días. Es alta, delgada, de cabello castaño rizado, con unas tetas enormes, un culote y una cinturita como la de sus hijas. Ya en el baño la ayude a quitarse de su vestido y pude ver su bien torneado cuerpo con todas sus curvas bien puestas. Le quite el brassier y liberé sus enormes tetas las cuales tomé con mis manos y las empece a mamar y a morderle sus pezones. Ella tenía los ojos cerrados y nada más gemía, me agaché y le empece a quitar su calzón no sin antes pasar mi nariz para olerle su coñito. Ya sin su calzón me dedique a mamarle su coñito y a saborear sus jugos, ella me agarraba la cabeza y me la hundía más en su ser. Nos metimos al chorro de agua y nos acariciamos nuestros cuerpos por todos lados, mientras yo le mordía sus senos y le agarraba sus nalgotas, ella me hacía una paja. Lo recargue viendo hacia una pared y tomé el jabón y me puse un poco en las manos, le metí un dedo un su culo para enjabonarlo y lo demás lo unte en mi verga. Apunte mi verga hacía su culo y antes de metérsela me dijo que con cuidado, ya que desde que se divorció de su esposo no tenía sexo y no la habían culeado. Yo se la metí de un solo golpe y ella se agarraba del grifo del agua para no caerse. Ella gemía y decía que le gustaba, que era muy rico como me la cogía. Empezó a convulsionarse y a pedir que la bombeara más rápido. Yo acelere el ritmo y me vine dentro de ella al mismo tiempo que Sol tenía un orgasmo. Se voleo dándome un beso en la boca y me dio las gracias, la agarre de la mano y la lleve al cuarto donde estaban sus hijas. La acosté en la cama que estaba vacía y le empece a comer su coñito. Los gemidos de Sol despertaron a sus hijas que quedaron sorprendidas al ver a su madre en esa posición, pero la calentura hizo que se unieran a nosotros y mientras yo seguía mamándole su rajita a Sol, Vero y Adri le empezaron a mamar sus senos. Acomodé las piernas de Sol encima de mis hombros y le metí la verga en su vagina y empece a moverme. Era muy cachondo ver las tetas de Sol brincar y a sus hijas besándola y metiéndole las lenguas en su boca mientras le masajeaban sus tetas. Yo seguía moviéndome y penetrándola lo más profundo que podía, Sol empezó a gritar y a moverse y mientras tenía otro orgasmo yo me vine dentro de ella.Me levante y Vero se abalanzó a chupar los líquidos que salían de la vagina de su madre, yo tomé a Adriana y la lleve a la otra cama, mientras Vero y Sol en un 69 se mamaban sus coñitos. Acosté a Adri en la cama y le empece a morder sus pantorrillas que me encantaban porque las tenía muy bien marcadas. Fui subiendo y lamiendo la parte interior de sus muslos, mientras yo escuchaba los gemidos de Vero y de Sol. Le abrí completamente las piernas a Adri y le mordí sus labios vaginales y su clítoris, mientras de reojo veía como Sol y Vero se contorneaban. Seguí comiendo el coño de Adri hasta que mi verga estuvo otra vez en posición de pelea. Tomé mi verga y se la metí de un solo golpe a lo que ella soltó un pequeño grito, empece a moverme rítmicamente y por momentos me quedaba quieto lo que desesperó a Adriana y se montó encima de mi para imponer su ritmo, esto me excito muchísimo porque podía ver como brincaban sus tetas, Adri se movía cada vez más rápido hasta que tuvo un orgasmo y cayó encima de mi. Yo me levante y fui a la otra cama tomando a Sol para que ahora le comiera el coñito a su otra hija. Mientras Adri se recuperaba Sol le empezó a mamar su rajita. Yo me abalance sobre Vero y la empece a besar y a acariciar sus senos los cuales mamaba de repente. El cuerpo de Vero me encantaba ya que a diferencia del de su hermana o de su madre, su cuerpo era más delgadito y más finito, además del color de su piel que era doradito. Bese cada centímetro de su cuerpo antes de mamarle su coñito el cual ya estaba totalmente inundado en líquidos vaginales, cuando miré la otra cama, Adri y Sol ya estaban en un 69 mamándose sus coñitos. Yo me dedique a morder la parte interna de los muslos de Vero y a lamer su rayita, por momentos le metía uno o dos dedos en su mojada vagina. Tomé mi verga la cual estaba a punto de explotar y se la metí hasta el fondo moviéndome como desesperado. Seguimos así por un rato pero yo quería ver su enorme culo que me encantaba por lo que la acomode en cuatro puntos y me la seguí cogiendo chocando mis huevos con sus enormes nalgas. La levante y la lleve hasta un sillón que había en su cuarto así parada la doble recargándola en el sillón, yo quería seguir admirando su culito y seguí cogiéndomela intercambiando de agujero, Vero apenas se podía agarrar del sillón para no caerse porque sus piernas no le respondía, me la seguí cogiendo por su vagina hasta que tuvo un orgasmo, como yo toda vía no acababa me la seguí cogiendo por su culito hasta que me vine dentro de ella. La lleve cargando de nuevo a la cama y la recosté, mientras que Sol y Adri dormían abrazadas plácidamente, yo me acosté al lado de Vero y nos quedamos dormidos los cuatro.Nuestra relación siguió así por mucho tiempo teniendo sexo los cuatro juntos o con cada una de ellas por separado, pero siempre practicando o inventando cosas nuevas.

Los comentarios están cerrados.